La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Noviembre, 2011

El milagro pop con voz de mujer

Sábado, Noviembre 26th, 2011

Voces Femeninas
MIna Tindle, Hannah Pell y Sarah Jaffe
Ourense, Teatro Principal
24-11-2011

Existe algo milagroso en Voces Femeninas. El hecho de reunir a tres artistas de corte indie y prácticamente desconocidas en España, como Mina Tindle, Hannah Peel y Sarah Jaffe, y rozar el lleno en el Teatro Principal solo se puede calificar así. El público, que ya había abarrotado la tienda ourensana de Purificación García para ver el aperitivo acústico que ofrecieron Peel y Jaffe, lo hizo posible. Respondió en masa, se dejó llevar por el embrujo sonoro y salió de allí con una sonrisa de oreja a oreja.

La más aplaudida de la noche fue Sarah Jaffe, una texana situada en algún punto intermedio entre PJ Harvey y Cat Power que ofreció guitarras (acústicas) cortantes, un manejo de los tempos soberbio y mucha, mucha emoción. Su interpretación al ralentí de Clementine, seguramente la mejor canción de su repertorio, resultó sensacional y la opción de apelar al Baby de Justin Bieber un toque de complicidad con las buenas canciones sin mirar su origen. Al término del festival se hartó a vender discos. Hoy lo lógico es que esté sonando en decenas de habitaciones.

La precedió la irlandesa Hannah Peel, una artista que parecía salida de un mundo onírico. Con su aspecto de hada pop, una caja de música impulsada con una manivela y su voz privilegiada trenzó una actuación realmente encantadora. Dejó en el camerino sus versiones de New Order o Soft Cell, y optó por los temas de su álbum de debut, el notable The Broken Wave. Destacó, de manera especial, Solitude llevada a golpe de piano y guitarras atmosféricas a un frágil paraíso de intimismo y confesiones de alta intensidad.

El papel inaugura le tocó a Mina Tindle, una simpatiquísima parisina que ofreció todo lo contrario a lo previsto. Sí, To Carry Small Things, ese single radiante que deslumbró en Internet con un videoclip que la presentaba como una estrella pop, mutó en el escenario en una tenue cantinela folk. Edificando los temas en vivo a través de loops, creó ambientes hipnóticos y atmósferas deliciosas que obligaron a apuntar su nombre para el futuro.

Y todo esto gracias a Voces Femeninas, un evento que tras cuatro años permite recurrir al tópico de ser considerado “un referente”. Es un modo de verlo. Otro sería resumirlo con las mismas palabras que en la presentación, la de un milagro, un glorioso milagro pop que ojalá dure muchos años más.

Imagen de previsualización de YouTubeVideo-resumen de las actuaciones subido a la Red por Tempo de Lecer

Especial Voces Femeninas (3ºparte): La estrella pop de Mina Tindle

Jueves, Noviembre 24th, 2011

Mina Tindle quiere ser una pop-star. De hecho, ni siquiera se llama así. Su nombre real es Pauline De Lassus, una guapa parisina que lleva años pululando por el mundo de la música (entre otras cosas ha puesto voces en el Boxer de The National). Cuando se mete en el traje de Mina Tindle, sale al escenario o se cuela en el hogar de alguien emerge como una figura rutilante. Así lo transmite con To Carry Many Small Things, la canción estrella de su epé homónimo editado este mismo año. Ahí, con su pop trotón de aroma retro desliza una voz agudísima que ha sido comparada con la de Feist o Lilly Allen y demuestra maneras de eso, una estrella. El vídeo va en consonancia.

Imagen de previsualización de YouTube

¡Cuidado! Se trata de un espejismo. El resto del disco se encamina hacia territorios mucho menos inmediatos. Piezas que a veces evocan a Bjork (Henry), otras que tiran hacia lo acústico (Bells, Echo) y otras que finalmente terminan dibujando plácidas atmósferas (Some Things A Long Time). Una carrera que acaba de empezar y de la que el festival gallego será privilegiado testigo de ese arranque.

Especial Voces Femeninas (2ª parte): Hannah Peel, encanto confesional

Jueves, Noviembre 24th, 2011

Hannah Peel es una artista tan rematadamente undergound que ni siquiera cuenta con una entrada propia en la Wikipedia. Si se coloca su nombre en un buscador, apenas aparecen un puñado de reseñas de su álbum de debut The Broken Wave (Static Caravan, 2011). Todas loan su facilidad para tejer bonitas cantinelas de folk-pop moderno, su capacidad de crear climas de estremecedora belleza y su estatus de artista aparte, como una suerte de Joana Newson europea. Todo ello es cierto. Esta lánguida irlandesa toca la fibra, invita a entrar en su mundo y hace que, dentro de él, uno se sienta de maravilla. ¿Dudas? Hagan play abajo y caigan en su embrujo.

Imagen de previsualización de YouTube

Se trata de la versión en vivo de Cailin Deas Crutia Na Mbo, el penúltimo tema de ese notable primer álbum. Interpretaba con una caja de música, un teclado y una guitarra acariciada por el slide posee la combinación exacta de dulzura, lirismo y niebla. Genera un encantamiento privado y pequeñito, a modo de secreto, como un susurro al que hay que acercarse para escucharlo. Se trata de una cantinela folk tradicional irlandesa revisada con el mismo tino con el que Hannah readapató el año pasado cuatro clásicos del synth-pop de los ochenta. Ocurrió en Rebox, su primer ep. Del Blue Monday de New Order al Electricity de OMD, pasando por Tained Love de Soft Cell. ¿Que cómo sonó eso? Pues vuelvan a hacer play abajo y prolonguen el enamoramiento.

Imagen de previsualización de YouTubeHannah Pell interpretando en vivo el “Tained Love” de Soft Cell

Pero más allá de lo anecdótico lo mejor es que esta irlandesa criada en Yorkshide, curtida en bandas de música popular y fan declarada de Nick Drake posee una estrella especial que, en cuanto alumbra, reconforta. Escuchando de un tirón The Broken Wave se revela como un disco fantástico guiado por el folk, pero con ecos de Tom Waits, Belle & Sebastian o Joni Mitchel y un puñado de confesiones esperando ser escuchadas. ¿Un ejemplo? Pues dejarse llevar por su vocecilla cristalina en Solitute sobre un piano, y que cuando aparezcan los violines Hannah se deshaga de celos y fragilidad ante el hombre que ama con versos como “Es la mirada en tu cara cuando ella se acerca / mis ojos empiezan a arder, oh ¿por qué no se cierran? / Solo quiero saber por qué ella es mejor que yo / Mejor que yo”. De verdad, se encoge el alma al escucharla. ¿Dejarlo así, en palabras? Aunque sea un abuso tres vídeos en un solo post, hoy la artista pide una excepción.

Imagen de previsualización de YouTube“Solitute” tal cual suena en el disco

Más info de Voces Femeninas aquí

Especial Voces Femeninas (1º parte): El suave arañazo de Sarah Jaffe

Martes, Noviembre 22nd, 2011

(Aprovechando la inminente nueva edición del tercer Festival Voces Femeninas -el jueves en Ourense y el sábado en Vigo-, este blog dedicará sus tres próximas entradas a hablar de las tres figuras que completan un cartel más que recomendable con Sarah Jaffe, Hannah Peel y Mina Tindle. Empezamos hoy por la primera)

Resulta comprensible esa mezcla de hartazgo y pereza que surge en muchos oyentes cuando le presentan a la enésima heroína del indie-folk. Y si llega adornada de conceptos como fragilidad, intimismo y sensibilidad más. Sí, hay superávit de este estereotipo, tendencia al ensalzamiento gratuito y, lo que es peor, a la critipoesía llena de lugares comunes. A saber: la tarde de domingo, la lluvia en el cristal, las hojas del otoño y todo el imaginario asociado a las guitarras acústicas y las lánguidas voces de mujer. ¿A que da cansancio?

Imagen de previsualización de YouTube“Clementine” de Sarah Jaffe

Olvídense de todo ello por unos instantes. Pinchen en el video de arriba. Se trata de Clementine, una de las piezas más redondas del álbum de debut de la nortemericana Sarah Jaffe, Suburban Nature (Kirtland Records, 2010). Sencilla y directa, arañando suavemente con esas cuerdas nerviosas y emocionando con esa suerte de in crescendo contenido que no llega a romper, viene a ser algo así como ese momento en que las cosas dejan de importar. Porque han cambiado. Porque se dice que un día fuimos jóvenes. Y se hace sin el peso de sentirse mayor. Porque se ha madurado. Y todo se siente diferente. Cuando en la recta final, la interpretación de la artista muta trémula resulta fácil sentir el escalofrío, la conexión, la sensación de que sí, pese a todas esas pegas, Sarah Jaffe te ha pillado. La culpa no es suya, es de los demás.

Llegado a ese punto el placer se multiplica porque el disco no contiene desperdicio alguno. De Before You Go a Perfect Plan, la sucesión de joyas es total. Con una voz que se tornea del susurro al alarido según los requisitos de la canción, Sarah Jaffe logra emocionar de continuo arropada de una instrumentación preciosa y precisa, que va de los climas enrarecidos de Pretender a los violines que hacen flotar a Before You Go. Todas esas virtudes han tenido una extensión reciente con el ep Even Born Again, el trabajo que la trae a Voces Femeninas en una actuqción que será su primer contacto con el público español, un suave arañazo que debería dejar su huella para el futuro.

Lo que era (y muchos quieren que siga siendo) el indie-rock

Viernes, Noviembre 18th, 2011

El Columpio Asesino
A Coruña, Sala Le Club
17-11-2011

Resulta fácil intuir que a los hermanos Arizaleta, el núcleo de El Columpio Asesino, los Pixies le cambiaron la vida. Ese rock tenso y abrupto que combina guitarrazos surferos, explosiones ruidistas y voces chico-chica anida en el ADN de la banda de Pamplona. Se nota a cada segundo, a cada apretar de dientes, a cada alarido, a cada homenaje velado y desvelado. Sin la banda de Black Francis, El Columpio Asesino no existiría. Y de existir sería algo totalmente diferente.

Esa querencia con los autores de Surfer Rosa puede explicar la sucesión de clásicos de la noche que se pudieron ver en las primeras filas de su recital coruñés. Sí, aquellos que un día fueron fans de Penelope Trip, El Inquilino Comunista o los primeros Planetas, los que están más cerca de los cuarenta que de los treinta, y que el jueves sintieron en sus carnes un baño de indie-rock tal y como se entendía en los primeros noventa. A su lado, una pléyade de veinteañeros encantos de surfear en los placeres prohibidos que proponen El Columpio Asesino.

Una buena parte de la culpa de ello la tiene Toro, uno de los temazos del año. Cuando irrumpió poderosa en la recta final del concierto, la sala se vino abajo. Gritos, pogo, puños en alto, caras desencajadas y ese verso de «!No me vengas con que es vicio!» amplificado por decenas de gargantas podía ser la fotografía resumen de una noche que fue de menos a más. Y alcanzado el más, se quedó suspendido en el tiempo durante una gozosa hora.

Fue ahí, dejando la contención y abriendo la manilla a la electricidad, cuando Corazón Anguloso se elevó con sus cortinas de ruido. Cuando Diamantes hizo de su crescendo hipnótico algo verdaderamente físico. Y cuando apelaron a su inevitable versión del Vamos de los Pixies, sumida en el descontrol guitarrístico y la euforia de una audiencia sudorosa y enardecida.

Al final, satisfacción plena una vez encendidas las luces. Tanto para los que recordaron cómo era el indie-rock en sus años mozos como para los que con su entusiasmo dictan con su respuesta por donde tiene que ir hoy en día: por la vía oscura, afilada y rabiosa.

Fotos: Pablo Mella

El viaje en el tiempo de JD McPherson

Lunes, Noviembre 14th, 2011

El norteamericano JD McPherson se ha convertido en uno de los fenómenos musicales retro del año. Proveniente de Oklahoma, ha logrado con su disco de debut, “Signs & Signifiers”, el aplauso en masa de todos los fans del rock n’ roll de los cincuenta. Mañana estará en Santiago, en su primera actuación en Galicia. Aprovechando la coyuntura lo entrevistamos en el Fugas el viernes que viene, un texto que recuperamos (y ampliamos) hoy en Retroalimentación.

JD McPherson ha asomado la cabeza en el momento justo. Con la adoración por los cincuenta flotando en el ambiente –Madmen, la estética pin up, el bum del burlesque, la vuelta de los tupés, el sonido vintage-, su disco de debut, Sins & Signifiers (Histyle Records, 2010), resulta como un irrechazable caramelo caído del cielo. Alabado por la crítica especializada por su sincera aprehensión de la esencias del rock n’roll clásico, ha logrado trascender más allá de la escena rockabilly. Eso significa calar en ese público general que se ha rendido en los últimos años a los encantos de artistas como Amy Whinehouse o Eli Paperboy Reed, el que tiene aquí otro artista al que hacer un sitio en su discoteca.

«Estoy muy contento de que los sonidos de rock y la música soul de los años cincuenta y sesenta estén encontrando su camino en la música comercial», dice sonriente McPherson. Ve en ello la resurrección de la pureza de la música: «Después de años de música homogeneizada y estéril con voces automatizadas, me alegro de que los cantantes de verdad como Adele vuelvan a triunfar y obtengan la atención del público». Porque para McPherson, lejos de tendencias y viajes al pasado, la clave está ahí, en la ética de lo humano: «Nosotros grabamos en el Chicago HiStyle Studio con un material que tienen allí, original de los años cincuenta que resulta fantástico. Todo eso ayuda mucho para encontrar lo que buscamos, pero el sonido realmente viene de los músicos y lo que tocas cuando se registra».

Para ello, McPherson se ha rodeado de dos astros, el batería e ingeniero Alex Hall y el contrabajista y productor Jimmy Sutton, a quien denomina «el mejor bajista vivo». Un par de contactos vía Myspace fueron el enlace. El resto, tirarse a la piscina: «Realmente no los conocía bien cuando entramos a grabar, pero una vez que empezamos es como si llevásemos toda la vida juntos». Entre los tres invocaron a los grandes mitos del rock n’roll. En sus canciones se detectan, con total nitidez, ecos de Bo Diddley, Chuck Berry o Little Richard. «Los adoro a todos -afirma-. Chuck era el mejor compositor, Bo hizo la música más interesante y única y Little Richard posee la mejor voz jamás registrada en rock n’roll. Todos ellos, incluyendo a muchos otros, han tenido una profunda influencia en mí».

Imagen de previsualización de YouTubeVideoclip de “North Side Gal”, el single del disco

En su concierto en Santiago exhibirá sobre el escenario todas sus facetas. Primero, el punch demoledor de trallazos como el single North Side Gal. «Desde que la escuché terminada supe que tenía algo especial. Es simple, tiene un gran ritmo, y me siento muy orgulloso de la letra» explica el músico que, cuando la interpreta, fuerza la garganta de un modo tal que semeja la última vez que alguien cantase sobre la tierra: «Cuando estoy de gira tengo que cuidar mucho la voz. Beber agua en abundancia y dormir mucho es mi receta», confiesa.

Segundo, la vertiente más hipnótica y envolvente de cortes como Signs & Singfiers: «Me encanta tocar esas canciones en vivo, porque creo que muchas veces cambia la perspectiva del público sobre lo que estamos haciendo. Muchas personas acuden a nuestros conciertos a escuchar los singles y se encuentran con estos temas más atmosféricos hechos con material antiguo y se sorprende. Alguien dijo que ese tema era como mezclar a Bo Diddley y Coldplay. Me hizo mucha gracia. En realidad a nosotros lo que nos gusta es yuxtaponer ideas antiguas con cosas nuevas, usar instrumentos de época y ponernos yo y los chicos a cavar en ese sonido a ver lo qué podemos sacar».

Y tercero, la reivindicación de la estética de la época: «Para mí es muy importante, es algo básico. Recuerdo cuando empecé a seguir bandas de adolescente, que no lo hacía sólo por la buena música. Me atraía su aspecto tribal, el hecho de ir uniformados. Bad Brains es un buen ejemplo. O los Clash, con aquel look político, con las prendas militares mezclada con su ropa punk raro. Me gusta la ropa vintage, pero yo soy más fan de la ropa de trabajo a partir de la década de 1920 hasta la década de 1950. Pana, botas grandes, ese tipo de cosas. Me gusta mucho un tipo de look agradable de chaqueta Levis y algunos pantalones de caza de los años 40. Hay empresas que ahora mismo están haciendo ropa en ese estilo que me gusta mucho. Los Pink Brothers en Alemania, por ejemplo. Son buenísimos».

El pop de ojos azules de Florrie

Sábado, Noviembre 12th, 2011

A quien le guste el pop sintético de voz femenina, dicción molona, ojos azules y melena rubia debería apuntar a la inglesa Florrie en su lista de artistas a seguirles la pista. Procedente de Bristol, esta modelo, batería y compositora reconvertida a pop-star, se las da de indie (ha rechazado, al parecer, suculentas ofertas de grandes compañía) y enamora desde el primer instante. Ha ofrecido por ahora un par de estupendos epés (Introduction y Experiments) y algunos videoclips de impecable factura en los que exhibe su frágil y estilosa belleza. Hay quien habla de la nueva Kylie Minogue y, a lo mejor, su primer elepé da razones a quien los sostenga. O la hace desaparecer definitivamente de ese firmamento pop en el que quiere colgar su estrella. Por ahora, vídeos como el de abajo (perteneciente a su último single Beggin Me) invitan a abrirle esa puerta del corazón que no tiene reparos a abrazar lo abiertamente comercial.
Imagen de previsualización de YouTube

Más vídeos de Florrie aquí

Haciendo propia la obra ajena

Jueves, Noviembre 10th, 2011

Bettye Lavette
A Coruña, Teatro Colón
8-11-2011

Posiblemente, hace apenas un lustro una artista como Bettye Lavette no tocaría en una ciudad como A Coruña. Y, de hacerlo, difícilmente alcanzaría un lleno como el que el martes registró en el Teatro Rosalía de Castro. Sin embargo, esta etapa de esplendor que vive el soul en la actualidad hace que una figura como la suya atraiga mucha más luz. Y que el público acuda en fila a ponerse a sus pies al mínimo destello.

No tardó mucho en satisfacer la expectación creada. La artista, acompañada de un trío enorme, se metió a la audiencia en el bolsillo con su primer tema, The Word. La composición en la que The Beatles anunciaban la llegada de la psicodelia mutó aquí en una magnífica pieza de música negra en la que se deslizaba, serpenteante, la artista. Aunque se echase de menos esa sección de vientos que la empuja en el disco, la interpretación de Lavette no dejaba lugar a dudas: su voz de acabado mate y de hondo registro iba a ser la verdadera estrella de la noche.

Y lo fue. Con la banda (excelente, insistimos) en un discreto segundo plano, todo el protagonismo recayó en sus privilegiadas cuerdas vocales. Tras una nueva genuflexión ante el testamento The Beatles, con una lectura del inmortal Isn´t It A Pity de George Harrison, el nivel subió definitivamente cuando atacó el Joy de Lucinda Williams. Vibrante y enredadora, en ella la cantante hizo honor a la promoción que advertía que cantaba con todo el cuerpo. Sus contorneos contagiaron a la audiencia. A algunos, como el entusiasmado conselleiro de Cultura, Roberto Varela, la butaca incluso se les quedaba pequeña.

A partir de ahí se abrió todo su abanico estilístico, comentando su carrera entre canción y canción, echándose flores a sí misma por su modo de reinterpretar clásicos y dejándose querer como una auténtica diva. Encantó con su lado baladístico, enganchó en su vertiente roquera y, como era de esperar, terminó por coronarse cuando apeló al Love Regn O’er Me de los The Who de Quadrophenia, convertido aquí en una sentida pieza nocturna.

Al final, la artista retornó al escenario ¡con bata y zapatillas! Era el bis. Se supone que se trataba de un gesto supuestamente espontáneo, aunque más bien pareciese un punto entrañable calculado al milímetro. No importó, el público en pie la despidió totalmente entusiasmado y dejando la mejor impresión posible: la de que nadie se arrepentía de haber pagado el precio de la entrada.

Foto: Gustavo Rivas

Una preciosidad

Domingo, Noviembre 6th, 2011

Una de las canciones inéditas del recopilatorio que R.E.M. sacará el 15 de noviembre.

Imagen de previsualización de YouTube

Sobran las palabras.

¿Es Wilco el mejor grupo de rock del momento?

Viernes, Noviembre 4th, 2011

Esta noche actúa Wilco en Vigo dentro de la gira de presentación de The Whole Love. En el suplemento Fugas de La Voz nos hemos planteado una idea que flota en el ambiente, la de si Wilco es el mejor grupo de rock del momento. El interrogante lo plantea Fernando Molezún aquí.

Luego, Ignacio Juliá (Ruta 66) opina aquí que son probablemente la gran banda americana del momento.

Y un servidor acá que la cosa, sinceramente, no es para tanto.