La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Más que música’

Mejor “Os Novos” que “The Young Ones”

viernes, febrero 8th, 2013

Las reglas tienen su excepción. Y esa que reza de que las películas y las series hay que verlas en versión original presentan una clamorosa en The Young Ones. La serie británica que acogió la BB2 entre 1982 y 1984, se emitió doblada al gallego en la TVG en 1987 con el título de Os Novos, convirtiéndose en todo un espacio de culto para una generación. De la noche a la mañana, el boca a boca la hicieron en mítica en Galicia, algo en lo que han tenido que ver básicamente tres factores. En primer lugar, la serie en sí misma: brillante y rupturista, preñada de humor surrealista y repleta de guiños a la cultura pop (desde el punto tribu urbana de sus protagonistas a las actuaciones de bandas como Motörhead o Madness). En segundo lugar, la decisión de la TVG de no reponerla nunca más hasta el 2006 (con, eso sí, un versión renovada), alimentando la idea de su genialidad en base al recuerdo. Y en tercer lugar, por el doblaje que en su día se hizo de ella en gallego.

Efectivamente, cuando la serie completa se comercializó en una caja de DVD pasó a ser de inmediato un objeto de obligada adquisición. Y luego de inevitable decepción. El formato digital incluía la versión original en inglés con subtítulos, así como los doblajes al español y el catalán, pero no el gallego. Todas les restaban impacto de nuestra versión. Definitivamente, los recuerdos que flotaban en la mente decían que Os Novos tal y como la emitió la TVG superaban aquello de largo. Quedaba comprobar si se trataba uno de esos autoengaños a los que nos lleva nostalgia y la memoria selectiva o si el reencuentro demostraría que todo permanecía intacto. Internet lo facilitó y, sorpresa, si Os Novos siguen molando mucho más que The Young Ones.

Esos capítulos pululaban por ahí deslavazados. Pero -sí, sí, sí- un fan de la serie ha decidido subir a un blog los capítulos con el doblaje original, tal cual se emitieron entonces en la TVG. Se puede acceder a él aquí aquí. Todo un festín y un encuentro con la preadolescencia de muchos, pero también una reveladora mirada que, contextualizando muchos de sus gags o conociento mejor a los grupos que salen, permite admirar aún más aquellas piezas que tanto nos fliparon. Tremendos. Incluso mejor de lo esperado. Dense el gustazo de volver ahí.

Xabi Zirikiain: “En la escena del Donosti Sound están nuestras raíces”

domingo, diciembre 16th, 2012


Tranquilidad. Esto no se ha convertido en un blog de tendencias. Si se hace una desviación al universo de la marca de ropa vasca Loreak Mendian es debido a las infinitas conexiones de esta con la música. Si a todo ello le sumamos que hace un par de semanas abrió su primera tienda en Galicia, concretamente en A Coruña, encontramos el cruce perfecto para que terminen por aquí. La entrevista con su diseñador y fundador Xabi Zirikiain se publicó extractada en las páginas de la edición de A Coruña la semana pasada. Esta es la versión ampliada.

-La marca Loreak Mendian se dio a conocer los noventa a través de la música indie. Muchos recordamos las fotos de Le Mans con su ropa. ¿Son esos sus orígenes?
-Sí, claro. Nosotros veníamos más de la música que de la moda. En aquella escena, que luego se llamó Donosti Sound, están nuestras raíces. Totalmente. Era una escena con inquietudes musicales y culturales, porque la cosa iba más allá de la música, también llegaba al cine, el diseño y muchas otras cosas. Gente muy curiosa.

-Y de ahí a la famosa margarita que se convirtió en su logo.¿Cómo surgió la idea?
-Bueno, en ese contexto del pop de los noventa yo empecé a hacer grafiti. Firmaba por los baños con la margarita de Loreak Mendian. No pretendía crear una marca de ropa con ella, sino que era un grafiti que hacía sin más. Más adelante fue cuando nos planteamos que podían quedar bien en camisetas. Pero, de entrada, era una simple firma de un grafitero. Más que influenciada por el hip-hop era por Keith Haring, que era lo que más me molaba entonces.

-La marca, sin embargo, pegó el estallido a través del surf, ¿no?
-Siempre hemos tenido esas dos vertientes, lo cual es algo curioso. El mundo del surf rara vez se cruza con la música. Ni los surferos suelen ser muy musiqueros, ni los musiqueros tiran mucho por el surf, al menos en Donosti. Pero nosotros siempre hemos estado entre los dos mundos. Nunca hemos cambiado.

-Con la explosión de las sudaderas y las camisetas de la margarita llegaron a los adolescentes con gran éxito. ¿Cómo lo vivieron?
-Sí, la margarita nos vino muy vien, porque se vendía mucho, pero nosotros ya estábamos haciendo otra cosa, con otro estado mental. Quizá Keith Haring ya no era tan importante y nos gustaban mucho más cosas más limpias. Ahí cambiamos el logo y empezamos a usar los quesos. Todo esto mientras la margarita era un súper éxito y nosotros, lo dicho, estábamos en otra cosa. Pero creo hemos seguido de una manera coherente. Quizá el salto más grande ha sido ese, el de pasar de la margarita a los quesos, pero luego los hemos seguido manteniendo.

-Su tienda de A Coruña y la ropa que tienen en ella transmite un poco de nostalgia. ¿Es la intención?
-¿Lo ves así? Pues la verdad es que no lo había pensado. Lo que no somos, y eso es algo que lo tengo muy claro, es una tendencia. Estar a la última no es nuestra guerra. Nosotros intentamos hacer una ropa más atemporal, pero de todos modos creo que la tienda es bastante contemporánea. Los vinilos son algo viejunos [se ríe], pero…

-…también la música que suena. No es muy habitual poner pop de Sarah Records en una tienda de ropa.
-Bueno, es que la música que suena en las tiendas para nosotros es súper importante. La selección la hace Ibon Errazkin de Le Mans. De hecho, Ibon y Teresa tuvieron la tienda de Madrid durante años. Luego él se metió en temas de traducción y trabaja con nosotros en ese terreno y haciendo la selección musical.

-Han abierto establecimientos en Francia y Australia. Además, parece que han tenido cierto éxito en el mercado asiático. ¿Es así?
-Bueno, bueno…[risas] Hemos venido en Japón, pero nuestro éxito principalmente es España, aunque tal y como van las cosas, en menos de dos años, yo creo que vamos a vender más en Francia que aquí.

-¿Tan bien funcionan las tiendas suyas allí?
-No solo eso, también vendemos en tiendas multimarca, donde funcionamos muy bien. Nuestra idea es centrarnos en Francia y también en Alemania. Esos dos son los mercados en los que podemos crecer ahora mismo.

-Son una firma pequeña, pero grande al mismo tiempo. ¿Es difícil mantenerse con ese tamaño?
-Somos los grandes de lo pequeño y los pequeños de los grandes [risas]. Son tamaños muy complicados, aunque creo que todos lo son hoy en día. De todas maneras, independientemente del tamaño real, yo creo que nuestro estado mental es pequeño. Para mí es súper importante estar en las tiendas, elegir dónde va todo, colocar los vinilos con mucho cuidado… son detalles que no me gustaría nunca que me dejasen de importar. Creo que son clave.

-¿Cuántas personas trabajan en Loreak Mendian?
-Entre la central y las tiendas, alrededor de 60 personas. Para Inditex, que están celebrando su tienda número 6.000, somos algo anecdótico [risas].

-Ustedes son fabricantes. ¿Cómo se plantean lo de hacerlo en China o acercarlo más a España?
-Nosotros no tenemos una cosa ética de hacer las cosas solo en Europa. Al principio, lo hacíamos todo en España pero ahora resulta prácticamente imposible. En este momento estamos mucho en Portugal. La situación es extraña. Hace unos años que sí, que todo el mundo se iba a China, pero ahora no está tan claro, porque se ha encarecido mucho. Luego, nosotros de cada referencia no hacemos muchas unidades y eso en China no entra. Nosotros hacemos encajes para la producción, pero ahora en China no hacemos nada.

-Es curioso porque en los ochenta el “Made in Portugal” estaba visto como algo de baja calidad y ahora, sin embargo, se usa precisamente como reclamo de esta.
-Sí. Lo que está claro es que han cerrado los talleres que iban a precio. Porque ahí no pueden competir. Ahora lo que ha quedado es la calidad. En España y Portugal hay esa calidad. Tú antes ibas a Mataró y estaba lleno de talleres que hacían todo muy barato. Eso se ha terminado.

-¿Piensa que la línea pasa porque las marcas pequeñas tiren hacia la calidad.
-Nosotros en la guerra del precio no podemos entrar, eso está claro. Es imposible competir con H&M o Inditex. Eso está perdido. Pero tenemos sitio para desarrollarnos, aunque hay que crearlo. Nuestras tiendas tienen que ser bonitas, con el trato al cliente perfecto, la música muy cuidada… y, luego, trabajar y ofrecer la mayor calidad posible, para que no nos lleve este huracán actual.

-Me habló antes del grafiti. Luego también hicieron guiños al diseño gráfico…
-…y cosas para grupos. Le hicimos el merchandising al FIB, cosas para el Sónar, para sellos discográficos como Elefant Records, para Sigur Rós. Un montón de cosas.

-Se lo decía porque con su trayectoria Loreak Mendian semeja que han creado todo un universo estético que engancha a la gente a la que no le interesa mucho la moda pero sí esas referencias.
-Me encantaría que eso fuese así, vamos. Llevamos tantos años y siempre hemos intentado ir a nuestra bola. Si se llevaban una cosa, nosotros no nos metíamos, porque las tendencias no es nuestro mundo. Lo que nos gusta es lo de siempre: practicamos surf, escuchamos música, disfrutamos con el arte, tenemos muy presentes nuestras raíces vacas …No porque algo se ponga de moda vamos a cambiar.

-Marcas como la suya, que tienen un bum repentino entre público juvenil, luego acusan la falta de recambio. ¿Qué edad tiene su público ahora? ¿Es ese treintañero indie de gustos refinados?
-Nosotros lo que vemos que es nos vamos haciendo viejos con los clientes [risas]. A este ritmo terminaremos haciendo prótesis para jubilados. Pero sí, nuestro público mayoritario son gente entre 30 y 40 años, quizá con un nivel cultural un poco alto y que puedan ser sensibles a nuestro mundo.

-La primera prenda que me compré de Loreak Mendian fue una sudadera en 1999 que guardo con especial cariño. A lo mejor, en unos años, esos modelos darían para hacer una serie vintage en plan “indie de los noventa”
-Todavía somos muy jóvenes para ello [se ríe], pero nunca se sabe. El otro día hablábamos con Ibon que, cuando éramos jóvenes, veíamos las música de los sesenta como de otra era. Para los chavales de ahora nuestros años sesenta son los primeros noventa. Y para nosotros fue como antes de ayer.

-Sí, lo que fue David Bowie para nosotros para estos chicos lo es Blur.
-Totalmente. Eso te hace pensar.

Foto: Paco Rodríguez

“Birdboy” vuela hasta lo más alto de los Goya

lunes, febrero 20th, 2012

Anoche, el cortometraje Birdboy se hacía con el Goya al mejor corto de animación. Se trata de una obra de un amigo de Retroalimentación, el coruñés Alberto Vázquez, a quien además de su faceta de dibujando e ilustrador lo conoceréis por ser el batería de los estupendos Mano de Obra, la banda de acompañó a Srasrsra el año pasado en el tercer aniversario de este blog (por cierto atentos, que en unos días anunciaremos el 4º aniversario). En el 2010 se juntó con Pedro Rivero (codirector del proyecto) y, partiendo de su cómic Psiconautas, desarrollaron esta pequeña pieza que aspira, en el futuro, a ser un largometraje. Por ahora, se ha alzado con el premio cinematográfico más mediático que hay en España, algo que hace unos días era una ilusión. Quienes no la hayan visto aún, que pinchen abajo. Aparte de ello, cabe felicitar a los autores y a nosotros mismos. ¿Por qué? Pues porque, por una vez, el talento que nace aquí continúa aquí, sin esas emigraciones a las que, por fuerza o por inercia, estamos tan acostumbrados. Que ese estudio de Monte Alto siga deparando nuevas alegrías.

Imagen de previsualización de YouTube

Chicos modernos

miércoles, noviembre 17th, 2010

¿Se metían contigo en el colegio cuando eras pequeño y ahora “te envidian”? ¿Tienes la aplicación para hacer fotos poraloid en el Iphone? ¿Llevas pitillos con tupé, gafas de pasta y bigotito? ¿Tú nombre aparece en las listas de invitados de los clubs? ¿Luces tu modernidad en bici y mocasines sin calcetines? ¿Adoras las palabras “synth” y “electro”? ¿Te gusta llevar siempre algo retro colgado del pecho? Pues pulsa este video y sonríe… El resto de los mortales, por supuesto, también tienen derecho a echarse unas risas.

Imagen de previsualización de YouTube

La madurez en clave drama-pop

lunes, enero 12th, 2009

love_song-121x161-buena.jpg

Existe un punto entre tierno y patético entre aquellos treintañeros que pretender ver el mundo como si aún tuvieran 18 años. Si a ello le sumamos unas dosis de endogamia masculina (ya se sabe, “las mujeres nunca entenderán nuestro rollo”) inserta en una enfermiza devoción por los Beatles y el pop británico clásico la cosa puede rayar ya la caricatura. ¿Se imaginan un abogado flequillista y con temor a que sus amigos no aprueben su matrimonio, que acude a los tribunales en un Mini de época con la bandera británica pintada en su techo? Pues ese es Manu, el protagonista de Love Song, el primer volumen de los cuatro que formarán la serie de cómics del dibujante francés Christopher que edita en España Glénat y que pretenden radiografiar el supuesto trauma de superar la treintena. Eso sí, siempre con un sonrisa y toneladas de quiños pop.

Presentados en la portada en un obvio homenaje al Rubber Soul de los Beatles, el grupo de amigos de Manu lo forman un antenista, un policía y un empleado de una funeraria. Ambos regentan The Sleeping Watermelons, un grupo de pop que desde hace 15 años que no les ha llevado a ningún lado y se encuentran en ese punto crucial en el que la madurez los devora a mordiscos. Una madurez que suele llegar mediante los bofetones de sus respectivas parejas. Pongamos un ejemplo ilustrativo. “Pasadlo bien, mi roquero dominguero”, le dice con desdén maternal Emily, la novia de Manu antes de que este acuda a su ensayo dominical. Con carácter previo, le había interrumpido el ritual de escucha del nuevo álbum de Paul McCartney -copa de vino mediante- recordándole que tienen que escoger destino para el viaje de su próxima luna de miel y haciéndole sentir culpable por escaquearse en todo lo referido a la boda. Para compensar, este le muestra la última canción que le ha compuesto. Ella, nada emocionada, le corrige los fallos gramaticales de la letra. También le echa en cara el por qué usa el inglés, siendo el francés un idioma tan bonito. Manu finalmente desiste y se va con sus colegas a tocar las canciones que jamás serán éxitos.

Estas son el tipo de historias que cuenta Love Song. Tituladas cada una de ellas con el nombre de un clásico de los Beatles, hablan, al modo de un Alta Fidelidad a la francesa y un tanto naif, de trabajar para ir tirando en ocupaciones que no exijan mucho compromiso y permitan tiempo libre. Y, luego, buscar siempre en el universo musical (es decir, no solo la música, sino la estética, las conversaciones y los lugares tomados casi como santuarios) un punto de fuga a una vida monótona en la que la chispa se ha diluido hace tiempo. Ver como cierra la tienda de discos de vinilo que había sido el punto de encuentro de tantos años. Comprobar como al concierto del 15 aniversario de la banda apenas va acude público. Notar como esas conversaciones entre si es mejor tándem Lennon/McCartney o Jagger/Richars resuenan a requetesobadas.

Ante ello, solo queda cerrar los ojos y encerrarse en la mitología (Manu le llega a sugerir a su novia como viaje de novios podrían ir a hacer la ruta beatle en Liverpool) o perderse en los paraísos mentales de la infidelidad con alguna de sus atractivas compañeras de trabajo. En algunos caso con escenas absolutamente delirantes, como esa en la se imagina practicando sexo con su jefa y se desconcentra intentando recordar la letra del A Day In a Life. Y, claro, cuando esas fantasías llegan a acariciar la realidad, llega un posterior complejo de culpa no reconocido. Todo hasta que ellas, en este caso la novia de Manu, lo pone en su lugar, es decir en la realidad (“Para mí siempre serás el adolescente que conocí, solo que ahora tienes más pelitos en las orejas y unos cuantos michelines”). Una realidad sin poses ni engaños y totalmente previsible: la de que reconducir al chico aquel, encantador pero con la cabeza llena de pájaros, hacia un hombre de verdad, con el que poder formar una familia. “!Algunas bodas más y me parecer a Ringo Starr!” dice Manu a su pareja en la intimidad. Es fácil imaginar quien –matrimonio religioso mediante- se llevará el gato al agua. Y sin necesidad de peregirnar a Liverpool en busca del santo grial del pop.

Por cierto, aunque sea de un modo bastante dififerente, he aquí una mirada bastante acertada del mareo de pasar los treinta… y acercarse a los cuarenta.

!Gooooooooool de Señoooor!

domingo, diciembre 21st, 2008

(Una vez más disculpas a los no futboleros, pero hoy la sección de deportes de La Voz se sale)

Cualquiera que haya nacido del 75 para atrás sabrá que esto fue la leche. Pero esto otro lo fue aún más (lástima que no lo haya en video). Solo faltaba que hoy tocase revisar el centenariazo o el gol de Djalminha al Celta en Riazor para que el éxtasis sea completo

El fin del mundo retransmitido por radio

domingo, diciembre 7th, 2008

orson_welles_1938.jpg

Cuando apenas tenía 23 años, el joven Orson Welles puso Estados Unidos patas arriba. De los seis millones de personas que estaban escuchando la dramatización radiofónica de la novela La Guerra de los mundos de H. G. Wells, un millón doscientas mil creyeron que los marcianos habían invadido el país y que había llegado el fin del mundo. Sucedió hace 70 años, el 30 de octubre de 1938. Era la noche de Halloween.

La radio, con un gran realismo, emitía un programa musical ligero y festivo en el que, de pronto, se producían cortes para anunciar una noticia: un objeto extraño se había avistado a las afueras de Nueva York, en una granja de Nueva Jersey. A partir de ahí, científicos intentaban dar una explicación a los hechos, boletines del gobierno confirmaba la invasión, los habitantes de la zona se echaban a la calle en masa y una ensalada de gritos, cortes e informaciones contradictorias se adueñaba de las ondas provocando el pánico. En momento dado, un humo mortífero se extendía por toda la zona. Al final uno de los locutores muere en directo en la azotea de la Radio CBS. La mayor inocentada de la historia de los medios puso en jaque a medio pais.

Con motivo del aniversario, la Fundación Luis Seoane de A Coruña ofrece la oportunidad de revivir el momento dentro de su Mirador Sonoro. «Quien venga a la fundación podrá disfrutar de la grabación del programa en versión original, con la música original y un elenco de actores que luego trabajarían con Welles en películas importantes», comenta Alberto Ruiz de Samaniego, director de la fundación que explica que, a mayores, la exposición contiene varios extras: «Existe la versión traducida en papel, una exposición de 35 fotografías de la época radiofónica de Orson Welles y dos proyecciones no muy conocidas sobre él».

Las dos piezas audiovisuales que complementan la muestra son Orson Welles: El retrato y Around the World with Orson Welles: Saint-Germain-des-Prés. El primero se trata de de un documental del director francés François Reichenbach de 1968, en el que se presenta aspectos de la vida del genial director. El otro es uno de los programas que Welles hizo para televisión en el año 1955, en el que visita París y se introduce en el ambiente bohemio de la época.

Un hito

Alberto Ruiz de Samaniego recuerda lo que supuso la emisión del programa:«Es una referencia en la historia de la radio porque provocó el pánico con la huida de miles de americanos de sus casas. Marcó un antes y un después en el mundo de la radio y de los medios en general. Desde entonces, los ciudadanos perdieron la inocencia respecto a los medios de comunicación».

Gracias a La Guerra de los mundos Welles, que hasta entonces era un director conocido en los círculos neoyorkinos de teatro, dio el salto a Hollywood y se convirtió en el mito que es a día de hoy. Quienes deseen recordar la chispa inicial, solo tienen que acercarse a la Fundación Luis Seoane durante este mes de diciembre. Allí de manera continua, y ayudado por el silencio, se están emitiendo los sesenta minutos de duración de la cinta, con la posibilidad de seguir el programa con al traducción en castellano. Una experiencia muy recomendable.

De cualquier modo, también existe la versión casera:

Grabación del programa original
Retransmisión de RNE-3 con motivo del 70 aniversario

Pamela Anderson y la cultura pop

sábado, noviembre 29th, 2008

En este blog ya se había reivindicado a Pamela Anderson como uno de los grandes iconos pop de las dos úlitimas décadas . Ella, ahora transformada en La Mujer Invisible dentro de Superhero Movie para redondear más la idea, piensa lo mismo en una de las mejores páginas de la historia del suplemento Fugas de La Voz. Se publicó el pasado viernes así: pamela.pdf

Los pamelistas del mundo le damos totalmente la razón. Otros esperarán 20 años para reivindicarla.


Un fragmento de la película en el que sale Pamela Anderson

Pamela Anderson sigue en pie de guerra a los 41

lunes, julio 28th, 2008

“Yo sigo pensando que la mujer perfecta es Pamela Anderson” (Alaska)

Pocas cosas resultan menos cool que revindicar públicamente en 2008 a Pamela Anderson. En un terreno como el del pop, general abonado a la languidez, lo andrógino y hasta lo asexuado, un modelo de mujer como el propuesto por ella tiene todas las de perder. Al menos de cara al exterior.

Explosiva, neumática y carnal con ella pasa un poco lo que con Kylie Minogue. Cada una en su historia particular, claro está. Si en la australiana parece que alguien ha juntado todos los ingredientes para hacer la muñeca pop perfecta, con Pamela Anderson semeja que desde un ordenador se han lanzado todas las directrices para crear el mito sexual definitivo. Ambas, que ya superan la cuarentena, de tan plásticas podrían ser de dibujos animados. Y ambas simbolizan, a su manera, un icono de la cultura popular que ya ha quedado congelado ya para la eternidad como un modelo.

Respecto a Pamela existen muchas conexiones con el rock, innumerables. Quedémonos con una. Lit es uno de esos grupos americanos que tanto gustan en la MTV totalmente prescindibles, pero de su tema Miserable, han rodado uno de los video-clips más divertidos que se hayan hecho nunca. ¡Cuántos quisieran poder rodarlo! En él, la banda se pasea por una Pamela Anderson gigante que empieza pareciendo Gulliver y termina por ser King Kong. El vídeo es este:

http://www.dailymotion.com/video/x3hckw

Pero la actualidad tiene noticias. Pam, que ahora vuelve a vivir con Tommy Lee (aunque especifican que solo son amigos), le tiran los reallity shows, hasta tal punto de que va a grabar el suyo propio Pam: Girl on the Loose.: ocho días de la vida diaria de Pam para su posterior emísión en televisión.

Sobre ello dijo: “Uno hace las cosas y no sabe exactamente por qué las hace hasta el final… Sólo sé que soy una exhibicionista. Algunas personas temen que las encuentren. Yo temo no ser encontrada. Es una de esas oportunidades raras y es un acuerdo increíble”.

!Al fin!

lunes, junio 23rd, 2008

iker.jpg

Gracias Iker

(Disculpen los no futboleros, pero algunos llevamos esperando esto desde 1994)