La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Europa’

Pelé a golpe de pistola

miércoles, junio 25th, 2008

Quixera continuar o rego do tema aberto sobre a violencia en América Latina, a partir do artigo publicado no blog por Francisco Álvarez desde Venezuela. Levo tres semanas residindo en São Paulo, que con 19 millóns de habitantes, é unha das maiores metrópoles do planeta. Aliás considerada unha das cidades máis violentas. Non son a persoa máis indicada, nin teño aínda vivencia nin datos suficientes como para poder ofrecer estimacións. Pero para esta comunidade blogueira podería escribir algunhas pequenas observacións a partir da curta experiencia no Brasil.

Un informe da ONU de 2007 sostén que a taxa de homicidios medrou no mundo un 30% no período 1980-2000. No mesmo indícase que en Brasil máis de 100 persoas morren de forma violenta cada día. Mentres que na Europa o índice de homicidios foi de 8 por cada 100.000 habitantes, a media do Brasil foi de 30 e na metrópole Rio de 45. São Paulo atinxiu un índice de 19 homicidios por cada 100.000 habitantes, mentres que en Caracas foi de 107. O xornal O Estado de São Paulo ofreceu esta información sobre o titular «SP rexistra o 1% dos homicidios do mundo». Entre outras informacións, verquíanse os seguintes datos: dúas de cada tres persoas mortas de forma violenta non cumpriron aínda os 25 anos, Brasil gasta 49 billóns de dólares en seguridade, o 11% do seu PIB, fronte ao 12% de Venezuela ou México. Ollo aí, os datos de Brasil hai que entendelos dentro do seu contexto, sen esquecer que falamos dunha poboación de 190 millóns de habitantes, São Paulo, 19 e Rio 11 millóns.

Un europeo que aterra en América Latina vén advertido. En cuestión de seguridade isto é diferente. As impresións desde que cheguei ao aeroporto de Guarulhos son as de unha cidade viva, densamente poboada, movimentada, estresada… A presencia de medidas de seguridade é impresionante. Por toda a parte onde se move xente se ven patrullas da policía. São Paulo é un desfile de furgóns blindados de transporte de diñeiro e de vehículos que advirten que seguen unha ruta monitorizada por radar. A porcentaxe de coches que circulan cos vidros tintados é moi superior á europea, os talleres anuncian reparacións de chapa blindada… 6 millóns de vehículos atascan cada día esta cidade onde dificilmente un taxista sabe chegar so a un domicilio particular, as indicacións sobre o enderezo fanse por bairros, avenidas, rúas importantes ou puntos coñecidos… Aínda así esta desorientación paga a pena botar unha parrafada co taxista.

(más…)

Non ao Tratado de Lisboa

viernes, junio 13th, 2008

A política irlandesa évos unha cousa bastante complicada, e cada día a entendo menos. Onte foi o día no que os irlandeses se daban cita nas urnas para decidir se apoiaban ou non o famoso Tratado de Lisboa, para moitos unha especie de Constitución Europea disfrazada dunha cousa menor. O resto dos países da Unión Europea decidiron aprobar o Tratado nos seus respectivos parlamentos nacionais, algo moito máis seguro e limpo, un proceso rápido e indoloro no que se aforraban o difícil trance de preguntarlles aos cidadáns a sua opinión sobre un acordo, tratado, lei ou constitución (llamádelle como queirades) que ben podería cambiarlles a vida para sempre. Na República de Irlanda, case todo ten que pasar pola peneira dos cidadáns en forma de referendum… e así foi.

A pregunta era fácil: Si ou Non. Fai un mes, a resposta tamén era fácil.

Todos os partidos políticos do arco parlamentario (excepto o Sinn Féin) apoiaban o Si cun fervor inusitado. Millóns de euros en carteliños, anuncios na radio e na televisión, miles de voceciñas taladrando as nosas cabezas todos os días nos medios de comunicación, no transporte público, na rúa: Vote Yes, Vote Yes, Vote Yes… Era imposible permanecer alleo. Si, Vote Yes pero… por qué? Nin un penique para explicar aos irlandeses a razón do Yes. Nin un minuto entre tanta publicidade para explicar as medidas concretas que se ian tomar neste Tratado, os cambios, as restriccións, as novidades… so ideas abstractas, como É bo para Irlanda, Melloraremos, Foinos ben ata agora… cousas así que non convencían a ninguén. Por se acaso, durante a campaña electoral, varias medidas que se presumían perxudiciais para os intereses de Irlanda (en materia agrícola e gandeira), foron paralizadas na Unión Eropea por orde do propio José Manuel Barroso, non fose ser o demo que os irlandeses as apreciasen como consecuencias negativas da europeidade.

E o Non? Por que o Non? Se Irlanda é o que é e o Tigre Celta ruxiu con forza durante os últimos dez anos é gracias á manchea de eurocartos que chegaron dende Bruxelas. So o Sinn Fein, con moi mala imaxe para unha gran parte da poboación, e algunhas organización sociais e foros cidadáns nacidos precisamente para a ocasión, como Libertas, estaban pedindo o Non. A pesar do escaso orzamento da campaña do Non e da pasividade inicial dos irlandeses, os do Non conseguiron levar o debate á sociedade, con moito traballo e moitos voluntarios, falando de medidas concretas e cambios que parece que van a afectar á vida dos cidadáns despois da aplicación do Tratado. Conseguiron meterlles o medo no corpo aos irlandeses que non queren máis cambios dos que xa hai na sociedade nin perder a sua independencia con respecto ás decisións de Bruxelas. Porque ese foi precisamente o cabalo de batalla nesta campaña: a independencia.

O resultado: gañou o Non. Era visto, despois do acontecido nas últimas semanas. Os principais líderes políticos non foron quen de aportar ideas ao debate. Non axudaron as corruptelas do Fianna Fáil, o partido no poder, nin a pouca capacidade da oposición. Tampouco axudaron as famosas 65 horas semanais de traballo aprobadas nesta mesma semana en Europa, cando en Irlanda traballamos 35-40 horas. Os do Non conseguiron convencer a moitos cidadáns de que esta nova Europa que queren construir dende o tellado é pouco democrática, pouco participativa e demasiado orientada ao beneficio económico de certos sectores.

Xa Francia e os Países Baixos tiñan votado Non á Constitución Europea e a Comisión tivo que anular o proxecto, repensalo e forzar este Tratado de Lisboa. E non sei cales serán a consecuencias do Non irlandés. Pero é unha mensaxe. Que o único referendum sobre o Tratado teña un resultado negativo ten que facer reflexionar a máis de un. Seica os cidadáns non queren este modelo de Unión Europea. Seica os líderes políticos deberían de consultarnos máis sobre o que queremos que sexa Europa.

El mirador del estrecho

martes, mayo 13th, 2008

Creo conveniente aclarar algunos conceptos esbozados en mi anterior colaboración, tales como el conglomerado de mares, continentes, nacionalidades y fronteras que yo citaba. ¿Es posible la existencia en la península de un punto en el que todo ese mosaico geográfico-político-administrativo sea abarcable de una sola mirada? Si uno se sitúa en un piso alto del Paseo Marítimo de Algeciras o de alguna otra población de la Bahía, en muchos lugares del litoral entre Algeciras y Tarifa o en algún punto de la carretera que une estas dos poblaciones, podrá contemplar un panorama excepcional, especialmente si es un día claro. Desde allí podrá divisar el Mediterráneo y el Atlántico, Europa y África, el litoral español, Gibraltar, el litoral marroquí y Ceuta. Dos mares, dos continentes, tres nacionalidades (española, británico-gibraltareña y marroquí) y cuatro fronteras (terrestre-marítima española, España con Gibraltar, terrestre-marítima marroquí y la de Marruecos con Ceuta). Una atalaya semejante difícilmente se encontrará en otro sitio de la tierra.

 Si, colocados en este mirador sorprendente, nos ponemos las “gafas de visión histórica”, podremos “ver” numerosos episodios trascendentales en la historia de España. Veríamos los puntos de desembarco durante los años 710 y 711 en Gibraltar y Tarifa de los musulmanes que se establecieron durante ocho siglos en España. Por aquí pasaron en los años veinte del siglo pasado los barcos procedentes de La Coruña y Vigo cargados con miles de gallegos para la guerra de África, gran parte de los cuales murieron en Anual, el Barranco del Lobo u otros desastres de esa guerra colonial. Contemplaríamos los puntos de embarque en Ceuta y los de desembarque en Algeciras, Tarifa y otros puertos cercanos del llamado “convoy de la victoria” con el que se inició en Julio de 1936 la guerra civil española. Y tantos y tantos hechos históricos, en muchos de los cuales hubo una presencia y protagonismo importante de gallegos.

 Si utilizamos las “gafas de visión biológica” podremos ver la extraordinaria actividad que tiene lugar por tierra, mar y aire. La aérea especialmente impresionante e importante para los ornitólogos en época de migraciones, en la que se pueden ver millones de muy diversas especies de aves en sus viajes de ida hacia África y de retorno a Europa. Durante esa etapa migratoria expertos y aficionados españoles y extranjeros se concentran para la observación y contaje en lo que llaman la “Operación Migres”, de la que sacan importantes conclusiones científicas sobre la evolución de estas migraciones, sus causas y consecuencias.

 Por mar es más difícil la observación de especies migratorias como el atún, que ahora en primavera pasan del Atlántico al Mediterráneo para realizar el desove en sus aguas más cálidas y que al principio del verano retornan ya con sus crías al Atlántico. Fenómeno observado ya desde antiguo por fenicios y romanos que desarrollaron actividades de pesca y salazón de estos grandes peces y con los que elaboraban el “garum”, excelencia culinaria muy apreciada en Roma, a donde se exportaba. Fue el origen de las almadrabas que ahora en primavera están colocadas para esta captura de túnidos en sus cuatro sitios tradicionales: Conil, Barbate, Zahara y Tarifa, las únicas de España. Más fácil de observar es la presencia de cetáceos, abundantes también en estas aguas, lo que ha dado lugar a la proliferación de empresas  dedicadas al avistamiento de delfines y ballenas.

 Desde la óptica del transporte marítimo vemos el agua del Estrecho como una superficie surcada por 100.000 barcos anuales, un paso crucial en el transporte marítimo mundial, la llamada “calle más transitada del mundo”. Desde el punto de vista ecológico, una amenaza permanente de contaminación que más veces de las deseadas se convierte en realidad. Ahora mismo se puede ver asomando la punta del puente del chatarrero New Flame, naufragado a un  km. de Gibraltar cargado con muchos miles de toneladas de chatarra.

 Desde una visión de solidaridad humana, esos 14 kms. de mar son una tremenda fosa marina, cementerio para millares de magrebíes y subsaharianos cuya desesperación les llevó a intentar la travesía en patera, en balsas neumáticas o en otros materiales más frágiles. Una tremenda y vergonzosa separación entre el primer y el tercer mundo, que podemos contemplar con la misma nitidez que desde La Coruña se ve Mera y Santa Cruz o Cangas y Moaña desde Vigo.

 Informativamente, una fuente inagotable, diversificada y globalizada de noticias. Algunas iré desgranando desde este blog de nuestra también globalizada Galicia.

Identity Works

miércoles, abril 2nd, 2008

No soy expatriada laboral, no soy mejicana emigrada, no soy boricua, ni cubana, ni latinoamericana, y me llamo María Esther pero no me llamen María, Esther no es mi segundo nombre, es mi nombre. Sí, tengo dos apellidos y no pone Sra. Balliet en este documento porque no me he cambiado el apellido al casarme pero ese hombre de ahí es mi marido, ¡se lo juro!

 Soy española, y dentro de eso gallega, y dentro de eso vengo marcada por la idiosincrasia de haberme criado en la bonita ciudad de A Coruña teniendo una madre madrileña y un padre lazano (por si queda duda yo pongo en las postales que le mando a mi tía Rosa: Laza-Verín-Ourense-Spain). Mi marido tiene un apellido francés, pero es de Wisconsin. La familia por parte de su madre proviene de Cork, en Irlanda, así que como muchos americanos, se siente algo irlandés y desde que vino a Galicia de mi mano piensa que nuestra unión no es fortuita y que nuestra tierra lo devuelve a sus raíces (si buscan un americano que hable español con acento gallego yo se lo presento).

Uno entiende bien de dónde viene y al llegar a América necesita que los demás también lo entiendan. Abre un restaurante y vende filloas de sangre en la quinta avenida si le parece, o compra un cerdo y lo mata en noviembre en el patio de su casa sin vallar ante la mirada estupefacta de los vecinos. Yo el primer año me lo pasé haciendo tortillas y empanadas. Un día hice tres empanadas seguidas, no podía parar.

 No se confundan por favor, yo hablo español pero vengo de Europa, Spain, Spain, el país de la paella y los toros! no hace falta que me miren con lástima como si hubiese pasado grandes penurias para llegar aquí, ni que me regalen una barra de labios pensando que en España esas cosas no se encuentran, como ya hizo una pobre ama de casa acomodada amiga de mis suegros hace unos años movida por su ignorante vida a las afueras de Milwaukee. Esa misma mujer no quiso asistir a mi boda en Betanzos porque consideraba España un lugar peligroso, lleno de terrorismo y violencia. ¿Cómo le explicamos a Sharol que en Galicia no vamos armados, que comemos y vivimos igual o mejor que ella y que yo uso maquillaje profesional desde que tengo pestañas?  Se aceptan sugerencias.

La emigración de antes… y la de ahora

lunes, marzo 31st, 2008

Me gustaría empezar mi colaboración en Global Galicia repasando un concepto.

Emigrante: Que se traslada de su propio país a otro, generalmente con el fin de trabajar en él de manera estable o temporal (Diccionario de la Real Academia Española, RAE).

En esta definición encajaríamos todos, los que aquí escribimos, los que desde fuera de Galicia buscamos cada día, en este periódico, por ejemplo, una noticia que nos acerque a nuestro país, a nuestra región, a nuestro pueblo. Abuelos, padres, hijos. Y no es ésta, emigrante, una palabra dulce, no. Mucho mejor el término gallegos por el mundo, utilizado para este Blog. Y, aunque mi situación estaría bien descrita por el diccionario de la RAE, no siento yo que mis circunstancias vengan marcadas por lo que este vocablo ha significado.

Desde la experiencia de dos generaciones de verdaderos emigrantes en mi familia, esto en lo que estoy yo ahora, viviendo en Londres, fascinada con esta ciudad, añorando también, pero rodeada de comunicaciones, a una hora y media de Galicia, con suerte por la módica suma de 50 euros, y con algo más que una maleta entre mis manos, es otra cosa. Aprender o perfeccionar idiomas, estudiar, trabajar, hartazgo, amor, desamor, ambición, solidaridad, apertura, la tan mentada globalización, es lo que nos lleva ahora a muchos gallegos de mi generación a emigrar; yo diría, a salir de Galicia. No la pobreza, las guerras, las dictaduras… No hemos vivido aquella desesperación. Sigue sin ser un camino fácil, pero para muchos sí muy enriquecedor y excitante y, sobre todo, con la posibilidad de escoger. Aún así, compartimos todas estas generaciones de emigrantes gallegos las ganas de hallar “un futuro mejor” fuera de nuestra tierra.

Científicos como L. o como M., que en Londres y EEUU tienen más posibilidades de trabajo y más recursos para investigar; arquitectos como E. o como M., mejor pagados en el extranjero; estudiantes como L. o como R., que se han ganado la oportunidad de estudiar en universidades de prestigio mundial y vivir en Nueva York, eso sí, con una beca gallega; “nuevos” emigrantes como alguno de mis compañeros de bitácora; o como yo, que siempre estoy de regreso, pero nunca me quedo.

Tampoco son los mismos tiempos ahora que hace 50 y 60 años, no son los mismos tiempos en Galicia, pero tampoco lo son en “Las Américas” o “Las Europas”. Ya no se hacen “Las Américas”, ni “Las Europas”. Ya no vuelve nadie (o casi nadie) cargado de petrodólares. Ya difícilmente, con esfuerzo, podremos “aspirar” a una hipoteca. Ha cambiado nuestra ambición, que ahora es viajar más, ver más, aprender más. Y un salario no puede dar para todo.

También puede haber algo en lo que éstas, al menos tres generaciones desde mi experiencia, coincidimos: no es fácil hacer el camino de vuelta. Con lo claro que lo teníamos cuando partíamos, siempre con una idea de temporalidad, porque “para siempre” nunca se dice.

Vaya aquí un humilde tributo a los más de un millón de gallegos que habitan otras fronteras, y a los que están en Galicia y se preocupan por los que se han ido. A los que regresan y a los que no. Para todos, por igual, no es tarea fácil. A los “viejos” emigrantes sólo decirles: buen trabajo!