La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Cuba’

El desagravio de la memoria

lunes, junio 28th, 2010

Tarde rara de domingo en Santiago. Mezcla de frío invernal y de una calma que precede a algo, no se sabe bien qué. Mañana es el partido Chile.-Brasil, un duelo que se ve más bien como una cuesta empinada. La televisión informa del refuerzo anticipado de efectivos policiales, previendo lo que suceda, bien se gane, bien se pierda. Decido ir al Estadio Español ya que el Lar Gallego proyecta tarde de cine, con la película “Gallego“. No la había visto nunca.

Los españoles residentes atestan el comedor, viendo ruidosamente el partido de rigor. Mientras aguardo a que comiece la película, escucho a un grupo de jóvenes vestidos a la usanza de una estudiantina, que tocan el “Alma Llanera“. Me pregunto hasta cuándo se me seguirán apretando el corazón y la guata (estómago) cada vez que la escucho, si ya llevo veinticinco años en Chile.

Comienza la función en el teatro del estadio, pomposamente llamado Lope de Vega. Somos, literalmente, cuatro gatos. Comienza la película, con música de Pablo Milanés. Es de emigrantes, como era de esperar, emigrantes que parten a Cuba. El personaje, Manuel, pudiera ser cualquiera de mis dos abuelos. Ambos estuvieron en ese país. Mientras observo la pantalla, escarbo en mi memoria y es casi nada lo que sé del paso de ambos por la isla. Me pregunto, hasta la recriminación silenciosa, cómo puede ser posible esta laguna mental. Mientras miro atentamente la pantalla y observo la actuación magistral de Sancho Gracia, sigo hurgueteando. Recuerdo una foto de mi abuelo materno, detrás de un mesón, rabiosamente joven y vestido con un delantal blanco, rodeado de negritos.  Rememoro vagamente haberme enzarzado, de niña, en disputas con mi abuelo por haberle escuchado comentarios que me parecieron racistas. ¿Cómo podía él hablar así, si había convivido con tantos mientras estuvo en Cuba?  Yo no me quedaba callada y le recriminaba desafiante sus dichos. De la experiencia de mi abuelo paterno en Cuba, no recuerdo nada aunque sí escuché alguna vez decir que estuvo poco tiempo.

Sin embargo, reconozco que hasta ahí llegan los recuerdos de mis abuelos y de su paso por Cuba. ¿Cómo nunca pregunté, inquirí, indagué? Me asaltan mil y una interrogantes. !Quisiera saber tanto de lo que vivieron ambos en ese país para poder completar el puzzle de mi pasado! Surgió, sin pretenderlo, la necesidad de desagraviar mi memoria y terminar de tejer mi propia historia de iberoamericana, una iberoamericana nacida en Venezuela, que pudo haber sido uruguaya, con abuelos emigrantes en Cuba, viviendo más de dos décadas en Chile y con un hijo en Argentina y una hija que está, por estos días, en la Araucanía profunda, participando del Año Nuevo mapuche.

En el limbo de la infancia, poco parece importar el pasado de tu familia y, más, de tus mayores. Mientras veo que Manuel, casi un niño, va en un barco hacia La Habana, en condiciones indignas, recuerdo haberle escuchado a mi padre referir que su viaje a Venezuela no fue de lo mejor. De hecho, desarrolló una úlcera.

Manuel, el gallego de la película, solo quiere juntar dinero para enviar a su abuelo, que quedó en la aldea y de paso, ser un poco más que lo que dejó en su tierra, una tierra que viaja con él, que considera “su casa”  y lo desasosiega,  pero que sabe que no le ofrece horizontes. Poco le importan las vicisitudes políticas y sociales pero ellas se le atraviesan, porfiadamente, en sus propósitos.

Mis dos abuelos ya no están para responder tantas y tantas preguntas que me hago ahora, tan tardíamente. La película sirvió para llenar esa inquietud, imaginando que su vida en La Habana de aquellos años fue muy similar a la que enfrentó Manuel, en la que partió siendo repartidor de carbón.

Una simple película en una tarde helada de domingo, en el último lugar del mundo como dice la canción de Montaner, puede servir para expiar, aunque de manera vicaria, las deudas que cargamos los descendientes de emigrantes con nuestra propia biografía.

Jesús, desde La Habana con el deseo de volver

jueves, marzo 20th, 2008

[ Nota aclaratoria: los autores escriben directamente sus post en el blog, y los comentarios referidos a éstos se vinculan a cada entrada. Este es otro correo que nos entra en la cuenta de Global Galicia y aunque el firmante no está en la lista de autores, consideramos interesante reproducirlo.]

José Manuel López Grueiro, desde La Habana, escribió:

Mi padre emigró de Mugardos, A Coruña, en los años 30, hacia La Habana, Cuba. En Cuba estudió periodismo y trabajó en  periódicos de La Habana, como el Diario de la Marina, Alerta, Mañana, Granma y Juventud Rebelde, hasta su fallecimiento en 1969; nunca pudo regresar a España ni de visita.

Yo adquirí la nacionalidad española en 1997 y al fin, en el 2003-2004 pude visitar a mis primos en Mugardos, Ferrol y A Coruña. La ciudad de A Coruña es bellísima, quedé impresionado por su organización y modernidad, donde además se cuida al patrimonio cultural existente, además de los museos.

Laboro como Promotor Cultural (Relaciones Públicas) en el sector de la cultura en La Habana, Cuba.

Arribé ya a la edad de retiro en Cuba, 60 años, y espero algún día poder estar más tiempo en Galicia, si las condiciones lo permiten. Mi hija, como nieta de español original, espero pueda adquirir también la nacionalidad española en un futuro y laborar en España si así lo desea.

La participación de la Xunta de Galicia con su programa cultural en la reciente Feria Internacional del Libro La Habana 2008 fue impresionante, al fin, después de 50 años, se pudo admirar y apreciar la importancia de la cultura gallega en el contexto de la cultura gallega y por otra parte el pueblo cubano pudo tener de primera mano un acercamiento a la riqueza cultural gallega. Es lamentable algunos en Galicia critiquen esta participación y ojalá se pueda seguir admirando, más modestamente claro está, en La Habana a la cultura gallega.

Mi deseo es poder contribuir en lo que pueda a la difusión de la grandeza cultural, económica y social de Galicia