La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Sutra’

Taiwán: Sutras en la montaña

martes, mayo 6th, 2008

Ya he vuelto de mis vacaciones en Taiwán. Ha sido una experiencia muy enriquecedora en aspectos que serían largos de explicar aquí, pero también me he traído de vuelta algunas fotos y anécdotas curiosas que iré colgando del blog.

Hace dos sábados, apenas dos días después de llegar a la isla, acompañé a mi novia y su familia a una excursión mañanera a la montaña. Es ésta una costumbre muy taiwanesa, por lo visto: se levantan antes del amanecer, se acercan en coche al pie de la montaña, suben un trecho y desayunan después, para volver a bajar a tiempo de realizar todas las labores diarias, digamos alrededor de las ocho de la mañana.

Y así lo hicimos esta vez. A las cuatro y media de la madrugada, toque de corneta. A eso de las cinco y cuarto estábamos subiendo. Veinte minutos después llegamos a una explanada rodeada de vegetación y llena de gente que aguardaba en cola a que unos monjes budistas les sirvieran el desayuno vegetariano que ofrecen gratis a los que se acercan a rezar al templo. Las opciones, tallarines fritos o arroz caldoso con cebolleta. Me apunto a lo segundo –es uno de los desayunos chinos que más me gustan–.

Nos sentamos a una mesa de madera a comer y a beber té, y en esto aparece un conocido de la familia. Es un hombre de unos setenta años, jubilado, y trae consigo una caja de tela y un cartapacio. Saluda amablemente, comparte un poco de té caliente con nosotros, y pronto se sienta solo, en una mesa indvidual un poco apartada, a escribir caracteres chinos con pincel sobre un inmenso papel blanco. Llevado por la curiosidad, pregunto a mi novia qué está haciendo, y me cuenta que aquel hombre se levanta cada mañana a la misma hora, sube a la montaña, escribe un fragmento de sutra budista, siempre el mismo, lo dona al monasterio como ofrenda y desayuna, satisfecho por el trabajo realizado, antes de volver a bajar al mundo para continuar con sus quehaceres de jubilado, sean cuales sean. Lo hace, dice, porque le da paz.

Y a mí, de alguna manera que no sé explicar, también me da paz que lo haga. En esas rutinan aparentemente inútiles, y precisamente por eso utilísimas, se manifiesta el viejo espíritu de Oriente, que sobrevive todavía en medio de la industrialización salvaje del Asia moderna. Es un placer descubrir estos pequeños detalles que me recuerdan la China que vine buscando y que casi siempre olvido entre los pitidos de los coches, la matraca olímpica y los mordiscos implacables del capitalismo.

Aquí dejo unas fotos que le tomé al jubilado mientras concentraba toda su atención en la escritura, como cada día, de su trocito de sutra en la montaña.

dsc_0068.jpg

sutra.jpg

dsc_0071.jpg