La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Confucio’

El samurai y los libros

sábado, junio 14th, 2008

El ocaso del samurai ((Japón, 2002)), de Yoji Yamada, una película maravillosa, de esas que te reconcilian con el mundo. Inicio de la época Meiji. Japón sufre una profunda transformación que llevará al país a modernizarse. Hablan un samurai pobre y viudo y su hija de diez años, mientras él corta bambú y ella cose a la luz del fuego, poco antes de acostarse.

 

Niña: El maestro dijo: “para gobernar un país de mil carros hay que prestar reverente atención a los negocios y a la sinceridad.”
Samurai: Kayano, ¿estás leyendo las máximas de Confucio? ¿Cuándo empezaste a leerlo?
Niña: A finales del mes pasado. El maestro de la escuela dijo que a partir de ahora las chicas también tendremos que aprender de los libros.
Samurai: eso está muy bien. Recuerdo que cuando era joven las leía una y otra vez. Sigue leyendo.
Niña: Padre, si sigo practicando la costura y llego a hacerlo bien, algún día podré confeccionar kimonos y ropa de verano, ¿verdad?
Samurai: mmmm.
Niña: Pero entonces, ¿de qué me servirá aprender de los libros?
Samurai: Bueno, nunca será tan útil como coser, pero ten en cuenta que estudiar los libros te da el poder de pensar por ti misma, y querrás saber más cosas. Y si piensas en ellas detenidamente llegarás a comprender, y te convertirás en un ser humano más rico. Aunque cambie el mundo, si tienes el poder de pensar siempre podrás sobrevivir de algún modo. Y esto es válido tanto para chicos como para chicas. ¿Me comprendes?
Niña: sí.
Samurai: Venga, sigue leyendo.

 

Los libros dan el poder de pensar, y el poder de pensar ayuda al ser humano a comprender, adaptarse y sobrevivir. ¿Hay mejor definición de la literatura?

 

No os perdáis la película.

El corazón de Confucio

viernes, mayo 23rd, 2008

“Si siento en mi corazón que estoy equivocado, debo pararme temeroso aun cuando mi adversario sea el menos formidable de los hombres. Pero si mi propio corazón me dice que tengo razón, seguiré adelante aunque sea contra miles y decenas de miles.”

 

Toma ya. Lo dijo Confucio (551 A.C.). Pero qué grande es la cultura china.

Más sabiduría del Sanzijing

viernes, mayo 9th, 2008

Ya terminé el Sanzijing, y ha merecido la pena. Los principios morales del confucianismo son muy interesantes, aunque mi debilidad sigue siendo el taoísmo. Una de las frases que más me ha gustado es de Confucio mismo: “Estudiar sin reflexionar genera confusión. Reflexionar sin estudiar es fuente de desvaríos.”
Era un hombre observador, este Confucio. La primera parte de la frase es clara: todos nos hemos chapado la lección de naturales o de historia sin entender n-a-d-a de lo que decía. Ni una línea. ¿Cuál era el resultado? Que en cuanto una palabra de la larga cadena memorizada nos fallaba, allá iba el resto detrás, y acabábamos poniendo el aparato de Golgi en la falda de un volcán o a Gengis Khan en la batalla del Ebro.
En cuanto a la segunda parte, ¿quién no recuerda los domingos de resaca, hablando por hablar, que no pescábamos nuestros ideas inteligentes ni con trueiro, a pesar de que nos parecieran auténticas obras maestras de la lógica? Pues eso, puro desvarío.
Otra de las aportaciones interesantes de la moral confuciana es la de otorgar, por los méritos obtenidos por alguien, títulos a sus antepasados, y no a sus descendientes. Poco que decir de la sabiduría y la justicia de tal costumbre, excepto que nos hubiéramos ahorrado muchos privilegios injustos.
Por último, una frase de esas para leerla despacio, pero que da en el clavo, también de Confucio en persona:

“Quien quiera ser virtuoso y se aparte del estudio, desembocará en la estupidez. Quien quiera ser un hombre de ciencia sin estudiar, caerá en la incertidumbre. Quien pretenda ser sincero y no preste atención al estudio, acabará teniendo malas intenciones. Quien desee ser recto, pero no estudie, se volverá un temerario. Quien aspire al valor, pero no se dedique al estudio, acabará envuelto en el desorden. Aquel que ame la perseverancia pero no ame el estudio, caerá en el fanatismo.”

Atención, en particular, a la última, que alguno de esos perseverantes que no estudian existen entre nuestros políticos. Propongo que la lectura del Sanzijing se vuelva obligatoria en nuestra enseñanza secundaria, en lugar de aceptar que autores que hablen de patrias, etnias y guerras gloriosas pululen por los libros de texto. ¿Qué les parece la idea?