La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Micah P. Hinson: “Quiero que mi música haga más feliz a la gente”

Escrito por Javier Becerra
18 de Abril de 2008 a las 11:12h

Aunque se suelan vender como “una oportunidad única de conocer su nuevo disco antes que nadie”, no dejan de ser un fastidio estas giras de presentación de discos todavía no editados. Un artista deseoso de tocar canciones que aún no se conocen, y un público impaciente por escucharel material antiguo. Algo así es lo que ocurrirá en las fechas que Micah P. Hinson ofrecerá en Galicia (Santiago, sala Capitol, hoy, Vigo, La Fábrica de Chocolate, mañana), recitales ambos que, pese a todo, nadie debería perderse. Además, aún están a tiempo de escuchar la nueva obra del cantautor americano aquí

Esta entrevista se publica hoy editada en el suplemento Fugas de La Voz. Aquí va en bruto íntegra.

-Está a punto de editar su tercer álbum. Su discográfica en España deja caer que es el más importante en la carrera de un artista, el que decide si esta tendrá largo recorrido y si seguirá despertando el mismo interés. ¿Cómo lo afronta usted?
-Pienso que eso una apreciación muy particular, no tiene porque ser el tercer disco el decisivo. En mi caso lo fue mucho más el segundo, ya que para mí fue una forma de demostrar a la audiencia de que lo mío iba a tener una continuidad, algo así como “con este álbum digo que estoy aquí para quedarme”. Este tercer disco es una parte a mayores de esta comprobación y también muestro con él que vamos progresando: las composiciones son mejores, la grabación es mejor y yo tengo más experiencia.

-Sus anteriores trabajos estuvieron marcados por situaciones dolorosas. El primero tras su paso por la cárcel y su relación con las drogas, el segundo por una lesión de espalda que lo tuvo postrado durante la grabación. En este caso, sin embargo, llega tras haberse casado, una situación feliz que, por lógica, debería notarse en el resultado final. ¿Es así?
-Bueno, cuando escribí la mayoría del material llevaba casado apenas unas semanas con mi actual mujer. Muchas de las canciones hablan de mi deseo de que esta situación dure, que sea para siempre. Otras tratan de las experiencias que hemos tenido juntos y cómo las hemos superado. Considero que es mucho más positivo que mis discos anteriores y que posee más luz. No creo que la palabra felicidad sea la clave para definirlo, pero sí que es más positivo y t más luz. Espero que mucha gente lo disfrute, tanto como yo disfruté haciéndolo. Amo el momento en el que estoy en la vida, y eso espero que la gente lo pueda ver en él.

-Por cierto, ¿se ha recuperado de sus dolores de espalda?
-¡Oh no!, no ha mejorado nada. Tuve una operación y fue un fracaso. Ahora estoy yendo a otro especialista para volver a pasar por el quirófano. De hecho estamos ahora en el hospital porque alguien robó mis cosas en la tarde de ayer y dentro de ellas estaban mis medicamentos. Ahora estamos esperando que un doctor español me los vuelva a recetar, pero la espalda está muy, muy mal. Vivo en un dolor constante y para empeorar las cosas, cuando robaron eso, tropecé con un bote de basura y creo que me rompí un pie.

-¿Afectará todo eso a sus conciertos?
-Bueno, tocaré lo más que pueda, pero tocaré.

-A eso se le llama amor a la música
-Tengo que hacer algo para sobrevivir. No puedo permitir que mis dolores me alejen de hacer mi trabajo para poder pagar la renta de mi casa y mantener a mi mujer.

miach.jpg

-Físico o espiritual su música siempre está ligada al dolor. ¿Considera que tiene un componente catártico?
-Diría que sí. He pasado por momentos muy difíciles y poder escribirlos me ayudó a superarlos y creo que estos momentos difíciles me han ayudado a estar donde estoy ahora. Es un reto para mí escribir y siento que todo lo que pasó me llevó a donde estoy parado hoy. Ya no hay tantas cosas ahora de las que tengo que escapar o fugarme, ya no hay tantas cosas a las que les tengo miedo, así que sí es una especia de terapia, escribir y cantar sobre las experiencias negativas que tuve y también creo que estas experiencias han cambiado.

-Si uno busca en el Google español su nombre, suele aparecer el término depresivo asociado a su música. ¿Lo sabía?
-No, me sorprende, esto es muy extraño, pero puedo hacer un comentario al respecto.

-Hágalo, por favor.
-Yo no creo que la música que hago sea depresiva. Hago música triste, pero creo que la depresión es diferente, algo muy difícil de superar. Sin embargo, todo el mundo ha estado triste alguna vez. Yo he escrito las canciones no para hacer sentir peor a la gente, sino porque quiero que mi música haga más feliz a la gente, diciéndoles que no están solos con sus tristezas y crear así una empatía con ellos.

-En “Red Empire Orchesta” sale un vestido femenino en portada. En su primer álbum se podía ver un corsé, en el siguiente unos zapatos. ¿Es fetichista?
-[risas] No, no tiene nada que ver con el fetichismo, tiene más que ver con que siempre han sido fotografías en blanco y negro como si se trataran de un filme clásico. Por otro lado el arte del nuevo disco me gustó mucho y creo que es diferente que todo lo que he hecho hasta ahora. Viendo la portada se puede creer que tiene que ver con las anteriores, pero no lo creo, una vez que tienes el álbum en las manos, y la manera en que todo trabaja en conjunto con la música es muy importante, pues va de la meno el arte con la música.

-De adolescente era fan de bandas experimentales como My Blooy Valentine. ¿Cómo terminó haciendo música ligada al folk y al country?
-Bueno, la música que toco no fue intencionada ni influenciada nunca, no fue influenciado por la música de mi país. Yo no escuchaba a Johny Cash ni a Bob Dylan, sino que escuchaban a Nirvana a los Pixies y My Bloody Valentine, que no tienen ningún reflejo en lo que hago. Creo que mi música sale de dentro de mí, inconscientemente, quizá por ser del sur. Nací en Teennesse y es innato que generase este tipo de música, es decir no fue intencional, no me levanté una mañana y me dije “voy a ser músico de country”.

-¿Es algo que trae en las venas?
-Sí, señor, así es.

-¿Cómo lo ven los músicos tradicionales de Texas? ¿Crea recelo su condición de cantautor indie?
-No sé que piensan los demás de mí. Como músico, hasta ahora, he estado tocando con Devendra Banhart, Wilco y cosas así, pero no siento que encaje con eso de la música indie. De hecho, no estoy seguro cómo denominan a la música que hago. He leído artículos en los que me mencionan junto a bandas como Bright Eyes o Sufjan Stevens, pero no veo la relación con lo que hago yo.

-Uno de los lugares donde más se le aprecia, curiosamente, es en España.
-Sí, he venido aquí más que a cualquier otro país del mundo y creo que la razón por la que vengo tanto es porque la gente de aquí está muy interesada en lo que hago, sino no tendríamos esta conversación, ¿verdad? La gente realmente está interesa por la música que hago, y lo aprecio mucho, este apoyo que me dan, no estaría haciendo lo que hago hoy en día si no fuera por el apoyo de esta gente. También es cierto que si no hubiera venido no me hubieran robado ni me hubiera roto el pie, pero tú sabes, alguna vez hay que hacer sacrificios.

-¿Cómo le podremos ver en el escenario?
-Somos un trío. Nick Felts tambores bajo y lap-steal, Justin Lowe al bajo y piano, que en mi última visita tocó los tambores, y yo guitarra eléctrica y acústica. Son canciones muy calmadas, tocaremos de los anteriores y algo del nuevo. Es muy emocionante y a la gente seguro que le gustará mucho.

Kate Moss, la luz y el rock n´roll

Escrito por Javier Becerra
17 de Abril de 2008 a las 11:00h

Aparte de sus amoríos (el último es el guitarrista de The Kills, Jaime Hince con el que, al parecer, se va a casar), la conexión de Kate Moss con el mundo del rock es constante. Y muy, muy especial. Porque, del mismo modo que hace en la pasarela, el empuje de Kate viene a ser algo así como una fuerza animal que, en el territorio rocanrolero, se mueve como pez en al agua. ¿Llega la palabra carisma para definir lo que desprende? Mucho nos tememos que no.

Aunque todo el mundo asocie los lazos con The Libertines y Pete Doherty, existe un precedente muchísimo más trascendente. Nos trasladamos a 2002, cuando Bobby Guillespie, el erudito líder de Primal Scream que siempre tiene un pie en el pasado y otro en el presente, vio la jugada maestra: recuperar el clásico Some Velvet Morning de Lee Hazelwood y Nancy Sinatra y darle una vuelta de tuerca en clave electro-rock. Como ya antes la habían hecho los shoegazers Slowdive, Guillespie ya conocía el potencial atmosférico de la pieza, pero la apuesta de su revisión fue sencillamente genial. Pese a ello, curiosamente, fuera del círculo musical, apenas ha tenido repercusión, pese a tener todas las bazas para ello.

Lejos del grave recitar de Hazelwood, él la sostiene en un falsete funky que casa a la perfección con la rítmica tensa de la pieza, pero el concurso de la modelo Kate Moss se convierte en un cegador foco de luz. El susurro a lo Jane Birkin de ésta es sencillamente irresistible y el cambio de voces, con los arreglos del tema, hace saltar todas las alarmas por su tórrida atmósfera sexual. Rock n´roll en el siglo XXI, que si cae a las 5 de la mañana en una discoteca se convierte en puro fuego

Y luego, claro, el video, ese video tan adictivo. Tanto poderío parece que se vaya a desbordar por la pantalla. De verdad. Deléitense una vez más.

El nuevo disco de Apeiron

Escrito por Javier Becerra
16 de Abril de 2008 a las 11:02h

Los ourensanos Apeiron protagonizaron la anomalía más excitante del pop de lo que llevamos de década. Si alguien tiene dudas de esta afirmación o piensa que es una frase extraída de una hoja promocional, por favor, que escuche Todo sigue intacto (Foehn Records 2002). Fue su estratosférico disco de debut en el que demostraron personalidad, atrevimiento y frescura a raudales. Tras él llegaron unos pocos conciertos inenarrables (lo de A Coruña fue un 50% amor y un 50% odio eterno) y, luego, desaparecieron, convirtiéndose en un todo un mito del undeground. La pregunta desde aquel entonces siempre es la misma: ¿Cuándo sacará Apeiron su segundo disco?

A Álvaro Lorenzo (uno de sus integrantes) lo tengo en el Messenger. El otro día hablando de ese segundo disco, surgió esta conversación, que salvo la corrección de algún error ortográfico reproduzco tal cual. Él, como ya saben loco por todo lo brasileño y su conexión ourensana, sale como Ayrton Miño!

Javier dice:
hay myspace de Apeiron?
Ayrton Miño! dice:
aún no, lo habrá una semana antes de sacar el disco
Javier dice:
oye si colgáis de adelanto algo avisa!!!
Ayrton Miño! dice:
que sepas que ya esta grabado y acabado, únicamente falta encontrar una buena fecha
Javier dice:
en serio???????
Ayrton Miño! dice:
serio!
Javier dice:
y no me puedes pasar una copia?
Ayrton Miño! dice:
jajajaja
Javier dice:
para ir preparándolo todo
Ayrton Miño! dice:
no puedo tío
Javier dice:
en serio, que no se la paso a nadie!!!
Ayrton Miño! dice:
no puedo
Javier dice:
y no se lo digo a nadie!!!!
Ayrton Miño! dice:
es que ni lo tiene la discográfica, lo vamos a mandar directo a fábrica sin que lo escuchen
Javier dice:
es muy radical?
Ayrton Miño! dice:
muy mucho!
Javier dice:
vaya… pero ¿cómo de radical?
Ayrton Miño! dice:
es la musica de dentro de muchos años, creo que muy pocos van a llegar a entenderlo a primeras escuchas
Javier dice:
existe fecha aproximada?
Ayrton Miño! dice:
mas o menos antes o despues del verano, pero este año para salir en las listas
Javier dice:
bueno, ya no sé si creerlo
Ayrton Miño! dice:
serio tío, si no, no te lo diría porque el que quedaría mal soy yo
Javier dice:
me lo has dicho tantas veces!!!!
Javier dice:
vamos, que al final My Bloody Valentine lo van a hacer antes que vosotros!!!!
Ayrton Miño! dice:
ya pero esta vez te lo digo con él terminado
Javier dice:
se me ocurre una cosa, a ver qué te parece
Ayrton Miño! dice:
pero no sé si en un mes empezaremos a correr un bulo de que nos deshizimos
Ayrton Miño! dice:
para que el impacto sea mayor
Ayrton Miño! dice:
jajajaja
Javier dice:
en el blog me gustaría hacer una retrospectiva del grupo y anunciar que va a haber un segundo disco
Ayrton Miño! dice:
aha
Javier dice:
me gustaría poder hacer un recorta y pega de esta conversación, queraría mucho más original y auténtico que redactar una noticia. cómo lo ves?
Javier dice:
(es periodismo del siglo XXI!!!)
Ayrton Miño! dice:
jajajaja
Ayrton Miño! dice:
déjame consultarlo!
Ayrton Miño! dice:
con el otro
Ayrton Miño! dice:
pero si haces un corta y pega tienes que eliminar una cosa
Javier dice:
la de que os deshacéis?
Ayrton Miño! dice:
no no, eso hasta es gracioso
Ayrton Miño! dice:
tienes que eliminar lo de que mucha gente no lo entenderá
Javier dice:
nooooooooo!
Ayrton Miño! dice:
por que así estamos sugestionando a que no lo vayan a entender
Javier dice:
eso es lo mejor!!!!!!!!
Ayrton Miño! dice:
jajajaja
Ayrton Miño! dice:
tú crees?
Javier dice:
que va!!!
Javier dice:
eso es lo mejor!!!, el otro disco, el 50% no lo entendió tampoco
Ayrton Miño! dice:
ya, ya
Javier dice:
cuanto tocasteis en A Coruña la mitad de la gente se cacagaba en vosotros!!!!!!
Javier dice:
que día, que día!!!!
Ayrton Miño! dice:
jajajaja

Exorcizar la depresión en un estribillo

Escrito por Javier Becerra
15 de Abril de 2008 a las 11:39h

Un himno pop es aquel que cuando suena el sábado por la noche, uno alza el brazo, levanta la copa, cierra los ojos y lo canta dejándose la garganta. Seguramente, mientras cayeron estas palabras, ha imaginando a un hombre, ¿verdad? Y es que la pose descrita suena, a priori, muy, muy masculina. Sin embargo, es bastante probable que fuera una mujer la que hizo la petición el pasado sábado en el 14!, la que llevó a Juanjo, el DJ, a pinchar A cualquier otra parte de Dorian.

A cualquier otra parte puede que se trate de la mejor canción que ha dado el pop español en el 2007: emotiva, moderna, pegadiza, tierna… lo tiene todo, absolutamente todo. Pero esa noche, en su contexto, manifestó otra cualidad, que ni sus discos, ni su directo permiten ver. La canción habla del pozo de la depresión (“que ya no crees en la gente”), del Anafranil (“que tomas pastillas rosas”), del abandono (“y te has vuelto nihilista y sueñas con no soñar”) y de una salida a todo eso de la mano de una persona (“y quiero que vengas conmigo”) sin saber el destino (“a cualquier otra parte”).

Son pinceladas precisas, que sacuden y desarman a aquél que sepa lo que es una depresión, enfermedad en la que las mujeres son, proporcionalmente, mucho más propensas y, por ello, más sensibles y receptivas a cualquier estímulo. La salida del pozo de un estado depresivo pasa muchas veces por encontrar una persona con la que sincronizar los latidos corazón. Y eso flota en el ambiente el sábado por la noche: miradas furtivas, miedos diluidos en alcohol, rímel que buscan pupilas, paseos al servicio… Suena entonces Dorian y el resultado es inmediato: brazo alzado, copa levantada, ojos cerrados y la garganta mirando al cielo, como quien exorciza un fantasma. La gran diferencia es que lo que se escucha, por encima del tema, es un tono totalmente femenino y que muchas de esas manos que levantan la copa llevan esmalte en las uñas. Claro: son ellas las que cantan, porque es, en cierto modo, su tema. Unas lo cantan en pasado, otras en presente, pero da la impresión de que, una u otra manera, la mayoría lo hacían propio.

Ya ven, Dorian, unos chicos de Barcelona que le han puesto banda sonora a la vida de un puñado de personas. Por cosas como éstas, para mucha gente el pop es esa cosa pequeñita y encantadora,…que encanta tanto, tanto que termina por ser grandiosa.

Otros boicoteadores y folloneros

Escrito por Javier Becerra
14 de Abril de 2008 a las 10:03h

(El suceso acontecido con Porta el pasado jueves apretó el botón de la máquina de recuerdos adolescentes, encontrándome con algún precedente parecido en A Coruña. Va de memoria, hay casos en los que me es imposible precisar bien las fechas. Siempre ocurre lo mismo: grupos que les gustan mucho a las chicas y chicos, que supuestamente “saben de música”, airados porque lo que ven sobre el escenario es de ínfima calidad. No deja de ser todo una pelea de gallos. Les animo a que completen en los comentarios con sus experiencias personales)

-1990. Locomía. Para festejar a inauguración del Coliseo se reunieron un montón de grupos de la época como Cómplices, Cacahué o El Mecánico del Swimg. Entre ellos figuraba Locomía, uno de las formaciones de moda en aquel entonces. En 1990 no existían tantas contemplaciones con la superficialidad gay y eso de salir a marcar pose abaniquera en playback, pues no estaba excesivamente bien visto. Así que, al poco de empezar, tras el griterío ensordecedor de las fans, una avalancha de insultos se echó sobre ellos, que los aguantaron estoicamente con una sonrisa en los labios. Pero la cosa no quedó ahí y la lluvia de objetos (se decía que un casco de una litrona había alcanzado a uno de los componentes) obligó a que se suspendiera el concierto.

-1991. ¿? Memorial Tato. Tato fue el bajista de una banda local, Cacahué, famosa por el Rock del Deportivo, todavía el himno del equipo de fútbol. Tato murió muy joven debido a un cáncer y, por ello, surgió la idea de de rendirle un homenaje entre todas las bandas locales de la época. Entre ellas estaba un grupo que, lo siento, no acierto a recordar su nombre, Los… algo, unos chicos que salían a tocar de traje y tenían fama de pijos. Los abucheos fueron totales. El cantante dijo algo así como “Tato ante todo era tolerante, le gustaba todo tipo de música. A el no le gustaría que pasase esto”. A la gente le dio exactamente igual.

-1992. Hombres G. Estaban anunciado que los Ramones iban a tocar en playa de Riazor dentro del Noroeste Pop-Rock, junto a varias bandas coruñesas. Al final, hubo problemas y su comparecencia tuvo que ser sustituida. A los responsables del evento no se les ocurrió mejor cosa que cambiarlos por los Hombres G, símbolo máximo del pop blando y comercial de los ochenta. En contestación, varios músicos de bandas locales acudieron al concierto armados con tomates, dispuestos a dejar patente su descontento con la manera de organizar el recital. Los tiraron pero, con toda la multitud, pocos se enteraron. Se cuenta que hubo un momento en que David Summers les dijo “Joderos, no me habéis dado”.

-1994 ó 1995. 091. Tocaban los granadinos en el Playa Club el mismo día en el que La Unión lo hacía en la discoteca Bambina en Santa Cristina (localidad situada justo a las afueras). Con 091 existía esa cosa de “grupo injustamente tratado” y antes del concierto, por la coincidencia, se echaban pestes de La Unión en la sala. “Es imposible que nadie que le guste 091 deje de ir al concierto por ir a uno de La Unión”, se decía con militancia. Rafa y sus chicos terminaron pronto, decidieron ir al Playa a tomarse unas copas. El concierto de 091 no había terminado. Cuando la gente los avistó, se giró todo el mundo. Sin llegar a insultarlos, lo cierto es que las miradas tenían forma de puñal.

*bonus track: no tiene mucho que ver hormonalmente con las anteriores, pero ¿nadie recuerda la pitada que se llevó Jerry Lee Lewis en el Concierto de los Mil Años de 1993 en Riazor, por negarse a que lo filmaran?

Sobredosis de ternura

Escrito por Javier Becerra
13 de Abril de 2008 a las 0:34h


Hoppipolla (Sigur Ros)


Signal Fire (Snow Patrol)

P.D: Al finalizar ambos, mírense esa media sonrisa que, a buen seguro, se les ha quedado dibujada en el rostro. Recuerden que la vida con música es mucho mejor. Feliz fin de semana

De los Hombres G y el pop-rock a Porta y el hip-hop

Escrito por Javier Becerra
11 de Abril de 2008 a las 14:02h

Porta es un rapero de Barcelona que, tras unas maquetas y hacerse famoso a través de su Myspace, acaba de editar un disco. En boca de tantos, que así se titula, está causando cierto revuelo en las listas de ventas, pero también despertando las iras de algunos de los seguidores del hip-hop. Ayer jueves lo presentó en el forum de la Fnac de A Coruña y las previsiones se desbordaron totalmente: sobre unas 200 ó 300 personas se dieron cita en el acto, en un panorama lo suficientemente particular, como para terminar abriendo una página de local en La Voz.

¿Cuál era ese panorama? Pues algo así como una guerra de hormonas adolescentes: los defensores de Porta y los detractores. Estos últimos, airados por la supuesta condición de rapero falsario de éste (lo acusaban de vendido, pastelero y comercial), lo empezaron a increpar a gritos en su show-case. Luego, lanzaron objetos: un huevo, un llavero, monedas de céntimo… Los seguidores de Porta (niñas de no más de 16 años en un 90%) los replicaron: “!Envidiosos!, ¡envidiosos!”. Porta se encaró con los boicoteadores, hubo unos amagos de avalancha y se tuvo que suspender todo.

Una niña explica: “Vienen solo a fastidiar porque le tienen envidia, son todos unos fracasados”. Y, de pronto, se echa a llorar. En una mano tiene una cámara de fotos. En la otra el disco de Porta. Tras el concierto los iba a firmar, pero visto lo visto, no se sabe si habrá firmas. Más opiniones. ¿Pero qué pasa con Porta? “Mira, lo importante que es nos trae a las fans y a los que no lo son, todos lo conocen, porque es importante y ellos [se refiere a los detractores] no lo pueden soportar”, comenta una quinceañera simpatiquísima con rentintín. Su amiga dice que “Porta es tan importante como El Canto del Loco”. Ambas llevan uniforme de colegio, pendientes de perla y poseen una dicción casi musical, muy, muy pija. Estampa geuinamente coruñesa, pero adaptada a los tiempos: se ha pasado del pop-rock de los Hombres G a Porta y el rap.

En medio de todo este revuelvo, la encargada de promoción de Universal (el sello de Porta) da órdenes a la gente de la Fnac: “Si no se vacía totalmente el foro, no salen”. Y lo vacían. Tienen que ayudar los vendedores, que por un día se tienen que pasar por guardias de seguridad. Se hace una valla. “Solo firmará ejemplares del último disco y de uno en uno”, se avisa por megafonía constantemente. Porta y los tres chicos de su banda (jóvencísimos y alucinados por lo ocurrido) salen. Y se monta: gritos, lloros, temblores. Cánticos de “!Porta!, !Porta!, !Porta!” como si se tratara de la grada de general en un partido del Dépor. Aparte de las más explosivas y descaradas (una con el nombre de Porta pintado en los pechos, otra llevaba en los brazos la leyenda “Porta TKM Sandra”), hay una chica que pasa desaprecibida. Llamémosle Marta y pongamos su historia entre paréntesis.

(Marta no es guapa, tampoco fea. Lleva piercing, tiene acné y una tez blanca coloreada por el sofoco. No habla con nadie, hace la cola sola y, cada cierto tiempo, llora, nerviosa. Cuando llega su turno, Porta le pregunta el nombre y ella se paraliza: manos a la cara y chorreo de lágrimas. Se ve como avergonzada. Seguramente, al llegar a casa, escribió una nota en ese blog secreto que no enseña a nadie. A Marta, el Jarvis Cocker de la próxima década le tiene que componer una canción).

Pero la cosa no iba a estar tan tranquila. Las fans empujan. Viene la Policía Nacional y pone orden de nuevo. El potente y decidido tono de voz del agente, impone a la chavalada. Sin embargo, al rato, tiran un bolígrafo desde lo lejos y Porta se levanta de inmediato abuscar el lanzador: “¿Quién fue, que venga aquí”. Los de seguridad y los vendedores lo calman. Él forcejea, pero a los pocos segundos decide volver. Da la sensación de que está haciendo teatrillo. “!Tú vales más, tú vales más!” gritan las seguidoras, dejándose la voz. Y el rapero vuelve a la mesa a cumplir con su trabajo. Firma, dedicatoria y foto. Pero cae volando una botella de agua. Y otra vez salta Porta como un resorte. “¿Pero quién fue?, tiráis la piedra y escondeis la mano, !corbades!”. Una compañera de prensa detiene el mc en esta ocasión. Dice que no iba con mucha fuerza. “!Será teatreiro!”. Risas. “Vega, vamos a sacarles unas declaraciones y nos piramos”. Malas miradas de los que llevan lidiando con el show toda la tarde: “¿Pero no veis como está esto?”. Es un minuto. “No tengo ni idea, es la primera vez que me paso algo así”, dice Porta mientras le firma un cedé a una de sus seguidoras. “No me llevo mala impresión de la ciudad –aclara- porque la mayoría de la gente es muy guay, solo que hay cuatro se meten por medio para montarla. No soportan mi éxito, ni mi fama”.

La responsable del sello dice que se agotaron todos los cedés. “A las siete, antes de empezar todo ya no quedaban uno. Si se hubieran traído más se vendería el triple”. La de comunicación de la Fnac señala, por su parte, que “se vendieron muchísimos”. Misión cumplida.

¿Sinceramente? !Quién tuviera 15 años!

Germán Coppini: “Los Golpes Bajos éramos los más modernos de todos”

Escrito por Javier Becerra
10 de Abril de 2008 a las 15:57h

La edición del 2008 del festival Contempopránea estará dedicada a honrar el recuerdo de Golpes Bajos, la efímera banda viguesa que desarrolló su corta trayectoria en los primeros ochenta y que, aún hoy, puede que sean la mejor formación que haya alumbrado el pop gallego. Al poco de saberse la noticia (que sintomáticamente pasó desapercibida en la mayoría de los medios), realicé esta entrevista con Germán Coppini, el carismático vocalista de una formación siempre a revindicar, para aliñar el texto con alguna declaración. Aquí va completa.

-¿Cómo recibe la noticia de que el Contempopránea rinde tributo este año a Golpes Bajos?
-Pues, qué quieres que te diga, los homenajes que no me hacen en Galicia, me los hacen en otras tierras. He sentido sorpresa por un lado y la sensación de que, aunque el reconocimiento llegue tarde, pues que siempre llega.

-¿Nota que existe una cierta reivindicación de Golpes Bajos en los dos últimos años?
-Bastante. Últimamente sale el grupo a colación con frecuencia, siempre está en boca de la gente y yo creo que es bueno.

-Acaba de salir la reedición de “A Santa Compaña”, aunque pocos se hayan enterado.
-Sí, pero la compañía Nuevos Medios no está muy por la labor de rescatar grabaciones de aquellos años. Esto lo tenían en mente hace unos años, comentaron un poco la idea de reeditar este disco y algunos otros. No viene mal que lo hayan hecho.

-Salda en cierto modo una deuda. La única edición digital que existía de su obra era el doble cedé “Grabaciones completas”, bastante pobre
-Pero ésta también lo es. De todos modos, en los tiempos que corren, incluso hay que agradecerles el detalle que han tenido con el disco y con el grupo. A mí me hubiese gustado hacerlo personalmente, es decir, si esa era la idea que lo dejasen en mis manos y ponerme a buscar entre las grabaciones de directo que podían complementar un poco. Buscar temas inéditos, incluso la maqueta del final podía haber ido incluido, material fotográfico… Se han limitado a hacer la reedición tal cual

-¿Queda mucho material inédito?
-Sí, yo creo que se podría editar todo. Empezando por los directos y, si buscamos, esta la maqueta original del grupo, que ya tenía muchas de las canciones del mini álbum y seguro que habrá curiosidad

-El reconocimiento les llega desde un festival emblema del pop independiente que se hace en España. ¿Sigue usted el pop independiente nacional?
-Sí, pero hay muchas cosas que se me pierden porque hay muchos grupos y voy conociendo poco a poco.

-Con uno de ellos, los sevillanos Maga, colabora
-Sí, claro, en el festival además del homenaje, actuamos ese día.

-¿Los Golpes Bajos?
-No, que va, Maga

-Existe un grupo, Manos de Topo, en el que muchos ven un nexo de unión con ustedes. ¿Lo ve usted?
-No los conozco. Me han dicho que hay un grupo de Barcelona con el mismo nombre que Golpes Bajos, pero en catalán y que, por lo menos, tocan uno de los temas de Golpes. Lo sé de oídas, pero no los he escuchado.

-Le recomiendo a Manos de Topo. Aparte de que tienen unas inflexiones vocales muy similares, son realmente buenos.
-Lo de las inflexiones vocales ya lo conocía yo desde los tiempos de los ochenta. Cuando salió La Unión, por ejemplo, me decían lo mismo del cantante. Cada uno tiene su estilo y creo que está bien que haya guiños y referencias a grupos que gustan. Lo de Golpes, no hay duda que, a medida que pasa el tiempo, la aureola crece. Fue un grupo que no dio tiempo a mucho: hizo lo que tenía que hacer y pasó a mejor vida.

“Cena recalentada”, una de las mejores canciones sobre la frustración juvenil y un videoclip entrañable

-Esta aureola de grupo mítico se desmitifica, valga la redundancia, cuando vemos en los resúmenes emitidos por TVE2 de la Edad de Oro. En una entrevista decían que no eran conscientes de lo que estaba pasado y que se sentían como un grupo pequeñito.
-No hay duda de que la acogida y el éxito nos pilló totalmente desprevenidos. Estábamos dando los primeros pasos y veníamos de un sitio recóndito, no sabíamos si realmente estábamos haciendo bien las cosas, si necesitábamos más tiempo. Directamente nos vimos metidos en la vorágine, sin ser muy conscientes de nada.

-En ese halo pesimista y oscuro que envolvía a Golpes Bajos hay quien vio el sonido de la ciudad de Vigo de los ochenta, como si fuera nuestro Manchester particular y ustedes Joy Division.
-También se hablaba de Liverpool. La gente hablaba mucho… Ese carácter es una característica mía personal, que soy bastante introvertido y, luego, también lo da la tierra. Aunque no sea gallego de nacimiento, siempre digo que lo soy de adopción y no hay duda de que la tierra y los momentos en los vivíamos, dieron bastante en el carácter del grupo.

-La estética de los ochenta se miraba a Londres. Las portadas de sus discos, sin embargo, se imbuían de la estética más ancestral de Galicia: la religión, las meigas, el luto.
-Sí, la pena es que no pudiéramos desarrollar le grupo hacia otros terrenos por esa parte gallega esa que teníamos. Mientras los de la capital se tiraban el rollo y miraban hacia otros países, nosotros rescatábamos un poco lo que teníamos más cerca. Y yo creo que, de esa manera, los Golpes Bajos éramos los más modernos de todos.

-Previamente, militó en Siniestro Total, el otro gran grupo del Vigo de los ochenta. Volviendo a lo de antes, se dice que Siniestro fueron los Sex Pistols, salvajes e irreverentes, mientras que Golpes Bajos, tenían la mirada poética e introvertida de Joy Division.
-Analizarlo ahora, con tantos años es mucho más sencillo. Yo creo que todo el que monta su primer grupo tiene esas ganas y esa euforia que hacen que la puesta en escena sea sorprendente. La parte de Golpes Bajos era más personal: las primeras composiciones, los textos que escribía yo, era más mi historia. Además de eso, a mí me gusta la música, no hago muchas diferencias. Creo que Sex Pistols y Joy Division, tienen muchas cosas que los relacionan. Primero fue la salida del punk, en la que la gente joven hacia sus primeras cosas y había sitios en los que se nos escuchaba. Luego llegó la cosa más pensaba, madurada y, sí, poética.

-En el año 1998 Golpes Bajos se volvieron a reunir, pero la cosa no funcionó. ¿No respondió a las expectativas?
-No, no respondió a nada. Considero que lo que hicimos en el formato de disco, yo creo que estaba bastante bien. Lo que pasa es que muchas eran antiguas canciones con otro prisma y no cuajó, no convenció a la gente y punto.

-Se dice que la nostalgia funciona en ciclos de veinte años. ¿Existe la posibilidad de volver a reunirse?
-No creo. Procuro no cerrarme puertas nunca, pero de momento es una cosa totalmente impensable. ¿Volver para repetir una experiencia fallida? Sinceramente no me motiva para nada

El mejor pop español sigue oculto

Escrito por Javier Becerra
9 de Abril de 2008 a las 15:56h

En 1994 Los Planetas editaron un disco mítico donde los haya, Super 8, para algunos el mejor álbum de la historia del pop español. A excepción de los medios musicales especializados, el trabajo pasó prácticamente desapercibido. Sobra decir que a otros títulos más o menos coetáneos considerados hoy clásicos, como Hermanos Carnales de Surfin´Bichos, Entresemana de Le Mans, Manta Ray de Manta Ray o Un soplo en el corazón de Family, no se les hizo ni el menor caso.

Si se revisan las hemerotecas, el supuesto pop español de calidad de mediados de los noventa lo protagonizaban nombres como Manolo Tena, Presuntos Implicados, Cómplices o Los Piratas. ¿Alguien los tiene en cuenta hoy?

En 2008, recuperados ya de la escabechina de Operación Triunfo (ya saben, al parecer llegaron los triunfitos y esto se convirtió un infierno, ¡cómo si la situación anterior fuera mejor!), la plaza de pop “de calidad” la han ocupado M-Clan, Amaral, La Quinta Estación o Pereza. Ellos son los buenos, los que suenan a Dylan y a los Stones, los que usan guitarras, los que hacen música de verdad. Bisbal el malo, el pachanguero, el de la música de mentira.

En medio de esta dialéctica simplista e interesada, una vez más se queda fuera del foco mediático algunos de los artistas más emocionantes y arriesgados del momento. Gente como Nacho Vegas, Lisabö, Triángulo de Amor Bizarro o Manos de Topo siguen dando con su cabeza en el mismo tapón.

La historia, como pueden ver, se repite.

Festival Sonora 08. 4ª parte: Nadadora

Escrito por Javier Becerra
8 de Abril de 2008 a las 14:02h

NADADORA
Madurez con efecto retardado

El paisaje que se puede contemplar cuando se pasan los veinticinco, generalmente, no es nada alentador. Si se abren los ojos y se observa ese festival diario de cinismo, codazos y normalidad, a uno le entra verdadero miedo. Dan ganas de mirar a otro lado, de hacer todo lo posible para ni siquiera rozarlo,… de escaparse. No a un lugar físico, sino a una burbuja mental, donde retrasar lo más posible el desembarco en el océano de los tiburones treinteañeros. Muchos de los seguidores del pop lo hacen en sus discos. Otros, sin embargo, hacen discos sobre ello.

El ahora quinteto pontevedrés Nadadora editaron dos de esos trabajos. Sonaban por los cuatro costados a diario sentimental posadolescente y se titularon Aventuras dentro de cajas (Jabalina, 2004) y Todo el frío del mundo (Jabalina, 2006). Ambos hablaban, a doble voz y al modo de un sístole-diástole, de encogerse en melancolía y luego reafirmarse, con pinceladas de euforia, con versos como “Aún habrá tiempo para evitar convertirnos en gente normal / evitar ser lo que nunca quisimos ser” (10.000 veces). El soporte musical transpiraba devoción por el sonido de Mojave 3, The Delgados, New Order, The Smiths o Ride, y, entre el folk y la bruma shoegazer, Nadadora tocaron el corazoncito de muchos de los que crecieron con los discos de Family y Los Planetas.

nad011.jpg

Pero no, no hay escapatoria. Tarde o temprano, la burbuja estalla y llega el cataclismo y los cristales rotos. Todo ese edificio de idealismo, de tú y yo contra el mundo y de no seré igual que ellos se viene abajo. Y te quedas tú y tu miedo ahí, con una sonrisa tonta y nerviosa, titubeante, aullando en la intimidad, porque en el día a día, ya tienes que fingir esa normalidad que antes esquivabas. Hablaremos del miedo (Jabalina, 2008), el segundo álbum de Nadadora, se sumerge en ese pozo, diciendo cosas como “sé que no tardaré en parecerme un poco a los demás” (Al final), dejando a un lado la suavidad pop y optando por la oscuridad, el drama y la épica. Pese a ser su mejor obra, el disco no obtuvo ni la atención ni las buenas críticas del primero: se esperaba un suma y sigue y quedó apartado, esperando una escucha pausada, que en algunos casos nunca llegó. Harían bien en darle esa oportunidad ya que canciones como Después de todo, La Forma o Al final son de lo mejor de la banda.

En estos momentos, se aguarda la inminente salida de un mini-cedé de remezclas en los que saltan a la pista de baile de la mano de la visión de Dorian, Homeboy Dj, Souvenir o Standard. El disco también incluirá algún tema nuevo que remite a ese puente entre pop electrónico y shoegazer que practican The Radio Dept. Algo de ello ya se puede comprobar en Evelyn Ashford, el tema que aportan el recién editado recopilatorio de Jabalina Juegos olímpicos (2008).

Escuchar a Nadadora

Nadadora tocarán el próximo jueves 10 de abril a las 17.30 horas en el festival Sonora 08 (Teatro de la Universidad de Vigo).