La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘lenguas’

Las “vidas” de Londres

jueves, abril 3rd, 2008

Londres (Reino Unido): Entre 7,5 y 14 millones de habitantes (si incluimos el área metropolitana). El inglés es su idioma oficial, pero la diversidad de su población hace que se puedan escuchar más de 300 lenguas distintas en esta ciudad, la más poblada de la UE.


london.jpg

Vivir en Londres te asoma al mundo. Londres es una ciudad hecha por sus habitantes: ingleses, irlandeses, originarios de las antiguas colonias como India, Bangladesh, Pakistán, Sudáfrica, Kenya, Hong Kong y las islas del Caribe; además de una gran comunidad procedente de África y de Australia y, por supuesto, de los países de la UE. Los latinoamericanos también se han asentado en la capital; con una afluencia creciente, sobre todo de brasileños. Todas estas gentes, culturas, etnias, clases sociales y vidas te hacen olvidar que eres de un sitio y querer ser de todos los sitios. Otras veces, sientes que la suerte ha estado de tu parte por haber nacido en este lado del globo.

Y hay quien pensará: “¿Diversidad? Para lo bueno y para lo malo”. Yo prefiero centrarme en el “para lo bueno”. Diversidad, lenguas y gentes. Como mis compañeros de trabajo. Como C., un colombiano que nació en un pueblo que no sale en los mapas, junto a la selva, no muy lejos del Pacífico, al que le gustaba ver muertos cuando era adolescente y se acostumbró a ver “soltar” en la plaza de su pueblo los cadáveres de los guerrilleros, a los que bajaban desde las montañas para que fueran reconocidos y enterrados por sus familiares; y que te lo cuenta tan tranquilo y te descubre que el realismo mágico magistralmente narrado por García Márquez no es un invento excepcional, es Colombia. Como S., pakistaní, que se va ahora a su tierra a casarse con una chica preciosa –los padres de ella lo “escogieron” para su hija y a ella le gustó, porque él también es muy guapo-. Muy jóvenes los dos, apenas se conocen, pero él dice que en Europa andamos al revés, que el matrimonio se construye durante el matrimonio, no antes. Y digo yo ¿por qué no? Aunque mis padres nunca han tenido muy buen gusto a la hora de presentarme “sin ningún tipo de intención” al hijo del vecino del pueblo, o de una prima, o de un amigo…

Creo que al final no somos tan distintos.  Sí es verdad que Londres no es la mejor ciudad para aprender inglés (de cualquier forma, desconfío de que se pueda aprender el inglés, o cualquier idioma, en unos meses). No obstante, en el esfuerzo por captar la lengua anglosajona se aguza el oído para otras. Así, llegamos a entender o chapurrar el italiano, el portugués, y hasta un poco de francés (¡vivan las lenguas latinas!).

También en Londres, aunque habrá quien me contradiga,  te sonríe la gente, y te saluda y es amable y educada; y le gusta hablar, incluso en el autobús. Malo, cuando una estaba recién llegada y no se enteraba. Pero bien, la clave está en intercambiar uno, o dos, o tres, sorry (perdone). Nos “sorriamos”  todos ­-que digo yo-, y sonreímos. Siempre una sonrisa. Aunque ya estemos en abril y aún no se vaya el frío.