La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Combo Dinamo: “Hacer canciones en las que se te entienda a la primera te obliga a ser un poco más exigente”

Escrito por Javier Becerra
29 de abril de 2008 a las 10:13h

El efecto boca a boca se está empezando a notar en los coruñeses Combo Dinamo, la derivación de lo que en su día fueron The Mistakens. Reconvertidos a trío, y con unos planteamientos mucho más frescos, la banda formada por Edgar No (voz y guitarra), Pablo Fidalgo (bajo) ha echado un lazo a los años ochenta españoles, aprehendiendo la esencia y la actitud de una época en la que los grupos se obligaban a ser personales. Radio Futura, David Bowie o Supergras son algunas de las referencias detectables en el vibrante Decencia y buen gusto (Wonderland, 2007), el disco con el que debutaron el pasado verano.

Ahora se les ha sumado la segunda guitarra de Juanjo Casteleiro y hace nada que han lanzado el video clip de Más de lo mismo (obra de Héctor Diéguez y Pablo Goluboff). Recuperamos íntegro este improvisado cuestionario realizado al poco de salir el disco, para aliñar el previo de su concierto de mañana en el Campus Rock en A Coruña, el que también estarán Ginferno, The Phamtom Keys, Soul Gestapo y The Sugar Mountain. Es Edgar No quien contesta

-De Mistakens a Combo Dinamo. ¿Es una nueva etapa para ustedes o estamos ante un simple rebautizo?
-Es una nueva etapa que no empieza exactamente ahora mismo. Quiero decir que, realmente, la base de Combo Dinamo es la del anterior grupo durante su último año, cuando empezamos a hacer las canciones que forman parte de este disco y teníamos todos ya muy claro que había que hacer cambios. Los Mistakens, cuando empezaron, eran un grupo con una visión mucho más revivalista o retro, en la onda 60’s o 70’s y que cantaban en inglés, porque es lo casaba con esa idea. Esa primera formación fue bastante estable pero, al final, sólo quedaba la mitad de ella. Los que seguíamos ya habíamos evolucionado y decidimos que lo apropiado era hacer el cambio con la salida de un nuevo disco. Antes no hubiera tenido mucho sentido.

-Se han reconvertido a un formato de trío, ¿cómo influye eso en el sonido?
-Aunque parezca lo contrario, eso nos hace poder tener un sonido mucho más flexible. Por una parte, tocando los tres solos podemos defender perfectamente los temas en un concierto sin que suene cutre o pierda potencia, pero así también podemos dejar que se añada y cambie otra gente en la formación para darle variedad al asunto como teclados o sintes. En el disco las canciones fueron arregladas según lo que pedían, no pensando que las tenía que tocar un power-trio o algo así

-De todos modos, siguen siendo un grupo basado en la energía de las guitarras
-Sí, pero sin dejarse esclavizar demasiado por ellas. A veces en un grupo de dos guitarras es difícil dejar hueco para otras cosas. En el disco han entrado más teclados, sintes, algún loop…También intentamos ser más exigente con voces y letras.

-Se notan muchas reminiscencias de cierto pop español, de grupos como los primeros tiempos de Radio Futura, Flechazos, Brighton 54 o los primeros Ronaldos. ¿Lo consideran ustedes así?
-Personalmente, los primeros me gustan, el resto más bien no. Lo que pasa que es inevitable que al cantar en castellano y hacer rock nos comparen con los grupos de esa época. Pero me parece bien el comentario, porque la gente entonces cantaba en castellano sin ningún tipo de complejos e intentando no imitar directamente lo que escuchaban de fuera. Eso siempre era una actitud que, al final, lograba que tuviesen mucha más personalidad propia. Me gusta el rollo punki surrealista de los últimos setenta y los primeros ochenta. En general, hacer canciones en las que se entiende a la primera lo que estás diciendo, te obliga a ser más un poco más exigente.

-¿No cogen también un poco la onda del pop británico, tipo Kaiser Chiefs?
-También. Aunque ahora está todo lleno de imitadores, Franz Ferdinand y todo ese rollo está muy bien. En el pop inglés siempre hay referencias. Y aunque mucha gente piense lo contrario, tengo la sensación que en los últimos años han sido un buen momento para toda esta música en muchos lados.

Hay en las letras una especie de impulso optimista de “mirar adelante”. ¿Es una postura vital de treinteañeros?
-A Pablito, el batería, no creo que le vaya a gustar está pregunta, porque acaba de cumplir 20. Lo que dices de las letras, no sé…No eres el primero que lo dice, pero no creo que el disco sea especialmente optimista, o por lo menos a mí no me suena así. Y, desde luego, no hay ninguna postura vital definida conscientemente.

-¿Cómo ven su sonido en la coyuntura actual de España? ¿Encaja en lo que buscan tanto el público como la crítica?
-Bueno, por una parte la escena “alternativa” esta completamente deslavazada. Cada uno va a su rollo y con sus sellos en los que están sus colegas: los punroqueros, los de los cincuenta , los de los sesenta, los de los ochenta, los del indiepop, los tecno-pop, etcétera y mayoritariamente cantando en inglés. No sé si entramos exactamente en alguno de ellos. Las críticas de gente que ha escuchado el disco, tanto de unas tendencias como de otras, han sido buenas. No lo sé, a mucha gente lo que le gusta es algo que se amolde lo que espera. De todos modos, tengo claro que para avanzar en esto dependes sobre todo de contactos que te favorezcan y de dineros que te apoyen. Cuando estábamos grabando, realmente no estábamos pensando en agradar especialmente a nadie y nosotros estamos contentos con lo que ha salido.

-¿Se quitarán con este álbum el sambenito de grupo sixties?
-Espero que sí, si no me dedicaré a cantar regueifas… Aunque a la gente le gustan mucho las etiquetas, así que alguna nos colgarán. Estamos esperando.

Los Campesinos! “Hold On Now Youngster” (Wichita-Sinnamon, 2008)

Escrito por Javier Becerra
28 de abril de 2008 a las 9:52h

webb160cdl.jpg¿Cuánto la durará la excitación a Los Campesinos!? La historia es ya conocida: debut impactante, derroche juvenil, reflexión, borrón, cuenta nueva y madurez, con la consiguiente decepción de sus fans originales y la suma de nuevos seguidores. Les pasó a The Delgados, les pasó a Pavement y, seguramente, les suceda en los próximos años a este burbujeante quinteto galés. Pero eso es futuro, y con veinte el futuro no existe, solo el presente, excitante y acelerado como demuestra Hold On Now Yougster, su esperado disco de debut tras una serie de singles que rememoraban los buenos días de la factoría Chemical Undeground en la segunda mitad de los 90.

Ahí, en esa sensación de deja vu, es donde puede flaquear su esplendoroso manifiesto. Quien vivió, en su día, el florecimiento de The Delgados o Bis todo esto le puede sonar a ya oído. Y claro, del mismo modo ello puede constituir una ayuda por su familiaridad, como producir desinterés por todo ello. No es que estemos ante un facsímil, pero sí con un grupo claramente derivativo que, paradójicamente, va dando lecciones de originalidad acusando a las bandas del pop británico de saquear a los Libertines o los Strokes. Sea como sea, lo que se va a encontrar el oyente aquí es una muestra de pop urgente, desaliñado y ligeramente alocado, dueño de un excitado espíritu similar al de Tilly and The Wall. Al modo de unos B 52´s bañados de cultura indie (vayan a su Mypsace y miren su lista de influencias asumidas) canciones como Death to Los Campesiones, You! Me! Dancing! o Drop It Doe Eyes derrochan color, vitalidad e imperfección. Pero también contienen soterrada una agradable cadencia melancólica (véase esos inesperados quiebros que da a voz de Alexandra! en canciones como Don´t Tell Me to Do the Maths) y un ocasional arranque épico (Knee Deep At Atp o We are all Accelerated Readers, como unos Arcade Fire de bolsillo) que hace pensar en que aquí hay bastante más que una erupción adolescente a desvanecerse en unos meses

Y, aún a riesgo de ser puntilloso o pesado: ¿Quiere decir un disco como este que ha llegado ya el momento de que los grupos revindiquen a The Delgados como el enorme grupo que fueron?

Dibújame un video-clip

Escrito por Javier Becerra
26 de abril de 2008 a las 12:30h


La noche inventada (Family)


Dame estrellas o limones (Familiy)

Otro video aquí

Se pueden pintar las estrellas, pero también las canciones que tantas veces hemos pintado en la memoria. Family, uno de los grupos más especiales, conmovedores y perfectos que haya dado el pop español. Algunos de sus fans han hecho estos clips caseros. Pasen un feliz fin de semana.

“Rollo Barcelona”

Escrito por Javier Becerra
25 de abril de 2008 a las 13:23h

Conversación real en una cabina de un pinchadiscos:

Chico con unas copas de más con vestimenta pija y acento coruñés enrarecido: ¿Oye, tienes algo de Sideral?
Pinchadiscos: ¿de Dj Sideral?
C: Sí, el que murió de sobredosis.
P: No, no tengo nada.
C:¿Qué tienes por ahí “rollo Barcelona”?
P: (piensa que no entendió bien) ¿Rollo Barcelona”?
C:
P: Nada, de “rollo Barcelona” no tengo nada (el pincha se aleja para mezclar la siguiente canción, a ver si el solicitante se va)
C: Vamos, que ni puta idea
(el pincha se queda en silencio)
C: A ver, ¿tienes la remezcla de Hot Chip con Triángulo de Amor Bizarro que hizo …. (imposible traducir el nombre del supuesto mezclador)?
P: No, no la tengo.
C: (se sube a la cabina con copa en la mano aproximándose demasiado a la mesa y con gesto de “vamos a salvar la noche”): Vamos a ver qué tienes por ahí….
P: (nervioso, viendo como la copa se acerca a la mesa con claro riesgo de derrame) Oye mira, aquí no se puede estar. (El chico no hace ni caso y sigue mirando). Dime un tema, si lo tengo te lo pongo, pero aquí no se puede estar. ¡Venga!
C:¿Qué me ofreces?
P: Por favor, tío (lo dice empujando levemente).
C: Bueno, me pones esta de Hot Chip (lo dice con tono exhortativo señalando un recopilatorio de RDL)
P: Vale, venga, chao (le abre la puerta y le da en la espalda para que se vaya)

El chico se va a regañadientes con un gesto resignado que dice algo así como “En Coruña no pinchan como en Barcelona”, ansioso por contárselo a sus amigos

(Hot Chip nunca sonó)

Dos caras del nuevo pop que se hace en Galicia

Escrito por Javier Becerra
24 de abril de 2008 a las 10:03h

Dos de los mejores grupos que existen actualmente en Galicia tocan en la sala Capitol de Santiago. Se trata de Nadadora y Triángulo de Amor Bizarro. Los primeros han caído por aquí hace muy poquito. Desde entonces, la única novedad pasa porque su nuevo minicedé, La química que nos une, ya tiene fecha de salida (el 5 de mayo está en tiendas). En el Mypsace de la banda ya se puede escuchar íntegro. Se trata de cuatro remezclas y un nuevo tema: la deliciosa Septiembre no está tan lejos, que tira hacia el pop sintético de Field Mice.

Respecto a Triángulo de Amor Bizarro, la mejor definición sobre ellos pertenece al crítico David Saavedra, apasionado fan del trío: “Combinación de kiotes de barrio coruñés, un núcleo procedente de aldeas y estudiantes de rollos más o menos artísticos obsesionados por los mitos del underground y todo su talante iconoclasta”. De ahí, con todo ello bañado con kilos de surrealismo entre crítico y outsider, salió un mito subterráneo adorable (a pocos músicos conozco tan apasionados y entregados con lo que hacen) que retrasó su estreno discográfico hasta el límite, grabando y autoeditando maquetas caseras en su local El Taller Electrónico, subsistiendo a base de trabajos precarios y montándola allá donde los dejaran.

Odiados y amados, envidiaos e incomprendidos, al final todo explotó con la edición de Triángulo de Amor Bizarro (Mushroom Pillow, 2007).Y explotó de verdad, ya que junto al de Lisabö se trata del mejor trabajo del rock español del pasado año. Producido por Carlos Hernández (Los Planetas) en él cristalizan las obsesiones y pasiones de Isa, Rodrigo, Julián y Miguel (que abandonó el barco al poco de editarse). Canciones arrebatadoras que traspiran una adolescencia marcada por bandas como Pixies, My Bloody Valentine, Jesus and Mary Chain o Yo La Tengo, que recogen el testigo del lado más turbio de Los Planetas o Surfin´ Bichos y que miran al frente, orgullosas, a sabiendas de muchos jamás lo entenderán, pero con la autosuficiencia de que es la masa la que se equivoca, no ellos.

tab2.jpg

Algún día, se dirá algo así: “Triángulo de Amor Bizarro, Nadadora… Eran buenos tiempos, buff… !Aquello sí que era música y no esa porquería que escucháis ahora!”. Mientras tanto, a disfrutarlos y relamerse en el dulce sabor de un momento histórico para la música que se hace aquí, que se puede vivir en tiempo real… Luego ya llegará la nostalgia.

Entrevista con TAB en La Voz

La SGAE, esa eterna incomprendida

Escrito por Javier Becerra
22 de abril de 2008 a las 9:37h

Despotricar sobre la Sociedad General de Autores y Editores española (SGAE) se ha convertido en una especie dogma a seguir ciegamente. Algo así como “Mili kk”, “Nunca Máis” o “Nucleares No”, se trata un extraño caso de consenso cuasi universal que da a los melómanos una causa por la que luchar. Ello ha llevado a que en el mismo barco anti-SGAE confluyan chavales anti-sistema y la derecha más conservadora. Ambos, por cierto, bastante enrarecidos al verse juntos en algo por primera vez en muchos años.

Con esta situación tan en contra, ¿por qué sigue existiendo y por qué sigue teniendo tanto poder? Para ello cabe hacerse otra pregunta, dirigida a los supuestos benefactores de su existencia: ¿Cómo reacciona un grupo de música ante la SGAE?

Tras varios años conviviendo con músicos y viendo la evolución de algunos, he llegado a establecer tres fases. Hay excepciones, claro está, pero si se fijan verán que la gradación es bastante común:

a) si el grupo es maquetero o graba discos en compañías muy, muy pequeñas lo tiene claro: la SGAE es el enemigo, mantienen un monopolio injusto y medidas como el canon digital son una tomadura de pelo que ningún gobierno puede tolerar.

b) si el grupo es intermedio (es decir, el que ya gana algo de dinero, hace giras medianas y toca en festivales, aunque no se viva de la música): generalmente opta por el silencio, el “bueno, pero…” y, ya si hay confianza, incluso te cuenta que el pasado trimestre, pues, le ingresaron 1.500 euros de derechos de autor por unos festivales y por haber ido a la tele.

c) si el grupo ya vive de la música (e -importante- tiene la fuerza moral como para considerar su trabajo equivalente al de una persona que cumple 8 horas el día como, por ejemplo, un camarero o un albañil): la SGAE, pese a algunos defectos, está bien, porque vela por la cultura, que si no “se muere”. Esos ya nunca cuentan lo que recaudan, por mucha confianza que exista y no se quedan solo en lo estrictamente monetario: también quieren que la SGAE abra camino a su música fuera de España.

Nouvelle Cuisine adelantan tres temas de su próximo disco

Escrito por Javier Becerra
21 de abril de 2008 a las 9:18h

nouvennle-cuisine.jpg

Los coruñeses Novelle Cuisinie son una de esas bandas que, incluso antes de escucharlas, quieres que te gusten. ¿Por qué? Pues porque emiten esa sensación tan particular: la de ser unos enamorados de la cultura pop y de su poder como tabla de supervivencia, allende de los grises treinta. Es decir, responden perfectamente al perfil de una buena parte de los visitantes de este rincón digital.

En breve saldrá a la venta Libro de memoria (Wonderland, 2008), su primer álbum propiamente dicho, tras la autoedición totalmente artesanal de Autodictado el pasado año. Por las tres canciones de adelanto que han enviado a los medios, hay buenas noticias. Destaca entre todas ellas Sintonía 08, probablemente la mejor canción que haya grabando nunca: amor a primera vista para un tema que suena al lado más sintético de Sarah Recors, a Ivy, a Stars, es decir, a ese pop supuestamente lineal que tiene soterrada un pizca de euforia. Lo que, por ejemplo, se podía ver en algunos cortes del primer epé de Nadadora. Una canción para escuchar y escuchar. Prueben aquí.

En la línea de lo anterior de la banda están las otras dos, Cajeras y Calipso, ambas piezas detallistas que no están nada mal. En unos días, el disco.

Aquellos grupos que te hacían sentir tan especial

Escrito por Javier Becerra
19 de abril de 2008 a las 12:24h


Tubgoat (Galaxie 500)


Fade Into You (Mazzy Star)

Habitación patas arriba, revistas de música, nube de humo, madrugada eterna, canciones disparadas a cámara lenta, belleza narcótica, sensación de tener un pequeño tesoro venido de muy lejos… La verdad es que afuera todo podía esperar. Que pasen un buen fin de semana

Micah P. Hinson: “Quiero que mi música haga más feliz a la gente”

Escrito por Javier Becerra
18 de abril de 2008 a las 11:12h

Aunque se suelan vender como “una oportunidad única de conocer su nuevo disco antes que nadie”, no dejan de ser un fastidio estas giras de presentación de discos todavía no editados. Un artista deseoso de tocar canciones que aún no se conocen, y un público impaciente por escucharel material antiguo. Algo así es lo que ocurrirá en las fechas que Micah P. Hinson ofrecerá en Galicia (Santiago, sala Capitol, hoy, Vigo, La Fábrica de Chocolate, mañana), recitales ambos que, pese a todo, nadie debería perderse. Además, aún están a tiempo de escuchar la nueva obra del cantautor americano aquí

Esta entrevista se publica hoy editada en el suplemento Fugas de La Voz. Aquí va en bruto íntegra.

-Está a punto de editar su tercer álbum. Su discográfica en España deja caer que es el más importante en la carrera de un artista, el que decide si esta tendrá largo recorrido y si seguirá despertando el mismo interés. ¿Cómo lo afronta usted?
-Pienso que eso una apreciación muy particular, no tiene porque ser el tercer disco el decisivo. En mi caso lo fue mucho más el segundo, ya que para mí fue una forma de demostrar a la audiencia de que lo mío iba a tener una continuidad, algo así como “con este álbum digo que estoy aquí para quedarme”. Este tercer disco es una parte a mayores de esta comprobación y también muestro con él que vamos progresando: las composiciones son mejores, la grabación es mejor y yo tengo más experiencia.

-Sus anteriores trabajos estuvieron marcados por situaciones dolorosas. El primero tras su paso por la cárcel y su relación con las drogas, el segundo por una lesión de espalda que lo tuvo postrado durante la grabación. En este caso, sin embargo, llega tras haberse casado, una situación feliz que, por lógica, debería notarse en el resultado final. ¿Es así?
-Bueno, cuando escribí la mayoría del material llevaba casado apenas unas semanas con mi actual mujer. Muchas de las canciones hablan de mi deseo de que esta situación dure, que sea para siempre. Otras tratan de las experiencias que hemos tenido juntos y cómo las hemos superado. Considero que es mucho más positivo que mis discos anteriores y que posee más luz. No creo que la palabra felicidad sea la clave para definirlo, pero sí que es más positivo y t más luz. Espero que mucha gente lo disfrute, tanto como yo disfruté haciéndolo. Amo el momento en el que estoy en la vida, y eso espero que la gente lo pueda ver en él.

-Por cierto, ¿se ha recuperado de sus dolores de espalda?
-¡Oh no!, no ha mejorado nada. Tuve una operación y fue un fracaso. Ahora estoy yendo a otro especialista para volver a pasar por el quirófano. De hecho estamos ahora en el hospital porque alguien robó mis cosas en la tarde de ayer y dentro de ellas estaban mis medicamentos. Ahora estamos esperando que un doctor español me los vuelva a recetar, pero la espalda está muy, muy mal. Vivo en un dolor constante y para empeorar las cosas, cuando robaron eso, tropecé con un bote de basura y creo que me rompí un pie.

-¿Afectará todo eso a sus conciertos?
-Bueno, tocaré lo más que pueda, pero tocaré.

-A eso se le llama amor a la música
-Tengo que hacer algo para sobrevivir. No puedo permitir que mis dolores me alejen de hacer mi trabajo para poder pagar la renta de mi casa y mantener a mi mujer.

miach.jpg

-Físico o espiritual su música siempre está ligada al dolor. ¿Considera que tiene un componente catártico?
-Diría que sí. He pasado por momentos muy difíciles y poder escribirlos me ayudó a superarlos y creo que estos momentos difíciles me han ayudado a estar donde estoy ahora. Es un reto para mí escribir y siento que todo lo que pasó me llevó a donde estoy parado hoy. Ya no hay tantas cosas ahora de las que tengo que escapar o fugarme, ya no hay tantas cosas a las que les tengo miedo, así que sí es una especia de terapia, escribir y cantar sobre las experiencias negativas que tuve y también creo que estas experiencias han cambiado.

-Si uno busca en el Google español su nombre, suele aparecer el término depresivo asociado a su música. ¿Lo sabía?
-No, me sorprende, esto es muy extraño, pero puedo hacer un comentario al respecto.

-Hágalo, por favor.
-Yo no creo que la música que hago sea depresiva. Hago música triste, pero creo que la depresión es diferente, algo muy difícil de superar. Sin embargo, todo el mundo ha estado triste alguna vez. Yo he escrito las canciones no para hacer sentir peor a la gente, sino porque quiero que mi música haga más feliz a la gente, diciéndoles que no están solos con sus tristezas y crear así una empatía con ellos.

-En “Red Empire Orchesta” sale un vestido femenino en portada. En su primer álbum se podía ver un corsé, en el siguiente unos zapatos. ¿Es fetichista?
-[risas] No, no tiene nada que ver con el fetichismo, tiene más que ver con que siempre han sido fotografías en blanco y negro como si se trataran de un filme clásico. Por otro lado el arte del nuevo disco me gustó mucho y creo que es diferente que todo lo que he hecho hasta ahora. Viendo la portada se puede creer que tiene que ver con las anteriores, pero no lo creo, una vez que tienes el álbum en las manos, y la manera en que todo trabaja en conjunto con la música es muy importante, pues va de la meno el arte con la música.

-De adolescente era fan de bandas experimentales como My Blooy Valentine. ¿Cómo terminó haciendo música ligada al folk y al country?
-Bueno, la música que toco no fue intencionada ni influenciada nunca, no fue influenciado por la música de mi país. Yo no escuchaba a Johny Cash ni a Bob Dylan, sino que escuchaban a Nirvana a los Pixies y My Bloody Valentine, que no tienen ningún reflejo en lo que hago. Creo que mi música sale de dentro de mí, inconscientemente, quizá por ser del sur. Nací en Teennesse y es innato que generase este tipo de música, es decir no fue intencional, no me levanté una mañana y me dije “voy a ser músico de country”.

-¿Es algo que trae en las venas?
-Sí, señor, así es.

-¿Cómo lo ven los músicos tradicionales de Texas? ¿Crea recelo su condición de cantautor indie?
-No sé que piensan los demás de mí. Como músico, hasta ahora, he estado tocando con Devendra Banhart, Wilco y cosas así, pero no siento que encaje con eso de la música indie. De hecho, no estoy seguro cómo denominan a la música que hago. He leído artículos en los que me mencionan junto a bandas como Bright Eyes o Sufjan Stevens, pero no veo la relación con lo que hago yo.

-Uno de los lugares donde más se le aprecia, curiosamente, es en España.
-Sí, he venido aquí más que a cualquier otro país del mundo y creo que la razón por la que vengo tanto es porque la gente de aquí está muy interesada en lo que hago, sino no tendríamos esta conversación, ¿verdad? La gente realmente está interesa por la música que hago, y lo aprecio mucho, este apoyo que me dan, no estaría haciendo lo que hago hoy en día si no fuera por el apoyo de esta gente. También es cierto que si no hubiera venido no me hubieran robado ni me hubiera roto el pie, pero tú sabes, alguna vez hay que hacer sacrificios.

-¿Cómo le podremos ver en el escenario?
-Somos un trío. Nick Felts tambores bajo y lap-steal, Justin Lowe al bajo y piano, que en mi última visita tocó los tambores, y yo guitarra eléctrica y acústica. Son canciones muy calmadas, tocaremos de los anteriores y algo del nuevo. Es muy emocionante y a la gente seguro que le gustará mucho.

Kate Moss, la luz y el rock n´roll

Escrito por Javier Becerra
17 de abril de 2008 a las 11:00h

Aparte de sus amoríos (el último es el guitarrista de The Kills, Jaime Hince con el que, al parecer, se va a casar), la conexión de Kate Moss con el mundo del rock es constante. Y muy, muy especial. Porque, del mismo modo que hace en la pasarela, el empuje de Kate viene a ser algo así como una fuerza animal que, en el territorio rocanrolero, se mueve como pez en al agua. ¿Llega la palabra carisma para definir lo que desprende? Mucho nos tememos que no.

Aunque todo el mundo asocie los lazos con The Libertines y Pete Doherty, existe un precedente muchísimo más trascendente. Nos trasladamos a 2002, cuando Bobby Guillespie, el erudito líder de Primal Scream que siempre tiene un pie en el pasado y otro en el presente, vio la jugada maestra: recuperar el clásico Some Velvet Morning de Lee Hazelwood y Nancy Sinatra y darle una vuelta de tuerca en clave electro-rock. Como ya antes la habían hecho los shoegazers Slowdive, Guillespie ya conocía el potencial atmosférico de la pieza, pero la apuesta de su revisión fue sencillamente genial. Pese a ello, curiosamente, fuera del círculo musical, apenas ha tenido repercusión, pese a tener todas las bazas para ello.

Lejos del grave recitar de Hazelwood, él la sostiene en un falsete funky que casa a la perfección con la rítmica tensa de la pieza, pero el concurso de la modelo Kate Moss se convierte en un cegador foco de luz. El susurro a lo Jane Birkin de ésta es sencillamente irresistible y el cambio de voces, con los arreglos del tema, hace saltar todas las alarmas por su tórrida atmósfera sexual. Rock n´roll en el siglo XXI, que si cae a las 5 de la mañana en una discoteca se convierte en puro fuego

Y luego, claro, el video, ese video tan adictivo. Tanto poderío parece que se vaya a desbordar por la pantalla. De verdad. Deléitense una vez más.