La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Brais’

El subte

domingo, septiembre 14th, 2008

No soy muy amigo del metro, o como se le llama aquí, subte. Y es que el topo es un medio de transporte público que llega  a repartirse dificilmente de manera eficiente por la ciudad, dejando por desgracia muchos puntos concurridos vacíos a los que hay que llegar en bus, o en taxi. Este último, aunque su precio es muy asequible en comparación con España, yo soy estudiante y  no se puede agarrar taxi para ir a todos los sitios. Pero más allá del precio de la gasolina, los subsidios al transporte, las líneas de autobuses y las escasas salidas de metro para una ciudad tan grande, quería explicar bien, qué pasa en este subte.

Para que se hagan una idea general de dos grandes ciudades.

Longitud de las vías

Subte de Buenos Aires 52,3 Km.

Metro de Madrid 281,780 Km.

Número de paradas

Subte de Buenos Aires 74

Metro de Madrid 319

Número de pasajeros diarios, por media.

Subte de Buenos Aires 1.405.000 (dato de 2008)

Metro de Madrid 1.689.132 (dato de 2004)

Esto es aplastante, casi cinco veces menos en todo excepto en pasajeros, pero todavía falta decir que la frecuencia de las líneas es un atropello, el índice de retrasos es increíble, la limpieza mínima, el aire inexistente, la luminosidad precaria, el olor en muchos sitios insoportable y la mitad de los vagones son los que usaban en Madrid en los años ochenta. Con estos datos no me extraña que la gente vaya con cara de muerto, a punto de morder y hablen con voces de ogro, aunque sinceramente esto pasa en casi todos los metros, ya se llamen metro, subte o underground. Es bastante frecuente ver ese cartelito verde que reza “Linea D con demora 10’” y que tras su lectura sabes que llegarás tarde, pero siempre hay un mensaje poblacional de masas bastante peronista que te recuerda “estamos trabajando por ti, la ciudad trabaja, Buenos Aires trabaja, estamos mejorando para ti”, Buenos Aires trabaja, pero tu llegas tarde una vez más. Por eso el subte es una lotería, nunca sabes si vas a llegar a la hora o no, y si tienes alguna reunión o examen, que Dios nos “coja” confesados.

Pero más allá de la precariedad de los andenes hay cosas buenas, como llegar a la estación de Mariano Moreno y ver un mural de la catedral de Santiago y recordarte que allí no necesitabas hacer el topo para llegar a clase, simplemente un agradable paseo desde la calle Santiago de Chile hasta el Campus Norte, cruzando la zona vieja y haciendo el deporte Olímpico 100metros esquivo de turistas por a Rúa do Franco, aunque a veces se llegase a clase calado, literalmente, hasta las rodillas. Otras cosas buenas es que puedes comprar libros de todo tipo en las estaciones, el precio del viaje (0.9 pesos, unos 20centimos de euro), las promociones de los viajes simples, o las publicidades de los vagones que a veces si que arrancan una sonrisa, mientras la única gente que habla en alto son los escolares que suben en Tribunales. Además hay otro dato que he observado en varios sitios, y es que nada como las estaciones de metro para darnos una lección de historia sin querer, aprendiendo nombres de coroneles, generales, políticos, artistas, escritores, músicos, guerras, tratados, congresos, acuerdos, conquistas…Creo que si se supiesen cien palabras sobre cada estación, se sabría mucho más de historia del sitio en el que vivimos. En fin, experiencia subte, mañana lunes, ya os contaré….

Buenos Aires VS Resto de Argentina

jueves, agosto 28th, 2008

Creo que ya había comentado anteriormente que en esta gran ciudad vive casi un tercio del país, y esto para el octavo país más grande (en extensión de km cuadrados) es mucha gente. Para que se hagan una idea es 5’532 veces España (por supuesto, no he contado las Malvinas, que será otro post…). Y cuando me refiero a esta gran ciudad me refiero a El Gran Buenos Aires, que debemos de diferenciarlo de lo que es la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Pero estos datos, los puede encontrar cualquiera en la Wikipedia.

Esto no es una guerra de unos contra otros, lo que me gustaría reseñar es la diferencia entre la inmensa gran ciudad, los que ellos la habitan, y el resto del país. Es algo más allá del recelo que tengo experimentado en otros países e incluso en el mío hacía la gente de la capital, esto es verdaderamente una diferencia, más allá de todo estereotipo. La mayoría de la gente que sale de Argentina es de Buenos Aires, lo que me imagino que no extrañará a nadie tras ver los datos que facilito en el primer párrafo. Acercándome más a lo que realmente quiero decir, es que lo que la masa conoce como argentino, es en realidad, un porteño o un bonaerense (que es lo mismo), y ahí es donde se comete el error, no el error de insultar, no es un insulto ser de “acá” ni mucho menos, pero cuando se cataloga a alguien como típico argentino, lo que realmente se está haciendo es llamarle porteño, dejándose de lado el resto del país, que nada tiene que ver con tango, Maradona, teatro y verborrea vendemotos. Está claro que en todos lados hay de todo, pero estos rasgos son mundialmente conocidos.

Y el resto del país es mucho, y cuando digo mucho me refiero a mucho más que una ciudad. Argentina tiene desierto, selva, cataratas, glaciares, montaña, playa….y además tiene razas, mezclas, herencias culturales, dialectos y tradiciones como país antiguo que es. A fin de cuentas, Argentina es más que Buenos Aires, que ya no es poco, y si miramos en el mapa del mundo nos damos cuenta de lo realmente grande que es. Sobre lo rico que es por dentro, nada mejor que alquilar un coche y tirar km a base de depósitos y depósitos.

Os adjunto la foto, que está tomada en Humauaca (pueblo al NO del país, en medio de una quebrada a 2000m de altura que viven de souvenirs de los que se atreven a llegar allí, flautas de pan, pulseras y artesanía) a aproximadamente 1700km de Buenos Aires, como veis, esta niña no tiene nada que ver con la imagen asociada a “Argentina”

wepalas.jpg

Clonazepán y circo

viernes, julio 4th, 2008

Siempre que estamos en otro país nos suelen preguntar si estamos contentos, si nos gusta, que qué tal la gente, y, aunque tu posición inicial no sea la comparación, no hay que olvidar que es muy gráfica y entendible para todos, sobre todo si estás en Argentina y eres español. Después te preguntan tu opinión sobre ciertos problemas sociales del momento, como te posicionas, que te parece…y ahí está la elección de cada uno, si quiere hablar del tema, si no quiere, si no tiene ni idea, si ni tan siquiera se ha informado o si por otra parte, ni le apetece, ni le va, ni le viene.

Últimamente, el problema es el campo, y cuando digo últimamente me refiero a los últimos 120 días, lo que viene siendo a ojos de todos, un tercio de año. Todo el mundo pregunta lo mismo, lo cual parece lógico. Pero mi postura realmente ha cambiado con el tiempo a medida que mi paciencia se desbordaba y mis ojos no daban crédito. Lo que empezó como un problema económico de retenciones, se les fue de las manos, si bien al principio siempre tienes opiniones, comparas periódicos, vas a alguna charla, hablas con los profesores, te involucras en alguna cacerolada cacerolada…es decir, te informas por los distintos bandos, llega un punto en el que pasan los días sin que pase nada y piensas “pero vamos a ver señores, un poco de seriedad”.

No quiero decir desde aquí que resolver un conflicto de tales magnitudes lo pueda hacer cualquiera y es que uno en primera persona es muy valiente, sobre todo cuando habla de política y de fútbol, pero es que los extremos a los que hemos llegado, son ver para creer. Hubo incluso un momento de la crisis, que había comparaciones con España, claro, cuando llegó la psicosis del desabastecimiento en España, colas en las gasolineras, góndolas de mercados semivacías…En ese punto, al preguntarme sobre la situación de Argentina, la comparación era suya…

-Pues ustedes por lo que parece, están hasta las manos también”

-Y…parece que sí.

Pero son situaciones y maneras, y hay maneras y maneras. Obviamente no puedo hablar sobre como está España ahora mismo, aunque sí lo que ha durado la repercusión directa del mismo en la sociedad (la gente comprando y rellenando el tanque impulsivamente), y comparando con esta sensación de 120 días, lo que se a montado aquí, es un circo.

El problema de retenciones de soja, campo, paradas de camiones y podemos añadir un ciclo de un largo etcétera de derivados, ha llegado al congreso, y con ello, ha llegado la fiesta nacional. Algunos ya lo llaman “El Camping del Congreso” y es que no es para menos. Cada grupo, bien a favor bien en contra, se ha montado su propia carpa, y como si de una fiesta se tratase se han puesto manos a la obra: hacer propaganda, repartir folletos, dar charlas, hacer pucheros de comida enormes para los que han mudado su residencia hasta la carpa con el fin de presionar al congreso (familias enteras desde todo el país). Empezaron los dos bandos, a favor del gobierno (el grupo K) y la carpa del campo, pero esto va camino del despiporre, pues ya se han unido el partido humanista, un partido católico ortodoxo y parece que vienen más y de todos los colores y formas. Si semeja esto ser gratis, no olviden sumarle gastos, y se habla de una media e 8.000 pesos semanales (1250€), la del gobierno 14000, (2700€) las más pequeñas que andan sobre 900€. Todo para “presionar” la opinión del congreso.

Por si esto fuese poco, además muchos grupos han instalados muñecos hinchables bastante grandes con el fin de llamar la atención y ya al llegar a la plaza asoman la cabeza un pingüino y una paloma de unos cuatro metros, y otros más pequeños por alrededor. Además el otro día para matar el aburrimiento, jugaron un partido de rugby K contra campo (por supuesto esto salió en todos los periódicos), y aunque la convivencia suele ser pacífica, hubo un par de altercados con algún herido a cuchillo.

-Bueno joven, y que opinas de lo que está pasando con el campo?

-Un circo señora, un circo…

Cacerolazo!!!

miércoles, junio 18th, 2008

Ayer era lunes, lunes 17, y tanto yo como dos de mis amigos estábamos sufriendo lo que era un festivo pre-examen en Buenos Aires, es decir, bibliotecas cerradas, sin sitios donde estudiar y cansancio acumulado. Así llegaron las 19 de la tarde, desde el salón se escucharon las primeras cacerolas, el primer ruido que no nos dejaba mantener la concentración. A los cinco minutos aparece mi compañero de piso invitándonos a ir a lo que ya suponíamos, participar en  “la gran protesta”. Protesta la cual, según he leído en otros medios surgió de una forma espontánea por las principales ciudades de todo el país, lo siento pero no es cierto, por lo menos en Buenos Aires. Esta cacerolada tuvo convocatoria previa, mucha gente que vive en esta ciudad tenía invitaciones (por mail y móvil) de participar activamente en la protesta de 20:00 a 20:15 aunque si es verdad que la gente continuó hasta pasada la madrugada.

Así nos fuimos de casa, cámara en mano, algunos tocaban las palmas, otro llevaba platillos, cucharas contra pucheros, “potas”, cacerolas y todo tipo de instrumentos para hacer ruido, yo me limité a llevar mi cámara compacta sin confiar demasiado en la batería, que me jugaría una mala pasada (las fotos, en su mayoría movidas…) .Pero vayamos a lo importante. El primer punto de encuentro importante, desde mi casa claro, era el cruce de la Avenida Santa Fe con Coronel Díaz. Empezamos un centenar, dos centenares, tres, y poco a poco, cada vez que la calle era cortada por los semáforos, la gente invadía tímidamente el cruce. Según el semáforo se ponía en verde, la calle se abría para el paso de los coches, y así hasta una docena de veces. Después éramos cada vez más, hasta que alguien se sintió con poder suficiente como para cortar la calle sin atender a semáforos. Fue entonces cuando la gente decidió tomar la avenida Santa Fe y seguir hasta el cruce con Callao (Barrio Norte). Allí fue el primer gran stop (siempre desde mi perspectiva) con cámaras de televisión, gente cantando el himno, gran ruido de cacerolas, curiosos e incluso gente en contra de la protesta con carteles de apoyo al gobierno.

Ahí realmente comencé a hablar con la gente y noté que muchos protestaban por cosas diferentes, carteles de “Palermo con el gobierno” o “No más al corte de las rutas” “Que paren los cortes sin motivo” “Todos con el campo”, “No más desabastecimiento” “Muerte a los Kirchner” y así hasta infinitas combinaciones posibles en contra, pero incluso con cierta tolerancia hasta los que opinaban diferente, es decir, allí había un grupo que era todos contra el gobierno y una minoría de despistados, curiosos y los menos y valientes a favor del gobierno, de los cuales alguno volvió a casa “caliente” a pesar de que en este hemisferio está empezando el invierno, repito, dije cierta tolerancia, no total tolerancia y compañerismo. Y es que cuando protestas con una misma bandera, un mismo himno y un mismo partido, todo se complica, pero el peronismo, es lo que tiene.

Después de estar entre las cámaras, cacerolas y en medio de una avenida donde suelen pasar por día más de un millón de personas, la masa se movió bajando por Libertador, “¡¡¡todos, bajemos por Libertador, bajemos por Libertador!!!hacia la Avenida 9 de Julio!!!”, para así juntarse masivamente en el Obelisco (lo que todos los argentinos consideran la avenida más ancha del Mundo). Fue una gran protesta, se dice que más de 12.000 personas, banderas, cacerolas, gritos al unísono, polémica, himnos, canciones, fotógrafos peeeeeero….ni un solo cámara de televisión, ¿por qué? Nadie lo sabe. Dónde está Cristina? (eso pregunto yo). Aquí en las noticias durante el día no ha salido la juntanza del Obelisco (no he visto todos los canales pero preguntando, nadie lo ha visto en la televisión). Todo ha sido muy emotivo, muy grande…la gente sabía y hablaba de que no se podía ir a la plaza de Mayo, se decía que había gente armada. Al llegar a clase, fue lo primero que pregunté, ¿por qué la protesta no se desvió hasta allí?, la respuesta: “En la plaza de Mayo estaban los piqueteros a favor del Gobierno y la verdad es que eran muy pocos. Estaban predicando que las protestas en contra no eran nada cuando ciertamente todo el país podía oírlas. Pero te diré una cosa, si ayer hubiese una protesta en esa plaza, el país se caería otra vez” No se cuanto de cierto tiene esta frase, pero viniendo de un profesor como es el que me lo dijo, es para pensárselo dos veces. Lo que también me dijeron fue que no hubo policía por evitar un gran enfrentamiento, lo cual, he de decir que me parece un acierto.

Desde mi punto de vista, jornada de reflexión para el gobierno que estuvo ausente ayer, mañana manifestación a su favor en la plaza de Mayo, parece ser que se va a repartir, a mi personalmente me han invitado a que no me acerque por allí. De todos modos, y para que no se asuste nadie, me gustaría aclarar que todo parece mucho más en televisiones de fuera, fotos de periódicos, revistas y otros medios, viví la protesta desde dentro y puedo decir que fue pacífica.

cacerolas1.jpg