La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘trabajo’

Homenaje a un ferrolano en Brasil

martes, junio 3rd, 2008

Víctor Freire nos remite desde Brasil el siguiente texto, con el que quiere rendir homenaje a su hermano, también emigrante en Brasil, que falleció tras 49 años de trabajo en la emigración.

paquito.jpg “Les envio esa capa de la revista que el SESC (Serviço Social do Comercio do Estado de São Paulo), donde mi hermano Paquito trabajo por más de 35 años como fotógrafo oficial de la institución SESC. Ellos le hicieron esta homenaje poco después del fallecimiento de mi querido y grande hermano Paquito, en el año 2004. En mi opinión fue poca la homenaje, el merecía mucho más que una simples contra-capa de revista, merecía una grande homenaje, pues se dedicó de cuerpo y alma a pesquisar y fotografar con su lente la Cultura el Teatro y el Folclore deste Brasil como nadie. Quien diría que tenía que ser un gallego a fotografar la rica cultura de este Brasil, y que este aciervo documentado y archivado en la institución del SESC-SP fue un gran trabajo que dejó mi querido hermano Paquito.

Es por eso que mi gran deseo de que el Global Galicia publique estas liñas si es posible con la fotografia de mi hermano Paquito, pues este gallego de Ferrol se lo merece y mucho más de lo que se pueda imaginar. Mi hermano fue un gran hombre con toda la palabra, grande hermano, padre, esposo, amigo y un gran profesional de un carácter irrevogable.

Trabajó en este país desde los 18 años, cuando salió de Ferrol hasta los 66 años, cuidó de nosotros y de nuestra madre hasta que vio que estábamos encaminados para la nueva vida en Brasil. Pero como recompensa por su lucha y dedicación al trabajo de la fotografía durante 40 años, fue víctima de un cáncer de boca. Falleció después de un grande sufrimiento que se alastró por 1 año, mas lo supo enfrentar con coraje y resignación y murió como un valiente, dejando a sus 5 hijos encaminados para enfrentar la vida como él siempre lo hizo.

A mi tambiém me ayudó mucho en momentos dificiles de mi vida, con consejos palabras amigas y ayuda financiera tambiém. Por eso pido esta homenaje para mi fallecido hermano, que publiquen estas liñas y quien las leer sepa que un emigrante gallego vale mucho por su coraje, honestidad y bravura, pues mi hermano Paquito dedicó 49 años de su vida fuera de su querida tierra GALICIA, pero jamás sin olvidarse de ella. Repito tuvo 5 hijos brasileños mas mismo así nunca renegó a su tierra, su Ferrol y su amada Galicia. Murió con un grande deseo, el de realizar una exposición de su colección de fotografias por tierras brasileñas ahí en su ciudad natal Ferrol”

“Que inventen ellos”

lunes, mayo 5th, 2008

Últimamente síntome aludido con frecuencia cada vez que fago o meu repaso diario por diferentes xornais tanto galegos como nacionais en internet. Diferentes titulares, comentarios e cifras chaman a miña atención: “Las ofertas de empleo cerca de casa por favor”; “España no aprovecha a sus titulados”; “Queremos atraer a los mejores científicos, españoles o no” (todos en El País); “Los graduados españoles entre los más baratos de Europa”; “El empuje de la investigación gallega” (La Voz de Galicia); “Cuarenta científicos gallegos que trabajan en el extranjero solicitan regresar a España” (Faro de Vigo). Todos estos titulares xunto ca xa por fin recoñecida crise económica e a decisión do Presidente Zapatero de crear o Ministerio de Ciencia e Tecnoloxía fíxome pensar moito nos últimos dous meses sobre a realidade económica de España e como ésta afecta á miña forma de vida.

Empecemos polo principio, o meu nome é Loís Bello Fernández de Sanmamed, nacín en Santa Uxía de Riveira (A Coruña) fai trinta anos e despois de acabar no instituto decidín ir para Santiago de Compostela a estudiar o que sempre quixen, Bioloxía. Disfrutei a miña vida na capital da nosa terra, como disfrutei tamén estudiando a miña carreira, e fun un deses idealistas que pensaba que malo sería que a situación non mellorara e houbera un bo traballo para min aí fora, a pesar dos comentarios sempre pesimistas da maioría dos meus profesores. Quedou grabado na miña memoria un comentario da miña profesora de Viroloxía que considerei simpático aínda que exaserado no seu momento. Ela que traballo no prestixioso Instituto Pasteur de París con Luc Montagnier, descubridor do virus do sida, dicía que o problema era que en España “la gente piensa que los Biólogos somos cazamariposas”, e agora entendo o que quería dicir. No 2002 acabei a carreira na especialidade de Bioloxía Molecular e Biotecnoloxía, e a pesar do ben que soa, de todo o que tiven que traballar e de todo o que aprendín, decateime de que eso era realmente o que me consideraban no meu país, un “cazamariposas”.

Despois de dous anos buscando traballo, unha entrevista, moitos cursos, algún traballo basura en diferentes cousas e incluso unha pérdida momentánea de esperanza e autoestima que me levou a despreciar a miña profesión e presentarme os exames de Controlador aéreo, decidín que eu non iba a tirar a basura a miña formación e busquei algún país onde os Biólogos moleculares non foramos “cazamariposas”. Así que o 11 de Setembro do 2004 cheguei a Glasgow (Escocia) para ver si en este pequeno país que tantas veces salía en libros e artigos científicos atopaba o que me negaban no meu país. Despois de nove meses traballando na cociña dun hotel de fregaplatos (onde por certo firmei o primeiro contrato da miña vida, xa que nos poucos traballos que tiven aí nunca vin un diante) e aprendendo o idioma empecei a facer entrevistas e a terceira conseguín un traballo como científico no departamento de I+D de Stirling Medical Innovations.

Para os que esteades a ler esto, non pensedes que quero aquí reivindicar a miña decisión, experiencia, sorte ou o que se lle queira chamar. Cada situación persoal é diferente, non me considero nen mellor nen peor que outros na mesma situación, sinxelamente pensei que despois de ler todos eses artigos falando de todo o que presuntamente mellorou a ciencia en España últimamente e sendo este un blog onde os galegos no estranxeiro temos o luxo de expresar a nosa opinión nun medio como La Voz de Galicia, sería oportuno decir alto e claro que desgraciadamente non son o único, existe unha nova emigración, moi diferente a que afectou a Galicia no pasado, centos de titulados que escapan das condicións laborais do noso país, ca conseguinte perda de talento e diñeiro que conleva. Alguén se parou a calcular algunha vez a de cartos que invirteu o goberno central e autonómico en formarnos para que despois paguemos impostos e creemos riqueza, ideas, novos productos, etc en Escocia, Inglaterra, Irlanda, Alemania, Francia ou os Estados Unidos. Estou seguro de que é unha sangría de cartos pero parece ser que é agora cando a burbuxa económica na que vivía España se desinflou que se acordan a pesar dos numerosos avisos que tiveron. Xa non vale adicar tódolos esforzos a construcción, ó turismo ou á mellora de infraestructuras para obxectivos estratéxicos tan importantes como conectar Ferrol con A Coruña cun tren de alta velocidade. Agora a ciencia é importante e aparentemente, España vaise converter nunha potencia nunha lexislatura, de feito algúns pensan que xa o é.

Todos estes titulares nos que se dignifica a ciencia no país falando do “empuje de la investigación gallega” quédanse na superficie, a realidade, na miña opinión, é que este empuxe non é tal, baixo o epígrafe I+D+i en España escóndese investigación maioritariamente fundamental, xeradora de publicacións, necesaria por suposto pero de pouca aplicación a maioría das veces. Sen embargo, o apoio o innovador e pioneiro é escaso e a investigación na empresa privada caseque nula e sempre pensando en obxectivos cercanos. Gústame por suposto a decisión de ZP de crear ese novo ministerio e gústame que inclúa as Universidades para tratar de vincular a investigación cas empresas e a actividade económica pero teño a impresión de que fai falla en España e máis aínda nunha rexión tradicionalmente conservadora (non só na súa acepción política) como Galicia moito maís que ministerios de nova creación e cartos, senón tamén un cambio de mentalidade importante nunha sociedade que segue sen ter “espíritu científico”.

Mentres tanto, como tantos outros, eu seguiréi feliz no estranxeiro, e podo dicir que cando estás contento, valorado e ben pagado, a morriña disminúe proporcionalmente. A decisión que tomei fai xa catro anos foi sen dúbida a mellor da miña vida, por eso animo a tódolos galegos estudiantes de ciencias que se sintan tratados como “cazamariposas” que non se den por vencidos, as nosas carreiras importan e merecen ser tratadas con respeto como por exemplo se fai en Escocia.

E si non para traballar porque pertencedes a ese outro titular que puxen ó principio (“Las ofertas de empleo cerca de casa por favor”), polo menos animádevos a visitala, porque merece a pena. De eso falarei no meu seguinte texto que prometo será menos serio, para tentar de levarvos nunha viaxe imaxinaria por este fermoso e orgulloso país.

Saúdos e encantado de falar con todos vós.

No vengas a Londres a aprender inglés

sábado, marzo 29th, 2008

Ahora que estoy en Londres, puedo hablar con propiedad sobre la ciudad.

 Capital de Inglaterra, sí. Centro de creación de tendencias y grandes eventos, sí. Lugar para que jóvenes españoles vengan a trabajar, sí. A aprender inglés, soberana estupidez, no.

Vamos a ver. Muchos son los jóvenes que vienen a Londres porque es la capital de la magnífica lengua inglesa. Bueno, en esta ciudad afamada por su BBC no pronuncian la H, como nos han enseñado en el colegio. Además el  presente de los verbos no lo conjugan gramaticalemente correcto. lo que a veces lleva a confusión si estan hablando sobre mi, sobre ti o sobre él. La gran variedad de cultural y razas que habitan Londres hacen incluir en la lengua palabras de origen africano, hindú y árabe que no puedes escribir en un examen.

Si nos centramos en los londinenses (con suerte que encontremos alguno de cepa), nos hablarán sin la mitad de las preposiciones y con una jerga rimada que debes aprender antes de llegar a la ciudad. Hablan bastante rápido y sin mucha alteración fónica, lo que lleva a un ignorante de su lengua a no entender ni papa, frustrarse, y volver para España porque no puede hablar para buscar trabajo.

El trabajo es muy sencillo de encontrar si sabemos inglés, pero no debemos olvidar que hay mucha gente que hace lo mismo que nosotros, por lo que no hay que dormirse en los laureles. Lo más gracioso es lo mucho que fastidian a los novatos cuando les piden el número de la segurial social, la cual no te darán si no tienes trabajo y en el trabajo no te pagarán sin una cuenta bancaria, que abrirás cuando tengas el número de la seguridad social. ¿Y cómo vas a encontrar trabajo si no tienes seguridad social porque no has trabajado antes en el Reino Unido?

La educación también da risa. Está llena de siglas que sólo un británico entiende, donde muchas veces ni los británicos saben lo que significan. He sudado mucho intentando entender cómo funciona el sistema educativo, y ahora que lo entiendo, también entiendo por qué muchos ingleses son zopencos y no estudian. Estos tienen mil ramas de estudio, y sus asignaturas son en plan: cine moderno; lingüísticas; moda; psicología…que se lían. Un BUP y un COU no tenía mucho que entender, materias globales para carreras globales, más o menos cercanas a la rama de estudios superiores que querías estudiar y se acababa el cuento. Pero en UK ya hay que empezar a saber la carrera exacta que vas a estudiar, para no tenerte vacilando demasiado tiempo.

El turismo;l os eventos; los conciertos, ¡ay los magníficos conciertos!; teatros…sí. Londres lo tiene todo, me atrevería a decir que es la Nueva York europea, pero hay que pensar que sólo los que tienen dinero pueden disfrutrar de todo eso y más. Los pobres tenemos que conformarnos con dos pintas en cualquier bar, que podría estar en cualquier otra ciudad de Inglaterra y dónde asistir a un evento no gratuito es algo que ocurre una vez cada tres meses.

No quiero dar una mala imagen de la ciudad, sólo la realidad hace de Londres una ciudad complicada de llevarla día a día sí no eres de esos con carreras que visten de traje. En el fondo Londres es  magnífico, yo venía de turista y me lo pasaba pipa….que de multarme por comer pipas hablaré en otra entrada.

Con grelos y albariño, sí

jueves, marzo 27th, 2008

Hacer las maletas y coger un avión el 25 de julio pasado fue fácil, la decisión estaba tomada desde meses atrás. La fecha elegida para cambiar Santiago de Compostela por Oxford también estaba elegida a conciencia. A R. y a mi nos gusta el simbolismo. Ah! R. fue la razón principal de mi mudanza. El resto del empujón vino de la mano del miedo a una vida demasiado cómoda, un trabajo demasiado conocido… y, al fin y al cabo, de un aviso de ‘pepito grillo’: “Ahora o nunca”.

La simetría de las que considero ya mis dos ciudades son claras: Universidad y turismo. Estas dos características me permiten también escuchar castellano en cada rincón de esta ciudad conocida por sus togas, sus bicicletas, sus bibliotecas, su Tolkien, su río, sus remeros…

La asimetría la pone mi vida profesional: de un trabajo en el que mis 10 años de experiencia lo eran todo, a una movilidad laboral que me está enriqueciendo. En poco más de seis meses he tenido tres puestos de trabajo totalmente diferentes, en sectores de lo más distantes, una iniciación al mercado laboral que ya me hubiera gustado encontrar en casa cuando dejé las aulas de la facultad.

A pesar de que había viajado a Inglaterra, y en particular a Oxford, de forma regular durante los dos años anteriores a mi mudanza, no creo que haya nada que te prepare para la inmersión en un país nuevo. Al menos, esa es mi impresión. La expectación, por un lado, y el choque con la realidad de no tener físicamente a amigos y familia a un toque de móvil fueron los territorios en los que me moví durante las primeras semanas en este que ahora ya llamo mi hogar.

Tengo que decir que en este tiempo de adaptación las cosas más tontas me han ayudado a sentirme cerca de casa y de los míos. El título de este comentario lo dice todo: grelos y albariño. Una gallega de Santiago, llegada a Oxford tres años antes que yo, me desveló el nombre de los grelos en inglés (¡quién iba a encontrar este término en los libros de texto!). Tras este hallazgo culinario, R. y yo disfrutamos de un cocido, con grelos y patatas ingleses pero con chorizo y lacón traído de Galicia, al vacío y en maleta. En cuanto al albariño, este es el vino que mis amigos y familia de adopción piden siempre que aparece en las cartas. Creo que es su forma de decirme: “queremos que te sientas en casa”. Y tengo que reconocer que lo consiguen.

Nunca creí que una copa de albariño o unos grelos cocidos pudieran hacerme sonreír como una tonta.