La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Arlt’

Un descubrimiento

martes, mayo 11th, 2010

Hace tiempo escuché el nombre de Roberto Arlt en un programa de radio que, en su momento,  me pareció anodino. Fue en boca de un periodista chileno, joven, prometedor, que parecía bastante culto. Sin embargo, para mi sorpresa, luego derivó en el periodismo deportivo, donde se desenvuelve con éxito. En todo caso, lo nombró de manera muy elogiosa, como uno de los mejores escritores argentinos. Copié ese nombre y, tiempo después, hice una búsqueda en internet. Me sorprendió que fuera un hombre interesado por Galicia, al punto que escribió un libro  de viajes titulado “Aguafuertes gallegas”, que compré el año pasado en Argentina.  Por cosas de mi trabajo y también por las demandas de mi tesis de doctorado, no lo leí de inmediato. El pasado fin de semana nos pusimos a ojearlo, junto con mi hija. Para ambas, fue todo un descubrimiento, tanto por su forma de escribir como por las remembranzas que nos trajo su lectura.

En ese libro, escrito hace más de sesenta años y cuya tentación de comentarlo en este espacio que nos brinda GaliciaGlobal no puedo evitar,  Arlt descubre paisajes y semblanzas humanas de una Galicia que me llevó a viajar, por un rato,  a través del túnel del tiempo, recordando mi niñez y adolescencia coruñesa. Artl se pasea por todo  y por todo campo de reflexión posible cuando se piensa en Galicia: la campesina gallega, Santiago de Compostela, la vida en Coruña, la Torre de Hércules, lo que llama “fantasmas” en el paisaje gallego, Betanzos, la pesca del pulpo y la fiesta de los “Caneiros”, por citar algunos focos de sus reflexiones.

Me detuve particularmente en lo que le produce la Torre de Hércules, aunque él reconoce que lo deja indiferente. A mí, no  puede dejarme así pues esa Torre fue testigo de muchos de mis pasos y juegos de niña. Un párrafo me pareció particularmente elocuente: “Respaldada por un horizonte iluminado en exceso, su superficie, a contraluz, se recorta oscurecida y geométrica. Atalaya del Mar, la llama Paulo Osorio”.

Ahora, no tengo ya esa Atalaya del Mar alrededor de la cual pasear y observar el mar. En su lugar, vivo en una ciudad que tiene una atalaya geológica, la Cordillera de Los Andes. Espero enviarles, en los próximos días, una foto de estas montañas que ahora me acompañan, con las primeras nieves del otoño.