La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘coruña’

Las unidades vecinales de Elviña

martes, julio 27th, 2010

flores1_1

La muerte de Corrales ha vuelto a poner de actualidad la polémica por el proyecto del Barrio de las Flores de A Coruña, donde se insertan las unidades vecinales de Elviña, una de las cuales (la número 3) fue diseñada por el arquitecto madrileño. El conjunto residencial, construido en 1965, se encuentra en pésimas condiciones: hay serias humedades en las viviendas, hay goteras y filtraciones, hay desconchados, revestimientos desprendidos, escaleras rotas, barreras arquitectónicas, farolas destrozadas, pintadas, basura, suciedad… y así podríamos seguir indefinidamente.

flores3_1

Este es uno de los casos más evidente del divorcio que existe entre arquitectos y sociedad. Los primeros defienden un proyecto moderno y en muchos aspectos innovador, mientras que los inquilinos están indignados con lo mal que han aguantado el peso del tiempo sus casas y el consiguiente perjuicio económico y social que ello les ha ocasionado. Los dos colectivos tienen razón, pero convendría reparar en un par de detalles: que las viviendas tienen casi medio siglo de vida (y cuando fueron construidas no había las soluciones arquitectónicas de que disponemos ahora, a nivel de aislamiento, materiales, etc.) y que cualquier obra exige un mantenimiento cada cierto tiempo para solucionar problemas y desperfectos que vayan surgiendo. Es evidente que, al tratarse de un barrio de extracción social humilde, sus moradores no pueden invertir grandes cantidades de dinero en arreglar las deficiencias. Pero lo más sangrante es el abandono por parte de las autoridades públicas de un proyecto que, pese a sus problemas, es modélico en su planteamiento.

Esta es la explicación que daba el propio José Antonio Corrales en un libro sobre su obra editado por la Universidad de Navarra en el año 2000:

“En el año 65 llevé a cabo un proyecto situado en el polígono de Elviña a la entrada de La Coruña, con una carretera de circulación y un oleoducto que pasaba por la mitad. Ramón (Molezún) no intervino por tener un trabajo en Madrid. Se establecieron cinco unidades vecinales ya que en conjunto éramos cinco arquitectos. La idea general era orientar las viviendas al mediodía, con orientación este-oeste para que les diera el sol. Seguimos la idea de los cantones de La Coruña mediante un sistema de galerías de cristal, dejando en el centro del conjunto, el centro cívico, la iglesia y el resto de los edificios que se construyeran.

flores4_1

Un planteamiento muy elemental, muy clásico, el acceso era por medio de vías rodadas en fondo de saco desde la vía perimetral, que en aquella época era un planteamiento bastante innovador.

La unidad vecinal que yo realicé está a mediodía, estableciendo un sistema más radical que los otros compañeros. En total consistía en tres bloques desfasados para no quitarse el sol. El terreno sube en el sentido este-oeste de manera que los bloques van perpendiculares a las líneas de nivel. Los bloques se unen por medio de un sistema de puentes. La vía rodada tiene una entrada por la cual se accede por detrás a los bloques. La idea de estas viviendas era que al tener fachadas a mediodía y al norte, resulta que tenían que tener una escalera cada dos viviendas, y por lo tanto, un ascensor cada dos viviendas. Entonces apareció la idea de hacer una galería abierta a media altura con posibilidades comerciales; esta galería, a la cual se abren las escaleras, tiene unos núcleos de ascensores en el extremo. Empieza a nivel del terreno y llegaba a la quinta planta, y estaba unida por unos puentes de forma que se pudiera pasar de un bloque a otro.

Los bloques, como hemos dicho, no tienen las plantas enfrentadas y al mismo tiempo, distintas profundidades encima y debajo de la galería, con lo cual tienen variaciones en planta y en sección. Cada dos viviendas hay una escalera y dos ascensores en cada galería. El tipo de vivienda está basado en una modulación de 90 cm. y la disposición de viviendas es en profundidad. Todas tienen 7 metros de anchura, para que entren el máximo número de viviendas.

Es una estructura de hormigón con cerramiento también de hormigón y una cubierta de uralita muy simple con un desagüe central. La calle tiene unos prefabricados con una terminación debajo muy simple.

El tipo de cerramiento no tiene más que dos opciones de huecos, una ventana pequeña que es la del dormitorio con las carpintarías de aluminio
correderas de luna, y una corredera de tablex y formica en blanco. Y el cuarto de estar que siempre tiene la misma ventana que el dormitorio abajo y una luna fija arriba para que entre la luz. Todo este sistema es exactamente igual en todo el edificio. La carpintería es de madera. Hoy día lo han cambiado todo. Las carpinterías las han puesto lógicamente de aluminio y otras muchas cosas.

Estos bloques tienen un afán comunitario y social, pues los vecinos se encuentran en los ascensores, en las galerías y en las tiendas. Han chocado con la mentalidad superprivativa nuestra de no querer ver al vecino, de que los ascensores están llenos de drogadictos, etcétera. Todas estas cosas imposibilitan toda acción comunitaria, porque claro es que cada uno quiere tener el coche abajo, un ascensor que le lleva hasta arriba y no ver a nadie.

Creo que son ejemplo de la vivienda con un poco de expansión comunitaria, de manera que no se reduzca a un bloque aislado con un portal. Otro tipo son las viviendas privadas en dos plantas que tienen los dormitorios arriba y tienen abajo una especie de terraza en el terreno, pero en el fondo tienen el mismo sistema. En las fachadas norte no tienen más que los dormitorios. Tuvimos problemas con el hormigón de cerramiento porque se formaron unas fisuras superficiales muy finas por falta de armado suficiente del hormigón y al final nos dieron complicaciones. La torre aislada de dos viviendas por planta tiene la misma composición, en total son cinco plantas pero forman bloques aislados.

flores5_1

En el centro comercial de la urbanización está la parroquia que me encargaron. La planteé como una cubierta plana, ligera, muy simplificada, de forma que entrara luz en las instalaciones. Tiene un bloque con una vivienda de sacerdotes en dos plantas y con un porche debajo. Los feligreses acceden por aquí o disponen de otro acceso inferior. El terreno va cayendo formando un anfiteatro de asientos situándose al final el altar, de tal manera que con una corredera se puede obtener una capilla, o puede quedar abierta toda la iglesia.

El sistema de cubierta está formado por unas vigas dobles metálicas por las cuales entra la luz y que llevan de viga a viga un sistema de forjado ligero realizado con piezas de Viroterm, con un nervio de hormigón. Los muros son de hormigón de acuerdo también con las viviendas. En aquella época había un producto que venía de Portugal, la goma líquida o neopreno de manera que toda esta cubierta está impermeabilizada con este producto. El sistema de vigas tienen una cámara de entrada de luz natural y que sirve de alojamiento de las instalaciones. Toda la carpintería es de madera y las puertas son de Viroterm. En aquella época se utilizaba el Viroterm extraduro, dado con grasa, muy resistente a los golpes y se obtenía además un color cuero. El problema del neopreno es su duración.

Han pasado muchos años y el hormigón lo han vuelto a pintar, está verde con la humedad. Esta iglesia ha tenido dificultades para su uso por parte de los párrocos, incluso han llegado a decir misa en el aparcamiento”.

flores6_11

Después de leer esto, que me digan dónde se construía hace 45 años una urbanización residencial de vocación comunitaria, con el afán de comunicar a los vecinos y no separarlos y convertirlos en desconocidos que viven puerta con puerta, con parques interiores, equipamientos comerciales, deportivos, religiosos. Con un proyecto hecho a la medida del lugar donde se asienta, que tiene en cuenta la luz natural, las comunicaciones entre edificios… y todo ello con un diseño moderno, mil veces más moderno que algunos pastiches que se construyen hoy en día y que merecen ser derribados, aunque no tengan goteras.

flores7_1

José Antonio Corrales. Obra construida

Todo Chipperfield, en la Barrié

viernes, febrero 26th, 2010

museumofmodernliteraturemarbachamneckar2c2a9christianrichters1

Una fachada blanca de huecos asimétricos. Un ventanal corrido separado en cuatro grandes paños cuadrados. Una azotea-mirador con un banco sinuoso. Una rampa que baja a la playa. La casa de David Chipperfield en Corrubedo está a años luz del ambiente de los estudios de Richard Rogers y Norman Foster, en los que trabajó antes de abrir su propia oficina en 1984. Nacido en Londres en 1953, Chipperfield se ha convertido en uno de los arquitectos británicos más relevantes con un estilo sobrio, tranquilo y concienciado, alejado de la tecnofilia que derrochan muchos de sus paisanos.

La Fundación Barrié ha traído a A Coruña la exposición David Chipperfield Architects. Form Matters, que procede del Design Museum de Londres y ha sido diseñada por el estudio del arquitecto británico. Reúne, a través de maquetas, planos y audiovisuales, los 75 proyectos claves en la trayectoria profesional de Chipperfield, entre ellos el Museo de Literatura Moderna de Marbach (Neckar, Alemania) al que corresponde la foto de arriba.

Tercera ronda

martes, febrero 2nd, 2010

ronda_1

Esta fotografía ilustraba hoy la primera página de La Voz de Galicia. La historia la contaba Juan Torreiro en el interior. Todo el mundo se pregunta cómo es posible que construyan un viaducto por encima de las casas. Lo que yo me pregunto es cómo es posible que dejaran construir viviendas en una zona por la que en el futuro iba a ser necesario llevar una autopista al aeropuerto.

Imprevisión y falta de planificación. Cuando estuve en Estocolmo me explicaron que la red del metro se ideó de forma que algunas líneas pasaran por zonas donde en el momento de su construcción no había nada, pero sabían que en el plazo de diez a quince años iba a ser necesario crear allí un nuevo barrio para la expansión de la ciudad. Así están en Suecia y así estamos en Galicia.

Más glamour coruñés

sábado, diciembre 19th, 2009

Alas de gaviota, el edificio que iba a situar Coruña entre las mejores ciudades del mundo (Francisco Vázquez dixit), decorado con casetas de feria, churrerías portátiles y contenedores de residuos.

Coruña, saturday morning

sábado, diciembre 19th, 2009

Jardines de Méndez Núñez, doce del mediodía: galpones de una feria de artesanía, hinchable gigante de la asociación de comerciantes y una máquina de limpieza circulando por el paseo (no debe haber otra hora). Adoro esta ciudad…

¿Y la biblioteca de Alejandría?

sábado, junio 27th, 2009

torre2_1

Vaya por delante mi enhorabuena hacia todos aquellos para quienes es motivo de orgullo el que la Unesco haya declarado la Torre de Hércules Patrimonio de la Humanidad. Siempre es mejor ese chauvinismo que el sentirse orgullosos de, por ejemplo, ser gallego, vasco o español (cosa que nunca entenderé, porque uno no elige dónde nace y lo mismo podía haber caído en China o Etiopía que en esta esquina del mundo).

El caso es que el galardón ha hecho feliz a mucha gente y especialmente a algunos políticos como el alcalde de A Coruña. La ciudad no tiene depuradora de aguas residuales, pero él ya ha visto colmadas sus expectativas y se ha inflado a hacer declaraciones de las que extractaré estas dos perlas: “Hoy hemos jugado un partido que hemos ganado por goleada” y “no tenemos límites”.

Ahora bien, dicho todo esto tengo que admitir que no tengo muy claros los criterios que utiliza la Unesco para conceder el título. Porque si la Torre de Hércules, de cuya fábrica original del siglo II apenas quedan restos y que es una reconstrucción neoclásica que data de 1790 (obra del arquitecto Giannini) lo merece, ¿por qué no también la Biblioteca de Alejandría? Fue en su época la más grande del mundo, se cree que fue creada a comienzos del siglo III ante de Cristo por Ptolomeo y que llegó a albergar hasta 700.000 volúmenes. Una de las siete maravillas de la Antigüedad.

La antigua biblioteca ya no existe, pero, más o menos en su mismo emplazamiento, en el 2003 se inauguró un moderno edificio proyectado por el estudio noruego Snohetta y que cumple la misma función. Siguiendo el razonamiento, también se podría declarar Patrimonio de la Humanidad el conjunto de rascacielos que se levante en el hueco que dejaron las Torres Gemelas, en Nueva York, o el Reichstag reconstruido por Foster. Pero bueno, lo que pasa es que soy un aguafiestas…

Yo también tiraría la estatua de María Pita a la basura

jueves, mayo 21st, 2009

pita_1

Chapeau para Fernando Agrasar, que se ha atrevido a decir en público lo que muchos pensamos: que la estatua de María Pita en la plaza coruñesa que lleva el nombre de la famosa heroína es un horror y que estaría mejor en un vertedero. El argumento es claro: no se puede decorar un espacio público con estatuas decimonónicas en pleno siglo XXI.

No se trata de criticar al escultor, que hizo lo que le pidieron, sino de dejar patente que el urbanismo se debe ejecutar con elementos actuales, modernos y funcionales, y no plantando un “despropósito iconográfico”, como lo definió Agrasar: una estatua de bronce en paroxismo guerrero, sobre una peana con volutas y capiteles, y con un pebetero en la base junto al que aparece grabada la palabra “libertad”. El conjunto es para morirse.

Agrasar habla a título personal, aunque con la autoridad que le da el ser profesor en la Escuela Técnica de Arquitectura de A Coruña y de haber sido el responsable, desde 1999 hasta el 2007, de la Comisión de Cultura del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia en A Coruña. Precisamente, sus colegas del COAG emitieron hoy una nota en la que no se responzabilizan de la opinión de Agrasar, que, dicen, es “una valoración subjetiva, no sustentada en criterios técnicos ni normativos, sino méramente estético”.

Flaco favor hacen los arquitectos coruñeses a su profesión. Callar (el que calla, otorga) cuando tienen motivos más que de sobra para alzar la voz por los desmanes cometidos en su ciudad durante las dos últimas décadas. La etapa de Francisco Vázquez fue nefasta para una urbe que engaña a los turistas por su configuración peninsular, pero que está a años luz de otras capitales españolas en arquitectura, urbanismo y servicios.

Ahí van otros horrores coruñeses que yo tiraría  a la basura:

– El Palexco y el centro de ocio del puerto

– El tranvía chu-chu

– Las farolas de los Cantones (modelo “quiero y no puedo”, según una pintada que alguien les hizo una vez)

– El obelisco Milenium

– El ascensor bola (tengo la esperanza de que un día se salga de su eje y ruede hasta el mar, sin que haya desgracias personales, por supuesto)

– El mirador cubierto del monte San Pedro

– La balaustrada del paseo marítimo

– Las jardineras de la Ronda de Outeiro

El juguete de Losada

sábado, noviembre 1st, 2008

losa_1.jpgAl alcalde de A Coruña los Reyes Magos le han venido con dos meses de adelanto y le han dejado una maqueta de la estación intermodal. Ahí tienen a Javier Losada con su nuevo juguete, disfrutando como un niño, y es que la maqueta se puede abrir y todo… La estación dará servicio a un AVE que hoy no existe, a un “metro ligero” (vulgo tranvía) que hoy no existe, a un ferrocarril de cercanías que hoy existe pero es como si no existiera y a unos autobuses sin espíritu metropolitano (uno coge un bus en O Burgo y en vez de llevarle al centro de Coruña le deja en la estación, como si viniera de Murcia o de Barcelona). Me gustaría recordar que Losada fue concejal de Urbanismo durante muchos años, pero los coruñeses están encantados, como lo estaban con el anterior alcalde. Pues nada, ya lo dice el refrán…

Descubra la diferencia

lunes, octubre 20th, 2008

metro_1.jpg

tranvia_1.jpg

Iba a escribir la segunda entrada de esa serie prometida sobre las farolas coruñesas cuando se me ocurrió buscar en el archivo la foto de arriba. ¡Bingo!, ahí está. Es el “metro ligero” de A Coruña, o, mejor dicho, el metro ligero de Francisco Vázquez: el que literalmente nos vendió en abril de 1999, dos meses antes de las elecciones municipales.

La unidad, denominada Combino y cedida por Siemens, circuló algunos días por A Coruña. Procedía de Alicante, donde también fue exhibida, y tenía capacidad para 104 personas. Pero mientras la ciudad levantina disfruta hoy de este tranvía, en la nuestra tenemos que conformarnos con la cafetera que aparece en la foto siguiente.

vazquez_1.jpg Da la casualidad que yo pasaba por la rotonda del Orzán cuando el entonces alcalde y hoy embajador de España ante la Santa Sede presentaba con su pompa habitual lo que él denominaba su “proyecto más ambicioso”. El Combino (fuera de la foto), el alcalde y unos maceros. La escena se me quedó grabada, y ahí tienen a la fuerzas vivas de la ciudad acompañando a Vázquez en tan magna ocasión. El que está a su izquierda es Javier Losada, su mano derecha durante veinte años, concejal de Urbanismo y actual alcalde.

Unas semanas más tarde vinieron los de Siemens y se llevaron el Combino. Y en las vías que había estrenado el moderno convoy colocaron un tren chu-chu impropio de finales del siglo XX (y menos aún del XXI). ¿Por qué traigo a colación todo esto? Hombre, en primer lugar porque cada vez que veo el renqueante tranvía por el paseo marítimo coruñés me acuerdo de aquella historia. En segundo lugar, por el artículo que Laureano López escribía el otro día en las páginas locales de La Voz, y que sintetiza de manera muy acertada lo que todos pensamos. ¡Qué prudente eres Laureano!

En el congreso de urbanismo de la semana pasada muchos ponentes citaron el tranvía como uno de los medios de transporte alternativos en cualquier ciudad que aspire a crecer de forma sostenible y ecológica. Yo hablé con Joan Busquets (que está diseñando el nuevo planeamiento urbano) sobre el proyecto de llevar el “metro ligero” por toda la ciudad y le pregunté si no se había perdido una oportunidad con el anacrónico trenecito. “Pero eso es un tranvía turístico, es distinto”, fue su respuesta.

Exactamente. Si lo de hace nueve años no hubiese sido un gran globo propagandístico y sí un proyecto serio montado por un ayuntamiento serio, hoy tendríamos un tranvía como los que circulan o están construyéndose en una docena de ciudades españolas: Bilbao, Tenerife, Alicante… En su lugar tenemos una atracción para turistas. Pero ese es el urbanismo que nos legó Francisco Vázquez: un tranvía de juguete, un ascensor con forma de bola, un obelisco de cristal (300 millones de pesetas) para celebrar el año 2000 y un paseo marítimo cuya balaustrada es tan fea que el mar se empeña año tras año en derribarla en Riazor.

Son muchas oportunidades desaprovechadas (el palacio de congresos y centro de ocio del puerto fue la última), tiempo y dinero desperdiciado, y mientras muchas capitales españolas se han reinventado (Valencia, Bilbao, Oviedo, Zaragoza…), A Coruña sigue planificando un futuro que de momento se ha quedado en el papel y en los discursos de los políticos populistas.

A los de Prensa, ni agua

viernes, octubre 17th, 2008

Estoy cubriendo el congreso La ciudad hacia el agua. Transformación marítima de las ciudades europeas, que se celebra en la sede de la Fundación Caixa Galicia en A Coruña. Ayer asistí a tres conferencias, bastante diferentes entre sí aunque todas muy interesantes. Peter Hall hizo una exposición centrada en los aspectos económicos y creativos de las ciudades, Rinio Bruttomessi mostró numerosos ejemplos de urbes que han renovado con éxito su waterfront (fachada marítima) y José Luis Gómez Ordóñez se centró en las infraestructuras y las comunicaciones urbanas. De todo ello escribo en el periódico de hoy.

Pero ahora me gustaría criticar un poco la organización del evento. He asistido a otros congresos de arquitectura en Galicia y ya es norma que haya siempre un poco de desbarajuste. Ayer, por ejemplo, tras recoger mi acreditación pedí a las chicas que estaban en la recepción de la Fundación unos catálogos que entregaban a todo el mundo. Respuesta (clásica):

_Es que son sólo para los asistentes al congreso y están contados.

_Bueno, pero yo soy de Prensa, de La Voz de Galicia.

_Ya, pero no nos han dicho nada de darles a los de Prensa.

Cinco segundos después me encontré con alguien de la organización, volvimos a la recepción y en un momento ya tenía mi catálogo. Pero la imagen dada ya era pésima.

La primera conferencia comenzó con un poco de retraso (unos 10 minutos) porque el señor alcalde tenía que hacer su discurso… Así que Peter Hall, en vez de acabar a las 11.30, lo hizo casi media hora después. Estaba programado un café antes de la siguiente conferencia y lo lógico habría sido anularlo y cumplir los horarios… Pues no. Aquí nadie perdona un café, ya sea funcionario o juez del Tribunal Supremo. Casi tres cuartos de hora de café, cuando sólo se llevaba una conferencia del congreso. Resultado: Rinio Bruttomesso y José Luis Gómez Ordóñez (sobre todo el primero) tuvieron que hacer exposiciones apresuradas.

Y luego hay que ver lo mal enfocados que están los horarios de cara a los medios. Ponen conferencias y mesas redondas hasta las 8 de la tarde, cuando a los periódicos nos quedan una o dos horas para cerrar. ¿Quieren que informemos a cientos de miles de personas o es que les llega con las 200 que calculo que cabrían en el auditorio de la Fundación? Por cierto, señor Grimshaw, las butacas blancas muy cool, pero incómodas son un rato (no hablemos ya de estirar las piernas…).

Otro detalle feo es, una vez que has pasado con tu acreditación, obligarte a dejar el DNI a cambio de los auriculares para traducción simultánea. Ni que fuéramos a robarlos. En fin, que a veces trabajamos por amor al arte, o, en este caso, a la arquitectura.

PD. A pesar de todo quiero dar las gracias a Reyes, de la organización, por su ayuda.