La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘gallegos’

Alegría en Buenos Aires

Lunes, Junio 28th, 2010

2706201044121

Definitivamente, la pasión futbolera argentina se contagia. Esta vez tocó ver el partido rodeada de gallegos, de aquellos que vinieron y aquí se quedaron. Y que celebran y cantan los goles argentinos tanto o más que los de España.

En un almuerzo de la Casa de Ourense, celebrado en el Centro Carballiño, pasamos de comer paella y de canciones de Ana Kiro y pasodobles a ver un partido que pronto dio alegrías. Ya venían contentos los argentinos por el triunfo de Alemania sobre Inglaterra, o mejor, por la partida de Inglaterra del Mundial. Y esto, sumado a que el último duelo Argentina-Méjico en un mundial dio el triunfo a los chés, invitaba al optimismo. Volvimos a disfrutar con la selección de Maradona y ahora ¡a por Alemania!

Imagen de previsualización de YouTube

Hoy fue un día para acordarse de la terriña y llevarse una alegría -otra más- con la patria de acogida. Así cantan los gallegos de Buenos Aires: ¡Vaaamos, vamos Argentina! Eso sí, cuando nos despedimos me dicen: ¡Y ahora que gane España!

270620104392

Fútbol con cachelos y mate

Martes, Junio 22nd, 2010

Esta vez sí, aunque agridulce, la victoria de la Selección vino a sumar alegría a una reunión en Buenos Aires con cuatro generaciones de gallegos, desde los casi 80 años hasta el último en llegar a la familia, con menos de un añito de vida. Es invierno y festivo en el país. Así pudimos juntarnos para disfrutar, sufrir y lanzar esos ohhhhhhh que, sin terminar de creérnoslo, siguen a un casi-gol.

210620104331

Ya sabemos que en Buenos Aires no resulta difícil reunir a un grupo de gallegos, pero aún me asombra que todos sean familia mía. Más de 20. ¡Y los que faltaron!

 210620104317

Y pese a que la mayoría prefieren que la Copa se la lleve Argentina, ahí estuvimos, plantados delante del televisor, llenos de esperanza, media hora antes de que empezara el partido. No faltaron las banderas, sombreros y hasta una versión bien ruidosa de las famosas vuvuzelas.

210620104338

Los diarios argentinos también aprecian a La Roja; hablan del “resurgir” de España y de una “fácil victoria”. Mientras, unos cuantos gallegos de la inmigración argentina celebraron, al fin, el triunfo de su lejana España querida, y yo con con ellos. Aún así, nos quedamos con ganas de más. ¡Más goles y más rondas por favor!

Alerta 4 y terremoto con chile

Martes, Abril 28th, 2009
La plaza del Zócalo, frente al Palacio Nacional de México semide´sertica tras declararse la alerta

El Palacio Nacional, en el Zócalo, horas después de decretarse la alerta en México. Para ver más imágenes pincha en la foto

“-No recuerdo nada como esto, desde el terremoto del 85”. Me dice mi novia nacida en la ciudad y acostumbrada, como todos los chilangos (nativos de Ciudad de México) a todo tipo de acontecimientos que pueden definir una ciudad de más 20 millones de personas, narcotraficantes incluidos.

El viernes boda y empiezan las primeras noticias, entre la felicidad del acontecimiento, la gente gasta bromas y hace juegos de palabras con definiciones como “influenza”, “pandemia” u otros términos. La última invitada en llegar, nos da a todos un beso y luego dice que su hijo esta ingresado de esa tal gripe….nos quedamos todos callados.

El sábado y domingo, México está vacío. Nos quedamos en casa y vemos las noticias, nos juramos sólo salir para sacar al perro, pero el tianguis (mercado) del domingo, es tan tradicional como bueno. Decidimos ponernos las mascarillas y salir a hacer la compra, esta vez, prescindimos de pararnos en esas mesas alargadas llenas de gente comiendo tacos y compartiendo salsas y condimentos que por cierto, están casi vacías. Las llamadas desde España se repiten y hasta que no digo (no sin mentir) que tengo muy cerca una clínica de urgencias las 24 horas, la familia y los amigos no se quedan tranquilos.

Lunes. Voy a mi reunión de trabajo bien equipado con una mascarilla que nos han vendido al triple de su precio original. Cogemos el coche , mi chica me acompaña y me acerca al centro, esta vez no quiere que coja el metro…. ni yo tampoco. Veo la gente por la calle y calculo que ya, un 35 por ciento llevan mascarilla, un 15 por ciento la lleva, pero no puesta, la otra mitad, son los escépticos o mal informados que existen en todo el mundo y son los que más tranquilos pasean. Toda la gente de la ciudad pensaba que las calles iban a estar vacías de coches, pero es pura mentira, nos paramos en un tramos de 300 metros media hora y pienso que en esta ciudad, aunque se abrieran las puertas del infierno aquí mismo, habría atascos en la entrada. Ponemos la radio y escuchamos las preguntas de la gente y lo que opina, la mayoría que llaman, es por que no se lo creen, piensan que es una burda astucia del gobierno para ganarse votos, el locutor incrédulo, afirma que hay muertos por medio y que por respeto, midan sus palabras….

Llego a la pequeña cafetería donde siempre me tomo mi café antes de las reuniones y me siento a esbozar los primeros textos de este escrito, de repente, el suelo tiembla bajo mis pies y como todo el que habita en esta ciudad, nos fijamos en las lámparas a ver si se mueven. Esta vez ni hace falta, el dueño del local me interrumpe que salga enseguida, pues eso es lo primero recomendado que hay que hacer. Ya afuera, me pregunta si estoy asustado y si me voy a volver a España con todo lo que está pasando, yo le digo que no, que México es una ciudad maravillosa y que si algún extranjero se adapta a México, esos somos los españoles. Pienso mas profundamente para justificar mis propias palabras y me digo que las huestes de Cortes, lidiaron con peores males aquí mismo y aun no del todo convencido de lo que digo y pienso, me regalo la ultima versión de autoconfianza y me digo que “con mi carnet de gallego, me adapto a cualquier parte del mundo”

Al ir a la reunión por la céntrica calle reforma, la vista es de lo más impactante, cientos de personas desalojadas de los edificios en la calle, con mascarillas casi todos y ese calor que ya empieza a pegar más fuerte…”Terremoto, pandemia! El cruz azul pierde!”, eso dice calmado un anciano en un puesto de tacos en una espera imposible de la gente que no va a ir a comer, en este día tan extraño.

En mi reunión, no nos damos la mano, nos relajamos contando gracias de todo lo que pasa, pero al primero que tose, todos le preguntamos si se encuentra bien…era alergia a los gatos…me he salvado de nuevo….

Voy paseando desde el “Caballito” de la calle Reforma hasta Bellas Artes y Zócalo, en 400 metros, ya se cuantos tipos de mascarillas hay en el mercado, sus colores, formas, incluso sus dos clases de nudos, camino y las farmacias que veo, están abarrotadas de gente comprando mascarillas, antigripales y jabón antiséptico, el “Kit de supervivencia Chilanga por excelencia” y una observación, sólo la mitad de esa multitud llevan mascarillas, los demás, están vendidos al destino, no de dios como se diría aquí, si no a las corrientes caprichosas del aire aporcinado.

Cuanto más paseo por esas calles abarrotadas de personas y veo la multitud que somos, pienso en lo fácil que es liquidar la humanidad a base de estornudos y rezo para que lo que veo, sea algo excepcional y que en semanas, sólo figure como un recuerdo en mi mente y un retrato en mi cámara.

Después de mi sesión fotográfica, decido si voy en el metro hasta mi casa, o me subo en un taxi, estafándome unos pesos por notar mi acento extranjero o si nos ponemos a lo peor, asaltándome en mitad de camino….voy al metro.

Me la juego con mi mascarilla ya sudada por mi respiración (dicen que 2 horas es su vida efectiva) y yo llevo toda la mañana con ella. En el metro hay menos gente, pero se nota que todos estamos incómodos y nos miramos de reojo unos a otros intentando buscar un culpable visible al miedo que danza en el ambiente.

Salgo del metro Tasqueña y ya sólo me queda un último escalón, ¡el pesero! (una especie de poco efectivo y viejo microbus). He tenido suerte y ¡está casi vacío!, pero mi animo se desploma cuando la persona que está a mi lado, se suena la nariz varias veces. ¡Lo maldigo en mi interior y mis sentimientos no se apiadan de el ni un segundo!, sudo de calor dentro del bus, me da un ataque psíquico de hipocondría y ya me encuentro mal, desearía apartar a todos de mi lado y caminar por una corredoira gallega, fresca al atardecer.

Abro los ojos y ya es mi parada, camino hacia la casa y los pies me pesan, la máscara ya está sobre mi cuello y sigue el calor sofocante, abro la puerta y me desplomo en el sofá, pienso en mis miedos y en todo lo que he hecho mal en este día, al cabo de unos minutos ya mas relajado, enciendo mi ordenador, abro el Facebook y leo de mi primo un nuevo mensaje:

“No te preocupes primo, los gallegos tenemos un gen que hace que cuando los virus entran en nuestro organismo la sangre se nos transforma en orujo y embolillamos al germen!”

Me reconforto.…

Ya he sobrevivido un día más.

Un voto estratégico

Domingo, Febrero 15th, 2009

Aunque ya no es una novedad, no deja de resultar asombrosa la posibilidad de que el resultado de las próximas elecciones autonómicas sea dirimido por el voto de ultramar, el de los emigrantes gallegos y sus descendientes. Leo, en la última edición del diario que aloja a Global Galicia que los candidatos de los dos principales partidos estàn dejando los pies en tierras del Río de la Plata y no dejo de sentir un cierto dejo de postergación: ¿y qué pasa con Chile, que no nos visitan? Es cierto que, comparativamente, la cantidad de gallegos que atravesaron la cordillera son pocos pero no estaría mal que, aprovechando que la distancia en avión es irrisoria, pudieran darse una vueltita por estas tierras. Aunque fuera sólo un gesto, se agradecería.

Desconozco qué sienten los gallegos de adentro ante la posibilidad de que sea el voto externo quien dirima, a fin de cuentas, quien conducirá el gobierno autonómico en el próximo período. El que se produzca este fenómeno es más responsabilidad de los que viven en la tierra porque, por lo que se informa, las tasas de los que no votan son preocupantes. En cuanto a descalificar el valor del voto de ultramar porque puede ser “instrumentalizado”, esa es siempre una posibilidad, independientemente del lugar dónde se encuentre el votante. Hay que ser cuidadoso con esa objeción porque las personas son más inteligentes de lo que cree.

En Chile, como alguna vez he mencionado en mis anteriores entradas, los chilenos que viven en el exterior no tienen derecho a voto. Es ésta una más de las deudas pendientes en materia de igualdad política que arrastra la transición a la democracia la que se suma a un sistema electoral que, para elegir a los representantes al Parlamento, deja afuera a los comunistas, a pesar de que representan a un 7% del electorado. Se esgrimen argumentos diversos para impedir este voto. El más recurrente es que no tiene lógica que voten aquellos a quienes no alcanzarán las decisiones que acá se tomen. Otros aducen que, ya que no pagan impuestos en Chile, no deberían votar y, así, suma y sigue. Una razón latente es que la derecha se siente amenazada ante esta posibilidad: los chilenos comenzaron a salir masivamente del país por obra del golpe de Estado de septiembre de 1973, iniciando una diáspora política que ha tenido como resultado que muchos no regresaran, rehaciendo sus vidas en el extranjero. Es a ese votante, y a sus descendientes, a quienes teme la derecha, al mismo pueblo “allendista” que se organizó eficazmente para lograr que Pinochet fuera detenido en una clínica londinense.

Y, ahora, los dejo porque me escribe una amiga venezolana que vive en Chile explicàndome que se apronta para votar mañana en la ¡ya perdí la cuenta! nueva elección convocada por el Presidente Chávez….

Global Galicia salta al papel

Sábado, Junio 21st, 2008

Desde ahora, todos los sábados, la edición impresa de La Voz de Galicia, publicará artículos de los autores de la versión bloguera de Global Galicia, a los que irá pidiendo comentarios de cuestiones relacionadas con la actualidad internacional, porque afecte a los gallegos o para dar una visión desde la óptima de un gallego que vive fuera.

Ha inaugurado la sección Francisco Álvarez, desde tierras venezolanas, que escribe un artículo titulado Inseguridad en Venezuela, a propósito de los secuestros y asesinatos de empresarios gallegos que se han producido en aquel opaís en los últimos tiempos.

Pablo, de Vigo a Las Palmas

Jueves, Marzo 20th, 2008

[ Seguimos recibiendo testimonios de gallegos que andan por el mundo y, aunque no lo hacen como autores habituales de Global Galicia ni son comentarios a entradas concretas, no queremos que se pierdan]

Pablo G. Santamaría, desde Las Plamas de Gran Canaria, escribió:

En abril hará dos años que me embarqué en la aventura de venirme a vivir a Gran Canaria. En Vigo, que es donde he vivido mis 37 años, la experiencia fue fabulosa, pero últimamente me empezaban a pesar los días de lluvia (ahora no hay tantos, hay que j…), el frío en invierno, en fin los días perdidos por no poder salir a la calle, conocí Las Palmas
hace como 10 años en un viaje de vacaciones, y me gusto el clima, y en verdad que la ciudad es en estos momentos una maravilla.

He conseguido en estos 2 años conocer mucha gente, canarios, andaluces, madrileños,….y como no algún que otro gallego, estoy feliz en esta tierra y no porque en Galicia no lo fuese, pero el clima,…..es un plus, incluso me compré casa aquí y ha vendido mi piso en Vigo y aunque uno no debe decirlo nunca, me pasaré aquí una buena temporada,
quizás cuano me jubile, cambie de sitio, ja, ja, ja.

Un saludo para todos de Pablo.