La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Galicia’

Productos gallegos en la pradera de San Isidro

miércoles, junio 25th, 2008

Me llamo Cristina, soy de Betanzos (A Coruña) y desde 1999 vivo fuera de Galicia, durante dos años en la siempre inolvidable Salamanca y desde 2001 en la marabunta de Madrid, disfrutando de sus maravillas y odiando sus defectos, supongo que como en todos los sitios.

El 15 de mayo y como cada año, Madrid celebró su San Isidro en la pradera que le da nombre y que reúne puestos y gente de lo más variopinto. Aunque parezca increíble, nunca había ido a esta romería, por coincidir en día laboral o por no animarme a ir sola a semejante fiesta. Sin embargo, este año mi amigo Pepe (también gallego) me animó a ir y echando mano de un día libre nos dispusimos a achicharrarnos y exponernos a ser aplastados por cientos de personas.

No sé si ocurrirá en otras ciudades (supongo que sí) pero aquí siempre hay gente y colas por todos los sitios y para todas las cosas. Para una chica como yo, de pueblo y de lo más tranquila, fue un poco traumático acostumbrarme a este revuelo continuo… En los primeros años me encontraba a mi misma andando apurada hasta los fines de semana cuando iba de paseo, sin motivo alguno. Supongo que las prisas se contagian muy pronto… y San Isidro no iba a ser menos…

La situación era ésta: subimos al metro en un extremo de Madrid y nos bajamos casi en el otro extremo de la línea junto a hordas de gente que salían de cada esquina. Nos dirigimos a la salida y nos fijamos en un cartel que indicaba que no se podía utilizar cualquier salida. La salida A era para salir del metro y la salida B para entrar. Eso y el servicio de limpieza de la capital es lo que más me gusta de aquí y lo que más echo en falta en mi pueblo: capacidad de organización, no sé si por falta de costumbre o de necesidad. En fin…

Una vez que conseguimos llegar a la pradera después de callejear un poquito nos encontramos con un espectáculo dantesco. No sé cómo lo vería Pepe, pero para mí fue impresionante ver las calles atestadas de chulapos por todos los lados (arriba en la pradera, delante de nosotros, detrás…) y de todas las nacionalidades (españoles, chinos, latinoamericanos, rumanos, polacos, etc), junto a una pradera situada detrás de un barrio con edificios altos. Precisamente, otra de las cosas que me gusta de Madrid es lo que decía Ana Belén en la campaña turística de la capital “Si vives en Madrid, eres de Madrid”.

Después de un rato de respirar ese ambiente tan castizo y de ver bailar varias piezas a unos señores de lo más entusiastas, nos decidimos a buscar el puesto de productos gallegos, of course. Vamos, que a Pepe no se le escapa ni una… La idea era comprar algo (pan de Carral, empanada) e irnos a comer a casa, pero cuando llegamos a los puestos (eran 2) nos surgió el dilema existencial de decidir qué apetitoso manjar nos llevaríamos a casa y a cuál renunciaríamos. ¿Por qué nos gustará tanto la comida?. Al final, nos decidimos por el pan de Carral por el cual pagamos, ¡ay!, 6 euros por una bolla “resesa” (revenida se dice aquí). Lo que hacen las ganas de comer cositas de la tierra… y eso que voy de vez en cuando, pero supongo que pasará como con los emigrantes de antaño cuando se emocionaban con las gaitas fuera de su país y eso que a algunos no les gustaba la música folclórica cuando estaban de vuelta en su casa… La moraleja es que en Madrid o en China ¡qué rica sabe una empanada, una tarta de Santiago o una bolla de pan aunque sea de hace dos días… así que ¡Viva Galicia!.

Hasta la próxima a todos.

Galegos na praia de Castelhanos

miércoles, junio 25th, 2008

A fin de semana pasada fuximos do rebumbio paulistano procurando o idilio das praias brasileiras. Nesta época do ano e nestas latitudes do Brasil, case se pode falar de idilio, pois aquí é inverno e as praias están desertas. Días atrás estivemos na praia de Santos con vinte graos -isto é o inverno aquí-, mollando os pés na auga morna e contemplando a inmensa flota mercante no horizonte. Alguns paulistas paseaban pola beira do mar, coma nós, pero ninguén tomaba baño. Santos -noutrora capital do café-, a 80 quilómetros do centro de São Paulo, ten sobre catrocentos mil habitantes, e é o porto mercante máis grande da América Latina, o lugar de acceso do Brasil á mercadoría mundial e ao mesmo tempo, o ponto por onde a riqueza deste país desangra.

O caso é que desta volta nós fomos un pouco para norte, 215 quilómetros, camiño do Río. A orografía costeira é alá similar á baixada santista, São Paulo está no alto, e hai que baixar a modo os seiscentos metros de descida imponente desde o alto da serra. Esta é a mesma serra e o camiño tortuoso quenta os freos do autobús ata São Sebastião, logo collemos a balsa e en cuestión de minutos aloxámonos na Ilhabela, separada uns dous quilómetros da costa, con un enorme pantalán petroleiro instalado no medio.

Ilhabela «paraíso da vela», cos seus corenta quilómetros de largo, é para os paulistanos unha especie de edén turístico, aínda en fase de expansión, co cemento lambéndolle os pés aos límites do parque estadual, que ocupa o 85 por cento do espacio total da illa. Nós chegamos aquí en temporada baixa, temperatura notablemente máis elevada que en São Paulo, e mosquitos ávidos á procura de sangue europeo. En Ilhabela os paisanos, comunmente calzados de chinelo -que o merchandishing chama agora hawaianas-, levan un ritmo de vida descontraído, ben diferente do paulistano. A poboación de 27 mil habitantes, asentada no lado oeste da illa, fronte á costa continental, na temporada baixa afánase en arranxar as infraestructuras para a súa fonte case exclusiva de recursos: o turismo relacionado maiormente coas máis diversas actividades acuáticas.

Ben ao contrario, o que nós procurábamos en Ilhabela era a mata atlántica, para entendérmonos, a selva marítima que corre paralela á grande parte do litoral brasileiro. O monte densamente verde sobe desde as praias ata os cumios de oitocentos metros. Por causa da época non tivemos a sorte de contemplar a explosión de cores florais, e da fauna non miramos máis alá de colibrís, paxaros carpinteiro e enormes vagalumes… así como unha colección de paxaros difíciles de nomear e de cores indescriptibles. Nada de tucáns, nin monos nin as cobras que tanto nos advertiran no paulistano Instituto Butantã -un dos tres únicos do mundo que fabrica soro antiofídico. Así que a subida ata a fervenza do Veloso, monte denso arriba, foi extremamente cautelosa, por causa da tebra imperante baixo das árbores, lianas e follas que podían albergar perigos de todo tipo. Aínda así, deu para pegar un chapuzón na poza debaixo da caída da auga.

A viaxe que mais emoción deparaba non decepcionou: unha excursión en Toyota descuberta por pista de terra através da illa ata a praia de Castelhanos, na costa oriental. Aquí é onde o turista pode dicir que realmente chegou ao ponto idílico: praia tropical con palmeiras, exuberancia de cocos verdes e bananas, rodeado de selva un areal escaso con forma de corazón, no fondo dunha bahía protexida dos ventos e das ondas do sur. Se os cons de Castelhanos falasen contarían historias de desembarco de escravos destinados aos engenhos de cana de azúcar no continente, de piratas agochados á espera dos barcos da coroa carregados coas riquezas do Brasil caminho da Europa… e quem sabe que historias sobre a colonia castellana que descobriu a illa e a poboou durante anos.

Para o caso, a parte máis interesante da viaxe a Castelhanos é a visita á comunidade caiçara, unhas 120 persoas que viven semi-isoladas do mundo, en casas construidas a retallos con toda sorte de materiais -indispensable parabólica, compre dicir-, comen do que pescan e do que cazan e organízanse en familias matriarcais. Non esperen ver indios en taparrabos, son morenos e mulatos descendentes de africanos, españois e portugueses que visten á occidental nunha aldea aonde a escola chegou hai só dous anos, están en contacto coa parte de sotavento da illa, aonde viaxan dúas horas de Toyota monte através ou corenta minutos en Zodiac. Xeración tras xeración, desde que terminaron as fazendas onde vivían en estado de escravitude, hai perto de cen anos, tamén se foron sumando á poboación misturada da illa, desde entón deixando medrar soa a selva na forma que hoxe podemos contemplar. O día non deu para máis e non tivemos a oportunidade de ver a outra comunidade semi-isolada de caiçaras, morenos e mulatos loiros e de ollos azuis do sur da illa, descendentes de holandeses nalgún momento da súa historia.

E alí mesmo ao pé da praia xantamos arroz con feixón, acompañando peixe fresco -pescado no mesmo día en lanchiñas sen xuntas, simplemente talladas do tronco dunha soa árbore- adubado en sumo de galego. No Brasil cocíñase con galegos, que é unha raza de limón, pequeneiro e ao paladar brasileiro mais gostoso que o noso limón común, que eles chaman limón siciliano, e diferente do limón de Tahití, que nós chamamos lima, empregada na caipirinha. Os galegos medran no Nordés brasileiro, se ben ata o de agora ninguén me soubo explicar con certeza por que se lles chama así. Hai quen di que lles chaman galegos porque simplemente son galegos, que é como se lles chama aquí aos brasileiros loiros. Ata hai quen me contou que tal vez nalgún momento da historia un galego instalado no Nordés se puxo a plantar eses limóns e que logo se estenderon por todo o país. Se ben hai que explicarlles que en Galicia non temos galegos. E claro, cando lles pergunto aos paisanos do mercado pola orixe do nome, e lles digo que eu son galego, míranme así de través, como quen diría que eu de galego non teño nada.

La ministra bloguera

martes, junio 24th, 2008

La rabiosa actualidad me induce a abordar el tema de la ministra Bibiana Aído.  Creo poder informar algo nuevo de su personalidad a mis paisanos de dentro y fuera de Galicia. Sinceramente me duele el chaparrón de críticas (que ya va disminuyendo) que le está cayendo por el error semántico de “los miembros y las miembras” pronunciado en su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados. Los lectores que no vivan en España pueden consultar esta polémica sobre la ministra entrando en Google y poniendo la palabra “miembra”. En el momento de escribir este artículo son 362.000 las entradas que registra.

Debido a las actividades culturales que vengo desarrollando desde hace mucho tiempo en la provincia de Cádiz, tengo frecuente relación con las diferentes delegadas (casi siempre son mujeres) provinciales de Cultura. Cuando hace unos seis años designaron delegada a Bibiana Aído, me llamaron la atención dos cosas: su gran juventud (tendría entonces 25 años) y el desparpajo con que se desenvolvía en público aquella jovencita guapa y de agradable talante. Me informé de que era hija de Paco Aído, lo cual ya explicaba en parte su desenvoltura. Paco Aído fue el primer alcalde democrático (y socialista, como todos sus sucesores) de Alcalá de los Gazules, un pueblo de unos 6.000 habitantes situado en la Ruta del Toro, a medio camino en la autovía entre Jerez y la Bahía de Algeciras. Este pueblo tiene una característica: es el principal vivero de políticos socialistas de la provincia de Cádiz y, proporcionalmente a su población, probablemente de Andalucía. Ha dado varios diputados, consejeros, parlamentarios andaluces, presidentes de Diputación y delegados provinciales de las diferentes Consejerías, entre otros cargos. De modo que la joven Aída tiene actualmente 31 años de edad y los mismos de experiencia política, ya que la vivió desde la cuna. Luis Pizarro, el actual secretario de organización del PSOE andaluz, también alcalaíno, la conoce desde que nació y el propio Chaves la conoció en pañales. Es afiliada desde los quince años y desde los dieciocho está dando mítines. De modo que es joven pero con experiencia política. Por cierto que Alcalá es también el pueblo natal del escritor y poeta José Pol García, al único andaluz Cronista Oficial en un municipio gallego, el de Quiroga (Lugo).

El tema de la igualdad de género preocupa a la sociedad en general y el partido socialista ha llevado esta preocupación al terreno de la semántica hasta límites exagerados. En la última campaña electoral en muchos mítines la reiteración en hablar de “los andaluces y las andaluzas”, “los gallegos y las gallegas”, “los españoles y las españolas” llegaba en ocasiones a sonar ridículo. Y de la ridiculez al lapsus linguae solo hay un trecho, que inevitablemente se recorrería. A Bibiana le dieron todas las papeletas para ser la agraciada. Nada menos que nombrándola ministra del nuevo Ministerio de Igualdad. Y claro, le tocó. Al fin y al cabo no hizo más que subirse al carro de las creaciones, innovaciones y adaptaciones léxicas de sus compañeros de gobierno y del mismo presidente, que llaman desaceleración a la crisis, conducción temporal al trasvase u otras manipulaciones más o menos oportunistas del lenguaje. 

  La oposición y los medios de comunicación afines están aprovechando el lapsus y el empecinamiento inicial en justificarlo, para atacar a la joven ministra, posiblemente porque la consideran la parte más vulnerable del gobierno. Pero la semántica no tiene nada que ver con la capacidad política. Y yo estoy seguro de que esto va a ser una tormenta de una noche de verano y que Bibiana acabará triunfando en su lucha por las políticas de igualdad y hasta por eso tan innovador políticamente como es la “transversalidad”. Eso sí, yo le recomendaría que no se limitase a la igualdad de género, que es lo que hasta ahora parece monopolizar su actividad y que preste también atención a otras desigualdades que deben ser de su competencia si es que ya se han delimitado las responsabilidades del nuevo ministerio. Desigualdades por razón de edad, raza, religión, discapacidad u orientación sexual, por ejemplo. Quizá las esté abordando, pero en ese caso falla su difusión y falta una campaña de imagen.

Mi amigo el hispanista londinense Francis Cherry, ganador del premio Marqués de Santa Cruz de la Anglo-Spanish Society por sus publicaciones sobre la cultura española, ha escrito (y sostiene) que el castellano es un idioma machista. Pone ejemplos. Vean uno: cortesano, varón que se desenvuelve con soltura en la Corte; cortesana, puta. Eso sí que es desigualdad. Un ministerio nuevo exige creatividad, soluciones novedosas: políticas, legislativas, de mentalidad, de comportamiento. Quizá también idiomáticas.

He pretendido dar a conocer a mis paisanos de Galicia y del mundo aspectos de la personalidad de una ministra a la que he tenido ocasión de conocer y apreciar, que creo está siendo injustamente tratada y en cuya capacidad política tengo plena confianza. Y además, es compañera nuestra en la blogosfera. Sigue manteniendo contra viento y marea su blog “Amanece en Cádiz”. La generación bloguera ha llegado al Gobierno.

De romería por Ávila

lunes, junio 16th, 2008

Como ya os avanzaba en mi primer post en este blog, me gustaría comentaros la que se armó en Ávila con motivo de la instalación de una carpa con productos típicos gallegos.

Me enteré de que unos paisanos de Ourense estaban de paso por la ciudad amurallada y tenían la intención de mostrar la riqueza culinaria gallega típica de una romería, así que para allá que me fui.

Cuando llegué a la plaza en la que se habían instalado, cuál fue mi sorpresa al comprobar que no era la única que tenía interés en ver qué era lo que allí se cocía. Estaba a tope de gente, unas colas larguísimas para coger la comida y otra aún más larga para poder encontrar un sitio donde sentarte y nada de una mesa para ti solo, a compartir como buenos hermanos que es lo que hacemos todos cuando no hay más sitio y la comida se enfría. Automáticamente mi mente me transportó a las fiestas de nuestra tierra, aquellas en las que siempre terminas sentado en un duro banco de madera frente a unas buenas raciones de pulpo, churrasco, chorizo, … compartiendo mesa con personas desconocidas hasta ese momento y escuchando de fondo el sonido de nuestras gaitas.

Se ve que a los abulenses les resultó interesante el experimento porque puedo aseguraros que todos los días que pasaron en la ciudad nuestros paisanos, llenaron el chiringo hasta los topes (y eso que el tiempo no acompañó que si no…). Eso sí, desde mi punto de vista se pasaron un poquito con los precios, si me descuido habría salido más barato comer en el Ritz.

Vista la gran acogida, seguramente tendremos más romerías primaverales a lo largo de los próximos años. Quién sabe, a lo mejor tendría que montar un restaurante gallego en Ávila …

Bicos e apertas a todos.

Global Galicia, radios y periódicos

viernes, junio 13th, 2008

Parece que la historia de Diego Wang, mi alumno cocinero, ha gustado en Galicia. Es, desde luego, curiosa, y he de decirles que a Diego le ha encantado verse fotografiado, con su nuevo nombre español, en la edición ferrolana de La Voz.

Hoy, cuando volvía a casa después de una jornada agotadora, recibí la llamada de O tren do serán, programa de la Radio Galega: me habían enviado dos emails que ni había visto –el final de curso está siendo frenético– para que hablase de la historia de Diego. Siento no haber avisado en el blog, pero no me ha dado tiempo.

La entrevista ha sido muy simpática, y me han tratado de maravilla. De dos cosas me arrepiento, eso sí: la primera, no haber hablado en galego, aún habiendo estudiado el idioma en la Universidad, por miedo a cometer errores. La segunda, no haber citado Global Galicia, que nos une a tantos gallegos alejados de casa con nuestras familias, amigos y paisanos, y que da a mucha gente la oportunidad de expresar, en un ambiente amistoso y cálido, lo que uno siente cuando su vida se desarrolla lejos de todo lo suyo.

Así que aprovecho para agradecer a Carlos Agulló y a la Voz de Galicia la existencia de nuestro blog colectivo. Me encanta contaros mis andanzas, y me encanta también leer las vuestras. Global Galicia me acerca a mi tierra, y a muchas otras tierras desconocidas para mí, y permite –milagro– que desde ellas lleguen hasta mi puerta voces cercanas y amigas. Además, me divierto un montón leyendo los comentarios, siguiendo las discusiones, y a portando mi granito de arena a este proyecto que está dando que hablar porque lo hace gente que tiene algo que decir.

En fin, que estoy feliz de haberos conocido y de que Global Galicia crezca cada día. Espero que cada vez seamos más y que dure mucho, mucho tiempo.

Un abrazo a todos. Y otro de parte de Diego.

Global Galicia, la aldea global

viernes, junio 13th, 2008

El bloguero propone y Global Galicia y sus imponderables disponen. Tenía varios temas en mente para tratar en esta entrada. Entre ellos no estaba el que voy a abordar, pero algunos comentarios a mis anteriores artículos, con derivaciones sorprendentes, me aconsejan un cambio de tercio.

Los lectores habituales de este blog recordarán el reencuentro del “corresponsal” en Sudáfrica, Avelino Sousa-Poza, con una antigua amiga (no quedó claro si la relación llegó al terreno de lo sentimental) que supo de su paradero por su entrada en GG. Si el ámbito que llegó a alcanzar la relación no quedó clara, lo que sí pareció traslucir es el carácter nómada (y no sé si aventurero) del amigo Sousa, que igual aparecía en París que en Toronto o Sudáfrica.

Pues bien, este  compañero de blog no parece prodigarse en sus entradas, pero sí se muestra muy activo (e incisivo) en sus comentarios a colaboraciones de otros compañeros. Conmigo concretamente ha surgido un intercambio de correos que han derivado en descubrimientos de afinidades sorprendentes e inesperadas. Ahora que Lobatón parece querer resucitar su programa Quién sabe dónde, el ya amigo Avelino Sousa es el ejemplo perfecto de que GG puede ser el medio ideal de localizar a gallegos “perdidos” o “desaparecidos” por parroquias, lugares y corredoiras del ancho mundo. Algunos ya los ha localizado y rescatado para sus lectores en los sitios más inverosímiles: Alaska, Manchuria, Australia, Sudáfrica… Una nueva y sorprendente geografía diseñada por la neoemigración de la Galicia eternamente peregrina.

El amigo Sousa después de mi última entrada en la que yo hablaba de mi colaboración en varios medios andaluces supuso dos cosas: que yo era periodista y que, por tanto, debería conocer a un primo suyo periodista que vive y trabaja en el Campo de Gibraltar. Se equivocó en lo primero (yo no soy periodista) pero acierta plena y sorprendentemente en lo segundo: conozco a su primo y a su señora desde antes de ser novios. Y ya llovió desde entonces, porque ya son abuelos. Realmente los conocí recién llegado yo a esta zona ¡a principios de los años sesenta! Pero no sólo eso: con su primo comparto frecuentemente mesa en la biblioteca/hemeroteca de una sociedad algecireña a donde los dos solemos acudir a consultar la prensa escrita andaluza y nacional.

El mundo es un pañuelo. Paco Prieto Poza, que así se llama su primo, vivió en La Coruña a finales de los años cincuenta y principios de los sesenta y en los primeros años sobre todo hablábamos mucho de esa ciudad que es la mía y en la que teníamos conocidos comunes. Pero nunca habíamos hablado de este primo. Y mira tú por donde me tengo que enterar del parentesco vía Sudáfrica, después de cruzarnos bastantes correos (en una mañana, tres de ida y tres de vuelta) “recorriendo” todo el conteniente africano para conocer esa relación familiar con el vecino de mesa en la lectura periodística.

Pero este intercambio vía e.mails me ha sugerido varias reflexiones. Una es que debo explicar a los lectores mi profesión, actividades y circunstancias por las que un coruñés se ha anclado en las antípodas peninsulares y ahora emerge en este blolg. Como mi caso es un tanto atípico y complejo, aplazo la explicación para una próxima ocasión. Otra reflexión es sobre la trascendencia de esta época de globalización que todos agradecemos haber conocido aunque los que ya no somos niños lamentados que haya llegado un tanto tarde. Asombra (y no sé si asusta) pensar en las posibilidades de un futuro de intercomunicación cuyo límite cuesta trabajo imaginar. Nadie mejor que un gallego para dar la bienvenida a esta sorprendente ALDEA GLOBAL. Y una razón  importante para felicitar y agradecer a este diario, que fue el primer medio de prensa escrita que algunos hemos conocido, la idea de incluir en el cada vez más nutrido mundo de los blogs este GG que nos permite a los gallegos del mundo interconectarnos y establecer relaciones a veces sorprendentes, como es el caso que nos ocupa. 

La otra cara de la moneda

viernes, junio 6th, 2008

Gel Martínez nos evía este correo desde Holanda:

“La emigración o ser emigrante no es sólo la definición que nos presenta la RAE. Detrás de cada emigrante hay una historia y un mundo. Ir a pasar unos años a otro país y conocer otras culturas es algo muy enriquecedor, pero si sabes que pronto vas a volver a tu tierra, yo personalmente no lo considero como emigración.

Yo soy hija de emigrantes, pero emigrantes de los que en los años 50, 60 y 70 tuvieron que salir de su tierra, no por el afán de aventura o la necesidad de conocer otras culturas, sino por la ilusión de una vida mejor dada la situación económica y política del país.

En mi caso no tuve ni voz ni voto. Era menor, y de repente me vi en un país extraño en el que adaptarme me costó los mejores años de mi vida. ¡Qué quieres! Soy gallega de pies a cabeza, lo cual conlleva que la morriña forma parte intrínsica de mi ser.

¿Que por qué aún sigo aquí? Yo que se. El libro de la vida no lo escribimos nosotros mismos, aunque nos parezca lo contrario. Mi ilusión fue siempre regresar a mi tierra… pero me adapté, conocí a mi marido (gallego) y al tener una familia propia te planteas las mismas preguntas que antaño hicieron emigrar a nuestros padres y antepones un cierto nivel de bienestar que has conseguido ante la morriña…Pero ésta no te abandona. Es lo que muchos de vosotros comentáis: el olor a lluvia, los bosques, los prados, la gastronomía… nada huele ni sabe como en Galicia. Yo siempre digo que cuando estoy en mi tierra siento las raíces debajo de mis pies, piso en firme, estoy en lo mío. Es una sensación que nunca sentí aquí, a pesar de estar ya adaptada en este país.

Mis padres como “buenos” gallegos también vivieron dominados por la ilusión de volver a su tierra. Y al fin lo consiguieron. Y aquí viene la otra cara de la moneda… Vuelves a tu tierra, cumples el sueño de tu vida, pero eres mayor, te encuentras solo y no puedes evitar el comparar lo que dejas con lo que encuentras a cambio…. y tristemente lo que encuentras, sobre todo a nivel de asuntos sociales, administraciones y burocracia, te deja a veces desolado.

En cierto sentido yo me siento inmensamente rica al conocer dos culturas. No es bueno vivir arraigado en tu propio mundo. Es verdad lo que lees en Sanzijing. Todos somos iguales con diferentes costumbres. En todas partes hay la misma clase de gente y nadie es ni mejor ni peor. Conocer otras costumbres te abre los horizontes.

Al vivir aquí me doy cuenta de que pocas personas conocen mi país. Y cuando estoy en Galicia me pasa lo mismo, me hacen preguntas sobre Holanda como si fuera el fin de la tierra.

Lo que está claro, es que no se puede tener todo, pero escoger tampoco es fácil.

Desde que mis padres retornaron, pensar en la emigración me deja un cierto sabor amargo. Y como las historias suelen repetirse, no puedo dejar de preguntarme qué camino escogeremos nosotros cuando dentro de algunos años nos encontremos ante el mismo dilema: quedar o retornar……..dejar familia a cambio de mitigar morriña, o por el contrario no dejar atras la familia y reconciliarse con la idea de morir con este ansia por la terriña.

En fin, una cosa la tengo muy clara. Hoy, si pudierar escoger, sería por algún tiempo una gallega por el mundo, pero no una emigrante.

Desde Holanda un cordial saludo pars todos los gallegos y gallegas por el mundo”.

Un gallego en el espacio

viernes, junio 6th, 2008

satelite.jpg

En la luna a lo mejor no, pero en el espacio va a haber un gallego. Pequeñito y artificial, pero gallego a fin de cuentas. Creo que la ilustración de Leandro que acompaña hoy en La Voz la noticia del lanzamiento del primer satélite con tecnología gellega encaja perfectamente con el espíritu de este blog colectivo que cada día da varias vueltas al planeta.

Afilador en bicicleta

martes, junio 3rd, 2008

Hace unos meses atrás escuché en mi barrio el chiflido de un afilador, casi instintivamente fui guiado hacia aquel hombre que se encontraba trabajando cerca de donde yo estaba.

Al llegar  mi sorpresa fue grande al verlo trabajando con una antigua bicicleta casi tan vieja como él mismo. Me acequé lentamente y en gallego hablé un buen rato con aquel hombre, le comenté que yo soy de Nogueira de Ramuín y me comentó que era de Castrocaldelas y que se ganaba la vida haciendo “también” de afilador.

Hablamos del oficio y de su bicicleta, me ofrecí a comprársela para tenerla como recuerdo en mi casa de Galicia pero se negó rotundamente _ ” vale moitos cartos ” _ me dijo mientras seguía afilando y de ahí en adelante ya no me prestó ninguna atención como si yo le quisiera sacar el trabajo.

Varias veces lo he visto por la ciudad siempre al costado de su inseparable compañera, pero esta semana lo ví trabajando con una vespa. Sentí una gran desilusión, porque me parece que al dejar la bicicleta también dejó atrás un capítulo de la historia de los afiladores y amí tambien se me vino a la mente que quizá ya nunca más vería a un afilador como los de hace mucho tiempo ya no se ven.

Todos mis antepasados han sido afiladores y es por eso que me siento muy cercano a todo lo que a ese oficio ya en vías de extincion se refiere.

Solo me queda la esperanza de que ahora sí me quiera vender la bicicleta.

Homenaje a un ferrolano en Brasil

martes, junio 3rd, 2008

Víctor Freire nos remite desde Brasil el siguiente texto, con el que quiere rendir homenaje a su hermano, también emigrante en Brasil, que falleció tras 49 años de trabajo en la emigración.

paquito.jpg “Les envio esa capa de la revista que el SESC (Serviço Social do Comercio do Estado de São Paulo), donde mi hermano Paquito trabajo por más de 35 años como fotógrafo oficial de la institución SESC. Ellos le hicieron esta homenaje poco después del fallecimiento de mi querido y grande hermano Paquito, en el año 2004. En mi opinión fue poca la homenaje, el merecía mucho más que una simples contra-capa de revista, merecía una grande homenaje, pues se dedicó de cuerpo y alma a pesquisar y fotografar con su lente la Cultura el Teatro y el Folclore deste Brasil como nadie. Quien diría que tenía que ser un gallego a fotografar la rica cultura de este Brasil, y que este aciervo documentado y archivado en la institución del SESC-SP fue un gran trabajo que dejó mi querido hermano Paquito.

Es por eso que mi gran deseo de que el Global Galicia publique estas liñas si es posible con la fotografia de mi hermano Paquito, pues este gallego de Ferrol se lo merece y mucho más de lo que se pueda imaginar. Mi hermano fue un gran hombre con toda la palabra, grande hermano, padre, esposo, amigo y un gran profesional de un carácter irrevogable.

Trabajó en este país desde los 18 años, cuando salió de Ferrol hasta los 66 años, cuidó de nosotros y de nuestra madre hasta que vio que estábamos encaminados para la nueva vida en Brasil. Pero como recompensa por su lucha y dedicación al trabajo de la fotografía durante 40 años, fue víctima de un cáncer de boca. Falleció después de un grande sufrimiento que se alastró por 1 año, mas lo supo enfrentar con coraje y resignación y murió como un valiente, dejando a sus 5 hijos encaminados para enfrentar la vida como él siempre lo hizo.

A mi tambiém me ayudó mucho en momentos dificiles de mi vida, con consejos palabras amigas y ayuda financiera tambiém. Por eso pido esta homenaje para mi fallecido hermano, que publiquen estas liñas y quien las leer sepa que un emigrante gallego vale mucho por su coraje, honestidad y bravura, pues mi hermano Paquito dedicó 49 años de su vida fuera de su querida tierra GALICIA, pero jamás sin olvidarse de ella. Repito tuvo 5 hijos brasileños mas mismo así nunca renegó a su tierra, su Ferrol y su amada Galicia. Murió con un grande deseo, el de realizar una exposición de su colección de fotografias por tierras brasileñas ahí en su ciudad natal Ferrol”