La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Abril, 2014

Los Contentos, la recuperación del kilómetro cero del garage en Galicia

Martes, Abril 22nd, 2014

Cuando ríes es, en realidad, un acto de justicia. El libro que relata la vida, obra y milagros de Los Contentos supone el reconocimiento de uno de los grandes olvidados del rock en Galicia. Funcionaron en Lugo entre 1987 y 1992, editaron un par de trabajos pioneros en la exploración del garage-rock —Los Contentos (1988) y Los Contentos 2 (1990)— y dejaron una gran influencia en el underground. Sin embargo, nunca se les ha tenido en cuenta en la mítica oficial. Tampoco han sido mimados por los periodistas que sí loan la movida viguesa, Andrés Dobarro o los primeros proyectos de Xoel López. Y, ni por asomo, han entrado en las listas «de lo mejor de».

Todo estaba adormecido. Hasta que el crítico Fernando Fernández Rego quiso despertarlo en Internet. «En el 2009 abrí una página de Facebook en honor al grupo y Piti Sanz, uno de sus integrantes, se puso en contacto conmigo —recuerda—. A él le atraía la idea de contar la historia porque sentía una insatisfacción muy grande. Los grupos los citaban, pero la historia los había olvidado». De ahí surgió la biografía de estos «malditos pioneros del garage», tal y como reza el subtítulo del libro que acaba de ver la luz.

Siguiendo, en cierto modo, el esquema del mítico Por favor mátame, la historia oral del punk, el libro da prioridad máxima a los testimonios de los integrantes del grupo y todas las personas que los circundaron. Enlazados con pequeños lapsos narrativos, conforman un puzle que viene a reivindicar la importancia y el legado de la banda. «Fueron los primeros en practicar ese estilo. Y descubrieron el garage y el proto-punk a todos los que vendrían después», subraya Fernández Rego. Ellos con sus guiños a los Sonics, MC5 o The Kinks marcaron el camino a formaciones posteriores como Los Eskizos, Foggy Mental Breakdown u Os Maruxa, bastiones de aquel garage gallego que se expandiría en la primeta mitad de los noventa.

Pero, además, dejaron canciones para el recuerdo. «Los discos no se grabaron en las mejores condiciones, pero aún hoy transmiten un lado truculento y nostálgico. Hay canciones como Cuando ríes o El secreto de mamá que son definitivas», opina el autor que no ha escatimado en mostrar el lado más íntimo de Los Contentos. Incluso entrando a veces en terrenos sombríos, como los problemas con las drogas o las traiciones entre los integrantes de la banda. Lo que al final supondría la ruptura de una aventura que ahora muestra una segunda vida. Además de este libro (que incluye un cedé con un directo del grupo), se prepara la salida de un disco tributo. Ahora solo queda la reedición de sus dos discos en vinilo.

Un feliz cumpleaños de la mano de un proyecto muy especial

Lunes, Abril 14th, 2014

Había que celebrar seis años de Retroalimentación. Y quisimos hacerlo con un proyecto muy especial. Nacho Mora tocó por primera vez las canciones de Entre as zocas e os lóstregos, el disco de inminente salida en el que introduce en el lenguaje rock un repertorio de clásicos de la poesía gallega. Estos, sobre el escenario, toman otro cuerpo. Más robusto en el lado guitarrero. Más lírico en el folkie. Pero siempre dejando claro que se trata de uno de los trabajos del año. Aunque, obviamente, tenga que publicarse de una vez para llegar a todo su público potencial. Algo que pasará en breve, ya que ha recaudado el 100% del dinero necesario vía crowfunding Antes, Pablo Seijas de Misterioso Viaje Holanda, mostró se faceta en solitario con un repertorio dylaniano que, una vez acompañado de batería y guitarra eléctrica, mostró sorprendentes destellos afro-pop.

Muchas gracias a todos los asistentes, que son al fin y al cabo los que permiten que esta aventura de Los conciertos de Retroalimentación siga adelante. Próxima parada: Fogbound +Graham Summer & Adri Mt el 3 de mayo. Igual que todos los de esta temporada, en la sala Mardi Gras.

Fotos del concierto aquí.

Los Eskizos se reúnen y tocarán en Los conciertos de Retroalimentación

Sábado, Abril 12th, 2014

Sí, tal y como recoge hoy Fernando Molezún en las páginas de La Voz Los Eskizos se reúnen 22 años después de su disolución en 1992. Y no solo eso: darán su primera actuación en Los conciertos de Retroalimentación. Será el 21 de junio en la sala Mardi Gras de A Coruña, la que ha acogido todos los bolos del ciclo durante este año. Un honor mayúsculo a sumar a la ya extensa lista de honores grabados en la historia de esta iniciativa.

Se impone lo de “un sueño hecho realidad”. Pero lo cierto es que ni en el mundo de esos sueños existía tal posibilidad. La negativa a reunirse cuando Mushroom Pillow editó en 2010 una recopilación con sus dos epés y temas inéditos, parecía anular cualquier tipo de posibilidad. Así que cuando, hace unas tres semanas, Pedro Granell me mandó un correo electrónico anunciando la vuelta del grupo se dispararon todas las alertas en mi condición de fan. Una semana después ya teníamos todo cerrado.

Será una ocasión única, exclusiva y muy especial. Las entradas se pondrán a la venta en los próximos días. Avisaremos para que nadie interesado se quede sin ellas. Recordad que se trata de un aforo muy limitado y que lo más probable es que vuelen en un abrir y cerrar de ojos.

No es la única noticia al respecto. Aprovechando la reunión vamos a llevar a cabo un sueño que, este sí, bullía en mi cabeza desde hace años: escribir un libro con la historia de la banda, su influencia posterior y todo lo que supuso. En él pretendo que desfile toda la gente próxima a la banda, que broten imágenes inéditas y se conteste por qué una banda que solo editó dos epés resultó, a la larga, tan influyente. Pedro lo completará con un epílogo, ofreciendo su punto de vista personal.

En estos momentos estamos recopilando toda la información posible sobre el grupo. Así que si alguien tiene fotos raras, conserva algún cartel o entrada, tiene grabado alguno de sus conciertos, fue testigo de estos o vea que puede servir de ayuda, que no dude en ponerse en contacto conmigo (javierbec25@yahoo.es).

Hoy soplamos las velas del sexto aniversario de Retroalimentación

Viernes, Abril 11th, 2014

Hoy es el día. En la tarta imaginaria de Retroalimentación se soplarán seis velas esta noche. Se hará, como no podría ser de otra manera, con un un concierto. Primero, Pablo Seijas de Misterioso Viaje Holanda tocando temas de su disco en solitario. Después, Nacho Mora subiendo a un escenario por primera vez las canciones de Entre as zocas e os lóstregos, el disco que editará en breve y en el que musica en clave rock una selección de poemas de la literatura gallega. Es un concierto importante, porque existe la sensación de estar plantando algo. Lo lógico es que este proyecto, una vez que salga el elepe (esta misma semana se anunciaba la consecución del 100% de los fondos necesarios para su edición física), vaya más allá. Y desde ese más allá se recordará este kilómetro cero.

La celebración han tenido bastante eco en los medios. No solo en La Voz, sino en la TVG y varias webs amigas. Tanto Tanaka, como Disquecool y Desconcierto han interrogado a Nacho por el proyecto. En la última también han querido ponerme a mí en el disparadero. A todos ellos, mis más sinceros agradecimientos. También a los que acudan esta noche a Mardi Gras (22 horas, entradas anticipadas 6 euros y en taquilla 8 ). Nos lo pasaremos bien, pero que muy bien.

Y mañana al despertar, quizá, más de uno se caiga de la silla al visitar de nuevo este blog. Y hasta ahí puedo leer…

Fogbound se unen a Los conciertos de Retroalimentación

Martes, Abril 8th, 2014

Les teníamos muchas ganas y, al final, se logró. FOGBOUND actuarán en Los conciertos de Retroalimentación. Esta joven formación coruñesa de clara orientación sixties y psicodélica estará en el ciclo de este blog el próximo sábado 3 de mayo presentando su single Whispering Corridors. Desde la irrupción de The Phanthom Keys ningún grupo gallego que funcionase dentro de estas coordenadas había sorprendido tanto. No, porque lo que proponen Fabio Mahía (guitarra y voz), Borja Fernández (bajo), Fernando Vilaboy (Hammond) y Adrián Seijas (batería) tiene las dosis justas de misterio e inquietud para turbar. El acabado resulta perfecto y las referencias exquisitas. Ahora tocará verlos y disfrutar de piezas como la citada Whispering Corridors, uno de esos temas de amor a primera vista y pasión de efecto prolongado.

Además, esa noche la abrirán dos conocidos de Los Conciertos de Retroalimentación. Militantes de Wolrus, además de otros proyectos, GRAHAM SUMMER y ADRI MT estarán en formato dúo sacando brillo a sus melodías folk-pop redondeando una noche que promete ser estupenda.Las entradas, que se pondrán a la venta en los próximos días en los sitios habituales, costarán 6 euros en venta anticipada y 8 en taquilla. El concierto, como todos los del ciclo este año, tendrá lugar en la sala Mardi Gras de A Coruña.

Kurt Cobain (re)vive 20 años después de su muerte

Lunes, Abril 7th, 2014

El pasado sábado se cumplían dos décadas del sucidio de Kurt Cobain. Aprovechando la efeméride, Libros Cúpula publica en castellano el libro “Kurt Cobain, la historia de Nirvana” de la periodista Carrie Borzillo. De manera exhaustiva y cronológica repasa la historia del grupo, dejando a la vista las piezas del puzzle personal y conflictivo del líder de un grupo que sigue vivo en la memoria de todos.

El calendario marcaba 17 de abril de 1991. Nirvana, un rugiente trío de la escena alternativa americana, actuaba en el Ok Hotel de Seattle. Interpretaban por primera vez en directo Smells Like Teen Spirit, la canción que iba a poner patas arriba el mundo de la música popular meses después. Su líder, Kurt Cobain, se dirigía a la audiencia: «Hola, somos un éxito de taquilla de rock corporativo de una importante discográfica». Bromeaba muy en serio con su fichaje reciente por la multinacional Geffen. En esa secuencia, una de tantas anotaciones recogidas en Kurt Cobain, la historia de Nirvana, el libro de la periodista Carrie Borzillo, se puede encontrar la fotografía exacta de todo lo que iba a pasar luego. Un público absorto, sintiéndose dentro de un huracán de emociones arrolladoras. Una banda abriendo el grifo de esa extraña mezcla de fuerza y vulnerabilidad. Y un líder jugando con un sarcasmo que no hacía sino poner sobre la mesa todas sus inseguridades.

Kurt Cobain acaba de cumplir 24 años. Pero seguía traumatizado por el divorcio de sus padres, acontecido durante su infancia. Había coqueteado con la indigencia y sentía una inclinación natural hacia lo marginal. Musicalmente, ansiaba la pureza, no corromperse jamás, parecerse a las bandas indie que adoraba. Pero también deseaba llegar a la gente, patear a Michael Jackson del número uno y elevar a la categoría de éxito todo aquello que defendían: su no al sexismo, la homofobia, la arrogancia, el machismo y demás lacras del macho-rock dominante en los EE.UU. de los primeros noventa.

Entre esa lucha se forjó una batalla. Lo acompañaría hasta que el 5 de abril de 1994 decidió acabar con su vida. Tardó poco en demostrar el conflicto. Siguiendo el repaso cronológico del libro, el 14 de octubre, cuando Smells Like Teen Spirit empezaba a despuntar y su mítico videoclip a coronar la programación de la MTV, Kurt se ponía palos en su propia rueda. Rechazaba la sobreexposición que lo catapultaba al éxito. Había abandonado el sello Sub Pop, una pequeña editorial indie. Pero una vez que intentaba acomodarse en el nuevo sofá de la fama, aparecía un resorte. En la revista Spin soltaba: «Debería existir un contrato que limitara las veces que pueden sacarte».

Dos semanas después, la misma revista requiere al grupo para la portada. Cobain, cuyo pelo rubio y sucio se convertiría en un icono como el tupé de Elvis, metió la cabeza en una bañera con tinte azul. Durante toda la sesión, se mostró hastiado. Otros grupos matarían por lograr algo así: protagonizar la cubierta de una de las publicaciones más famosas del mundo. Nirvana, que entonces aún no avistaban el monstruo que crecería luego, lo veían como una piedra en el zapato tan molesta que se dedicaban a boicotearla. Y era solo el principio.

Carrie Borzillo fija el nacimiento de la Nirvamanía en el 3 de noviembre. Nevermind, el segundo disco del grupo que se inauguraba con la citada Smells Like Teen Spirit, ya lucía en las tiendas de discos. En él se había pulido el crujiente mordisco de Bleach (1989) gracias a la producción de Butch Vig. El modelo a seguir se encontraba en Doolittle (1989), el álbum con el que los Pixies habían reordenado el rock. La decisión totalmente consciente de pasar por un filtro más audible atormentaba también a Cobain. Tachaba el álbum de demasiado blando. Incluso llegó a confesar que sentía vergüenza. Sí, repudiaba una obra maestra que iba a devolver las guitarras el número uno y revolucionar el panorama musical de arriba a abajo. Le gustaba a todo el mundo. Menos a él.

Pero, además, Nirvana irradiaron un aura que convirtieron al grupo en mucho más que un puñado de canciones. El grupo parecía entrar en trance dentro su música. Y en esa maraña de emoción destilaba una suerte de robusta fragilidad que conectaba directamente con la fibra del oyente. En muchos casos, con oídos vírgenes de rock. Aquella música incitaba a apretar el puño, pero también a deshacerse por dentro. La voz exhumaba tristeza, rabia y dolor. Amplificaba conflictos de toda una generación. Personas demasiado sensibles para soportar la carga de una sociedad que se venía abajo. Igual que el edificio familiar que vio destruido en 1975, con la separación de sus padres. Antes lo habían medicado por hiperactividad. Después, desarrolló un trastorno maníaco depresivo. Tenía nueve años.

En el libro se enlaza este hecho con su idea de convertirse en una estrella del rock. Según la autora, a la par que manifestaba aversión por muchos de sus compañeros de clase, desarrollaba una fascinación por el punk. De ahí sacaría Nirvana las uñas de su música. Pero Cobain ejerció pronto un gusto total por el pop de estribillos redondos y melodías soleadas. The Vaselines, se convirtieron en el estandarte. Hasta el punto de bautizar luego a su hija en honor a uno de sus integrantes, Frances McKee. Corría el verano de 1986 y Kurt, que durante la adolescencia dudó sobre su orientación sexual y siempre resaltó su lado femenino, se dedicaba a hacer pintadas con el lema «Dios es gay e impera la homosexualidad» hasta que lo coge la Policía. También prueba la heroína. Nuevos ingredientes en un cóctel vital abocado al cataclismo.

1992, EL AÑO CLAVE

Cuando en 1992 todo explota Nirvana se encontraban con un gran problema: la inestabilidad, los amagos de disolución y las polémicas. Paradójicamente, todo ello derivó en aliento para sus fans. En muchos casos, sentía un afecto casi maternal por Kurt Cobain. El mundo había decidido dejarse el pelo largo, ponerse jerséis roídos y cortar los vaqueros por la rodilla. El grunge se difundía como todo un fenómeno sociológico y Nirvana eran ya los Beatles de los noventa. Después, en 1993, con la publicación de In Utero se apela nuevamente a la lija del productor Steve Albini. Pero el globo no se pinchaba. La adhesión de sus seguidores y seguidoras (Nirvana emergieron como verdadero oxígeno para muchas mujeres que normalmente se sentían apartadas en el mundo masculino del rock) resultaba indestructible. Pero la vida de Cobain pendía ya de un hilo.

En ese sentido, la secuencia del libro desde marzo de 1994 en adelante no tiene desperdicio. Parte de la gira cancelada. Amagos de sobredosis. Un coma en Italia. Fotos del cantante con pistolas. Demanda constante de Rohypnol. Ingresos en clínicas de rehabilitación. Y una escalofriante llamada a Courtney Love, su mujer, el 1 de abril: «Recuerda que pase lo que pase te quiero», le dijo. Cuatro días después, nuevamente drogado, se pega un tiro con una escopeta que había comprado días antes.

La nota decía: «Desde los siete años fue creciendo mi odio hacia la especie humana. A la gente le parece fácil entenderse y mostrar empatía. ¡Empatía! Solo porque amo demasiado. Supongo. Gracias a todos desde lo más profundo de mi nauseabundo y ardiente estómago por vuestro interés durante los últimos años. Soy demasiado errático y lunático, y ya no me queda pasión. Recordad: es mejor quemarse que apagarse lentamente». Moría el hombre. Nacía el mito.

COURTNEY LOVE Y FRANCES BEAN, LA FAMILIA IMPERFECTA

Kurt Cobain encontró el complemento a su vida en Courtney Love, cantante de Hole. Convertidos en arquetipos del grunge -él desvalido, sexualmente pasivo y necesitado de cariño frente a ella, irradiando seguridad, fortaleza y erotismo- pronto se convirtieron los Sid y Nancy de los noventa. Enganchados a la heroína, tuvieron una hija, Frances Bean. Lejos de dar estabilidad y paz a la pareja, convulsionó aún más su errática vida.

El libro lo subraya en varias ocasiones. El consumo de drogas por parte de Love en la primera fase del embarazo hizo en la Fiscalía de Menores tuviese al matrimonio en el punto de mira de manera constante. Sus declaraciones en prensa, admitiendo tomar heroína «durante un par de meses», no hacían si no empeorar la situación.

El nacimiento de la pequeña, el 18 de agosto de 1992, resume el estado de las cosas. La escena relatada por Borzillo pone los pelos de punta. Kurt, sometido a su enésima cura de desintoxicación, es reclamado por su mujer. «!Sal de esa cama y baja ahora mismo. No vas a dejar que haga esto yo sola!», exclamaba. Él, que había dicho cosas como «la cubriré de mierda y la apuñalaré» al conocer que Love se estaba colocando durante la gestación, acude. Y se desmaya. Contra todo pronóstico, el bebé nace sano. Pero los trabajadores sociales no los dejan en paz.

Más allá de la Justicia, la prensa también les pisaba los talones. Los titulares, tal y como refleja el libro, llegaban como granadas. Nueve días después del alumbramiento, el Globe abría una página así: «Bebé estrella del rock nacida yonqui». Más tarde, el L.A Times preguntaba: «John eligió a Yoko. Kurt eligió a Courtney, ¿Cómo pueden ser los genios tan idiotas?» Al final se precipita el desenlace inevitable: el departamento de infancia de Los Ángeles retira la custodia de la pequeña. También ordenaba a Kurt a someterse a una nueva rehabilitación. De fondo, Axl Rose (líder de Guns n’ Roses y enemigo íntimo de Nirvana) echaba leña al fuego: «Kurt Cobain no es más que un yonqui casado con una yonqui. Si el bebé tuviese alguna malformación deberían a la cárcel».

Todo parece hacer hecho efecto. «No sabes cómo ha cambiado mi actitud desde que tenemos a Frances. Tenerla en brazos es la mejor droga del mundo», dice Kurt en Los Angeles Times un par de semanas después. Sin embargo, la intención de los periodistas Victoria Clarke y Britt Collins de escribir una biografía no autorizada sobre la pareja enciende el fuego de nuevo. Acabaron denunciados por amenazarlas. La familia Cobain era un barco anegado que se hundía poco a poco.

Fantasmage nos dice adiós

Martes, Abril 1st, 2014


Los rumores se convierten en realidad. Triste noticia: los vigueses Fantasmage lo dejan. Andrés y Nico lo acaban de anunciar hace apenas unos minutos vía Facebook, sumándose al preocupante parte de bajas del underground gallego de los últimos tiempos. Primero fue Franc3s. Luego, Telephones Rouges. Y ahora ellos, con la misma sensación que las deserciones anteriores: la de una banda esplendorosa que prometía mucho más futuro que el de un final apresurado. He ahí la otra cara del bum de la música en Galicia

En Retroalimentación se trata de una noticia muy triste. Con ellos se celebró el cuatro aniversario de este blog con un concierto formidable dentro de un doble cartel con Lendrone (otros no separados oficialmente, pero sin actividad debido a la dispersión geográfica de sus miembros). Y desde que empezamos el ciclo Los conciertos de Retroalimentación, buscábamos un modo de que volviesen a tocar por aquí porque aquel directo nos dejó realmente entusiasmados. Víctimas también de la dispersión, Nico (voz y batería) nos emplazaba a un más adelante que ya no tendrá lugar.

Esperemos que, igual que en su día ellos surgieron de las cenizas de Indómitos, otra gran banda perdida en la oscuridad del underground, florezcan en breve nuevos proyectos. Ahora queda su primer disco homónimo (segundo mejor disco nacional del 2012 para este blog), con esas dentelladas de garage-punk-pop, y el recuerdo de unos directos vibrantes, sudorosos y eléctricos. Un verdadero placer disfrutarlos en vida. Ojalá tengan suerte en sus próximas reencarnaciones.