La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Febrero, 2012

“Birdboy” vuela hasta lo más alto de los Goya

Lunes, Febrero 20th, 2012

Anoche, el cortometraje Birdboy se hacía con el Goya al mejor corto de animación. Se trata de una obra de un amigo de Retroalimentación, el coruñés Alberto Vázquez, a quien además de su faceta de dibujando e ilustrador lo conoceréis por ser el batería de los estupendos Mano de Obra, la banda de acompañó a Srasrsra el año pasado en el tercer aniversario de este blog (por cierto atentos, que en unos días anunciaremos el 4º aniversario). En el 2010 se juntó con Pedro Rivero (codirector del proyecto) y, partiendo de su cómic Psiconautas, desarrollaron esta pequeña pieza que aspira, en el futuro, a ser un largometraje. Por ahora, se ha alzado con el premio cinematográfico más mediático que hay en España, algo que hace unos días era una ilusión. Quienes no la hayan visto aún, que pinchen abajo. Aparte de ello, cabe felicitar a los autores y a nosotros mismos. ¿Por qué? Pues porque, por una vez, el talento que nace aquí continúa aquí, sin esas emigraciones a las que, por fuerza o por inercia, estamos tan acostumbrados. Que ese estudio de Monte Alto siga deparando nuevas alegrías.

Imagen de previsualización de YouTube

Los nuevos álbumes de Air, Mark Lanegan y The Black Keys

Sábado, Febrero 18th, 2012

AIR “Le voyage dans la lune” (Universal)
Como mínimo Air han conseguido un logro en este álbum: la mejor portada de su trayectoria. La imágen del cochete estampado en el rostro de la luna extraída de un fotograma de Le voyage dans la lune”, el filme mudo de Geroges Méliès de 1902 que ahora musican, es de deleitarse mirándola y mirándola. El disco nace como un capítulo aparte en la trayectoria del dúo, pero ellos sin embargo lo asumen como otro capítulo en una discografía algo renquetante de inspiración en los últimos tiempos. No será “Le Voyage Dans la Lune” lo que les devuelva a la primera línea del pop. Su carácter mayoritariamente instrumental y su falta de singles claros lo impide, pero ello ni quita que se trate de un trabajo atractivo e interesante. Bajo un discurso de pop progresivo con ecos de Mike Oldfield y uso indiscriminado de sintetizadores, el dúo plantea un recorrido voluptuoso en sonoridades que van desde el envoltorio lírico de “Moon Fever”, que parece sacada de Tubular Bells, a lo mecánico  en ese “Parade”, con ligero aroma kraut-rock. Mientras, pasa por el puntillismo sintético de “Cosmic Trip  y llega al clímax  pinkfloydiano de un “Lava” que cierra un disco que se puede calificar de menor, pero que resulta perfectamente disfrutable (Puntuación: 7/10)

MARK LANEGAN  “Blues Funeral” (4AD-Everlasting)
Decir en febrero que Blues Funeral va a ser el mejor disco del año, podría tomarse como una temeridad. Pero lo cierto es que su escucha completa invita, entre sacudidas de emoción, a dejarse llevar por esa idea. Aparcadas sus aventuras paralelas con Isobell Campbell y The Gutter Twins, Mark Lanegan recupera su carrera en donde lo dejó con el soberbio Bublegum (2004) y supera todas las expectativas. Blues Funeral es un álbum de rock tremendo. Con un sonido, poderoso y, en cierto modo, recordatorio de aquel To Bring You My Love de Pj Harvey, el álbum extiende un manto en el oyente totalmente cautivador. Lo encoge en su lamento, lo golpea con su músculo guitarrero y lo eleva a un estado de enajenación total cuando se aventura en unos territorios electrónicos que recuerdan poderosamente a ciertas producciones de Flood (Pj Harvey, U2, Depeche Mode). Todo sin un segundo de respiro, sin un minuto de desperdicio y obligando de continuo a contener la respiración. ¿El 0,5 que le falta para llegar al 10? Simple prudencia respecto a cómo aguantará el paso de los días. Imprescindible. (9,5/10)

THE BLACK KEYS “El Camino” (Nonesuch / Warner)
Son el grupo grupo alternativo masivo del momento. Igual que ocurrió en su día con Arcade Fire o Wilco, el público no especializado pero que quiere ir más allá de lo que propone la lista de ventas los ha acogido con los brazos abiertos. La culpa la tiene fundamentalmente The Lonely Boy, una irresistible pieza de rock n’ roll garagero que reúne todo lo bueno del dúo de Ohio: pegada, inmeditadez y ritmo contagioso. Escucharla y que se le vayan a uno los pies resulta algo inevitable. Se trata e la apertura de El camino, el álbum que está llevando al éxito a The Black Keys, colocándolos en la vacante que quedó libre con la disolución de The White Stripes. Como ellos apuestas por los riffs infecciosos, los riegan con chorros de música negra, miran de cuando en cuando a Led Zeppelin, le pasan la lija del garage sesentero y le dan un empaque totalmente contemporáneo. Hit tras hit, cuando llega el final del disco el oyente solo deseará una cosa: !Más!. (8/10)

Emoción, sorpresa y evasión

Lunes, Febrero 13th, 2012

Russian Red
Ciclo Son Estrella de Galicia
A Coruña, Auditorio del Ágora, 11-2-2011

La mayoría de las personas que acuden a un concierto buscan una cosa: que el artista les emocione. Si, además, les sorprende, pues mucho mejor. Russian Red cumplió ambas premisas en su recital del Ágora. Entre el suspiro, la piel de gallina y la ceja arqueada, explotó su notable repertorio en una afortunada vuelta de tuerca que, esta vez sí, justifica el formato de mínimos con el que se plantó. Solo tres personas. A las percusiones, el multifuncional Pablo Serrano, que tocó una infinidad de instrumentos. Por su parte, Brian Hunt alternó bajo y guitarra para el lucimiento de una Lourdes espléndida. La joven musa del nuevo pop nacional parece haber encontrado su sitio definitivo en el escenario, más allá de las inseguridades del pasado.

La cosa quedó clara desde el principio. The Memory Is Cruel inauguró el recital como quien abre una caja para que la belleza se expanda e impregne a cada uno de los presentes. Empujando su lado melancólico y adornándolo con gusto exquisito, rebasó, de golpe, las expectativas. No habían pasado ni tres minutos y el trío ya tenía al público enamorado y envuelto en esa peculiar atmósfera. La estética, un poco retro y pretendidamente elegante, no hacía si no poner el envoltorio perfecto al caramelo.

A partir de ahí, empezó un paseo por Fuerteventura, reinventado muchas de sus canciones. Por ejemplo, I Hate You But I Love, con guitarras secas y ritmos sintéticos o el pop soleado The Sun The Trees, sustentada bajo mínimos. Pero también se miró al pasado, con un Cigarettes, interpretado a dúo con Hunt, o un No Past Land de los de contener la respiración. Y se acudió al imaginario de fan, con una apañda versión de Big Me de Foo Fighters y otra del So Long Marianne de Leonard Cohen simplemente aceptable.

Con la audiencia totalmente acaramelada, se despidieron con A Hat (en la que tuvo que pedir al público que dejase tocar palmas)y la efectista Mi canción 7 respondiendo, en todo momento, a esas exigencias iniciales. Y una más. Porque sí, el sábado Russian Red emocionó y sorprendió. Pero también logró que durante una hora y media muchos se olvidasen del regalo envenenado que escondía el BOE por la mañana. La realidad sigue ahí, como no podía ser de otra manera. Mientras duró el efecto de su píldora pop parecía, sin embargo, que todo se había esfumado. Pura evasión en una noche preciosa.

Foto: Gustavo Rivas
Imagen de previsualización de YouTubeInterpretación de “A Hat” en la recta final del concierto

La espléndida madurez de Leonard Cohen

Domingo, Febrero 5th, 2012

Hoy en La Voz echamos una mirada a Old Ideas, el nuevo gran álbum de Leonard Cohen. De paso, miramos a ese crepúsculo en el que se encuentra el rock en la actualidad y reflexionamos sobre lo mucho que nos puede aportar como oyentes.

El lugar de Cohen en el rock actual

Crítica del álbum