La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

La pose más copiada

Escrito por Javier Armesto
11 de mayo de 2010 a las 18:06h

GERMANY-ENTERTAINMENT-FASHION-PEOPLE-VOGUE-SCHIFFER

Fue en 1991 cuando Annie Leibovitz fotografió desnuda a una Demi Moore embarazada para la portada de la revista Vanity Fair. La imagen rompió tabúes y se convirtió en un icono de la maternidad, hasta el punto de que numerosas celebridades no han dudado en posar en la misma postura. La última ha sido la modelo Claudia Schiffer, para portada de la edición Alemana de Vogue. En esta ocasión, detrás de la cámara no estaba la famosa y arruinada fotógrafa, sino su amigo Karl Lagerfeld.

1991. Demi Moore. Vanity Fair

2006. Britney Spears. Harper’s Bazaar

2008. Christina Aguilera. Marie Claire

2009. Cindy Crawford. W

Entrevista: Alfonso Penela

Escrito por Javier Armesto
10 de mayo de 2010 a las 0:06h

penela_1

Como el ciberespacio no tiene límites, aprovecho para publicar aquí el texto íntegro de la entrevista que se publica hoy en la última página de La Voz de Galicia. Dice cosas muy interesantes, pero yo destacaría estos titulares:

“En Galicia hay mejores arquitectos que arquitectura”

“Seguimos construyendo como en la Edad Media, con cemento, ladrillo y arena, y deberíamos poder construir más con destornillador”

“A veces ser nuevo rico no es bueno, porque no se gasta el dinero bien”

“Una de las asignaturas pendientes es aprender a derribar”

“Una casa, igual que una ciudad, no se acaba el día que has acabado la obra. Entrarán allí y la construirán a lo largo del tiempo con su vida”

“A veces, cuando sueño con la Ciudad de la Cultura la imagino como una ruina maravillosa”

ENTREVISTA A ALFONSO PENELA


¿Cómo va el parador de Muxía?
Muy bien, desarrollando el proyecto a toda velocidad porque los plazos son justos, pero en este momento perfectamente. Hubo unas cosillas no muy comprensibles que distorsionaron las cosas, pero finalmente se pudieron arreglar.

¿Cómo va a ser?
El parador está en un sitio excepcional, de estos que te dan ganas de salir corriendo. Pero después te serenas y dices, voy a hacer un esfuerzo porque si lo consigo todavía voy a poner más en valor esa situación. El proyecto es una respuesta a un lugar extraordinario donde él define el proyecto. Muchas veces, un porcentaje muy grande de un proyecto es entender el lugar. Pero en el caso de Muxía el lugar es absolutamente determinante, por eso el proyecto es una arquitectura silenciosa, ausente, no se va a percibir en el paisaje y sólo una o dos piezas muy determinadas se posarán allí intentando añadir valor al lugar, igual que un buen puente en un río o un faro bien situado añaden valor al paisaje. Entendiendo que el hecho de construir sirva también para preservar el lugar.

¿Qué le parece la iniciativa para convertir los faros en establecimientos turísticos?
Si se hace bien y con elegancia, está bien. Hay que perder ciertos prejuicios, no podemos estar permanentemente haciendo museos y salas de interpretación porque no da de sí. El riesgo es que no se haga con sensibilidad: no entender dónde estás trabajando, la debilidad positiva de la propia arquitectura que lo sustenta, intentar crear ficciones estereotipadas que no atrapan los fantasmas y la esencia de ese lugar. Si intentas hacer un hotel estándar, con todos lo tópicos, no has entendido la austeridad, la sobriedad, la propia debilidad de estos sitios (debilidad en el sentido de lo construido, no del paisaje que es absolutamente potente). La mayoría de las veces se hace un ejercicio de conservación puramente escenográfico, las fachadas, y dentro entras y recibes un modo de ser convencional. Es siempre bueno que un lugar esté vivo y se use, pero es importante sensibilidad, discreción austeridad…

Precisamente, uno de sus proyectos más celebrados fue la reconversión en hotel de una antigua fábrica de salazón en Aldán.
La cuestión es no entender lo que puede soportar y lo que no un edificio como este. Si el edificio está pensado para que vivan dos o o tres personas, el farero y su familia, no puedes meter cuarenta. Si está pensado para un uso domestico no puedes meter un comedor para 40, lo destrozas. Tienes que ver su escala, su dimensión, y a lo mejor es un sitio donde pueden ir tres personas. Hay ciertos parques naturales donde tienes que pedir citas con un año de antelación y van entrando a cuentagotas las personas. Eso implica un modo de usar, a lo mejor hay que llevarse el saco de dormir para estar en ese sitio y no pretender que tenga todo el confort porque es matarlo. Igual exagero un poco, pero si no se hace bien puede ser peor

Cada vez que en Galicia hay un gran proyecto se apuesta por arquitectos de fuera, en vez de los de aquí. ¿Nos falta calarnos la boina?
En Galicia hay mejores arquitectos que arquitectura. No se le está dando la oportunidad a todos los que se la merecen. Pero dicho esto no quiero ser chauvinista, a mí si es un buen arquitecto que venga del lugar mas remoto del mundo, siempre que venga a hacer un buen proyecto y no a vender una marca. Pero en Galicia ha habido también un porcentaje muy grande de edificios institucionales y culturales hechos no por arquitectos foráneos y que la arquitectura que los sustenta es bastante menor.

A veces es más fácil hablar con un premio Pritzker que con un arquitecto gallego. ¿Es la de arquitecto la profesión con más egos?
Me imagino que sí, pero yo procuro estar fuera de esas historias. Hago mi trabajo lo mejor posible e intento hacerlo con la mayor naturalidad. Esto de construir es una cuestión en la que interviene mucha gente y yo le doy valor a todos. Cada día valoro más el trabajo de los obreros que me ayudan a hacer las obras, sobre todo los buenos, los respeto y los admiro, y pienso que tienen tanto valor como lo que hago yo.

¿Cómo se construye en Galicia, bien mal?
Es un arma de doble filo. Está como en todas partes bajando su nivel muy rápido, pero, paradójicamente, dado que teníamos unas condiciones de clima mas duras y exigentes que en otros lados, esto había creado unas educación y formación constructiva mejor. No es lo mismo construir en Canarias que en Galicia, Aquí no puedes construir con un bloque, revestir pintar y para casa, tienes que crear una cámara de aire. Eso había creado unos oficios y gente muy cualificada, pero se está perdiendo. Quizá la llegada de nuevos sistemas constructivos permitirá obviar esto, porque en gran medida seguimos construyendo como en la Edad Media, con cemento, ladrillo y arena, y deberíamos poder construir más con destornillador

El Pritzker lo concede una cadena de hoteles. Es como si el Nobel de Medicina lo diera Corporación Dermoestética…
El Pritzker tiene dos caras: a veces acierta y otras menos. Es una especie de equilibrio, pero en general lo han recibido grandes arquitectos y otras veces han sido cuestiones de marketing mas que de arquitectura

Usted trajo aquí a Paulo Mendes da Rocha, que se ha implicado mucho en la reordenación del campus de Vigo y finalmente se va a hacer una parte de su proyecto.
La parte principal no, pero con suerte si se desarrolla quizá induzca a la otra. Para mí el tema mas interesante es el nuevo modo de estructurar el campus a partir de vías elevadas. Lo que propone ahora es una parte de las construcciones que tendrían en sí mismas el espíritu de esas vías. Es un proyecto un poquilloambicioso que pudo haber asustado un poco.

Esa costumbre que tienen nuestros políticos de impulsar proyectos cuando no hay dinero y se quedan en el cajón, ¿se da también en otros lugares?
En todas parte cuecen habas y el problema no es solo los proyectos que acaban en el cajón, sino algunos que se llegan a construir. Toda esta financiación de la Comunidad Económica Europea… A veces ser nuevo rico no es bueno, porque no se gasta el dinero bien. Muchas veces todo este dinero de la CE ha precipitado que todo el mundo quisiera construir edificios, y yo siempre me imagino al que supervisa eso y dice: “Ah, otro centro cultural, otro auditorio, biblioteca…”. Que además nacen muertos antes de inaugurarse y también como arquitecturas menores, Ha habido poca rentabilidad social y arquitectónica de ese tipo de inversiones, se ha improvisado demasiado y en muchos casos mas que soluciones se han creado problemas. Costes enormes a las arcas municipales, la rentabilidad social es bajísima. Decidir hacer un edificio es algo muy fácil, solo tienes que encontrar un solar; entrar a revertir áreas urbanas con conflictos, hacer una reflexión, tomarse un tiempo, invertir donde sea mas necesario…, esto implica gestión, congeniar más personas y esto es complejo, lleva tiempo, las elecciones son pasado mañana y yo tengo que vender algo… Se venden edificios y se improvisa. Dentro de ese mercadeo entran a veces las estrellas de la arquitectura. Y lo se hace da igual, lo que importa es cuál es la marca que lo hace y cuando lo acaba. En ese juego entran a veces muy buenos arquitectos que no siempre aciertan.

Usted no se prodiga mucho fuera de Galicia. ¿No le gusta viajar?
Siempre ha mantenido una relación con el trabajo muy próxima, no sólo en la obra sino en el propio estudio. Nunca he tenido tentaciones de crecer, al menos de momento. Siempre considero que el mejor trabajo que puedes tener es el que tienes encima de la mesa y el que está cerca de tu casa. Esta imagen que se tiene ahora de los estudios de arquitectura de que tienen trabajo en todas las partes del mundo y en el estudio hay 350 personas, para mí eso no es garantía de algo, no me parece. A mí no me añade nada el viajar.

Pese a la crisis de la edificación, usted debe ser uno de los pocos arquitectos en Galicia al que le sobra el trabajo.
No me quejo, siempre he tenido trabajo. A lo mejor era poco y le dedicaba mucho tiempo, ahora tengo más y le dedico también mucho tiempo. Siempre he estado ocupado, con mucho y con poco. De algún modo estoy recogiendo el trabajo de 7 años para aquí. Ha coincidido con la crisis. Y luego he ido lentamente y con tranquilidad construyendo un proceso de trabajo más estable, nunca he tenido prisa, ni he querido crear una ficción.

¿Sobra obra nueva y falta más rehabilitación?
Creo que es necesario una parte de rehabilitación. Pero es un tema delicado, a veces nos empeñamos en rehabilitar algo y no tiene sentido, a veces rehabilitamos y por no entenderlo lo destrozamos. Es una escenografía, y a veces tampoco tenemos la claridad y la frialdad de analizar la situación, y a lo mejor hay que derribar y hacer algo nuevo. Una de las asignaturas pendientes es aprender a derribar, sería conveniente hacer un análisis critico de las ciudades, localizar áreas estratégicas e incluso en un determinado momento sería económicamente rentable derribar y volver a construir, regenerando la ciudad. Suena muy fuerte, pero es el camino.

¿Cuándo fue la última vez que le vino un cliente con el boceto de una planta en una hoja de papel cuadriculado?
Sigue ocurriendo de otra manera. Hace unos años llega un paisano que quería hacer una casa en el rural y me dice: “Quiero hacer una casa, pero yo quiero una casa moderna”. ¿Y cómo es eso? Pues los que viven al lado mío siempre la hacen de 9 por 9, o de 12 por 12, y yo la quiero de 10 por 12. Ahora estoy haciendo una vivienda unifamiliar y me pasa lo contrario: tengo a veces la sensación de que el cliente es más moderno que yo, tengo que frenarlo y decirle que lo que estamos construyendo es un hogar, y será todo lo contemporáneo que tú quieras pero tienes que vivir con tu familia, no vas estar de pie en tu sala de estar, perfectamente peinado, esperando a que te vengan a ver. Eso es lo que a mí mas me ha ayudado, tener una conciencia de la realidad y no preocuparte de cuestiones de imagen o de apariencia. El trabajo con los clientes tiene una componente lenta de aproximación que tiene que ver con que le tienes que abrir mas el abanico de opciones, y en el caso de las viviendas unifamiliares es muy difícil porque la gente tiende a sublimar ciertos deseos que te cuesta hacerle ver que hay una posibilidad mejor. El esfuerzo es grande.

Usted utiliza mucho la madera en interiores, un elemento que aporta calidez pero que en algunos ambientes modernos (y en Galicia especialmente) se desprecia como antiguo. ¿Nos hace falta un concepto nórdico de lo que es un hogar?
Esto de la frialdad y la calidez es relativa, no siempre es cuestión de material, lo que tienes que entender es el modo de vivir de las personas para quienes vas a hacer la casa. Entender que una casa, igual que una ciudad, no se acaba el día que has acabado la obra. Entrarán allí y la construirán a lo largo del tiempo con su vida, con el rastro de sus movimientos, con sus objetos, con sus cosas. Yo siempre recuerdo dos casas que hice para explicar cómo tienes que ponerte: hablaba de las dos casas y de sus cocinas. La casa de uno era una cocina Mozart y la otra era una cocina Spice Girls. Uno es un personaje muy tranquilo, sereno, ordenado y esa es su forma de vivir; pero la otra gente era lo contrario y toda la casa, como la cocina, podía aguantar cualquier tipo de objeto enorme, de desorden aparente (que es otro orden). Un hogar es un hogar, una vivienda tiene que tener esa cualidad, no puedes hacer una casa para que te hagan una foto en una revista.

¿Qué le parece la Exposición Universal de Shanghai? ¿Cree que tienen sentido estos eventos en la era de Internet?
Pudiera ser que en un lugar, en un momento dado, se produce una capacidad económica para hacer algo tipo propositivo o de investigación, arriesgar, ser ejemplar, que es una de las cosas que nos falla en Galicia. Y las exposiciones universales, salvo algunos ejemplos en la Historia que se aprovecharon para arreglar otra cosa, en general son un despilfarro inconsistente.

Qué bien, hemos terminado la entrevista y no ha salido la Ciudad de la Cultura…
A mí nunca nadie me preguntó mi opinión por la Ciudad de la Cultura, así que ahora es un poco tarde. Todo el mundo entiende que es un problema, algo que no tenía que haber sucedido, pero a mí me parece más grave lo que ha sucedido en toda Galicia con el despilfarro de equipamientos culturales y demás que se han hecho. Si sumas todo eso y la acción de todo eso sobre el territorio, sobre las economías de las ciudades y sobre nosotros mismos, el problema es más grave. A veces, cuando sueño con la Ciudad de la Cultura la imagino como una ruina maravillosa, me parecería un destino fenomenal.

El Pompidou de Metz, una secuela de la era post Guggenheim

Escrito por Javier Armesto
8 de mayo de 2010 a las 18:46h

FRANCE-ARTS-MUSEUM-POMPIDOU

El próximo martes se inaugura la sede del Centro Pompidou en Metz, una ciudad del noreste de Francia que aspira como tantas otras a repetir el éxito del Guggenheim de Bilbao. Para ello, el director del Beauborg encargó en el 2003 al arquitecto japonés Shigeru Ban un edificio representativo que acogerá 800 piezas de arte de los siglos XX y XXI.

Ban ha diseñado un contenedor de 10.000 metros cuadrados de exposición capaz de albergar espectáculos, instalaciones temporales, proyecciones, talleres artísticos, clases y conferencias. La estructura de madera del edificio soporta una membrana textil translúcida de 8.000 metros cuadrados, que permite iluminar su interior durante el día y de noche deja al descubierto el esqueleto reticular de su cubierta.

De unos 125.000 habitantes, Metz es una de las urbes francesas con mayor patrimonio medieval, así que quizá se la pueda comparar con Santiago de Compostela, más que con Bilbao _antaño industrial, hoy ciudad de servicios_. La apuesta, mucho más mesurada que la que se hizo en Galicia con la Ciudad de la Cultura, lleva aparejada una marca como el Pompidou, lo que ya de por sí garantiza el éxito del proyecto. Hay un nombre detrás, hay fondos, hay una arquitectura de escala razonable…

El Pompidou de Metz ha costado algo más de 70 millones de euros y sus responsables calculan que el mantenimiento exigirá 10 millones anuales. Pues bien, esta semana La Voz publicó los cálculos de la gestora del Gaiás (la Ciudad de la Cultura de Galicia), complejo sin acabar que ya quintuplica el coste del centro francés: un millón de euros al año. O son unos genios, o unos ingenuos.

Centre Pompidou-Metz

Arte y ocurrencias

Escrito por Javier Armesto
5 de mayo de 2010 a las 19:38h

doris_salcedo2

La escultora colombiana Doris Salcedo ha ganado el Premio Velázquez de Artes Plásticas 2010, dotado con 125.000 euros, por “la madurez de su trayectoria” y la “calidad” de su obra, según el jurado del premio, que concede el Ministerio de Cultura español. Uno de sus trabajos más sonados fue una brecha abierta en el suelo de la sala de turbinas de la Tate Modern de Londres, con la que quiso simbolizar las divisiones del mundo, lo que ella misma calificó de “grieta de la Humanidad”.

A mí me ha llamado la atención la similitud de alguna de sus obras con las de Ángela de la Cruz, la finalista del Premio Turner. Me refiero a esas composiciones de muebles arrumbados, como la que encabeza este post y que De la Cruz también expuso en la Lisson Gallery de Londres. Como dijo un colega, estas artistas van a tener un problema con los plagios: cualquiera puede coger una cómoda o unas sillas viejas, ponerlas contra una pared y decir que es “un Salcedo” o un “De la Cruz”. Es lo malo de confundir el arte con las ocurrencias.

La ministra de Cultura destacó ayer que Doris Salcedo es “una de las artistas más importantes del panorama internacional” (gran aportación) y apostilló: “Si a ello se une que es mujer, mejor”. O sea, que ahora resulta que el arte puede tener más valor si está hecho por manos femeninas. Sin comentarios.

La grieta de Doris Salcedo en la Tate Modern

Ángela de la Cruz, finalista del Premio Turner

Escrito por Javier Armesto
4 de mayo de 2010 a las 20:32h

REINO UNIDO-ARTE

Ángela de la Cruz, una coruñesa de 45 años, se ha convertido en la primera artista española que opta al Premio Turner de arte contemporáneo, y por lo poco que he podido chequear tiene todas las papeletas para ganarlo.  Compite con los británicos Susan Philipsz, autora de instalaciones sonoras a las que aporta su propia voz; el pintor Dexter Dalwood y el dúo de videoartistas The Otolith Group.

Las nominaciones sirven también, de alguna manera, para reconocer al MARCO de Vigo, que programó en el 2004 una exposición sobre De la Cruz, y que recientemente albergó una instalación sonora de Philipsz dentro de la muestra colectiva Espejos.

El trabajo de Ángela de la Cruz, que lleva más de veinte años afincada en Londres, se basa en la distorsión de los cuadros, que rompe, rasga y dobla para presentarlos como esculturas. Los lienzos se transforman en algo así como contenedores de restos para reciclar.

Como ya he dado otras veces en el blog mi opinión sobre el arte conceptual, esta vez dejaré que juzguen los lectores:

Exposición en el Camden Arts Centre

Exposición en la Lisson Gallery

Exposición en el MARCO

Obras a la venta en artnet

Exposiciones universales: ¿Tienen sentido hoy en día?

Escrito por Javier Armesto
3 de mayo de 2010 a las 12:43h

CHINA-EXPO 2010-ITALIA

La Expo de Shanghai se estrenó finalmente el viernes pasado con un derroche de fuegos artificiales por duplicado, ya que los chinos son tan previsores que hacen el día anterior un ensayo general que incluye todos y cada uno de los elementos de la ceremonia inaugural. En cualquier caso, una minucia dentro del presupuesto general de este evento (44.500 millones de euros), que supera el de la organización de los Juegos Olímpicos de Pekín.

La pregunta ahora es: ¿Qué sentido tiene este maremágnum de pabellones nacionales, actividades, fiestas y jolgorios diversos? Las exposiciones universales nacieron a mediados del siglo XIX como una forma de mostrar los últimos descubrimientos, los progresos de la industria, del comercio y, en ocasiones, razas y costumbres exóticas de las numerosas colonias explotadas por el imperialismo occidental.

Los primeros certámenes sirvieron además para dejar espléndidos ejemplos de arquitectura que incorporaban las últimas tecnologías en edificación. Así surgieron construcciones notables como el Crystal Palace de Londres (destruido por un incendio en 1936) o, sin ir más lejos, la torre Eiffel, erigida con motivo de la Exposición Universal de París de 1889.

Pero eso era en una época en la que no existía ni la radio, ni la televisión, ni mucho menos Internet; en la que las noticias del otro lado del mundo podían tardar semanas en llegar, y en la que la población no tenía forma de acceder a los últimos conocimientos, que eran coto de la élite científica y de las clases ilustradas. Ciento cincuenta años después, en la era de la globalización y del ordenador, las exposiciones universales han perdido su razón de ser. Tienen el mismo sentido que una enciclopedia de varios tomos en papel frente a la Wikipedia.

Desde mi punto de vista, y esto ya es pura subjetividad, las exposiciones se montan hoy en día para que unos cuántos se forren a costa de los erarios públicos. Son los de siempre: arquitectos con buenas realaciones con el poder, artistas “alternativos” que viven a punta de subvenciones y todo tipo de personajes mimados por la oficialidad, además de los propios políticos, que se pegan unos viajes de no te menees con la excusa de apoyar la presencia de su país en el evento.

La foto, de Diego Azubel para Efe, muestra el interior del pabellón de Italia en Shanghai, con una exposición titulada “Eleganza”.

Somos imbéciles

Escrito por Javier Armesto
30 de abril de 2010 a las 21:15h

GERMANY/

Por rendirnos ante tipos como el británico Damien Hirst y el estadounidense Michael Joo, que presentan en Berlín una exposición conjunta titulada ¿Alguna vez has mirado de vedad al sol?. La muestra “tiende a reventar la idea de una naturaleza pura y a mostrar el universo como algo permanente en construcción”, según la palabrería clásica de estos charlatanes del arte conceptual.

Un batiburrillo en el caben obras como las cebras en formol y la vitrina de pastillas de Hirst, o el Rocinante rosa de Joo, ante el que posaron para los medios. Observemos de cerca los semblantes de Joo y Hirst, los dos vestidos de negro, los dos con gafas de diseño. ¿De qué se ríen? Pues está claro. Cuando consiguen colocar piezas como la que figura a la entrada de la exposición (bajo estas líneas) se ríen de todos nosotros.

ALEMANIA-ARTE

ALEMANIA-ARTE

Templo, por Damien Hirst.

La sirenita, varada

Escrito por Javier Armesto
25 de abril de 2010 a las 22:15h

CHINA-EXPO 2010

Y más sola que la una. Desde hoy se expone en el pabellón danés de Shanghai, adonde ha sido llevada para servir de atracción en la Exposición Universal que se inaugura el próximo 1 de mayo. El lema del certamen es “Mejor Ciudad, Mejor Vida”, y no sé que puede haber peor para una ciudad que arrancarle una parte significativa de su identidad cultural para pasearla como si fuera una mona de feria.

La escultura de bronce, creada en 1913 por Edvar Eriksen e inspirada por el personaje del cuento de Andersen, nunca había salido del puerto de Copenhague. Ahora no sólo se han llevado la estatua, sino también las rocas sobre las que descansa. La han rodeado de un lujoso envoltorio de diseño (charco incluido) y se pasará las horas muertas esquivando los flashes de los turistas. ¿Se imaginan ir hoy a la capital danesa y encontrarse su lugar vacío?

Entrevista: Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa (SANAA)

Escrito por Javier Armesto
25 de abril de 2010 a las 20:05h

FILES-BRITAIN-JAPAN-US-ARCHITECTURE-PRIZE

He tenido la suerte de entrevistar a Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa. Les envié un correo al día siguiente de ganar el Pritzker y, aunque en principio la cosa estaba cruda, finalmente me enviaron las respuestas. Es curioso, a veces resulta más fácil entrevistar a unos arquitectos japoneses, que acaban de recibir el premio más prestigioso del mundo y viajan continuamente por los cinco continentes, que a algunos gallegos…

Me ha llamado la atención lo que dicen de la arquitectura espectáculo, ya que, a priori, los proyectos de SANAA no pueden estar más lejos de la obra de colegas como Gehry, Calatrava, Libeskind, Eisenman… Quizá el recientemente inaugurado Rolex Learning Center de Lausana pueda inscribirse en esa corriente, aunque yo creo que más bien responde a las necesidades del programa (un edificio que fuera lugar de encuentro entre estudiantes y docentes) y a la debilidad de sus autores por los espacios indoor-outdoor.

Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa: “El espectáculo puede ser una parte razonable de un encargo”

Lomografía y fotografía

Escrito por Javier Armesto
23 de abril de 2010 a las 12:46h

lomo3

Cuenta mi compañero de La Voz Javier Becerra que las cámaras Lomo se han puesto de moda en A Coruña. A la gente le encanta experimentar con estos viejos cacharros de origen ruso, que consiguen efectos curiosos _colores sobresaturados, viñeteados…_ lejos de la perfección de las actuales cámaras digitales.

A mí, con la lomografía me pasa lo mismo que con algunas muestras de arte conceptual: respeto la idea de arte que pueda tener cada uno, pero me parece un intento de ocultar la incapacidad para llegar a algún tipo de virtuosismo creativo y de enmascarar obras vulgares con una pseudofilosofía o, en este caso, con imágenes borrosas.

La fotografía es un arte, pero también una técnica que hay que aprender y dominar. Estoy de acuerdo en que el 95% de una foto es el encuadre, el motivo que se retrata, y ello lo determina la decisión del autor. No se es mejor fotógrafo por disparar con una cámara de 6.000 euros o por sacar imágenes de nitidez cristalina. Pero tampoco por conseguir cuadros kitsch o que parecen sacados de una alucinación LSD.

A los aficionados a la lomografía les recomendaría que echaran un vistazo al libro publicado por Lunwerg en el que los miembros de la mítica agencia Magnum escogen cada uno seis fotografías de uno de sus colegas. En el trabajo que hicieron Robert Capa, Cartier-Bresson, Elliott Erwitt, Eugene Smith, Inge Morath, Josef Koudelka…, y en el que hacen actualmente sus herederos, puede apreciarse fácilmente en qué consiste el arte de la fotografía. Sus imágenes también, en ocasiones, están borrosas, presentan grano, ruido o efectos desconcertantes, pero es porque ellos lo decidieron así, no porque una cámara fotográfica les impuso una realidad distorsionada.