La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘idioma’

Más sobre idiomas

Martes, Febrero 24th, 2009

Leo en la prensa de hoy dos noticias referentes a los idiomas españoles. En una, el TSJC rechaza separar a alumnos en función de si hablan castellano o catalán. Una señora castellanista no se conformaba con que a su hija le dieran clases suplementarias de catalán: quería que toda su educación fuese en castellano. El tribunal desestima su petición en términos legales y corteses. Yo le hubiera dicho: “Señora, envíe a su hija a estudiar a Burgos”.

En primer lugar, la noción de que haya dos tipos de catalanes, castellano hablantes y catalán hablantes, es divisiva y repugnante. En segundo lugar, tambieén llegaría el día en que inmigrantes árabes o rumanos exigieran que se le eduquen a sus hijos en sus respectivos idiomas. Todo, claro, en nombre de la libertad y la democracia: hay que dejar atrá el franquismo.

La segunda noticia apunta a que está surgiendo un contencioso entre Touriño y Quintana, no con respecto a prácticas corruptas, que evidentemente las hay, sino precisamente acerca del gallego -y esto es extremadamente lamentable. Hay que reconocer que nuestros políticos están consiguiendo que el gallego, en vez de ser un nexo de unión entre todos los gallegos, se esté convirtiendo en motivo de discordia.

¿A qué se debe este fenomeno? Mucho me temo que la razón se deba a posiciones doctrinarias de los galleguistas. El objetivo de una Galicia completamente bilingüe en el futuro no solo es loable y razonable sino que pocos se opondrían a él. El problema estriba en insistir COMO conseguir este fin. ¿Es verdaderamente necesario que los chicos estudien física o teoría del conocimiento en gallego? Yo creo que puedo decir que domino el ingleés a la par del castellano sin haber estudiado física o teoría del conocimiento en inglés en el bachillerato. No es que el gallego no sea digno de la física o de la teoría del conocimiento: es que acontece que en la realidad de Galicia hoy evidentemente resulta conflictivo. Al menos hoy por hoy, sería suficiente que el estudio del gallego en las escuelas fuese intensivo, conjugándose con el de la historia de Galicia, cultura gallega, coros gallegos, y quiza alguna otra disciplina. Tendría que ser, por supuesto, una asignatura de las más “serias”, con exámentes objetivos comprensivos en los que no cupiera trampa ni cartón. O dominas el gallego, o no lo dominas -y si no lo dominas, repites, como en años pretéritos se hacía con el latín y nadie lo discutía. Es siempre un dilema cuando la doctrina se impone a la realidad y al sentido común.

El voto emigrante, desde Suráfrica

Jueves, Febrero 19th, 2009

Fraga es un hombre a quien, como compañero o como contrincante, como amigo o como enemigo, se le respeta. En una entrevista reciente en la prensa nacional se declaraba galleguista sin ambages. Eso sí, no nacionalista -pero es que don Manuel a todas luces no acepta la acepción sociológica de la palabra y la asocia necesariamente con separatismos. En fin, uno no se mete en batallitas semánticas con Fraga.

Yo no sé si los gallegos que vivimos permanentemente en el extranjero debiéramos o no debiéramos de tener voto en las elecciones gallegas, aunque hoy en día parece que varios tipos de residentes, pero extranjeros al fin, sí lo tienen. Supongo que dependerá de que el derecho al voto se considere un derecho del ciudadano o meramente de los residentes, sean quienes fueren.

Si una vez más este año el Colegio Electoral nos envía las papeletas electorales a los residentes en Suráfrica, un servidor tendrá que decidir por quien votar -y creo que el tema más importante en juego es precisamente el del galleguismo del que habla Fraga. No es que no haya otros que afecten mas la vida cotidiana del ciudadano, sino que estos son temas mayormente exógenos por los que poco o nada pueden hacer los políticos gallegos por mucho que prometan y se compromentan: ya veremos si puede Obama. . Observo además que las diferencias entre ellos con respecto a estos temas son más bien marginales y de matices: no es que unos propongan la nacionalización de la industria gallega y otros la eliminación de los seguros sociales.  Está claro, sin embargo, que la protección, conservación y promoción de la cultura gallega, muy particularmente el idioma, está enteramente en manos de nuestros políticos.

La protección, conservación y promoción del gallego debiera de ser un principio indiscutible de todos los gallegos, sean de derechas o de izquierdas, fachas o sociatas. Es algo que no tiene nada que ver con la política sino con nuestra identidad como pueblo. Dicen los aborígenes australianos que perder el idioma supone perder los sueños. Por supuesto, también hay cínicos para quienes la cuestión de la identidad es una entelequia intelectual. Y ¿qué más da si cambiamos el gallego y el castellano por el inglés? Cada uno tendrá que llegar a sus propias conclusiones.

Pero el castellano es también parte de la realidad de Galicia hoy. Es pues necesario que a ambos idiomas se les dé la misma prioridad. No puede haber escuelas en gallego y escuelas en castellano a gusto del consumidor y en nombre de la libertad y de la democracia: se acabaría con dos tipos de gallegos. Me gustaría ver un partido político que prometiera y se comprometiera a que en una generación todos los gallegos fuesen perfectamente bilingües: esto si es algo que nuestros políticos tienen en sus manos. Ni que decir tiene que los bachilleres debieran también de tener un conocimiento suficiente del inglés, por ejemplo, al nivel del certificado elemental de Cambridge: . existe un mundo más allá de Galicia y más allá de la Hispanidad.

La cuestión ahora es encontrar tal partido.

Hablamos ou falamos

Sábado, Junio 14th, 2008

Cuando era pequeño, en la aldea, por razones por todos conocidas se nos daban las clases solamente en castellano. A pesar de que al salir todos hablásemos el gallego porque ese era nuestro idioma por naturaleza.

Luego cuando fuí emigrante me encontré con la situación de que entre gallegos casi siempre se hablaba en castellano, a menos que fueran personas muy conocidas con las cuales sí se hablaba gallego con toda naturalidad.

Hoy despues de muchos años y viviendo en Barcelona me encuentro con la misma situación, muchas veces me dirijo a un gallego en nuestra lengua y me contesta en castellano.

¿ Es que aún nos sentimos inferiores hablando nuestra lengua? ¿ O quizás perdura en nuestro subconsciente ese gran complejo de inferioridad que se nos ha sembrado durante tantas generaciones y que no sabemos o no queremos desprendernos de el?

Me gustaría que otras gentes opinasen sobre esta cuestión que parecerá irelevante pero pienso que tiene una gran importancia para nuestra cultura y nuestra propia estima como gallegos.

Y… perdón por escribir en castellano… es que en gallego nunca me enseñaron y ahora estoy en los primeros pasos.

Un abrazo a todos

El esloveno, ese idioma diabólico

Jueves, Abril 10th, 2008

Cuando alguien me contacta para hacerme preguntas sobre Eslovenia, las dos más frecuentes son: “¿Cómo es la policía?” y “¿Cómo es el idioma?”. Así que hoy empezaré por la segunda. Todo idioma tiene complicaciones a la hora de estudiarlo. Es un proceso largo que requiere paciencia y muchos codos, horas de estudio y de conversación llenas de frustración cuando no conseguimos pronunciar o recordar las palabras. La mayor parte de los españoles tuvimos experiencias con las lenguas inglesa, francesa o incluso el alemán, cuyas estructuras, aunque diferentes, no dejan de guardar cierta semejanza con nuestra lengua materna. El problema viene cuando salimos del grupo de las lenguas románicas y germánicas y penetramos en la jungla misteriosa que son las lenguas eslavas. Es un mundo de fonemas desconocidos, escrituras imposibles y sonidos que desafían a la razón. Dicen que el esloveno es una de las lenguas más complicadas que existen en Europa, pero en el vocabulario gallego la palabra “imposible” no tiene cabida.
Los primeros días en Eslovenia me defendí hablando en inglés, pero mi orgullo no me permitió quedarme estancada y decidí plantarle a este complicado reto. Acudí a una academia donde me prometieron que empezarían desde cero y donde compartiría clase con gente en la misma situación. Así pues, los alumnos formamos una sopa de nacionalidades con ingredientes austríacos, griegos y jordanos. Nos entendíamos en inglés, pero la profesora no lo hablaba bien. Dicen que la mejor manera de aprender un idioma es lanzarse a la calle e intentar conversar con la primera persona que veamos. Yo digo que la mejor manera es buscarse un profesor que sea capaz de explicarnos las cosas en un idioma que no sea el que estemos aprendiendo. Porque durante dos meses apenas pasamos de la lección cuatro, cuando el libro tenía veinte. Fue una pérdida de tiempo y dinero. La estudiante jordana quedó en “buenos días”; la griega, que era estudiante de ópera, se pasaba las clases practicando alemán con la vienesa y hablando de los conciertos que iba a dar en la Filarmónica. Y yo me quedaba al margen, intentando hacerle entender a la profesora que los euros invertidos no estaban dando su fruto. Harta de intentos decidí aprenderlo por mi cuenta, con resultados más satisfactorios. El esloveno ya no tiene secretos para mí. Pero lo que nunca desaparecerá, lo que siempre quedará en mi forma de hablar será el acento, un acento que, misteriosamente, hace que la gente me empiece a hablar en italiano. Porque para un esloveno, el español y el italiano vienen siendo la misma lengua.

(más…)

El gallego visto desde Sudáfrica

Jueves, Abril 3rd, 2008

Precisamente a mí, que escribo en castellano y vivo en Suráfrica, me gustaría saber cuáles son las opiniones de mis paisanos gallegos expatriados acerca de política lingüística.

Yo vivía en Quebec cuando el Parti Quebecois impuso una política lingüística leonina para la conservación y expansión del francés. Existían proyecciones que anticipaban que dentro de pocas decadas, el francés sería un idioma minoritario en Quebec. No he seguido el tema pero, por lo que leo, el francés está fuera de peligro en Quebec y esas medidas leoninas se han relajado.

El gallego, sin embargo, creo que ya es idioma minoritario en Galicia, pero parece que a nadie le importa demasiado. El pasado julio estuve en Galicia y me encontré con que en casi todos los establecimientos me contestaban en castellano al hablabarles yo en gallego. En algunos, parecían no entenderlo. Me pareció un fenomeno curioso.

En donde he encontrado el gallego necesario y suficiente fue en Mozambique: supongo que será un país exquisito, en el sentido portugués de la palabra.

España para mis alumnos chinos (1º B)

Domingo, Marzo 30th, 2008

Segunda y última parte del post anterior. A continuación, los comentarios que sobre España hicieron los alumnos de 1º B, que no desmerecen, ni mucho menos, los paridos por sus compañeros de la A:

 

-“Españoles son más amables y entusiastas. ¿Franceses? No son muy amables… Cuando voy a España a estudiar, no puedo ver mi novio… ¿Qué voy a hacer? No lo sé.”

 

-“Español es difícil pero muy bonito. En España hay un equipo se llama Real Madrid. Catalán gallego.”

 

-“Miguel. Madrid. Barcelona. Tarragona. Ganado.”

 

-“No puedo hablar español, pero mis compañeros pueden. Estudio mucho. Estudio más mucho.”

 

-“Voy a España en grado 3. Eres un amigo mio de español no haber más que uno. I want to see you there at that time y hablo contigo español fluido.”

 

-“Conozco a español. ¿Por qué aprende usted a español? Porque se quiero muy muy interesantes. Después un cantante hacer canta. No solo muy bien también español es muy bueno. Aprendo mucho. Primero aprendo palabra nuevas, leo texto. Hacer pregunta a mi profesor y contestar unos preguntas.
Medio día salimos de la sala de clase decimos a profesor mío “hasta luego”. Qué feliz un día.”

 

-“Este verano FIFA 2006 en Alemania España 1-3 Francia. Aquí competir después está muy mal. Porque España es fracasar. Pero me gusta España desde el principio hasta el final! ¡Ole España!”

 

-“El amor, el dinero, me preparar para probarlos en España. El probable muy difícil.”

 

-“Su arte y su música son famosos. La comida allí es muy exquisita. Ahora leo un libro sobre el queso de España.”

 

-“Tiene un cantante bueno. Tiene nombre de día. Se llama domingo.”

 

-“Dear Miguel, apoyamos dar un firme apoyo a el grupo de fútbol de España siempre. ¡Quiero Europa! ¡Quiero España!”

 

-“Antonio Gaudi y Picasso son muy grandes. Los quiero mucho.”

 

-“También tiene mucho que ver: museos, parques, escultura, edificios de estilo arquitectónico…”

 

-“Todo es inspirador y hay muchas pasiones. Los edificios no son muy altos pero muy románticos. La princesa de España se llama sofía y su esposo se llama Juan Carlos. Todos son muy simpáticos. Los toreros galantes y fuertes.”

 

-“Las ciudades son bonitas y limpias, hay mucho edificios y jardines, hay muchas personas hablar español.”

 

-“En España hay muchas fiestas. Por ejemplo carnaval. Todos reunen en plaza, cantan y danzan.”

 

Como pueden observar, y aunque a veces dicen verdades como puños (“en españa hay muchas personas hablar español”, o “España es perder”, frase que hubiera firmado Quevedo sin pensarlo dos veces) los chinos son esclavos de los tópicos más evidentes sobre nuestro país. Pero no se disgusten: nosotros, créanme, somos igual de esclavos que ellos. O si no, deténganse a pensar un momento: ¿cuál es la imagen que tiene usted de China? Los comentarios son, como siempre, bienvenidos.

 

Un cordial saludo desde China.

No vengas a Londres a aprender inglés

Sábado, Marzo 29th, 2008

Ahora que estoy en Londres, puedo hablar con propiedad sobre la ciudad.

 Capital de Inglaterra, sí. Centro de creación de tendencias y grandes eventos, sí. Lugar para que jóvenes españoles vengan a trabajar, sí. A aprender inglés, soberana estupidez, no.

Vamos a ver. Muchos son los jóvenes que vienen a Londres porque es la capital de la magnífica lengua inglesa. Bueno, en esta ciudad afamada por su BBC no pronuncian la H, como nos han enseñado en el colegio. Además el  presente de los verbos no lo conjugan gramaticalemente correcto. lo que a veces lleva a confusión si estan hablando sobre mi, sobre ti o sobre él. La gran variedad de cultural y razas que habitan Londres hacen incluir en la lengua palabras de origen africano, hindú y árabe que no puedes escribir en un examen.

Si nos centramos en los londinenses (con suerte que encontremos alguno de cepa), nos hablarán sin la mitad de las preposiciones y con una jerga rimada que debes aprender antes de llegar a la ciudad. Hablan bastante rápido y sin mucha alteración fónica, lo que lleva a un ignorante de su lengua a no entender ni papa, frustrarse, y volver para España porque no puede hablar para buscar trabajo.

El trabajo es muy sencillo de encontrar si sabemos inglés, pero no debemos olvidar que hay mucha gente que hace lo mismo que nosotros, por lo que no hay que dormirse en los laureles. Lo más gracioso es lo mucho que fastidian a los novatos cuando les piden el número de la segurial social, la cual no te darán si no tienes trabajo y en el trabajo no te pagarán sin una cuenta bancaria, que abrirás cuando tengas el número de la seguridad social. ¿Y cómo vas a encontrar trabajo si no tienes seguridad social porque no has trabajado antes en el Reino Unido?

La educación también da risa. Está llena de siglas que sólo un británico entiende, donde muchas veces ni los británicos saben lo que significan. He sudado mucho intentando entender cómo funciona el sistema educativo, y ahora que lo entiendo, también entiendo por qué muchos ingleses son zopencos y no estudian. Estos tienen mil ramas de estudio, y sus asignaturas son en plan: cine moderno; lingüísticas; moda; psicología…que se lían. Un BUP y un COU no tenía mucho que entender, materias globales para carreras globales, más o menos cercanas a la rama de estudios superiores que querías estudiar y se acababa el cuento. Pero en UK ya hay que empezar a saber la carrera exacta que vas a estudiar, para no tenerte vacilando demasiado tiempo.

El turismo;l os eventos; los conciertos, ¡ay los magníficos conciertos!; teatros…sí. Londres lo tiene todo, me atrevería a decir que es la Nueva York europea, pero hay que pensar que sólo los que tienen dinero pueden disfrutrar de todo eso y más. Los pobres tenemos que conformarnos con dos pintas en cualquier bar, que podría estar en cualquier otra ciudad de Inglaterra y dónde asistir a un evento no gratuito es algo que ocurre una vez cada tres meses.

No quiero dar una mala imagen de la ciudad, sólo la realidad hace de Londres una ciudad complicada de llevarla día a día sí no eres de esos con carreras que visten de traje. En el fondo Londres es  magnífico, yo venía de turista y me lo pasaba pipa….que de multarme por comer pipas hablaré en otra entrada.

Un galego na República Checa

Viernes, Marzo 21st, 2008

[Outro correo recibido no buzón de Global Galicia] 

Ivám Cozinha, desde a República Checa, escribió:

“Xa van alá catro invernos, mas parece que foi onte cando me pegou nos fuciños o frío seco da Centroeuropa. Co tempo acabei descobrindo que aínda cando o termómetro marca negativo, a friaxe é máis levadeira que a nosa, o que para un checo resulta difícil de concebir, cando toda imaxe que ten sobre a península é a da Costa Brava ou das Canarias. Un veciño dos Sudetes non pode imaxinar que a súa terra garda certas semellanzas coa cornixa cantábrica –salvando as distancias co mar, as estatísticas sobre xeadas… E cando digo Sudetes arrisco ante eles o pelello, porque é unha concepción facilmente transgredible despois do que aconteceu aquí ao redor da II Guerra. Non se pode negar a cultura xermánica: non hai máis que mirar os apelidos, a cociña, a arquitectura popular e o folk –elementos que, nas miñas viaxes pola Europa, vin repetidos ata a Alsacia.

Vivo en Liberec, unha cidade dunhas 120.000 persoas perto da fronteira coa Polonia e a Alemaña –a unha hora da Praga cosmopolita e a hora e media de Dresde. Ata o Celtiña nos seus mellores tempos chegou aquí. Para perder. E aínda que hai dous anos gañamos a liga, este ano no que nos defendemos é no hoquei sobre xelo.

A dicir verdade, aquí non chegaron mais galegos. Cando quero falar con un pouco máis de tempo vou ver á miña amiga Lenka, que anda a facer unha tese sobre o noso paradigma sociolingüístico, con Enrique, de Guadalajara (México), profesor na universidade, con Pilar e a súa familia, de Valladolid, ou cos vascos que chegan alguns meses de prácticas a unha factoría. Xa somos todos. Non dubido que en Praga haxa moita máis xente, pero a capital ten outro nivel. Praga é Praga, e isto é a República Checa. Tampouco temos tanta necesidade da capital, salvo no que se refere á vida cultural. En Liberec, onde dou aulas de español no ensino medio, pódese atopar case de todo, incluso feismo, boom urbanístico e comercial, como lle corresponde a unha vila industrial vinculada ao sector da automoción. Despois da reconversión do socialismo e o fenómeno da deslocalización industrial, aquí asentouse unha potente industria que traballa para a Skoda e, en xeral, para a Alemaña, realmente o motor económico do país. O cristal de Bohemia e a bisutería, que tamén sae desta zona, xa pasou por tempos mellores. Neste país, de dimensións como Portugal, todo queda máis ou menos perto. As comunicacións tamén nos fan entender por que todo vai tan febrilmente lanzado. Por que a xente practica a vida rápida –”¿España? ¡Mañana, mañana!”, como me din. Visto o panorama, é fácil comprender por que se respira optimismo, pero tamén estrés.

Así que, envío un SMS, concerto unha cita e procuro chegar á hora acordada, senón fáltolles ao respeito, sentamos todo o tempo no mesmo bar e chuzámoslle unhas “pivo”, que baixan como Dios. E entre cervexa e cervexa sacamos a retranca gris, á que só se pode acceder despois de graduar neste curso bareiro de checo oral, lingua complicada como o Dios que a fundou. Despois de catro anos aquí un pode asegurar que a lingua é o único pasaporte realmente válido para poder acceder aos checos, rirte e discutir con eles, entón é cando podes dicir que estás como na casa, cando tenden a mao e abren o corazón, pois senón, de boas a primeiras, os checos cumpren tamén co noso paradigma galego: serios e desconfiados. Pero canto máis un a coñece, mellor descobre que o checo é unha lingua riquísima, con tal aplicabilidade de sufixos afectivos que o noso “-iño” quedaríase moi curto, cun vocabulario dual onde moita palabra formal ten o seu equivalente oral, que é o que se emprega na práctica, ou toda unha restra de palabras que se usan só para os nenos e nunca se escoitarán nun contexto referido aos adultos. Que o autobús vai a todo gas dise exactamente igual, “na plny plyn”, e pescozo dise “krk”. E a que non sabedes que o galego non é o único himno do mundo que comeza por pergunta: “Kde je domov muj?”, onde está o meu fogar? Boa pergunta. Grande pergunta.”.