La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Argentina’

Mi primo Elvis Presley

Domingo, Enero 9th, 2011

080120117881

El 76 aniversario del nacimiento de Elvis tuvo nombre gallego ayer, en Buenos Aires. En esta ciudad de actores, músicos y escritores maravillosos se escuchó la inmensa voz de David Fernández Fernández. Cuando comento con los amigos que mi primo canta Elvis las miradas son escépticas. Cuando lo escuchan, sí que no dan crédito. Y yo, sólo puedo sonreír y pensar: Ya os lo había advertido; es, como dicen aquí: De no creer.

Esto mismo me pasaba hace años, cuando en un karaoke de Celanova, David, un chaval argentino, de vacaciones en la tierra de los abuelos, dejaba a todos boquiabiertos cantando Serrat, Nino Bravo, Víctor Manuel…

Imagen de previsualización de YouTube

Fue entonces cuando empezó su afición por Elvis y ayer nos brindó un “Aloha from Hawaii” que nos trasladó a décadas pasadas. Es un artista, es nieto de gallegos y se ha metido en el bolsillo a los más acérrimos fans del Rey.

Ahí estuvimos todos, esta familia grande que tengo en Buenos Aires, que me hace tan feliz y que incluso ha puesto voz y banda sonora a mi estancia en Argentina.

080120117892

El asombro nunca desaparece. Argentina, tierra de gashegos, tanos, turcos, judíos… Tierra de pasión y artistas;  de libros, teatros, pizzerías…  De inmensos árboles, ríos y montañas; de glaciares, cascadas, desiertos,  flores y libros. Esta tierra es increíble.

Sí, Elvis está vivo. Vive en Buenos Aires y tiene sangre gallega.

 

Los claroscuros de Néstor

Viernes, Octubre 29th, 2010

La muerte de Néstor Kichner me sorprendió en San Salvador. Justamente, el martes en la noche, en una cena de cierre de un Foro de Mujeres Políticas de Centroamérica, estuve conversando con mi compañera de mesa, una diputada socialista argentina, sobre el gobierno de Cristina Fernández de Kichner. Yo le estuve refiriendo a ella mi experiencia de conocimiento personal de su marido, Néstor Kichner, cuando visitó Chile a fines de 2008. Inmediatamente, la conversación derivó hacia uno de los capítulos más oscuros del matrimonio, relacionados con su enriquecimiento ilícito, particularmente en el periodo en el que él fue gobernador de Santa Cruz.

No podía imaginarme que el miércoles, a la mañana siguiente, despertaría con la noticia de su repentino deceso. Era un hombre con problemas de salud y, en su visita a Chile, me tocó moderar un panel en el que él participó. Ponía toda su vida en lo que hablaba y, ahora puedo recordar, hasta sobresalían las venas de su garganta cuando expresaba con vehemencia sus críticas contra los medios de comunicación y lo que él denominaba “el pensamiento único”.

Como todos los seres humanos, era un un ser lleno de luces y sombras, con una forma de conducir los asuntos públicos que a la mayoría no le agradaría. Me llamó siempre la atención el que generara tanta antipatía entre mis amigas políticas argentinas. Cristina tampoco se ganó simpatías en este mundo. Nunca ha tenido un discurso de solidaridad con las mujeres, a diferencia de Bachelet. Sin embargo, todas se están organizando ahora para apoyarla. No es para menos, porque las  reacciones frente a su muerte corroboran que todo el mundo sospechaba que quien conducía el país era él, y con mano firme, mientras su esposa, Cristina, detectaba el poder meramente formal. Los temores de una posible ingobernabilidad frente al futuro que su muerte abre solamente sirven para confirmar la misoginia instalada en los medios. Cristina puede haber sigo la número dos de una pareja política, pero que tampoco la confundan: no es una triste, y hasta bobalicona viuda, que estaba en su casa tejiendo o haciendo dulces. No es Estela Martínez de Perón, tampoco. Es una mujer que se labró una carrera política por sí misma y que destacó como senadora con un discurso aguerrido y estructurado. Es más, los que conocen al matrimonio no trepidan en señalar que ella fue primero la política de un dúo donde Néstor la secundó, sobrepasándola.

La historia lo juzgará. Estamos en una época donde todos nuestros líderes son, en general, bastante light y pusilánimes. Kichner no era ninguna de esas cosas. Destacó por su convicción y coraje, aunque sus alianzas políticas no terminaran de gustar a muchos y sus métodos eran, ciertamente, iconoclastas.

Quisiera rescatar lo que a juicio del escritor Mempo Giardinelli, es parte del legado de este político que, por otra parte, no era “santo de su devoción”. Fue publicado ayer en el diario Página 12, de Argentina. A su juicio, Kichner es:

—El que cambió la política pública de Derechos Humanos en la Argentina. Nada menos. Ahora algunos dicen que estar “hartos” del asunto, como otros criticaron siempre que era una política más declarativa que otra cosa. Pero Néstor lo hizo: lo empezó y fue consecuente. Y así se ganó el respeto de millones.
 
—El que cambió la Corte Suprema de Justicia, y no importa si después la Corte no ha sabido cambiar a la justicia argentina.
           
—El que abrió los archivos de los servicios secretos y con ello reorientó el juicio por los atentados sufridos por la comunidad judía en los ’90.
 
—El que recuperó el control público del Correo, de Aguas, de Aerolíneas.
           
—El que impulsó y logró la nulidad de las leyes que impedían conocer la verdad y castigar a los culpables del genocidio.
 
—El que cambió nuestra política exterior terminando con las claudicantes relaciones carnales y otras payasadas.
 
—El que dispuso una consecuente y progresista política educativa como no tuvimos por décadas, y el que cambió la infame Ley Federal de Educación menemista por la actual, que es democrática e inclusiva.
 
—El que empezó a cambiar la política hacia los maestros y los jubilados, que por muchos años fueron los dos sectores salarialmente más atrasados del país.
 
—El que cambió radicalmente la política de Defensa, de manera que ahora este país empieza a tener unas Fuerzas Armadas diferentes, democráticas y sometidas al poder político por primera vez en su historia.
 
—El que inició una gestión plural en la Cultura, que ahora abarca todo el país y no sólo la Ciudad de Buenos Aires.
           
—El que comenzó la primera reforma fiscal en décadas, a la que todavía le falta mucho pero hoy permite recaudaciones récord.
 
—El que renegoció la deuda externa y terminó con la estúpida dictadura del FMI. Y por primera vez maneja el Banco Central con una política nacional y con record de divisas.
           
—El que liquidó el infame negocio de las AFJP y recuperó para el Estado la previsión social.
           
—El que con la nueva Ley de Medios empezó a limitar el poder absoluto de la dictadura periodística privada que todavía distorsiona la cabeza de millones de compatriotas.
 
—El que impulsó la Ley de matrimonio igualitario y mantiene una política antidiscriminatoria como jamás tuvimos.
 
—El que viene gestionando un crecimiento económico de los más altos del mundo, con recuperación industrial evidente, estabilidad de casi una década y disminución del desempleo. Y va por más, porque se acerca la nueva legislación de entidades bancarias, que terminará un día de estos con las herencias de Martínez de Hoz y de Cavallo.

Se quebró la ilusión

Sábado, Julio 3rd, 2010

 

Así titulaba la televisión pública la clara derrota de Argentina frente a Alemania. “Nos pasó por encima un tanque alemán”, me dice un amigo argentino, mientras padres e hijos lloraban juntos en el Obelisco porteño.

030720104482-copy

030720104477

Empecé el día en un autobús vacío, casi terminado el primer tiempo y con un gol en contra, para seguir disfrutando de esa pasión futbolera de los argentinos, tan contagiosa. Ya frente a la pantalla gigante se respiraba la ilusión de cientos de personas, hace calor en este día de invierno. Pero entonces vino el segundo gol, y otro, y otro más… Llegaron las lágrimas y los abandonos.

030720104462

Pero también, justo al final, ya fuera del campeonato, llegaron también los aplausos, los vítores a Maradona y los cantos de ánimo: “cada día te quiero más”.

 Imagen de previsualización de YouTube

Ya de retirada, cabizbajos, tristes, pero sin perder la “argentinidad”, me cruzo con un porteño con su reluciente camiseta de la Selección que me dice: Hola, ¿cómo estás? ¿Tan “besha” siempre?

Genio y figura…

 

 

 

Alegría en Buenos Aires

Lunes, Junio 28th, 2010

2706201044121

Definitivamente, la pasión futbolera argentina se contagia. Esta vez tocó ver el partido rodeada de gallegos, de aquellos que vinieron y aquí se quedaron. Y que celebran y cantan los goles argentinos tanto o más que los de España.

En un almuerzo de la Casa de Ourense, celebrado en el Centro Carballiño, pasamos de comer paella y de canciones de Ana Kiro y pasodobles a ver un partido que pronto dio alegrías. Ya venían contentos los argentinos por el triunfo de Alemania sobre Inglaterra, o mejor, por la partida de Inglaterra del Mundial. Y esto, sumado a que el último duelo Argentina-Méjico en un mundial dio el triunfo a los chés, invitaba al optimismo. Volvimos a disfrutar con la selección de Maradona y ahora ¡a por Alemania!

Imagen de previsualización de YouTube

Hoy fue un día para acordarse de la terriña y llevarse una alegría -otra más- con la patria de acogida. Así cantan los gallegos de Buenos Aires: ¡Vaaamos, vamos Argentina! Eso sí, cuando nos despedimos me dicen: ¡Y ahora que gane España!

270620104392

Vaaamooos Argentina!

Sábado, Junio 12th, 2010

120620104233

Ni la lluvia aguó la fiesta a los argentinos. El Mundial nos pilla en invierno y a horas muy tempranas! Aún así, la Plaza de San Martín, en el centro de Buenos Aires, estuvo considerablemente llena para ver en pantalla gigante el primer partido de la selección de Maradona, que se saldó con victoria, aunque con mucho sufrimiento. Desde el primer tanto, narradores deportivos y público pedían otro más… que nunca llegó. Eso sí, el gol se celebró incluso en el subte (el metro bonaerense) donde se anunció por megafonía y sonaron las bocinas.

Calles desiertas, cafeterías llenas, algunos ya “celebrados” desde temprano -botellón mañanero-.

Imagen de previsualización de YouTube

No se trabajará, se paralizarán hasta los colegios… Imposible no apuntarse a la pasión futbolera de los argentinos. E imposible para mí no sentir ganas de apoyar a Inglaterra, el peor de los enemigos para los del Cono Sur. ¡Vaaamooos Argentina! Es el grito de guerra. 
 
Eso sí, el miércoles, madrugaremos para ver el debut de España. ¿Que esta vez podemos ganar? Si le preguntas a un argentino te dirá: Ojalá que lleguen a la final, pero que gane Argentina ché (claro). Y yo les respondo con el ya manido: ¡YES, WE CAN!
Esta vez sí. ¿Por qué no?

Hasta luego y muchas gracias

Martes, Diciembre 16th, 2008

Ha terminado el curso y me encuentro en un Airbus A340-300 fila 27 asiento A, ventanilla. Es un vuelo Charter que me lleva desde Buenos Aires a Santiago de Compostela, sin escalas. Se acabó.

Entré en Global Galicia comentando una noticia por una quema de maleza masiva a las afueras de Buenos Aires que nos costó algunas dificultades respiratorias, picores en los ojos y dolores de cabeza a muchos de los que estábamos aquí. Ahora han pasado ya unos cuantos topics con mucha ilusión, y la verdad sea dicha,  me da mucha pena tener que despedirme de esto. He tenido la suerte de poder contar desde mi punto de vista lo que pasaba y como se vivía aquí, siempre manteniendo el hilo y el contexto, respetando las pautas sabiendo que esto no era mi blog personal, quizás por eso lamento no haber podido ser más participativo, ya que no todos los días nos pasan cosas extraordinarias que contar o el gobierno hace algún numerito. Quizás por eso he escrito más que otros, porque este gobierno monta más números que una serie de Euler.

Recapitulo un poco y me acuerdo de los otros, de los que están en Galicia de siempre, de los que están fuera y como yo vuelven por estas fechas, de los que me están esperando, de los que no me están esperando pero me verán igual y de los que se van a volver a ir. Pienso en los que están y siguen fuera, que son bastantes y en el boom generacional que hubo (a pesar de que los gallegos siempre nos fuimos, pero hablo de situaciones no forzosas…), la apertura de una generación que podría ser la mía, 1985 o quizás un par de ellas antes, los nacidos en el 84 y hasta el 83. Ya he soportado frases de todo tipo acerca de viajar y estudiar, ejemplos: “Te vas a Irlanda a estudiar inglés tu solo y sin conocer a nadie, estás loco, tan pequeño!!”

“Ahora a Polonia? Solo también? Pero allí no hablan muy raro? cómo vas a aprobar?” hablan rarísimo!”. Lo de aprobar como toda la vida me imagino, estudiando….

 “¿Qué se te pierde en Portugal en verano? Aquí también tenemos playas y muy bonitas y no hablamos tan raro…!” Será por lo raro que hablan entonces…

“Y ahora a Buenos Aires? Ay! Es que no paras eh…., como eres! Y a dónde te irás después?” Pues a donde me den trabajo me imagino, porque me parece que sobrar ahora mismo en España, no sobra.

Hay de todo, y más allá de mi experiencia personal quería hacer una pequeña reflexión sobre los que ahora no están, o no estamos, cuantos de nosotros hemos hechos intercambios y sentimos que una parte de nosotros se quedaba en algún sitio, cuantos de esos se han vuelto a por ella y lógicamente, no la han encontrado, cuantos de ellos no lo han podido superar sufriendo el conocido “síndrome post erasmus” y cuantos, siguen viajando compulsiva y ciegamente hacia nuevos destinos pensando encontrar una parte de sí mismos que no estaba en Galicia, no estaba en el destino erasmus aunque creyeron encontrarla y no estará en el siguiente destino al que vayan, aunque este sean las Islas Cook. Sin caerme de maduro, por suerte, me había dado cuenta antes.

 Después de un año no me puedo quejar y puedo estar satisfecho, que en 5 años de carrera, finalmente me ha salido todo al milímetro y una vez más, un año más, he conseguido todo lo que me había propuesto. Hace ya 10 meses, las metas eran: aprobar todas las materias con buena nota en Buenos Aires (conseguido con creces), viajar (he visto prácticamente todo el país), aprender rasgos de la cultura argentina, pasar desapercibido entre ellos sin ocultar mis valores, ver costumbres y, por supuesto, pasármelo bien, muy bien. Y ahora me voy, me voy de los asados los domingos, de la locura en la Bombonera, de los taxis para todo, de los atracos a mano armada, de tener cuidado de mis bolsillos, de la mentira, de la noche, de la mentira de la noche, de la locura del amanecer, de la alarma constante, de la cultura del afterhour, del regateo, de la suba de precios de un día para otro, de la escasez de monedas, de las subvenciones del gobierno, del verano en diciembre, de la navidad a 32ºC, del metro más caótico de Suramérica, del chamullo, del aparentar, del no ser, de la 9 de Julio y sus 24 carriles, de la Quilmes, de la contaminación y de los besos que se le dan a los chicos incluidos, cuando entras en un grupo.

Ahora me toca llegar a casa, volver a casa, con un título bajo el brazo a enfrentarme al mundo laboral, y la verdad, si me permiten una reflexión en alto, está jodida la cosa. O eso es lo que veo en las noticias todos los días. Colgar CVs para ir a prácticas, comprar más camisas, un par de trajes, zapatos y acumular palmadas en la espalda o como mucho un Larrismo “vuelva usted mañana”. Me imagino que es una etapa para la que no estaba preparado, miento, lo estaba para la etapa, no lo estaba para la circunstancia en donde todas las puertas a  mis primeros trabajos potenciales se han ido cerrando por la crisis, cosas que pasan.

Mientras sigo pensando en como enfrentarme a las colas y entrevistas, veo a una azafata que se mueve con una técnica perfecta por el pasillo del avión, las luces están apagadas y la mayoría de la gente duerme. Sigo sin saber en que fotograma estoy, en el de querer llegar, o en la de echar de menos volver. Lo que sé con certeza es que estoy sobre algún punto no determinado del Océano Atlántico ¡oh, vaya exactitud!. Viene la azafata, le pido un Jameson con dos hielos antes de dormir y tengo la sensación de llevarme, como tantas otras veces, un poco de este lugar  para Galicia. Galicia, allá voy, 13horas de vuelo, tres horas más en mi reloj, 10.004’8Km de distancia, 30ºC menos, Ferroliño, familia, amigos y tardes de Navidad en A Casa do Fol.

PD: Gracias a Carlos Agulló por la oportunidad de poder participar en este blog y enseñarme algunos trucos de wordpress, gracias a los que me habéis leído, a los que han comentado y con especial ilusión a los que un día me dijisteis que os gustaban mis historias. Besos y abrazos a todos. Os seguiré leyendo.

A tiros

Jueves, Diciembre 11th, 2008

 Este cuatrimestre, he tenido la suerte de tener una materia muy interesante, con un profesor igual de interesante, de esas que sabes que aprendes, de las que da gusto ir a clase, de las que sirven para algo que casi ningún libro te puede explicar, de las que normalmente se aprenden “en la calle” (siempre y cuando andes con los que debes) o te lo da la experiencia. La materia se llama Liderazgo y resolución de conflictos y el docente en cuestión, Victor Sarasqueta.

Fruto de la casualidad, un domingo, no hace muchos domingos, salía de la biblioteca con mi compañero de piso, el cual tenía que afrontar también sus exámenes finales con la presión de que si todo iba bien  la carrera iba a estar finiquitada. De eso estábamos hablando tranquilamente, hasta que llegamos a la parada a agarrar el colectivo (es que coger buses aquí, está pero que muy mal visto) y una vez allí, esperando por el 63, un autobús clásico que recorre la avenida Las Heras y nos deja en Plaza Italia, pasó algo bastante inesperado. Al escuchar un frenazo y unos bocinazos en el semáforo anterior, cortamos nuestra amena charla sobre el supuesto futuro laboral que nos espera y echamos un vistazo: un conductor de un vehículo negro bajaba la ventanilla e increpaba al chofer del autobús por haber frenado tarde y bastante ladeado, casi rozando su coche. Cuando el disco se puso verde, el coche salió a la par del bus, y justo cuando este estaciona para subir a más pasajeros en mi parada, el energúmeno abandona su coche con una pistola en la mano y pidiéndole al conductor del bus que abriese la puerta. Se montó bárbara. Nosotros no nos dimos cuenta de la gravedad  del asunto hasta que vimos al sujeto petar en el cristal de la puerta con una pistola. Al instante, la gente escapando de la parada del bus, los del bus dentro gritando “Forro!! Abrí la puerta!! Dejanos salir del colectivo!No tenemos nada que ver!!” y mientras el señor conductor, pobre de él, paralizado, tardó tres minutos en abrir la puerta trasera para que la gente pudiese escapar, tres minutos que a mí me parecieron noventa  y a los de dentro del bus, no lo quiero ni imaginar. Yo sólo quería cruzar la calle, aunque me atropellasen, y mi compañero de piso, valiente él, allí plantado como si tuviese un chaleco antibalas, sólo quería seguir mirando el altercado, por lo que vimos la escena desde un punto más alejado.

Cuando subimos al colectivo, nuestro fiel 63, el conflicto había terminado, el llanero solitario ya había enfundado su arma, y el bus de la línea 41 ya se había marchado. Muchos de los “rehenes” estaban en nuestro bus, algunos más tranquilos que otros explicando como había pasado todo. De igual manera, nadie hablaba demasiado. En la siguiente estación, Billy el niño estaba detenido por 6 coches de policía y el amarillo 41 a su lado, me imagino que declarando, o lo que proceda en este caso, en este país.

Un domingo cualquiera es simplemente una expresión que se nos queda corta. Todo aquel que en esta ciudad ponga las noticias para comer, para merendar, para cenar, da igual. Comprobará que la media de tiroteos es, aproximadamente uno por semana, esto, sin considerar Buenos Aires como una ciudad demasiado peligrosa (no quiero ver Caracas, Rio, Sao Paulo, Medejin., Mexico DF…alguna ya comentadas en este blog). Dentro de estos tiroteos, otra cosa que me asombra bastante, es la inmensa cantidad de policías que mueren en ellos Las cifras son bastante alarmantes. Pero no sólo estas, la posesión de armas es algo muy natural en la delincuencia porteña, no hay control alguno y es imposible, ya que la gente de las villas (para simplificar, equivalente a una favela) pueden fabricarlas de manera casera y esto es especialmente peligroso cuando hay guerras internas en las villas, además, claro está de que al poder fabricarlas, su número aumenta exponencialmente. Sin comentar que como se puede imaginar la venta ilegal está  a la orden del día, tanto dentro como fuera de las villas.

Por otro lado y contrastando con datos oficiales, un policía tiene derecho a 6 balas oficiales por año, y si no las usa, paga las que no usa. Es extraño, sobre todo porque el tiro hay que practicarlo, y como las balas son caras, son los propios policías los que si quieren practicar excediendo la ridícula cifra de 6 tiros por año, tienen que comprar balas en el mercado negro, balas truchas.

A veces la impotencia viendo el noticiario crece un poco más, jóvenes que atracan a otro para robarle la moto, este se la da pacíficamente y lo matan igual. Una persecución de la policía mientras el ladrón conducía y tiroteaba para atrás (atravensando uncluso una plaza) hasta que se estrella en una calle. Un niño de 16 años mata a otro porque no quería darle el teléfono movil, dos violaciones en uno de los mejores barrios de la ciudad en la misma semana…son algunas de las noticias del último años.

El último día de clase, Victor Sarasqueta, como siempre, introdujo un tema de debate los 20 minutos iniciales para romper el hielo, y fue justo para comentar la seguridad en Buenos Aires. Todos mis compañeros hablaron sobre si valía la pena manifestarse por barrios pidiendo seguridad cada vez que pasaba algo. Me preguntaron mi opinión y conté algunos de estos sucesos, lo del bus, lo del niño que mata a otro, el descontrol de las armas en las villas, la prueba de tener que matar a alguien para entrar en una banda, y la cantidad de policías muertos. Y ahí se dieron cuenta, de que realmente, es una auténtica locura. En esa clase de personas desde los 21 a los 26 años, un 90% apróx. había visto algún tipo de tiroteo o sufrido un asalto con un arma. Y sin embargo el resultado fue, que debería de haber más seguridad, pero que nadie se sentía amenazado. Quizás esta asignatura debería de ser obligatoria en la reinserción de un delincuente o de un poseedor ilícito de armas, por supuesto no es una respuesta seria, pero es mejor que seguir solucionando todo a tiros.

Realmente, sé que es raro, pero no me siento inseguro, o intranquilo cuando paseo por la calle. Claro está que se que hay barrios que es mejor no visitar en ciertos momentos del día, pero eso pasa un poco en todas las ciudades del mundo. Aunque situaciones como esta, te hacen pensar que de verdad, puede pasar cualquier cosa en cualquier momento.

La cabeza de Maradona

Lunes, Diciembre 1st, 2008

Como mucha gente ya sabe, Maradona, Diego, el 10, el Pibe de oro, La Mano de Dios…es ahora el nuevo seleccionador argentino de fútbol, o como aquí lo llaman, DT (que responde a Director Técnico) mucho más sofisticado que entrenador y definitivamente con más clase que míster, donde va a parar. Esa fue la noticia durante un tiempo y tenía pensado escribir sobre ella, lo prometo, pero es que en medio de exámenes finales sólo hay tiempo para las tres fases de 8 horas que suman un día. 8 horas de sueño, 8 horas de estudio y 8 horas entre comer, transportes y cafés.

Diego es el DT de Argentina, y sé que esto no es un blog de deportes, pero es un fenómeno social en el país. Unos dicen que no tiene título de entrenador, otros que con Diego ganan el Mundial otra vez, seguro. Yo digo que se puso ahí porque la gente se estaba empezando a desencantar con la selección viendo como perdía contra sus vecinos a los que tan poco respeto tienen, como Chile y no digamos Paraguay, y con Diego la AFA (Asociación de Fútbol Argentino) se lava las manos si pierden con un “échenle la culpa a él, nosotros pusimos al que quería la mayoría”.  El lado bueno es que es una leyenda viva, y algún jugador se va a pensar dos veces jugar al 50% cuando se vista la albiceleste.

Socialmente es un fenómeno, mueve masas, vende camisetas, medallas y hay hasta una religión, los maradonianos (que bueno, son una panda de tarados). Tiene tantos admiradores como detractores, dentro y fuera de Argentina, no hace falta ir a Brasil. Maradona es la conversación perfecta para un taxi, si bien no conviene irse por las ramas, porque si no puedes acabar en Ushuaia, pero suelen dar buenos datos y sensaciones, además son bastante futboleros, mayoritariamente de Independiente y Boca. Antes de que el 10 fuese DT y en una de estas conversaciones fue cuando me abrieron los ojos y me contaron que mucha gente lo veía como un vendido, como un producto de marketing (la verdad es que el hombre se presta a todo), un icono vivo en la Bombonera y un analfabeto. La frase exacta me llegó al corazón “Dar un pase de 50 metros con los ojos cerrados, no te da libertad para hablar de política, economía ni relaciones internacionales”.  Y que lleno de razón estaba el hombre, muchos lo quieren, muchos lo odian. Eso sí, en el campo, para mí es el mejor de todos los tiempos, no hay otro.

Fue muy emotiva su puesta en el cargo, sobre todo porque era el día de su cumpleaños. Debutó en Escocia y ganaron 1-0, sin brillar demasiado, pero con bastante morbo, ya que el adjunto al seleccionador de Escocia no era otro que Ferry Butcher, uno de los tantos defensas que Maradona dribló, por no escribir públicamente que los humilló, en aquella final del Mundial de México 86, cuando metió el segundo gol. No se si recuerdan  cuando el narrador argentino gritaba “barrilete cósmico, de que planeta viniste, para dejar en el camino a tanto inglés…” ese gol, todavía me pone los pelos de punta y si estoy sensible puede que hasta me salte alguna lágrima. No me cansaré de verlo jamás. Y habrá otros que no lo quieran volver a ver, como Ian Wellworth.

Ian Wellworth es un inglés de 43 años, que el día de la final de México 86 había pedido dinero prestado para apostar a favor de Inglaterra, y al perder tuvo que devolver la nada despreciable cifra de 125.000 libras. En caso de ganar, habría obtenido cinco veces su valor y en caso de cómo decirlo…no ganar, entraría en bancarrota, sumándole además daños colaterales como el abandono por parte de su mujer. El resultado de la final ya lo sabemos todos, y quizás podremos decir, que hasta aquí, todo “normal”. Pero ser descubierto con un machete a las afueras del estadio Hampden Park, en Glasgow, donde Diego entrenaba a su selección el pasado miércoles 19 con vistas a cortarle la cabeza, igual ya se nos va de las manos el tema. El susodicho Wellworth declaró que pretendía “arrancarle esa cabeza de ladrón argentino que tenía y mostrarla al público”.

Personalmente no creo que llegase a lo del machete, tampoco a lo de la apuesta, claro, pero no me sentaría nada bien si un sujeto primero me marca un gol con la mano, segundo se ríe de todo mi equipo nacional, especialmente de los defensas, y me lleva un Mundial con el declarado como mejor del siglo y de la historia de los mundiales, por muchas Malvinas que me queden. Y vosotros no se si llegaríais a lo del machete, pero si ese verano del 94 os encontraseis con todos vuestros amigos y a Tassoti sólo en un callejón si salida y sin testigos, qué? o en el 2002 al árbitro Al-Gandhul…sé que más de uno aliviaríais tensiones.

Imagen de previsualización de YouTube

Galicia brilla en el fin del mundo.

Jueves, Octubre 30th, 2008

Tenía muchas ganas de ir al Sur. Si alguno de mis amigos de España lee esto, pensará que me he vuelto loco, pero aclaro: al Sur de Argentina. Sé que este espacio que me ceden en el blog global no es para mis aventuras y desventuras por el país, pero era lo único que me faltaba por ver del paísde lo declarado como “cosas de interés”.

Salíamos mis dos amigos y yo, muy ilusionados y tranquilos. Llegamos muertos de miedo, no sólo los tres, todo el avión. Resulta que el maravilloso aeropuerto de Ushuaia  se sitúa en una península ganada al mar lo que desde el avión hace parecer una pista de aterrizaje precaria) y en esas latitudes las ráfagas de viento te hacen llegar a pensar que igual el bus no era tan mala opción, que son más de 3000km. pero que veías la inmensidad de La Pampa argentina. Con las turbulencias fuertes empiezan las miradas nerviosas entre colegas, búsqueda de la azafata para verle la cara (clave: si la azafata muestra síntomas de nerviosismo, preocúpate), se veía el chaval de los auriculares, ajeno a todo peligro, que hacía que tocaba la batería, se escuchaban rezos en brasileño…vamos, lo normal para un aterrizaje en la ciudad más austral del Mundo.

¿Y qué se te perdió a ti en el Sur? no, no fui para hacer bien el amor. La razón principal era ver animales como pingüinos, cormoranes, focas y etc…en su habitat natural, navegar el canal de Beagle, ver un parque natural enorme con presas construidas por castores y, por qué no ponerlo, sentirse en el Fin del Mundo. Pero como en casi todos los viajes, hubo sorpresa, hubo un algo más que si nunca hubiese sido la razón principal de nuestro peregrinaje , sí nos alegró la cara, nos llenó  y llegamos a exclamar ¡hasta aquí!. Los que habeis llegado hasta aquí leyendo, no os desaniméis, ahora es cuando lo explico.

En el medio de Ushuaia se levanta un cruceiro. Allí estaba todo él, en piedra limpia, con los escudos esculpidos de Argentina y Galicia y una inscripción que rezaba “Galicia brilla en este fin de la tierra” Ninguno de los tres acababa de creer del todo lo que veía, pero allí estábamos, en la ciudad más austral del Mundo, sacándonos una foto con un cruceiro no muy diferente de los que pueblan Galicia, como si no hubiésemos visto uno en nuestra vida, como si fuese el Santo Grial o como si nos dejasen bajar al medio de la Bombonera para sacarnos una foto con Diego Armando Maradona.

 Os subo la foto, ese de ahí, soy yo. Espero que se vea bien, es decir, espero que  se lea la inscripción. Y de paso, aunque no se me vea estupendamente, me presento físicamente, ya que no había sido posible subir mi “cara” correctamente y mi represetnación sigue siendo una V. 

En el avión de vuelta no se habló de vientos, ni de turbulencias, ni de despegues, ni de aterrizajes…y todos pensábamos lo mismo cuando nos dieron aquel aperitivo infernal.

-¡Dios, como me prestaría ahora mismo un plato de caldo!

-¿De grelos, repolo ou nabizas?

-DAME IGUAL!

ushuaiacruceiro123.jpg

Crisis y Chamullo*

Miércoles, Octubre 15th, 2008

Era un jueves como otro cualquiera, o un martes, o un miércoles, pero había un Sol enorme que alegraba la mañana y ya se respiraba la primavera, ya se sentía que el tiempo estaba cambiando: el calorcillo en los brazos, las piernas, las gafas de sol, el olor a flores por Palermo…

Por todo esto y más cosas (tiempo libre), decidí ir caminando al banco y por lo visto, más gente había decidido lo mismo ya que las aceras estaban repletas y el mencionado banco parecía reventar. “¿Será la crisis? pensé, o ¿habrá pasado algo tipo corralito 2.0?, aquí nunca se sabe…” No había histeria, así que deseché la segunda opción, me puse a la cola y al contrario que otros días, hoy la gente hablaba como si se conociese de toda la vida (que igual si que se conocían, vete tú a saber) y parecían bastante contentos. Y así fue como me puse yo, bastante contento cuando observé que la cola para euros/dólares estaba prácticamente vacía. Entonces….¿toda esta gente? ¡Ha bajado el real brasileño! ¡Brasil está en crisis y ha devaluado! y así festejaba la gente de la cola del banco, se oían gritos,  risas y se veía  a la gente contenta, motivo para que desconectase del todo mi música primaveral del reproductor y me pusiese la oreja con cierto disimulo. Como ya dije, la gente hablaba, pero NO de crisis, ni perdición, ni corralito ni nada que ver, no, aquí se hablaba de comprarse pisos en Brasil! como lo oyen! como quien compra alfajores para desayunar: Fácil, rápido, saco ahorros en pesos, cambio a reales, me voy a Brasil y me compro un piso, pero así! ¿Quién dijo crisis en Argentina? yo estaba en la cola, bueno, semi-cola, que no daba crédito (nunca mejor dicho) aunque igual soy yo el incrédulo y estaba allí, ni más ni menos que rodeado de multimillonarios financieros y demás peces gordos que buscaban “su pisito en Brasil, allí, a pie de playa” porque consideraban que era la oportunidad, que tenían una buena “chance” como dirían ellos…

Me quedé pensando una vez más “¿Realmente tienen toda esta gente esa plata?¿Estaban esperando al acecho a que cayese el real para irse a invertir a Brasil?¿Será farol argentino?”….y que se sho!!!

Salí con hambre del banco y de vuelta a casa, dándole vueltas a la cabeza, decidí pararme en un sito muy cuco en Santa Fe a comerme un pacho (perrito caliente).  El procedimiento fue el siguiente: Llego, lo pido….espero….lo pido…espero….lo vuelvo a pedir…(hasta aquí normal en Argentina)…lo vuelvo a pedir…espero y mientras, el señor me indica con su mano vacía que espere un poco más, porque estaba hablando Bush en la televisión. Aquí ya me mosqueé, y con todo el respecto hacia los señores que sirven panchos en los kioskos digo yo con todo mi hambre y cabreo acumulados “¿Pero qué le importará a este señor que hable Bush?¿Invierte todos sus ahorros de un puesto de panchos de dos metros cuadrados en bolsa?¿Tiene inversiones fuera de sus fronteras?¿le va a ser vital a corto o medio plazo para su negocio de panchos lo que el señor Bush diga hoy?”. Saben, al principio me alegraba en el banco ¡que bien que todo el mundo tenga tanta plata! después se transformaba en duda ¿estarán mintiendo? y a medida que mi hambre crecía era ya más del tipo ¡por favor, quiero mi pancho, le estoy pagando por un servicio, deje de hacerse el interesante como si su vida dependiese de ello, por favor, ya está, no disimule más, ya me he dado cuenta, todos hacéis lo mismo y os comportáis como si os sobrase el dinero, no me haga  más tonto de lo que soy, ríase de mí si quiere, pero por favor, después de darme el maldito pancho! pues no…no hubo manera.

Así que ahí lo dejé con su Arbusto, embobado. El día se había vuelto de color gris, y caía ahora un recital de agua típica de la primavera. Hora punta, Santa Fe hasta la bandera de taxis y coches, no entraba un alfiler ni un alma más en al avenida. Ahí entro

Taxista: Cómo esta esto! Dios mío! vamos falta!

Brais: Si ehh…muchísimo tráfico

T: no no, me refería a la caída de la bolsa…

B: Calle Jorge Luis Borges, al cruce con Paraguay por favor.

Ahí lo dejo.

Chamullar*: hablar sobre uno o sobre las cosas de uno endulzando demasiado la realidad, echarse flores o piropos inexistentes.
En exámenes por ejemplo, se dice chamullo a la paja de más que metes y que no es relevante pero que misteriosamente a algunos profesores parece gustarles.A la hora de ligar con el sexo opuesto, una de las más infalibles armas del argentino, junto con su acento.