La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘emigrante’

“Ese oscuro objeto de deseo”

sábado, febrero 21st, 2009

Sí, refírome o voto emigrante, ese do que case ninguén fala pero todos queren, todos protestan polo seu funcionamento pero ninguén fai nada para arranxalo.

Estes días o blog móvese bastante e por suposto o tema principal non podía ser outro, as Eleccións Autonómicas. Non me gustaría meterme demasiado en loar ou criticar a uns ou a outros, ou en tódalas polémicas e trapos sucios que se están a sacar para perxudica-lo contrario. Por desgracia, as campañas electorais rematan sempre sendo máis unha loita barrio baixeira en lugar dunha loita de ideas. O tema que me está de verdade a interesar e polo que vexo tamén a outros “blogueiros” e “foreiros” é o do voto emigrante. Tampouco me quero meter a criticar o caos e desorganización que case que sempre o protagoniza, senón máis ben a cuestión filosófico – política de si deberiamos votar os Galegos do exterior.

Hai unha tendencia a relacionar a xuventude actual con apatía, non só pola política senón por todo tipo de movementos sociais que requiran pensar, mobilizarse ou protestar. Somos as veces considerados como unha xeración de desinteresados, incluso malcriados, nós non vivimos unha dictadura e parece que todo nos foi máis sinxelo. Non podo estar máis en desacordo, coñezo e detecto moito interese na xente xoven por involucrarse, ou polo menos interesarse polo que acontece no país. Non recordo moi ben cales foron as primeiras eleccións nas que puiden votar, penso que foi no 1997, pero recordo moi ben a ilusión que me fixo, considereino case un deber, se queres protestar e esixir, tes que participar, pensaba eu, e prometinme a min mesmo que eu votaría sempre, sen escusarme no clima, na resaca do día anterior (¡e daquela éranche boas!) ou na desilusión que cando pasan os anos e as sucesivas eleccións un vai acumulando porque todos prometen pero poucos cumpren. O que non sabía eu no 1997 cando comezaba na Universidade era que esa escusa podería ser o vivir noutro país.

Deixei Galicia no 2004 para virme para Escocia, e nas primeiras eleccións que me colleron fóra, fixen todo o posible para poder votar, no 2005, as históricas autonómicas nas que Fraga perdeu o poder, ¡como non iba a eu a colaborar!. Só levaba 9 meses en Escocia, isto parecía máis unha aventura que unha decisión a longo prazo. Cinco anos despois e aquí sigo, feliz no meu traballo e instalado, comprando a primeira vivenda e coche da miña vida despois de estar sempre de prestado na terra dos meus antergos. Non se pode negar que se vai perdendo un pouco o contacto, os correos e chamadas ca familia e amigos vanse espaciando, e non tódolos días pode un sentarse tranquilo e conectarse a Internet para ver que se coce por alá. Cousas que antes considerabas unha estrañeza como conducir pola esquerda, beber unha pinta de cervexa negra ou que berren tanto cando hai un corner no fútbol coma se marcaran un gol, son normais. Fas os teus amigos, empezas a paga-los teus impostos, pides unha hipoteca e berras en Inglés – Escocés por teléfono cos do gas porque non che viñeron a arranxar a caldeira. Vives entre dous mundos, co teu traballo e vida aquí, e aproveitando ata o último día de vacacións para visitar Riveira. Os de alí estráñanse polo de aquí, os de aquí preguntan polo de alí. “¿E que fas en Escocia co bonito e o bo clima que tedes en España?, e “¿cando pensas volver?, ¿non quedarás alí toda a vida?”. Un síntese un pouco apátrida, feliz e agradecido a este país pero sempre cun ollo en Galicia. Ata que un día recibes unha carta da oficina do censo electoral comunicándoche que podes votar nas próximas eleccións ó Parlamento Escocés e o Concello de Stirling. Unha vez máis fíxome a ilusión de 1997, coma se tivera outra vez 19 anos, vou decidi-lo futuro de Escocia, ¿e por que non?. Pero eu é que non podo facer nada sen darlle moitas voltas á cabeza así que empezo a sentir vértigo, ¿quen son eu para votar aquí? Nin máis nin menos que nas eleccións nas que un partido que pode gañar e que en condicións normais, por ideoloxía, eu votaría, pretende convocar un referendo pola ruptura do Tratado de Unión que en 1707 uniu a Escocia con Inglaterra. Demasiada responsabilidade pensei eu. Despois de moita falar e filosofar con amigos Escoceses e Ingleses, case que pedíndolle permiso, decidín votar, eu tamén teño dereito a decidir.

Estamos no 2009 e atopámonos cas mesmas discusións neste tema que fai catro anos. Xente que opina que non deberiamos votar, que xa non vivimos aí, nin pagamos impostos, só os residentes deberían escoller os políticos que terán que aturar. Outros pensan que a condición de emigrante, aínda que sexa permanente, non che ten porque facer perder os teus dereitos de cidadán galego, si, pero ¿que pasa cos galegos noutras comunidades españolas?, din outros.

E un que se sinte aínda máis apátrida, moitos dos da miña terra síntense incómodos ca idea de que os de fóra decidamos unhas eleccións, moitos de aquí aínda máis incómodos con que estranxeiros decidamos as súas. E eu penso, que aquel ilusionado rapaz de 19 anos que votou por primeira vez en 1997 e se prometeu a si mesmo que nunca perdería unha cita terá que ter o seu dereito a voto nalgures, ou que pasa, ¿son de verdade un apátrida?, ¿ou son Escocés?, porque moi contento e agradecido estou, pero Galego son e serei toda a vida.

Recoñezo que nisto vou dando tumbos e cambio de opinión, teño coma un conflicto interno, especialmente despois de ler opinións ben argumentadas como algunhas dos foros estes días. Pode que o meu problema sexa que lle dou demasiadas voltas, así que espero que un asiduo do blog me permita coller prestada e utilizar aquí a frase dun do seu profesor: “philosophy tells you a lot of things -but it doesn’t solve any problems for you” (Sousa-Pousa dixit) e facer o que considero máis correcto sen importarme o que outros pensen do tema porque ó final neste asunto non hai correcto ou incorrecto, un ten que facer o que lle pide ó corazón e a cabeza.

Pode que a pesares de levar xa varios ano fóra (¡e os que quedan!) e de sentirme un pouco apátrida, a pesares de estar contento en Escocia, que me deu as oportunidades que non atopei en Galicia na miña profesión, e a pesares de que aquí teño agora a miña casa,  non deixo de sentir un profundo desexo de intervir e opinar todo o que poida nas cousas de alá, incluso aínda que as veces trate de evitalo porque sinto que xa non me corresponde. Ou pode que si que me corresponda e que o que goberne vaia a mellorar sustancialmente a inversión en I+D para que xente coma eu poidamos atopar traballo aí ou pode que sinxelamente siga estando ilusionado como en 1997 a pesares de que ninguén o fixo e sempre o prometen. O caso é que alí vai o meu voto unha vez máis, esperando que desta vez vala para moito, e cumprindo a miña promesa de nunca poñer escusas para non cumprir co meu dereito (e a miña obriga) de cidadán Galego.

El voto emigrante, desde Suráfrica

jueves, febrero 19th, 2009

Fraga es un hombre a quien, como compañero o como contrincante, como amigo o como enemigo, se le respeta. En una entrevista reciente en la prensa nacional se declaraba galleguista sin ambages. Eso sí, no nacionalista -pero es que don Manuel a todas luces no acepta la acepción sociológica de la palabra y la asocia necesariamente con separatismos. En fin, uno no se mete en batallitas semánticas con Fraga.

Yo no sé si los gallegos que vivimos permanentemente en el extranjero debiéramos o no debiéramos de tener voto en las elecciones gallegas, aunque hoy en día parece que varios tipos de residentes, pero extranjeros al fin, sí lo tienen. Supongo que dependerá de que el derecho al voto se considere un derecho del ciudadano o meramente de los residentes, sean quienes fueren.

Si una vez más este año el Colegio Electoral nos envía las papeletas electorales a los residentes en Suráfrica, un servidor tendrá que decidir por quien votar -y creo que el tema más importante en juego es precisamente el del galleguismo del que habla Fraga. No es que no haya otros que afecten mas la vida cotidiana del ciudadano, sino que estos son temas mayormente exógenos por los que poco o nada pueden hacer los políticos gallegos por mucho que prometan y se compromentan: ya veremos si puede Obama. . Observo además que las diferencias entre ellos con respecto a estos temas son más bien marginales y de matices: no es que unos propongan la nacionalización de la industria gallega y otros la eliminación de los seguros sociales.  Está claro, sin embargo, que la protección, conservación y promoción de la cultura gallega, muy particularmente el idioma, está enteramente en manos de nuestros políticos.

La protección, conservación y promoción del gallego debiera de ser un principio indiscutible de todos los gallegos, sean de derechas o de izquierdas, fachas o sociatas. Es algo que no tiene nada que ver con la política sino con nuestra identidad como pueblo. Dicen los aborígenes australianos que perder el idioma supone perder los sueños. Por supuesto, también hay cínicos para quienes la cuestión de la identidad es una entelequia intelectual. Y ¿qué más da si cambiamos el gallego y el castellano por el inglés? Cada uno tendrá que llegar a sus propias conclusiones.

Pero el castellano es también parte de la realidad de Galicia hoy. Es pues necesario que a ambos idiomas se les dé la misma prioridad. No puede haber escuelas en gallego y escuelas en castellano a gusto del consumidor y en nombre de la libertad y de la democracia: se acabaría con dos tipos de gallegos. Me gustaría ver un partido político que prometiera y se comprometiera a que en una generación todos los gallegos fuesen perfectamente bilingües: esto si es algo que nuestros políticos tienen en sus manos. Ni que decir tiene que los bachilleres debieran también de tener un conocimiento suficiente del inglés, por ejemplo, al nivel del certificado elemental de Cambridge: . existe un mundo más allá de Galicia y más allá de la Hispanidad.

La cuestión ahora es encontrar tal partido.

Un espíritu superviviente

miércoles, mayo 21st, 2008

Global Galicia es un espacio virtual sin fronteras. Aquí se cuentan historia dispares sostenidas por una misma médula. Hoy nos llega la historia de Maruja, una emigrante gallega que murió en Gran Bretaña, el lugar que la acogió, medio siglo después de marchar. Es una común historia particular.  

Escribe Mercedes Expósito Valle, desde Lugo:

maruja.jpgQue sirvan estas líneas como un sincero homenaje a una persona especial. A mi tía Maruja Hayler (Maruja Valle). Maruja murió inesperadamente una soleada mañana inglesa de finales de Abril, en el país que la había Acogido, en la Royal Tunbrige-wells (Kent-U.K.), país en el que vivió los últimos 50 años.  Para los que no la conocían podría parecerles no reseñable el fallecimiento de una persona de 82 años. Para los que la queríamos y disfrutamos de su personalidad es una pérdida irreparable. Desde la distancia de mi ciudad, Lugo (España), la imaginaba con frecuencia disfrutando de su jardín y mimando las plantas de su invernadero, o haciendo su clásico Christmas-pudding, aunque fuese agosto, en la cocina que velaba permanentemente su mascota , el gato obeso por el mimo de su ama. Todavía puedo verla caminando por los hermosos senderos de Kent, o compartiendo pedaleo en el tándem con su inseparable Frank.

 Maruja no tuvo una vida fácil, pero siempre supero la adversidad. A pesar de sus terribles años de infancia en Lugo, en la que la vida la situó tempranamente como una madre de la pequeña de sus hermanas. A pesar del hijo que tuvo ella sola en aquella España de la post-guerra tan ruin y dura para muchos y las penurias del hambre, y la enfermedad, a Maruja nunca la venció del desaliento. Con su espíritu superviviente, su carácter emprendedor,  con  su sonrisa y su optimismo, decidió probar suerte en un país  que a buen seguro no habría sabido situar en el mapa.-Maruja valiente- 

(más…)

El mercadillo de Guaza

domingo, mayo 4th, 2008

guaza.jpg

Escuchando una canción de Melocos me entran retortijones, esa canción parece un himno al emigrante. Hoy es día de mercadillo en el sur de Tenerife. Con tantos problemas raciales que hay por el mundo, aquí disfrutamos de un verdadero crisol de nacionalidades. Sorprende y mucho escuchar hablar con un español con acento canario a esos niños africanos, asiáticos, etc. Aquí no hay problemas, los niños comparten clase, recreo y cultura en los colegios de el sur de la isla. En el mercadillo de Guaza, en la ladera de un impresionante cono volcánico, se vende y se compra absolutamente de todo, lo único que te piden los vigilantes es que sea de segunda mano.

El suelo del mercadillo es de picón (piedra de lava triturada), el sol aprieta, la gente se mueve con un cansino caminar, se lleva el regateo a la hora de comprar. Hay puestos de gente tan variopinta como segaleses, nigerianos, guineanos, saharauis, marroquíes, canarios, andaluces, gallegos y un largo etc. De los que compran se ven chinos, europeos del este, hindúes, españoles y otro largo etc.

Llevo muchísimo tiempo viniendo todos los domingos al rastro, nunca he visto ni un solo problema de seguridad, ni un solo gesto de racismo. Deberían muchos de nuestros políticos darse una vuelta por aquí y aprender que el Mundo es global como nuestro blog,  que todos tenemos los mismos derechos como seres humanos, que la multiculturalidad no es sinónimo de inseguridad, y que juntos sí que podemos. Un saludo muy fuerte désde el sur de Tenerife.

Gallegos en el lugar más remoto

lunes, abril 28th, 2008

Resulta asombroso observar los lugares desde los que escriben los colaboradores de este blog. Los gallegos han llegado desde siempre, y sin duda, lo seguirán haciendo, a los lugares más remotos. Vengo llegando ahora de Punta Arenas y no puedo resistir la tentación de comentarles que, también en esta ciudad, que es la más austral del continente, se encuentran las pisadas y las huellas de los gallegos.

Se encuentra en la llamada región de Magallanes y la Antártica chilena, y fui invitada a un encuentro con mujeres de la zona. Se ubica a 3.141 kms. de la capital, Santiago, que es donde vivo. Les hablo de una zona del mundo donde están ubicados Campos de Hiello, Torres del Paine y la cordillera Darwin, entre otras bellezas naturales cada vez más apreciadas por los turistas.

Nada más llegar, pregunté a mis anfitrionas por los emigrantes gallegos que habían llegado por esos lados. No hay que olvidar que esta ciudad fue una de las más frecuentadas antes de que se construyera el canal de Panamá. Los barcos no tenían más remedio que dar una apoteósica vuelta, bajar y atravesar el Estrecho de Magallanes. Es por eso que Valparaíso era, quizàs, el puerto más importante de la zona del Pacífico. En fin, otros tiempos, añorados por muchos. Todavía, tanto en Punta Arenas como en Valparaíso, podemos encontrar edificios y zonas que nos hablan de aquellos tiempos de gloria y esplendor…

Yo había leído que los gallegos habían llegado por estos lados, al igual que un contingente nada despreciable de croatas. Tuve la suerte de conocer en este encuentro a una descendiente de gallegos, Isabel Soto Cárcamo que, cuando le dijeron que yo estaba allí y que andaba indagando por la huella gallega en la ciudad, se me acercó para hablarme de su padre, Antonio Soto, a quien la historia denomina “líder de la Patagonia rebelde”. Efectivamente, este hombre nació en 1897 en Ferrol. Su padre murió a poco él nacer, en la guerra de Cuba. Cuando Antonio cumple tres años, su madre se vuelve a casar y viaja toda la familia a Buenos Aires. Dados los problemas de adaptación que tuvo con su padrastro, su madre lo envió de nuevo a Galicia, donde estaría un tiempo, para regresar de 17 años al sur del mundo.

Soto, influenciado por la revolución bolchevique, inicia una senda laboral que lo envolverá, inevitablemente, con el movimiento laboral y luego anarquista que bullía en esta parte del mundo. Río Gallegos fue la ciudad testigo de sus luchas y de cómo se enfrentó con los patronos. Huyendo de la persecución militar, llegan a Puerto Natales, donde los obreros chilenos de la Federación Obrera Magallánica lo acogen. Luego, marchó a Valparaíso, casándose con una chilena. Marcha con ella al norte, a Iquique. Luego, regresa a la capital para partir definitivamente al sur. Trabajó como peón rural, tuvo un cine y durante muchos años fue asesor de los sindicatos del sur chileno. En 1936, cuando se declara la guerra en España, quiere marchar y hacer su aporte, pero su salud se lo impide. Se casa de nuevo con una mujer de la Isla Grande de Chiloé, con la que tiene a la hija que me regaló esta historia, Isabel. Antonio fue, definitivamente, lo que en el habla popular chilena es un “patiperro” (persona que deambula y viaja por distintos lugares).

Fundó el Centro Republicano Español, el Centro Gallego y la filial de la Cruz Roja Internacional, todo en Punta Arenas. Murió a los 63 años, en 1962.

Una historia, sin duda emocionante. Si uds. pudieran ver su foto, verían reflejado en él a tantos de nuestros bisabuelos y abuelos que, desafiantes, salieron por el mundo a buscar fortuna pero ¡qué fortuna! Este hombre no dudó en involucrarse totalmente con los acontecimientos políticos y sociales de un lugar del mundo que todavía encierra muchas historias por descubrir: la Patagonia.

Le doy las gracias a Isabel por regalarme esta historia de su padre y poder, a través de este blog, comunicársela al mundo. Gracias a la colaboración de distintas instituciones, entre las que se encuentra el Concello de Ferrol, la Municipalidad de Punta Arenas y la Diputación Provincial de A Coruña, han podido ser contados los derroteros de este gallego en el centenario de su nacimiento.

Triste despedida

jueves, abril 17th, 2008

Ser gallego no se elije, simplemente se lleva en la sangre…y por eso la morriña no es sinónimo de melancolía… morriña….es simplemente morriña.

Nacida en Holanda…y por es razón una de las fieles defensoras de la opinión que uno es de donde se siente y no de donde nace…y más siendo gallega, de esto no cabe duda.

Podría escribir durante horas cómo se echa de menos todo de Galicia al estar lejos…pero decidí simplemente explicar con unas palabras escritas por mí como se siente un gallego al tener que volver al despedirse de su tierra…

Siento como el avión se levanta del suelo, sé que con ello me voy alejando de ti mi Galicia querida, a cada segundo que pasa yo me alejo más y más de mi sueño. Esperaba nunca despertar pero como siempre…ha llegado la hora de despertarse y montar en este avión rumbo a Holanda…el país que me vio crecer, que me dio muchos felices momentos…pero jamás consiguió llegar a mi corazón…

Abrochar el cinturón me desgarra el alma, soy consciente de que con ese gesto renuncio a pasar más tiempo aquí, en el único sitio donde realmente me siento entre mi gente.

Me duele, me duele y lloro sólo con pensar, sólo con pensar que estaré tan lejos…de mi Monforte querido

Volveré a contar los días, para de nuevo poder soñar despierta, quiero hablar de todo el tiempo de ahí para que no se me olvide que todo ocurrió. Quiero volver a tener arañazos de toxos, quiero volver a tocar una barra de pan y decir lo rico que está,  quiero volver a mirar a lo lejos y ver montañas… quiero volver estar ahí… en mi paraíso particular.

Contenta por lo vivido y descolocada por la vuelta a la vida sin mi tierra. Pienso volver pronto, lo tengo claro.

De nuevo echaré de menos la familia, echaré de menos la tranquilidad… y llevo más tiempo echándolas de menos del que he podido disfrutar de ellas. De nuevo me pierdo una y otra vez en el saco de recuerdos que siempre llevo a cuestas, y una y otra vez hundo mi mano en mi memoria para sacar a relucir otro momento irrepetible en mi vida. Lo echaré de menos. De nuevo sentiré esa necesidad de gritar que solo es una forma de ocultar que lo que realmente necesito es estar ahí.

A veces tendré ganas de llorar, a veces de reír, a veces de olvidar, a veces de recordar. A veces me apetecerá salir a la calle para buscar en cada esquina algo que me haga olvidarme algo de Galicia y su gente, y a veces me quedaré en casa, el único sitio donde ‘cheira’ a Galicia… Otras veces, en cambio, seré consciente de que ninguna de las dos cosas anteriores tienen sentido. . .

Me estoy despidiendo y ya la echo de menos…

                                        

Aturuxo

miércoles, abril 9th, 2008

Mi primera intervención en este blog es para felicitar a sus creadores, porque somos muchos los que desde cualquier parte del mundo nos conectamos para ver qué pasa en nuestra Galicia, en nuestros pueblos y ciudades. Gracias por pensar en esa Galicia que vive fuera.

Ahora ya me puedo presentar. Según la definición de la RAE sobre emigrante que nos recordó Marisol, me encuadro totalmente en ella. Yo también soy hija, nieta y sobrina de emigrantes. Gentes con muchísimo más valor que nosotros (me refiero en comparación con los jóvenes que hoy salimos de Galicia) porque la vuelta no era segura (cuántas veces habrán dicho, lo de “voy por un tiempo y en cuanto tenga un poco de dinero volveré”, y esa vuelta se ha pospuesto indefinidamente, hasta la muerte), porque carecían de nuestra preparación y tenían un nulo conocimiento de lo que se iban a encontrar. Eran años en los que las comunicaciones estaban en su etapa arcaica. Cuando ahora le enseño a mi madre a utilizar Skype, con una webcam, estoy segura de que a mi padre y a ella, les vienen a la cabeza esas ansiadas cartas que enviaban desde México, con papel tipo Biblia, de cuatro o cinco hojas, y con unos sobres con ribetes azules y rojos (hoy carne de museos). De llamadas telefónicas, ni hablemos, todo un lujo en aquellos años, sobre todo porque en las aldeas gallegas tampoco tenían ese bendito aparato.

Sin embargo, compartimos con ellos esa morriña, el amor por la tierra y los nuestros. Es curioso como el gallego sea uno de los pueblos más pegados a su tierra y que más haya tenido que abandonarla. Y en mi caso, comparto con esos emigrantes la búsqueda de un futuro mejor. Todavía tienen que cambiar muchas cosas para que la preparada juventud gallega deje de emigrar.

En mi caso, estoy en Italia, la bella Italia, concretamente en Génova. País parecido en cultura y lengua. Sin embargo, como habéis dicho muchos de vosotros, el tema de la gastronomía pesa, y mucho. En mi caso, en mi maleta me he traído chorizos de la aldea, bica de Trives, fabada Litoral y bonito del norte. Lástima de la empanda. Así, de vez en cuando me daré el lujo de disfrutar de los sabores gallegos, a tres mil kilómetros de distancia.

Para terminar y hasta la próxima intervención, mi mayor reconocimiento a esos cientos de miles de gallegos que se lanzaron al vacío de la emigración. Enhorabuena a toda esa marea gallega repartida por los cinco continentes que hace posible este blog.

Aturuxo.

La emigración de antes… y la de ahora

lunes, marzo 31st, 2008

Me gustaría empezar mi colaboración en Global Galicia repasando un concepto.

Emigrante: Que se traslada de su propio país a otro, generalmente con el fin de trabajar en él de manera estable o temporal (Diccionario de la Real Academia Española, RAE).

En esta definición encajaríamos todos, los que aquí escribimos, los que desde fuera de Galicia buscamos cada día, en este periódico, por ejemplo, una noticia que nos acerque a nuestro país, a nuestra región, a nuestro pueblo. Abuelos, padres, hijos. Y no es ésta, emigrante, una palabra dulce, no. Mucho mejor el término gallegos por el mundo, utilizado para este Blog. Y, aunque mi situación estaría bien descrita por el diccionario de la RAE, no siento yo que mis circunstancias vengan marcadas por lo que este vocablo ha significado.

Desde la experiencia de dos generaciones de verdaderos emigrantes en mi familia, esto en lo que estoy yo ahora, viviendo en Londres, fascinada con esta ciudad, añorando también, pero rodeada de comunicaciones, a una hora y media de Galicia, con suerte por la módica suma de 50 euros, y con algo más que una maleta entre mis manos, es otra cosa. Aprender o perfeccionar idiomas, estudiar, trabajar, hartazgo, amor, desamor, ambición, solidaridad, apertura, la tan mentada globalización, es lo que nos lleva ahora a muchos gallegos de mi generación a emigrar; yo diría, a salir de Galicia. No la pobreza, las guerras, las dictaduras… No hemos vivido aquella desesperación. Sigue sin ser un camino fácil, pero para muchos sí muy enriquecedor y excitante y, sobre todo, con la posibilidad de escoger. Aún así, compartimos todas estas generaciones de emigrantes gallegos las ganas de hallar “un futuro mejor” fuera de nuestra tierra.

Científicos como L. o como M., que en Londres y EEUU tienen más posibilidades de trabajo y más recursos para investigar; arquitectos como E. o como M., mejor pagados en el extranjero; estudiantes como L. o como R., que se han ganado la oportunidad de estudiar en universidades de prestigio mundial y vivir en Nueva York, eso sí, con una beca gallega; “nuevos” emigrantes como alguno de mis compañeros de bitácora; o como yo, que siempre estoy de regreso, pero nunca me quedo.

Tampoco son los mismos tiempos ahora que hace 50 y 60 años, no son los mismos tiempos en Galicia, pero tampoco lo son en “Las Américas” o “Las Europas”. Ya no se hacen “Las Américas”, ni “Las Europas”. Ya no vuelve nadie (o casi nadie) cargado de petrodólares. Ya difícilmente, con esfuerzo, podremos “aspirar” a una hipoteca. Ha cambiado nuestra ambición, que ahora es viajar más, ver más, aprender más. Y un salario no puede dar para todo.

También puede haber algo en lo que éstas, al menos tres generaciones desde mi experiencia, coincidimos: no es fácil hacer el camino de vuelta. Con lo claro que lo teníamos cuando partíamos, siempre con una idea de temporalidad, porque “para siempre” nunca se dice.

Vaya aquí un humilde tributo a los más de un millón de gallegos que habitan otras fronteras, y a los que están en Galicia y se preocupan por los que se han ido. A los que regresan y a los que no. Para todos, por igual, no es tarea fácil. A los “viejos” emigrantes sólo decirles: buen trabajo!

O primeiro emigrante galego

sábado, marzo 29th, 2008

Non sei se Amergin foi o primeiro emigrante galego, mais este bardo-guerreiro celta, orixinario do lugar que logo os romanos chamaron Brigantium saiu da sua terra hai moitos anos, tantos que os monxes irlandeses que escribiron a súa historia perderon a conta, aínda que algúns sitúan a sua chegada a Irlanda no 1530 a.C.

Amergin era bisneto de Breogán e un dos oito fillos de Míl, os chamados Milesios, que segundo a tradición recollida polo Libro das Invasións de Irlanda (Leabhar Gabhála, isto non se pode tomar como fonte histórica!), foron os primeiros celtas en chegar á illa. Despois de guerrear cos antigos poboadores, e dun combate naval con cantos de druidas e tormentas máxicas incluídos no que Amergin demostrou os seus poderes, os Milesios conseguiron conquistar Irlanda, entrando primeiro por Kerry e despois polo estuario do río Boyne, na actual Drogheda.

O noso Amergin era un bardo, o poeta do grupo, mais tamén era un guerreiro e o xuíz escollido para decidir os destino dos perdedores e mesmo as leis que debían seguir os seus paisanos. A tradición tamén sitúa a súa tumba nun lugar chamado Millmount, en Drogheda, e moi pertiño de Tara, centro do poder na antiga Irlanda.

Todo isto vén a conta dun ruxe-ruxe que anda percorrendo a illa nos últimos días. Trátase das obras no novo porto da puxante Drogheda, que acaban de ser interrompidas debido á riqueza arqueolóxica do lugar. Políticos e patrociadores do novo porto do estuario do Boyne se excusaron pola demora nas obras dicindo que encontraran os restos do que podería ter sido o primeiro asentamento permanente en Irlanda de Armegin e os seus irmáns, os bisnetos de Breogán.

Finalmente, parece que esas historias de lendas e seres mitolóxicos que recopilaron aqueles monxes medievais no Libro das Invasións de Irlanda non eran todo lerias, ou si?