La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Sao Paulo’

Eduardo Galeano y “Las venas abiertas de América Latina”

miércoles, mayo 6th, 2009

saopaulo-img_1500

La mano que se desangra, monumento en el Memorial América Latina de Sao Paulo.

Sao Paulo, 5 de mayo de 2009. Ha sido un reencuentro agradable con la memoria de Eduardo Galeano, de forma casual, sin haberlo buscado. Ese momento me trae muy buenos recuerdos de los años 80. El libro cayó en mis manos por gracia de mi  estimado proveedor de letras, puntos y comas, el Señor Doctor, Fernando Ramallo: “Toma, leete esto y ya me dirás” resumiendo el momento. El libro vivió conmigo meses, viajó por países y  lo compartí con mucha gente.  Fué para mí una fuente de inspiración en Cuba, y en un largo viaje desde Canadá hasta Ushuaia durante meses.  Descubrí valiosos momentos para pensar y comenzar a amar ésta maravillosa tierra que es América Latina.

saopaulo-img_1509

Fueron dos fotos para documentar el momento. Una mano al fondo y un personaje con mochila apretándose un grano en una pierna. Bueno, todos lo hacemos, me pareció muy normal y equilibra la imagen con una composición para salir del paso. Pero cuando me giré ví otro grupo de gente joven, estudiantes, y me ví como ellos, muchos años atrás. Me resultó muy agradable componer, había muchas nubes, con un cielo azul, y disparé una sola vez. Galeano fué mi sombra y nunca llegué a conocerlo. Es como cuando escuchas por primera vez una canción y te queda, y dices: esto me llena, deseo escucharla más veces.  Me gustan los libros porque se puede viajar con ellos, y me gusta el olor del papel, cuanto más viejos y amarillos mejor. También me ilusiona encontrar hojas con anotaciones o algún detalle en alguna página, o pétalos que puedan acariciar una historia. Acostumbro a dejar en medio de las páginas etiquetas de marca de cerveza que despego lentamente. Con el paso del tiempo a veces reviso algún libro solo por la curiosidad de saber que dejé en otros tiempos. También dejo fotos. Y recortes de periódicos. No puedo recordar que dejé en aquel libro de Galeano. Dimelo tú, dime que es lo que acostumbras a dejar en medio de las páginas de los libros. Chávez le regaló el libro a Obama, y esperemos que entre sus páginas deje Paz, diálogo y prosperidad para ésta bendita tierra.

Moro no Brasil

viernes, junio 13th, 2008

A fin de curso foi rápida, precipitada, mollada con tintas tráxicas… como é a dor de ver morrer unha alumna, pero este blog non é o lugar para expresar as circunstancias e sentimentos que o arrodean. Agora estou lonxe da Chequia, lonxe dos Sudetes, nada menos que en São Paulo, onde vou estar para unha pequena estadía, así que aprobeitarei para contarvos tamén como se “mora no Brasil”.

Pero antes diso quería contar algún detalle sobre o remate dos estudios secundarios na Chequia, xa que atinxe ao sector no que me movo, o educativo. Poucos días antes de eu apañar o avión asistín ó espectáculo da fin de curso checa… un ramallo de nervos que me acordaron os meus días da selectividade. Aquí a cousa é similar ao que era o noso COU, do punto de vista de que o último ano de secundaria é unha preparación para os exames de maturita, como lle chaman, coa diferencia de que aquí hai unha proba teórica -anterior- e unha proba oral, final, que é a que realmente te sentencia para a posterior continuidade nos estudios superiores. A diferencia coa nosa selectividade é que a maturita ten un carácter realmente adecuado ao significado do noso termo románico, madurez, con un protocolo ao redor digno de mención.

Superar a maturita na Chequia é un obxectivo básico e está convertido en todo un evento vital e social. Para entendérmonos, as titulacións superiores non son tan cobizadas. A universidade non está tan denostada como na España -masificación noutrora, esbancamento actual-, aínda que medra o interese nela. Isto débese á ampla oferta dos estudios secundarios. Hai que dicir, así e todo, que certas ramas da formación profesional están caendo no desinterese -aínda cando a demanda laboral para eles é alta-, e a mocidade, ao tempo que vai perdendo nivel en xeral, vai apontando cara á universidade.

Así que, superadas as probas escritas, chega o final de maio coa última badalada -literalmente. Coas calificacións que dan acceso ás probas orais no peto, cada grupo de bachareis sae ás rúas disfrazado con un tema, pitando, asobiando e cantando co obxectivo de sacarche todo o solto que leves encima. Paralelamente, ultiman os preparativos para elaborar a orla coas fotografías artísticas e mais disparatadas que logo van pendurar nos escaparates das tendas do centro -o nome da escola, a promoción, o director, o tutor, un lema…

Unha semana máis tarde, teoricamente de chapatoria para os alumnos, visto o meu traxe de garavata e xúntome coa miña comisión de examinación. Éche todo un ritual de elegancia e formalidade -para a que o alumno tamén ten que vestirse- onde o estudante non só ten que demostrar que domina a materia, senón que ademáis sabe contalo. Todo se avaliará. Logo cada comisión de cada asignatura ten os seus propios baremos de esixencia… Isto é así de momento, cada instituto -respectivamente, cada departamento- ten que elaborar o seu temario para o último curso, pero levan anos teimando na unificación estatal desta proba. É lóxico, alguén podería pensar que desta forma eses resultados non son ecuánimes… coa salvedade de que, claro, todas as faculdades, ademáis da nota de corte para o acceso teñen as súas probas e as súas entrevistas. O que por unha parte facilita o traballo do alumno no último curso, é que pode escoller aquelas asignaturas das que se vai examinar en maio -catro-, que non son todas as que se cursan. O que non está tan bem elaborado é a distribución de horas lectivas, os reforzos, polo que naquelas materias que se van examinar, supón esforzo extra para alumnos e profesores -horas que, no meu caso, nunca son pagadas. Finalmente non é tan fácil e os alumnos teñen que preinscribirse en varias faculdades e pasar alí as probas respectivas.

A efectos sociais, eses alumnos son para a sociedade checa, para o sistema, alguén… e cadaquén debe ter claro que non ter maturita non só supón unha relegación nas posibilidades de traballo, pero tamén un trato diferente no día a día. A titulite -algo que a nós nos pode paracer arcaico- está moi presente na sociedade checa. Ser, polo menos, licenciado universitario, supón unha distinción no trato, pero iso é tela para outro capítulo.

Ben. Pasou o día, pasou a romaría. Agora estou noutra latitude, con outras cousas na cabeza. So a viaxe de por si desde a Centroeuropa até ao trópico de Capricornio foi interesante. No voo desde París sentei con Andreas, gaúcho neto de alemáns, galego por toda a pinta, que viña directamente da nosa terra despois de pasar un mes camiñando ata Compostela. Así que a noite longa e escura sobre o Atlántico deu para intercambiar moitas informacións e impresións. De súpeto, pola mañanciña, aínda noite sobre o Brasil, sorprendeume a facilidade coa que os axentes federais do aeroporto internacional de Guarulhos me espetaron o selo de entrada no pasaporte -sen me preguntar nada- e accedín a unha sala aberta, unha praza chea de razas, todo grafado “em perfeito galego”… aqui é que se empezou a facer realidade un dos soños da miña vida.

Levo xa varios días en São Paulo. Cada un destes días teño feito de transporte urbano os doce quilómetros que separan o centro -praza da Sé, avenida Paulista…- da casa onde estou parando. E isso que vivo no centro! Un período de entre unha hora e hora e media, dependendo do momento do día, onde dá para se cruzar con ducias de miles de rostros. Porque moverse por esta metrópole de 19 millóns de almas e 6 millóns de vehículos non é brincadeira. Decidín non ir hoxe ao centro porque a cidade cansa. Agota. O tráfico, a xente, o ruído, a polución… a marea de xente! É un exceso de vida que agroma por toda a parte ao que penso que na Europa non estamos afeitos. E por riba diso as diferencias, os contrastes abismais. Brasil non é a patria da igualdade nin da xustiza, unha persoa que vai a São Paulo ten que ir preparada para iso, ten que contar con certos aspectos, isso xa estaba aí e continuará… Como me tiñan mui ben advertido: a boa predisposición é o máis importante. Cada experiencia no Brasil, como me dixo un colega que xa aquí estivo, é única, irrepetible e intransferible. Pero é fácil amar o Brasil desde o primeiro momento. Nesta cidade onde todo se move non podes quedar parado, porque inmediatamente te asalta alguén para ofrecerche a súa axuda ou para venderche algo. Se non sabes, pergunta, se necesitas, pide… Non sei se é que a xente se esforza, se é de forma natural. O idioma é o noso porto franco. Cada galego podería sentirse aquí orgulloso de falar a lingua que fala, sen mais reviravolta. E cando de regreso para a casa te metes como unha sardiña nun ônibus onde non cabe nin unha alma mais, sempre vai haber alguén sentado -coa cara cansa de quen traballou todo o día porque, lonxe da fama, esta xente non só baila samba- que che ofrece collerche a mochila ou a bolsa da compra. Pode ser que mañá cando saia da casa me poñan unha faca nos rins para sacarme ata o último real, entón tal vez comece a pensar deles de forma diferente. Nesta cidade-estado a vida é así. E iso que en catro días aínda non vin relativamente nada.

Moro no Brasil, não sei se moro muito bem ou muito mal, só sei que agora faço parte do país, a inteligência é fundamental. (Seu Jorge)

La aguja estaba en el pajar

sábado, abril 5th, 2008

fer.jpg

Por medio de este blog, Víctor, que vive en Brasil, y Fernando, que reside en Ferrol, se reencontraron después de 46 años sin saber el uno del otro. Lo que fue imposible durante más de cuatro décadas, se hizo realidad en menos de cuatro horas por medio de Internet. Su historia, que aparece hoy en la última de La Voz, ya tiene imágenes.

 Después de los primeros correos electrónicos que se intercambiaron los dos amigos de infancia, se cruzaron algunas fotografías de sus respectivas familias.

victor-freire-1.jpg En esta imagen aparece Víctor (segundo por la izquierda) con toda su familia en su casa de Sao Paulo. Con ellos están tambiénb la mujer y el suegro de su hijo, que son de origen japonés.

clip_image002-1.jpgFernando Funcasta, con su mujer, Rosa, en una imagen reciente tomada en Ferrol, donde compartió una amistad infantil con Víctor Freire. A los 13 años ocupó el empleo que dejó vacante Víctor al marcha a Brasil.

victor-mama-1.jpgUna imagen con  mucha historia. Víctor Freire con su madre, fotografiados en una calle de Ferrol. Víctor partió en el año 60 para Brasil, adonde antes había marchado ya su madre y su hermano. Víctor y Fernando siguieron en contacto por carta hasta el año 62.

Gloria busca familia en A Mourela

martes, abril 1st, 2008

Gloria, desde Sao Paulo, nos envía el siguiente correo:

“Así como los amigos de Ferrol y São Paulo se reencontraron, yo también escribo a ver si tengo la misma suerte. Soy de A Mourela de Abaixo y emigré en 1951 con mis padres (ya fallecidos) para São Paulo. A pesar de ser muy niña (tenía 9 años) siempre añore mi tierra. Soy feliz pues tengo la posibilidad de poder encontrar cada año a la familia que vive en Ferrol pero de A Mourela no conozco a más nadie. Mi mamá y mi abuela eran conocidas como las de Bazón, mi tío era panadero, Manolo Bazón, y yo vivía en la casa que hay derás del trasformador. Espero encontrar alguien que se recuerde de nosotros, gente de mi edad o sus descendientes. Gracias a quien pueda ayudarme”.

Si alguien quiere ponerse en contacto con ella puede dejar un comentario en esta entrada, justo ahí abajo, donde pone Comentar al lado de un icono rojo.

El reencuentro en el blog de dos amigos distanciados durante 46 años

lunes, marzo 31st, 2008

“Cuando te marchaste, las cartas tardaban quince días en llegar, y ahora hemos arrugado 46 años en menos de tres horas y ya estamos escribiéndonos”. Así de gráficamente expresa Fernando Funcasta el reencuentro, a través de Global Galicia, con Víctor Freire. Los dos son de Ferrol, fueron amigos en la primera juventud. Fernando sustituyó, con 13 años, a Víctor en su primer empleo cuando éste emigró a Brasil, en 1960, para reencontrase con su madre y con su hermano. Durante dos años se cartearon, pero en el 62 perdieron el contacto. Hasta el viernes pasado, cuando Fernando, de casualidad, leyó en este blog un comentario de Víctor.

No tardaron ni cuatro horas en establecer el contacto y se cruzaron los primeros correos electrónicos. En sus primeras cartas después de 46 años sin noticias –las reproducimos íntegras como comentarios en esta misma entrada- se ponen al día de sus respectivas vidas a lo largo de más de cuatro décadas,  expresan su emoción por el reencuentro y hacen el propósito de reanudar una amistad que quedó interrumpida por la distancia y el tiempo.

Sus cartas revelan también cómo se separan los caminos que podían haber sido paralelos. Las casualidades y las circunstancias de dos países, España y Brasil, que han cambiado tanto a lo largo del último medio siglo han marcado las vidas de Fernando y Víctor. Los dos están ya jubilados, aunque Víctor confiesa que debe segur haciendo algunos trabajos para sobrevivir, porque la pensión no da ni para cubrir el seguro médico. Víctor tuvo, hasta principios de los 90, una vida acomodada, pero los vaivenes del país le cobraron factura. Fernando está jubilado, después de una larga vida laboral en el sector de los transportes, y sigue viviendo sin fatigas en la ciudad en la que pasó toda su vida. Una hija de Víctor ha hecho el camino de vuelta y ahora vive en Santiago, aunque según relata su padre, “vive discriminada por no ser española nata”.

En los comentarios reproducimos íntegras  las primeras cartas que se cruzaron en 46 años Fernando Funcasta y Víctor Freire y de las que nos enviaron copias.

Las quejas de un emigrante en Brasil

miércoles, marzo 26th, 2008

Víctor Manuel Freire Barroso, desde Sao Paulo (Brasil), nos envía este correo:

“Estoy siempre pendiente de todo lo que se pasa en España y principalmente en Galicia mi tierra, donde nací, y mi Ferrol, la ciudad de la mar de donde yo salí en mayo de 1960 con destino a São Paulo, Brasil. Estoy en Brasil ya hace 47 años, tengo un hijo y una hija maravilhosos. El hijo ya me dió 2 nietos hermosos y ahora viene con un tercero y desta vez una niña que nacerá en julio. Mi hija es soltera, tiene 28 años, y como hizo su padre un día emigró, solo que ella lo hizo al contrario se fue para España, de donde yo salí un día con la esperanza de un futuro mejor que nunca llegó a ser pleno, porque no se alcanzó aquí en Brasil el entusiasmo que la mayoría de los españoles traíamos para estas tierras. Espero que mi hija brasileira pero con nacionalidad española tenga mejor suerte y futuro que yo tuve aquí en Brasil. No me quejo del todo de aquí, de esta tierra hermosa y linda por naturaleza, pena que los políticos y gobiernos que pasaron en estos últimos 30 años fuesen incompetentes, corruptos y despreparados. Esta tierra no merecia estar en situación tan mala como está, principalmente para las clases más pobres y menos favorecidas.

 Aquí en Brasil los españoles no tenemos grande ayuda del gobierno español, no tenemos ni la mitad de los benefícios que un español tiene ahí en España, aquí solo tendremos derecho a una pensión no contributiva apos 65 años y tampoco tenemos derecho a la sanidad de España, solo si fuesemos muy pobres y estuviesemos de limosna, que ahí sí nos darían algún tipo de ayuda aquí en el consulado de España. Yo no sé por qué esta discriminación, ¿será que es por vivir fuera de España? ¿Y que culpa tuvimos los emigrantes que tuvimos que salir de España entre los años 50 a 70 por falta de un trabajo o un futuro mejor?. Yo creo que deberíamos tener los mismos derechos de los españoles que viven ahí o talvez más, por tener la coraje de salir de nuestra tierra y aventurarse por tierras desconocidas.
Bueno quién sabe, quizás algún día el Sr. Zapatero resuelva algo en favor de los españoles residentes en el exterior, porque para pedirnos votos de aquí sí que servimos.
 
Abrazos”.