La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Sistema educativo’

Sistemas educativos

miércoles, abril 16th, 2008

Dibujo en la pizarra

Las diferencias entre el sistema educativo chino y el español son notables. A veces en mi trabajo me topo con situaciones que me impresionan negativamente, pero son, con mucha diferencia, las menos. Una de las que me agradan es la diferente actitud de la mayoría de los alumnos y de sus familias.

Recuerdo que dos o tres semanas después de llegar a China, en septiembre de 2006, viví una situación que me dejó perplejo. M., mi compañera china de trabajó, que ahora completa su formación en Alcalá, me había hablado de algunos alumnos vaguetes que se iban a ver obligados a repetir curso. Un mediodía, mientras comíamos, M. recibió una llamada y se pasó un buen rato a teléfono. Al acabar me explicó que que era la madre de uno de esos alumnos de los que me había hablado, para… ¡pedirle perdón por no conseguir que su hijo estudiara más! La mujer estaba arrepentida de no haber seguido más de cerca a su hijo. Increíble para un profesor español, que lo que se encuentra de vez en cuando son papás que preguntan airados las razones de que su chaval, listo entre los listos, haya suspendido –en ocasiones incluso de malas maneras–.

En la universidad donde trabajo, por ejemplo, los alumnos son responsables únicos de la decoración y la limpieza del aula donde transcurren sus clases. Ellos barren, friegan, recogen los desperdicios y llenan las paredes de collages y carteles de aliento al estudio. A veces éstos suenan a programa socialista (¡Viva la juventud!, o China y España, hermanas, por ejemplo), pero son siempre de una inocencia sorprendente. Las clases reflejan, desde luego, el carácter de los estudiantes del cada grupo, por lo que algunas están menos limpias y bonitas que otras, pero nunca llegan a mostrar abandono. Creo que es una magnífica idea responsabilizar a los alumnos de tales menesteres: cansados estamos en nuestro país de ver niños que piensan que ensuciar es un derecho porque siempre hay alguien a que recibe dinero para recoger lo que tiran.

Ayer mis alumnos terminaron de sorprenderme. Llegué a clase y me encontré el cuadro que aparece en la foto dibujado en la pizarra. Les pregunté qué era y me respondieron que un regalo para el profesor L.

El profesor L. es un hombre que pasa de los 65, y que daba clase en otra importante universidad de China. Cuando se jubiló, le pidieron que se hiciera cargo del recién inaugurado departamento de la Universidad de Dalian. En lugar de disfrutar de su bien merecido retiro, aceptó. Y lo hizo por amor a la docencia, a la juventud y al español. Y a su gente, claro, porque en China todavía creen en eso de aportar algo al país, aunque cueste sacrificio. El profesor L. ha hecho un trabajo magnífico: en ninguno de los centros docentes donde he trabajado los alumnos aprenden mejor. El nivel es excelente y el ambiente del departamento inmejorable.

Los alumnos de segundo se van el año que viene al extranjero. Se repartirán entre España y Cuba. Son unos setenta, y el profesor L. se ha encargado él solo de la tramitación de sus documentos. El dibujo de la pizarra ha sido una forma, barata y sencilla, pero muy sentida, de agradecerle su esfuerzo.

Quizá todo esto les parezca a ustedes una ñoñería, pero cuando uno está en esto de la docencia por vocación y ve que los alumnos son capaces de valorar así el esfuerzo de un profesor, se siente motivado y feliz por haber escogido este trabajo. El detalle de los chicos me ha sorprendido tanto que he querido compartirlo con ustedes. Sé que en Galicia más de un profesor sentirá algo de envidia. Sana, eso sí.