La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘política’

Gallega y a mucha honra

Viernes, Abril 1st, 2011

La polvareda que han levantado las recientes declaraciones del ex Presidente Aznar relacionadas con el origen gallego de Rajoy coinciden con la experiencia que acabo de tener en Costa Rica, país al que viajé a un seminario.
Como suele suceder, resulta inevitable que me pregunten por mi origen ya que, procediendo de Chile, se suelen extrañar con mi acento español. Ahí tengo que entrar a explicar por milésima vez mi historia trinacional de gallega-venezolana-chilena. Al asomar la palabra “gallega”, resulta inevitable que no surja automáticamente una chispita de malicia en los ojos de algunos de los contertulios. La argentina que integraba el grupo, pero que vive en México, explicó conciliadora que en su país se les llamaba así, por extensión, a todos los que provenían de España. No faltó, por supuesto, el graciosito que preguntó si yo me sabía algún chiste de gallegos. A estas alturas, trato de adoptar una actitud zen frente al asunto pero tengo que confesar que, trás años de deambular por América Latina, este repetido episodio me ha sacado más de alguna vez de mis casillas. ¿Será, quizás, porque el sentido del humor de los gallegos es especial y recién ahora logran sonsacarme una tibia sonrisa?
Vengo, entonces, a leer ahora en La Voz de Galicia la polémica suscitada por las palabras acerca de la condición de gallego de Rajoy. Aunque de su interpretación queramos presumir buena fe, no dejan de emitir un tufillo extraño, algo así como una tara que impide que Rajoy pueda llegar más lejos, a pesar de que concita varias capacidades juntas como la experiencia y resolución que lo hacen merecedor del atril presidencial.
Pero, más que lo que dijo Aznar, que hasta pudiera ser un festin para algún psiquiatra, resulta interesante observar la forma en la que el velo ideológico hace que, dependiendo del sector, las interpretaciones difieran tanto. Feijoo, por un lado, apela a una interpretación benévola y el PSOE y el BNG, alzando el grito al cielo por algo frente a lo que, lo recomiendo por experiencia, vale más adoptar una actitud flemática y terminar diciendo: “Gallega, sí, y a mucha honra”.

Más sobre idiomas

Martes, Febrero 24th, 2009

Leo en la prensa de hoy dos noticias referentes a los idiomas españoles. En una, el TSJC rechaza separar a alumnos en función de si hablan castellano o catalán. Una señora castellanista no se conformaba con que a su hija le dieran clases suplementarias de catalán: quería que toda su educación fuese en castellano. El tribunal desestima su petición en términos legales y corteses. Yo le hubiera dicho: “Señora, envíe a su hija a estudiar a Burgos”.

En primer lugar, la noción de que haya dos tipos de catalanes, castellano hablantes y catalán hablantes, es divisiva y repugnante. En segundo lugar, tambieén llegaría el día en que inmigrantes árabes o rumanos exigieran que se le eduquen a sus hijos en sus respectivos idiomas. Todo, claro, en nombre de la libertad y la democracia: hay que dejar atrá el franquismo.

La segunda noticia apunta a que está surgiendo un contencioso entre Touriño y Quintana, no con respecto a prácticas corruptas, que evidentemente las hay, sino precisamente acerca del gallego -y esto es extremadamente lamentable. Hay que reconocer que nuestros políticos están consiguiendo que el gallego, en vez de ser un nexo de unión entre todos los gallegos, se esté convirtiendo en motivo de discordia.

¿A qué se debe este fenomeno? Mucho me temo que la razón se deba a posiciones doctrinarias de los galleguistas. El objetivo de una Galicia completamente bilingüe en el futuro no solo es loable y razonable sino que pocos se opondrían a él. El problema estriba en insistir COMO conseguir este fin. ¿Es verdaderamente necesario que los chicos estudien física o teoría del conocimiento en gallego? Yo creo que puedo decir que domino el ingleés a la par del castellano sin haber estudiado física o teoría del conocimiento en inglés en el bachillerato. No es que el gallego no sea digno de la física o de la teoría del conocimiento: es que acontece que en la realidad de Galicia hoy evidentemente resulta conflictivo. Al menos hoy por hoy, sería suficiente que el estudio del gallego en las escuelas fuese intensivo, conjugándose con el de la historia de Galicia, cultura gallega, coros gallegos, y quiza alguna otra disciplina. Tendría que ser, por supuesto, una asignatura de las más “serias”, con exámentes objetivos comprensivos en los que no cupiera trampa ni cartón. O dominas el gallego, o no lo dominas -y si no lo dominas, repites, como en años pretéritos se hacía con el latín y nadie lo discutía. Es siempre un dilema cuando la doctrina se impone a la realidad y al sentido común.

“Ese oscuro objeto de deseo”

Sábado, Febrero 21st, 2009

Sí, refírome o voto emigrante, ese do que case ninguén fala pero todos queren, todos protestan polo seu funcionamento pero ninguén fai nada para arranxalo.

Estes días o blog móvese bastante e por suposto o tema principal non podía ser outro, as Eleccións Autonómicas. Non me gustaría meterme demasiado en loar ou criticar a uns ou a outros, ou en tódalas polémicas e trapos sucios que se están a sacar para perxudica-lo contrario. Por desgracia, as campañas electorais rematan sempre sendo máis unha loita barrio baixeira en lugar dunha loita de ideas. O tema que me está de verdade a interesar e polo que vexo tamén a outros “blogueiros” e “foreiros” é o do voto emigrante. Tampouco me quero meter a criticar o caos e desorganización que case que sempre o protagoniza, senón máis ben a cuestión filosófico – política de si deberiamos votar os Galegos do exterior.

Hai unha tendencia a relacionar a xuventude actual con apatía, non só pola política senón por todo tipo de movementos sociais que requiran pensar, mobilizarse ou protestar. Somos as veces considerados como unha xeración de desinteresados, incluso malcriados, nós non vivimos unha dictadura e parece que todo nos foi máis sinxelo. Non podo estar máis en desacordo, coñezo e detecto moito interese na xente xoven por involucrarse, ou polo menos interesarse polo que acontece no país. Non recordo moi ben cales foron as primeiras eleccións nas que puiden votar, penso que foi no 1997, pero recordo moi ben a ilusión que me fixo, considereino case un deber, se queres protestar e esixir, tes que participar, pensaba eu, e prometinme a min mesmo que eu votaría sempre, sen escusarme no clima, na resaca do día anterior (¡e daquela éranche boas!) ou na desilusión que cando pasan os anos e as sucesivas eleccións un vai acumulando porque todos prometen pero poucos cumpren. O que non sabía eu no 1997 cando comezaba na Universidade era que esa escusa podería ser o vivir noutro país.

Deixei Galicia no 2004 para virme para Escocia, e nas primeiras eleccións que me colleron fóra, fixen todo o posible para poder votar, no 2005, as históricas autonómicas nas que Fraga perdeu o poder, ¡como non iba a eu a colaborar!. Só levaba 9 meses en Escocia, isto parecía máis unha aventura que unha decisión a longo prazo. Cinco anos despois e aquí sigo, feliz no meu traballo e instalado, comprando a primeira vivenda e coche da miña vida despois de estar sempre de prestado na terra dos meus antergos. Non se pode negar que se vai perdendo un pouco o contacto, os correos e chamadas ca familia e amigos vanse espaciando, e non tódolos días pode un sentarse tranquilo e conectarse a Internet para ver que se coce por alá. Cousas que antes considerabas unha estrañeza como conducir pola esquerda, beber unha pinta de cervexa negra ou que berren tanto cando hai un corner no fútbol coma se marcaran un gol, son normais. Fas os teus amigos, empezas a paga-los teus impostos, pides unha hipoteca e berras en Inglés – Escocés por teléfono cos do gas porque non che viñeron a arranxar a caldeira. Vives entre dous mundos, co teu traballo e vida aquí, e aproveitando ata o último día de vacacións para visitar Riveira. Os de alí estráñanse polo de aquí, os de aquí preguntan polo de alí. “¿E que fas en Escocia co bonito e o bo clima que tedes en España?, e “¿cando pensas volver?, ¿non quedarás alí toda a vida?”. Un síntese un pouco apátrida, feliz e agradecido a este país pero sempre cun ollo en Galicia. Ata que un día recibes unha carta da oficina do censo electoral comunicándoche que podes votar nas próximas eleccións ó Parlamento Escocés e o Concello de Stirling. Unha vez máis fíxome a ilusión de 1997, coma se tivera outra vez 19 anos, vou decidi-lo futuro de Escocia, ¿e por que non?. Pero eu é que non podo facer nada sen darlle moitas voltas á cabeza así que empezo a sentir vértigo, ¿quen son eu para votar aquí? Nin máis nin menos que nas eleccións nas que un partido que pode gañar e que en condicións normais, por ideoloxía, eu votaría, pretende convocar un referendo pola ruptura do Tratado de Unión que en 1707 uniu a Escocia con Inglaterra. Demasiada responsabilidade pensei eu. Despois de moita falar e filosofar con amigos Escoceses e Ingleses, case que pedíndolle permiso, decidín votar, eu tamén teño dereito a decidir.

Estamos no 2009 e atopámonos cas mesmas discusións neste tema que fai catro anos. Xente que opina que non deberiamos votar, que xa non vivimos aí, nin pagamos impostos, só os residentes deberían escoller os políticos que terán que aturar. Outros pensan que a condición de emigrante, aínda que sexa permanente, non che ten porque facer perder os teus dereitos de cidadán galego, si, pero ¿que pasa cos galegos noutras comunidades españolas?, din outros.

E un que se sinte aínda máis apátrida, moitos dos da miña terra síntense incómodos ca idea de que os de fóra decidamos unhas eleccións, moitos de aquí aínda máis incómodos con que estranxeiros decidamos as súas. E eu penso, que aquel ilusionado rapaz de 19 anos que votou por primeira vez en 1997 e se prometeu a si mesmo que nunca perdería unha cita terá que ter o seu dereito a voto nalgures, ou que pasa, ¿son de verdade un apátrida?, ¿ou son Escocés?, porque moi contento e agradecido estou, pero Galego son e serei toda a vida.

Recoñezo que nisto vou dando tumbos e cambio de opinión, teño coma un conflicto interno, especialmente despois de ler opinións ben argumentadas como algunhas dos foros estes días. Pode que o meu problema sexa que lle dou demasiadas voltas, así que espero que un asiduo do blog me permita coller prestada e utilizar aquí a frase dun do seu profesor: “philosophy tells you a lot of things -but it doesn’t solve any problems for you” (Sousa-Pousa dixit) e facer o que considero máis correcto sen importarme o que outros pensen do tema porque ó final neste asunto non hai correcto ou incorrecto, un ten que facer o que lle pide ó corazón e a cabeza.

Pode que a pesares de levar xa varios ano fóra (¡e os que quedan!) e de sentirme un pouco apátrida, a pesares de estar contento en Escocia, que me deu as oportunidades que non atopei en Galicia na miña profesión, e a pesares de que aquí teño agora a miña casa,  non deixo de sentir un profundo desexo de intervir e opinar todo o que poida nas cousas de alá, incluso aínda que as veces trate de evitalo porque sinto que xa non me corresponde. Ou pode que si que me corresponda e que o que goberne vaia a mellorar sustancialmente a inversión en I+D para que xente coma eu poidamos atopar traballo aí ou pode que sinxelamente siga estando ilusionado como en 1997 a pesares de que ninguén o fixo e sempre o prometen. O caso é que alí vai o meu voto unha vez máis, esperando que desta vez vala para moito, e cumprindo a miña promesa de nunca poñer escusas para non cumprir co meu dereito (e a miña obriga) de cidadán Galego.

El voto emigrante, desde Suráfrica

Jueves, Febrero 19th, 2009

Fraga es un hombre a quien, como compañero o como contrincante, como amigo o como enemigo, se le respeta. En una entrevista reciente en la prensa nacional se declaraba galleguista sin ambages. Eso sí, no nacionalista -pero es que don Manuel a todas luces no acepta la acepción sociológica de la palabra y la asocia necesariamente con separatismos. En fin, uno no se mete en batallitas semánticas con Fraga.

Yo no sé si los gallegos que vivimos permanentemente en el extranjero debiéramos o no debiéramos de tener voto en las elecciones gallegas, aunque hoy en día parece que varios tipos de residentes, pero extranjeros al fin, sí lo tienen. Supongo que dependerá de que el derecho al voto se considere un derecho del ciudadano o meramente de los residentes, sean quienes fueren.

Si una vez más este año el Colegio Electoral nos envía las papeletas electorales a los residentes en Suráfrica, un servidor tendrá que decidir por quien votar -y creo que el tema más importante en juego es precisamente el del galleguismo del que habla Fraga. No es que no haya otros que afecten mas la vida cotidiana del ciudadano, sino que estos son temas mayormente exógenos por los que poco o nada pueden hacer los políticos gallegos por mucho que prometan y se compromentan: ya veremos si puede Obama. . Observo además que las diferencias entre ellos con respecto a estos temas son más bien marginales y de matices: no es que unos propongan la nacionalización de la industria gallega y otros la eliminación de los seguros sociales.  Está claro, sin embargo, que la protección, conservación y promoción de la cultura gallega, muy particularmente el idioma, está enteramente en manos de nuestros políticos.

La protección, conservación y promoción del gallego debiera de ser un principio indiscutible de todos los gallegos, sean de derechas o de izquierdas, fachas o sociatas. Es algo que no tiene nada que ver con la política sino con nuestra identidad como pueblo. Dicen los aborígenes australianos que perder el idioma supone perder los sueños. Por supuesto, también hay cínicos para quienes la cuestión de la identidad es una entelequia intelectual. Y ¿qué más da si cambiamos el gallego y el castellano por el inglés? Cada uno tendrá que llegar a sus propias conclusiones.

Pero el castellano es también parte de la realidad de Galicia hoy. Es pues necesario que a ambos idiomas se les dé la misma prioridad. No puede haber escuelas en gallego y escuelas en castellano a gusto del consumidor y en nombre de la libertad y de la democracia: se acabaría con dos tipos de gallegos. Me gustaría ver un partido político que prometiera y se comprometiera a que en una generación todos los gallegos fuesen perfectamente bilingües: esto si es algo que nuestros políticos tienen en sus manos. Ni que decir tiene que los bachilleres debieran también de tener un conocimiento suficiente del inglés, por ejemplo, al nivel del certificado elemental de Cambridge: . existe un mundo más allá de Galicia y más allá de la Hispanidad.

La cuestión ahora es encontrar tal partido.

Un voto estratégico

Domingo, Febrero 15th, 2009

Aunque ya no es una novedad, no deja de resultar asombrosa la posibilidad de que el resultado de las próximas elecciones autonómicas sea dirimido por el voto de ultramar, el de los emigrantes gallegos y sus descendientes. Leo, en la última edición del diario que aloja a Global Galicia que los candidatos de los dos principales partidos estàn dejando los pies en tierras del Río de la Plata y no dejo de sentir un cierto dejo de postergación: ¿y qué pasa con Chile, que no nos visitan? Es cierto que, comparativamente, la cantidad de gallegos que atravesaron la cordillera son pocos pero no estaría mal que, aprovechando que la distancia en avión es irrisoria, pudieran darse una vueltita por estas tierras. Aunque fuera sólo un gesto, se agradecería.

Desconozco qué sienten los gallegos de adentro ante la posibilidad de que sea el voto externo quien dirima, a fin de cuentas, quien conducirá el gobierno autonómico en el próximo período. El que se produzca este fenómeno es más responsabilidad de los que viven en la tierra porque, por lo que se informa, las tasas de los que no votan son preocupantes. En cuanto a descalificar el valor del voto de ultramar porque puede ser “instrumentalizado”, esa es siempre una posibilidad, independientemente del lugar dónde se encuentre el votante. Hay que ser cuidadoso con esa objeción porque las personas son más inteligentes de lo que cree.

En Chile, como alguna vez he mencionado en mis anteriores entradas, los chilenos que viven en el exterior no tienen derecho a voto. Es ésta una más de las deudas pendientes en materia de igualdad política que arrastra la transición a la democracia la que se suma a un sistema electoral que, para elegir a los representantes al Parlamento, deja afuera a los comunistas, a pesar de que representan a un 7% del electorado. Se esgrimen argumentos diversos para impedir este voto. El más recurrente es que no tiene lógica que voten aquellos a quienes no alcanzarán las decisiones que acá se tomen. Otros aducen que, ya que no pagan impuestos en Chile, no deberían votar y, así, suma y sigue. Una razón latente es que la derecha se siente amenazada ante esta posibilidad: los chilenos comenzaron a salir masivamente del país por obra del golpe de Estado de septiembre de 1973, iniciando una diáspora política que ha tenido como resultado que muchos no regresaran, rehaciendo sus vidas en el extranjero. Es a ese votante, y a sus descendientes, a quienes teme la derecha, al mismo pueblo “allendista” que se organizó eficazmente para lograr que Pinochet fuera detenido en una clínica londinense.

Y, ahora, los dejo porque me escribe una amiga venezolana que vive en Chile explicàndome que se apronta para votar mañana en la ¡ya perdí la cuenta! nueva elección convocada por el Presidente Chávez….

La Independencia de Canarias

Sábado, Julio 5th, 2008

250px-bandera_siete_estrellas_verdes_svg.pngEsta es la bandera adoptada por el mpaiac, Movimiento para la Liberación e Independencia de Canarias,presidido por Antonio Cubillo. En un reciente estudio del C.I.S. (data del 2005) se dice que el 29,8 se siente más Canario que Español,el 6,7 se siente solo Canario.Todo ésto no tendría más transcendencia, si no fuera porque a día de hoy el partido con más representatividad nacionalista en Canarias en su reciente congreso acaba de abandonar sus tésis independentistas, claro que los más reaccionarios han montado en cólera. Así por ejemplo el grupo editorial EL DIA que preside el Sr. Leoncio Rodriguez publicaba esto en su editorial: LIBRES nacieron en su día los guanches, y libres eran hasta que unos despiadados conquistadores les arrebataron su tierra por la fuerza de las armas. Con violencia destruyeron su organización social y familiar. Sin escrúpulos fueron masacrados, vendidos muchos como esclavos y paseados algunos por las Cortes europeas para que reyes y nobles pudiesen observarlos como quien ve a unos animales exóticos capturados en tierras lejanas.

(más…)

Sísifo y uno más

Lunes, Junio 23rd, 2008

El viernes por la noche nos enteramos por la tele que la crisis se había resuelto, ya teníamos gobierno en el país. Después de un mes de negociaciones desde la caída del anterior primer ministro, los principales partidos políticos se han puesto de acuerdo  y se han nombrado primer ministro y 12ministros.

La población, cansada de tantas crisis y negociaciones, observa con recelo a los nuevos ministros, haciendo cuentas sobre lo que durarán en el cargo, los más optimistas apuestan por 6 meses, otros hablan de golpe de estado… el tiempo dirá.
Los entresijos políticos del último mes se han traducido en un trasiego de viajes a Angola, a Líbia, en la aparición de extraños personajes en la ciudad, “hombres de negocios “de África del Sur, empresarios de  Guinea Ecuatorial y en  un sinfín de acusaciones y declaraciones de los partidos más relevantes (MLSTP, PCD y ADI).
Una vez las aguas vueltas al río, los que trabajamos con el gobierno nos encontramos con un nuevo equipo que no tiene ningún antecedente de lo que se venía haciendo y con el que tenemos que comenzar prácticamente de cero. Todo esto me hace pensar en el  mito de Sísifo: empujamos la piedra hasta la cima de la montaña, luego esta se cae por su propio peso y, no nos queda más remedio que  comenzar de nuevo.

Non ao Tratado de Lisboa

Viernes, Junio 13th, 2008

A política irlandesa évos unha cousa bastante complicada, e cada día a entendo menos. Onte foi o día no que os irlandeses se daban cita nas urnas para decidir se apoiaban ou non o famoso Tratado de Lisboa, para moitos unha especie de Constitución Europea disfrazada dunha cousa menor. O resto dos países da Unión Europea decidiron aprobar o Tratado nos seus respectivos parlamentos nacionais, algo moito máis seguro e limpo, un proceso rápido e indoloro no que se aforraban o difícil trance de preguntarlles aos cidadáns a sua opinión sobre un acordo, tratado, lei ou constitución (llamádelle como queirades) que ben podería cambiarlles a vida para sempre. Na República de Irlanda, case todo ten que pasar pola peneira dos cidadáns en forma de referendum… e así foi.

A pregunta era fácil: Si ou Non. Fai un mes, a resposta tamén era fácil.

Todos os partidos políticos do arco parlamentario (excepto o Sinn Féin) apoiaban o Si cun fervor inusitado. Millóns de euros en carteliños, anuncios na radio e na televisión, miles de voceciñas taladrando as nosas cabezas todos os días nos medios de comunicación, no transporte público, na rúa: Vote Yes, Vote Yes, Vote Yes… Era imposible permanecer alleo. Si, Vote Yes pero… por qué? Nin un penique para explicar aos irlandeses a razón do Yes. Nin un minuto entre tanta publicidade para explicar as medidas concretas que se ian tomar neste Tratado, os cambios, as restriccións, as novidades… so ideas abstractas, como É bo para Irlanda, Melloraremos, Foinos ben ata agora… cousas así que non convencían a ninguén. Por se acaso, durante a campaña electoral, varias medidas que se presumían perxudiciais para os intereses de Irlanda (en materia agrícola e gandeira), foron paralizadas na Unión Eropea por orde do propio José Manuel Barroso, non fose ser o demo que os irlandeses as apreciasen como consecuencias negativas da europeidade.

E o Non? Por que o Non? Se Irlanda é o que é e o Tigre Celta ruxiu con forza durante os últimos dez anos é gracias á manchea de eurocartos que chegaron dende Bruxelas. So o Sinn Fein, con moi mala imaxe para unha gran parte da poboación, e algunhas organización sociais e foros cidadáns nacidos precisamente para a ocasión, como Libertas, estaban pedindo o Non. A pesar do escaso orzamento da campaña do Non e da pasividade inicial dos irlandeses, os do Non conseguiron levar o debate á sociedade, con moito traballo e moitos voluntarios, falando de medidas concretas e cambios que parece que van a afectar á vida dos cidadáns despois da aplicación do Tratado. Conseguiron meterlles o medo no corpo aos irlandeses que non queren máis cambios dos que xa hai na sociedade nin perder a sua independencia con respecto ás decisións de Bruxelas. Porque ese foi precisamente o cabalo de batalla nesta campaña: a independencia.

O resultado: gañou o Non. Era visto, despois do acontecido nas últimas semanas. Os principais líderes políticos non foron quen de aportar ideas ao debate. Non axudaron as corruptelas do Fianna Fáil, o partido no poder, nin a pouca capacidade da oposición. Tampouco axudaron as famosas 65 horas semanais de traballo aprobadas nesta mesma semana en Europa, cando en Irlanda traballamos 35-40 horas. Os do Non conseguiron convencer a moitos cidadáns de que esta nova Europa que queren construir dende o tellado é pouco democrática, pouco participativa e demasiado orientada ao beneficio económico de certos sectores.

Xa Francia e os Países Baixos tiñan votado Non á Constitución Europea e a Comisión tivo que anular o proxecto, repensalo e forzar este Tratado de Lisboa. E non sei cales serán a consecuencias do Non irlandés. Pero é unha mensaxe. Que o único referendum sobre o Tratado teña un resultado negativo ten que facer reflexionar a máis de un. Seica os cidadáns non queren este modelo de Unión Europea. Seica os líderes políticos deberían de consultarnos máis sobre o que queremos que sexa Europa.

Más sabiduría del Sanzijing

Viernes, Mayo 9th, 2008

Ya terminé el Sanzijing, y ha merecido la pena. Los principios morales del confucianismo son muy interesantes, aunque mi debilidad sigue siendo el taoísmo. Una de las frases que más me ha gustado es de Confucio mismo: “Estudiar sin reflexionar genera confusión. Reflexionar sin estudiar es fuente de desvaríos.”
Era un hombre observador, este Confucio. La primera parte de la frase es clara: todos nos hemos chapado la lección de naturales o de historia sin entender n-a-d-a de lo que decía. Ni una línea. ¿Cuál era el resultado? Que en cuanto una palabra de la larga cadena memorizada nos fallaba, allá iba el resto detrás, y acabábamos poniendo el aparato de Golgi en la falda de un volcán o a Gengis Khan en la batalla del Ebro.
En cuanto a la segunda parte, ¿quién no recuerda los domingos de resaca, hablando por hablar, que no pescábamos nuestros ideas inteligentes ni con trueiro, a pesar de que nos parecieran auténticas obras maestras de la lógica? Pues eso, puro desvarío.
Otra de las aportaciones interesantes de la moral confuciana es la de otorgar, por los méritos obtenidos por alguien, títulos a sus antepasados, y no a sus descendientes. Poco que decir de la sabiduría y la justicia de tal costumbre, excepto que nos hubiéramos ahorrado muchos privilegios injustos.
Por último, una frase de esas para leerla despacio, pero que da en el clavo, también de Confucio en persona:

“Quien quiera ser virtuoso y se aparte del estudio, desembocará en la estupidez. Quien quiera ser un hombre de ciencia sin estudiar, caerá en la incertidumbre. Quien pretenda ser sincero y no preste atención al estudio, acabará teniendo malas intenciones. Quien desee ser recto, pero no estudie, se volverá un temerario. Quien aspire al valor, pero no se dedique al estudio, acabará envuelto en el desorden. Aquel que ame la perseverancia pero no ame el estudio, caerá en el fanatismo.”

Atención, en particular, a la última, que alguno de esos perseverantes que no estudian existen entre nuestros políticos. Propongo que la lectura del Sanzijing se vuelva obligatoria en nuestra enseñanza secundaria, en lugar de aceptar que autores que hablen de patrias, etnias y guerras gloriosas pululen por los libros de texto. ¿Qué les parece la idea?

Mucho más que Pinochet

Viernes, Abril 11th, 2008

No es mi ánimo politizar un blog que viene oscilando entre la gastronomía, las crónicas de viaje y la espiritualidad. Sin embargo, no resisto la tentación de compartir con vosotros esta idea, bastante extendida, de que habría sido Pinochet, el dictador de Chile por diecisiete años, quien habría puesto a este largirucho país en el mapa. Creo que la afirmación es un tanto injusta porque Chile, de seguro, tiene de sobra otros méritos. Por decir alguno, apuesto que muchos de los que consultan este blog han leído alguna vez un poema de Pablo Neruda, el “vate” chileno”. Más raro, quizàs, es que hayan leído algo sobre otra poetisa chilena, también Premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral.

Pues esta idea de que Pinochet habría visibilizado este país en el que vivo por tanto tiempo se corrobora cada vez que visito Galicia. Cuando digo que resido en Chile, de inmediato (o “al tiro”, como gustan decir por estos lados), se produce la asociación con Pinochet. En febrero pasado, cuando visité a mis padres en Coruña, tambièn fui invitada a un programa la Radio Voz, de este mismo diario y, claro, como era de esperar, uno de los conductores no resistió la tentación de preguntarme por Pinochet. Le recordé que había muerto a fines del año 2006. Sin embargo, este dato parece no haber sido interiorizado todavía por mucha gente. Pensar en Chile es pensar en Pinochet. Dejo a cada uno de uds. evaluar si esta asociaciòn es buena o mala. De seguro, dependerá de su visión de mundo y de sus predisposiciones ideológicas.

Lo que sí parece estar claro es que, aunque Pinochet ya no está físicamente presente en la vida política chilena, su presencia sigue planeando y casi un tercio de los chilenos siguen adhiriendo positivamente a su memoria. Esta situación sorprendió sobremanera a muchos corresponsales extranjeros que se apostaron en Santiago para reportar al mundo su deceso. No podían creer que todavía un sector importante de la población lo llorara con tanto desconsuelo cuando, para el resto del mundo, su gobierno ha pasado a representar una de las dictaduras más tiránicas de la historia política reciente.

(más…)