La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Ferrol’

Vencida la tiranía de la distancia

Lunes, Junio 29th, 2009

Hasta hace poco pensaba que lo único que Galicia y Australia tenían en común éramos Steve y yo.  La relación de estas dos regiones hecha carne y hueso. Es cierto que existen varios centros gallegos en Sidney, pero la verdad es que sus páginas web no son muy prometedoras.

Sin embargo, esto cambió hace un par de años, cuando Navantia, en Ferrol, consiguió el contrato para construir barcos para la armada australiana. Hasta se llegaron a escuchar rumores sobre el posible hermanamiento de Perth y Ferrol. Además, hace poco el embajador de Australia en España estuvo en Ferrol y se reunió con los empresarios de la zona para ver qué se puede hacer para estrechar las relaciones comerciales entre las dos regiones.

Por si esto fuera poco, leía en La Voz el otro día un artículo sobre Séan Deany, un australiano que recorrió el trayecto South East Cape (Tasmania)-Fisterra en bici, toda una odisea en mi opinión. Lo que más me llamó la atención de este artículo es que South East Cape está a 43º sur, y Fisterra está a 43º norte. Antípodas totales, pero al parecer no tan lejos.

Pues bien, me acabo de enterar de que la relación entre Galicia y Australia cada vez despierta más interés, a pesar de los 18000km que las separan. La editorial Antipodas y la Secretaría Xeral de Emigración de la Xunta de Galicia publicaron  conjuntamente un libro muy curioso sobre ellas. Se titula Australia and Galicia: Defeating the Tyranny of Distance/Australia e Galicia: Vencendo a Tiranía do Afastamento. Es una edición bilingüe en inglés y gallego editada por M.ª Jesús Lorenzo Modia, de la Universidad de Coruña, y Roy C. Boland, de la Universidad de Sidney, autores también de alguno de los artículos incluidos en el libro (gracias, Belén, por la información). Aún no he conseguido hacerme con un ejemplar, pero lo estoy deseando.

Queda claro que por muy alejadas que estén dos regiones del mundo, siempre hay lazos que las unen. Que se lo digan, sino, al eucalipto.

Homenaje a un ferrolano en Brasil

Martes, Junio 3rd, 2008

Víctor Freire nos remite desde Brasil el siguiente texto, con el que quiere rendir homenaje a su hermano, también emigrante en Brasil, que falleció tras 49 años de trabajo en la emigración.

paquito.jpg “Les envio esa capa de la revista que el SESC (Serviço Social do Comercio do Estado de São Paulo), donde mi hermano Paquito trabajo por más de 35 años como fotógrafo oficial de la institución SESC. Ellos le hicieron esta homenaje poco después del fallecimiento de mi querido y grande hermano Paquito, en el año 2004. En mi opinión fue poca la homenaje, el merecía mucho más que una simples contra-capa de revista, merecía una grande homenaje, pues se dedicó de cuerpo y alma a pesquisar y fotografar con su lente la Cultura el Teatro y el Folclore deste Brasil como nadie. Quien diría que tenía que ser un gallego a fotografar la rica cultura de este Brasil, y que este aciervo documentado y archivado en la institución del SESC-SP fue un gran trabajo que dejó mi querido hermano Paquito.

Es por eso que mi gran deseo de que el Global Galicia publique estas liñas si es posible con la fotografia de mi hermano Paquito, pues este gallego de Ferrol se lo merece y mucho más de lo que se pueda imaginar. Mi hermano fue un gran hombre con toda la palabra, grande hermano, padre, esposo, amigo y un gran profesional de un carácter irrevogable.

Trabajó en este país desde los 18 años, cuando salió de Ferrol hasta los 66 años, cuidó de nosotros y de nuestra madre hasta que vio que estábamos encaminados para la nueva vida en Brasil. Pero como recompensa por su lucha y dedicación al trabajo de la fotografía durante 40 años, fue víctima de un cáncer de boca. Falleció después de un grande sufrimiento que se alastró por 1 año, mas lo supo enfrentar con coraje y resignación y murió como un valiente, dejando a sus 5 hijos encaminados para enfrentar la vida como él siempre lo hizo.

A mi tambiém me ayudó mucho en momentos dificiles de mi vida, con consejos palabras amigas y ayuda financiera tambiém. Por eso pido esta homenaje para mi fallecido hermano, que publiquen estas liñas y quien las leer sepa que un emigrante gallego vale mucho por su coraje, honestidad y bravura, pues mi hermano Paquito dedicó 49 años de su vida fuera de su querida tierra GALICIA, pero jamás sin olvidarse de ella. Repito tuvo 5 hijos brasileños mas mismo así nunca renegó a su tierra, su Ferrol y su amada Galicia. Murió con un grande deseo, el de realizar una exposición de su colección de fotografias por tierras brasileñas ahí en su ciudad natal Ferrol”

Gallegos en el lugar más remoto

Lunes, Abril 28th, 2008

Resulta asombroso observar los lugares desde los que escriben los colaboradores de este blog. Los gallegos han llegado desde siempre, y sin duda, lo seguirán haciendo, a los lugares más remotos. Vengo llegando ahora de Punta Arenas y no puedo resistir la tentación de comentarles que, también en esta ciudad, que es la más austral del continente, se encuentran las pisadas y las huellas de los gallegos.

Se encuentra en la llamada región de Magallanes y la Antártica chilena, y fui invitada a un encuentro con mujeres de la zona. Se ubica a 3.141 kms. de la capital, Santiago, que es donde vivo. Les hablo de una zona del mundo donde están ubicados Campos de Hiello, Torres del Paine y la cordillera Darwin, entre otras bellezas naturales cada vez más apreciadas por los turistas.

Nada más llegar, pregunté a mis anfitrionas por los emigrantes gallegos que habían llegado por esos lados. No hay que olvidar que esta ciudad fue una de las más frecuentadas antes de que se construyera el canal de Panamá. Los barcos no tenían más remedio que dar una apoteósica vuelta, bajar y atravesar el Estrecho de Magallanes. Es por eso que Valparaíso era, quizàs, el puerto más importante de la zona del Pacífico. En fin, otros tiempos, añorados por muchos. Todavía, tanto en Punta Arenas como en Valparaíso, podemos encontrar edificios y zonas que nos hablan de aquellos tiempos de gloria y esplendor…

Yo había leído que los gallegos habían llegado por estos lados, al igual que un contingente nada despreciable de croatas. Tuve la suerte de conocer en este encuentro a una descendiente de gallegos, Isabel Soto Cárcamo que, cuando le dijeron que yo estaba allí y que andaba indagando por la huella gallega en la ciudad, se me acercó para hablarme de su padre, Antonio Soto, a quien la historia denomina “líder de la Patagonia rebelde”. Efectivamente, este hombre nació en 1897 en Ferrol. Su padre murió a poco él nacer, en la guerra de Cuba. Cuando Antonio cumple tres años, su madre se vuelve a casar y viaja toda la familia a Buenos Aires. Dados los problemas de adaptación que tuvo con su padrastro, su madre lo envió de nuevo a Galicia, donde estaría un tiempo, para regresar de 17 años al sur del mundo.

Soto, influenciado por la revolución bolchevique, inicia una senda laboral que lo envolverá, inevitablemente, con el movimiento laboral y luego anarquista que bullía en esta parte del mundo. Río Gallegos fue la ciudad testigo de sus luchas y de cómo se enfrentó con los patronos. Huyendo de la persecución militar, llegan a Puerto Natales, donde los obreros chilenos de la Federación Obrera Magallánica lo acogen. Luego, marchó a Valparaíso, casándose con una chilena. Marcha con ella al norte, a Iquique. Luego, regresa a la capital para partir definitivamente al sur. Trabajó como peón rural, tuvo un cine y durante muchos años fue asesor de los sindicatos del sur chileno. En 1936, cuando se declara la guerra en España, quiere marchar y hacer su aporte, pero su salud se lo impide. Se casa de nuevo con una mujer de la Isla Grande de Chiloé, con la que tiene a la hija que me regaló esta historia, Isabel. Antonio fue, definitivamente, lo que en el habla popular chilena es un “patiperro” (persona que deambula y viaja por distintos lugares).

Fundó el Centro Republicano Español, el Centro Gallego y la filial de la Cruz Roja Internacional, todo en Punta Arenas. Murió a los 63 años, en 1962.

Una historia, sin duda emocionante. Si uds. pudieran ver su foto, verían reflejado en él a tantos de nuestros bisabuelos y abuelos que, desafiantes, salieron por el mundo a buscar fortuna pero ¡qué fortuna! Este hombre no dudó en involucrarse totalmente con los acontecimientos políticos y sociales de un lugar del mundo que todavía encierra muchas historias por descubrir: la Patagonia.

Le doy las gracias a Isabel por regalarme esta historia de su padre y poder, a través de este blog, comunicársela al mundo. Gracias a la colaboración de distintas instituciones, entre las que se encuentra el Concello de Ferrol, la Municipalidad de Punta Arenas y la Diputación Provincial de A Coruña, han podido ser contados los derroteros de este gallego en el centenario de su nacimiento.

Más amigos de Ferrol

Miércoles, Abril 23rd, 2008

Víctor Feire, un ferrolano que se marchó a Brasil en 1960, y su amigo de infancia Fernando Funcasta, que se quedó en su tierra, se reencontraron a través de este blog después de 46 años sin contacto. Víctor nos envía desde Sao Paulo un correo con la intención de seguir cerrando el círculo de las amistades perdidas. Esto es lo que nos dice:

“Yo aun estoy buscando a muchos más amigos de aquella época del año 1960 en Ferrol mi ciudad querida y de muchos recuerdos. No tengo sus apellidos completos mas quién sabe si los detalles que voy dar no sean suficientes para que ellos se pongan en contacto através delGlobal Galicia, asi que vamos a los amigos que busco:

Los hermanos Rosales (Quique, Fernando, Luis y una hermana que era cantante), los hermanos Lorenzo Vázquez (Panto, Manel, Rosa y su madre Pepa), otro amigo del que me acuerdo mucho Ángel María Pedreira Casal, los hermanos Touriño (no me recuerdo el nombre, mas me parece que uno era Moncho), los hermanos Pías Barbeira (Minucho, Tito y José Manuel), mi gran amigo Porto, que junto con Fernando Funcasta nunca más supe de ellos, y muchos mas que ahora no me recuerdo.

Yo salí muy joven de Ferrol (15 años) mas, modestia a parte, yo era más conocido que mucha gente importante en Ferrol. Precisamente en la calle de la Iglésia, 88, donde nací y viví hasta los 15 años, todos los dueños y empleados de los comercios me conocian de lejos, pués yo siempre tuve desde pequeño una voz muy fuerte y grave. Mi abuela Ramona (q.e.d.) era también muy conocida en todo Ferrolterra, ella vestía a los muertos, tenía una práctica tremenda. En aquel tiempo nadie tocaba al muerto para vestirlo sino mi abuela Doña Ramona Fernández, que era muy conocida en todo Ferrolterra pues tambié era colchonera, hacía colchones para grandes familias de Ferrol. Era más conocida que Ramón Franco y Francisco Franco, con quien mi abuela estudió de muy pequeña en el mismo colegio. Mi tío Guillermo Barroso era deliniante de barcos de la antigua Empresa Nacional Bazán y trabajó también como estilista en Luaces. Este tío mío dibujó vários tronos de imágenes de cofradías de Ferrol, tambié hacía maquetas y miniaturas de barcos para la Bazán de Ferrol. Bueno tendría tanta cosa para hablar que daría para escribir un libro de mis memorias.

 Tambiém me acuerdo que en la frente de mi casa había el Teatro Jofre, yo no perdía una película de estreno y no pagaba un céntimo, pues siempre me colaba debajo de los abrigos o gabardinas de las personas o marineros, así que menudo tipo cara de palo que yo era.

En aquel mismo Teatro Jofre antiguamente tenía enfrente una plazoleta donde yo y los amigos que le relacioné jugabamos grandes partidas de fútbol. Eran tan bien jugadas y aguerridas que salían hasta peleas, y era curioso  ver a la hora del almuerzo los dependientes y empleados de los comercios de las calles de la Iglesia, Madalena, Real, María, Galiano, Tierra, Dolores y otras tantas que nos venían a ver jugar aquellas grandes partidas de fútbol en aquella plazoleta”.

 Si alguno de los citados quiere contactar con Víctor puede hacerlo a través del blog. Para finalizar enlazamos este vídeo con la canción Ferrol, de Los limones. Es la música que le envió Fernando Funcasta a Víctor Freire para celebrar el reencuentro. Ellos tienen ahora algo más de 60 años, pero se han emocionado con el himno pop de los ferrolanos que están por la treintena larga.

Imagen de previsualización de YouTube

La campana de Cobas (o Covas)

Lunes, Abril 7th, 2008

campana.jpgMi pueblo de toda la vida, ya lo dije, es Cobas, o Covas, como señala la legislación actual. A mí me da más o menos igual –me gusta más con Cobas, porque así estaba escrito en el cartel que veía cuando llegaba en verano a pasar las vacaciones en casa de mis abuelos–, pero con b o con v sigue siendo el mismo lugar estupendo donde reencontrarme con mi familia y  mis amigos de la infancia. Lo importante es que conserve sus costumbres y que sea un lugar de paz y de felicidad para mí y los míos.

La semana pasada Cobas fue noticia. Alguien robó la campana de la vieja iglesia, a unos cientos de metros de mi casa. Miles de veces he recorrido aquel camino en bicicleta, y no en pocas ocasiones hemos entrado de noche en el cementerio, mis amigos y yo, para probarnos mutuamente nuestro valor. Y la campana siempre ha estado ahí, no solamente desde que yo recuerdo, sino desde que recuerdan los más ancianos del lugar.

Quizá la falta de la campana parezca poca cosa tal como está el mundo –hambre, guerras, calentamiento global–. Y lo es, desde luego, pero no deja de parecerme una pena que las pequeñas cosas que acumulan el paso del tiempo, que son, para las viejas y las nuevas generaciones, catalizadores de la memoria colectiva, falten de pronto por motivos tan pobres como el robo.

No dramaticemos. Es solamente una pedazo de bronce. Pero me entristece, y sé que no soy el único en sentirme así, que esa vieja campana del cementerio no vigile la aldea desde la altura de su pequeño campanario, como ha hecho durante tantos años.

Da la casualidad que durante mis últimas vacaciones en Galicia, en el mes de febrero, hice, durante un paseo con mi madre, esta fotografía. Está desenfocada, pero muestra nuestra campana de Cobas, y muy probablemente no podamos volver a verla al natural.

Aunque no hay mal que por bien no venga: como dice el refrán que me acabo de inventar, “cuando roban la campana de la iglesia, todos los viejos recuerdan su boda”. Que este percance nos traiga a todos buenos y viejos recuerdos.

La aguja estaba en el pajar

Sábado, Abril 5th, 2008

fer.jpg

Por medio de este blog, Víctor, que vive en Brasil, y Fernando, que reside en Ferrol, se reencontraron después de 46 años sin saber el uno del otro. Lo que fue imposible durante más de cuatro décadas, se hizo realidad en menos de cuatro horas por medio de Internet. Su historia, que aparece hoy en la última de La Voz, ya tiene imágenes.

 Después de los primeros correos electrónicos que se intercambiaron los dos amigos de infancia, se cruzaron algunas fotografías de sus respectivas familias.

victor-freire-1.jpg En esta imagen aparece Víctor (segundo por la izquierda) con toda su familia en su casa de Sao Paulo. Con ellos están tambiénb la mujer y el suegro de su hijo, que son de origen japonés.

clip_image002-1.jpgFernando Funcasta, con su mujer, Rosa, en una imagen reciente tomada en Ferrol, donde compartió una amistad infantil con Víctor Freire. A los 13 años ocupó el empleo que dejó vacante Víctor al marcha a Brasil.

victor-mama-1.jpgUna imagen con  mucha historia. Víctor Freire con su madre, fotografiados en una calle de Ferrol. Víctor partió en el año 60 para Brasil, adonde antes había marchado ya su madre y su hermano. Víctor y Fernando siguieron en contacto por carta hasta el año 62.

Gloria busca familia en A Mourela

Martes, Abril 1st, 2008

Gloria, desde Sao Paulo, nos envía el siguiente correo:

“Así como los amigos de Ferrol y São Paulo se reencontraron, yo también escribo a ver si tengo la misma suerte. Soy de A Mourela de Abaixo y emigré en 1951 con mis padres (ya fallecidos) para São Paulo. A pesar de ser muy niña (tenía 9 años) siempre añore mi tierra. Soy feliz pues tengo la posibilidad de poder encontrar cada año a la familia que vive en Ferrol pero de A Mourela no conozco a más nadie. Mi mamá y mi abuela eran conocidas como las de Bazón, mi tío era panadero, Manolo Bazón, y yo vivía en la casa que hay derás del trasformador. Espero encontrar alguien que se recuerde de nosotros, gente de mi edad o sus descendientes. Gracias a quien pueda ayudarme”.

Si alguien quiere ponerse en contacto con ella puede dejar un comentario en esta entrada, justo ahí abajo, donde pone Comentar al lado de un icono rojo.

El reencuentro en el blog de dos amigos distanciados durante 46 años

Lunes, Marzo 31st, 2008

“Cuando te marchaste, las cartas tardaban quince días en llegar, y ahora hemos arrugado 46 años en menos de tres horas y ya estamos escribiéndonos”. Así de gráficamente expresa Fernando Funcasta el reencuentro, a través de Global Galicia, con Víctor Freire. Los dos son de Ferrol, fueron amigos en la primera juventud. Fernando sustituyó, con 13 años, a Víctor en su primer empleo cuando éste emigró a Brasil, en 1960, para reencontrase con su madre y con su hermano. Durante dos años se cartearon, pero en el 62 perdieron el contacto. Hasta el viernes pasado, cuando Fernando, de casualidad, leyó en este blog un comentario de Víctor.

No tardaron ni cuatro horas en establecer el contacto y se cruzaron los primeros correos electrónicos. En sus primeras cartas después de 46 años sin noticias –las reproducimos íntegras como comentarios en esta misma entrada- se ponen al día de sus respectivas vidas a lo largo de más de cuatro décadas,  expresan su emoción por el reencuentro y hacen el propósito de reanudar una amistad que quedó interrumpida por la distancia y el tiempo.

Sus cartas revelan también cómo se separan los caminos que podían haber sido paralelos. Las casualidades y las circunstancias de dos países, España y Brasil, que han cambiado tanto a lo largo del último medio siglo han marcado las vidas de Fernando y Víctor. Los dos están ya jubilados, aunque Víctor confiesa que debe segur haciendo algunos trabajos para sobrevivir, porque la pensión no da ni para cubrir el seguro médico. Víctor tuvo, hasta principios de los 90, una vida acomodada, pero los vaivenes del país le cobraron factura. Fernando está jubilado, después de una larga vida laboral en el sector de los transportes, y sigue viviendo sin fatigas en la ciudad en la que pasó toda su vida. Una hija de Víctor ha hecho el camino de vuelta y ahora vive en Santiago, aunque según relata su padre, “vive discriminada por no ser española nata”.

En los comentarios reproducimos íntegras  las primeras cartas que se cruzaron en 46 años Fernando Funcasta y Víctor Freire y de las que nos enviaron copias.

Las quejas de un emigrante en Brasil

Miércoles, Marzo 26th, 2008

Víctor Manuel Freire Barroso, desde Sao Paulo (Brasil), nos envía este correo:

“Estoy siempre pendiente de todo lo que se pasa en España y principalmente en Galicia mi tierra, donde nací, y mi Ferrol, la ciudad de la mar de donde yo salí en mayo de 1960 con destino a São Paulo, Brasil. Estoy en Brasil ya hace 47 años, tengo un hijo y una hija maravilhosos. El hijo ya me dió 2 nietos hermosos y ahora viene con un tercero y desta vez una niña que nacerá en julio. Mi hija es soltera, tiene 28 años, y como hizo su padre un día emigró, solo que ella lo hizo al contrario se fue para España, de donde yo salí un día con la esperanza de un futuro mejor que nunca llegó a ser pleno, porque no se alcanzó aquí en Brasil el entusiasmo que la mayoría de los españoles traíamos para estas tierras. Espero que mi hija brasileira pero con nacionalidad española tenga mejor suerte y futuro que yo tuve aquí en Brasil. No me quejo del todo de aquí, de esta tierra hermosa y linda por naturaleza, pena que los políticos y gobiernos que pasaron en estos últimos 30 años fuesen incompetentes, corruptos y despreparados. Esta tierra no merecia estar en situación tan mala como está, principalmente para las clases más pobres y menos favorecidas.

 Aquí en Brasil los españoles no tenemos grande ayuda del gobierno español, no tenemos ni la mitad de los benefícios que un español tiene ahí en España, aquí solo tendremos derecho a una pensión no contributiva apos 65 años y tampoco tenemos derecho a la sanidad de España, solo si fuesemos muy pobres y estuviesemos de limosna, que ahí sí nos darían algún tipo de ayuda aquí en el consulado de España. Yo no sé por qué esta discriminación, ¿será que es por vivir fuera de España? ¿Y que culpa tuvimos los emigrantes que tuvimos que salir de España entre los años 50 a 70 por falta de un trabajo o un futuro mejor?. Yo creo que deberíamos tener los mismos derechos de los españoles que viven ahí o talvez más, por tener la coraje de salir de nuestra tierra y aventurarse por tierras desconocidas.
Bueno quién sabe, quizás algún día el Sr. Zapatero resuelva algo en favor de los españoles residentes en el exterior, porque para pedirnos votos de aquí sí que servimos.
 
Abrazos”.

Un ferrolano en Manchuria

Martes, Marzo 25th, 2008

Sí, pero con matices.

Me llamo Miguel Salas Díaz. Soy ferrolano de familia y adopción, pero nací y pasé mi infancia y adolescencia en Madrid. Me fui después a Galicia con mis padres y hermanos, y estudié Filología Hispánica en la Universidad de A Coruña. Desde entonces he vivido en Valladolid, Nápoles, Urbino y China, pero siempre que pienso en casa me viene a la mente Cobas, en Ferrol. Allí he pasado cada día de vacaciones que he tenido desde que nací, y allí, a casa de mis padres, vuelvo en cuanto puedo. Es el único lugar que siento como mío. Así que también soy ferrolano porque me da la gana.

Y esa era la primera matización. La segunda es que tampoco es exacto decir que vivo y trabajo en Manchuria porque… Manchuria ya no existe. Así se llamaba hace tiempo esta zona del mundo que ahora se conoce como provincia de Liaoning, en la República Popular de China. En este país, donde vive casi un tercio de la población humana mundial, enseño lengua y literatura españolas desde hace un año y medio. Y –problemas de morriña a parte– estoy más que contento.

Mi intención, como la de cualquiera que escriba uno de estos diarios cibernáuticos que nos resignamos a llamar blogs, es contarles las cosas que me suceden por estos pagos. Estoy encantado de poder hacerlo aquí y, por supuesto, muy agradecido a La Voz de Galicia por la realización de esta estupenda idea.

Espero de todo corazón que les interesen y diviertan las noticias que les haga llegar desde China. Así el camino de ida será también de vuelta: yo entraré en la página de La Voz a ver cómo les va a ustedes, y ustedes podrán entrar, si se les antoja, a ver cómo me va a mí.

El siguiente capítulo, a la misma Maohora y en el mismo Maocanal. Un saludo a todos desde Manchuria.