La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘confianza’

LO QUE NO SE NOMBRA

miércoles, mayo 26th, 2010

Chile no ha podido escapar de la situación de crítica  y polémica que vive  la Iglesia Católica, en distintas partes del mundo, a raíz del descubrimiento de casos de pedofilia en los que estarían implicados sacerdotes. Un caso, especialmente, sacude a la opinión pública por estos días. El llamado “caso Karadima”, que involucra a un sacerdote ya anciano que tuvo un rol importante en la formación de varios de los actuales obispos del clero chileno, ha permitido destapar el velo de la ignorancia, del encubrimiento y de la impunidad. Los testimonios de sus víctimas, hombres adultos y profesionales, televisados en días recientes en un programa denominado “Informe Especial”, han resultado particularmente impactantes y no han dejado a nadie indiferente.

Dicho caso ha motivado el interés de los medios de comunicación, con acento en el abuso sexual infantil y sus consecuencias. Por suerte, las víctimas hoy se van atreviendo a contarlo, exigiendo adicionalmente reparaciones.

Por motivos mágicos en mi vida, he podido conocer a una de ellas, Vinka Jackson, quien hace referencia a su condición de víctima de incesto en www.paula.cl, revista de la cual me permito extraer el testimonio de otra persona que se acercó a ella gracias a su libro “Agua fresca en los espejos” y que se anexa más abajo.

Vinka ha hecho de su dolor un motivo y un  instrumento de educación y prevención frente a las situaciones de abuso sexual infantil.  Su libro, que recomiendo leer a ojos cerrados, encierra situaciones terribles, dolor y tristeza pero es, al mismo tiempo, un canto de esperanza, de capacidad para tomar el toro por las astas enfrentando los desafíos de la vida, de la  posibilidad del perdón y de la sanación. Cuando me lo regaló, confieso que lo entreabrí varias veces, pero sin ánimo de lanzarme a una lectura en la que sospechaba el horror y la desolación. Sin embargo, una vez leído, es inevitable sentirse entre pequeña y afortunada. Pequeña, porque resulta admirable conocer a personas que, a partir del dolor, terminan siendo gigantes admirables, desarrollando recursos extraordinarios para sobreponerse a tanto horror, y afortunada al darme cuenta de que mi experiencia personal no se ha visto asaltada por el abuso. Surgen muchas preguntas luego de la lectura de un testimonio como el que hace Vinka en su libro:  ¿cómo se puede confiar si se ha vivido lo que ella vivió?, ¿cómo pedirle confianza a las personas que, desde su más tierna infancia, fueron sometidos por personas que tenían autoridad sobre ellos, máxime si se es una autoridad espiritual, como el caso del sacerdote Karadima?, ¿cómo poder amar, si lo que se ha experimentado, por la fuerza del abuso, es un profundo desamor o más bien, una utilización?

Vinka decidió  escapar de la victimización  y ser un testimonio viviente de que se puede salir adelante, a pesar de las heridas lacerantes en el alma pero también en el cuerpo, cuerpos que somatizan recurrentemente, por fuerza de cargar con la memoria del abuso y de la pérdida. Es posible consultar su  hermoso blog en http://vinkajackon.wordpress.com. Vinka me dijo una vez que es inevitable no sentir que lo que has vivido te confiere la categoría de caso único. Es mucho el horror y, por tanto, una cierta incredulidad, por lo que se tiende a pensar que solamente a tí te puede haber pasado algo así. Sin embargo, a través de su blog, se ha dado cuenta de la existencia de muchas personas que han vivido situaciones como la que ella vivió y se lo comunican. Saber que hay muchos más, me decía, es importante porque te da fuerza para luchar. Además, me comentó con cierto humor, “somos tantos, que debiéramos tener nuestro propio candidato/a la Presidencia de la República”.

Desde aquí, un homenaje y un reconocimiento a todas aquellas personas, hombres y mujeres, que han vivido situaciones tan humillantes, a todos ellos que carecieron de lo más crucial que le debemos a los niños que es el cuidado, la protección y el desvelo. Es importante que cada vez más se conozcan estas situaciones de vida. Pero no es suficiente saber. Cada sociedad debe encontrar, con urgencia, la forma y los arreglos necesarios para reconocer y erradicar los patrones culturales y las formas de vida que llevan a que hermanos nuestros, semejantes, pasen por este tipo de situaciones, evitando que ello se siga repitiendo, en el futuro.  

RECUADRO
La web chilena sobre el abuso sexual

La autora de www.inocenciainterrumpida.net es una profesional chilena de 28 años, casada. Asistió a uno de los colegios más exclusivos de Santiago. Sufrió abuso sexual entre los 8 y los 10 años por parte del hermano de su padre. Hace dos años, cuando su pareja le pidió matrimonio, se vio en la obligación de enfrentar su sexualidad y, con ella, su historia. Junto con ir a un siquiatra, quien le recomendó la utilidad terapéutica de escribir su historia, armó este sitio donde hace pública su vivencia de manera anónima. Además, sube testimonios de otras personas que han pasado por lo mismo y entrega información de expertos en torno al abuso sexual.

¿Qué tipo de feedback has tenido a través de tu página?
Que hay mucha gente que ha vivido esta experiencia y tiene el anhelo intrínseco de contar su historia y darla a conocer al mundo, pero anónimamente, para liberar las tensiones que se acumulan cuando se tiene una historia en secreto. Como decía la poeta norteamericana Maya Angelou, “no hay mayor agonía que llevar dentro tuyo una historia sin contar”.

¿Son muchos los adultos que te escriben y han guardado este secreto por largo tiempo?
Muchos mueren sin haber hablado con nadie de “lo que les pasó”. Muchos refieren que llegaron a la madurez pensando que “eso” les pasaba a todos, que así era la vida. Muchos han sepultado en el olvido que les pasó “eso”, porque el tiempo y la necesidad de sobrevivir congeló en ellos cualquier palabra que describiera lo que les sucedía. Para muchos otros, muy pequeños cuando “eso” les pasó, la memoria les jugó una trampa y ya mayores, sin recordar los hechos, sufren las consecuencias. De todo eso hay. Pero para sanar, los sobrevivientes de violación y abuso sexual deben salir del escondite en el que permanecen. Aunque al comienzo no puedan, todavía, dar sus nombres.

¿Qué razones dan ellos de su silencio, aun si saben que callar les hace daño?
Es que para contarlo se requiere de mucho coraje, porque puede ser aterrador. Como la violación aún es un tema tabú, los sobrevivientes de abuso sexual generalmente sufren aún más por las reacciones de sus amigos y de su familia que pueden no creerte, que se distancian, tratan de minimizar tu dolor o simplemente te evitan. Se ve en tu página que has estudiado sobre el tema. ¿Cuáles son las secuelas que quedan en los adultos que sufrieron abuso sexual en la infancia? Hay consecuencias del abuso sexual infantil que permanecen o pueden agudizarse con el tiempo hasta configurar patologías definidas. Por ejemplo:

-Conductuales: intentos de suicidio, consumo de drogas y alcohol. -Emocionales: depresión, baja autoestima, síndrome por estrés postraumático, dificultad para expresar sentimientos. -Sexuales: fobias y disfunciones sexuales, falta de satisfacción sexual o incapacidad para alcanzar el orgasmo, etc. -Sociales: aislamiento, dificultades en las relaciones personales, mayor probabilidad de sufrir violencia por parte de la pareja.

¿Por qué te refieres a las personas que sufrieron abuso sexual como sobrevivientes? ¿Así te sientes?
Porque me da rabia reconocerme como víctima de abuso sexual. Tal vez porque siento que eso reduce mi identidad. Porque me da rabia pensar que un hombre tuvo el poder de quitarme, en unos minutos, la posibilidad de disfrutar plenamente la vida. Me niego a vivir sintiendo que esos minutos han tenido más impacto sobre mi sicología y afectividad que los otros miles de momentos vividos. Quiero pensar que voy a sanar, quiero pensar que, al igual que otras sobrevivientes empezaré poco a poco a recuperar la confianza en mí misma, el amor propio. A recuperar el poder que desde muy temprano me fue robado y así, pasito a pasito, reconstruir el rompecabezas de mi vida, recuperar mis metas, mis sueños, sentirme plena y ayudar a los demás.