La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Estados Unidos’

Elecciones con tomate

lunes, noviembre 3rd, 2008

A medida que han ido pasando los últimos días de octubre en esta típica ciudad residencial americana de casitas y jardines con manicura francesa, he podido observar que los cartelitos de afiliación política que la gente planta en sus parcelas sin vallar se habían multiplicado de manera sorprendente durante la noche, cual grenmlin malo de película. El ambiente se caldea, los vecinos  han ido acercando lentamente sus pancartas correspondientes. Las que antes reinaban en mitad del césped, con aire reivindicativo, ahora delimitan las líneas de la propiedades colindantes, amenazadoras y apoyándose en el dorso de la pancarta contrincante del vecino. Una reza: Obama-Badin la otra: McCain-Palin

¿Quién no se ha enterado todavía de cómo está el patio pre-electoral norteamericano después de 21 meses de campaña? Claramente yo no quiero ni puedo hacer una análisis político serio, más bien puedo contar una historia basada en la percepción. En resumen, tenemos por un lado al abuelo veterano de guerra (candidato republicano a la presidencia) armado de coraje y energía durante los debates que se han ido sucediendo a lo largo de los últimos meses gracias a dos elementos fundamentales: unas gotas milagrosas que se pone en los ojos y que le permiten parpadear por minuto más que Betty Boo para ganar un aspecto jovial a sus ochenta y mochos, digo, muchos años; y la jovial señorita Palin, su candidata a la Vicepresidencia con aspecto de institutriz de Heidi pero más joven y guapa, que según las fuentes se ha gastado más de lo presupuestado en mantener el recogido y el maquillaje que la caracterizan, nada menos que 150.000 USD.

De Palin sabemos que es o era alcaldesa de un pueblo de Alaska y que su hija de 17 años se ha declarado recientemente en estado y que la familia del novio y el novio han anunciado públicamente que habrá enlace. Final feliz para una joven de 17 años… No sabemos si esto es algo frecuente o no en los estados norteños, lo que parece obvio es que Palin contribuye al enigma de Alaska.

El abuelo republicano por su parte es un orador elocuente y su veteranía militar le da un tono algo paternalista, sus años en el EJERCITO y su EXPERIENCIA. Atención a las palabras resaltadas pues son las que salen de su boca cada vez que puede y representan la base de su campaña. Su mensaje es claro: “Yo se cómo hacer esto porque tengo experiencia y porque soy un veterano de guerra. Tú Obama, hablas mucho pero no tienes ni idea de cómo hacer lo que quieres hacer llegado el momento. No estarás a la altura de las graves circunstancias en las que nos encontramos. Eres muy joven y como tal, inexperto e impulsivo. Tomarás medidas precipitadas y retirarás a nuestras tropas apresuradamente sin traer victoria y honor al pueblo americano”.

Obama (el demócrata, para no perder a nadie), representa el sueño americano y  parece haberse convertido en el profeta del cambio. Negro, pobre y criado en una casa sin figura paterna, accede con beca a una universidad de la élite del Ivy League, se gradúa en derecho, se casa con una mujer tan o más inteligente que él, también de origen africano, se convierte en senador y en un soplo es candidato a la presidencia de los Estados Unidos. Todo esto antes de cumplir 50.

A estos logros hay que sumar el hecho de que el candidato demócrata y su campaña política hayan despertado el interés por la política de sectores de la población tradicionalmente desconectados con la vida política y con su derecho al sufragio. Otro hecho sorprendente es que Obama haya sido el primero en “convertir” en demócrata un estado como Virgina, de corte tradicionalmente republicano.

El estilo cercano, solidario y su preocupación por los problemas sociales nos hacen olvidar por momentos que las diferencias en materia de seguridad social, seguro médico y sistema educativo todavía se alejan bastante de las  políticas sociales que disfrutamos en Europa y que, en realidad, el cambio social no será tan pronunciado gane uno u otro. ¿Será capaz si gana de gestionar el cambio que nos promete? Eso está por ver, desde luego tal y como están las cosas para el que gane hay que admirar sus ganas de asomarse al puesto.

Por mi parte y debido a las limitaciones que me otorga mi condición de residente legal sin derecho al voto me dedicaré a observar muy de cerca durante las próximas horas (y más desde el punto de vista sociológico), las reacciones de los habitantes votantes que me rodean y a compartirlas lo mejor que pueda con los amigos de GG. Stay tunned!

Pd: Esta mañana, lunes 3 de noviembre, se comenta de nuevo el gran interés que han generado estas elecciones en el mundo y entre personas que históricamente no se han molestado en ejercer su derecho al voto. El desconocimiento del sistema por parte de estos votantes, (la mayoría en zonas menos favorecidas de las grandes ciudades) y la creciente complejidad que parece caracterizar a las urnas americanas ponen en peligro que un elevado número de votantes no pueda o sepa llevar a buen fin su voto. De seguir así, en lugar de un MBA será necesario haber completado un MVA (Masters in Vote Administration) para asegurar el buen trámite de las mismas.

Vamos a Cambiar el Mundo

domingo, noviembre 2nd, 2008

Primero fue mi hijo de 12 añ0s el que empezó   insitistiendo  que Obama ganaria las elecciones, algo que en aquel entonces me parecia bastante lejano y no de mi agrado. Yo, como muchos otros educadores, estaba  con Hillary Clinton. Lo de Hillary no pudo ser,  demostrando una vez más que, pese a los años de lucha por romper barreras, hay muchos que todavia no aceptan a la idea de que una mujer fuerte, ambiciosa  y preparada llege a dirigir los USA.

Mucha gente de España me ha preguntado por que no las mujeres no apoyaban a  Palin. Lo que yo puedo decir es que, a mi, su nominacion me parecio que demostraba una actitud de  falta de respecto a la mujer que lucha por la igualdad en todos los aspectos.

Pero si,  será Obama. Obama tiene el carisma y el caché de romper otra  de las barreras mas significativas de la historia de America.  El próximo martes yo votaré por el y llevaré a mi hijo conmigo  a las urnas para que se sienta parte de este momento historico.

Todo fachada

jueves, octubre 30th, 2008

“Este es el país de las mentiras” me decía un mexicano esta mañana. El hombre se refería a las casas y los materiales que se usan para la construcción. La estructura y vigas suelen ser de madera y las paredes de formica. Todo muy bonito y aparente, casas que son verdaderas mansiones pero que se caen cuando el viento sopla algo más fuerte de lo normal. Lo importante es que parezcan  de verdad, no que lo sean.

Todo fachada también en la campaña de McCain o  al menos eso parece despues de que se gastaran   en un  mes 150000 dolares en maquillaje, ropas y peluqueria para Sarah Palin. La gobernadora de Alaska está más guapa , eso no lo podemos negar, pero que es lo que hay debajo del envoltorio? Sigue pensando Sarah que tiene experiencia internacional porque vive en Alaska y Rusia está al otro lado? 

En un país optimista el mensaje agrio de McCain cansa, y sino que se lo pregunten a Joe el fontanero, que ayer se escaqueó  y dejó a McCain colgado en un mitín. Joe, ¿donde estás?Halloween es mañana, las casas(de mentira)están adornadas con momias y fantasmas(de mentira). Por cierto, algunos dicen que Joe también es de mentira(no tiene   licencia).

¿Tendrá este país un presidente, “de verdad”?

Propinas

domingo, julio 13th, 2008

Siempre he sido más “agarrao que un chotis” para las cosas del pecunio por eso, no acabo de digerir el tema de las propinas que aqui, en toda América del Norte se estila tanto. Y es que, mis queridos parroquianos, es costumbre tanto en los Estados Unidos de América, como en los de México (porque si, México es una República de Estados Unidos Mexicanos) como en Canadá, soltar entre un 10 y un 15% en concepto de “tip” para pagar al atento servicio. Si uno se pone sesudo en plan sociólogo puede relacionar esta cuestión con el carácter ultraliberal de la economía norteaméricana pero no sé hasta que punto se debe a ello. En cualquier caso, desde que uno sale de casa se pasa el dia soltando moneditas a diestro y siniestro: que si al sempiterno niño del super que pone los productos en la bolsa, que si al aparcacoches que aparece milagrosamente bajo cada tapa de cualquier alcantarilla cuando ya has encontrado un lugar para estacionar (hallazgo que se atribuye el pedigüeño sin rubor alguno, y por el cual factura la dolorosa) , que al que se lanza en plancha sobre el coche para limpiarte el cristal, al camarero de turno, por supuesto, al disminuido de cada uno de los semáforos, o al que te lo pide gentilmente con un cuchillo en el cuello.

 En definitiva, si venís a América…traeos mucha calderilla.

Observacións aleatorias

jueves, julio 10th, 2008

A mina relacion coa cultura que parasito ten cambiado moito no último ano. Certo é que nunca pasei pola fase de prexuízos que parece ser habitual cando un menciona o Imperio Gringo en Espana, se cadra porque tamén era mala idea virme a disgusto. Tampouco cheguei á fase de adorar cada cousa que fan e pensar no mal que estaba eu en Galicia antes de coñecer X ou de desfrutar dunha cultura que realmente aprecia Z. Me manteño nun confortable punto medio: é un lugar cómodo para vivir e costa afacerse a algunhas barreiras culturais e idiomáticas, coma en todas partes (vale, no fondo sigo pensando que están todos tolos).

A equidistancia ten mala fama, xa o sei. Vaia na miña desculpa que esta cidade, por moito que o intente, ten ben pouco que ver co resto de Estados Unidos. Non vou dicir que ‘respira un ambiente europeo’, pero case é así. O feito de que esto sexa un “crisol de culturas” (expresion pouco agraciada) seguramente estea na explicacion de que Nova Iorque sexa máis laica e máis liberal có resto da Federacion e que polo tanto eu polo menos non tivese un impacto tan forte coma se me mudase, eu que sei, á Luisiana. A poboación é aberta e en xeral bastante simpática (máis no verán ca no inverno, máis os camareiros cós dependentes, máis na rúa ca no metro). Lles costa pouco achegarse cando te ven desorientado para preguntar se che poden axudar (non “se precisas axuda”). Tamén é verdade que despois fan cousas como saír do bar a preguntarche se houbo algún problema porque non deixaches propina ou acondicionar as oficinas no sentido inverso ó clima para que pases frio no verán e calor no inverno. Si, dende logo a noción de eficiencia enerxética non callou moito por aquí.

É tradicional dicir que un dos problemas económicos españois ten que ver coa baixa productividade. Dito doutro xeito, que temos fama de lacazáns. Que alguén mo negue. Vendo ós americanos traballar se comprende moito mellor. Non sei se lles ven da devoción que no fondo parecen sentir polo exito profesional pero estas xentes son un prodixio da adicación e devoción pola empresa. O espírito competitivo aflora en todo e, como diria un compañeiro meu: aquí non lles gusta perder nin nas rifas. Non cheguei ó punto de sentirme mal porque a miña pausa para o cafe dure máis cá da media ou estar a escribir esto dende o despacho, pero se cadra esa xestión eficiente do tempo á das cousas que debería aprender deste país.

Cousa sorprendente é o moito que se coidan fisicamente e si, esto se cadra tamén é cousa exclusiva de Manhattan e de que a illa teña a media de renda máis alta dos Estados Unidos ($100.000/mes). Ximnasios en cada esquina, ciclistas agardando para atropelarte en calquera rúa e corredores a todas horas dando voltas arredor de calquera metro cadrado con céspede. Saúde ou estética? Eso xa é máis difícil de saber porque a expresión que usan para unha cousa vale para a outra. To keep fit: “Manterse en boa forma, manter a figura”.

As cousas malas, para outro post. Anoto a primeira: non hai pinchos de tortilla.

Educación

viernes, mayo 23rd, 2008

Hace unos días apareció un artículo en la prensa española  sobre la  idea de que los estudiantes con destacadas habilidades intelectuales necesitan un apoyo educativo especial.

Yo soy madre de un niño que ha sido  identificado  como “superodato”  a muy temprana edad. El pertenece a un seleccionado grupo que incluye al 3% de  estudiantes que tienen el  puntuaje más alto en los exámenes estandard del Estado de NY de matemáticas, lectura y ciencias.   Desde que ha sido identificado, y aunque él ha estado siempre en la escuela pública y en clases regulares,  él ha estado recibiendo una enseñaza adicional a la que reciben los demás  estudiantes de su clase y de su grado.  El sistema por el cual mi hijo y otros estudiantes han sido  identificados proporciona clases de enrequecimiento educativo  adicional, permitiéndole a estos estudiantes aprender a un nivel más avanzado la misma materia que los demás estudiates en sus clases. Eso no quiere decir que aprendan las materias de grados más altos, sino que estudian en su grado,  pero a más  profundidad.

Este sistema se practica en muchos districtos escolares en el Estado de NY,  tiene muchas ventajas, pero también sus fallos. Una de las quejas que más se escucha es que el sistema establecido hace demasiado énfasis en un limitado grupo de inteligencias, matemática y linguistica sobre todo, dejando de lado  a otros tipos de inteligencia no menos importantes. 

Otro problema con este sistema es que  no  tiene muy en cuenta la diversidad cultural existente en muchos districtos escolares. Si bien es común  encontrar  estudiantes orientales, hindus y anglosajones en estos programas,  es difícil encontrar una representacion fidedigna de la demografía del districto en cuanto a estudiantes latino-americanos se refiere.   

Las ventajas educativas de este sistema son ovias y los estudiantes que califican para  llevar una enseñanza enriquecida  se benefician de manera  importante.   El sistema educativo del Estado de NY no ve con buenos ojos suspender a los estudidates o retenerlos en grados por debajo de sue edad cronológica, lo que conlleva a que por  norma general , en una clase regular siempre hay varios niveles de habilidad.  Los estudiantes que necesitan más apoyo son los que toman más atención por parte del maestro/a. Por otro lado, los estudiantes que ya están a nivel de grado, o que lo  sobrepasan no reciben la misma atención, lo cual suele crear conflictos en la clase. Este sistema permite que cada estudiante aprenda al nivel que es capaz de llevar, eliminando alguno de los problemas de comportamiento en la clase.

Yo creo que esta es una pieza clave para mejorar el sistema educativo en España. En primer lugar,  cada estudiante debe recibir una enseñanza que esté adaptada a su nivel intelectual y educativo. En  segundo lugar, se debería pensar un poco más en los perjuicios de agrupar a estudiantes de diferentes edades en la misma aula escolar.  

Con lo que repecta a mi hijo, él se ha benieficiado inmensamente de este sistema.  Cuando sale de la clase para asistir a las clases de enrequecimiento  él se encuenta con estudiantes que están a su nivel intelectual.  Estas clases crean retos para él y lo motivan. Esta oportunidad de estar con otros niños/as del mismo nivel intelectual le proporcionan  el estímulo intelectual que no puede encontrar en la clase regular.

Por último, me gustaría añadir que espero que en España los padres exigan a las autoridades educativas el adoptar un sistema escolar que incluya a este tipo estudiantes ya que los más beneficiados serían sus hijos/as.

Misión tejana

martes, mayo 20th, 2008

De vuelta a la oficina, con el estrés que conlleva una bandeja de entrada repleta y el trabajo acumulado durante una ausencia de la oficina de casi dos semanas, conviene respirar hondo y dedicar unos momentos a la reflexión, al resumen y a la redacción de un escrito que hable de la experiencia que hemos tenido unos cuantos afortunados gracias a la última misión comercial de España en el estado de Tejas organizada por la cámara American Chamber of Commerce in Spain, la cámara de comercio americana en España.

Del 12 al 17 de mayo, un grupo de empresarios procedentes de distintos sectores hemos recorrido las ciudades más importantes del estado de Tejas en busca de nuevas oportunidades de negocio. A lo largo de nuestra visita nos han definido como los nuevos misioneros comerciales, encargados de restablecer los lazos históricos, culturales y comerciales entre España y Tejas.

Vienen a mi mente fragmentos de conversaciones y ponencias, vuelos con turbulencias, conceptos, percepciones e ideas recopiladas durante el viaje y busco un título para este informal artículo que concibo como preludio de lo que van a protagonizar las empresas españolas que se propongan materializar sus planes de expansión comercial en territorio tejano: Reconstruyendo el Camino Real, Nos faltaron los tejanos, España se pone las botas, Vaqueros de traje y corbata… Algo que defina y refleje el propósito de esta misión. ¿Qué buscábamos? ¿Qué encontramos? ¿Qué aprendimos?

Empecemos diciendo que las tres preguntas están relacionadas pues lo primero que buscábamos era ampliar nuestro conocimiento sobre cómo hacer negocios en este estado, y encontramos realidades que nos ayudaron a romper estereotipos y por tanto a aprender sobre la situación  de este estado. Percibimos por un lado la magnitud territorial de Tejas, las diferencias existentes entre las subsociedades que la pueblan, su hospitalidad y su particular manera de atraer inversión extranjera y promocionarse como si de una empresa privada se tratara. Su mensaje era simple y directo:

“We want you here and here is why you want to be here too”

Por un lado tenemos la ciudad de Dallas, de corte conservador, tradicional, donde reside un gran número de familias del denominado “oil money” afortunadas y nunca mejor dicho, que amasaron riqueza gracias a la explotación del petróleo. Un vuelo de una hora nos traslada a la sorprendente Austin y su idiosincrasia. Su actitud nos hace pensar en Bolder, CO o en Madison, WI. El liberalismo y la multiculturalidad fomentada por la gran universidad que hospicia se respira en el ambiente. La música es omnipresente en Austin, nos entretiene y nos hace vibrar sorprendidos, descubriendo toda esta complejidad que sintetizamos durante nuestra corta visita. Houston es nuestra última parada, la ciudad nos recibe en su particular estilo, mucho mas frío si cabe y enfocado a los negocios y al desarrollo. Como gran urbe que es, viene a justificar la prosperidad económica de este estado y cuando uno se encuentra allí comprende el porqué de esta prosperidad económica aislada y concentrada actualmente en suelo tejano“so this is what the fuzz is all about”.

Claramente cuando uno acude a una misión comercial busca ampliar su área de negocios y encontrar por un lado un entorno favorable para hacerlo y por otro lado personas que lo faciliten. Creo que en ese sentido podemos decir “Misión cumplida”.

P.D.: Como gallega afincada en Estados Unidos y trabajando por y para el éxito de la empresa española en estas tierras quiero dar las gracias y desear suerte a Luis, Miguel, Alberto, Xavier, Antonio, Rubén, Ana, Francisco, Guillermo y Luis, Belén, Glynis, Marc, Jaime, Mario, Lalo, Ernesto (alias asturfeito), Daniel, Eduardo, Miguel A. Fdez., Adriana, María Velásquez, Sarah, Ana Pallares, Christina, Eric y Miguel (GB) por hacer de mi viaje una experiencia inolvidable. Espero que la prosperidad de nuestras actividades correspondientes nos lleve a trabajar juntos y a mantener el contacto fuerte y tangible que haga que todos estos proyectos conozcan el éxito que se merecen. Como dice nuestra nueva amiga Mary Kay: “If you see it happening, it will happen” Un abrazo.

Notas desde Kerala, India

martes, abril 22nd, 2008

viaje-a-la-india-1241.jpgHan pasado cinco noches y todavía siento el jet-lag. Me acuesto alrededor de medianoche, a las 3 de la madrugada me despierto, tanto que no consigo reconciliar el sueño. Dormir nunca ha sido un problema para mí, duermo como un bebé así que me veo forzada a ingerir un par de pastillas de vez en cuando que me ayuden a  atravesar las largas noches del sur de la India.

Sentada en la cama con mí portátil intento conectarme al mundo que conozco, oigo cantos religiosos nocturnos a lo lejos procedentes del templo más cercano, que envuelven mi cuarto como una banda sonora.  Me encuentro en un orfanato en las montañas – dos horas al norte de la ciudad de Cochin – en la casa de los directores del centro; una pareja de mediana edad viviendo en su oasis de intelectualidad.  Ella es profesora en la universidad, él parece haber llevado una vida política, de la que se ha retirado pero no por completo, decido no indagar demasiado en su actividad actual por miedo a caer en la indiscreción. Parecen gente respetada y respetable. Yo nunca los olvidaré.  

Guardo mucha esperanza por la raza humana cada vez que viajo. La mayor parte de las almas con las que me he cruzado hasta el momento han sido amables, exceptuando tal vez la del conductor del mini-bus que me recogió en la puerta de mi casa para trasladarme al aeropuerto de JFK. Procedente probablemente de alguna localidad del centro del estado de Nueva Jersey, este sujeto presentaba una barba mal cortada, el pelo largo en la nuca, los pantalones vaqueros de corte desfasado, las botas, la camiseta blanca, la gorra de la compañía de transporte,  aliento a tabaco, una voz molesta que utilizaba a gritos y un gusto por el café de gasolinera. Aún peor resultaba su necesidad de hablar y hablar de cosas intranscendentes. Sufrimos todos; particularmente el pobre abuelo emplazado – me atrevo a decir que por su adorable nuera – en el asiento del copiloto. Cabe   mencionar el alto grado de xenofobia que lo caracterizada, y que él mismo se encargaba de promulgar con incesantes comentarios cargados de ignorancia hacia los allí asistentes.

Transcurridas dos horas de atasco y cantinela, el ramo de flores marchitas de este autobús estaba compuesto por el abuelo anglo, un señor hindú hombre de familia que acudía a Newark a recoger a su mujer y a sus hijas (a quienes no veía desde hacia dos años), una pareja de turistas argentinos y yo, una joven galleguiña de A Coruña. El despacho de pasajeros tuvo lugar según el orden de preferencia del conductor y claramente, el hablar español con mis amigos argentinos me puso en desventaja pues a pesar de haber pasado por nuestra terminal primero, fuimos los últimos en ser despachados y por poco perdemos el avión.   

¡Qué diferente al servicio que he estado recibiendo desde que aterricé en la India! Nuestro conductor ha sido tan amable, tan dispuesto, tan humilde, tan risueño…y tan despistado y soñador que casi nos matamos ¡en dos ocasiones!  La primera vez ocurrió cerca del aeropuerto, al poco tiempo de habernos instalado en su todoterreno, atropellando a un señor que viajaba en una motocicleta sin casco y con un niño, también sin casco. El ruido de los frenos, la aproximación irremediable, el sonido reiterante del impacto, cierro los ojos y prolongo el momento de abrirlos por miedo a la imagen que iba a contemplar. Nos hemos parado. Dentro del vehículo todos estamos bien (creo), afuera, dos cuerpos yacen en la carretera.  De pronto, más de una docena de hombres se acercan y golpean las ventanillas de nuestro coche con tanta fuerza que empiezan a balancearnos, hablando a gritos en un idioma que ninguno de nosotros entiende, cruzo miradas con ojos oscuros y penetrantes y cargados de emoción mientras el miedo se instala en todo mi cuerpo. [Continuará] P.d.: el hombre y el niño salieron ilesos del accidente.  

American dream

jueves, abril 3rd, 2008

Lo vemos en las películas, en la historia real de personajes americanos mundialmente aclamados. ¿Qué ocurre en este país que hace que lo que parece imposible o ficción ocurra realmente y nos deje atónitos de nuevo delante de las pantallas del televisor? ¿En qué consiste ser americano y por qué nos importa tanto lo que pase en este lado del charco?

Tras cinco años viviendo en este país y diez en contacto directo con sus gentes y costumbres creo que América hoy es como me explicaba una profesora en la facultad de letras de Aix, en Provence, “un gran bol de ensalada” donde cada elemento aporta un sabor y un color diferente, haciendo que el plato quede lleno de color, sabor y textura. América es el resultado de las personas que llegan a ella cargadas de sus respectivas costumbres e historias. Considero que aquí existe la oportunidad de observar y aprender de los demás cada día, es un sitio global, de convergencia de cultura, raza y religión.

Posiblemente su fortaleza provenga de esta unión de elementos, del afán de superación de los que deciden o consiguen instalarse aquí. En los meses posteriores a los atentados del 11-S se veían carteles por todas partes; en las puertas de las casas, en los paneles de las carreteras, en los bolígrafos en la consulta del médico, en las portadas de las revistas, en las batas de las enfermeras, en las pegatinas de los coches, en las bolsas de la compra. Todos ellos rezaban: “United We Stand”, “Unidos nos Mantendremos en Pié”, ¿y a quién le cabe la menor duda de que lo harán?

Somos muchos los que en ocasiones ridiculizamos la simpleza del americano medio, nos burlamos de su mentalidad infantil, de que escriban utilizando frases cortas y prefieran no crear oraciones subordinadas de tercer grado. Tras oponerme durante los primeros años, he de reconocer que el acercamiento simplista de las cosas que tiene el americano y la ñoñez con las que celebra y aborda las pequeñas y grandes cosas es liberadora y sana, especialmente para la mente europea, acostumbrada a que un simple trámite administrativo se torne en un proyecto de largas horas de dedicación y a que las relaciones humanas sean mayormente complicadas. En América por el contrario la gente tiende a querer ver un final feliz en una película y en la vida, aunque no sea lo más realista y se esfuerza en simplificar absolutamente todo lo que pueda.

Tal vez su éxito radique en la visión optimista y sin complejos que tienen de las cosas. Los amigos se abrazan cada vez que se ven y se dicen te quiero si hace falta. Es agradable. Hace un par de años, cenando con Carlos Núñez en una hamburguesería de Chicago tras un concierto que había dado con los Chiftains, hablábamos precisamente de estas cosas, mientras veíamos los oscars en la televisión (aquella noche se reconocía el score de la película Mar Adentro). Nuestro gaitero me decía que le asombraba la positividad y la mentalidad alentadora de los americanos. Admiraba que aquí se animase a una niña sin aparente talento musical a continuar practicando con una frase de tipo “buen trabajo” o “lo haces muy bien” por cada nota que daba. – Si fuese en España, le dirían que abandonase la música.

Tengo que estar de acuerdo con esa afirmación, pues no olvido que fue mi profesor de inglés de COU quien me dijo que me dedicase a la poesía, que el inglés no era lo mío. Por suerte no le hice mucho caso. Hoy soy traductor jurado del ministerio de Asuntos Exteriores, tengo tres licenciaturas en traducción y dirijo una empresa de servicios lingüísticos en America.

Volver a casa

martes, marzo 25th, 2008

Ahora estaba frente a la ventanilla, donde nada importaba más que los minutos interminables y la persona en cuyas manos se encontraba mi destino. De nada valía mi bolso de diseño, mi pelo recién peinado en una buena peluquería coruñesa o mis joyas. Todos los elementos que me separasen de la mayoría de los compatriotas a los que yo observaba con cierto desdén, desde mi condición de emigrante sentimental venida a más, carecían de importancia en estos momentos.

Me encontraba en la Embajada de los Estados Unidos de América en Madrid, la fecha, 8 de agosto de 2007. Ya habían transcurrido más de 24 horas desde que me había encontrado el infortunio en el aeropuerto de Barajas, donde a pesar de mis esfuerzos para evitar a última hora que la señorita de facturación viese mi tarjeta de residente en mi mano el destino se rió de mí. –¿Mi dirección en Estados Unidos? Sí, sí ya se la digo, deje que guarde esto en la cartera. -No la guarde, no, déjeme ver su tarjeta de residente… Yo sabía que esa tarjeta estaba caducada y que había tenido suerte de haber pasado el control de seguridad de inmigración para llegar al mostrador de facturación, donde solamente quedaba pesar la maleta y recoger la tarjeta del embarque.

Ahora, una empleada impertinente con acento de barrio madrileño, rellenita y con corte de pelo masculino se había empeñado en hacerme difícil el camino de regreso a Filadelfia… Más tarde supe que era una sustituta contratada temporalmente en agosto y que mi justificante de renovación del permiso de residencia era más que suficiente para viajar (Te entiendo, espero que encuentres sentido a tu vida, dejes de tocarle las narices a los que no son como tú y aceptes el mundo en el que nos ha tocado vivir). 

Tengo 28 años, soy gallega (coruñesa) y hace unos 11 que viajo por el mundo. Los puntos clave de mis viajes donde he estudiado o residido han sido por orden cronológico: Madrid, Dublín, Marbella, Aix en Provence, Liverpool, Granada, Milwaukee, Madison, Chicago, Barcelona y Filadelfia, donde actualmente resido. Soy hija de padres divorciados residentes en La Coruña, fui al Colegio Liceo y tuve una insignificante carrera como modelo que culminó y terminó en el programa matutino de María Teresa Campos. Hoy eso queda lejos, soy empresaria, tengo amigos por todo el mundo, hablo muchos idiomas y puedo decir soy un feliz híbrido de raíces claramente gallegas. Creo haber aprendido a vivir “trasterrada”, como menciona Ángeles, aunque la condición de emigrante trae consigo un alto grado de confusión que azota cuando menos te lo esperas. 

-Tienes que irte a la Embajada, hoy de aquí no pasas.  Recibía esta noticia con el ruido de taladro y las cortinas de plástico cubre reformas, la gente y el caos se apoderaban paulatinamente del aeropuerto y de mis oídos mientras me alejaba de allí estupefacta y asustada ante la adversidad que había inundado mi día…el desastre estaba servido.  A ese momento le siguieron otros igual de frustrantes, el calor de Madrid en agosto, la sensación de que todo funciona a medias durante ese mes, la confusión y la desesperación. Personajes que surgieron de la tierra como aquel operario del aeropuerto que por unos minutos se convirtió en mi ángel de la guardia, abriendo puertas de acceso restringido como una bala mientras se unía a mi causa y me hablaba como a una hermana pequeña. 48 horas de soledad, taxis y gastos inesperados, minutos contra reloj, ojos apenados de la gente que escuchaba mi historia con interés, una funcionaria redentora (Débora) que dijo que me ayudaría y que nunca llegaba al trabajo a la hora, un teléfono que tras horas de espera de alguna noticia sonaba con la voz de Débora al otro lado del hilo, sobre el cual me abalanzaba yo bajo la atenta mirada de una recepcionista solidaria. Marines norteamericanos que se saltaban alguna norma para ayudarme a hacer llamadas al exterior, mesas para uno en restaurantes de moda de la Castellana, pelos peinados ya en una peluquería de poca monta, de las que solamente existen dentro de los centros comerciales españoles. 

Delante de aquella ventanilla en la sala de espera en la que ya solamente esperaba yo todo parecía absurdo y disfuncional. Mientras agarraba el sobre cuyo contenido permitiría la conclusión de este viaje cargado de alegrías, emociones, recuerdos, vistas al mar, desengaños y paseos por San Andrés, recordé precisamente en qué consistía volver. Pronto os hablaré de la vida en América, de la crisis económica y de cómo nos afecta a los que no estamos aquí de paso, de cómo se creó Covalingua desde cero, de la importancia del historial de crédito en Estados Unidos, de los retos de un matrimonio bicultural, de cómo nos comportamos los españoles en el exterior y de lo que se os ocurra preguntarme.