La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

La araña del Guggenheim

Escrito por Javier Armesto
1 de Junio de 2010 a las 12:38h

ESPAÑA-LOUISE BOURGEOIS

Yo pensaba que era una obra única, pero ahora que acaba de fallecer su autora, la artista francesa Louise Bourgeois, resulta que hay arañas como esta en varias partes del mundo: en el barrio Roppongi de Tokio (Japón), sobre la tumba del pintor James Ensor en el cementerio de Oostende (Bélgica), en Bilbao y, probablemente, en algún sitio más.

Nacida en París en 1911, Bourgeois estudió en varias academias de arte y recibió la influencia de Fernand Léger, Joan Miró, Marcel Duchamp y André Breton, entre otros, que la inclinaron hacia el surrealismo. En 1938 se casó con el historiador de arte norteamericano Robert Goldwater y se instaló en Nueva York, nacionalizándose estadounidense en 1951. A partir de los 60 se centró en la escultura en metal, realizando grandes instalaciones sobre sexualidad, familia y sociedad.

Maman (Madre), que es como se titula la escultura de arriba, es una muestra expresionista del atormentado interior de esta artista. A mí, cuando paso por debajo, siempre me recorre un escalofrío al contemplar la siniestra bolsa de huevos que esconde la gigantesca araña de bronce.

Entrevista: David Chipperfield

Escrito por Javier Armesto
29 de Mayo de 2010 a las 0:35h

chip_1-1

Esta entrevista tenía que haberse realizado el pasado 20 de abril en las oficinas centrales de David Chipperfield Architects en Londres, pero la erupción del volcán Eyjafjalla trastocó mis planes de conocer in situ el estudio de uno de los arquitectos más prestigiosos del mundo. Finalmente, y con la inestimable mediación de la Fundación Barrié (¡gracias, Marta!), fue posible conocer al autor de la reconstrucción del Neues Museum de Berlín, que vino a A Coruña como colofón de la exposición Form Matters. Quien esté por Galicia todavía está a tiempo de verla, hasta las 9 de la noche del domingo, y la verdad es que merece la pena. Hay otra forma de hacer arquitectura y Chipperfield lo sabe bien.

David Chipperfield: “Intento reducir la arquitectura a su punto más silencioso”

Zapatos marrones de ante, vaqueros blancos, camiseta y chaqueta oscuras y gafas de pasta a juego con sus cejas. David Chipperfield (Londres, 1953) se presentó ayer en A Coruña con este atuendo informal para clausurar la exposición Form Matters, una fantástica retrospectiva de su obra que todavía podrá contemplarse hasta el domingo en la Fundación Pedro Barrié de la Maza. La noche anterior, Chipperfield había aterrizado en Galicia y no resistió la tentación de pasar por su casa de Corrubedo.

En los textos de la exposición dice que los arquitectos deben ser responsables e imprevisibles a un tiempo, y no ignorar ciertos límites en su trabajo. ¿No cree que muchos han sobrepasado esos límites en la última década?

Ha habido mucha experimentación en la forma arquitectónica y, a raíz de la construcción del Guggenheim de Bilbao y del enorme éxito que tuvo, los edificios se ven no sólo como museos, sino como iconos para la propia ciudad. Se han conjugado una serie de circunstancias para dar lugar a lo que podríamos llamar la tormenta perfecta: gran cantidad de fondos para edificios singulares, experimentación con la forma y que la gente se ha dado cuenta de la importancia de tener un edifico icono como una marca representativa de la ciudad.

La Expo 2010 de Shanghai se presenta bajo el título «Mejor Ciudad, Mejor Vida». ¿No estamos borrando la identidad de nuestras ciudades al convertirlas en centros de servicios, llenando el centro de museos, tiendas y oficinas y llevando a la periferia la vivienda y la industria, que tradicionalmente han sido los motores urbanos? ¿Corremos el riesgo en Europa de que nuestras ciudades asuman el modelo del «downtown» estadounidense?

Estoy de acuerdo con lo que usted dice, es un problema bastante grande. Pero el mundo inmobiliario es una industria y hay una especie de conspiración entre los inversores y el sector de la construcción; se está construyendo muchas veces no sólo porque se necesita ese edificio, sino porque forma parte de la industria de la inversión. En España, en los últimos 10 años ha habido una extraña libertad para el urbanismo y en el mundo anglosajón también, hemos llegado a una desfiguración total del mercado inmobiliario y del urbanismo.

Para ser un arquitecto británico (la arquitectura moderna británica se asocia, en una especie de reduccionismo, al «high-tech») sus edificios tienen un sobriedad clásica. Usted trabajó con Richard Rogers y Norman Foster, pero no parece hacer gala de la tecnofilia que derrochan sus colegas: ¿Le desagrada que la tecnología esté visible en los edificios?

La tecnología está visible en todo, la cuestión es la manera en que se expresa. Rogers y Foster prefieren expresar el papel de la estructura, la provisión de servicios, y formalizar estos elementos dentro del propio lenguaje arquitectónico del edificio.

El Museo de Literatura Moderna de Marbach (Alemania) remite a un templo clásico. ¿Qué opina sobre el clasicismo puro por el aboga el príncipe Carlos de Inglaterra?

No creo que el príncipe Carlos esté abogando por el clasicismo, más bien rechaza el modernismo. Eso lo encuentro bastante extraño. Todo empezó hace unos quince años con un comentario que hizo de que la calidad de la arquitectura moderna en el Reino Unido era bastante pobre, y creo que tenía bastante razón, en su momento fue una crítica muy valiente. Pero personalmente no estoy de acuerdo con lo que dice de que habría que volver a los estilos históricos.

Usted utiliza todo tipo de materiales en la piel del edificio: ladrillo, vidrio con bronce, hormigón, roca volcánica, madera. ¿Alguno es su favorito, como el titanio para Gehry o el hormigón para Niemeyer?

Para mí no hay un material por encima de los demás. Tenemos que buscar siempre el más apropiado. Tengo el privilegio de trabajar en distintos lugares y tengo que ajustar la forma de trabajar, los materiales que utilizo y las ideas a la cultura local. Por ejemplo, podría utilizar el ladrillo el Berlín o el hormigón en México. Pero el hormigón es un material extraordinario de nuestros días, al igual que el vidrio, y anteriores generaciones de arquitectos estarían celosos de las posibilidades que nos ofrecen.

¿En la arquitectura de Chipperfield no hay espacio para la curva?

En mi arquitectura hay sitio para todo lo que tenga su razón. Yo no soy un formalista, intento siempre reducir la arquitectura a su punto más silencioso y la geometría de un cubo es lo que más se aproxima. La geometría de las curvas es un poco más ruidosa.

Usted ha criticado los concursos de obra pública en el Reino Unido, por la ausencia de arquitectos en el jurado. ¿Se siente maltratado en su país, donde ha construido menos que otros paisanos?

Inglaterra no ha sabido crear unas condiciones positivas para la práctica de la arquitectura en comparación con España, donde, a pesar de los actuales problemas económicos, hay una relación muy saludable entre la enseñanza de la arquitectura, su práctica, los concursos y la industria. En España el sistema de concursos públicos ha permitido a los arquitectos jóvenes obtener trabajo y enseñar en las universidades, y así los estudiantes también se benefician de lo que están haciendo, e incluso pueden ayudar a sus profesores a preparar algún concurso.

Uno de los últimos proyectos de Chipperfield ha sido la reconstrucción del Neues Museum de Berlín —que alberga el célebre busto de Nefertiti—, un complejo trabajo de restauración que ha merecido unánimes elogios.
¿Qué lecciones se pueden extraer a la hora de abordar trabajos similares?

Estamos hablando de un monumento destruido por las bombas (en la Segunda Guerra Mundial) en el centro de la ciudad y eso lo hace un edificio muy singular. La aproximación fue muy parecida a la forma de trabajar de un arqueólogo. Se cogen los fragmentos que quedan, se reparan y se intentan unir de forma que tengan sentido en un nuevo conjunto, pero basándonos en su origen histórico. Al principio hubo polémica por mi interpretación de ese elemento nuevo: yo no quería que fuese una copia de lo antiguo, que fuese una imitación de lo que faltaba, sino un edificio nuevo basado en lo que había allí antes y en las ruínas.

En Galicia es usted conocido como el arquitecto británico que se hizo una casa en Corrubedo. Cuénteme el proceso que le llevó a esta esquina atlántica y por qué decidió construir aquí una vivienda.

También me deben conocer como el arquitecto británico que promociona Galicia en el extranjero, pero no demasiado, porque quiero que el secreto de Galicia se mantenga. Recibí la primera invitación para visitar Galicia del arquitecto Manolo Gallego, que es un buen amigo mío, y vine con mi familia hace veinte años. Desde entonces hemos vuelto año tras año y hemos desarrollado un cariño y una fuerte relación con Galicia y especialmente con la ría de Arousa.

Las maquetas de la exposición son realmente extraorinarias. ¿Qué importancia tienen las maquetas actualmente, cuando todos los estudios de arquitectura trabajan con ordenadores y renderizados 3D?

En nuestra práctica utilizamos las maquetas para explorar ideas, son modelos a gran escala, de 1:30. Un solo proyecto puede tener cuatro o cinco maquetas distintas; no son muy detalladas, porque están pensadas para enseñar el espacio, no la forma. Pero para la exposición decidimos hacer unas maquetas mejor acabadas para mostrar el espíritu de nuestro trabajo.

Entrevista a David Chipperfield

Foto: Manuel Marras

Zaha Hadid inaugura un museo de arte moderno en la antigua Roma

Escrito por Javier Armesto
28 de Mayo de 2010 a las 12:35h

ITALY-ARCHITECTURE-ART-MUSEUM-MAXXI

Zaha Hadid sigue rompiendo barreras y, después de convertirse en la primera mujer que gana el Pritzker, en el 2004, ahora acaba de inaugurar un museo de arte moderno en el centro histórico de la antigua Roma. El Museo Nacional para las Artes del Siglo XXI (MAXXI) alberga joyas como un esqueleto gigante de 24 metros de longitud del italiano Gino de Dominicis, composiciones a base de conos de tráfico como la del norteamericano Teddy Crin y, como no, una escultura del indio Anish Kapoor. Todo muy llamativo y muy conceptual.

maxxi2-1Así que, teniendo en cuenta el contenido y que estamos en Roma, en este caso no queda má remedio que reconocer que lo más interesante del MAXXI es el continente, o sea, el edificio. Dividido en dos zonas comunicadas (una dedicada a la arquitectura y otra al arte contemporáneo), se extiende a lo largo de 30.000 metros cuadrados distribuidos en espacios que fluyen según las características líneas paralelas y oblicuas de la arquitecta iraquí. El proyecto (a la derecha, un renderizado cenital) me recuerda vagamente a la propuesta que Hadid presentó para la Casa de la Historia de A Coruña.

Por cierto que, también en la Ciudad Eterna, se ha inaugurado la ampliación del Museo de Arte Contemporáneo de Roma (MACRO), a cargo de la arquitecta Odile Decq. En la web de su estudio pueden verse algunas imágenes.

El Partenón, sin andamios

Escrito por Javier Armesto
25 de Mayo de 2010 a las 19:16h

GREECE/

No todas las noticias de Grecia iban a ser negativas. Después de nueve años de obras en la Acrópolis han terminado los trabajos de restauración de los templos del Partenón y Nikea Atenea, los Propileos, la conservación de las estatuas y el recuento e investigación de los restos arqueológicos esparcidos por la colina ateniense.

Los turistas podrán ahora admirar el Partenón sin grúas ni andamios. En este monumento han sido reconstruidas ocho columnas, y se han retirado de la parte superior el cemento y el hierro que se les había inyectado para apuntalarlas en anteriores trabajos de preservación. En la parte norte del templo, seriamente dañada desde 1687 por un ataque veneciano, fueron colocadas copias de seis segmentos de mármol esculpidos por Fidias. Los originales se encuentran en nuevo Museo de la Acrópolis, inaugurado el año pasado.

Más ocurrencias en Londres

Escrito por Javier Armesto
24 de Mayo de 2010 a las 21:53h

R.UNIDO-ARTE

Dentro de esa fiebre de ocurrencias artísticas que últimamente padece Londres se enmarca la obra que ha inaugurado el anglo-nigeriano Yinka Shonibare, nada menos que en la plaza de Trafalgar de la capital británica. Se trata de una enorme botella de cristal dentro de la cual descansa una réplica a escala del buque HMS Victory, el barco a bordo del cual el almirante derrotó en 1805  a una coalición franco-española frente a las costas de Cádiz.

“Con esta obra trato de reflejar la relación entre el nacimiento del Imperio Británico y el contexto multicultural de la actual sociedad británica”, subraya Shonibare. Su obra ocupará temporalmente el cuarto pilar de la plaza, que debía haber soportado una estatua ecuestre de Guillermo IV, pero que quedó finalmente vacío por falta de fondos y desde 1999 muestra periódicamente obras de artistas contemporáneos. Lástima que en esta ocasión (y a pesar de la crisis) no se quedasen también sin dinero.

Una casa fascinante

Escrito por Javier Armesto
22 de Mayo de 2010 a las 20:06h

shell001

A través del suplemento Magazine de El Mundo descubro esta vivienda de hormigón de formas onduladas, que _no podría ser de otra forma_ se encuentra en Japón, concretamente en un bosque de Nagano, a pocos kilómetros de Tokio. Mi compañero Alfonso Andrade, cuando se la enseñé, dijo que parecía un despertador; a mí me recuerda a un brazo de gitano gigante (para los lectores no españoles, un postre típico de aquí). Lo que está claro es que no deja indiferente.

El arquitecto de la casa Shell se llama Kotaro Ide, del estudio nipón ARTechnic Architects. La vivienda, que recibió el año pasado el premio de Interior Design a la mejor casa en “estilo libre”, tiene 275 metros y está en una parcela de 1.700. Todo muy normal (me refiero a las medidas), salvo por sus volúmenes curvilíneos, su apuesta por la luz natural gracias a dos enormes lucernarios, sus exquisitos interiores con tecnología domótica y, sobre todo, su sintonía con la naturaleza sobre la que se asienta: se respetó la vegetación existente y desde cualquier punto de la casa se pueden ver árboles.

Shell House. Imágenes exteriores

Shell House. Imágenes del interior

John Malkovich, experto en modernismo

Escrito por Javier Armesto
20 de Mayo de 2010 a las 20:21h

ESPAÑA-JOHN MALKOVICH

Definitivamente, a los actores de Hollywood les gusta jugar a las casitas. Primero fue Brad Pitt, admirador confeso de Gehry y cuya afición por la arquitectura le ha llevado a promover diversas obras en Estados Unidos, además de interesarse por proyectos como la Isla de la Innovación, en Avilés. Ahora se trata de John Malkovich, quien se presenta como un experto en la obra del modernista catalán Josep Maria Jujol (1879-1949), estrecho colaborador de Gaudí.

Malkovich visitó Tarragona para participar en los actos de conmemoración del centenario del Teatro Metropol, diseñado por Jujol. El actor, que también dijo conocer la iglesia de Vistabella y la Casa Bofarull de Els Pallaresos, del mismo autor, elogió la capacidad del arquitecto para “crear algo a partir del material más simple. Sientes que sus obras están constantemente moviéndose, como si tuviesen que caerse al agua, un elemento que es un referente para él”.

Por estas lisonjas y un par de representaciones que ofrecerá en el Metropol, Malkovich se embolsará 300.000 euros. Un artista.

Premios RIBA para Sevilla y Barcelona

Escrito por Javier Armesto
20 de Mayo de 2010 a las 19:29h

R.UNIDO-ARQUITECTURA

El Campus Palmas Altas, de Sevilla, del estudio Rogers, Stirk, Harbour+Partners, y la Ciudad de la Justicia de Barcelona y Hospitalet de Llobregat, de David Chipperfield Architects y Fermín Vázquez (b720 Arquitectos), que aparece en la foto de arriba, han sido galardonados con sendos premios a la excelencia en arquitectura que concede cada año el Royal Institute of British Architects (RIBA). Ambas construcciones optarán, junto con otros siete proyectos europeos y 93 edificios británicos, al Riba Stirling, que se fallará en octubre.

Lista completa de los ganadores del RIBA Award

La pose más copiada

Escrito por Javier Armesto
11 de Mayo de 2010 a las 18:06h

GERMANY-ENTERTAINMENT-FASHION-PEOPLE-VOGUE-SCHIFFER

Fue en 1991 cuando Annie Leibovitz fotografió desnuda a una Demi Moore embarazada para la portada de la revista Vanity Fair. La imagen rompió tabúes y se convirtió en un icono de la maternidad, hasta el punto de que numerosas celebridades no han dudado en posar en la misma postura. La última ha sido la modelo Claudia Schiffer, para portada de la edición Alemana de Vogue. En esta ocasión, detrás de la cámara no estaba la famosa y arruinada fotógrafa, sino su amigo Karl Lagerfeld.

1991. Demi Moore. Vanity Fair

2006. Britney Spears. Harper’s Bazaar

2008. Christina Aguilera. Marie Claire

2009. Cindy Crawford. W

Entrevista: Alfonso Penela

Escrito por Javier Armesto
10 de Mayo de 2010 a las 0:06h

penela_1

Como el ciberespacio no tiene límites, aprovecho para publicar aquí el texto íntegro de la entrevista que se publica hoy en la última página de La Voz de Galicia. Dice cosas muy interesantes, pero yo destacaría estos titulares:

“En Galicia hay mejores arquitectos que arquitectura”

“Seguimos construyendo como en la Edad Media, con cemento, ladrillo y arena, y deberíamos poder construir más con destornillador”

“A veces ser nuevo rico no es bueno, porque no se gasta el dinero bien”

“Una de las asignaturas pendientes es aprender a derribar”

“Una casa, igual que una ciudad, no se acaba el día que has acabado la obra. Entrarán allí y la construirán a lo largo del tiempo con su vida”

“A veces, cuando sueño con la Ciudad de la Cultura la imagino como una ruina maravillosa”

ENTREVISTA A ALFONSO PENELA


¿Cómo va el parador de Muxía?
Muy bien, desarrollando el proyecto a toda velocidad porque los plazos son justos, pero en este momento perfectamente. Hubo unas cosillas no muy comprensibles que distorsionaron las cosas, pero finalmente se pudieron arreglar.

¿Cómo va a ser?
El parador está en un sitio excepcional, de estos que te dan ganas de salir corriendo. Pero después te serenas y dices, voy a hacer un esfuerzo porque si lo consigo todavía voy a poner más en valor esa situación. El proyecto es una respuesta a un lugar extraordinario donde él define el proyecto. Muchas veces, un porcentaje muy grande de un proyecto es entender el lugar. Pero en el caso de Muxía el lugar es absolutamente determinante, por eso el proyecto es una arquitectura silenciosa, ausente, no se va a percibir en el paisaje y sólo una o dos piezas muy determinadas se posarán allí intentando añadir valor al lugar, igual que un buen puente en un río o un faro bien situado añaden valor al paisaje. Entendiendo que el hecho de construir sirva también para preservar el lugar.

¿Qué le parece la iniciativa para convertir los faros en establecimientos turísticos?
Si se hace bien y con elegancia, está bien. Hay que perder ciertos prejuicios, no podemos estar permanentemente haciendo museos y salas de interpretación porque no da de sí. El riesgo es que no se haga con sensibilidad: no entender dónde estás trabajando, la debilidad positiva de la propia arquitectura que lo sustenta, intentar crear ficciones estereotipadas que no atrapan los fantasmas y la esencia de ese lugar. Si intentas hacer un hotel estándar, con todos lo tópicos, no has entendido la austeridad, la sobriedad, la propia debilidad de estos sitios (debilidad en el sentido de lo construido, no del paisaje que es absolutamente potente). La mayoría de las veces se hace un ejercicio de conservación puramente escenográfico, las fachadas, y dentro entras y recibes un modo de ser convencional. Es siempre bueno que un lugar esté vivo y se use, pero es importante sensibilidad, discreción austeridad…

Precisamente, uno de sus proyectos más celebrados fue la reconversión en hotel de una antigua fábrica de salazón en Aldán.
La cuestión es no entender lo que puede soportar y lo que no un edificio como este. Si el edificio está pensado para que vivan dos o o tres personas, el farero y su familia, no puedes meter cuarenta. Si está pensado para un uso domestico no puedes meter un comedor para 40, lo destrozas. Tienes que ver su escala, su dimensión, y a lo mejor es un sitio donde pueden ir tres personas. Hay ciertos parques naturales donde tienes que pedir citas con un año de antelación y van entrando a cuentagotas las personas. Eso implica un modo de usar, a lo mejor hay que llevarse el saco de dormir para estar en ese sitio y no pretender que tenga todo el confort porque es matarlo. Igual exagero un poco, pero si no se hace bien puede ser peor

Cada vez que en Galicia hay un gran proyecto se apuesta por arquitectos de fuera, en vez de los de aquí. ¿Nos falta calarnos la boina?
En Galicia hay mejores arquitectos que arquitectura. No se le está dando la oportunidad a todos los que se la merecen. Pero dicho esto no quiero ser chauvinista, a mí si es un buen arquitecto que venga del lugar mas remoto del mundo, siempre que venga a hacer un buen proyecto y no a vender una marca. Pero en Galicia ha habido también un porcentaje muy grande de edificios institucionales y culturales hechos no por arquitectos foráneos y que la arquitectura que los sustenta es bastante menor.

A veces es más fácil hablar con un premio Pritzker que con un arquitecto gallego. ¿Es la de arquitecto la profesión con más egos?
Me imagino que sí, pero yo procuro estar fuera de esas historias. Hago mi trabajo lo mejor posible e intento hacerlo con la mayor naturalidad. Esto de construir es una cuestión en la que interviene mucha gente y yo le doy valor a todos. Cada día valoro más el trabajo de los obreros que me ayudan a hacer las obras, sobre todo los buenos, los respeto y los admiro, y pienso que tienen tanto valor como lo que hago yo.

¿Cómo se construye en Galicia, bien mal?
Es un arma de doble filo. Está como en todas partes bajando su nivel muy rápido, pero, paradójicamente, dado que teníamos unas condiciones de clima mas duras y exigentes que en otros lados, esto había creado unas educación y formación constructiva mejor. No es lo mismo construir en Canarias que en Galicia, Aquí no puedes construir con un bloque, revestir pintar y para casa, tienes que crear una cámara de aire. Eso había creado unos oficios y gente muy cualificada, pero se está perdiendo. Quizá la llegada de nuevos sistemas constructivos permitirá obviar esto, porque en gran medida seguimos construyendo como en la Edad Media, con cemento, ladrillo y arena, y deberíamos poder construir más con destornillador

El Pritzker lo concede una cadena de hoteles. Es como si el Nobel de Medicina lo diera Corporación Dermoestética…
El Pritzker tiene dos caras: a veces acierta y otras menos. Es una especie de equilibrio, pero en general lo han recibido grandes arquitectos y otras veces han sido cuestiones de marketing mas que de arquitectura

Usted trajo aquí a Paulo Mendes da Rocha, que se ha implicado mucho en la reordenación del campus de Vigo y finalmente se va a hacer una parte de su proyecto.
La parte principal no, pero con suerte si se desarrolla quizá induzca a la otra. Para mí el tema mas interesante es el nuevo modo de estructurar el campus a partir de vías elevadas. Lo que propone ahora es una parte de las construcciones que tendrían en sí mismas el espíritu de esas vías. Es un proyecto un poquilloambicioso que pudo haber asustado un poco.

Esa costumbre que tienen nuestros políticos de impulsar proyectos cuando no hay dinero y se quedan en el cajón, ¿se da también en otros lugares?
En todas parte cuecen habas y el problema no es solo los proyectos que acaban en el cajón, sino algunos que se llegan a construir. Toda esta financiación de la Comunidad Económica Europea… A veces ser nuevo rico no es bueno, porque no se gasta el dinero bien. Muchas veces todo este dinero de la CE ha precipitado que todo el mundo quisiera construir edificios, y yo siempre me imagino al que supervisa eso y dice: “Ah, otro centro cultural, otro auditorio, biblioteca…”. Que además nacen muertos antes de inaugurarse y también como arquitecturas menores, Ha habido poca rentabilidad social y arquitectónica de ese tipo de inversiones, se ha improvisado demasiado y en muchos casos mas que soluciones se han creado problemas. Costes enormes a las arcas municipales, la rentabilidad social es bajísima. Decidir hacer un edificio es algo muy fácil, solo tienes que encontrar un solar; entrar a revertir áreas urbanas con conflictos, hacer una reflexión, tomarse un tiempo, invertir donde sea mas necesario…, esto implica gestión, congeniar más personas y esto es complejo, lleva tiempo, las elecciones son pasado mañana y yo tengo que vender algo… Se venden edificios y se improvisa. Dentro de ese mercadeo entran a veces las estrellas de la arquitectura. Y lo se hace da igual, lo que importa es cuál es la marca que lo hace y cuando lo acaba. En ese juego entran a veces muy buenos arquitectos que no siempre aciertan.

Usted no se prodiga mucho fuera de Galicia. ¿No le gusta viajar?
Siempre ha mantenido una relación con el trabajo muy próxima, no sólo en la obra sino en el propio estudio. Nunca he tenido tentaciones de crecer, al menos de momento. Siempre considero que el mejor trabajo que puedes tener es el que tienes encima de la mesa y el que está cerca de tu casa. Esta imagen que se tiene ahora de los estudios de arquitectura de que tienen trabajo en todas las partes del mundo y en el estudio hay 350 personas, para mí eso no es garantía de algo, no me parece. A mí no me añade nada el viajar.

Pese a la crisis de la edificación, usted debe ser uno de los pocos arquitectos en Galicia al que le sobra el trabajo.
No me quejo, siempre he tenido trabajo. A lo mejor era poco y le dedicaba mucho tiempo, ahora tengo más y le dedico también mucho tiempo. Siempre he estado ocupado, con mucho y con poco. De algún modo estoy recogiendo el trabajo de 7 años para aquí. Ha coincidido con la crisis. Y luego he ido lentamente y con tranquilidad construyendo un proceso de trabajo más estable, nunca he tenido prisa, ni he querido crear una ficción.

¿Sobra obra nueva y falta más rehabilitación?
Creo que es necesario una parte de rehabilitación. Pero es un tema delicado, a veces nos empeñamos en rehabilitar algo y no tiene sentido, a veces rehabilitamos y por no entenderlo lo destrozamos. Es una escenografía, y a veces tampoco tenemos la claridad y la frialdad de analizar la situación, y a lo mejor hay que derribar y hacer algo nuevo. Una de las asignaturas pendientes es aprender a derribar, sería conveniente hacer un análisis critico de las ciudades, localizar áreas estratégicas e incluso en un determinado momento sería económicamente rentable derribar y volver a construir, regenerando la ciudad. Suena muy fuerte, pero es el camino.

¿Cuándo fue la última vez que le vino un cliente con el boceto de una planta en una hoja de papel cuadriculado?
Sigue ocurriendo de otra manera. Hace unos años llega un paisano que quería hacer una casa en el rural y me dice: “Quiero hacer una casa, pero yo quiero una casa moderna”. ¿Y cómo es eso? Pues los que viven al lado mío siempre la hacen de 9 por 9, o de 12 por 12, y yo la quiero de 10 por 12. Ahora estoy haciendo una vivienda unifamiliar y me pasa lo contrario: tengo a veces la sensación de que el cliente es más moderno que yo, tengo que frenarlo y decirle que lo que estamos construyendo es un hogar, y será todo lo contemporáneo que tú quieras pero tienes que vivir con tu familia, no vas estar de pie en tu sala de estar, perfectamente peinado, esperando a que te vengan a ver. Eso es lo que a mí mas me ha ayudado, tener una conciencia de la realidad y no preocuparte de cuestiones de imagen o de apariencia. El trabajo con los clientes tiene una componente lenta de aproximación que tiene que ver con que le tienes que abrir mas el abanico de opciones, y en el caso de las viviendas unifamiliares es muy difícil porque la gente tiende a sublimar ciertos deseos que te cuesta hacerle ver que hay una posibilidad mejor. El esfuerzo es grande.

Usted utiliza mucho la madera en interiores, un elemento que aporta calidez pero que en algunos ambientes modernos (y en Galicia especialmente) se desprecia como antiguo. ¿Nos hace falta un concepto nórdico de lo que es un hogar?
Esto de la frialdad y la calidez es relativa, no siempre es cuestión de material, lo que tienes que entender es el modo de vivir de las personas para quienes vas a hacer la casa. Entender que una casa, igual que una ciudad, no se acaba el día que has acabado la obra. Entrarán allí y la construirán a lo largo del tiempo con su vida, con el rastro de sus movimientos, con sus objetos, con sus cosas. Yo siempre recuerdo dos casas que hice para explicar cómo tienes que ponerte: hablaba de las dos casas y de sus cocinas. La casa de uno era una cocina Mozart y la otra era una cocina Spice Girls. Uno es un personaje muy tranquilo, sereno, ordenado y esa es su forma de vivir; pero la otra gente era lo contrario y toda la casa, como la cocina, podía aguantar cualquier tipo de objeto enorme, de desorden aparente (que es otro orden). Un hogar es un hogar, una vivienda tiene que tener esa cualidad, no puedes hacer una casa para que te hagan una foto en una revista.

¿Qué le parece la Exposición Universal de Shanghai? ¿Cree que tienen sentido estos eventos en la era de Internet?
Pudiera ser que en un lugar, en un momento dado, se produce una capacidad económica para hacer algo tipo propositivo o de investigación, arriesgar, ser ejemplar, que es una de las cosas que nos falla en Galicia. Y las exposiciones universales, salvo algunos ejemplos en la Historia que se aprovecharon para arreglar otra cosa, en general son un despilfarro inconsistente.

Qué bien, hemos terminado la entrevista y no ha salido la Ciudad de la Cultura…
A mí nunca nadie me preguntó mi opinión por la Ciudad de la Cultura, así que ahora es un poco tarde. Todo el mundo entiende que es un problema, algo que no tenía que haber sucedido, pero a mí me parece más grave lo que ha sucedido en toda Galicia con el despilfarro de equipamientos culturales y demás que se han hecho. Si sumas todo eso y la acción de todo eso sobre el territorio, sobre las economías de las ciudades y sobre nosotros mismos, el problema es más grave. A veces, cuando sueño con la Ciudad de la Cultura la imagino como una ruina maravillosa, me parecería un destino fenomenal.