La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Mundial’

La “toma” del Obelisco

Lunes, Julio 12th, 2010

1107201046661

¡Sí, sí, sí!!!!!!!! ¡España Campeón del Mundo!!! Vivir esto en un país de campeones como Argentina no ha sido fácil. No estaban con nosotros, al menos no como lo estuvieron  los ingleses en Londres, en la Eurocopa, o como en otros Mundiales que he vivido en Venezuela. ¡Cómo me he acordado de todos! Cómo nos ha unido La Roja a estos Galegos polo Mundo y Españoles por el Mundo y emigrantes del mundo; de los de siempre…

110720104711

Gaitas y ondiñas veñen no podían faltar en el Obelisco de la 9 de Julio porteña.

Como tampoco faltaron las banderas republicanas, ni las de Galicia, Madrid, Valencia…

Qué felicidad, al fin se llenaron las calles de Buenos Aires de ilusión gallega. Que para ellos todos somos gallegos y, para mí, está muy bien que así sea.

Imagen de previsualización de YouTube¡

Bien, bien, bien, ¡ganamos! Una bandera española (y cientos más) ondeó, por una vez y sin ánimos de conquista o reconquista, en la capital  argentina. Y, al fin, también los argentinos nos dijeron: Felicidades! Bien jugado!

Se quebró la ilusión

Sábado, Julio 3rd, 2010

 

Así titulaba la televisión pública la clara derrota de Argentina frente a Alemania. “Nos pasó por encima un tanque alemán”, me dice un amigo argentino, mientras padres e hijos lloraban juntos en el Obelisco porteño.

030720104482-copy

030720104477

Empecé el día en un autobús vacío, casi terminado el primer tiempo y con un gol en contra, para seguir disfrutando de esa pasión futbolera de los argentinos, tan contagiosa. Ya frente a la pantalla gigante se respiraba la ilusión de cientos de personas, hace calor en este día de invierno. Pero entonces vino el segundo gol, y otro, y otro más… Llegaron las lágrimas y los abandonos.

030720104462

Pero también, justo al final, ya fuera del campeonato, llegaron también los aplausos, los vítores a Maradona y los cantos de ánimo: “cada día te quiero más”.

 Imagen de previsualización de YouTube

Ya de retirada, cabizbajos, tristes, pero sin perder la “argentinidad”, me cruzo con un porteño con su reluciente camiseta de la Selección que me dice: Hola, ¿cómo estás? ¿Tan “besha” siempre?

Genio y figura…

 

 

 

Alegría en Buenos Aires

Lunes, Junio 28th, 2010

2706201044121

Definitivamente, la pasión futbolera argentina se contagia. Esta vez tocó ver el partido rodeada de gallegos, de aquellos que vinieron y aquí se quedaron. Y que celebran y cantan los goles argentinos tanto o más que los de España.

En un almuerzo de la Casa de Ourense, celebrado en el Centro Carballiño, pasamos de comer paella y de canciones de Ana Kiro y pasodobles a ver un partido que pronto dio alegrías. Ya venían contentos los argentinos por el triunfo de Alemania sobre Inglaterra, o mejor, por la partida de Inglaterra del Mundial. Y esto, sumado a que el último duelo Argentina-Méjico en un mundial dio el triunfo a los chés, invitaba al optimismo. Volvimos a disfrutar con la selección de Maradona y ahora ¡a por Alemania!

Imagen de previsualización de YouTube

Hoy fue un día para acordarse de la terriña y llevarse una alegría -otra más- con la patria de acogida. Así cantan los gallegos de Buenos Aires: ¡Vaaamos, vamos Argentina! Eso sí, cuando nos despedimos me dicen: ¡Y ahora que gane España!

270620104392

El corazón partío

Jueves, Junio 24th, 2010

Los españoles residentes en Chile están, por estos días, con el corazón “partío”. Sí, dividido entre dos aguas, como aquella melodía que alguna vez escuchamos en la guitarra de Paco de Lucía.  Por mucho que intentemos sustraernos de la fiebre mundialera, a medida que se acerca el viernes, el día del duelo entre los dos equipos, Chile y España, el corazón palpita más fuerte y resulta difícil pronunciar un veredicto que no suponga, incluso para los más indiferentes a este deporte, un quiebre interno.

Lo digo por propia experiencia. Soy lo menos futbolera que hay. Quedé vacunada de fútbol por obra y gracia de mi infancia coruñesa, allá por la década de los setenta. En plena generación de los “chiripitifláuticos”, cuando había un solo canal de televisión, ser niño (o niña) no era asunto fácil. El canal, TVE, se veía siempre desbordado de fútbol, flamenco y toros, la trilogía franquista. No era un panorama alentador para ningún chaval.

Reflexioné sobre ello hoy, cuando me ha perseguido la Televisión Nacional de Chile (TVN) para saber qué haría yo el viernes y con quién estaba mi corazón. Luego de veinticinco años en este país, por mucho que se lleve sangre española, la respuesta no es ni fácil ni rápida. Lo mejor es salir por la tangente y, parodiando a un ex presidente venezolano de infausta memoria, decir que “no se está ni con uno ni con otro (equipo), sino todo lo contrario”.

España está acostumbrado a codearse con las ligas mayores del fútbol. Sin embargo, para Chile, es inevitable no sentir una cierta sensación de vértigo, de mareo, porque nunca había estado en un escenario así, un escenario que hacía falta, incluso, en un sentido terapeútico y reparador, por todo lo sufrido por el terremoto del 27 de febrero. Se sindica como mago de todo este asunto al entrenador (DT) de la selección chilena, un argentino de nombre Bielsa, que ya salió el año pasado elegido por la revista chilena Qué Pasa en un artículo titulado “Neuronas importadas” como el más votado en un ranking de los extranjeros más influyentes(en el que también salió mencionada la suscrita, aunque me da un poco de pudor admitirlo). El efecto que este hombre ha producido en los jóvenes que integran la selección ha desbordado los límites del fútbol en sí mismo y ya se habla de la “Bielsología” como una forma de hacer las cosas, como una manera de ser, como un talante marcado por el rigor y el profesionalismo y ya casi como una necesidad. Una necesidad de que todo Chile se contagie del espíritu Bielsa a ver si de, una vez por todas, y tal como se nos viene prometiendo, podemos pegarnos como sociedad el ansiado salto al desarrollo.

Fútbol con cachelos y mate

Martes, Junio 22nd, 2010

Esta vez sí, aunque agridulce, la victoria de la Selección vino a sumar alegría a una reunión en Buenos Aires con cuatro generaciones de gallegos, desde los casi 80 años hasta el último en llegar a la familia, con menos de un añito de vida. Es invierno y festivo en el país. Así pudimos juntarnos para disfrutar, sufrir y lanzar esos ohhhhhhh que, sin terminar de creérnoslo, siguen a un casi-gol.

210620104331

Ya sabemos que en Buenos Aires no resulta difícil reunir a un grupo de gallegos, pero aún me asombra que todos sean familia mía. Más de 20. ¡Y los que faltaron!

 210620104317

Y pese a que la mayoría prefieren que la Copa se la lleve Argentina, ahí estuvimos, plantados delante del televisor, llenos de esperanza, media hora antes de que empezara el partido. No faltaron las banderas, sombreros y hasta una versión bien ruidosa de las famosas vuvuzelas.

210620104338

Los diarios argentinos también aprecian a La Roja; hablan del “resurgir” de España y de una “fácil victoria”. Mientras, unos cuantos gallegos de la inmigración argentina celebraron, al fin, el triunfo de su lejana España querida, y yo con con ellos. Aún así, nos quedamos con ganas de más. ¡Más goles y más rondas por favor!

Desilusión…

Miércoles, Junio 16th, 2010

 ¡Al fin jugaba España! Me tocó ver una primera parte “robada” online y correr en el descanso para llegar a la segunda mitad en la plaza San Martín, entre amigos, españoles todos, de paso por Argentina todos…

160620104285

“España toca y se mueve, Suiza corre detrás de la pelota”. Los narradores deportivos también estaban con nosotros. El juego de España gusta.

En la radio del bus también escucho las declaraciones de mis paisanos y amigos, que ya están en la Plaza San Martín: “En la segunda parte ganamos, seguro”. Y por fin llego a ver la pantalla gigante, en el justo momento en que Suiza nos sorprende a todos, gol de Suiza. Nooo, gol de Suiza!!! Pero, ¿qué oigo? ¿Aplausos entre el  público? Pues sí.

160620104284

El resto fue sufrimiento, desilusión… Y encima hay que volver al trabajo, es mediodía en Buenos Aires.

A muchos de los emigrantes que viven aquí, la mayoría gallegos, también les haría ilusión un triunfo de España. Pero nada tiene que ver con la fiebre futbolera de la emigración, más reciente, de Venezuela, donde cada comunidad de inmigrantes celebra en las calles sus victorias. Y tiene lógica, los españoles residentes en Argentina, con más de 50 años en el país, se han acostumbrado ya a ganar con su Albiceleste mientras Venezuela jamás ha estado en un Mundial.

160620104281

El lunes llegará y recuperaremos la ilusión. Eso sí, si España no gana, me parece que Argentina también será, para los españoles que estamos de paso, la opción a apoyar. Ganando los de Maradona -que prometió correr desnudo alrededor del emblemático Obelisco (¿?)- veríamos la celebración de un triunfo mundialero en directo. Y ¡que nos quiten lo bailao!

Vaaamooos Argentina!

Sábado, Junio 12th, 2010

120620104233

Ni la lluvia aguó la fiesta a los argentinos. El Mundial nos pilla en invierno y a horas muy tempranas! Aún así, la Plaza de San Martín, en el centro de Buenos Aires, estuvo considerablemente llena para ver en pantalla gigante el primer partido de la selección de Maradona, que se saldó con victoria, aunque con mucho sufrimiento. Desde el primer tanto, narradores deportivos y público pedían otro más… que nunca llegó. Eso sí, el gol se celebró incluso en el subte (el metro bonaerense) donde se anunció por megafonía y sonaron las bocinas.

Calles desiertas, cafeterías llenas, algunos ya “celebrados” desde temprano -botellón mañanero-.

Imagen de previsualización de YouTube

No se trabajará, se paralizarán hasta los colegios… Imposible no apuntarse a la pasión futbolera de los argentinos. E imposible para mí no sentir ganas de apoyar a Inglaterra, el peor de los enemigos para los del Cono Sur. ¡Vaaamooos Argentina! Es el grito de guerra. 
 
Eso sí, el miércoles, madrugaremos para ver el debut de España. ¿Que esta vez podemos ganar? Si le preguntas a un argentino te dirá: Ojalá que lleguen a la final, pero que gane Argentina ché (claro). Y yo les respondo con el ya manido: ¡YES, WE CAN!
Esta vez sí. ¿Por qué no?