La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para abril, 2010

¿Ha nacido una estrella?

jueves, abril 29th, 2010

El pasado martes se presentaba el ciclo de conciertos Muau 12.0 en la Fundación Caixa Galicia de A Coruña con un novísimo proyecto coruñés: Jane Joyd. Hoy en La Voz publicamos una crónica sobre el evento. Hacía mucho tiempo que no se asistía a un alumbramiento tan especial en la ciudad.
Por cierto, la persona que está tras el proyecto, Elba Fernández, desarrolla también un interesante trabajo como fotógrafa. De ello también dimos cuenta recientemente.

Dos adelantos en videoclip de dos de los discos del año

miércoles, abril 28th, 2010

Año Santo, el segundo álbum de Triángulo de Amor Bizarro está a puntito de salir a la venta. Lo hará el próximo lunes 3 de mayo y, desde aquí, podemos asegurar que se trata de una bomba. La trotona De la monarquía la criptocracía, una nueva muestra de su descendencia pixiana, ya se podía escuchar en su Myspace desde hace semanas. Ahora se puede ver en un videoclip en el que se respiran tanto los aromas de Luis Buñuel como de Jesús Franco.

Pero para tremendo el clip de M.I.A., Born Free, una demoledora pieza dirigida por Romain Gavras que gira sobre un sampler de Suicide y que sirve de single adelanto de su nuevo álbum. Violenta y maquinal con ella la artista promete sumar otra joya al currículo, pero además una enorme polémica, ya que la historia que recoge pretende denunciar el modo en el que el ejército americano trata a las minorías étnicas. Aquí esa minoría son simplemente los chicos pelirrojos, pero no hace falta escarbar mucho para saber a qué pueblos y poblaciones se refiere. Por ahora, ya ha sido retirado de Youtube. Menos mal que Dailymotion lo conserva.
M.I.A – BORN FREE VIDEO OFFICIAL (real and explicit version)
Cargado por elnino. – Ver más clips de música, videos en HD!

Segunda tanda de histerias musicales

martes, abril 27th, 2010

Nonito Pereira, una de las personas claves de la música en A Coruña, presenta el jueves su segundo volumen de historias e histerias musicales. Hoy lo entrevistamos en La Voz

El artista genial, único y universal

lunes, abril 26th, 2010

Raphael
Teatro Colón, A Coruña 23-4-2010

Con el término artista ocurre algo muy especial. Se supone que cuando se adecua a una persona, la dota de una virtud. Es decir, en el diccionario colectivo que se crea al margen de la RAE el artista malo no merece gozar de esa distinción que, en sí misma y tratada de ese modo, semeja un título. “Raphael nunca defrauda, él es un artista”, se podía escuchar a las puertas del Teatro Colón, cuando el de Linares había terminado la primera de sus dos actuaciones en A Coruña. Y sí, cuando el seguidor lo definía así le estaba otorgando en una palabra todo un manojo de piropos. “Es el más grande, un artista de los pies a la cabeza”, continuaba el fan, incapaz de encontrar el superlativo preciso para ese torbellino que había concluido su pase minutos antes. “Impresionante, un artistazo”, insistía quedándose sin palabras.

foto-rapahelEl artista en cuestión descansaba en ese momento en el camerino algo malhumorado. La desmedida pasión de sus fans hizo que tuviera que parar el concierto para llamar la atención a uno de ellos. Ocurrió en el tramo final, justo cuando empezaba a interpretar Que sabe nadie, el himno que le compuso Manuel Alejandro. Tras fruncir el ceño, poner cara de resignación y ver como el runrún continuaba, detuvo todo y se dirigió, serio, al fondo del teatro. “Se supone que usted viene a escucharme a mí y no yo a usted”, dijo despertando una salva de aplausos entre el público, harto de la impertinencia de dos o tres personas que definitivamente no sabían estar.

Pese al enfado, agarró la canción, la maleó y la llevó al infinito, como la hipérbole de una emoción tan mundana como la de sacar pecho ante los comentarios envenenados de la gente. Interpretada con primor, erizó el vello de la audiencia y puso al teatro en pie. Aplausos a rabiar y, de nuevo, las palabras no llegaban. “!Artista!”, se podía oír a voz en grito desde la platea mientras Raphael levantaba la barbilla, mirando al palco petrificado y recibiendo un baño de alabanzas.

Como James Brown, Michael Jackson o Lola Flores, Raphael pertenece a esa categoría de cantantes exagerados y superlativos, que logran que la audiencia vea en ellos la representación gigante de su vida en formato de estrella de la canción. Durante dos horas repasó todo su cancionero clásico, acompañado solamente de un piano en un más difícil todavía. Ello supuso, pese al formato mínimo, un portentoso desfile de amores volcánicos, celos de filo cortante, reivindicaciones de individualismo contra todo y pasiones ocultas que ansían ver la luz. Vamos, las miserias y grandezas de todo quisque sobre el escenario interpretadas por un tipo genial que no solo canta con la garganta. No, lo hace con todas las partes de su cuerpo como si fuera la última actuación de su vida.

Todo es mentira, sobreactuación y tablas. Pero abajo todo parece verdad. Por eso la gente lo adora, porque puede viajar y proyectarse en su lenguaje almibarado de flores y gorriones, en la iracundia de los espejos rotos o la fragilidad trémula que pende de un hilo. Sonaron todas. Mi gran noche, Digan lo que digan, Escándalo, Que sabe nadie o Yo soy Aquel. Se quedó fuera Como yo te amo. Estaba prevista, pero el enfado la borró de la escaleta. Tanto dio. El teatro se volvió loco con el Yo soy aquel final. Y esa estrella menuda y vestida de negro volvió a resplandecer con al brillo de esa dichosa palabra: “!Artista!”.

Foto: Óscar París

Esperando lo nuevo de Lori Meyers

miércoles, abril 21st, 2010

Seguramente Luciérnagas y mariposas sea la canción más lograda hasta la fecha de los granadinos Lori Meyers, una de las bandas fundamentales del pop nacional y autores del mejor disco nacional del año en el 2008, según este blog. Se trata de una pieza enredadora y tierna, que provoca en el oyente una indescriptible sensación de ligereza y de dejarse llevar por los encantos de la música pop. En el concierto de presentación del disco en A Coruña, cuando la tocaron en directo, unas 300 personas pudimos experimentar algo parecido a la felicidad y la plenitud total, así como un deseo latente de quedarse de por vida en sus círculos melódicos. ¿Y a que viene esto? Dos motivos sirven de excusa para traerla hoy a Retroalimentación.

Por un lado, la inminente salida de su ya cuarto trabajo, Cuando el destino nos alcance. El aterrizaje en las tiendas está previsto para el 4 de mayo y ya se puede escuchar un adelanto, Mi realidad. Se trata de su primer single, un enérgico trallazo de pop guitarrero, con tecladitos ochenteros y un ligero aroma post-punk. Pese a las novedades, encaja en el sonido del grupo perfectamente.

Pero además de la excusa promocional, existe otra. La semana pasada haciendo un reportaje sobre el grupo coruñés Stereotipos conocí a la actriz del videoclip de su single 200 buitres. Es Alicia Conde, una chica de A Coruña muy ligada con el mundo audiovisual y que tiene una conexión directa con la banda de Granada, ya que fue la directora y guionista del videoclip de la mentada Luciérnagas y mariposas. La pieza que hizo de la canción de los Lori Meyers pasó, en su día, bastante desapercibida. Lo cierto es que bien merece una recuperación, porque capta una deliciosa regresión a una idílica inocencia infantil que le va a la canción como anillo al dedo.

Y ahora, a hacer la cuenta atrás para ese cuarto disco. Se puede escuchar el adelanto o esta canción, esa maravillosa canción. Denle al play y prepársense para flotar en la irrealidad pop durante unos minutos.

Y aquí cómo se hizo

Retroalimentación en el escenario

lunes, abril 19th, 2010

Los amigos de la web Pista Oculta han colgado varios vídeos en Youtube de las actuaciones de la fiesta del viernes en le Club con Telephones Rouges y Franc3s, dos grupos que hicieron ruido, pertubaron, gritaron, pincharon y lograron que la audiencia se dividiera en tres grupos. A unos pocos le gustaron los dos grupos. Muchos otros, por su parte, o bien les molaron unos o los otros, pero nunca los dos. Y, luego, otro pequeño grupo que, horrorizado, se planteó iniciarse en las artes del vudú con ambos (“Decir que algo así te gusta es algo que solo se puede sostener desde la pose”, argumentaba uno de los asistentes). Misión cumplida por tanto. Mil gracias a las bandas, a la sala Le Club y a los asistentes.

Today Is The Day

viernes, abril 16th, 2010

A las 22.30 en la sala Le Club A Coruña, fiesta del segundo aniversario de Retroalimentación con Franc3s y Telpehones Rouges. Más aquí

Noticia de última hora: Expocoruña confirma que Retribution Gospel Choir tocarán el 13 de mayo, un día antes del Campus Rock que traerá a The Field, entre otros muchos más. Además de ello, el Sonar Galicia completa su cartel con alguna sorpresa.

“Un regalo de Dios a los humanos”

miércoles, abril 14th, 2010

En el Rockdelux de este mes publica una gran entrevista de Kiko Amat al escritor Richard Price. En un momento de esta Amat le pregunta por sus grupos favoritos y Price contesta que la Tamla Motown le parecía “demasiado pulida, demasiado producida”. Entoces, Amat le replica agraviado: “La Tamla Motown es un regalo de Dios a los humanos”.

Y escuchando el disco que The Supremes grabaron junto a The Tempations (Diana Ross & The Supremes Join The Temptations) en esta soleada mañana de primavera, no queda más remedio que darle la razón. Existen momentos en los que, en efecto, uno puede llegar a pensar cosas así.


“I Second That Emotion”, uno de los temas de ese disco

Los Planetas “Una ópera egipcia” (Sony-BMG, 2010)

martes, abril 13th, 2010

opera-egipcia Hay mucho de experimento lúdico en la nueva etapa de Los Planetas. Desde La leyenda del espacio, semeja que J y su troupe se dedican a ensamblar diferentes géneros en la búsqueda de colosales edificios sonoros. Sí, su universo se revela como un inmenso juego de construcción y en ese Lego particular están clarísimos los colores de cada pieza. También se sabe perfectamente que estas proceden de diferentes compartimentos. Así, un tramo de kraut-rock a la Neu! se conecta con el espíritu de Manolo Caracol, un tango termina haciendo clic con una ficha de surf o el tecno-pop a lo Magnetic Fields acaba por encontrar acomodo con una sevillana interpretada por La Bien Querida. Se trata respectivamente de Romance de Juan de Osuna, La llave del oro o La veleta.

Ambos son temas incluidos en su nuevo álbum, Una ópera egipcia. Las piezas que los componen, lo dicho, no ocultan su origen variado. Pero esa dispersión, sin embargo, cuaja a la perfección. Por seguir con la metáfora: una vez ensambladas las piezas del Lego planetario el muro muestra una solidez total. En su acabado final nada chirría, nada parece forzado, no ha lugar a la sospecha de fusión pachuli. Eso tratándose de un discurso que enlaza un lenguaje relativamente moderno como el del indie-rock y otro ancestral como el flamenco, tiene un mérito inmenso. Pero más mérito aún tiene otro aspecto: que sigan emocionando como en los tiempos del Super 8.

Mucho más luminoso y rock que su predecesor, Una ópera egipcia —título que alude a la expresión que los gitanos emplean para referirse a las obras maestras que dejan a uno sin palabras— revalida al grupo en esta segunda etapa de exploradores sónicos en su tradición. Si acaso, poniéndonos muy exigentes, cabría reprochar que algunos cortes de su lado más pop, como la colombina de Soy un pobre granadino o Una corona de estrellas, no llegan a impactar como las grandes dianas de Pesadilla en el parque de atracciones o Nuevas sensaciones a las que parecen continuar. Y punto. Porque el resto es, desde ya, un firme candidato a mejor disco nacional del año.

Aparte de las citadas Romance de Juan de Osuna, La llave de oro o La veleta, merece una mención el fandango de Atravesando los montes, que tiene un pie aún en Una semana en el motor de un autobús. Pero, de manera especial, destaca la soberbia una tripleta final que enlaza directamente con su predecesor. Primero, con la efervescencia lírica de Virgen de la soledad, luego con la desgarrada La pastora divina llevada al infinito por Enrique Morente y, finalmente, con la extensísima Los Poetas, toda una invocación a los Spacemen 3 que miraban a Kraftwerk desde la nueva óptica del grupo.

Cuando termina el álbum, la plenitud es total. Puede que haya quien eche en falta aquellos himnos juveniles de antaño, pero quizá ya vaya siendo hora de pasar página o, en su defecto, decantarse por otro tipo de bandas. Aquí todo eso se terminó hace ya años. Por contra, la madurez planetaria supone uno de los capítulos más fascinantes y valientes del rock nacional actual. Toda una reinvención confirmada en este segundo paso, que da a entender que aquí reside un filón para seguir explorando disco a disco.

Entrevista a J realizada en octubre del 2009 aquí

De la fiesta de Arizona Baby al aburrimiento de Marlango

lunes, abril 12th, 2010

Arizona Baby, Sala Le Club A Coruña 8-4-2010
Marlango, Teatro Colón, A Coruña 9-4-2010

En estos tiempos de festivalismo —en los que muchas veces el acontecimiento social se come a la música en sí— no deja de ser una buena noticia que 150 personas llenen una sala para ver a un grupo como Arizona Baby, una de las bandas revelación del último rock nacional. El suyo es rock de club, de cuerpo a cuerpo, sudor, cervezas y comunicación total. Y ese, un local abarrotado con el grupo sintiendo el aliento del público, es su verdadero hábitat.

arizona-babyQue no se tome esto como una frase hecha. La música de Arizona Baby nace desde algo mínimo —dos guitarras acústicas, una voz y un exiguo set percusión— se convierte tocada en algo mucho mayor y se engrandece definitivamente en vivo con el calor del público, que convierte sus actuaciones en una fiesta. La del jueves en A Coruña lo fue: una hora y pico de rock acústico, creado en ese punto en el que el blues y el country se funden y se convierten en rock.

Tocaba presentar Second To None, el álbum que los ha puesto en el candelero, y lo hicieron con una prestancia total. Revitalizando el drama pantanoso de Ouch!, el folk-rock acelerado de The Truth o la mezcolanza fronteriza de A Tale of the West, todo ganó gracias a un directo enérgico y entregado que arrulló a toda la sala. Como era de esperar, el momento cumbre llegó con Shiralee y su endiablada rítmica con sabor a tren de vapor. Pero la cosa no se iba a quedar ahí, y en el bis una simpática versión del I Want To Break Free de Queen en plan skiffle (“!Nos gusta Queen y nos gusta el skiflle! ¿Qué pasa?”, gritó el vocalista Javier Vielba al término) puso la guinda a una noche perfecta.

No se puede decir lo mismo de lo acontecido con Marlango al día siguiente en el Teatro Colón, aunque desde el aspecto formal no quepan, desde luego, los reproches. La banda madrileña defiende con gran solvencia instrumental su repertorio, logrando un sonido pulcro y refinado. Todo ello lo hace bajo una red de bombillas de colores al estilo de las viejas verbenas que les otorga una atmósfera realmente encantadora. Como no podría ser de otro modo Leonor Watling acapara todas las miradas con una presencia escénica que mantiene un punto de equilibrio perfecto entre la sobriedad y la cercanía. Incluso, a mitad de concierto, se muestran simpáticos preguntándole al público si, al final, hay fusión o no de las cajas. Y, cuando un problema técnico les impide emplear una guitarra, salen del paso sin titubeos y entre sonrisas con el Blackbird de The Beatles.
marlango No, por ahí no les puede pinchar el espectador descontento. El problema de Marlango radica en otro lugar. ¿A qué nos referimos? Pues a que el grupo madrileño jamás logra pasar de esa corrección formal con un contenido que invite abrazarlos de verdad. No, aquí no hay lugar para los escalofríos, los golpes musicales que hacen sentir la ley de la gravedad, ni el embobamiento que surge cuando uno se enamora de totalmente de un grupo.

Como si del siguiente paso a Amaral y Pereza en la escalera del buen gusto popular se tratase, Marlango suenan bien con su música nocturna de piano bar y agradan con sus devaneos negroides. Pero, definitivamente, no llegan a calar, quedándose en un grupo de bonito envoltorio pero escasa sustancia. Cuando Leonor se pone en el papel de diva soul en Shout y saca las garras su voz, no logra salir de ese tono gris mate que la atenaza. Si el grupo se deja llevar por el preciosismo de Thank Someone Tonight se queda a una pizca de lograr el pretendido efecto acrisolado. Y en su apelación al glorioso pasado del pop nacional, ofrecen una relectura del No mires a los ojos de la gente de Golpes Bajos que termina en una anécdota prescindible. Son tres momentos de un directo de cerca de dos horas que, eso sí, encandiló a la mayor parte del público, que terminó en pie aplaudiendo a rabiar.

Otros, sin embargo, soltaron más de un bostezo ante un discurso que pide a gritos mejores canciones y un extra de emoción que permita que todo ello no se quede en lo que son Marlango a día de hoy: una fruta apetitosa a la vista pero sin apenas sabor en el paladar. Aprehender la esencia, que no las formas, de su admirado Tom Waits podría ser el camino.

Fotografía Arizona Baby: Sergio Vieites
Fotografía Marlango: Óscar París