La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Persépolis’

La iraní sin pelos en la lengua y la Guionistra de cultura

viernes, septiembre 25th, 2009

Este verano he leído mucho y he visto muchas películas. No entraba en mis planes, pero así ha sido. Como siempre, tengo más suerte con los libros que con el cine. Pongamos un par de ejemplos que han sido especialmente significativos para mí.

El primero de ellos -ejemplo de lo bueno- es el cómic Persépolis, de la escritora y dibujante iraní Marjane Satrapi, que cuenta la experiencia personal de la autora desde su infancia hasta el final de su juventud: la revolución contra el Sha,  la inesperada islamización de dicha revolución, la terrible guerra contra Irak, el exilio en Europa debido a las asfixiantes condiciones políticas de su país… La obra está llena de humor, de amor, de reflexiones inteligentes y justísimas y, lejos de los maniqueísmos islamistas y anti-islamistas, nos muestra la sociedad iraní como un ente complejo sometido a tensiones extremas, hogar de progresistas que vieron frustradas sus ilusiones y también de musulmanes verdaderamente religiosos que son capaces de tender puentes con la población que no apoya la revolución.

Un libro para quien quiera aprender historia, disfrutar de las amenas –y a veces tan trágicas– anécdotas que vivió una mujer que siempre supo sacar lo mejor de su experiencia, y también para quien quiera recordarse a sí mismo que no todo Oriente Medio es musulmán, que no todo el Islam es islamista y que el enemigo es, en muchas ocasiones, amplificado por nuestro afán de generalizar y nuestro miedo.

Y ahora la cruz. Inevitable. Una de las películas que he visto durante el verano es Mentiras, y gordas, dirigida por Albacete y Menkes. He de reconocer que me puse en guardia contra ella cuando, en los títulos de crédito, me encontré con el nombre de nuestra Ministra de Cultura, guionista. Y no por motivos políticos –no sé de su gestión, vivo lejos–, sino puramente artísticos: hace unos meses, en Taiwán, cayó en mis manos una película sobre ETA. Se llama Están todos invitados y su protagonista es un poco convincente José Coronado. La peli es de esas que te dejan absolutamente indiferente: floja de cabo a rabo, insulsa, poco creíble… Y su debilidad empieza por las bases, porque el guión es un bodrio infumable lleno de tópicos, cuyo momento álgido es una escena en la playa que da vergüenza ajena. ¿Una de las autoras del desaguisado? Lo adivinan: la Mini. Así que cuando descubrí su nombre al inicio de la cinta, pensé: otro rollete vacuo.

Y me quedé corto. La película es un videoclip cuyo objetivo es enseñar las carnes de todos los yogurines con club de fans de las series españolas. La dirección de autores no existe. La interpretación es peor que  la de la obra de teatro de fin de curso de mis alumnos taiwaneses quienes, por cierto, vocalizan mejor que algunas de las jóvenes promesas de nuestro cine. Y el guión es, simplemente, obsceno, una ristra de tópicos baratos y repugnantes sobre la juventud y el exceso que termina con una moralizante muerte –para que no se note que el objetivo es enseñar tetas, culos y tabletas de abdominales– de un personaje que –puaj– era el más buenecito de toda la panda y una noche se droga demasiado porque se sufre por amor.

Y se me vienen a la cabeza dos preguntas:

1- ¿Es con estos argumentos con los que la Ministra nos quiere convencer de que veamos cine español en lugar de Gran Torino –gracias, Clint Eastwood, porque siempre me convences de que el cine no está acabado–?

2- ¿En qué está pensando Zapatero al asociar a tamaña perpetradora de guioncillos vomitivos con el Ministerio de Cultura?

Menos mal que uno es insistente y a veces se encuentra con películas como Mata Haris u Ocho mesas de billar francés, y se da cuenta de que personajes como nuestra Guionistra de Cultura no son los únicos habitantes del cine español. A los representantes del gremio: ¡Háganse un favor y no le den más cargos cuando deje el Ministerio!