La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Combo Dinamo’

Noche de pop afilado y exultante

domingo, enero 5th, 2014

Son una de esas bandas escondidas sobre las que no se ha hecho justicia. Combo Dinamo se mostraron ayer en Los conciertos de Retroalimentación como una notable formación de pop afilado y nuevaolero. Con un nuevo epé bajo el brazo, dieron cuerpo a canciones formidables como Planetas o Causa Perdida en una actuación cuya recta final resultó ser exultante. Posiblemente, jamás se percate la crítica general de su valía, pero las más de cien personas que acudieron ayer a verlos a la sala Mardi Gras, lo tienen muy claro: gran grupo, grandes de canciones y gran bolo. Abajo podéis ver el final de su recital. Gracias a todos -grupo, sala, público- los que hacéis posible que este ciclo pueda existir pese a lo complicado que, a veces, está siendo llevarlo a cabo este año. Noches como la de ayer no hacen más que recargar energías para continuar.

¿La próxima parada? Se desvelará en los próximos días.

Combo Dinamo se une a Los conciertos de Retroalimentación

viernes, noviembre 29th, 2013

Combo Dinamo inaugurarán el año 2014 en Los conciertos de Retroalimentación el próximo 4 de enero. La banda coruñesa nacida de las cenizas de The Mistakens, presentará en su actuación su nuevo epé de cuatro canciones, Nº1. Se trata de una nueva muestra de su pop nueaolero punzante y con barniz electrónico en la línea de lo ya plasmado en Quieto, muere, resucita, su segundo trabajo largo.

De este modo, el ciclo impulsado desde este blog y Argonatura Producciones incorpora a una banda que nos apetecía mucho contar con ella desde el arranque de esta aventura. Mientras tanto, apuramos los cierres de otras actuaciones que, ya veréis, serán muy interesantes. La actuación, como todas las de esta temporada, tendrá lugar en la sala Mardi Gras. Antes de ella estarán allí los Moondogs Blues Party y The Grave Dolls, el 28 de diciembre. Un doblete de blues-rock y hard-rock muy, pero que muy apetecible. Os esperamos.

Foto: Sandra García

¿Dónde estabas tú en la era grunge?

sábado, septiembre 24th, 2011

Nevermind, el segundo álbum de Nirvana y símbolo máximo de la era grunge, está de aniversario. Hoy hace 20 años que el mítico disco salió a la luz. Por ello ayer, en el suplemento Fugas de La Voz, le dedicamos dos páginas analizando qué supuso el disco, avanzando detalles de su inminente reedición y haciendo un somero repaso a lo que queda del grunge.

Aparte de ello se incluyeron las impresiones de varios músicos gallegos, que nos contaron a Rubén Ventureira y a mí cómo vivieron el fenómeno Nirvana y qué supuso en sus vidas. Por razones de espacio solo se han podía incluir unas líneas de cada uno. Analizando el bruto he creído conveniente hacer este post, abierto a ser completado con la experiencia personal del lector que desee contarnos sus recuerdos alrededor de Nevermind.

RODRIGO CAAMAÑO (Triángulo de Amor Bizarro): “Estaba cursando 1º o 2º de BUP tal, vez, y un amigo que solía pillar las novedades en cinta me hizo una copia ferro del Nevermind, y ese mismo día tiré el 90% de mis cintas, ya que cds no tenía. Para mÍ, como oyente casi profesional, creo que fue el momento más parecido a una revolución musical que viví en tiempo real. Todos oímos historias de lo que supusieron los Beatles, el rock and roll, el punk y demás, y Nirvana fue lo más parecido a eso para nuestra generación. De un día para otro, los Gun´s and Roses, Phil Collins, el AOR y el sleazy pasaron de ser lo más escuchado y  seguido del mundo a ser algo rancio y risible. Realmente fue de un día para otro. Recuerdo perfectamente la tarde en que escuché Nevermind, igual que recuerdo, un par de años más tarde, el día que por fin conseguí algo de My bloody Valentine. Lo que vino después, con el grunge y todo lo demás me parece explotación, pero Nirvana es sin duda el grupo que lo cambio todo, al menos para mÍ. No hacían nada espectacularmente nuevo, pero si reúnen en un solo grupo las cosas buenas de muchas bandas, y todo estaba en ese disco. Aún ahora, al contrario que muchos grupos de la época, me sigue sonando como el primer día, y aunque como disco prefiero el In Utero, lo que supuso el lanzamiento de Nevermind, toda esa ruidera al alcance de los adolescentes del mundo libre, no creo que pueda volver a ocurrir. Así que me siento afortunado de haberlo vivido en tiempo real”.

IVÁN FERREIRO (Los Piratas): “En su momento fue una maravilla, y sigue siéndolo. Es un disco histórico, y todo lo que había que decir sobre él ya se ha dicho, así que sonaría a topicazo que añadiese algo más. Pero yo en esa época, principios de los 90, estaba más pendiente de lo de aquí, enamorándome de la música española: Kiko Veneno y Échate un cantecito, Los Rodríguez, Antonio Vega, Los Planetas empezando… Me gustaba Nirvana, pero no era de los colgados de ellos. Como estos días se está hablando mucho de los 20 años de Nevermind te da como la sensación de que me perdí algo muy gordo, pero, ya te digo que yo, aunque los escuchaba, escuchaba más lo de aquí”.

ALBERTO MARTÍNEZ (Franc3s): “Antes de escuchar el Nevermind yo era un preadolescente carballés, que básicamente iba al colegio por la mañana y jugaba al fútbol por la tarde para poder relacionarme (aunque en realidad ni me gustaba mucho el fútbol ni tampoco relacionarme), y que probablemente seguiría haciéndolo mucho más tiempo si mi hermana no tuviera cinco años más que yo y no trajera un día a casa una cinta de noventa con el disco de Nirvana grabado a medias con uno de Rem, pocos días antes de salir el In Utero. Recuerdo que a ella no le gustó mucho, pero a mí, que hasta ese momento no había sentido nada por la música, me cambió completamente; dejé melena, me negué a ir a misa los domingos… y lo más importante: me descubrió un mundo oculto, del que ya nunca pude salir”.

XOEL LÓPEZ (Deluxe): “Recuerdo que tenía amigos que hablaban del grunge y me pasaban cosas, pero yo estaba muy metido entonces en la música negra de los sesenta y setenta. Digamos que viví esa tendencia desde fuera. En todo caso es un grupo que respeto”.

JULIÁN HERNÁNDEZ (Siniestro Total): “Para mí Nevermind es un buen disco, aunque me gusta más In Utero. Creo que lo de Nevermind fue una operación de marketing genial. Recuerdo que Madrid en su día estaba empapelado con el bebé flotando de marras. Al respecto de ello, Jello Biafra tiene una teoría de que lo de Nirvana fue una maniobra política. Sostiene que en EE.UU. no interesaba eso de que Public Enemy fuese una referencia para la juventud, porque era un grupo revolucionario, cargado de mensaje político, y era lo que atraía entonces (hasta el niño de Terminator 2 lleva una camiseta de Public Enemy). Sin embargo, el mensaje de Nirvana no era político: era estoy triste, me quedo en mi casa y, al final, me pego un tiro.”

GONZALO ABALO (Nadadora): “Eu tiña 16 anos e me debatía entre o descubremento de grupos como Pixies, MBV e Sonic Youth, que representaban algo extraño e fascinante, unha especie de segredo co que podías identificarte e sentirte distinto a o resto, e Nirvana, e en xeral a explosión do grunge (senón me equivoco o Ten de Pearl Jam tamén foi de ese ano), que facían alcanzable sons ata o momento inalcanzables sen sentirte raro, cousa que axudaba para acercarte ás tías. Algo realmente importante naquela época. Sendo adolescente, deixei de lado a Nirvana (recordo, por certo, que foi un dos primeiros CD´s que se comprou a miña irmá), pero un ano máis tarde descubrín o Siamese Dream, e aí sí que cambiaron algunhas cousas. Para empezar, montei a miña primeira banda “Bix-onic Expandora” a imaxe e semallanza de SP. Supoño que a difernza para min é que hoxe sigo escoitando a Pixies, SY e MBV, e sorrio cando escoito a Nirvana nalgún local, pero non me poño os seus discos. Tampouco os de Smashing Pumpkins”.

ELBA FERNÁNDEZ (Jane Joyd): “Nirvana para mí fue la razón por la cual empecé a tocar la guitarra, fue una de esas bandas que van marcando cada etapa vital. Curiosamente lo primero que escuché de Nirvana fue In Utero y luego Nevermind, en esas TDK que pasaban de unas manos a otras. Mi obsesión hizo el resto, interesándome por esas grabaciones inéditas o de directos…tenía que conformarme con eso, Kurt Cobain murió cuando yo tenía 12 años y fue dos años más tarde cuando descubrí su música”.

EDGAR NO (Combo Dinamo): “Me gustaban las canciones y sus singles, y recuerdo bailarlos en la discoteca a pogos. Pero tampoco era muy fan, simplemente me gustaban sin fliparme. Recuerdo que el bajo de Smells Like Teen Spirit me sonaba a los Pixies. Después ví que Kurt Cobain decía que le gustaban mogollón y tal, pero tampoco es que fuera yo un súper fan del tema. A mí me gustaba el rollo Led Zeppelin, MC5 y, como Nirvana eran cañeros, me molaban, porque veías que era un grupo de verdad, no algo de juja, pero tampoco no era algo que le flipara especialmente”.  

CHARLY DOMÍNGUEZ (Los Suaves): “En principio, cuando lo compré me llamó mucho la atención la portada. Hurgando en las tiendas de discos lo encontré y pedí ponerlo. Escuché, el primero, el tercero, el ultimo y tal y me encantó. Me lo llevé a casa y hoy en día lo tengo como un clásico en mi discoteca. Después me aburrí. Todo el mundo lo ponía, hasta casi terminan en el canal clásico de Radio 3. Todo Dios los conocía, a todos Dios le parecían una maravilla y fue todo un exceso. Lo tengo castigado hasta que lo ponga en el programa que tengo en la Radio Galega. Todos los últimos viernes de cada mes desgroso un disco clásico. Entonces volveré a recuperarlo cuando lo toque. Evidentemente no lo voy a hacer ahora, con el veinte aniversario, sino que esperaré”.

SILVIA SUPERSTAR (The Killer Babies): “Yo descubrí a Nirvana en La Iguana Club en Vigo. Pincharon la canción Smells Like Teen Spirit y fui corriendo a la cabina a preguntarle al pinchadiscos qué era aquello porque me sorprendió y me gustó mucho. Me dijo que eran Nirvana y pensé que era un nombre horrible para un grupo, lo recuerdo perfectamente. Luego ya, fue el bum, despuntaron mogollón y,claro, para la gente que les gustaba al principio decían que se había vuelto muy comercial. Eso a mí me parece absurdo, porque cuando un grupo hace algo así no busca la comercialidad y si realmente despunta tanto es porque hay un montón de gente a la que le gusta eso. Para mí fue un gran descubrimiento y, aunque no me influyeran en el tipo de música que yo hacía, sí que creo que hicieron una aportación muy importante en el mundo de la música”.

NACHO MORA (ex Meu): “Recuerdo perfectamente el día que me pasaron la cinta regrabada con el Nevermind de Nirvana (aún la coservo, of course) en una cafetería de la rúa Padre Feijoo donde los cubatas estaban a 300 pesetas, una ganga en el momento oiga! ahora hay una cervecería tope cool. Qué emoción la que compartíamos todos, con 16/17 años, hablando del grupo, del disco, del video… de las pintas, los pelos, la actitud…Por entonces mi top musical eran los Beatles, los Ramones, Elvis… y lo que me gustaba del momento era R.E.M o U2, pero el Achtung Baby! me pareció una mierda, y llegó Nevermind, escuchando una Radio3 que poco se parece a la actual, para rescatar a los jovenes de unos ya repudiados Guns´n´Roses. ¿Qué sonaba Smell like teen… en un garito? Pogo! Muchos rubios y con pelo entonces, a día de hoy podrían ruborizarse reconociendo que tuvieron su momento Cobain, servidor entre ellos. Menos mal que Nirvana se volvió masivo y llegó mi época mod, qué hubiera sido de mi?! Veinte años después lo escucho cómodamente en el Spotify, y sí, me sigo acordando hasta de las lineas de bajo…neno!”.

El Canto del Loco “Personas” (Sony, 2008)

viernes, mayo 2nd, 2008

images.jpg

No señor, el buen pop de guitarras no se encuentra en las deliciosas canciones de Lori Meyers. Tampoco en la vuelta de tuerca que a su pasado hardcore hecha por Standstill. Ni en el vigoroso sonido nuevaolero de los coruñeses Combo Dinamo. No, al parecer, quien desee escuchar melodías y estribillos bañadas de electricidad ha acudir a la obra de El Canto de Loco, el grupo que más atención despierta en los medios, el que asegura holgadas cifras de cedés despachados en tiempos de crisis, el que registra llenos allá a donde van.

Es el mundo al revés: el pop patrio esplendoroso y la lista de ventas convertida en toda una pasarela de cadáveres creativos. A la cabeza figura esta semana El Canto del Loco, los hermanos pequeños de los Hombres G. La fotografía de ambos estaría, sin duda, en esa diana imaginaria en la que los críticos musicales desahogan su supuesta frustración tirando dardos llenos de veneno. Personas, su quinto trabajo, no cambiará para nada esa percepción: como los anteriores no es sino una insulsa y plana ración de pop-rock, vulgar y llena de lugares requetesobados e interpretada por esa irritante dicción de Dani Martín (“Esta historia que te cuento es como un gritouuuu”) capaz de hunir hasta la mejor de las partituras.

La novedad la pone el tono, supuestamente maduro y rozando el libro de autoayuda. Eres tonto, que saquea el sonido de Los Rodríguez con vistas a Pereza, es el single de adelanto y una colleja al espíritu para los bajos de autoestima. Peter Pan, en medio tiempo acústico, ya se pueden imaginar por dónde va. La vida, habla de, bueno, perder el tiempo y darte cuenta que hay un mundo maravilloso esperando fuera (“La vida es esto a pesar de mis complejos / quererme a muerte, poder querer al resto”). Y ya está, con tres joyitas como estas ya llegan para dar carpetazo a un disco ciertamente horripilante.

Combo Dinamo: “Hacer canciones en las que se te entienda a la primera te obliga a ser un poco más exigente”

martes, abril 29th, 2008

El efecto boca a boca se está empezando a notar en los coruñeses Combo Dinamo, la derivación de lo que en su día fueron The Mistakens. Reconvertidos a trío, y con unos planteamientos mucho más frescos, la banda formada por Edgar No (voz y guitarra), Pablo Fidalgo (bajo) ha echado un lazo a los años ochenta españoles, aprehendiendo la esencia y la actitud de una época en la que los grupos se obligaban a ser personales. Radio Futura, David Bowie o Supergras son algunas de las referencias detectables en el vibrante Decencia y buen gusto (Wonderland, 2007), el disco con el que debutaron el pasado verano.

Ahora se les ha sumado la segunda guitarra de Juanjo Casteleiro y hace nada que han lanzado el video clip de Más de lo mismo (obra de Héctor Diéguez y Pablo Goluboff). Recuperamos íntegro este improvisado cuestionario realizado al poco de salir el disco, para aliñar el previo de su concierto de mañana en el Campus Rock en A Coruña, el que también estarán Ginferno, The Phamtom Keys, Soul Gestapo y The Sugar Mountain. Es Edgar No quien contesta

-De Mistakens a Combo Dinamo. ¿Es una nueva etapa para ustedes o estamos ante un simple rebautizo?
-Es una nueva etapa que no empieza exactamente ahora mismo. Quiero decir que, realmente, la base de Combo Dinamo es la del anterior grupo durante su último año, cuando empezamos a hacer las canciones que forman parte de este disco y teníamos todos ya muy claro que había que hacer cambios. Los Mistakens, cuando empezaron, eran un grupo con una visión mucho más revivalista o retro, en la onda 60’s o 70’s y que cantaban en inglés, porque es lo casaba con esa idea. Esa primera formación fue bastante estable pero, al final, sólo quedaba la mitad de ella. Los que seguíamos ya habíamos evolucionado y decidimos que lo apropiado era hacer el cambio con la salida de un nuevo disco. Antes no hubiera tenido mucho sentido.

-Se han reconvertido a un formato de trío, ¿cómo influye eso en el sonido?
-Aunque parezca lo contrario, eso nos hace poder tener un sonido mucho más flexible. Por una parte, tocando los tres solos podemos defender perfectamente los temas en un concierto sin que suene cutre o pierda potencia, pero así también podemos dejar que se añada y cambie otra gente en la formación para darle variedad al asunto como teclados o sintes. En el disco las canciones fueron arregladas según lo que pedían, no pensando que las tenía que tocar un power-trio o algo así

-De todos modos, siguen siendo un grupo basado en la energía de las guitarras
-Sí, pero sin dejarse esclavizar demasiado por ellas. A veces en un grupo de dos guitarras es difícil dejar hueco para otras cosas. En el disco han entrado más teclados, sintes, algún loop…También intentamos ser más exigente con voces y letras.

-Se notan muchas reminiscencias de cierto pop español, de grupos como los primeros tiempos de Radio Futura, Flechazos, Brighton 54 o los primeros Ronaldos. ¿Lo consideran ustedes así?
-Personalmente, los primeros me gustan, el resto más bien no. Lo que pasa que es inevitable que al cantar en castellano y hacer rock nos comparen con los grupos de esa época. Pero me parece bien el comentario, porque la gente entonces cantaba en castellano sin ningún tipo de complejos e intentando no imitar directamente lo que escuchaban de fuera. Eso siempre era una actitud que, al final, lograba que tuviesen mucha más personalidad propia. Me gusta el rollo punki surrealista de los últimos setenta y los primeros ochenta. En general, hacer canciones en las que se entiende a la primera lo que estás diciendo, te obliga a ser más un poco más exigente.

-¿No cogen también un poco la onda del pop británico, tipo Kaiser Chiefs?
-También. Aunque ahora está todo lleno de imitadores, Franz Ferdinand y todo ese rollo está muy bien. En el pop inglés siempre hay referencias. Y aunque mucha gente piense lo contrario, tengo la sensación que en los últimos años han sido un buen momento para toda esta música en muchos lados.

Hay en las letras una especie de impulso optimista de “mirar adelante”. ¿Es una postura vital de treinteañeros?
-A Pablito, el batería, no creo que le vaya a gustar está pregunta, porque acaba de cumplir 20. Lo que dices de las letras, no sé…No eres el primero que lo dice, pero no creo que el disco sea especialmente optimista, o por lo menos a mí no me suena así. Y, desde luego, no hay ninguna postura vital definida conscientemente.

-¿Cómo ven su sonido en la coyuntura actual de España? ¿Encaja en lo que buscan tanto el público como la crítica?
-Bueno, por una parte la escena “alternativa” esta completamente deslavazada. Cada uno va a su rollo y con sus sellos en los que están sus colegas: los punroqueros, los de los cincuenta , los de los sesenta, los de los ochenta, los del indiepop, los tecno-pop, etcétera y mayoritariamente cantando en inglés. No sé si entramos exactamente en alguno de ellos. Las críticas de gente que ha escuchado el disco, tanto de unas tendencias como de otras, han sido buenas. No lo sé, a mucha gente lo que le gusta es algo que se amolde lo que espera. De todos modos, tengo claro que para avanzar en esto dependes sobre todo de contactos que te favorezcan y de dineros que te apoyen. Cuando estábamos grabando, realmente no estábamos pensando en agradar especialmente a nadie y nosotros estamos contentos con lo que ha salido.

-¿Se quitarán con este álbum el sambenito de grupo sixties?
-Espero que sí, si no me dedicaré a cantar regueifas… Aunque a la gente le gustan mucho las etiquetas, así que alguna nos colgarán. Estamos esperando.