La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘navidad’

Felices fiestas…

miércoles, diciembre 24th, 2008

… a los que estáis lejos, a los que estáis cerca, a los que volvéis a casa por Navidad, a los que os quedáis en casa lejos de casa. A todos, gallegos globales, que paséis unas buenas fiestas. Y si no tenéis (o no queréis) otra compañía siempre nos queda GG.

Invierno en la capital

domingo, diciembre 21st, 2008

Esta leyenda reza por todo el Zócalo capitalino para recordarnos, bajo este sol abrasador, que efectivamente estamos en invierno. Me acostumbro poco a poco a no relacionar tan estrechamente estas fechas con el frío. Pero me cuesta. Frío y navidad, desde siempre,  se aparecían de la mano.

No faltan las luces, ni los adornos, ni los árboles,  ni los villancicos. Hay turrón, mazapanes, uvas y un constante bombardeo de los centros comerciales para captar adeptos.

Durante los nueve días previos a la Navidad se celebran en México las tradicionales posadas, donde la gente se reúne para pedir cobijo como lo hicieron José y María en su peregrinaje a Belén. Un grupo de gente va de casa en casa con una vela encendida, cantando un villancico que es un diálogo entre los de afuera y los de dentro, que rechazan a los que llegan.  Cada día, se acaba en una casa distinta que es la que da posada, abren la puerta y comienza la fiesta,  invitan a ponche acompañado de algo más a todos los que llegan. Y para finalizar se rompe una piñata.  Así durante los nueve días.

Las piñatas se merecen un capítulo aparte. Yo vine aquí a romper mi primera piñata. No tenía ni idea de su importancia en la vida mexicana, y he de reconocer que me encantan.

Mientras escribo esto, los vecinos están pidiendo posada en la puerta de al lado.  “En el nombre del cielo os pido posada…”

Pero mi intención esta noche era hablar del invierno en la capital, y de la costumbre moderna que se está implantando en la ciudad de montar por estas fechas una enorme pista de hielo en el Zócalo, donde patinarán miles de ciudadanos hasta el día de Reyes. El equivalente, para que nos entendamos,  sería como si la montaran en la plaza del Obradoiro. Pero con sol. Como dato anecdótico apuntar que en esta ciudad hace casi 50 años que no nieva.  Sin duda éste es un país de contrastes.

El turrón ya está en Vietnam

jueves, diciembre 18th, 2008

Son cosas de la tecnología. Uno, que no la entiende. Después de haber publicado una entrada en Global Galicia digna probablemente de un pulitzer, no se me ha ocurrido otra cosa que borrarla. Pero bueno, memoria, la inteligencia de los mediocres, no me falta, así que intentaremos repasar los puntos tratados en el anterior episodio de esta corta serie desde Vietnam.

Comentaba que este año, desgraciadamente, y al contrario que el turrón, no volveré a casa por navidad. Este año, el turrón ha venido a mí. Cosas de la globalización, ya se sabe.  

Turrón duro, blando, polvorones, yemas, almendrados,  y seguro que habrá algo de cava, que será catalán porque desde aquí los boicots se ven más como puras gilipuertadas, léase la expresión que se imaginan. Y como es tradición casi todo ese turrón acabara sus días en la alacena, hasta que ser reemplazado por una nueva remesa de jóvenes turrones, recién llegados de Occidente, en Diciembre del 2009.

Las razones para quedarse en Vietnam en tan señaladas fechas son diversas y variadas, casi todas de personales que no viene al cuento discutir, pero también claro, ¿Quien quiere volverse a un país que me dice la COPE que se está rompiendo día a día? ¿Quién quiere verse atrapado en una guerra civil que nos sorprenda durante los cuartos, justo antes de las campanadas, mientras la primera de las 12 uvas espera angustiada su triste destino?

 Pues yo no, la verdad, que los toros se ven mejor desde la barrera. Y luego la crisis, claro. Que está la cosa muy chunga. Eso sí, mal de muchos, consuelo de mileuristas, este año la crisis también para los banqueros,  que los ricos también lloran las hazañas de Don Madoff;  y en mil años todos calvos. Y claro, con esta crisis ya no está el horno para Santa Clauses y Reyes Magos. Hay que elegir: ¿La tradición de los tres magos de oriente, o la modernidad del barbudo de Coca Cola? ¿Retrasar los regalos hasta Enero, o recibirlos la semana que viene?

 Difícil elección. Como buen gallego, y para no tener que tomar partido, pues me quedo en Vietnam.

Además en Vietnam se celebra la Navidad. Y que Navidad. Consecuencia del Catolicismo que impusieron los franceses y del capitalismo galopante que inunda la República Socialista.  Los vietnamitas claro, le dan a la celebración su propia interpretación sin acomplejarse. Aquí la Navidad se toma por lo que realmente es, sin disfraces de tradición o religión. Aquí se trata de comprar y comprar cuanto más mejor. Los centros comerciales decorados tan profusamente que le sacarían los colores a Cortilandia. Renos por aquí y por allá, mezclados con nacimientos en los que la mula es un dragón y los reyes magos son, pues como tienen que ser, de Oriente. Miles de niños con trajes de Papa Noel, y niñas vestidas con alitas de ángel y cuernos de reno, quizá ejemplificando como nadie la unión de lo divino y lo pagano que representan estas fiestas, villancicos americanos a volúmenes que claramente exceden el máximo permitido, luces de colores, ofertas, rebajas,  desfiles, en fin, una locura que roza la pesadilla. Pero yo, este año, me quedo.