La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘estrés postraumático’

Vivir entre réplicas

jueves, marzo 18th, 2010

Han pasado más de quince días desde que tuviera lugar en Chile un terremoto grado 8,8 en escala de Richter, el quinto de mayor impacto en el mundo desde que existen registros.  Esta delgada franja de tierra, sabemos ahora, es sísmica por naturaleza. Caminamos sobre una falla.  Al parecer, el país contiene el 46% de sensibilidad sísmica del planeta y, esto, según se dice, nos asemeja a Japón. Estamos sabiendo mucho, por estos tiempos, sobre sismología y todos los fenómenos a ella relacionados, como tsunamis. Y no podría ser de otra forma: no sólo las consecuencias en vidas humanas y en destrozos materiales es inmensa sino que el terremoto, con sus secuelas llamadas réplicas, sigue hacièndose notar todos los días. Ayer, sin ir más lejos, en la región del Bío-Bìo, la réplica más alta estuvo en el orden de los 5,8 grados. El jueves pasado tuvimos que desalojar el edificio donde trabajo.

Poco a poco, los chilenos se van acostumbrando a la idea de que el suelo los seguirá meciendo, como una cuna traidora. Dicen que será por dos meses, aproximadamente. Este cataclismo de la naturaleza no sólo cambió la agenda política sino que alteró por completo nuestra vida cotidiana y, de paso, nos reveló que Chile es más modesto de lo que muchos creían. El ingreso a la OCDE, como buen alumno de la región latinoamericana al que había que premiar de alguna forma, ha pasado al olvido. Por ahora, la gente no habla más que del terremoto y se han multiplicado exponencialmente los casos de ansiedad y de consumo de antidepresivos. Un porcentaje significativo de chilenos está viviendo cuadros de estrés postraumático. Durante esta semana y providencialmente, porque estaba programado antes del terremoto, visita Chile Boris Cyrulnik, padre del concepto de “resiliencia” o capacidad de salir adelante frente a la adversidad. Nos viene como anillo al dedo la visita de un sobreviviente de campos de concentración como Cyrulnik. Se necesita a gritos voces de aconsejen, que consuelen, que otorguen perspectiva a los efectos ocasionados por este zarpazo de la naturaleza. Los medios de comunicación no cesan de mostras imágenes de los sobrevivientes, historias de dolor y de héroes anónimos lo que, de alguna forma, les permite seguir escarbando en la herida, bajo una apariencia de información que encierra un tanto de morbo. Por otra parte, la empresa privada se encuentra haciendo su Agosto y ha hecho del terremoto una oportunidad para la solidaridad, sí, la solidaridad como negocio.

El terremoto del 27-F en Chile reveló una parte del país que muchos no querían ver. Un Chile donde no son impensables los saqueos y los actos de vandalismo, descartando la idea de vínculos y de capital social; donde no existían protocolos y la institucionalidad para la emergencia era más que precaria; donde los inescrupulosos de siempre construían edificios burlando los controles antisísmicos y, así, suma y sigue. Este Chile que ostentaba récords en el combate contra la pobreza, habiéndola reducido de más del 30%, a principios de los años 90, a cerca del 13%, tendrá ahora que aceptar que se producirá un incremento de la misma, así como un empobrecimiento general de otros sectores, como la clase media. Es con relación a este sector que se habla del “terremoto mentiroso” porque, si bien no tuvo efectos tan dramáticos como se pudo observar en la zona del epicentro y en las costas, ha afectado de igual manera las viviendas de muchas personas que se ven ahora indefensas y sin recursos para arreglar tanto desperfecto. Este Chile seguirá conviviendo con el Chile “europeo”. Así nos ven muchos visitantes y tuve la comprobación hace poco tiempo, cuando nos visitó el Secretario General de la Xunta de Galicia. Esa era su percepción.

Otros, tratan de ver el vaso medio lleno y señalan que el país ha soportado mejor de lo esperado un impacto de más de 8 grados, poniendo como ejemplo el impacto devastador que tuvo sobre Haití un terremoto quinientas veces menor.

Como sea, ya nada podrá ser igual y se habla de la “generación del terremoto” como una forma de condensar el impacto que, sobre niños y jóvenes, tendrá este evento telúrico.