La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘volver’

Galicia y yo

lunes, mayo 26th, 2008

Antes de nada, disculpar el retraso en publicar un nuevo mensaje, pero he tenido bastante mambo en el trabajo y se me ha ido juntando de todo.

Hoy quiero hablar de mi experiencia gallega. Fue cuando decidí que quería ir a estudiar a Galicia a mis 18 años. Creo que hay gente que aún cree que lo hice solamente porque ligué con un chico de Santiago por Internet (que la verdad, tiró un poco) pero llevaba una temporada que mismo si no tenía problemas con la gente en Andalucía y tenía amigos, no sentía que acabase de encajar y decidí que retornando encontraría a gente más parecida a mí. La teoría no era mala, pero no tuve en cuenta muchos otros factores:

– No tenía muy claro que quería hacer con mi futuro (aún hoy en día tengo en mi cabeza mil cosas que podría estudiar y dedicarme).
– Mi padre ese mismo año iba a trabajar a Bélgica, donde trabajaría durante 4 años y mi familia se uniría a él el año siguiente.
– El jardín parece siempre más verde en la casa del vecino.
– Realmente, no me gusta tanto la química como creía.

Probablemente os estéis preguntando cuantas capulladas me han tenido que aguantar mis padres, la respuesta es: muchas.

Lo primero y más importante es que no vi algo realmente simple. Yo siempre he estado acostumbrada a que el otro lado sea el lado extrovertido que rompe el hielo, se acerca y entabla la conversación, algo muy común en Andalucía, donde la gente es muy extrovertida. En Galicia, la gente encuentro que son mas introvertidas a favor de una amistad más profunda, algo que me gusta mucho y siempre he aplaudido, peeeeeeeeero, cuando llegas a un sitio donde apenas conoces a gente y la mayoría actúan de la misma manera introvertida que yo, de repente todo parece complicado. No sabía como acercarme a la gente, y no es lo mismo estar un sábado por la noche de cachondeo que cuando son vecinos de residencia y uno se centra en los estudios.

Al principio lo pasé un poco mal, porque no sabía como acercarme a la gente. Eventualmente, tuve la maravillosa idea de ser yo el lado abierto y extrovertido. Nadie me lo dijo, pero creo que realmente asusté a algunos, especialmente por las caras que ponían de “¡Que hace la tía esta rara hablándome si no la conozco de nada contándome su vida!”. Después de la desesperación eventual, decidí pasar del tema e ir a los sitios y hacer las cosas por mi cuenta. Ir a las zonas comunes de la residencia y la universidad, salir y básicamente, hacer vida normal. Y fue entonces cuando poco a poco fui conociendo a la gente, por el roce, el día a día que las cosas fueron floreciendo a su ritmo y fue así que conocí a uno de mis mejores amigos después de ya casi 8 años.

En un tono más gracioso, recuerdo como todo el mundo te dice “Ay, pero en Galicia llueve mucho, ¿eh? “, así que te mentalizas de que va a caer el diluvio universal cada día. Ese año, me llamo la atención como mismo los gallegos se quejaban de como llovía, pero yo me lo seguía tomando en plan “Zen”. Resulta que fue uno de esos años con inundaciones por todo y que hacía como 55 años que no llovía de tal manera.

Al final le cogí gustillo al tema, pero llegó la conclusión inevitable que estúpidamente había decidido ignorar, aparte de que soy malísima en química, y es que con toda mi familia directa yendo a Bruselas durante varios años, tenía bastante poco sentido estar en la situación que estaba, aparte de no ser realmente sostenible mientras que estando en casa, los gastos de manutención y residencia los evitábamos, y además en Bélgica, tenía un mayor abanico de posibilidades que en España no tenía acceso por el límite de plazas. Así que finalmente bajándome del burro, dejé Galicia después de un año en el que aprendí muchas cosas y no solamente a nivel académico, pero del tipo que se aprenden cuando uno se quema la mano, tropieza con una piedra o de lo que uno no se da cuenta hasta que le dan una bofetada.

Pienso volver a Galicia, sé que volveré, pero cuando las circunstancias sean las adecuadas y haciendo las cosas bien.

Muchos bicos a todos.