La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Universidad’

“Que inventen ellos”

lunes, mayo 5th, 2008

Últimamente síntome aludido con frecuencia cada vez que fago o meu repaso diario por diferentes xornais tanto galegos como nacionais en internet. Diferentes titulares, comentarios e cifras chaman a miña atención: “Las ofertas de empleo cerca de casa por favor”; “España no aprovecha a sus titulados”; “Queremos atraer a los mejores científicos, españoles o no” (todos en El País); “Los graduados españoles entre los más baratos de Europa”; “El empuje de la investigación gallega” (La Voz de Galicia); “Cuarenta científicos gallegos que trabajan en el extranjero solicitan regresar a España” (Faro de Vigo). Todos estos titulares xunto ca xa por fin recoñecida crise económica e a decisión do Presidente Zapatero de crear o Ministerio de Ciencia e Tecnoloxía fíxome pensar moito nos últimos dous meses sobre a realidade económica de España e como ésta afecta á miña forma de vida.

Empecemos polo principio, o meu nome é Loís Bello Fernández de Sanmamed, nacín en Santa Uxía de Riveira (A Coruña) fai trinta anos e despois de acabar no instituto decidín ir para Santiago de Compostela a estudiar o que sempre quixen, Bioloxía. Disfrutei a miña vida na capital da nosa terra, como disfrutei tamén estudiando a miña carreira, e fun un deses idealistas que pensaba que malo sería que a situación non mellorara e houbera un bo traballo para min aí fora, a pesar dos comentarios sempre pesimistas da maioría dos meus profesores. Quedou grabado na miña memoria un comentario da miña profesora de Viroloxía que considerei simpático aínda que exaserado no seu momento. Ela que traballo no prestixioso Instituto Pasteur de París con Luc Montagnier, descubridor do virus do sida, dicía que o problema era que en España “la gente piensa que los Biólogos somos cazamariposas”, e agora entendo o que quería dicir. No 2002 acabei a carreira na especialidade de Bioloxía Molecular e Biotecnoloxía, e a pesar do ben que soa, de todo o que tiven que traballar e de todo o que aprendín, decateime de que eso era realmente o que me consideraban no meu país, un “cazamariposas”.

Despois de dous anos buscando traballo, unha entrevista, moitos cursos, algún traballo basura en diferentes cousas e incluso unha pérdida momentánea de esperanza e autoestima que me levou a despreciar a miña profesión e presentarme os exames de Controlador aéreo, decidín que eu non iba a tirar a basura a miña formación e busquei algún país onde os Biólogos moleculares non foramos “cazamariposas”. Así que o 11 de Setembro do 2004 cheguei a Glasgow (Escocia) para ver si en este pequeno país que tantas veces salía en libros e artigos científicos atopaba o que me negaban no meu país. Despois de nove meses traballando na cociña dun hotel de fregaplatos (onde por certo firmei o primeiro contrato da miña vida, xa que nos poucos traballos que tiven aí nunca vin un diante) e aprendendo o idioma empecei a facer entrevistas e a terceira conseguín un traballo como científico no departamento de I+D de Stirling Medical Innovations.

Para os que esteades a ler esto, non pensedes que quero aquí reivindicar a miña decisión, experiencia, sorte ou o que se lle queira chamar. Cada situación persoal é diferente, non me considero nen mellor nen peor que outros na mesma situación, sinxelamente pensei que despois de ler todos eses artigos falando de todo o que presuntamente mellorou a ciencia en España últimamente e sendo este un blog onde os galegos no estranxeiro temos o luxo de expresar a nosa opinión nun medio como La Voz de Galicia, sería oportuno decir alto e claro que desgraciadamente non son o único, existe unha nova emigración, moi diferente a que afectou a Galicia no pasado, centos de titulados que escapan das condicións laborais do noso país, ca conseguinte perda de talento e diñeiro que conleva. Alguén se parou a calcular algunha vez a de cartos que invirteu o goberno central e autonómico en formarnos para que despois paguemos impostos e creemos riqueza, ideas, novos productos, etc en Escocia, Inglaterra, Irlanda, Alemania, Francia ou os Estados Unidos. Estou seguro de que é unha sangría de cartos pero parece ser que é agora cando a burbuxa económica na que vivía España se desinflou que se acordan a pesar dos numerosos avisos que tiveron. Xa non vale adicar tódolos esforzos a construcción, ó turismo ou á mellora de infraestructuras para obxectivos estratéxicos tan importantes como conectar Ferrol con A Coruña cun tren de alta velocidade. Agora a ciencia é importante e aparentemente, España vaise converter nunha potencia nunha lexislatura, de feito algúns pensan que xa o é.

Todos estes titulares nos que se dignifica a ciencia no país falando do “empuje de la investigación gallega” quédanse na superficie, a realidade, na miña opinión, é que este empuxe non é tal, baixo o epígrafe I+D+i en España escóndese investigación maioritariamente fundamental, xeradora de publicacións, necesaria por suposto pero de pouca aplicación a maioría das veces. Sen embargo, o apoio o innovador e pioneiro é escaso e a investigación na empresa privada caseque nula e sempre pensando en obxectivos cercanos. Gústame por suposto a decisión de ZP de crear ese novo ministerio e gústame que inclúa as Universidades para tratar de vincular a investigación cas empresas e a actividade económica pero teño a impresión de que fai falla en España e máis aínda nunha rexión tradicionalmente conservadora (non só na súa acepción política) como Galicia moito maís que ministerios de nova creación e cartos, senón tamén un cambio de mentalidade importante nunha sociedade que segue sen ter “espíritu científico”.

Mentres tanto, como tantos outros, eu seguiréi feliz no estranxeiro, e podo dicir que cando estás contento, valorado e ben pagado, a morriña disminúe proporcionalmente. A decisión que tomei fai xa catro anos foi sen dúbida a mellor da miña vida, por eso animo a tódolos galegos estudiantes de ciencias que se sintan tratados como “cazamariposas” que non se den por vencidos, as nosas carreiras importan e merecen ser tratadas con respeto como por exemplo se fai en Escocia.

E si non para traballar porque pertencedes a ese outro titular que puxen ó principio (“Las ofertas de empleo cerca de casa por favor”), polo menos animádevos a visitala, porque merece a pena. De eso falarei no meu seguinte texto que prometo será menos serio, para tentar de levarvos nunha viaxe imaxinaria por este fermoso e orgulloso país.

Saúdos e encantado de falar con todos vós.

Los alumnos chinos y el azar

sábado, abril 19th, 2008

Tras cuatro semestres enseñando expresión escrita en China he de afirmar que ser profesor en este país es fácil. Los alumnos son aplicados, obedientes y bien dispuestos. Sin embargo, tienen un pequeño punto débil: les aterroriza improvisar en el aula. Cualquiera que conozca la facilidad con la que los chinos se echan a cantar o hablar en público sin reparos se extrañará ante este hecho, pero para los alumnos chinos el aula es un espacio de estudio y sacrificio y no de esparcimiento (aunque los teléfonos móviles estén poniendo en crisis esta forma de comportamiento).
Uno de los métodos que prefiero a la hora de hacer escribir a mis alumnos es introducir en los requisitos de la redacción elementos que ellos no hayan podido prever antes de comenzar el ejercicio. De este modo, los estudiantes se ven en la obligación de echar un pulso con la lengua española y solamente cuentan con los recursos que les proporcionan sus capacidades lingüística, por un lado, y creativa, por otro. Al ejercicio de escritura se le añade el ejercicio de improvisación.

Una de mis actividades favoritas se llama “el poema de las siete palabras.” Cada alumno ha de utilizar una cuartilla en blanco y escribir una palabra en ella. Una vez hecho esto, pasan el papel a su compañero de la derecha, quien ha de escribir otra palabra sobre la hoja. El procedimiento se repite hasta que en cada cuartilla haya escritas siete palabras. Entonces, por última vez, los papeles se pasan una vez más a la derecha.
De este modo, cada alumno tiene en su poder, al terminar, una hoja con siete palabras que no ha escrito. Una vez que han buscado los significados de las que les resulten desconocidas, cada uno procederá a escribir un poema que incluya todas y cada una de las palabras que le han tocado en suerte. Para ilustrar el ejercicio descrito, expondré algunos ejemplos escritos por mis alumnos hace unos meses:

Poema de Agustín
Palabras: olivo, paloma, matar, edificio, odio, desayunar, muerte.
El edificio cayó cuando pasé a su lado, me mataron. / La muerte se me llevó la vida al otro mundo. / No tengo odio pero lo que me molesta es que no puedo desayunar más. / Porque el desayuno de mi madre es suculento… / Ojalá un día una paloma con la rama de olivo venga, / me dirija a mi propia casa de nuevo, / no sufra la vida triste en el infierno.

Poema de Gracia
Palabras: hermoso, joven, libro, chino, mirar, silla, competencia.
Los pétalos están cayendo, / volando en la lluvia y el viento. / ¿Quién todavía recuerda la competencia entre las flores / en primavera? / Al oír la lluvia caer en la ventana, / una joven hermosa mira hacia fuera, / deja el libro antiguo chino, / se levanta de la silla / y sale con una azada para flores y un paraguas, / también un suspiro suave de tristeza.

Poema de Lola
Palabras: ecuador, casa, bailar, pluma, rabo, ocho, estrella
El ecuador divide la tierra en dos hemisferios, / pero el amor los une. / La inundación convierte todas las casas en ruinas, / pero el amor las reconstruye. / Con el amor el bailarín puede bailar / la mejor danza en el peor escenario. / Con el amor el escritor puede escribir / el mejor artículo con la peor pluma. / Sin el amor todos los animales perderían sus rabos. / Sin el amor todas las estrellas desaparecerían / y yo creo que todo el mundo está de acuerdo / con estas ocho oraciones.

Poema de Rocío
Palabras: Finlandia, estrella, lotería, luna, enfermedad, cielo, morir.
Finlandia, mi patria. / Es para mí una lotería / poder ver tu cielo / tan azul y limpio, / con las estrellas, / con la luna. / Sin enfermedad, me moriré / en paz / recordando mi patria.

Poema de Marcela
Palabras: Mágico, matar, árbol, amor, lenguado, imaginación, saltar
Un árbol y un lenguado se enamoran. / Es un lenguado mágico. / Ama al árbol por su cuerpo recto, / por sus hojas verdes. / Es un árbol guapo / pero es ciego, no tiene ojos / ¡qué pena! / Menos mal que tiene mucha imaginación: / imagina la cara del lenguado, / imagina su piel, / imagina su cola y aleta. / Sin embargo / no pueden tocarse / no pueden besarse. / Un día / el lenguado decidió hacer algo para su novio. / Él saltó sobre el mar / y voló hacia el árbol. / Sí, el se suicidó / y murió en los brazos de su novio. / Antes de dejar de respirar / el lenguado dio sus ojos al árbol / como último regalo.

poema de Penélope
Palabras: Lujo, aprender, cerdo, bien, árbol, flor, lugar
Agradezco a mis padres que no me hayan criado / como a un cerdo. / ¡Huy! ¿Qué sería de mí si fuera un cerdo? / No podría aprender –eso está bien. / No podría oler las flores –eso también está bien. / No podría entender qué bonito lugar es el mundo –está bien. / Lo importante es que no podría trepara a un árbol / porque es un lujo con las piernas cortitas de un cerdo. / Pero lo puedo hacer fácilmente / porque soy un mono orgulloso.

Poema de Santiago
Palabras: Suiza, elegante, antigüedad, lápiz, sobre, nieve, abuela
En la antigüedad suiza / vivieron muchas personas extraordinarias, / sobre todo una elegante abuela / que con sus lápices de nieve / pintó un país bonito: /Suiza.

 

¿Qué les parecen? Cada vez que hago esta actividad la empiezo pensando que va a resultar demasiado difícil para los estudiantes, y cada vez me sorprendo, al corregir, de la capacidad lingüística que han adquirido en tan poco tiempo. Piensen que estos poemas los escribieron en noviembre, apenas un año después de haber comenzado a estudiar español. Y no solamente tienen una buena comprensión de la lengua, sino que además demuestran un gran sentido del humor. ¿Qué me dicen de la elegante abuela de Suiza, del mono orgulloso que agradece no haber sido criado como un cerdo, o del muerto que echa de menos los desayunos de su madre? Por no hablar de los ecos clásicos del poema de Gracia, que demuestra tener grandes dotes para la lírica.

Soy un afortunado. Cada vez me lo paso mejor en mi trabajo.

Sistemas educativos

miércoles, abril 16th, 2008

Dibujo en la pizarra

Las diferencias entre el sistema educativo chino y el español son notables. A veces en mi trabajo me topo con situaciones que me impresionan negativamente, pero son, con mucha diferencia, las menos. Una de las que me agradan es la diferente actitud de la mayoría de los alumnos y de sus familias.

Recuerdo que dos o tres semanas después de llegar a China, en septiembre de 2006, viví una situación que me dejó perplejo. M., mi compañera china de trabajó, que ahora completa su formación en Alcalá, me había hablado de algunos alumnos vaguetes que se iban a ver obligados a repetir curso. Un mediodía, mientras comíamos, M. recibió una llamada y se pasó un buen rato a teléfono. Al acabar me explicó que que era la madre de uno de esos alumnos de los que me había hablado, para… ¡pedirle perdón por no conseguir que su hijo estudiara más! La mujer estaba arrepentida de no haber seguido más de cerca a su hijo. Increíble para un profesor español, que lo que se encuentra de vez en cuando son papás que preguntan airados las razones de que su chaval, listo entre los listos, haya suspendido –en ocasiones incluso de malas maneras–.

En la universidad donde trabajo, por ejemplo, los alumnos son responsables únicos de la decoración y la limpieza del aula donde transcurren sus clases. Ellos barren, friegan, recogen los desperdicios y llenan las paredes de collages y carteles de aliento al estudio. A veces éstos suenan a programa socialista (¡Viva la juventud!, o China y España, hermanas, por ejemplo), pero son siempre de una inocencia sorprendente. Las clases reflejan, desde luego, el carácter de los estudiantes del cada grupo, por lo que algunas están menos limpias y bonitas que otras, pero nunca llegan a mostrar abandono. Creo que es una magnífica idea responsabilizar a los alumnos de tales menesteres: cansados estamos en nuestro país de ver niños que piensan que ensuciar es un derecho porque siempre hay alguien a que recibe dinero para recoger lo que tiran.

Ayer mis alumnos terminaron de sorprenderme. Llegué a clase y me encontré el cuadro que aparece en la foto dibujado en la pizarra. Les pregunté qué era y me respondieron que un regalo para el profesor L.

El profesor L. es un hombre que pasa de los 65, y que daba clase en otra importante universidad de China. Cuando se jubiló, le pidieron que se hiciera cargo del recién inaugurado departamento de la Universidad de Dalian. En lugar de disfrutar de su bien merecido retiro, aceptó. Y lo hizo por amor a la docencia, a la juventud y al español. Y a su gente, claro, porque en China todavía creen en eso de aportar algo al país, aunque cueste sacrificio. El profesor L. ha hecho un trabajo magnífico: en ninguno de los centros docentes donde he trabajado los alumnos aprenden mejor. El nivel es excelente y el ambiente del departamento inmejorable.

Los alumnos de segundo se van el año que viene al extranjero. Se repartirán entre España y Cuba. Son unos setenta, y el profesor L. se ha encargado él solo de la tramitación de sus documentos. El dibujo de la pizarra ha sido una forma, barata y sencilla, pero muy sentida, de agradecerle su esfuerzo.

Quizá todo esto les parezca a ustedes una ñoñería, pero cuando uno está en esto de la docencia por vocación y ve que los alumnos son capaces de valorar así el esfuerzo de un profesor, se siente motivado y feliz por haber escogido este trabajo. El detalle de los chicos me ha sorprendido tanto que he querido compartirlo con ustedes. Sé que en Galicia más de un profesor sentirá algo de envidia. Sana, eso sí.

Con grelos y albariño, sí

jueves, marzo 27th, 2008

Hacer las maletas y coger un avión el 25 de julio pasado fue fácil, la decisión estaba tomada desde meses atrás. La fecha elegida para cambiar Santiago de Compostela por Oxford también estaba elegida a conciencia. A R. y a mi nos gusta el simbolismo. Ah! R. fue la razón principal de mi mudanza. El resto del empujón vino de la mano del miedo a una vida demasiado cómoda, un trabajo demasiado conocido… y, al fin y al cabo, de un aviso de ‘pepito grillo’: “Ahora o nunca”.

La simetría de las que considero ya mis dos ciudades son claras: Universidad y turismo. Estas dos características me permiten también escuchar castellano en cada rincón de esta ciudad conocida por sus togas, sus bicicletas, sus bibliotecas, su Tolkien, su río, sus remeros…

La asimetría la pone mi vida profesional: de un trabajo en el que mis 10 años de experiencia lo eran todo, a una movilidad laboral que me está enriqueciendo. En poco más de seis meses he tenido tres puestos de trabajo totalmente diferentes, en sectores de lo más distantes, una iniciación al mercado laboral que ya me hubiera gustado encontrar en casa cuando dejé las aulas de la facultad.

A pesar de que había viajado a Inglaterra, y en particular a Oxford, de forma regular durante los dos años anteriores a mi mudanza, no creo que haya nada que te prepare para la inmersión en un país nuevo. Al menos, esa es mi impresión. La expectación, por un lado, y el choque con la realidad de no tener físicamente a amigos y familia a un toque de móvil fueron los territorios en los que me moví durante las primeras semanas en este que ahora ya llamo mi hogar.

Tengo que decir que en este tiempo de adaptación las cosas más tontas me han ayudado a sentirme cerca de casa y de los míos. El título de este comentario lo dice todo: grelos y albariño. Una gallega de Santiago, llegada a Oxford tres años antes que yo, me desveló el nombre de los grelos en inglés (¡quién iba a encontrar este término en los libros de texto!). Tras este hallazgo culinario, R. y yo disfrutamos de un cocido, con grelos y patatas ingleses pero con chorizo y lacón traído de Galicia, al vacío y en maleta. En cuanto al albariño, este es el vino que mis amigos y familia de adopción piden siempre que aparece en las cartas. Creo que es su forma de decirme: “queremos que te sientas en casa”. Y tengo que reconocer que lo consiguen.

Nunca creí que una copa de albariño o unos grelos cocidos pudieran hacerme sonreír como una tonta.