La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para junio, 2015

El bolazo de Bala

lunes, junio 29th, 2015

IMG_6491_2

Bala molan. Molan mucho. Mola el nombre, mola la concepción, mola su posicionamiento en el escenario, mola como tensan los músculos de su rostro al cantar…. Pero, sobre todo, mola algo: sentir cómo emerge el rock de sus amplificadores. Ruge. Rasca. Araña. Sacude los tímpanos. Y, cuando menos de los esperas, estás ahí, en primera fila, entregado a sus encantos, haciendo air guitar, agitando la cabeza y dejando caer gotas de sudor por el pescuezo. Creedme, eso mola mucho. Muchísimo.

Ayer actuaban en la Casa Tomada junto a los ourensanos Monstruo. Fue una solución de emergencia tras cancelarse su bolo en el Puticlú. No se sabe cómo discurrirían allí las cosas. En la Tomada resultó sencillamente arrebatador. Anxela con el pelo tapándole el rostro aúlla. De su guitarra salen chispas. No, fuego. Black Sabbath, Pj Harvey, Queens Of The Stone Age, Nirvana, Led Zeppelin…. Jugar a buscar influencias resulta fácil. Pero mientras estás llegan, generan un placer nada cerebral. Te dice que somo sigas con el juego te perderás algo grande. Violeta provoca constantes explosiones. De su batería sale nervio, bofetones, empujones ¡¡¡uau!!! Tremendo.

Las dos juntas generan una energía poderosa. En su pase en Los conciertos de Retroalimentación teloneando a Puma Pumku gustaron. Ayer era la multipliación de todas sus virtudes en un todo volcánico. En serio, Bala molan. Mucho. Muchísimo. Están a punto de sacar su primer disco. Están en el momento justo en el que todo funciona. Tienen actitud, tienen sonido, tienen imagen y tienen el poder de su rock imperfectamente ejectuado. Desde que vi a Srasrsra por primera vez no recuerdo un grupo coruñés que me haya gustado tanto. Id a verlas ahora. Porque Bala molan. Molan mucho.

Doblete reivindicativo para cerrar temporada

lunes, junio 1st, 2015

aaaaIMG_7773Tocaba cerrar temporada y se hizo con un doblete reivindicativo. Tanto David Quinzán como Luis Moro son dos nombres que se pasean por las agendas de cuando en cuando con sus actuaciones, que publican discos sin hacer mucho ruido y que siguen ahí, pasito a pasito, construyendo carreras no muy sonadas pero sí muy interesantes. Por ello los subimos al escenario de Los conciertos de Retroalimentación, poniendo el foco en dos lugares que merecen mucho la pena. Nadie de los asistentes quedó defraudado. Y seguro que apuntaron a varias personas nuevas al club de fans.

Quizán sorprendió electrificando su discurso de base acústico, mostrándose en escena como una especie de Nacha Pop obnubilados por los ritmos y timbres africanos a lo Talking Heads. Su actuación fue estimulante, divertida y sorprendente. Las canciones de sus dos discos crecieron y el regusto final fue de lo más exquisito. Por su parte, Luis Moro dio amplitud a su blues rock cada vez más atmosférico y vertebró su actuación entorno a Cielo color burdeos, la última parada de una discografía que mejora a cada paso y no al revés, como suele ser habitual.

Con este doblete se pone fin al tercer capítulo de Los conciertos de Retroalimentación. Seguirá. De hecho, en el copeteo posterior al bolo ya medio se acordó un concierto con otro artista para el año que viene. Incluso, puede que hagamos alguna escapada fuera de A Coruña. Todo con las mismas bases: llevar a escena a artistas que merezcan la pena, que esa calidad vaya acompañada de un interés real del público y que todo sea sostenible económicamente sin inflarlo artificialmente. Muchas gracias a todos los que hacéis que sea posible. Nos vemos en septiembre.