La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘deshielo’

Y por fin llegó la primavera

miércoles, junio 4th, 2008

Después del duro invierno de Alaska, que nos ha durado unos casi siete meses, la llegada de la tardía primavera es recibida con los brazos abiertos. La primera señal es la rotura del río, unos días después de que comience oficialmente el deshielo. Este año el río se rompió el 9 de Mayo. Es todo un espectáculo de la naturaleza. Inmensos placas de hielo rompiéndose, y desplazándose poco a poco río abajo hasta que unos días más tarde el río vuelve a fluir normalmente.


El blanco paisaje que nos ha rodeado durante meses comienza a cambiar drásticamente.  La nieve y el hielo se derriten del todo dando lugar al agua y dejando al descubierto todos aquellos objetos que se quedaron bajo el metro largo de nieve y que habían sido olvidados de no verlos. Donde sea que haya un pequeño valle, un riachuelo, o simplemente terreno más bajo, se crean lagunas y pantanales. Este año hemos tenido suerte de que el hielo no se ha atascado en ningún meandro río abajo en su viaje hacia el mar y nos hemos librado de la inundación que a veces sigue al deshielo. Inundación que cuando ocurre transforma el pueblo en una pequeña Venecia y hace imprescindible moverse en barca a todas partes. Este año simplemente nos tocó lago en la parte de atrás de nuestro terreno, que nos duró una semanita o así, para gran deleite de mi hijo y de su querido padre.

En este último mes desde la rotura del hielo, han llegado también las aves migratorias. De una día para otro, la banda sonora de la naturaleza que nos rodea se llena de trinos de lo más variopinto. Cuando llegan las golondrinas es una señal de que ya estean aquí también los mosquitos. Y de esos aquí hay a millones. Llegan también los patos, gansos, cisnes… Los alces entran en el pueblo más a menudo huyendo de los osos que andan hambrientos, ya que todavía no ha llegado el salmón y no tienen demasiado que comer. A veces te los encuentras al ir a echar la basura al vertedero y cuando sales al monte a pasear, no es mala idea llevarse un rifle, por si los osos están hambrientos y te encuentran apetecible.

La vida se acelera, aparecen mil y una cosas que hacer, y con tanta luz, no es infrecuente encontrarse a las 11 de la noche trabajando en la huerta como si tal cosa. Y eso que todavía no ha llegado el salmón. En cuanto llegue, ya será la locura. Los días se están haciendo larguísimos y apenas tenemos ya una oscuridad muy tenue que dura un par de horas. El sol se pone a medianoche, los colores del anochecer duran eternamente y se confunden con los del amanecer pocas horás más tarde.