La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Mayo, 2011

Woody Allen, el 15-M, Arcade Fire y el círculo de la nostalgia

Martes, Mayo 31st, 2011

Medianoche en París es el título de la última genialidad de Woody Allen. En ella, el neoyorkino da un quiebro a su última trayectoria y firma, probablemente, la mejor de sus películas desde Match Point. Trata de la nostalgia, de su embriagadora sensación y de sus trampas. De como muchas personas que anhelan una época pasada desconocen que, de vivirla sin ese plus de haber fantaseado con ella, seguramente se encontrarían en una enorme paradoja: la de anhelar una era anterior. Es decir, la nostalgia convertida en un estado de ánimo que gira en círculos sobre sí mismo.

Muchos de los que viven abrazados a mundos paralelos y escapistas -el cine, la música, la literatura, el activismo, el fútbol…- padecen esa malsana inclinación. Difícilmente sienten el presente como algo vibrante. No, se imaginan cuán emocionante sería haber vivido el Nueva York de los cincuenta, haberse dejardo caer por la Movida Madrileña o participado en el mayo francés. Por contra, ven su día a día, la mayor parte del tiempo, como un pálido reflejo de todo lo que le sugiere esa adoración, con memorabilia incorporada, ediciones deluxe, pósteres y mil anécdotas. Solo, de cuando en cuando, algo prende el fuego dentro. El fuego que le hace a uno sentirse partícipe de la historia, de vivir en tiempo real los momentos que se echarán de menos en el futuro, los que serán pasto de esa nostalgia para los que vengan luego.

Hoy se puede bajar a la calle, escuchando un disco de Arcade Fire en el Ipod y ver lo que está ocurriendo en una ciudad como A Coruña. También en el resto de España. Y en muchos otros lugares del mundo. Hay ese fuego, hay vida y la misma luz de futuro que trasmitían los canadienses disco a disco, de ahí la elección. El presente tiene la piel de gallina y, eufórico, piensa que va a marcar un antes y un después. No sospecha que mañana quizá todo se desvanezca por su inconsistencia para quedar, únicamente, el Ismael Serrano de turno cantando una canción. Tampoco que muchos de sus hoy protagonistas den un giro radical, para convertirese en la antítesis de lo que defendieron. Ni se plantea que la llama se pueda apagar para darle la razón a los escépticos, a los desconfiados, a los que cuentan los días para soltar con autosatisfacción el “ya lo decía yo” en un bar o en una tertulia de televisión.

El día que ese momento llegue, el mundo, este mundo, será mucho más gris. Y seguro que muchos, tiempo después, leerán sobre el llamado movimiento 15-M y, como en la película de Woody Allen, querrán venir a sentir esto, a hacer la revolución desde Twitter y con Arcade Fire sonando de fondo. “!Aquello sí que era compromiso!”, “!Aquello sí que era música!”, “!Aquello sí que era juventud!”, habrán escuchando mil una vez para entonces. Pero, ojo, porque a lo mejor, si la máquina del tiempo funciona, quienes suban a ella desde el futuro se encontrarán a muchas de las personas del 2011 echando de menos otra época ideal. Y no sintiendo cómo la historia, para bien o para mal, se está haciendo en directo delante de sus ojos, sin que se estén dando cuenta.

Nota: la foto fue tomada en la cadena humana del Obelisco a María Pita en A Coruña del pasado miércoles y es obra de María Aurtenechea

Brighton 64: “Al tener este nombre mucha gente pensó que éramos un grupo de revival y no lo éramos en absoluto”

Sábado, Mayo 21st, 2011

(Aprovechando la visita del grupo a la ciudad, hoy en La Voz hacemos un repaso a la historia de lo mod en A Coruña)

Era una de las reuniones más esperadas del pop nacional. Brighton 64, pioneros del movimiento mod en España, se han reunido para celebrar su 30º aniversario. Debido al su concierto en la sala Le Club de A Coruña (hoy a partir de las 23.45) hemos entrevistado en el suplemento Fugas a Ricky Gil, cantante y miembro fundador del grupo. En la versión impresa publicada ayer apenas se reprodujo una breve muestra de la conversación que rescatamos ahora íntegra.

-En los vídeos que en Youtube de vuestro concierto en la sala Sol de Madrid se ve un gran ambiente. ¿Se pone la gente más loca ahora o en los ochenta?

-Yo creo que ahora [risas]. En los ochenta nosotros teníamos bastantes seguidores, pero siempre que tocábamos había mucha gente que no sabía de qué iba nuestro rollo. Ahora es mucho más fácil, porque la gente que nos viene a ver lo hace totalmente entregada.

Imagen de previsualización de YouTube“La casa de la bomba” en la sala Sol

-Ustedes se hicieron legendarios con el tiempo. ¿Existe la sensación de “Yo estuve ahí” entre sus fans?

-Es posible. Nos viene mucha gente a saludar que te dice “yo soy tal que estaba en tal sitio” y tú tienes un recuerdo algo vago. En Barcelona, por ejemplo, sí que tuvimos la sensación de que mucha gente que nos venía a ver solo salía de casa ese día. Es decir, gente que ya tiene su familia y un modo de vida más sedentario, que no suele ir a conciertos, ni están al día de lo que pasa a nivel musical. Ese día no, salen y se reencuentran, no solo con el grupo sino también entre ellos.

-Escuchando su música sigue llamando la sensación de urgencia que desprendían. Hay veces que ni siquiera las letras encajaban bien. Me cuesta encontrar un grupo actual así.

-Hoy en día un grupo aunque esté empezando ya tiene las cosas más pensadas y las hace con más seriedad. Mucha gente graba en su casa durante meses hasta que lo tiene todo perfeccionado y, luego, cuando van a un estudio existe un grado de profesionalidad mucho mayor. Nuestro primer disco fue del año 82. Había un montón de grupos que, como nosotros, llevaba unos meses tocando y ya se metían en un estudio muy rudimentario, con un productor que no tenía ni idea. Hacías una canción con un resultado así: una cosa muy urgente y precipitada, pero que al tiempo tiene mucha frescura. Una cosa suple a la otra [risas]. La verdad es que, en la actualidad, me hubiera gustado que el día que grabamos esas canciones hubiese cantando mejor y que hubiésemos tocado mejor.

-¿Qué grupos tenían ustedes como referencia? ¿Los del revival mod?

-Las referencias eran esos grupos pero, sobre todo, los grupos de los sesenta como The Who, The Kinks, Small Faces, The Action, etcétera que conocíamos por discos o por películas. De manera especial, hubo dos películas de The Who que nos marcaron muchísimo, porque vimos a un grupo al que nos queríamos parecer. Lo que pasa es que no podíamos, porque The Who eran unos músicos alucinantes y nosotros unos principiantes totales. También nos apasionaba el blues, el r&b y el soul, pero al tiempo estaban nuestros contemporáneos como Nacha Pop o, por ejemplo, en Barcelona, Loquillo y Los Rebeldes. Aunque en principio no tuvieran nada que ver con nosotros estéticamente, eran lo mismo: un rock y un pop con las letras muy inmediatas y juveniles. En el fondo era una combinación estética de las referencias británicas y, luego, de las cosas que teníamos a nuestro lado.

-Aunque se tratase cosas diferentes sí que es cierto que se podían conectar. La verdad es que entre el primer disco de Loquillo y el suyo hay cierta conexión.

-Empezando porque hubo un guitarrista que participó en los dos [risas]. El guitarrista que tocó en Barcelona Blues estuvo pocos meses en el grupo, pero había tocado en una canción del primer disco de Loquillo. Eso también se notaba. Ahora eso puede parecer raro, porque cada escena está compartimentada y cada cual hace lo suyo. Entonces no había tanta gente haciendo música y todo lo que salía en esa escena independiente iba por esos canales.

-Un grupo como Brighton 64 y lo que pretendía trasladar a España tendría que producir cierto shock en vivo. ¿Qué gente iba a sus conciertos?

-Había un grupo de mods en Barcelona que nos acogió desde el principio. Serían un grupo de unas 20 personas que nos dieron una dirección y nos proporcionaron a nuestro primer batería. Pronto empezamos a hacer unos ensayos que parecían conciertos, porque venían y llenaban todo el local. Toda esta gente, que fue aumentando con el tiempo, nos seguían mucho. Pero, a medida que empezamos a tocar en salas de mayor aforo, todo esto se mezcló con el público general. Era una mezcla un tanto curiosa, porque podía haber gente con pinta rocker, siniestros, punks, gente más normal sin aspecto raro… de todo.

-¿Cómo eran ustedes en directo? ¿Eran un grupo tipo de The Jam?

-Sí, la actitud de The Jam y otros grupos de la época punk era lo que nos inspiraba.

-¿Eran muy anfetamínimos?

-Sí [risas], hasta el punto que nos costaba dominar los instrumentos porque estábamos todo el tiempo dando botes. Eso ahora ha cambiado, porque ha pasado el tiempo. Somos más tranquilos en el escenario, hemos tocado mucho y no podemos estar arriba y abajo. A mí siempre me ha gustado un poco de movimiento en el escenario, me aburren los grupos que están muy parados. Siempre me ha gustado transmitir fuerza y actitud.

-Su asimilación de la música negra fue un tanto peculiar. Semeja como si se quisieran inspirar en el soul, pero con un resultado muy diferente a la fuente original. ¿Sentían que se habían quedado a medio camino?

-Bueno, no lo pensábamos mucho. Hubo intentos de hacer algunos temas con ritmos soul que no acabaron de cuajar, pero es cierto que de ahí surgieron cosas con una mezcla bastante interesante. Ahora mismo hay muchísimos grupos que están calcando el soul en ritmos y en sonidos. A mí eso no me interesa demasiado, porque prefiero escuchar a los originales. Es algo que me pasa con muchos estilos. Cuando hicimos El mejor cocktail lo explicábamos. Estábamos hablando de Otis Reeding, de Sam Cooke, de artistas que escuchábamos continuamente, pero la canción no dejaba de ser un rock n’ roll aceleradísimo con una sección de vientos soulera. No era un tema soul propiamente dicho y esa mezcla tenía su gracia.

Imagen de previsualización de YouTubeVídeo de “El mejor cocktail”

-Pese a tener una inspiración muy directa en los clásicos no eran muy miméticos. ¿Existia en Brighton 64 una actitud de querer hacer algo nuevo?

-Si, nosotros estábamos haciendo una música nueva. No sé si lo llegamos a conseguir, pero sí tengo muy claro que lo buscábamos. Brighton 64 queríamos ser rompedores y originales. Hubo gente que no lo entendió, porque se fijó solo en nuestra estética y nuestro nombre. Eso nos marcó mucho en lo bueno y lo malo porque, claro, un grupo con un nombre así podía parecer un simple grupo de revival o retro y no lo éramos en absoluto. Se generaba una contradicción flagrante porque ese nombre estaba provocando una situación extraña. Pero, bueno, nos fue bien porque dejó claras algunas cosas, como esa manera de pensar tan juvenil y rompedora, pero al tiempo queriendo ser constructivos.

-Hablando del nombre, en “Barcelona Blues” dice con una voz terriblemente adolescente “Quiero viajar, conocer Brighton / Playas de guerra, souvenirs”. ¿Cuando escucha eso qué sensaciones le trasmite?

-Bueno, más que cuando lo escucho, cuando lo canto. Es genial cantarlo. Luego tienes otras estrofas que, a lo mejor, te sientes mucho más identificado. Cuando cantas eso es una especie de chiste, pero al mismo tiempo no, porque tenía mucho sentido entonces y mucha gente se lo tomaba en serio.

-Por supuesto, el impacto que tiene eso a los 17 años es tremendo. Ahora resulta tan naif…

-Sí, muchas partes de las canciones son naif. Y no solo las letras, sino las canciones. Pero eso está bien.

-A mediados de los ochenta apareció “La casa de la bomba”, su mayor éxito. ¿Se lo esperaban?

-No puedo decir que nos lo esperásemos. Si yo sacase ahora un disco en solitario y tuviese ese éxito no me lo creería. Entonces, parecía algo más natural. Tocabas música y veías que había otros grupos que estaban triunfando, ganando muchísimo dinero, vendiendo muchos discos y decías “Igual ahora me toca a mí, porque estoy haciendo las cosas bien, una discográfica que me apoya, un buen productor, las canciones son buenas, ¿por qué no?”. Lo que pasa es que fue una cosa muy efímera, que duró muy poco. Pronto vimos que no iba a ser así y que nos íbamos a hundir. Pero ese momento de pensar que igual el grupo iba a tener éxito sí que existió, pero nos lo tomamos con mucha tranquilidad. Actuábamos mucho en directo y hacíamos mucha promoción en las teles y las radios, y veías que no era lo mismo que con los otros grupos que dominaban las listas. La gente nos trataba como personas un poco raras, no encajábamos en ningún sitio.

-Y como suele pasar en estas escenas, en cuanto alguien asoma la cabeza más allá del guetto y tiene cierta presencia, se empieza a renegar de ellos. Ustedes no pudieron escapar a eso

-Sí, nos pasó. Había gente que nos había seguido hasta entonces y dijeron la famosa frase de “Se han vendido”. El grupo no tenía mucha opción. Si estás grabando discos a nivel independiente y te sale la posibilidad de grabar en mejores condiciones y mayor distribución no lo dudas. Quizá ahora puede haber artistas que opten por un camino diferente, pero entonces era impensable: si te salía esa oportunidad la tenías que coger. Hubiese sido un poco tonto no hacerlo. Pero sí, había gente que nos decía que éramos unos vendidos y que el grupo ya no era lo que había sido, cuando en realidad yo creo que era exactamente lo mismo. Lo que a esa gente le molestaba es que desde ese momento todo el mundo tenía acceso al grupo, mientras que hasta entonces solo nos apoyaban una especie de elegidos.

-¿Aprovechando el 30 aniversario no hay opción de reeditar toda la discografía o hacer una buena caja recopilatoria?

-Bueno, los discos se han reeditado a lo largo de estos años, pero ahora coincide con un momento de crisis discográfica. Sería una buena oportunidad. Ese recopilatorio definitivo es algo que se tendría que hacer en colaboración con la discográfica que sacó los últimos temas, y eso ha sido imposible, no ha habido manera. Ellos sacaron una recopilación muy mal hecha en cedé, con una portada muy fea, sin comunicarnos nada. Yo creo que se perdió la oportunidad de hacer una buena edición con fotos buenas, un buen libreto, etcétera… pero, bueno, eso se escapa de nuestras manos.

-A ver si con el 40 aniversario.

-A ver [risas]

-En esos vídeos de Youtube que le mencioné sale con la diana mod en el bajo. ¿Sigue siendo el icono a reivindicar?

-Sí, el bajo Rickembaker con el que salía siempre en las fotos ahora lo tengo algo hecho polvo y no lo estoy llevando en esta gira, pero esa diana aunque no la haya puestop yo estoy muy orgulloso de llevarla [risas]. Es una simbología que nunca pasa de moda. Es más, a veces se pone de moda en sitios que jamás de lo esperarías y dices “Buff, esta gente no sabe lo que está haciendo”.

-Claro, ¿qué cara se le queda a uno cuando ve la diana mod y las invocaciones a los disturbios de Brighton 1964 en los diseños de Pull & Bear?

-Me hace gracia. Ya se sabe que todas esa cosa del rock o el punk como algo revolucionario se lo ha comido la industria. Queda mucha gente trabajando desde sitios alternativos, pero digamos que el rock como música contestataria ha desaparecido, creo que estamos en una época mucho más light, que en años anteriores.  

Russian Red, el rostro más dulce del pop nacional pide silencio

Viernes, Mayo 13th, 2011

Ha sido la imagen más comentada del arranque del mes en el planeta ¿indie?. Se trata de la portada del mes de mayo de la revista Mondo Sonoro. En ella, se puede ver a Lourdes Hernández con el dedo índice delante de sus labios. Pide silencio. El titular no puede ser más elocuente: «Callando bocas». Semeja aquel Raúl que enmudeció al Nou Camp tras marcar un gol. No deja dudas. La chica que se esconde bajo el alias de Russian Red pretende apagar con un golpe de autoridad todo el barullo montado entorno a su figura en los dos últimos años. Ese golpe se titula Fuerteventura, un segundo trabajo bendecido por el pop que debería dejar en segundo plano todo ese ruido para darle el protagonismo que se merece a su música.

Sí, Russian Red se convirtió en una figura controvertida. En un abrir y cerrar de ojos pasó de ser una cantautora riquiña que se pateaba garitos semivacíos a convertirse en toda una apestada del fundamentalismo indie. Este interpretó su imparable ascensión como una traición a sus valores fundamentales. Las canciones eran exactamente las mismas, pero hechos como el portazo a su primer sello (Eureka), su irrupción en el mundo de la moda (considerada ya un icono naíf, este año actuó en la pasarela Cibeles) y del cine (Julio Medem la reclamó su música para el filme Una habitación en Roma) la convirtieron en protagonista de encendidas polémicas. El anonimato de Internet fue el combustible perfecto para que el runrún se hiciese ensordecedor. Lo justo como para que casi todos se olvidasen de un disco tan apreciable como I Love Your Glasses, con el que debutó en el 2008.

Ante ello, Lourdes optó por escapar. Tras la gira de su primer álbum, se refugió en la isla de Fuerteventura. Buscaba la desconexión de todo, pero la rueda compositiva que llevaba dentro no hizo off. Y en su mente surgieron un ramillete de canciones que hablaban de cambio y de mirar hacia delante con un inusitado optimismo. De ahí que la autora escogiese su destino vacacional como título de un álbum que ahora presenta orgullosa y confiada. Tiene motivos para ello. Sin ser un álbum sobresaliente ni definitivo, lo cierto es que el aroma clásico, Fuerteventura conquista al oyente desde la primera canción con una mezcla de dulzura, familiaridad y primor melódico. Se trata de Everyday, Everynight y resulta inevitable entregarse a su aroma cincuenteno y su atmósfera ensoñadora. Solo es el principio.

Producido por el escocés Tony Doogan, el responsable del sonido de muchos de los álbumes de Belle & Sebastian, Fuerteventura guiña un ojo al grupo de Stuart Murdoh en su corte más radiante, The Sun The Trees. Luego, se traslada a los sesenta en un camino intermedio entre The Righteous Brothers y The Shagri-las y dibuja I Hate You But I Love You, una preciosa canción de la que emerge su voz aniñada de una manera francamente deliciosa. Y, por si fuera poco, en Braver Soldier muestra su lado delicado con una estupenda pieza-a-piano para, después, trasladarse a los soleados medios tiempos de Fuerteventura.

Esa primera mitad habla a las claras de un álbum multicolor que, en su segundo tramo, deja sitio para los homenajes (cortes titulados como Tarantino o Nick Drake no pueden ser más explícitos), cortes imprevisibles (la extraña Mi canción 7), maravillas que miran a la era pop (January 14th) y baladas exquisitas (My Love Is Gone, A Hat). Todas piden silencio, el justo para que la música, su preciosa música, se pueda escuchar.

Imagen de previsualización de YouTubeUn video de Youtube con la versión subtitulada de “I Hate But I Love You”

Jane Joyd gana el Proyecto Demo!!!

Jueves, Mayo 12th, 2011

La coruñesa Jane Joyd ha logrado vencer en la final del Proyecto Demo. Se trata de la primera vez en la historia del festival de maquetas del Festival Internacional de Benicassim (el más importante del ámbito indie en España) que una propuesta gallega logra el primer puesto. Su folk-pop de reminiscencias americanas ha engatusado el jurado en la final que se celebró esta misma tarde en Madrid. Al final, lo de si ha nacido una estrella o no, va a tener una sola contestación: sí. Más información aquí
Imagen de previsualización de YouTubeRecordamos su primer concierto, en mayo del año pasado

Franc3s se preguntan cómo desaparecer en un fantástico video-clip

Miércoles, Mayo 11th, 2011

Si hace poco celebrábamos aquí la salida del primer álbum de Franc3s, ahora toca poner una sonrisa de oreja a oreja con su nuevo videoclip. No hace sino prolongar las buenas sensaciones que transmitieron en su concierto del Festival Do Norte. Se trata de ¿Cómo haremos para desaparecer?, una brevísima pieza que recoge todas y casa una de las claves del grupo de Carballo -teclados juguetones, baterías primitivas, baño de ruido y la débil voz de Alberto guiando el cotarro- y las sirve con la personal mirada colorista de Rubén Domínguez (integrante de los fantásticos Telephone Rouges y dieñador de la portada del Año Santo de Triángulo de Amor Bizarro). Ahora solo falta que integren la coreografía en sus directos. Algún intento hubo el pasado fin de semana en Vilagarcía de Arousa.
Imagen de previsualización de YouTube

Notas sobre el Festival do Norte 2011

Lunes, Mayo 9th, 2011

Festival do Norte
Vilagarcia de Arousa, Recinto exterior Fexdega 6 y 7 de mayo 2011

El Festival do Norte 2011, que tuvo lugar el pasado fin de semana en Vilagarcía de Arousa, volvió a reunir a miles de aficionados al pop en Galicia, dejando varios momentos para el recuerdo, algún que otro descubrimiento, pequeñas (o grandes) decepciones y muchas mojaduras, muchas mojaduras. Sí, la lluvia fue este año una protagonista especial, pero eso lo dejamos para el final. He aquí lo más destacado de los dos días según Retroalimentación:

LOS TRIUNFADORES DEL FESTIVAL

La cosa anda entre The Vaselines y !!! (Chk, Chk, Chk). A juicio de este blog los primeros, por pura emotividad, tuvieron un grado mayor de emoción. Los escoceses son la quintaesencia del indie y su actuación resultó sencillamente maravillosa. Cuando sonó Molly’s Lips se produjo uno de esos momentos de irrealidad en los que resultaba obligado preguntarse eso de ¿quién me iba a decir que yo iba a ver esto en Galicia? Ahora solo queda esperar que se arrejunten Beat Happening para el año que viene y terminen en el FDN. Respecto al pase de !!!, cabe señalar que más allá del show que monta Nick Offer con esa actitud de monitor de aerobic ochentero descerebrado, la banda neoyorkina destaca por ser un auténtico rodillo funk en directo. Como si se limitasen a tocar de inicio a fin la misma canción, su actuación fue la prolongación de un estado de ánimo eufórico y vitalista durante más de una hora. Por eso gustan a la segunda, tercera y cuarta vez que se les ve en vivo. Por eso más de uno ya tenía que apelar a Primal Scream o LCD Soundsystem en las conversaciones del día siguiente para encontrar alguna banda de referencia que supere su contundencia. Impresionantes.
Imagen de previsualización de YouTubeUn fragmento de la actuación de !!!

LA POLÉMICA DEL LEGADO DE JOY DIVISION

Tal y como se había anunciado, el concierto de Peter Hook revisando Unknown Pleasures iba a traer cola. Las posiciones estaban tomadas de antemano y nada las iba a cambiar. Unos iban a disfrutar de un mito viviente del rock contemporáneo tocando un repertorio inmaculado. Otros, a fruncir el ceño poniendo en duda tanto la legitimidad del espectáculo como la actitud del bajista (que, ojo, llevaba un bajista a mayores). Y los dos, a su manera, reafirmaron sus posturas, sin revelaciones en ningún sentido. La cosa, en el escenario, desprendía una tufo a Orquesta Panorama tocando temas de Joy Division que echaba patrás de cuidado. Pero lo que salía por los altavoces era rock energético y contundente. ¿Solución? Cerrar los ojos y dejarse llevar, o salir corriendo. Los que optaron por lo primero disfrutaron de She’s Lost Control, Transmision o Love Will Tear Us Apart sonando objetivamente recias. Los otros, siguieron con su mueca de reprobación. En el lateral del escenario observaban el concierto J de Los Planetas y los componentes de The Vaselines. Por si sirve de algo, decir que el primero se fue a los pocos minutos. Frances y Eugene, se quedaron a verlo completo. Y parecía que les gustaba.

REVELACIÓN LLEGADA DEL SUR

Se llaman Pony Bravo y, aunque ya gocen de una merecidísima fama entre la crítica indie, aún no son un grupo masivo. Los sevillanos lo tuvieron todo de su mano. El inicio de la lluvia, que obligó a todos a recogerse en la carpa pequeña. El horario perfecto, con la mayor afluencia del día. Y el factor sorpresa: pocos los conocían bien. En ese marco desplegaron su sonido envolvente, con líneas de bajo reproduciéndose en bucle sobre las que se adereza con un poco de todo: desde guitarras post-punk a secuencias repetitivas a lo The Fall, pasando por desvaríos psicodélicos. Como Sexy Sadie tenían problemas con la hora de llegada, su actuación de estiró un buen rato más y obligó a que muchos apuntasen su nombre para bajarse su música de Internet. Flechazo instantáneo.

NOTABLE APORTACIÓN GALLEGA

El indice gallego se vio representado con mucho, mucho ruido. Tres vértices lo hicieron sonar en diferentes proporciones. Franc3s lo llevan al límite, a tope de volumen…obligan a que muchos tengan que irse al final de la carpa para presenciar un concierto en el que sonaron más convincentes que nunca. Triángulo de Amor Bizarro lo moldean con oficio, como si se tratase ya de unos clásicos. Sus canciones son himnos y, al igual que ocurría con The Vaselines, ver a 2.000 personas entregadas a sus encantos obliga al pellizco (¿esto está pasando de verdad?). Ya por último, Nadadora lo emplean (el ruido, recordemos )a lo shoegazer, primero de manera errática, pero desde la mitad de su actuación en adelante centrados y deliciosos. La actuación tuvo sorpresa: la sección de viento de Delafé y las Flores Azules, subió a escena y tocó varios temas con ellos. Contra todo pronóstico la cosa cuajo. Además, también actuaron Srasrsra y Diadermin. Desgraciadamente les tocó abrir la carpa de la tarde y la gran mayoría se perdió sus actuaciones.

LUCES Y SOMBRAS INGLESES

Lo de Chapel Club funcionó solo a ratos. Cuanto exprimían ese nervio entre afterpunk y shoegazer casi daba ganas de apuntarse a su club de fans. Pero cuando rebajan el pistón se perdían en la indiferencia. Mucho más estimulantes resultaron The Mirrors, que parecían haber sido congelados en 1981 y puestos en funcionamiento de nuevo en Vilagarcía de Arousa. Revival synth-pop que mira a OMD, Ultravox y Kraftwerk, que se mostró con una cuidadísima puesta en escena, un puñado de canciones notables y un final del concierto para el recuerdo. Si fueran capaces de darle una vuelta de tuerca hacia algo más personal… seguramente se convertirían en una gran banda. Y sí, faltan May 68, pero en algún momento había que cenar, ¿no?

ESTRELLAS NACIONALES DESCAFEINADAS

Sexy Sadie, que acudían dentro de su gira de reunión, frustraron las grandes expectativas que en ellos tenían depositadas sus (muchísimos) fans. Problemas con el vuelo que los traía a Vigo los hicieron llegar tarde a su actuación, sin probar sonido y acortando sensiblemente su set. Y el concierto fue en consecuencia: decepcionante. Además, la tromba de agua que caía entonces generó un enorme charco dentro de la carpa e hizo que el público estuviese más pendiente de no mojarse los pies que del concierto. Por su parte, otra apuesta segura, Delafé y las Flores Azules, hicieron su concierto de siempre, pero para quienes ya los han visto en anteriores ocaciones todo sonó acelerado, comprimido y muy previsible. Cuando los chistes se repiten y se pone el piloto automático, la cosa no cuaja. Y lejos del estallido de alegría que se pudo vivir en otros conciertos suyos, lo del FDN sonó más bien a actuación pasable. Por contra, Joe Crespúsculo, contagió alegría y buen rollo latino a raudales en la carpa pequeña.

LA LLUVIA Y EL FUTURO DEL FDN

En esto de hacer festivales todo el mundo es catedrático y las lenguas de los supuestos entendidos largan con una ligereza de impresión. Pese a que la previsión meteorológica anunciaba lluvias, el primer día los comentarios sobre la mala idea de instalar una carpa no pararon de repetirse. Ya se sabe: que si la acústica ni iba a ser la misma, que si se le quita el espíritu al festival, que si yo pago para que esto se escuche bien, etc… Cuando el sábado cayó la tromba de agua que cayó, se produjo una especie de amnesia colectiva ante todo lo dicho el día anterior. Y lo mejor: alguno criticaba precisamente que la carpa no fuese lo suficientemente buena como para evitar la formación de charcos. El raje, ya se sabe, es gratuito y parece que viste mucho. Pero que un festival como el FDN siga adelante con la filosofía que defiende y el respaldo del público que goza año a año, continúa resultando algo verdaderamente milagroso. Y para que el milagro se repita en el futuro, posiblemente la opción de hacerlo siempre con doble carpa va a terminar siendo la más sensata. Que esto, asumámoslo de una vez, es Galicia y las probabilidades que que se venga abajo el esfuerzo de todo un año por culpa del tiempo son muy altas. !Qué se lo pregunten a los organizadores del Lolapop!

Foto: Mónica Irago

Diez motivos (estrictamente musicales) por los que acudir al Festival do Norte

Jueves, Mayo 5th, 2011

A un día de arrancar la décima edición del Festival Do Norte, hacemos repaso a algunas de sus claves en el terreno musical (el otro, el del buen rollo y la fiesta, se presupone). A juicio de este blog -y atendiendo a su calidad, el que el grupo no haya tocado recientemente en Galicia, importancia histórica, posibilidad de sorpresa, etcétera…-estas son las nueve actuaciones más interesantes de esta edición que confirma el festival indie por excelencia en Galicia. Indicar la décima le corresponde al lector.

1. PETER HOOK. El concierto de la polémica. ¿Es legítimo que un solo componente de un grupo tan mítico como Joy Division reúna a unos cuantos músicos para interpretar Unknown Pleasures en el año 2011? Pues, legítimo o no, Peter Hook lo hará con cabellera a lo mohicano y un bajista haciendo su trabajo original mientras él se pone en la piel de Ian Curtis. Los vídeos que pululan en Youtube dejan constancia de que, al margen de los prejuicios y las cuestiones morales, la cosa funciona. Ahora bien, ¿lo podrán soportar los fans más puristas?

2.!!! (CHK CHK CHK). La apuesta más segura del festival. Quien los haya visto alguna vez en directo sabrá de sobra cómo se las gasta esta gran banda que en escena se vuelve enorme. Funk requetebailable, ritmos electrónicos, gruesas líneas de bajo, guitarras juguetonas y la energía que le imprime a todo el carismático Nick Offer. Como unos Talking Heads cruzados con la cultura rave lo que buscan !!! es un mar de manos en alto y rostros extasiados. Y al 99% de probabilidades que lo conseguirán este fin de semana.

3. CHAPEL CLUB. La posible revelación. Igual que ocurrió el año pasado con Fanfarlo, Chapel Club es uno de esos nombres que se pasean discretos por el cartel, pero que a poco que hilen con solidez lo demostrado en Palace, su disco de debut, seguramente se llevarán para casa un puñado de fans. En sus canciones se entremezcla la devoción por los Smiths y Echo & The Bunnymen con un agradable toque atmósferico que los hace, cuando menos, reseñables. Atentos con ellos.

4. THE VASELINES. El capricho impagable. Son el grupo de culto perfecto. Dos singles, un disco y una separación instantanea. Kurt Cobain los cita como una de sus bandas favoritas y se genera todo un culto indie alrededor de esas pequeñas genialidades de pop esquelético y maravilloso como Song Of A Gun o Molly’s Lips. Al festival llegan con un nuevo álbum bajo el brazo, pero en cuanto suenen sus temas clásicos Vilagarcía se tendría que venir abajo.

5. MIRRORS. Nostalgia synth-pop. A The Mirrors hay que tomarlos como lo que son: un grupo de puro y duro revival que persigue capturar una sensibilidad muy concreta: la de los OMD que miraban a Kraftwerk. Sí, son un grupo de estilo en toda regla y que no aportan nada al género…, excepto un puñado de buenas canciones resueltas con la devoción de un alumno aplicado, que no es poco.

6. SRSSRSRA. El grupo del momento.
Los coruñeses, que están a puntito de debutar con un single para el sello Los Enanos Gigantes, son la banda que hay que ver en esta temporada. Sus directos son apabullantes muestras de punk-pop hiperveloz que ha sido definido como un cruce entre Lightin Bolt y Eskorbuto y que busca el asalto nacional. Quien no los haya visto seguro que se llevará una (agradable) sorpresa.

7. McENROE. Una joyita nada festivalera. Aunque haya pasado desapercibido, Tu nunca morirás, es uno de los mejores álbumes del rock nacional de los últimos años. Solo por una maravilla como El alce merece la pena un rescate en toda regla a esa banda vasca que, desde presupuestos acústicos, crea ambientes que pueden recordar a los gloriosos Red House Painters o a Migala. Quien tenga más de 30 años y se haya educado con un pie en 4AD y otro en Acuarela los adorará.

8. PONY BRAVO. Mundo aparte. Todo lo que no poseen, por ejemplo, Mirrors, lo tienen Pony Bravo. Es decir, un universo musical propio y reconocible, que en este caso entremezcla los sonidos andaluces con referencias como The Fall o Can. Todo para crear un discurso obsesivo, hipnótico y proclive al delirio. Ojo a unas letras deliciosas. De los de ver y llevarse el disco para casa.

9. NADADORA. La deuda pendiente. Pese a ser uno de los referentes más claros del indie hecho en Galicia, Nadadora aún no se habían subido nunca al escenario del Festival Do Norte. Debutaran con su mejor disco, Luz, oscuridad luz, la ecuación perfecta entre ruido y melodías evanescentes en la que logran cumbres como Una nueva vida, Deshazte de mí o Siempre.

10. A COMPLETAR POR EL LECTOR…

Rendidos al encanto de Zooey Deschanel

Martes, Mayo 3rd, 2011

Es una de las mujeres del momento. Nos enamoró como actriz con su papel de chica-adorable-pero-independiente-que-te-va-a-romper-el-corazón en 500 días juntos. Rebuscando e hilando cabos, vimos que era la aliada de Matt Ward en su proyecto She & Him, que juntos hacían unos videoclips flipantes y que poseían un puñado de estupendas canciones con constantes guiños a los clásicos. Para colmo, mirando un poco más allá de las revistas de música, se constató que además tiene estilo y, desde el mundo de la moda y las tendencias, se la tiene como una referencia dentro del tema naïf.

Desde entonces Zooey Deschanel se ha convertido en la novia que todos quisieran, en esa amiga capaz de poner una fiesta patas arriba y contagiar su alegría y buen rollo. Carismática como pocas, se mueve como pez en el agua dentro de la iconografía pop e invita a evadirse en un mundo de estribillos bri-llan-tes y melodías ma-ra-vi-llo-sas del que no apetece retornar jamás. Todo, claro, con la inevitable coreografía a juego. Como si de la versión dicharachera de Isobel Campbell se tratase (o bien una Kate Perry con bagaje indie y mayor calado) resulta inevitable adorarla. Y, por supuesto, pulsar mil veces el play en todos y cuantos lugares aparece en Youtube para sentir eso a lo que muchos se han hecho verdaderos adictos. Nos referimos a esa borrachera que te traslada en una placentera irrealidad en tecnhinoclor durante unos minutos. Le llaman magia pop. Y ella tiene la llave maestra para entrar en los compartimentos en los que se esconde.

Vean (entero, por favor, la música no empieza hasta el minuto 1.25) el vídeo que sale abajo, el de Don´t Look Back. Cuidado si están en el trabajo. Le pueden entrar unas ganas irrefrenables de unirse al baile.

Imagen de previsualización de YouTube

Que sí, que sí, que es verdad: Diamanda Galás inaugurará el Ágora de A Coruña

Domingo, Mayo 1st, 2011

¿Diamanda Galás? ¿Einnnnnnnnnn? ¿Habrá dicho bien? Sí, los ¿tres? ¿cuatro? ¿cinco? que se dieron cuenta de lo que suponía lo que acaba de decir la concejala de Servicios Sociales de A Coruña, Silvia Longuera, dentro del acto de pre campaña del PSOE con los representantes de la cultura local se quedaron así: estupefactos y confundidos, con cara de “esto no puede ser verdad”. Pero sí, Diamanda Galás será la artista que actúe en la inauguración del Ágora, en el Agra del Orzán de A Coruña. Para los no coruñeses decir que ese edificio es el proyecto estrella del alcalde Javier Losada, un centro cultural que pretende convertirse en la gran referencia de la ciudad. Y, acostumbrados como estamos a ceremonias insulsas con los cuatro o cinco artistas requetevistos de siempre, el que se recurra a una opción tan arriesgada, temeraria e imprevisible como Diamanda Galás se sale de cualquier quiniela que se pudiera hacer. Y para bien. Más de uno va a alucinar ese día, el 13 de mayo. Ahora solo cabe preguntarse si lo de Diamanda Galás es solo una boutade ocasional o va a marcar la línea de programación del recinto.En los próximos meses lo sabremos.

Por ahora, pinchen abajo para ver cómo se las gasta esta señora en un escenario.
Imagen de previsualización de YouTube