La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘santo domingo’

Identidad robada

miércoles, junio 18th, 2008

Desde hace unos diez años, no hay viaje que haga en el que no tenga algún contratiempo (desde pérdida de maletas hasta aterrizaje de emergencias). Por ello, cada vez que tengo que coger un avión o desplazarme a otra ciudad me armo de paciencia porque sé que es una aventura.

Durante este último mes he tenido que venir dos veces a España por cuestiones personales. Hace diez días me cogí el tren en Ourense para llegar a Madrid y desde allí volar a Milán. Se trata del tren que tarda 8 horas en recorrer 500 km. El mismo tiempo desde hace 25 años. Pero eso es otro asunto. Para descansar las piernas me cogí literas (es un compartimento con 4 camas). Pues bien, el tren venía de Coruña y allí ya había otras tres mujeres durmiendo. En silencio metí mi maleta, mochila y bolso. Me acosté, no sin antes comprobar que mi bolso estaba cerrado y situado en un lugar protegido. Pues bien, cuando a la mañana siguiente me despertó el revisor, el bolso estaba abierto y la cartera había desaparecido. Las otras mujeres dijeron que era muy raro, que allí no había entrado nadie. El revisor me decía que yo me la había dejado en casa (como si no supiera yo lo que llevo encima) y que en el tren, atención, había que dormir abrazado al bolso. No me quise encarar con él porque mi prioridad era la cartera, pero le respondí que si pago 90 euros para tardar 8 horas y no me garantizan la mínima seguridad, apaga y vámonos. En definitiva, que no revisó el equipaje de mis compañeras de viaje ni tomo nota de nada. 

En fin, que yo me encontraba en la estación de Chamartín sin NADA, es decir, ni un euro para salir de la estación y coger el metro. Ninguna clase de documentación. NADA. Fui a poner la denuncia en la comisaría de la estación. anulé tarjetas y llamé a una amiga para que me llevara de Chamartín a Barajas. Sabía que era muy difícil viajar sin documentación, pero yo lo intentaba.

Lo peor era la sensación de no ser nadie. Hasta ese momento nunca me había parado a pensar lo atado que estamos a un nombre y un número (dni). Sin ellos, no eres nadie y no puedes hacer nada.

En Barajas no me podían hacer el pasaporte porque no tenía el DNI. Tan sólo una denuncia. Fui de mostrador en mostrador de Iberia y al final me dejaron viajar, sólo con una denuncia y unos pocos de euros que me había dejado mi amiga. En Génova, el cónsul español emitió un salvoconducto (un documento casi medieval) en el que me presentaba diciendo: “La que dice ser y llamarse Ana GOnzález…”. En fin, una sin papeles, una espalda mojada en el país del Berlusconi.

Al cabo de una semana estaba de vuelta. Huelga decir que la cartera no ha aparecido y me ha tocado hacer todos los papeles de nuevo. Pido cita para el dni (porque ahora hay que pedirla como si se tratara de un médico) y cuando me planto delante de la funcionaria, le explico mi situación, le enseño mi denuncia y ella me dice: “Pero, ¿usted es dominicana?” A lo que yo me quedo asombrada. No es que tenga nada en contra de los dominicanos, pero nací en Ourense y soy española. Lo que había pasado es que el pailán del de la comisaría de Madrid, me había puesto en la denuncia que  tenía nacionalidad dominicana! Y yo dando vueltas por Europa con un papel que me decía que era de Santo Domingo! La funcionaria no me quería hacer el dni porque le tenía que llevar una partida de nacimiento. Menos mal que con un poco de tacto y que empecé a hablar en gallego, conseguí que lo emitieran.

Mira que si Berlusconi me devuelve pero no a España, sino a Santo Domingo. Casi que tendría vacaciones gratis en el Caribe.

Moraleja: no somos nadie sin el nombre y el número de marras y un pequeño error burocrático te puede cambiar la vida.