La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Octubre, 2010

(cerrado por vacaciones)

Lunes, Octubre 11th, 2010

Durante todo este mes y parte del que viene este blog cierra sus puertas por vacaciones. Nos vemos en noviembre. Sayonara babies!!!
Imagen de previsualización de YouTube

Bienvenido a la jungla 22 años después

Sábado, Octubre 2nd, 2010

Los Guns n´Roses fueron, en su día, el ejemplo perfecto del choque generacional. Como sucedía con sus contemporáneos The Stone Roses (el equivalente en el pop británico), por un lado tenían a la vieja guardia detectando todas sus influencias, acusándoles de intrascendentes respecto a sus modelos originales y rebajando a nivel cero todos los méritos (que eran muchos, para quien los quisiera ver). Frente a ellos, una chavalada de 14, 15 o 16 años alucinando totalmente. Sí, lo de Apetite For Destruction fue muy fuerte en los 8ª de EGB, 1º y 2º de BUP de finales de los ochenta. !Y menos mal que la mayoría de nuestros padres no entendían ni papa de inglés! Porque los Guns n’ Roses estaban ahí para dar verdadero miedo, mostrarse como una pandilla de decadentes descerebrados desafiando todos códigos morales y hacerlo retransmitido via satélite para todo el mundo.

En su día, tiempos de la revista Popular 1 y el famoso César Martín (en su defensa cabe reconocer que fue uno de los pocos que defendió a los Guns n’ Roses y les dio su verdadera envergadura desde el minuto uno) se hablaba siempre de un directo mítico: el concierto que la banda en plenitud de facultades dio en el Ritz de Nueva York en 1988. Se supone que ahí estalló completamente la banda, ofreciendo la mejor actuación de su carrera y dejando un hito insuperable. Y, efectivamente, verlo hoy en día supone asistir atónito a toda una exhibición de actitud, poderío y energía rockera ante la cual no cabe ninguna de las excusas que en su día se le quisieron poner. Como The Stone Roses, los Guns n’ Roses trascendieron completamente a sus referencias, dejaron dos discos imprescindibles (el Apetite y Lies) y una decadencia lo suficientemente bochornosa como para ver estos primeros tiempos como algo a reivindicar eternamente. Así que venga, vayamos a la jungla babbbbbyyyyyyyyyyyyy

Imagen de previsualización de YouTube“Wellcome To The Jungle” en directo en el Ritz de Nueva York en 1988