La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘brais romero’

Hasta luego y muchas gracias

martes, diciembre 16th, 2008

Ha terminado el curso y me encuentro en un Airbus A340-300 fila 27 asiento A, ventanilla. Es un vuelo Charter que me lleva desde Buenos Aires a Santiago de Compostela, sin escalas. Se acabó.

Entré en Global Galicia comentando una noticia por una quema de maleza masiva a las afueras de Buenos Aires que nos costó algunas dificultades respiratorias, picores en los ojos y dolores de cabeza a muchos de los que estábamos aquí. Ahora han pasado ya unos cuantos topics con mucha ilusión, y la verdad sea dicha,  me da mucha pena tener que despedirme de esto. He tenido la suerte de poder contar desde mi punto de vista lo que pasaba y como se vivía aquí, siempre manteniendo el hilo y el contexto, respetando las pautas sabiendo que esto no era mi blog personal, quizás por eso lamento no haber podido ser más participativo, ya que no todos los días nos pasan cosas extraordinarias que contar o el gobierno hace algún numerito. Quizás por eso he escrito más que otros, porque este gobierno monta más números que una serie de Euler.

Recapitulo un poco y me acuerdo de los otros, de los que están en Galicia de siempre, de los que están fuera y como yo vuelven por estas fechas, de los que me están esperando, de los que no me están esperando pero me verán igual y de los que se van a volver a ir. Pienso en los que están y siguen fuera, que son bastantes y en el boom generacional que hubo (a pesar de que los gallegos siempre nos fuimos, pero hablo de situaciones no forzosas…), la apertura de una generación que podría ser la mía, 1985 o quizás un par de ellas antes, los nacidos en el 84 y hasta el 83. Ya he soportado frases de todo tipo acerca de viajar y estudiar, ejemplos: “Te vas a Irlanda a estudiar inglés tu solo y sin conocer a nadie, estás loco, tan pequeño!!”

“Ahora a Polonia? Solo también? Pero allí no hablan muy raro? cómo vas a aprobar?” hablan rarísimo!”. Lo de aprobar como toda la vida me imagino, estudiando….

 “¿Qué se te pierde en Portugal en verano? Aquí también tenemos playas y muy bonitas y no hablamos tan raro…!” Será por lo raro que hablan entonces…

“Y ahora a Buenos Aires? Ay! Es que no paras eh…., como eres! Y a dónde te irás después?” Pues a donde me den trabajo me imagino, porque me parece que sobrar ahora mismo en España, no sobra.

Hay de todo, y más allá de mi experiencia personal quería hacer una pequeña reflexión sobre los que ahora no están, o no estamos, cuantos de nosotros hemos hechos intercambios y sentimos que una parte de nosotros se quedaba en algún sitio, cuantos de esos se han vuelto a por ella y lógicamente, no la han encontrado, cuantos de ellos no lo han podido superar sufriendo el conocido “síndrome post erasmus” y cuantos, siguen viajando compulsiva y ciegamente hacia nuevos destinos pensando encontrar una parte de sí mismos que no estaba en Galicia, no estaba en el destino erasmus aunque creyeron encontrarla y no estará en el siguiente destino al que vayan, aunque este sean las Islas Cook. Sin caerme de maduro, por suerte, me había dado cuenta antes.

 Después de un año no me puedo quejar y puedo estar satisfecho, que en 5 años de carrera, finalmente me ha salido todo al milímetro y una vez más, un año más, he conseguido todo lo que me había propuesto. Hace ya 10 meses, las metas eran: aprobar todas las materias con buena nota en Buenos Aires (conseguido con creces), viajar (he visto prácticamente todo el país), aprender rasgos de la cultura argentina, pasar desapercibido entre ellos sin ocultar mis valores, ver costumbres y, por supuesto, pasármelo bien, muy bien. Y ahora me voy, me voy de los asados los domingos, de la locura en la Bombonera, de los taxis para todo, de los atracos a mano armada, de tener cuidado de mis bolsillos, de la mentira, de la noche, de la mentira de la noche, de la locura del amanecer, de la alarma constante, de la cultura del afterhour, del regateo, de la suba de precios de un día para otro, de la escasez de monedas, de las subvenciones del gobierno, del verano en diciembre, de la navidad a 32ºC, del metro más caótico de Suramérica, del chamullo, del aparentar, del no ser, de la 9 de Julio y sus 24 carriles, de la Quilmes, de la contaminación y de los besos que se le dan a los chicos incluidos, cuando entras en un grupo.

Ahora me toca llegar a casa, volver a casa, con un título bajo el brazo a enfrentarme al mundo laboral, y la verdad, si me permiten una reflexión en alto, está jodida la cosa. O eso es lo que veo en las noticias todos los días. Colgar CVs para ir a prácticas, comprar más camisas, un par de trajes, zapatos y acumular palmadas en la espalda o como mucho un Larrismo “vuelva usted mañana”. Me imagino que es una etapa para la que no estaba preparado, miento, lo estaba para la etapa, no lo estaba para la circunstancia en donde todas las puertas a  mis primeros trabajos potenciales se han ido cerrando por la crisis, cosas que pasan.

Mientras sigo pensando en como enfrentarme a las colas y entrevistas, veo a una azafata que se mueve con una técnica perfecta por el pasillo del avión, las luces están apagadas y la mayoría de la gente duerme. Sigo sin saber en que fotograma estoy, en el de querer llegar, o en la de echar de menos volver. Lo que sé con certeza es que estoy sobre algún punto no determinado del Océano Atlántico ¡oh, vaya exactitud!. Viene la azafata, le pido un Jameson con dos hielos antes de dormir y tengo la sensación de llevarme, como tantas otras veces, un poco de este lugar  para Galicia. Galicia, allá voy, 13horas de vuelo, tres horas más en mi reloj, 10.004’8Km de distancia, 30ºC menos, Ferroliño, familia, amigos y tardes de Navidad en A Casa do Fol.

PD: Gracias a Carlos Agulló por la oportunidad de poder participar en este blog y enseñarme algunos trucos de wordpress, gracias a los que me habéis leído, a los que han comentado y con especial ilusión a los que un día me dijisteis que os gustaban mis historias. Besos y abrazos a todos. Os seguiré leyendo.

A tiros

jueves, diciembre 11th, 2008

 Este cuatrimestre, he tenido la suerte de tener una materia muy interesante, con un profesor igual de interesante, de esas que sabes que aprendes, de las que da gusto ir a clase, de las que sirven para algo que casi ningún libro te puede explicar, de las que normalmente se aprenden “en la calle” (siempre y cuando andes con los que debes) o te lo da la experiencia. La materia se llama Liderazgo y resolución de conflictos y el docente en cuestión, Victor Sarasqueta.

Fruto de la casualidad, un domingo, no hace muchos domingos, salía de la biblioteca con mi compañero de piso, el cual tenía que afrontar también sus exámenes finales con la presión de que si todo iba bien  la carrera iba a estar finiquitada. De eso estábamos hablando tranquilamente, hasta que llegamos a la parada a agarrar el colectivo (es que coger buses aquí, está pero que muy mal visto) y una vez allí, esperando por el 63, un autobús clásico que recorre la avenida Las Heras y nos deja en Plaza Italia, pasó algo bastante inesperado. Al escuchar un frenazo y unos bocinazos en el semáforo anterior, cortamos nuestra amena charla sobre el supuesto futuro laboral que nos espera y echamos un vistazo: un conductor de un vehículo negro bajaba la ventanilla e increpaba al chofer del autobús por haber frenado tarde y bastante ladeado, casi rozando su coche. Cuando el disco se puso verde, el coche salió a la par del bus, y justo cuando este estaciona para subir a más pasajeros en mi parada, el energúmeno abandona su coche con una pistola en la mano y pidiéndole al conductor del bus que abriese la puerta. Se montó bárbara. Nosotros no nos dimos cuenta de la gravedad  del asunto hasta que vimos al sujeto petar en el cristal de la puerta con una pistola. Al instante, la gente escapando de la parada del bus, los del bus dentro gritando “Forro!! Abrí la puerta!! Dejanos salir del colectivo!No tenemos nada que ver!!” y mientras el señor conductor, pobre de él, paralizado, tardó tres minutos en abrir la puerta trasera para que la gente pudiese escapar, tres minutos que a mí me parecieron noventa  y a los de dentro del bus, no lo quiero ni imaginar. Yo sólo quería cruzar la calle, aunque me atropellasen, y mi compañero de piso, valiente él, allí plantado como si tuviese un chaleco antibalas, sólo quería seguir mirando el altercado, por lo que vimos la escena desde un punto más alejado.

Cuando subimos al colectivo, nuestro fiel 63, el conflicto había terminado, el llanero solitario ya había enfundado su arma, y el bus de la línea 41 ya se había marchado. Muchos de los “rehenes” estaban en nuestro bus, algunos más tranquilos que otros explicando como había pasado todo. De igual manera, nadie hablaba demasiado. En la siguiente estación, Billy el niño estaba detenido por 6 coches de policía y el amarillo 41 a su lado, me imagino que declarando, o lo que proceda en este caso, en este país.

Un domingo cualquiera es simplemente una expresión que se nos queda corta. Todo aquel que en esta ciudad ponga las noticias para comer, para merendar, para cenar, da igual. Comprobará que la media de tiroteos es, aproximadamente uno por semana, esto, sin considerar Buenos Aires como una ciudad demasiado peligrosa (no quiero ver Caracas, Rio, Sao Paulo, Medejin., Mexico DF…alguna ya comentadas en este blog). Dentro de estos tiroteos, otra cosa que me asombra bastante, es la inmensa cantidad de policías que mueren en ellos Las cifras son bastante alarmantes. Pero no sólo estas, la posesión de armas es algo muy natural en la delincuencia porteña, no hay control alguno y es imposible, ya que la gente de las villas (para simplificar, equivalente a una favela) pueden fabricarlas de manera casera y esto es especialmente peligroso cuando hay guerras internas en las villas, además, claro está de que al poder fabricarlas, su número aumenta exponencialmente. Sin comentar que como se puede imaginar la venta ilegal está  a la orden del día, tanto dentro como fuera de las villas.

Por otro lado y contrastando con datos oficiales, un policía tiene derecho a 6 balas oficiales por año, y si no las usa, paga las que no usa. Es extraño, sobre todo porque el tiro hay que practicarlo, y como las balas son caras, son los propios policías los que si quieren practicar excediendo la ridícula cifra de 6 tiros por año, tienen que comprar balas en el mercado negro, balas truchas.

A veces la impotencia viendo el noticiario crece un poco más, jóvenes que atracan a otro para robarle la moto, este se la da pacíficamente y lo matan igual. Una persecución de la policía mientras el ladrón conducía y tiroteaba para atrás (atravensando uncluso una plaza) hasta que se estrella en una calle. Un niño de 16 años mata a otro porque no quería darle el teléfono movil, dos violaciones en uno de los mejores barrios de la ciudad en la misma semana…son algunas de las noticias del último años.

El último día de clase, Victor Sarasqueta, como siempre, introdujo un tema de debate los 20 minutos iniciales para romper el hielo, y fue justo para comentar la seguridad en Buenos Aires. Todos mis compañeros hablaron sobre si valía la pena manifestarse por barrios pidiendo seguridad cada vez que pasaba algo. Me preguntaron mi opinión y conté algunos de estos sucesos, lo del bus, lo del niño que mata a otro, el descontrol de las armas en las villas, la prueba de tener que matar a alguien para entrar en una banda, y la cantidad de policías muertos. Y ahí se dieron cuenta, de que realmente, es una auténtica locura. En esa clase de personas desde los 21 a los 26 años, un 90% apróx. había visto algún tipo de tiroteo o sufrido un asalto con un arma. Y sin embargo el resultado fue, que debería de haber más seguridad, pero que nadie se sentía amenazado. Quizás esta asignatura debería de ser obligatoria en la reinserción de un delincuente o de un poseedor ilícito de armas, por supuesto no es una respuesta seria, pero es mejor que seguir solucionando todo a tiros.

Realmente, sé que es raro, pero no me siento inseguro, o intranquilo cuando paseo por la calle. Claro está que se que hay barrios que es mejor no visitar en ciertos momentos del día, pero eso pasa un poco en todas las ciudades del mundo. Aunque situaciones como esta, te hacen pensar que de verdad, puede pasar cualquier cosa en cualquier momento.

La cabeza de Maradona

lunes, diciembre 1st, 2008

Como mucha gente ya sabe, Maradona, Diego, el 10, el Pibe de oro, La Mano de Dios…es ahora el nuevo seleccionador argentino de fútbol, o como aquí lo llaman, DT (que responde a Director Técnico) mucho más sofisticado que entrenador y definitivamente con más clase que míster, donde va a parar. Esa fue la noticia durante un tiempo y tenía pensado escribir sobre ella, lo prometo, pero es que en medio de exámenes finales sólo hay tiempo para las tres fases de 8 horas que suman un día. 8 horas de sueño, 8 horas de estudio y 8 horas entre comer, transportes y cafés.

Diego es el DT de Argentina, y sé que esto no es un blog de deportes, pero es un fenómeno social en el país. Unos dicen que no tiene título de entrenador, otros que con Diego ganan el Mundial otra vez, seguro. Yo digo que se puso ahí porque la gente se estaba empezando a desencantar con la selección viendo como perdía contra sus vecinos a los que tan poco respeto tienen, como Chile y no digamos Paraguay, y con Diego la AFA (Asociación de Fútbol Argentino) se lava las manos si pierden con un “échenle la culpa a él, nosotros pusimos al que quería la mayoría”.  El lado bueno es que es una leyenda viva, y algún jugador se va a pensar dos veces jugar al 50% cuando se vista la albiceleste.

Socialmente es un fenómeno, mueve masas, vende camisetas, medallas y hay hasta una religión, los maradonianos (que bueno, son una panda de tarados). Tiene tantos admiradores como detractores, dentro y fuera de Argentina, no hace falta ir a Brasil. Maradona es la conversación perfecta para un taxi, si bien no conviene irse por las ramas, porque si no puedes acabar en Ushuaia, pero suelen dar buenos datos y sensaciones, además son bastante futboleros, mayoritariamente de Independiente y Boca. Antes de que el 10 fuese DT y en una de estas conversaciones fue cuando me abrieron los ojos y me contaron que mucha gente lo veía como un vendido, como un producto de marketing (la verdad es que el hombre se presta a todo), un icono vivo en la Bombonera y un analfabeto. La frase exacta me llegó al corazón “Dar un pase de 50 metros con los ojos cerrados, no te da libertad para hablar de política, economía ni relaciones internacionales”.  Y que lleno de razón estaba el hombre, muchos lo quieren, muchos lo odian. Eso sí, en el campo, para mí es el mejor de todos los tiempos, no hay otro.

Fue muy emotiva su puesta en el cargo, sobre todo porque era el día de su cumpleaños. Debutó en Escocia y ganaron 1-0, sin brillar demasiado, pero con bastante morbo, ya que el adjunto al seleccionador de Escocia no era otro que Ferry Butcher, uno de los tantos defensas que Maradona dribló, por no escribir públicamente que los humilló, en aquella final del Mundial de México 86, cuando metió el segundo gol. No se si recuerdan  cuando el narrador argentino gritaba “barrilete cósmico, de que planeta viniste, para dejar en el camino a tanto inglés…” ese gol, todavía me pone los pelos de punta y si estoy sensible puede que hasta me salte alguna lágrima. No me cansaré de verlo jamás. Y habrá otros que no lo quieran volver a ver, como Ian Wellworth.

Ian Wellworth es un inglés de 43 años, que el día de la final de México 86 había pedido dinero prestado para apostar a favor de Inglaterra, y al perder tuvo que devolver la nada despreciable cifra de 125.000 libras. En caso de ganar, habría obtenido cinco veces su valor y en caso de cómo decirlo…no ganar, entraría en bancarrota, sumándole además daños colaterales como el abandono por parte de su mujer. El resultado de la final ya lo sabemos todos, y quizás podremos decir, que hasta aquí, todo “normal”. Pero ser descubierto con un machete a las afueras del estadio Hampden Park, en Glasgow, donde Diego entrenaba a su selección el pasado miércoles 19 con vistas a cortarle la cabeza, igual ya se nos va de las manos el tema. El susodicho Wellworth declaró que pretendía “arrancarle esa cabeza de ladrón argentino que tenía y mostrarla al público”.

Personalmente no creo que llegase a lo del machete, tampoco a lo de la apuesta, claro, pero no me sentaría nada bien si un sujeto primero me marca un gol con la mano, segundo se ríe de todo mi equipo nacional, especialmente de los defensas, y me lleva un Mundial con el declarado como mejor del siglo y de la historia de los mundiales, por muchas Malvinas que me queden. Y vosotros no se si llegaríais a lo del machete, pero si ese verano del 94 os encontraseis con todos vuestros amigos y a Tassoti sólo en un callejón si salida y sin testigos, qué? o en el 2002 al árbitro Al-Gandhul…sé que más de uno aliviaríais tensiones.

Imagen de previsualización de YouTube

Copa Davis

miércoles, noviembre 12th, 2008

Bajo a la calle, 35º C, camino por la acera rumbo Plaza Italia. No, miento, vayamos por orden. Bajo a la calle, 35ºC, sudo, camino por la acera y al llegar a la esquina me ofrecen un periódico gratuito, La Razón, que me da las dos noticias del día que estaba esperando. “La resanción térmica de hoy será la más alta de la historia en Buenos Aires para un día de noviembre”. Esa era la primera y en ese mismo instante ya la estaba sufriendo. La segunda noticia y de especial interés para la sociedad rezaba “Hoy a las 15:30 se sabrá si Rafa Nadal disputa la final de la Copa Davis en Mar del Plata”.

 El día siguiente al “Día de noviembre con la sensación térmica más alta de toda la historia en Buenos Aires” voy a clase, compro el diario Clarín y leo dos cosas: una que sabía y otra que no. Sabía que Rafa no iba a jugar, pero lo que no sabía era que Argentina había ganado la Davis sin jugar la final. Y es que como si de una relación causa-efecto se tratase, la lesión del manacorense le daba a Argentina la Davis. Vaya susto, sólo después de leer la noticia entera me di cuenta de que gracias a Dios, todavía teníamos que jugar, algo es algo. 

A mi mente llegaron de pronto conversaciones que tuve en este país sobre el maravilloso mundo de la raqueta, la ensaladera y la pista rápida, donde a Nadal se le tachaba de soberbio. Parece ser que toda Argentina apagó la televisión cuando a del Potro, tras eliminar al equipo ruso y ser entrevistado y preguntado por encontrarse con Rafa en la final, este contestó “Le voy a sacar el calzón del orto”. Quizás son mis valores los difuminados, lo de Rafa es soberbia y lo de Martín del Potro una lección de clase y saber estar. Por mi parte llegados a este punto, no sabía si La Razón nos lo ponía bastante Clarín, o Clarín tenía La Razón. 

Las esperanzas de ir a presenciar la final de la Copa Davis y poder saludar a papá y a mamá por la tele se desvanecieron tan pronto supe el precio de las entradas, que iban desde los 950 a los 2500 pesos (de los 240 a los 630 euros). Lo cual reflejaba más la realidad de un país como Suecia que de uno como Argentina, a pesar de haberse terminado en los primeros treinta minutos. Digo que no parece Argentina porque alguien podría pensar que aquí todo el mundo es rico, puede pagar esos precios y además es paciente por esperar esas colas, pero también podríamos pensar que si tuviésemos dos ruedas, seríamos una bicicleta, y no. Al lío, media hora después de abrir taquillas (físicas y virtuales) las 3000 entradas estaban agotadas, por lo que ya tenía otros motivos para ahorrar dinero porque ya sabía que a Mar del Plata, no iba a ir.

Pero Argentina sigue siendo Argentina y el negocio no cesa. Ariel, el vecino del cuarto, es entrenador de fútbol de un “equipo de pibes” y hace meses que había reservado un fin de semana en un hotel en Mar del Plata para ir con sus chavales, algunos padres  y su mujer, una chica morena con algunas canas que gasta la suela de las sandalias por la parte de fuera del pie. La mala noticia para ellos fue que en cuanto se supo que allí se disputaría dicha final, le pedían cuatro veces el precio por cada habitación que recordemos, estaba reservado y pagado previamente. La televisión dice que como el número uno del Mundo no iba a jugar, el precio de la reventa no se iba a disparar, pero aquí la dulce realidad deportiva en algunos campos sirve para disolver la amargura de la realidad política y la pasión es desmedida, así que no se asusten si al poner en su televisor algunos partidos de la final, además de ver a gente elegante, políticos, artistas, famosos, famosotes y gente de la farándula, ven a algún energúmeno desubicado sin camiseta, con bombos, trompetas y gritando sin parar como si en una cancha de fútbol estuviese. ¿Habrán pagado ellos las entradas?, esto es otro tema señores…

Mis deseos, que gane España, por el bien del tenis español, de mi oreja y de mi paciencia.

PD: Gracias a los compañeros que están en los EEUU por esa cobertura que me mantuvo despierto toda la noche de las elecciones 🙂

Galicia brilla en el fin del mundo.

jueves, octubre 30th, 2008

Tenía muchas ganas de ir al Sur. Si alguno de mis amigos de España lee esto, pensará que me he vuelto loco, pero aclaro: al Sur de Argentina. Sé que este espacio que me ceden en el blog global no es para mis aventuras y desventuras por el país, pero era lo único que me faltaba por ver del paísde lo declarado como “cosas de interés”.

Salíamos mis dos amigos y yo, muy ilusionados y tranquilos. Llegamos muertos de miedo, no sólo los tres, todo el avión. Resulta que el maravilloso aeropuerto de Ushuaia  se sitúa en una península ganada al mar lo que desde el avión hace parecer una pista de aterrizaje precaria) y en esas latitudes las ráfagas de viento te hacen llegar a pensar que igual el bus no era tan mala opción, que son más de 3000km. pero que veías la inmensidad de La Pampa argentina. Con las turbulencias fuertes empiezan las miradas nerviosas entre colegas, búsqueda de la azafata para verle la cara (clave: si la azafata muestra síntomas de nerviosismo, preocúpate), se veía el chaval de los auriculares, ajeno a todo peligro, que hacía que tocaba la batería, se escuchaban rezos en brasileño…vamos, lo normal para un aterrizaje en la ciudad más austral del Mundo.

¿Y qué se te perdió a ti en el Sur? no, no fui para hacer bien el amor. La razón principal era ver animales como pingüinos, cormoranes, focas y etc…en su habitat natural, navegar el canal de Beagle, ver un parque natural enorme con presas construidas por castores y, por qué no ponerlo, sentirse en el Fin del Mundo. Pero como en casi todos los viajes, hubo sorpresa, hubo un algo más que si nunca hubiese sido la razón principal de nuestro peregrinaje , sí nos alegró la cara, nos llenó  y llegamos a exclamar ¡hasta aquí!. Los que habeis llegado hasta aquí leyendo, no os desaniméis, ahora es cuando lo explico.

En el medio de Ushuaia se levanta un cruceiro. Allí estaba todo él, en piedra limpia, con los escudos esculpidos de Argentina y Galicia y una inscripción que rezaba “Galicia brilla en este fin de la tierra” Ninguno de los tres acababa de creer del todo lo que veía, pero allí estábamos, en la ciudad más austral del Mundo, sacándonos una foto con un cruceiro no muy diferente de los que pueblan Galicia, como si no hubiésemos visto uno en nuestra vida, como si fuese el Santo Grial o como si nos dejasen bajar al medio de la Bombonera para sacarnos una foto con Diego Armando Maradona.

 Os subo la foto, ese de ahí, soy yo. Espero que se vea bien, es decir, espero que  se lea la inscripción. Y de paso, aunque no se me vea estupendamente, me presento físicamente, ya que no había sido posible subir mi “cara” correctamente y mi represetnación sigue siendo una V. 

En el avión de vuelta no se habló de vientos, ni de turbulencias, ni de despegues, ni de aterrizajes…y todos pensábamos lo mismo cuando nos dieron aquel aperitivo infernal.

-¡Dios, como me prestaría ahora mismo un plato de caldo!

-¿De grelos, repolo ou nabizas?

-DAME IGUAL!

ushuaiacruceiro123.jpg

Crisis y Chamullo*

miércoles, octubre 15th, 2008

Era un jueves como otro cualquiera, o un martes, o un miércoles, pero había un Sol enorme que alegraba la mañana y ya se respiraba la primavera, ya se sentía que el tiempo estaba cambiando: el calorcillo en los brazos, las piernas, las gafas de sol, el olor a flores por Palermo…

Por todo esto y más cosas (tiempo libre), decidí ir caminando al banco y por lo visto, más gente había decidido lo mismo ya que las aceras estaban repletas y el mencionado banco parecía reventar. “¿Será la crisis? pensé, o ¿habrá pasado algo tipo corralito 2.0?, aquí nunca se sabe…” No había histeria, así que deseché la segunda opción, me puse a la cola y al contrario que otros días, hoy la gente hablaba como si se conociese de toda la vida (que igual si que se conocían, vete tú a saber) y parecían bastante contentos. Y así fue como me puse yo, bastante contento cuando observé que la cola para euros/dólares estaba prácticamente vacía. Entonces….¿toda esta gente? ¡Ha bajado el real brasileño! ¡Brasil está en crisis y ha devaluado! y así festejaba la gente de la cola del banco, se oían gritos,  risas y se veía  a la gente contenta, motivo para que desconectase del todo mi música primaveral del reproductor y me pusiese la oreja con cierto disimulo. Como ya dije, la gente hablaba, pero NO de crisis, ni perdición, ni corralito ni nada que ver, no, aquí se hablaba de comprarse pisos en Brasil! como lo oyen! como quien compra alfajores para desayunar: Fácil, rápido, saco ahorros en pesos, cambio a reales, me voy a Brasil y me compro un piso, pero así! ¿Quién dijo crisis en Argentina? yo estaba en la cola, bueno, semi-cola, que no daba crédito (nunca mejor dicho) aunque igual soy yo el incrédulo y estaba allí, ni más ni menos que rodeado de multimillonarios financieros y demás peces gordos que buscaban “su pisito en Brasil, allí, a pie de playa” porque consideraban que era la oportunidad, que tenían una buena “chance” como dirían ellos…

Me quedé pensando una vez más “¿Realmente tienen toda esta gente esa plata?¿Estaban esperando al acecho a que cayese el real para irse a invertir a Brasil?¿Será farol argentino?”….y que se sho!!!

Salí con hambre del banco y de vuelta a casa, dándole vueltas a la cabeza, decidí pararme en un sito muy cuco en Santa Fe a comerme un pacho (perrito caliente).  El procedimiento fue el siguiente: Llego, lo pido….espero….lo pido…espero….lo vuelvo a pedir…(hasta aquí normal en Argentina)…lo vuelvo a pedir…espero y mientras, el señor me indica con su mano vacía que espere un poco más, porque estaba hablando Bush en la televisión. Aquí ya me mosqueé, y con todo el respecto hacia los señores que sirven panchos en los kioskos digo yo con todo mi hambre y cabreo acumulados “¿Pero qué le importará a este señor que hable Bush?¿Invierte todos sus ahorros de un puesto de panchos de dos metros cuadrados en bolsa?¿Tiene inversiones fuera de sus fronteras?¿le va a ser vital a corto o medio plazo para su negocio de panchos lo que el señor Bush diga hoy?”. Saben, al principio me alegraba en el banco ¡que bien que todo el mundo tenga tanta plata! después se transformaba en duda ¿estarán mintiendo? y a medida que mi hambre crecía era ya más del tipo ¡por favor, quiero mi pancho, le estoy pagando por un servicio, deje de hacerse el interesante como si su vida dependiese de ello, por favor, ya está, no disimule más, ya me he dado cuenta, todos hacéis lo mismo y os comportáis como si os sobrase el dinero, no me haga  más tonto de lo que soy, ríase de mí si quiere, pero por favor, después de darme el maldito pancho! pues no…no hubo manera.

Así que ahí lo dejé con su Arbusto, embobado. El día se había vuelto de color gris, y caía ahora un recital de agua típica de la primavera. Hora punta, Santa Fe hasta la bandera de taxis y coches, no entraba un alfiler ni un alma más en al avenida. Ahí entro

Taxista: Cómo esta esto! Dios mío! vamos falta!

Brais: Si ehh…muchísimo tráfico

T: no no, me refería a la caída de la bolsa…

B: Calle Jorge Luis Borges, al cruce con Paraguay por favor.

Ahí lo dejo.

Chamullar*: hablar sobre uno o sobre las cosas de uno endulzando demasiado la realidad, echarse flores o piropos inexistentes.
En exámenes por ejemplo, se dice chamullo a la paja de más que metes y que no es relevante pero que misteriosamente a algunos profesores parece gustarles.A la hora de ligar con el sexo opuesto, una de las más infalibles armas del argentino, junto con su acento.

El subte

domingo, septiembre 14th, 2008

No soy muy amigo del metro, o como se le llama aquí, subte. Y es que el topo es un medio de transporte público que llega  a repartirse dificilmente de manera eficiente por la ciudad, dejando por desgracia muchos puntos concurridos vacíos a los que hay que llegar en bus, o en taxi. Este último, aunque su precio es muy asequible en comparación con España, yo soy estudiante y  no se puede agarrar taxi para ir a todos los sitios. Pero más allá del precio de la gasolina, los subsidios al transporte, las líneas de autobuses y las escasas salidas de metro para una ciudad tan grande, quería explicar bien, qué pasa en este subte.

Para que se hagan una idea general de dos grandes ciudades.

Longitud de las vías

Subte de Buenos Aires 52,3 Km.

Metro de Madrid 281,780 Km.

Número de paradas

Subte de Buenos Aires 74

Metro de Madrid 319

Número de pasajeros diarios, por media.

Subte de Buenos Aires 1.405.000 (dato de 2008)

Metro de Madrid 1.689.132 (dato de 2004)

Esto es aplastante, casi cinco veces menos en todo excepto en pasajeros, pero todavía falta decir que la frecuencia de las líneas es un atropello, el índice de retrasos es increíble, la limpieza mínima, el aire inexistente, la luminosidad precaria, el olor en muchos sitios insoportable y la mitad de los vagones son los que usaban en Madrid en los años ochenta. Con estos datos no me extraña que la gente vaya con cara de muerto, a punto de morder y hablen con voces de ogro, aunque sinceramente esto pasa en casi todos los metros, ya se llamen metro, subte o underground. Es bastante frecuente ver ese cartelito verde que reza “Linea D con demora 10’” y que tras su lectura sabes que llegarás tarde, pero siempre hay un mensaje poblacional de masas bastante peronista que te recuerda “estamos trabajando por ti, la ciudad trabaja, Buenos Aires trabaja, estamos mejorando para ti”, Buenos Aires trabaja, pero tu llegas tarde una vez más. Por eso el subte es una lotería, nunca sabes si vas a llegar a la hora o no, y si tienes alguna reunión o examen, que Dios nos “coja” confesados.

Pero más allá de la precariedad de los andenes hay cosas buenas, como llegar a la estación de Mariano Moreno y ver un mural de la catedral de Santiago y recordarte que allí no necesitabas hacer el topo para llegar a clase, simplemente un agradable paseo desde la calle Santiago de Chile hasta el Campus Norte, cruzando la zona vieja y haciendo el deporte Olímpico 100metros esquivo de turistas por a Rúa do Franco, aunque a veces se llegase a clase calado, literalmente, hasta las rodillas. Otras cosas buenas es que puedes comprar libros de todo tipo en las estaciones, el precio del viaje (0.9 pesos, unos 20centimos de euro), las promociones de los viajes simples, o las publicidades de los vagones que a veces si que arrancan una sonrisa, mientras la única gente que habla en alto son los escolares que suben en Tribunales. Además hay otro dato que he observado en varios sitios, y es que nada como las estaciones de metro para darnos una lección de historia sin querer, aprendiendo nombres de coroneles, generales, políticos, artistas, escritores, músicos, guerras, tratados, congresos, acuerdos, conquistas…Creo que si se supiesen cien palabras sobre cada estación, se sabría mucho más de historia del sitio en el que vivimos. En fin, experiencia subte, mañana lunes, ya os contaré….

Buenos Aires VS Resto de Argentina

jueves, agosto 28th, 2008

Creo que ya había comentado anteriormente que en esta gran ciudad vive casi un tercio del país, y esto para el octavo país más grande (en extensión de km cuadrados) es mucha gente. Para que se hagan una idea es 5’532 veces España (por supuesto, no he contado las Malvinas, que será otro post…). Y cuando me refiero a esta gran ciudad me refiero a El Gran Buenos Aires, que debemos de diferenciarlo de lo que es la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Pero estos datos, los puede encontrar cualquiera en la Wikipedia.

Esto no es una guerra de unos contra otros, lo que me gustaría reseñar es la diferencia entre la inmensa gran ciudad, los que ellos la habitan, y el resto del país. Es algo más allá del recelo que tengo experimentado en otros países e incluso en el mío hacía la gente de la capital, esto es verdaderamente una diferencia, más allá de todo estereotipo. La mayoría de la gente que sale de Argentina es de Buenos Aires, lo que me imagino que no extrañará a nadie tras ver los datos que facilito en el primer párrafo. Acercándome más a lo que realmente quiero decir, es que lo que la masa conoce como argentino, es en realidad, un porteño o un bonaerense (que es lo mismo), y ahí es donde se comete el error, no el error de insultar, no es un insulto ser de “acá” ni mucho menos, pero cuando se cataloga a alguien como típico argentino, lo que realmente se está haciendo es llamarle porteño, dejándose de lado el resto del país, que nada tiene que ver con tango, Maradona, teatro y verborrea vendemotos. Está claro que en todos lados hay de todo, pero estos rasgos son mundialmente conocidos.

Y el resto del país es mucho, y cuando digo mucho me refiero a mucho más que una ciudad. Argentina tiene desierto, selva, cataratas, glaciares, montaña, playa….y además tiene razas, mezclas, herencias culturales, dialectos y tradiciones como país antiguo que es. A fin de cuentas, Argentina es más que Buenos Aires, que ya no es poco, y si miramos en el mapa del mundo nos damos cuenta de lo realmente grande que es. Sobre lo rico que es por dentro, nada mejor que alquilar un coche y tirar km a base de depósitos y depósitos.

Os adjunto la foto, que está tomada en Humauaca (pueblo al NO del país, en medio de una quebrada a 2000m de altura que viven de souvenirs de los que se atreven a llegar allí, flautas de pan, pulseras y artesanía) a aproximadamente 1700km de Buenos Aires, como veis, esta niña no tiene nada que ver con la imagen asociada a “Argentina”

wepalas.jpg

Clonazepán y circo

viernes, julio 4th, 2008

Siempre que estamos en otro país nos suelen preguntar si estamos contentos, si nos gusta, que qué tal la gente, y, aunque tu posición inicial no sea la comparación, no hay que olvidar que es muy gráfica y entendible para todos, sobre todo si estás en Argentina y eres español. Después te preguntan tu opinión sobre ciertos problemas sociales del momento, como te posicionas, que te parece…y ahí está la elección de cada uno, si quiere hablar del tema, si no quiere, si no tiene ni idea, si ni tan siquiera se ha informado o si por otra parte, ni le apetece, ni le va, ni le viene.

Últimamente, el problema es el campo, y cuando digo últimamente me refiero a los últimos 120 días, lo que viene siendo a ojos de todos, un tercio de año. Todo el mundo pregunta lo mismo, lo cual parece lógico. Pero mi postura realmente ha cambiado con el tiempo a medida que mi paciencia se desbordaba y mis ojos no daban crédito. Lo que empezó como un problema económico de retenciones, se les fue de las manos, si bien al principio siempre tienes opiniones, comparas periódicos, vas a alguna charla, hablas con los profesores, te involucras en alguna cacerolada cacerolada…es decir, te informas por los distintos bandos, llega un punto en el que pasan los días sin que pase nada y piensas “pero vamos a ver señores, un poco de seriedad”.

No quiero decir desde aquí que resolver un conflicto de tales magnitudes lo pueda hacer cualquiera y es que uno en primera persona es muy valiente, sobre todo cuando habla de política y de fútbol, pero es que los extremos a los que hemos llegado, son ver para creer. Hubo incluso un momento de la crisis, que había comparaciones con España, claro, cuando llegó la psicosis del desabastecimiento en España, colas en las gasolineras, góndolas de mercados semivacías…En ese punto, al preguntarme sobre la situación de Argentina, la comparación era suya…

-Pues ustedes por lo que parece, están hasta las manos también”

-Y…parece que sí.

Pero son situaciones y maneras, y hay maneras y maneras. Obviamente no puedo hablar sobre como está España ahora mismo, aunque sí lo que ha durado la repercusión directa del mismo en la sociedad (la gente comprando y rellenando el tanque impulsivamente), y comparando con esta sensación de 120 días, lo que se a montado aquí, es un circo.

El problema de retenciones de soja, campo, paradas de camiones y podemos añadir un ciclo de un largo etcétera de derivados, ha llegado al congreso, y con ello, ha llegado la fiesta nacional. Algunos ya lo llaman “El Camping del Congreso” y es que no es para menos. Cada grupo, bien a favor bien en contra, se ha montado su propia carpa, y como si de una fiesta se tratase se han puesto manos a la obra: hacer propaganda, repartir folletos, dar charlas, hacer pucheros de comida enormes para los que han mudado su residencia hasta la carpa con el fin de presionar al congreso (familias enteras desde todo el país). Empezaron los dos bandos, a favor del gobierno (el grupo K) y la carpa del campo, pero esto va camino del despiporre, pues ya se han unido el partido humanista, un partido católico ortodoxo y parece que vienen más y de todos los colores y formas. Si semeja esto ser gratis, no olviden sumarle gastos, y se habla de una media e 8.000 pesos semanales (1250€), la del gobierno 14000, (2700€) las más pequeñas que andan sobre 900€. Todo para “presionar” la opinión del congreso.

Por si esto fuese poco, además muchos grupos han instalados muñecos hinchables bastante grandes con el fin de llamar la atención y ya al llegar a la plaza asoman la cabeza un pingüino y una paloma de unos cuatro metros, y otros más pequeños por alrededor. Además el otro día para matar el aburrimiento, jugaron un partido de rugby K contra campo (por supuesto esto salió en todos los periódicos), y aunque la convivencia suele ser pacífica, hubo un par de altercados con algún herido a cuchillo.

-Bueno joven, y que opinas de lo que está pasando con el campo?

-Un circo señora, un circo…

Cacerolazo!!!

miércoles, junio 18th, 2008

Ayer era lunes, lunes 17, y tanto yo como dos de mis amigos estábamos sufriendo lo que era un festivo pre-examen en Buenos Aires, es decir, bibliotecas cerradas, sin sitios donde estudiar y cansancio acumulado. Así llegaron las 19 de la tarde, desde el salón se escucharon las primeras cacerolas, el primer ruido que no nos dejaba mantener la concentración. A los cinco minutos aparece mi compañero de piso invitándonos a ir a lo que ya suponíamos, participar en  “la gran protesta”. Protesta la cual, según he leído en otros medios surgió de una forma espontánea por las principales ciudades de todo el país, lo siento pero no es cierto, por lo menos en Buenos Aires. Esta cacerolada tuvo convocatoria previa, mucha gente que vive en esta ciudad tenía invitaciones (por mail y móvil) de participar activamente en la protesta de 20:00 a 20:15 aunque si es verdad que la gente continuó hasta pasada la madrugada.

Así nos fuimos de casa, cámara en mano, algunos tocaban las palmas, otro llevaba platillos, cucharas contra pucheros, “potas”, cacerolas y todo tipo de instrumentos para hacer ruido, yo me limité a llevar mi cámara compacta sin confiar demasiado en la batería, que me jugaría una mala pasada (las fotos, en su mayoría movidas…) .Pero vayamos a lo importante. El primer punto de encuentro importante, desde mi casa claro, era el cruce de la Avenida Santa Fe con Coronel Díaz. Empezamos un centenar, dos centenares, tres, y poco a poco, cada vez que la calle era cortada por los semáforos, la gente invadía tímidamente el cruce. Según el semáforo se ponía en verde, la calle se abría para el paso de los coches, y así hasta una docena de veces. Después éramos cada vez más, hasta que alguien se sintió con poder suficiente como para cortar la calle sin atender a semáforos. Fue entonces cuando la gente decidió tomar la avenida Santa Fe y seguir hasta el cruce con Callao (Barrio Norte). Allí fue el primer gran stop (siempre desde mi perspectiva) con cámaras de televisión, gente cantando el himno, gran ruido de cacerolas, curiosos e incluso gente en contra de la protesta con carteles de apoyo al gobierno.

Ahí realmente comencé a hablar con la gente y noté que muchos protestaban por cosas diferentes, carteles de “Palermo con el gobierno” o “No más al corte de las rutas” “Que paren los cortes sin motivo” “Todos con el campo”, “No más desabastecimiento” “Muerte a los Kirchner” y así hasta infinitas combinaciones posibles en contra, pero incluso con cierta tolerancia hasta los que opinaban diferente, es decir, allí había un grupo que era todos contra el gobierno y una minoría de despistados, curiosos y los menos y valientes a favor del gobierno, de los cuales alguno volvió a casa “caliente” a pesar de que en este hemisferio está empezando el invierno, repito, dije cierta tolerancia, no total tolerancia y compañerismo. Y es que cuando protestas con una misma bandera, un mismo himno y un mismo partido, todo se complica, pero el peronismo, es lo que tiene.

Después de estar entre las cámaras, cacerolas y en medio de una avenida donde suelen pasar por día más de un millón de personas, la masa se movió bajando por Libertador, “¡¡¡todos, bajemos por Libertador, bajemos por Libertador!!!hacia la Avenida 9 de Julio!!!”, para así juntarse masivamente en el Obelisco (lo que todos los argentinos consideran la avenida más ancha del Mundo). Fue una gran protesta, se dice que más de 12.000 personas, banderas, cacerolas, gritos al unísono, polémica, himnos, canciones, fotógrafos peeeeeero….ni un solo cámara de televisión, ¿por qué? Nadie lo sabe. Dónde está Cristina? (eso pregunto yo). Aquí en las noticias durante el día no ha salido la juntanza del Obelisco (no he visto todos los canales pero preguntando, nadie lo ha visto en la televisión). Todo ha sido muy emotivo, muy grande…la gente sabía y hablaba de que no se podía ir a la plaza de Mayo, se decía que había gente armada. Al llegar a clase, fue lo primero que pregunté, ¿por qué la protesta no se desvió hasta allí?, la respuesta: “En la plaza de Mayo estaban los piqueteros a favor del Gobierno y la verdad es que eran muy pocos. Estaban predicando que las protestas en contra no eran nada cuando ciertamente todo el país podía oírlas. Pero te diré una cosa, si ayer hubiese una protesta en esa plaza, el país se caería otra vez” No se cuanto de cierto tiene esta frase, pero viniendo de un profesor como es el que me lo dijo, es para pensárselo dos veces. Lo que también me dijeron fue que no hubo policía por evitar un gran enfrentamiento, lo cual, he de decir que me parece un acierto.

Desde mi punto de vista, jornada de reflexión para el gobierno que estuvo ausente ayer, mañana manifestación a su favor en la plaza de Mayo, parece ser que se va a repartir, a mi personalmente me han invitado a que no me acerque por allí. De todos modos, y para que no se asuste nadie, me gustaría aclarar que todo parece mucho más en televisiones de fuera, fotos de periódicos, revistas y otros medios, viví la protesta desde dentro y puedo decir que fue pacífica.

cacerolas1.jpg