La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘discriminación’

Forever young?

lunes, marzo 7th, 2011

En una de mis recientes salidas a los cerros que rodean Santiago, coincidí con una francesa que, de visita en Chile, decidió conocer los paisajes andinos. Mientras íbamos subiendo lentamente con el resto del grupo la empinada cuesta de una altura de 3.200 mts., le pregunté si solía practicar trekking. Me dijo que no, ya que vivía en un lugar de Francia particularmente plano y que estaba asombrada de su propia capacidad ya que temía que, más que afectarse por el tiempo de ascenso y lo abrupto del terreno, se podría haber afectado por la altura. Añadió con humor, y cierta resignación, que tenía 62 años y que debía hacer ejercicio, estar en forma y prolongar su buen estado de salud.  No en balde, Sarkozy les había atrasado la edad de jubilación, como una forma de garantizar el sistema de pensiones. De esta forma, se terminaba el fin de la edad mínima legal de jubilación en ese país a los 60 años, retrasándose a los 62. Me dijo que, para cobrar la pensión integral, si no se había cotizado los años necesarios, la edad pasaba de 65 a 67 años.

Recordé haber leído hace algunos días en La Voz de Galicia una noticia indirectamente conectada con ese tema, relativa a la situación de la población mayor y que estaba sucediendo en ese mismo país. Francia daría 2.000 euros a cada empresario que contratase a un mayor de 45 años, por cuando la tasa de paro era de 38% entre mayores de 55 años, una de las altas de Europa.

En Chile, hace tiempo que se ha instalado el culto a la juventud y no es raro ver anuncios en la prensa que, de forma descarada, piden personas hasta 35 años. Aunque su aparición ha disminuido, revela una de las múltiples formas de discriminación existentes en el país donde no solamente las mujeres o los mapuches se sienten discriminados en el mercado laboral. Se busca jóvenes, pero no de cualquier tipo ya que entre los pertenecientes a los estratos populares, la exclusión es mayor.

Sin ir más lejos, en una entrevista aparecida hoy en una revista femenina, la esposa del Presidente Piñera, Cecilia Morel, ante una pregunta acerca de si la chilena es una sociedad machista o si se habían producido avances, afirma que le preocupa el tema de la imagen “algo que se da sobre todo en TV, pero también en otros ámbitos. A una mujer a los 40-45 años la sacan normalmente de la conducción de un noticiario o de un programa, y ves a señores animadores-que no tengo nada contra ellos-que salen de la TV a la edad que quisieron. Ahí hay un ejemplo bien concreto de dónde no hay paridad. Y digo esto principalmente porque es a la mujer a la que se le hace la exigencia de mantenerse joven cuando, en la realidad, en la biología es imposible. Siento que hay un tema con la edad de la mujer que es muy duro”.

Bien sabemos además que, en muchos casos, las discriminaciones se suporponen. Imaginemos lo que toca vivir a una mujer que, además de mayor, es mapuche. 

Por otro lado, desde 2010, las proyecciones de crecimiento apuntan al aumento de la población mayor y la baja natalidad. Incluso, después de 2020, los niños igualarán en cantidad a los adultos mayores. Paralelamente, la percepción que la gente va teniendo de su proceso de envejecimiento es mucho más positivo. Más personas están asumiendo un rol activo para mejorar su calidad. Si eso es así, y si el mercado laboral mantiene su tendencia a la expulsión de los mayores de 35, no sería de extrañar que deban tomarse medidas, como las que se están tomando en Francia.

Pero, como las paradojas siguen, si bien la chilena es una sociedad que no acoge laboralmente a sus mayores, por otro lado, está comenzando a figurar como un destino para personas mayores procedentes del mundo desarrollado. Antes, países como Panamá y Costa Rica figuraban como destinos para este tipo de personas, procedentes sobre todo desde Estados Unidos. Pues ahora, comienzan a llegar, lenta pero consistentemente, quienes buscan terminar su vida en un lugar que, aunque lejos de su país de origen, ofrezca estabilidad financiera y politica, así como atracciones naturales.

El progresivo envejecimiento de la población, el auge de la medicina anti-aging, junto con las tendencias del mercado laboral así como la existencia de incentivos para la atracción de parejas jubiladas, a nivel globalizado, parecen conjugarse en Chile de una forma nada de armónica.

¿Discriminación? Más bien “no discriminación”

jueves, noviembre 27th, 2008

Hace cosa de un mes fue noticia que un médico alemán con permiso de residencia temporal en Australia había pedido la residencia permanente pero se la habían denegado por tener un hijo con síndrome de Down, lo cual supondría un gran gasto para el sistema médico australiano. Hoy leo que, finalmente, tras haber sido objeto de una gran atención por parte de los medios de comunicación de todo el mundo, el Ministro de Inmigración se la ha concedido.

La verdad es que todo esto está sacado un poco de quicio. Para pedir el visado de residencia en Australia hay que pasar inexcusablemente una serie de pruebas médicas (análisis de sangre, de orina, radiografías, auscultación, etc.) y, a menos que todo esté perfecto, no te conceden el visado. Esto es así hasta tal punto que una amiga mía holandesa tuvo que repetir el proceso porque su tensión estaba un poco más alta de lo normal. Por lo tanto, no es que a este médico se le denegara la residencia permanente por tener un hijo con síndrome de Down, sino que, como la familia se engloba en la misma solicitud que el solicitante principal, en este caso el médico, a menos que todo el mundo esté perfecto de salud, el visado se deniega.

En las noticias se ha tratado este tema como un caso obvio de discriminación hacia este médico y, especialmente, hacia su hijo. Nada más lejos de la realidad, en todo caso sería un caso de “no discriminación”, porque los trataron exactamente igual que al resto de las personas que pedimos la residencia. No nos olvidemos de que Australia es uno de los países más ricos del mundo con tan sólo 20 millones de habitantes, lo que permite que sus ciudadanos disfruten de unas ayudas sociales impresionantes (los nuevos residentes no tenemos derecho a ellas, dicho sea de paso, hasta pasado un plazo de dos años desde nuestra llegada), y por ello sus criterios para aceptar inmigrantes son muy estrictos.

Mi intención con esta entrada es dismitificar un poco este caso, explicar que existen unas normas que todo el mundo debe cumplir y comentar que en este caso se ha hecho una excepción con este médico porque existe escasez de médicos especialistas en la zona de Australia donde vive (y, obviamente, por la opinión pública mundial). En lo que respecta a la petición del visado, el hecho de que su hijo tenga síndrome de Down es, obviamente, desafortunado, pero no más desafortunado que el hecho de que mi amiga holandesa (veterinaria, por cierto, y en Australia hay escasez de veterinarios) tenga la tensión alta. No piensen que estoy en desacuerdo con que le hayan concedido el visado, al contrario. Pero lo que sí quería dejar claro es que, a diferencia de lo que se ha publicado en la prensa y de la manera en que se ha redactado, no es éste un caso de discriminación, sino todo lo contrario: se ha tratado a esta familia de igual manera que se trata al resto de los solicitantes.

La ministra bloguera

martes, junio 24th, 2008

La rabiosa actualidad me induce a abordar el tema de la ministra Bibiana Aído.  Creo poder informar algo nuevo de su personalidad a mis paisanos de dentro y fuera de Galicia. Sinceramente me duele el chaparrón de críticas (que ya va disminuyendo) que le está cayendo por el error semántico de “los miembros y las miembras” pronunciado en su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados. Los lectores que no vivan en España pueden consultar esta polémica sobre la ministra entrando en Google y poniendo la palabra “miembra”. En el momento de escribir este artículo son 362.000 las entradas que registra.

Debido a las actividades culturales que vengo desarrollando desde hace mucho tiempo en la provincia de Cádiz, tengo frecuente relación con las diferentes delegadas (casi siempre son mujeres) provinciales de Cultura. Cuando hace unos seis años designaron delegada a Bibiana Aído, me llamaron la atención dos cosas: su gran juventud (tendría entonces 25 años) y el desparpajo con que se desenvolvía en público aquella jovencita guapa y de agradable talante. Me informé de que era hija de Paco Aído, lo cual ya explicaba en parte su desenvoltura. Paco Aído fue el primer alcalde democrático (y socialista, como todos sus sucesores) de Alcalá de los Gazules, un pueblo de unos 6.000 habitantes situado en la Ruta del Toro, a medio camino en la autovía entre Jerez y la Bahía de Algeciras. Este pueblo tiene una característica: es el principal vivero de políticos socialistas de la provincia de Cádiz y, proporcionalmente a su población, probablemente de Andalucía. Ha dado varios diputados, consejeros, parlamentarios andaluces, presidentes de Diputación y delegados provinciales de las diferentes Consejerías, entre otros cargos. De modo que la joven Aída tiene actualmente 31 años de edad y los mismos de experiencia política, ya que la vivió desde la cuna. Luis Pizarro, el actual secretario de organización del PSOE andaluz, también alcalaíno, la conoce desde que nació y el propio Chaves la conoció en pañales. Es afiliada desde los quince años y desde los dieciocho está dando mítines. De modo que es joven pero con experiencia política. Por cierto que Alcalá es también el pueblo natal del escritor y poeta José Pol García, al único andaluz Cronista Oficial en un municipio gallego, el de Quiroga (Lugo).

El tema de la igualdad de género preocupa a la sociedad en general y el partido socialista ha llevado esta preocupación al terreno de la semántica hasta límites exagerados. En la última campaña electoral en muchos mítines la reiteración en hablar de “los andaluces y las andaluzas”, “los gallegos y las gallegas”, “los españoles y las españolas” llegaba en ocasiones a sonar ridículo. Y de la ridiculez al lapsus linguae solo hay un trecho, que inevitablemente se recorrería. A Bibiana le dieron todas las papeletas para ser la agraciada. Nada menos que nombrándola ministra del nuevo Ministerio de Igualdad. Y claro, le tocó. Al fin y al cabo no hizo más que subirse al carro de las creaciones, innovaciones y adaptaciones léxicas de sus compañeros de gobierno y del mismo presidente, que llaman desaceleración a la crisis, conducción temporal al trasvase u otras manipulaciones más o menos oportunistas del lenguaje. 

  La oposición y los medios de comunicación afines están aprovechando el lapsus y el empecinamiento inicial en justificarlo, para atacar a la joven ministra, posiblemente porque la consideran la parte más vulnerable del gobierno. Pero la semántica no tiene nada que ver con la capacidad política. Y yo estoy seguro de que esto va a ser una tormenta de una noche de verano y que Bibiana acabará triunfando en su lucha por las políticas de igualdad y hasta por eso tan innovador políticamente como es la “transversalidad”. Eso sí, yo le recomendaría que no se limitase a la igualdad de género, que es lo que hasta ahora parece monopolizar su actividad y que preste también atención a otras desigualdades que deben ser de su competencia si es que ya se han delimitado las responsabilidades del nuevo ministerio. Desigualdades por razón de edad, raza, religión, discapacidad u orientación sexual, por ejemplo. Quizá las esté abordando, pero en ese caso falla su difusión y falta una campaña de imagen.

Mi amigo el hispanista londinense Francis Cherry, ganador del premio Marqués de Santa Cruz de la Anglo-Spanish Society por sus publicaciones sobre la cultura española, ha escrito (y sostiene) que el castellano es un idioma machista. Pone ejemplos. Vean uno: cortesano, varón que se desenvuelve con soltura en la Corte; cortesana, puta. Eso sí que es desigualdad. Un ministerio nuevo exige creatividad, soluciones novedosas: políticas, legislativas, de mentalidad, de comportamiento. Quizá también idiomáticas.

He pretendido dar a conocer a mis paisanos de Galicia y del mundo aspectos de la personalidad de una ministra a la que he tenido ocasión de conocer y apreciar, que creo está siendo injustamente tratada y en cuya capacidad política tengo plena confianza. Y además, es compañera nuestra en la blogosfera. Sigue manteniendo contra viento y marea su blog “Amanece en Cádiz”. La generación bloguera ha llegado al Gobierno.