La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Germán Coppini: “Los Golpes Bajos éramos los más modernos de todos”

Escrito por Javier Becerra
10 de Abril de 2008 a las 15:57h

La edición del 2008 del festival Contempopránea estará dedicada a honrar el recuerdo de Golpes Bajos, la efímera banda viguesa que desarrolló su corta trayectoria en los primeros ochenta y que, aún hoy, puede que sean la mejor formación que haya alumbrado el pop gallego. Al poco de saberse la noticia (que sintomáticamente pasó desapercibida en la mayoría de los medios), realicé esta entrevista con Germán Coppini, el carismático vocalista de una formación siempre a revindicar, para aliñar el texto con alguna declaración. Aquí va completa.

-¿Cómo recibe la noticia de que el Contempopránea rinde tributo este año a Golpes Bajos?
-Pues, qué quieres que te diga, los homenajes que no me hacen en Galicia, me los hacen en otras tierras. He sentido sorpresa por un lado y la sensación de que, aunque el reconocimiento llegue tarde, pues que siempre llega.

-¿Nota que existe una cierta reivindicación de Golpes Bajos en los dos últimos años?
-Bastante. Últimamente sale el grupo a colación con frecuencia, siempre está en boca de la gente y yo creo que es bueno.

-Acaba de salir la reedición de “A Santa Compaña”, aunque pocos se hayan enterado.
-Sí, pero la compañía Nuevos Medios no está muy por la labor de rescatar grabaciones de aquellos años. Esto lo tenían en mente hace unos años, comentaron un poco la idea de reeditar este disco y algunos otros. No viene mal que lo hayan hecho.

-Salda en cierto modo una deuda. La única edición digital que existía de su obra era el doble cedé “Grabaciones completas”, bastante pobre
-Pero ésta también lo es. De todos modos, en los tiempos que corren, incluso hay que agradecerles el detalle que han tenido con el disco y con el grupo. A mí me hubiese gustado hacerlo personalmente, es decir, si esa era la idea que lo dejasen en mis manos y ponerme a buscar entre las grabaciones de directo que podían complementar un poco. Buscar temas inéditos, incluso la maqueta del final podía haber ido incluido, material fotográfico… Se han limitado a hacer la reedición tal cual

-¿Queda mucho material inédito?
-Sí, yo creo que se podría editar todo. Empezando por los directos y, si buscamos, esta la maqueta original del grupo, que ya tenía muchas de las canciones del mini álbum y seguro que habrá curiosidad

-El reconocimiento les llega desde un festival emblema del pop independiente que se hace en España. ¿Sigue usted el pop independiente nacional?
-Sí, pero hay muchas cosas que se me pierden porque hay muchos grupos y voy conociendo poco a poco.

-Con uno de ellos, los sevillanos Maga, colabora
-Sí, claro, en el festival además del homenaje, actuamos ese día.

-¿Los Golpes Bajos?
-No, que va, Maga

-Existe un grupo, Manos de Topo, en el que muchos ven un nexo de unión con ustedes. ¿Lo ve usted?
-No los conozco. Me han dicho que hay un grupo de Barcelona con el mismo nombre que Golpes Bajos, pero en catalán y que, por lo menos, tocan uno de los temas de Golpes. Lo sé de oídas, pero no los he escuchado.

-Le recomiendo a Manos de Topo. Aparte de que tienen unas inflexiones vocales muy similares, son realmente buenos.
-Lo de las inflexiones vocales ya lo conocía yo desde los tiempos de los ochenta. Cuando salió La Unión, por ejemplo, me decían lo mismo del cantante. Cada uno tiene su estilo y creo que está bien que haya guiños y referencias a grupos que gustan. Lo de Golpes, no hay duda que, a medida que pasa el tiempo, la aureola crece. Fue un grupo que no dio tiempo a mucho: hizo lo que tenía que hacer y pasó a mejor vida.

“Cena recalentada”, una de las mejores canciones sobre la frustración juvenil y un videoclip entrañable

-Esta aureola de grupo mítico se desmitifica, valga la redundancia, cuando vemos en los resúmenes emitidos por TVE2 de la Edad de Oro. En una entrevista decían que no eran conscientes de lo que estaba pasado y que se sentían como un grupo pequeñito.
-No hay duda de que la acogida y el éxito nos pilló totalmente desprevenidos. Estábamos dando los primeros pasos y veníamos de un sitio recóndito, no sabíamos si realmente estábamos haciendo bien las cosas, si necesitábamos más tiempo. Directamente nos vimos metidos en la vorágine, sin ser muy conscientes de nada.

-En ese halo pesimista y oscuro que envolvía a Golpes Bajos hay quien vio el sonido de la ciudad de Vigo de los ochenta, como si fuera nuestro Manchester particular y ustedes Joy Division.
-También se hablaba de Liverpool. La gente hablaba mucho… Ese carácter es una característica mía personal, que soy bastante introvertido y, luego, también lo da la tierra. Aunque no sea gallego de nacimiento, siempre digo que lo soy de adopción y no hay duda de que la tierra y los momentos en los vivíamos, dieron bastante en el carácter del grupo.

-La estética de los ochenta se miraba a Londres. Las portadas de sus discos, sin embargo, se imbuían de la estética más ancestral de Galicia: la religión, las meigas, el luto.
-Sí, la pena es que no pudiéramos desarrollar le grupo hacia otros terrenos por esa parte gallega esa que teníamos. Mientras los de la capital se tiraban el rollo y miraban hacia otros países, nosotros rescatábamos un poco lo que teníamos más cerca. Y yo creo que, de esa manera, los Golpes Bajos éramos los más modernos de todos.

-Previamente, militó en Siniestro Total, el otro gran grupo del Vigo de los ochenta. Volviendo a lo de antes, se dice que Siniestro fueron los Sex Pistols, salvajes e irreverentes, mientras que Golpes Bajos, tenían la mirada poética e introvertida de Joy Division.
-Analizarlo ahora, con tantos años es mucho más sencillo. Yo creo que todo el que monta su primer grupo tiene esas ganas y esa euforia que hacen que la puesta en escena sea sorprendente. La parte de Golpes Bajos era más personal: las primeras composiciones, los textos que escribía yo, era más mi historia. Además de eso, a mí me gusta la música, no hago muchas diferencias. Creo que Sex Pistols y Joy Division, tienen muchas cosas que los relacionan. Primero fue la salida del punk, en la que la gente joven hacia sus primeras cosas y había sitios en los que se nos escuchaba. Luego llegó la cosa más pensaba, madurada y, sí, poética.

-En el año 1998 Golpes Bajos se volvieron a reunir, pero la cosa no funcionó. ¿No respondió a las expectativas?
-No, no respondió a nada. Considero que lo que hicimos en el formato de disco, yo creo que estaba bastante bien. Lo que pasa es que muchas eran antiguas canciones con otro prisma y no cuajó, no convenció a la gente y punto.

-Se dice que la nostalgia funciona en ciclos de veinte años. ¿Existe la posibilidad de volver a reunirse?
-No creo. Procuro no cerrarme puertas nunca, pero de momento es una cosa totalmente impensable. ¿Volver para repetir una experiencia fallida? Sinceramente no me motiva para nada

El mejor pop español sigue oculto

Escrito por Javier Becerra
9 de Abril de 2008 a las 15:56h

En 1994 Los Planetas editaron un disco mítico donde los haya, Super 8, para algunos el mejor álbum de la historia del pop español. A excepción de los medios musicales especializados, el trabajo pasó prácticamente desapercibido. Sobra decir que a otros títulos más o menos coetáneos considerados hoy clásicos, como Hermanos Carnales de Surfin´Bichos, Entresemana de Le Mans, Manta Ray de Manta Ray o Un soplo en el corazón de Family, no se les hizo ni el menor caso.

Si se revisan las hemerotecas, el supuesto pop español de calidad de mediados de los noventa lo protagonizaban nombres como Manolo Tena, Presuntos Implicados, Cómplices o Los Piratas. ¿Alguien los tiene en cuenta hoy?

En 2008, recuperados ya de la escabechina de Operación Triunfo (ya saben, al parecer llegaron los triunfitos y esto se convirtió un infierno, ¡cómo si la situación anterior fuera mejor!), la plaza de pop “de calidad” la han ocupado M-Clan, Amaral, La Quinta Estación o Pereza. Ellos son los buenos, los que suenan a Dylan y a los Stones, los que usan guitarras, los que hacen música de verdad. Bisbal el malo, el pachanguero, el de la música de mentira.

En medio de esta dialéctica simplista e interesada, una vez más se queda fuera del foco mediático algunos de los artistas más emocionantes y arriesgados del momento. Gente como Nacho Vegas, Lisabö, Triángulo de Amor Bizarro o Manos de Topo siguen dando con su cabeza en el mismo tapón.

La historia, como pueden ver, se repite.

Festival Sonora 08. 4ª parte: Nadadora

Escrito por Javier Becerra
8 de Abril de 2008 a las 14:02h

NADADORA
Madurez con efecto retardado

El paisaje que se puede contemplar cuando se pasan los veinticinco, generalmente, no es nada alentador. Si se abren los ojos y se observa ese festival diario de cinismo, codazos y normalidad, a uno le entra verdadero miedo. Dan ganas de mirar a otro lado, de hacer todo lo posible para ni siquiera rozarlo,… de escaparse. No a un lugar físico, sino a una burbuja mental, donde retrasar lo más posible el desembarco en el océano de los tiburones treinteañeros. Muchos de los seguidores del pop lo hacen en sus discos. Otros, sin embargo, hacen discos sobre ello.

El ahora quinteto pontevedrés Nadadora editaron dos de esos trabajos. Sonaban por los cuatro costados a diario sentimental posadolescente y se titularon Aventuras dentro de cajas (Jabalina, 2004) y Todo el frío del mundo (Jabalina, 2006). Ambos hablaban, a doble voz y al modo de un sístole-diástole, de encogerse en melancolía y luego reafirmarse, con pinceladas de euforia, con versos como “Aún habrá tiempo para evitar convertirnos en gente normal / evitar ser lo que nunca quisimos ser” (10.000 veces). El soporte musical transpiraba devoción por el sonido de Mojave 3, The Delgados, New Order, The Smiths o Ride, y, entre el folk y la bruma shoegazer, Nadadora tocaron el corazoncito de muchos de los que crecieron con los discos de Family y Los Planetas.

nad011.jpg

Pero no, no hay escapatoria. Tarde o temprano, la burbuja estalla y llega el cataclismo y los cristales rotos. Todo ese edificio de idealismo, de tú y yo contra el mundo y de no seré igual que ellos se viene abajo. Y te quedas tú y tu miedo ahí, con una sonrisa tonta y nerviosa, titubeante, aullando en la intimidad, porque en el día a día, ya tienes que fingir esa normalidad que antes esquivabas. Hablaremos del miedo (Jabalina, 2008), el segundo álbum de Nadadora, se sumerge en ese pozo, diciendo cosas como “sé que no tardaré en parecerme un poco a los demás” (Al final), dejando a un lado la suavidad pop y optando por la oscuridad, el drama y la épica. Pese a ser su mejor obra, el disco no obtuvo ni la atención ni las buenas críticas del primero: se esperaba un suma y sigue y quedó apartado, esperando una escucha pausada, que en algunos casos nunca llegó. Harían bien en darle esa oportunidad ya que canciones como Después de todo, La Forma o Al final son de lo mejor de la banda.

En estos momentos, se aguarda la inminente salida de un mini-cedé de remezclas en los que saltan a la pista de baile de la mano de la visión de Dorian, Homeboy Dj, Souvenir o Standard. El disco también incluirá algún tema nuevo que remite a ese puente entre pop electrónico y shoegazer que practican The Radio Dept. Algo de ello ya se puede comprobar en Evelyn Ashford, el tema que aportan el recién editado recopilatorio de Jabalina Juegos olímpicos (2008).

Escuchar a Nadadora

Nadadora tocarán el próximo jueves 10 de abril a las 17.30 horas en el festival Sonora 08 (Teatro de la Universidad de Vigo).

Festival Sonora 08. 3ª parte: Sr.Chinarro

Escrito por Javier Becerra
7 de Abril de 2008 a las 15:24h

SR. CHINARRO
Un clásico en entredicho

Todo cambió en el mundo de Sr. Chinarro con la edición de El fuego amigo (El Ejercito Rojo-Mushroom Pillow, 2006). Desde entonces, el trazo de su personalísimo pop se hizo claro, las estructuras de las canciones más o menos clásicas y el tono abandonó aquel cripticismo y monotonía que encantaba a unos pocos, y repelía a unos muchos. Pasados ya tres álbumes de ese cambio, el viaje semeja definitivo: tenemos a un Antonio Luque decidido a ensanchar su campo de acción a golpe de accesibilidad, prolífico dentro de ese terreno y con ganas de llevar su cancionero allá donde lo llamen, aunque sea en formato acústico y en solitario. Así es como se le ha podido ver en este mini-gira gallega que culmina el jueves en su actuación dentro del Sonora 08.

De este modo, ha pasado del elogio minoritario, los calificativos de genio incomprendido y unos directos que alternaban lo deplorable con lo genial, a ese estado intermedio en el que sus conciertos gozan de regularidad y buenas entradas, mientras el nombre de Antonio Luque (la persona que vive tras la careta de Sr. Chinarro acompañado de musicos que se han ido moviendo a lo largo de todos estos años) figura en los listados oficiales del “buen gusto” y del “hay que ir” (sus visitas anteriores a Vigo y Coruña, se saldaron con entradas más que aceptables). Eso sí, algunos de los fans más veteranos empiezan a mostrar recelos con esta nueva etapa. La situación, si se fijan y trazan un paralelismo, recuerda a lo que sucedió con Los Planetas post-Una semana en el motor de un autobús: la prensa repartiendo estrellas y piropos por inercia a discos menores, mientras que los que tuvieron a Chinarro como banda sonora de los últimos 15 años, no terminan de sentirse correspondidos. De hecho, hay críticas que incluso lo califican como el peor trabajo de su carrera.

sr-chinarrpo.jpg

¿Quién tiene razón? Todo es un problema de cómo haya golpeado el grupo en el pasado. Decir que El mundo según (Mushroom Pillow, 2007) o Ronroneando (Mushroom Pillow, 2008) son discos malos es sencillamente un despropósito. Pero de ahí a que emocionen como lo hicieron las obras de su etapa en el sello Acuarela o el excelente El fuego amigo, ya es otra cosa. Por ahora, Ronroneando, que acaba de salir a la calle (y que, como todas las obras chinarras, necesita algo de reposo para ser analizada con cierto rigor), trasmite la sensación de continuar con la pendiente descendente de El mundo según: capaz de embaucar como el aroma de una colonia conocida con ese Tímidos aupado sobre un sonido deudor de los Smiths, seguir escarbado el filón del característica after-punk aderezado con guitarras achinarradas de Amores reñidos o dejar boquiabiertos, sin saber muy bien qué decir la verdad, al ponerse en plan tunero con El teórico.

Ésa es la primera impresión: familiaridad sin superación y alguna salida de tono, que no llega a cuajar. Esperemos por una segunda cuando sus canciones se rueden más.

Escuchar a Sr Chinarro

Sr. Chinarro tocarán el próximo miércoles 9 de abril a las 17.30 horas en el festival Sonora 08 (Teatro de la Universidad de Vigo)

Festival Sonora 08. 2ª parte: The Lucky Soul

Escrito por Javier Becerra
6 de Abril de 2008 a las 23:40h

LUCKY SOUL
La receta clásica que nunca falla

Decía en una ocasión el crítico David S. Mordoh, para dividir los palos editoriales de la época dorada del soul, que con los discos de Atlantic te entraban ganas de bailar, con los de la Tamla Motown de enamorarte y con Stax de practicar sexo. Observando los flujos e influjos de estos últimos años, hay decir que de los ojos del pop independiente no han cesado de emitirse esos corazoncitos de enamorado que se pueden ver en los dibujos animados. La influencia de la Tamla Motown ha sido sencillamente descomunal: Belle & Sebastian, Tallulah Gosh, Sleater Kinney, Lush, Velocette, Jesus and Mary Chain, y así hasta el infinito.

Los británicos Lucky Soul vienen a ser una nueva anilla en la misma cadena a la que se adhirieron Camera Obscura o The Pipettes. El pop ensoñador, sustentado sobre cuerdas, con suplemento de optimismo, ése que patentaron The Supremes. Todo está ahí: voces sin desagarro, frescor juvenil, coros de fantasía, vientos y cuerdas que hacen flotar el pop, estribillos que atrapan, palmas que surgen, pies que se van y ladeos de cabeza.

lucky-soul-2007-1.jpg

La receta magistral sigue funcionando en The Great Unwanted (Elefant, 2007), el álbum que vienen a presentar a Vigo. Comandados por la voz de Ali Howard (cuyo timbre, recuerda a los grupos de chicas sixities, pero también remite, cuando se estira, a Harriet Weller de The Sundays), el sexteto logra contagiar sus sensaciones pop con canciones tan redondas como Add Your Light to Mine, Baby Lips are Unhappy o Get Outta Town, dueñas de una chispa retro y encantadora, que nos lleva a los primeros tiempos de The Cardigans.

Se trata de amor a primera vista, de música pop que desea envolver la vida de quien la escucha, hablando de besos perdidos y veranos que todavía laten en el corazón, años después. Pequeños melodramas juveniles comprimidos en dos minutos y pico que recuerdan cómo empezó todo y también cómo todo se terminó.

Escuchar a Lucky Soul

Lucky Soul tocarán el próximo jueves 10 de abril a las 18.45 horas en el festival Sonora 08 (Teatro de la Universidad de Vigo)

Festival Sonora 08. 1ª parte: The Radio Dept.

Escrito por Javier Becerra
5 de Abril de 2008 a las 17:58h

El próximo miércoles 9 y jueves 10 de abril se celebra en el Teatro de la Ciudad Universitaria de Vigo el Festival Sonora 08. El primer día tocarán The Radio Dept y Sr.Chinarrro. El segundo Nadadora y Lucky Soul. Todos serán gratuitos y empezarán a las 17.30 horas. Aprovechando la oportunidad, las cuatro próximas entradas de Retroalimentación serán pequeños artículos de cada uno de los participantes de un evento que habla a las claras del envidiable nivel musical vigues, de largo el más alto de Galicia.

THE RADIO DEPT.
Una caricia de nostalgia

No es lo mismo acceder a un sonido de tintes revivalistas con los oídos vírgenes, que conociendo bien los precedentes. El segundo caso siempre es un arma de doble filo: la familiaridad que facilita el aterrizaje, puede ser la misma que repela al oyente por la sensación de dejavú. ¿Alguien que haya escuchado a Tequila es capaz de digerir a Pereza? ¿Se puede lidiar con los Bluetones conociendo bien a The Stone Roses? ¿Hacen falta La Habitación Roja en un mundo en el que ya existen Los Planetas? ¿Tiene sentido comprar los discos de Interpol si se tienen ya los de Joy Division? Pues, como en todo, depende.

En esa tesitura se encontró más de un treintañero con pasado indie cuando cayó en sus manos Lesser Matters (XL-Labrador, 2004), el álbum de debut de los suecos The Radio Dept.¿Por qué? Pues porque en él descasaba un nada disimulado ejercicio de estilo sobre las enseñanzas dejadas, en la segunda mitad de los ochenta, por bandas como My Bloody Valentine, The Jesus and Mary Chain o los nunca bien ponderados Field Mice. La duda, realmente, duró apenas unos minutos: sus canciones derrochaban tanto encanto, que raro fue el que no las guardó cerca del corazón, aunque para ello hubiera que hacer trampas y quitarse dogmas. Se trataba de algo más de 40 minutos de filigrana pop sobre un lienzo ruidista, adornado de cajas de ritmo. Todo ello tan intrascendente como conmovedor. Con el efecto del filme Lost in Translation (verdadero revitalizador del sonido shoegazer en esta década) dejando que la coyuntura fuera favorable, canciones como 1995 pronto se celebraron en blogs, fotologs y myspaces.

buenisima-radio-dept.jpg

Con el Ep This Past Week de por medio, en 2006 llegó Pet Grief, un paso adelante en su inmersión en lo mejor del pop ochenteno, que desde It´s personal, su primer corte, lo deja claro. Ese sonido sintético, con humaredas hurtadas a O.M.D. y líneas de bajo que desprenden claros aromas de The Cure, deja claro que el synth-pop y al afther-punk han hecho acto de presencia. Pero, al contrario de lo que ocurría con Andy McCluskey o Robert Smith (cantantes de OMD y The Cure respectivamente, ambos aficionados al falsete y a las cabriolas vocales), el vocalista de The Radio Dept, Johan Duncanson, sigue optando por la contención y el no-feeling, algo así como Neil Tennant (Pet Shop Boys) o Bob Wratten (Field Mice, Trembling Blue Stars).

Y así, mientras se espera un nuevo álbum, The Radio Dept han extendido su susurro melancólico de ese modo que tanto gusta en la militancia indie: de boca a boca y de soulseek en soulseek, sin estridencias, sin molestar a nadie, sabiendo que pocos ajenos al “rollo” jamás de interesarán por su encanto. Ellos se lo pierden.

Escucha a The Radio Dept

Sí, a vueltas con la misma obsesión

Escrito por Javier Becerra
4 de Abril de 2008 a las 17:24h

“De nuevo estamos ante esa obsesión llamada pop, que afecta a las personas de forma física y emocional, que es la forma de arte más democrática que existe y que es como una estrella fugaz que quiere brillar para siempre. El Pop: la primera con mayúsculas, las dos siguientes con minúsculas”

De este modo cerraba Jesús Llorente (1) su memorable libro sobre Suede, publicado en 1996 por la editorial La Máscara. Todo lo que debería decir el primer post de Retroalimentación está ahí.

Bienvenidos.

(1) Jesús Llorente es el director del sello discográfico Acuarela y el festival Tanned Tin. Aunque, desde hace unos años solo lo haga de modo esporádico, sigue siendo uno de los mejores periodistas musicales españoles