La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Mayo, 2008

Amaral “Gato negro dragón rojo” (Emi, 2008)

Viernes, Mayo 30th, 2008

amaral-gato-negro-dragon-ro.jpg

Uno de los efectos secundarios de Operación Triunfo fue la instauración de ese concepto indeterminado llamado “música de calidad”. Se supone que, a diferencia de Bisbal y compañía, existía en el panorama patrio un elenco de artistas de garantías ante la pachanga de los triunfitos. Esta miope (y mucho me temo que interesada) visión de la jugada jamás miro más allá del mundo de la radiofórmula, relegando al ostracismo al mejor pop del momento (recordemos, por ejemplo, el brillo de Chucho, Nacho Vegas o Nosoträsh allá por el 2001/2002, fecha de irrupción del concurso) en favor de bandas muy menores y, en comparación, totalmente prescindibles. Era el “efecto autenticidad”: con tal de emplear guitarras, componer tú los temas y no sonar latino pues parecía que ya se había ganado la credencial de gran grupo.

A la cabeza de aquel barco figuraban los zaragozanos Amaral. Entonces nos explicaban en sus canciones que, sí, escuchaban el Marquee Moon de Televisión. Luego, a efectos prácticos, no llegaban ni a ser una triste versión de Natalie Imbruglia y esa filosofía mujer-perdida-en-el-mundo-suplicado-ser-querida-pero-mira-cómo-te-echo-de-menos. Ahora, con su quinto álbum, Gato Negro Dragon Rojo, el dúo mira al mundo cómodo desde lo más alto de la lista de ventas, pero esa situación no les ha motivado ni a mover ficha en el sonido ni, por supuesto acudir a niveles superiores. Lamentablemente, siguen navegando en la mediocridad más absoluta.

Tiran con bastante poca gracia de las guitarras de The Byrds por aquí (Gato negro), apuntan al cruce entre U2 y Coldplay por allá (Kamikaze) y se enredan con frecuencia en la complacencia del medio tiempo AOR (Rock and Roll). Pero más allá de esa asepsia formal, lo duro de verdad llega con los vuelos poéticos de Eva Amaral y su portentoso chorro de voz. Escuchar, así tan alto, cosas como “Ya no tengo solución, sé que no tengo remedio, rock and roll para ser libres como el viento” es como para sonrojarse. Que te pretendan convencer que ahí está el equivalente a lo que un día supusieron Radio Futura o Nacha Pop (es decir, la ecuación perfecta de ventas y calidad) ya es como para preguntarse si no será todo una broma. ¿De verdad alguien piensa que esto es lo mejor que puede dar el pop nacional? En caso afirmativo llega la segunda pregunta: ¿Ese alguien ha escuchado, por ejemplo, a Sybil Vane, Nadadora o los Lori Meyers? La tercera casi mejor nos la callamos.

Camela “Laberinto de Amor” ( Emi, 2008)

Jueves, Mayo 29th, 2008

camela.jpg Como los Ramones, vaya: Camela son un grupo con fórmula, predestinados a sonar siempre igual. Lo hacían en 1993 cuando se autofinanciaron la grabación de su primera cassette (¿existe algo más indie y de espaldas a la industria que eso?) y lo hacen ahora que los discos de oro se agolpan en el hogar de Ángeles, Dioni y Miguel Ángel. Laberinto de amor, su nuevo trabajo, supone una nueva ración de ese sonido con un pie en Mecano, otro en Los Chunguitos y el ritmo bakala dibujando el paisaje de fondo. Un tejido que sumergen a conciencia en un barreño de amor y desamor, con el sentimentalismo echado a correr sin freno y al margen cualquier tipo de floritura lingüística.

Ya lo decía Carlos Berlanga, fan declarado del trío. Si en una canción Camela tienen que decir quedamos a las ocho y media, pues se dice eso y punto. Solo hay que echar un vistazo a letras como “Ha sido un golpe bajo y me ha dolido tanto que estoy sin autoestima”, “Has destrozado mi corazón, ya no te creo, se terminó” o “Basta ya de tonterías, ¿estás conmigo si o no?”. Quizá por eso, por su mezcla entre llaneza y personalidad calen tanto en tantos, suenen tan auténticos y se hayan gando a pulso la galardón de El pop del pueblo.

El single Yo por ti probablemente carezca del punch melódico de Cuando zarpa el amor (habrá que ver ahora cómo sale su video-clip), pero seguramente que eso de “Por ti sería capaz de destrozar mi voz gritando a todo el mundo que eres mi vida” insertado entre acelerados ribetes de guitarra flamenca y telones de teclados subidos de tono, sonará y sonará este verano en todos las sedes del mundo: desde la pista de coches de choque a las galas de verano, pasando por las discotecas de extrarradio. Es el principio de un nuevo peldaño de una de las trayectorias más singulares del pop español.

Festival Sinsal: Young Marble Giants

Martes, Mayo 27th, 2008

(Con motivo del inminente concierto que ofrecerán Young Marble Giants en Vigo, recordamos fugazmente esta fantástica banda que vuelve a los escenarios. La actuación se enmarca dentro del festival Sinsal y será el jueves 29 de mayo. Más info aquí)

Como ocurre con Suicide o Beat Happening, los galeses Young Marble Giants pertenecen a ese elenco de bandas donde se da una gran paradoja: el gran público conoce mucho más a quienes han influenciado, que a ellos mismos. Sí, mucho nos tememos que, al margen de las loas de la prensa especializada, siguen ahí en el estante de las bandas de culto sumando fans de modo paulatino, y sin que tampoco entren dentro de los objetivos de ningún revival. Su efímera trayectoria original (apenas dos añitos, años entre 1978 y 1980) quedó comprimida en el fundacional Colosal Youth, un disco mítico donde los haya y del que han bebido toda clase de grupos, de Nirvana a Yo La Tengo, pasando por Galaxie 500.

ymg.jpg

Provincianos y apocados, se forman en Cardiff en torno a una pareja de hermanos, Philip y Stuart Moxham, y la vocalista Alison Statton. Viven completamente ajenos el ajetreo de las grandes urbes del pop y se nota. Su música suena apática, gris y sin neones, como si fuera elaborada para el consumo doméstico, al margen de todo, sin ninguna pretensión. Pero precisamente es eso lo que hace tan excitante y singular: descubrirla es reencontrarse con la originalidad en estado puro. Nada hay de artificio en ella, todo queda reducido a lo mínimo. En Young Marble Giants corre el aire entre una caja de ritmos, unos teclados en los que se invocaba a Booker T & MG´s con el alma de un infante, una guitarra de acordes tímidos y esqueléticos y la imperturbable voz de Alison. El discurso es extraño pero cautivador, algo totalmente revolucionario en una época en la que los cambios se pedían entre gritos y desgarro. Lo suyo, era obvio, iba por otro camino. ¿Podríamos hablar de la otra cara de la moneda de Joy División? Ummm…

Young Marble Giants ejemplificaron sin saberlo su papel de banda maldita perfecta y, como una efímera chispa, desaparecieron de inmediato como una anomalía incomprendida. De hecho, el propio Stuart declaraba sobre sus directos en el NME en su día: “La gente se levantaba y se iban porque nuestra música no era precisamente el sonido de moda. La verdad es que nadie sabía muy bien qué hacer con nosotros”. De sus cenizas surgieron otras bandas (Weekend fue las que más renombre logró) y Stuart Moxham se convirtió en un habitual colaborador de muchos grupos. Ahora, sin embargo, dejándose llevar por la oleada de retornos vuelven a los escenarios (el indie, nos tememos, ya se ha hecho mayor y burgués), en una oportunidad histórica.

Tres debilidades en formato blog

Lunes, Mayo 26th, 2008

Coincidencias de la vida, en los últimos días tres interesantes células creativas han estrenado blog.

Acuarela: El sello más guay de España, el que ha editado discos como El Naval (Mus), Arde (Migala) o La primera opera envasada al vacío (Sr. Chinarro). Ello ha sido posible al acierto de su responsable, Jesús Llorente, que aparte de ser un gran “olfateador” musical es una de las plumas más precisas, apasionadas y eruditas del indie patrio, de esas que siempre es un placer leerlas, aunque sea en una hoja promocional. Por ello el lanzamiento de un blog, en que promete ir contando las interioridades del sello, es motivo de doble alegría: un fondo interesante con la mejor de las formas posibles.

Triángulo de Amor Bizarro: Me encantan los músicos apasionados, los que son fans y con los que terminas de copas en un afterhours a las siete de la mañana hablando de discos. Rodrigo de TAB es así: calmado, reflexivo, siempre dispuesto a contar cómo era la cinta de Pavement que escuchaba en la universidad. Isa, su pareja, hace de contrapunto: nerviosa, ocurrente, mordaz,.. divertida. Ambos adorables y, junto a Julián, el batería, los responsables de uno de los grupos imprescindibles del momento. Ahora abren su mundo en una bitácora recién estrenada.

Warsaw: El coruñés Guillermo Arias (Hangtheguille) es, con toda probabilidad, el mejor diseñador gráfico relacionado con la cultura pop que existe actualmente en Galicia (miren, por ejemplo, parte de su trabajo aquí) y ahora entrega otra rama digital de su inabarcable abanico de ocupaciones. Locutor de radio, Dj, fotógrafo, cartelista, comentarista de cine… y ahora también blogger. En este Warsaw demuestra que el pop no es solo música, sino un amplio espectro de sonidos, lecturas e imágenes interconectados. De Justice a Stephane Manel pasando por Muchachada Nui, merece la pena sumergirse por en él.

Nota: y de propina la web de otra debilidad, Nadadora, obra de Arias.

Previo a Eurovisión

Viernes, Mayo 23rd, 2008

Mañana es Eurovisión. Así están las cosas en Vigo (una vez más disculpas a los no gallegos, que no entenderán este impagable e intraducible documento)

El pop que llega vía politono

Jueves, Mayo 22nd, 2008

(Dejamos aparcado a Dylan en el blog de manera radical, mientras la polémica sigue coleando en La Voz)

¿Existe algo más pop que el hecho de que la melodía canción te llegue vía politono, te coja sin defensas ni prejuicios y te sorprenda a ti mismo sin poder dejar de tararear mentalmente su estribillo hiperpegadizo? Sucedió en su día con el reggatoneano Papichulo, luego con el Obsesión de Aventura, y ahora con Baila mi corazón de los mexicanos Belanova, una irresistible cápsula de tecno-pop que aterrizó en el corazon de muchos mediante esos pesados anuncios de tonos para el móvil que irrumpen constantemente en la televisión.

Un poco entre los primeros Mecano y la Kylie Minogue del Fever, la canción es verdaderamente un temazo y el video clip la mar de chulo, con una visión del pop muy pura, directa, colorista y tremendamente contagiosa. Además la letra tiene chispazos tan logrados como “Tu que eres fluorescente brilla en mi oscuridad”. Lástima que luego, mirando otros temas, no se mantenga este nivel.

El día que le gritaron !Judas! a Dylan

Miércoles, Mayo 21st, 2008

El día en que le gritaron ¡Judas! a Bob Dylan. Para la historiología rock esto viene a ser como el atentado de Sarajevo. O casi. Lo habíamos insertándo en el terreno de las leyendas, junto al striptease de Jim Morrison o la guitarra incendiaria de Jimi Hendrix. Se lo habíamos oido contar mil veces al padre enrollado de un amigo, aquel que vivíó el marzo y el mayo del 68 compostelano. Pero, cuando lo pudimos escuchar, fue cuando nos impactó de verdad como un auténtico bofetón. No solo no se había exagerado, si no que el documento derrochaba la emoción intacta, vibrante, derramándose por los altavoces. La rebeldía de algunos de nuestros mitos se convertía en mantequilla. Al lado de esto ¿quién era el verdadero punk?

La versión “oficial” del asunto llegó con Live 1966, el cuarto volumen de las míticas Bootleg series. Ahí se recogía el momento, al final del segundo cedé. El contexto es vital para entenderlo. Gira inglesa, 1966. Dylan hace sus conciertos bicéfalos: la mitad del repertorio en acústico entre aplausos y, en la segunda parte ya electrificado, con los componentes de The Band en un ambiente totalmente enrarecido y hostil, huyendo hacia delante. En el festival de Newport ya se había ganado las iras, pero la gira británica estaba demostrando que el paso era definitivo. Sus seguidores no lo entienden, se sienten traicionados y desconcertados. A medida que trascurre el concierto, el descontento crece y todo estalla en un espacio entre canción y canción:

-¡Judas!- se escucha decir a una persona entre el público. El grito se acompaña de las risas y los aplausos del público. Semeja que alguien ha cristalizado el sentir colectivo.

Dylan y su banda permanecen impertérritos. Él sonríe, se mueve sobrado de seguridad y se acerca al micro.

-No te creo (*) –dice mientras rasga los acordes de su guitarra y da la espalda- Eres un mentiroso – Y se vuelve a girar.

Dylan de espaldas al público mira sonriente a sus músicos y les dice:

-¡Tocad jodidamente fuerte!

Y arranca una rabiosa versión de Like a Rolling Stone, una de las mejores canciones de la historia del rock. Lo hace abrupta y atropellada, con los reproches que laten en su letra (pensados originalmente para la hoy tan revindicada Edie Sedgwick) desprendiéndose y dirigiéndose, desafiantes, a un público que no está todavía capacitado para entender lo que está viendo: el rock avanzando varias décadas de golpe delante de sus propias narices.

Por si no fuera poco, tras años escuchándolo, lo pudimos ver. Martin Scorsesse guardó las imágenes de todo aquello para el final de No Direction Home como la catarsis de una era irrepetible

(*) es el título de una canción suya I Don´t Belive You

Dylan no ofrece espectáculo

Martes, Mayo 20th, 2008

La semana pasada, con motivo del Festival Do Norte, Xaime Casas, el manager de uno de los grupos participantes (The Blows) decía esto en el el suplemento Fugas de La Voz:

“Hay riesgo y apuesta por parte de la iniciativa privada, garantía de que se programa con el corazón y no desde los despachos”

Ayer, cuando llegó a la redacción del periódico Elena Silveira con las declaraciones de dos miembros del Ayuntamiento coruñés sobre los motivos por los que no se contrató a Bob Dylan fue inevitable recordar aquellas palabras. Las letras de Rubén Ventureira sobre quiénes sí van a venir no hicieron sino redondear el círculo

En Vigo, donde (llega con echar una vista a su programación pública de los últimos años) hay más sentidiño, sí tocará. Aquí, pues…menos mal que el sector privado hace las cosas con algo de criterio que si no… estaríamos toda la vida con Melendis y M-clanes.

En la otra cara de la moneda un ilustre coruñés cumple diez años de vinilos y rock n´roll haciendo exactamente lo contrario que los antedichos: coherencia, pasión y conocimiento de causa. Ah, y todo arriesgando su propio dinero.

Un artículo sobre el tema publicado en su día en el feedback-zine

A Coruña es como Nacho Vegas

Lunes, Mayo 19th, 2008

(Conversación real en la calle Juan Flórez de A Coruña el sábado pasado de un grupo de 6 personas caminando juntos)

-Chico 1: Onte foi o meu último día saindo na Coru como coruñés. Hoxe empezo a levarme cousas

-Chico 2: A ti te va más venir de turista a Coruña, que vivir en ella.

-Chico 1: Sí, sí. [se ríe] Logo xa voltarei, que por casas onde durmir non vai a ser.

-Chico 2: Es curioso lo que sucede con Coruña. Hay gente que viene a estudiar aquí, se enamora de la ciudad y ya no quiere regresar: se busca sus amigos, trabajo y no quieren volver ni en pintura. Otros sin embargo, no se adaptan ni a martillazos.

-Chico 1: Debe ser. Eu son do segundo grupo, claramente [se ríe]

-Chico 2: Si, aquí no hay término medio. O bien o te gusta mucho, mucho o la detestas profundamente

-Chico 3 (que permanecía fuera de la conversación): É como Nacho Vegas

-Chico 1: ¿Que? ¿Que pasa con Nacho Vegas? [se gira]

-Chico 3: Joder, que a Nacho Vegas ou o amas ou o odias, como A Coruña.

-Chico 1: Ah.

[todo el grupo se ríe]

Nota: Diculpas a los no hablantes de gallego, pero traducida la cosa pierde. Espero que se entienda

Eliminar todo lo accesorio

Sábado, Mayo 17th, 2008

Tres ejemplos de minimalismo de culto pero súper influyentes. Si no los conoces, vete a por ellos porque son una maravilla que invita a ver la música de nuevo con ojos de niño (los terceros, además, tocarán en Vigo en breve). Pasen un buen fin de semana


Yaha Baby (The Gories)


Black Candy (Beat Happening)


Fnal Day ( Young Marble Giants)