La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Andalucía’

La ministra bloguera

martes, junio 24th, 2008

La rabiosa actualidad me induce a abordar el tema de la ministra Bibiana Aído.  Creo poder informar algo nuevo de su personalidad a mis paisanos de dentro y fuera de Galicia. Sinceramente me duele el chaparrón de críticas (que ya va disminuyendo) que le está cayendo por el error semántico de “los miembros y las miembras” pronunciado en su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados. Los lectores que no vivan en España pueden consultar esta polémica sobre la ministra entrando en Google y poniendo la palabra “miembra”. En el momento de escribir este artículo son 362.000 las entradas que registra.

Debido a las actividades culturales que vengo desarrollando desde hace mucho tiempo en la provincia de Cádiz, tengo frecuente relación con las diferentes delegadas (casi siempre son mujeres) provinciales de Cultura. Cuando hace unos seis años designaron delegada a Bibiana Aído, me llamaron la atención dos cosas: su gran juventud (tendría entonces 25 años) y el desparpajo con que se desenvolvía en público aquella jovencita guapa y de agradable talante. Me informé de que era hija de Paco Aído, lo cual ya explicaba en parte su desenvoltura. Paco Aído fue el primer alcalde democrático (y socialista, como todos sus sucesores) de Alcalá de los Gazules, un pueblo de unos 6.000 habitantes situado en la Ruta del Toro, a medio camino en la autovía entre Jerez y la Bahía de Algeciras. Este pueblo tiene una característica: es el principal vivero de políticos socialistas de la provincia de Cádiz y, proporcionalmente a su población, probablemente de Andalucía. Ha dado varios diputados, consejeros, parlamentarios andaluces, presidentes de Diputación y delegados provinciales de las diferentes Consejerías, entre otros cargos. De modo que la joven Aída tiene actualmente 31 años de edad y los mismos de experiencia política, ya que la vivió desde la cuna. Luis Pizarro, el actual secretario de organización del PSOE andaluz, también alcalaíno, la conoce desde que nació y el propio Chaves la conoció en pañales. Es afiliada desde los quince años y desde los dieciocho está dando mítines. De modo que es joven pero con experiencia política. Por cierto que Alcalá es también el pueblo natal del escritor y poeta José Pol García, al único andaluz Cronista Oficial en un municipio gallego, el de Quiroga (Lugo).

El tema de la igualdad de género preocupa a la sociedad en general y el partido socialista ha llevado esta preocupación al terreno de la semántica hasta límites exagerados. En la última campaña electoral en muchos mítines la reiteración en hablar de “los andaluces y las andaluzas”, “los gallegos y las gallegas”, “los españoles y las españolas” llegaba en ocasiones a sonar ridículo. Y de la ridiculez al lapsus linguae solo hay un trecho, que inevitablemente se recorrería. A Bibiana le dieron todas las papeletas para ser la agraciada. Nada menos que nombrándola ministra del nuevo Ministerio de Igualdad. Y claro, le tocó. Al fin y al cabo no hizo más que subirse al carro de las creaciones, innovaciones y adaptaciones léxicas de sus compañeros de gobierno y del mismo presidente, que llaman desaceleración a la crisis, conducción temporal al trasvase u otras manipulaciones más o menos oportunistas del lenguaje. 

  La oposición y los medios de comunicación afines están aprovechando el lapsus y el empecinamiento inicial en justificarlo, para atacar a la joven ministra, posiblemente porque la consideran la parte más vulnerable del gobierno. Pero la semántica no tiene nada que ver con la capacidad política. Y yo estoy seguro de que esto va a ser una tormenta de una noche de verano y que Bibiana acabará triunfando en su lucha por las políticas de igualdad y hasta por eso tan innovador políticamente como es la “transversalidad”. Eso sí, yo le recomendaría que no se limitase a la igualdad de género, que es lo que hasta ahora parece monopolizar su actividad y que preste también atención a otras desigualdades que deben ser de su competencia si es que ya se han delimitado las responsabilidades del nuevo ministerio. Desigualdades por razón de edad, raza, religión, discapacidad u orientación sexual, por ejemplo. Quizá las esté abordando, pero en ese caso falla su difusión y falta una campaña de imagen.

Mi amigo el hispanista londinense Francis Cherry, ganador del premio Marqués de Santa Cruz de la Anglo-Spanish Society por sus publicaciones sobre la cultura española, ha escrito (y sostiene) que el castellano es un idioma machista. Pone ejemplos. Vean uno: cortesano, varón que se desenvuelve con soltura en la Corte; cortesana, puta. Eso sí que es desigualdad. Un ministerio nuevo exige creatividad, soluciones novedosas: políticas, legislativas, de mentalidad, de comportamiento. Quizá también idiomáticas.

He pretendido dar a conocer a mis paisanos de Galicia y del mundo aspectos de la personalidad de una ministra a la que he tenido ocasión de conocer y apreciar, que creo está siendo injustamente tratada y en cuya capacidad política tengo plena confianza. Y además, es compañera nuestra en la blogosfera. Sigue manteniendo contra viento y marea su blog “Amanece en Cádiz”. La generación bloguera ha llegado al Gobierno.

Global Galicia, la aldea global

viernes, junio 13th, 2008

El bloguero propone y Global Galicia y sus imponderables disponen. Tenía varios temas en mente para tratar en esta entrada. Entre ellos no estaba el que voy a abordar, pero algunos comentarios a mis anteriores artículos, con derivaciones sorprendentes, me aconsejan un cambio de tercio.

Los lectores habituales de este blog recordarán el reencuentro del “corresponsal” en Sudáfrica, Avelino Sousa-Poza, con una antigua amiga (no quedó claro si la relación llegó al terreno de lo sentimental) que supo de su paradero por su entrada en GG. Si el ámbito que llegó a alcanzar la relación no quedó clara, lo que sí pareció traslucir es el carácter nómada (y no sé si aventurero) del amigo Sousa, que igual aparecía en París que en Toronto o Sudáfrica.

Pues bien, este  compañero de blog no parece prodigarse en sus entradas, pero sí se muestra muy activo (e incisivo) en sus comentarios a colaboraciones de otros compañeros. Conmigo concretamente ha surgido un intercambio de correos que han derivado en descubrimientos de afinidades sorprendentes e inesperadas. Ahora que Lobatón parece querer resucitar su programa Quién sabe dónde, el ya amigo Avelino Sousa es el ejemplo perfecto de que GG puede ser el medio ideal de localizar a gallegos “perdidos” o “desaparecidos” por parroquias, lugares y corredoiras del ancho mundo. Algunos ya los ha localizado y rescatado para sus lectores en los sitios más inverosímiles: Alaska, Manchuria, Australia, Sudáfrica… Una nueva y sorprendente geografía diseñada por la neoemigración de la Galicia eternamente peregrina.

El amigo Sousa después de mi última entrada en la que yo hablaba de mi colaboración en varios medios andaluces supuso dos cosas: que yo era periodista y que, por tanto, debería conocer a un primo suyo periodista que vive y trabaja en el Campo de Gibraltar. Se equivocó en lo primero (yo no soy periodista) pero acierta plena y sorprendentemente en lo segundo: conozco a su primo y a su señora desde antes de ser novios. Y ya llovió desde entonces, porque ya son abuelos. Realmente los conocí recién llegado yo a esta zona ¡a principios de los años sesenta! Pero no sólo eso: con su primo comparto frecuentemente mesa en la biblioteca/hemeroteca de una sociedad algecireña a donde los dos solemos acudir a consultar la prensa escrita andaluza y nacional.

El mundo es un pañuelo. Paco Prieto Poza, que así se llama su primo, vivió en La Coruña a finales de los años cincuenta y principios de los sesenta y en los primeros años sobre todo hablábamos mucho de esa ciudad que es la mía y en la que teníamos conocidos comunes. Pero nunca habíamos hablado de este primo. Y mira tú por donde me tengo que enterar del parentesco vía Sudáfrica, después de cruzarnos bastantes correos (en una mañana, tres de ida y tres de vuelta) “recorriendo” todo el conteniente africano para conocer esa relación familiar con el vecino de mesa en la lectura periodística.

Pero este intercambio vía e.mails me ha sugerido varias reflexiones. Una es que debo explicar a los lectores mi profesión, actividades y circunstancias por las que un coruñés se ha anclado en las antípodas peninsulares y ahora emerge en este blolg. Como mi caso es un tanto atípico y complejo, aplazo la explicación para una próxima ocasión. Otra reflexión es sobre la trascendencia de esta época de globalización que todos agradecemos haber conocido aunque los que ya no somos niños lamentados que haya llegado un tanto tarde. Asombra (y no sé si asusta) pensar en las posibilidades de un futuro de intercomunicación cuyo límite cuesta trabajo imaginar. Nadie mejor que un gallego para dar la bienvenida a esta sorprendente ALDEA GLOBAL. Y una razón  importante para felicitar y agradecer a este diario, que fue el primer medio de prensa escrita que algunos hemos conocido, la idea de incluir en el cada vez más nutrido mundo de los blogs este GG que nos permite a los gallegos del mundo interconectarnos y establecer relaciones a veces sorprendentes, como es el caso que nos ocupa. 

Y de nuevo la España andaluza internacional

jueves, mayo 29th, 2008

Londres se vistió de faralaes el pasado fin de semana. Se ha convertido ya en una tradición el festival (romería, diría yo) anual en Regent Street. Como no podía ser menos, como siempre en el extranjero, los andaluces son los principales protagonistas de la semana de España en Londres. Este año se batió el record Guinness al mayor número de personas danzando sevillanas al tiempo. Y también hay lugar para el carnaval canario, con desfiles los días 29, 30 y 31 de mayo. Sin embargo, además de las ofertas en restaurantes castellanos y andaluces, y también ingleses, no he podido encontrar referencia alguna a Galicia. Y no será porque no hay gallegos por estos lares. Como de costumbre, habelos hailos. Otros años la comunidad ha estado integrada dentro de las “regiones verdes” del Norte, como Cantabria, Asturias y País Vasco.

El festival dura 15 días y la oferta es variada: paellas gigantes, precios especiales en restaurantes y tiendas, catas de vinos y masajes (¿?).

Por supuesto, si alguien sabe de algún evento gallego en la ciudad son bienvenidas sus aportaciones. Con lo que prestaría aquí comer un pulpo a feira y un pincho de tortilla por un precio razonable!

La monja pregonera

martes, mayo 27th, 2008

 Que una monja pronuncie el pregón de una fiesta es una noticia novedosa. Si ese pregón además se realiza en una plaza de toros la novedad sube de grado. Pero que la monja sea gallega y el pregón se realice en la feria de una localidad andaluza sitúa la noticia en territorio Guinnes. Si alguien cree que mis largos años de residencia en Andalucía me han llevado por el camino de la exageración, añádanle dos ingredientes más. Primero: nuestra monja ya fue nombrada hija adoptiva del municipio en 1995. Segundo: desechen cualquier suspicacia de connivencias ideológicas, porque ambos nombramientos los realizó un gobierno municipal socialista y presidido por el mismo alcalde, Alonso Rojas. De todas estas distinciones se ha hecho merecedora Sor María José López Álvarez, una lucense que ha pronunciado el pregón de la feria de la localidad campogibraltareña de Los Barrios. Y además con un éxito apoteósico ya que fue aplaudida entusiásticamente por miles de personas puestas en pie.

Y es que Sor María José no es una desconocida en la localidad ni mucho menos. Antes al contrario, es queridísima en esa población en la que lleva cuarenta años y en la que ha sido directora del colegio San Ramón Nonato, directora de la Escuela Espacio de Paz en el que participan todos los centros de primaria e institutos de secundaria del municipio y además se ha dedicado, con su comunidad, al cuidado de ancianos y de inmigrantes. Y todo ello con una entrega tal que le ha granjeado el cariño unánime de sus convecinos y de todos los partidos que constituyen la corporación municipal.

La prensa de la zona dice que nació en Santiago de Ferroy (sic) en la provincia de Lugo, hija de agricultores y miembro de una familia numerosa de ocho hermanos. Estudió Magisterio en la Escuela Normal de Lugo y al finalizar ingresó en el Instituto de las Franciscanas del Rebaño de María, de la que ahora ha sido nombrada directora general y por ello abandona este pueblo al que se siente entrañablemente unida, ya que ella dice haber encontrado aquí, al lado del verdor del parque natural de los alcornocales, un segundo hogar que le recordaba el verde paisaje de su Galicia natal.

Sor María José llegó a Los Barrios en 1969, un año histórico para la comarca, que nunca se borrará de la memoria de los campogibraltareños. En ese año el gobierno de Franco, en el que Castiella era ministro de Asuntos Exteriores, llevó a cabo un acto que ocasionó la ruina y la desgracia de muchos miles de vecinos de la comarca, especialmente de La Línea de la Concepción: el cierre de la verja con Gibraltar. Con ello, de la noche a la mañana, unos quince mil trabajadores españoles en Gibraltar y bastantes empresarios que tenían sus negocios en el Peñón se quedaron en la calle. Aparte de otros muchos miles de personas que se buscaban la vida “trapicheando” con mercancías que diariamente adquirían en Gibraltar y distribuían por la comarca y por otras zonas de Andalucía.

Para compensar este desaguisado, se creó el polo de desarrollo del Campo de Gibraltar y pronto se empezaron a instalar las primeras industrias, entre ellas la refinería de CEPSA en San Roque y la fábrica de acero inoxidable ACERINOX en Los Barrios. A partir de aquí este último municipio, situado en el centro del arco de la Bahía, inició su despegue económico y demográfico, fuertemente incrementado en la última década. De modo que el pueblecito de 7.000 habitantes al que llegó Sor María José en 1969 se convirtió en una próspera población de más de 20.000 habitantes. Hoy es el principal centro comercial de la comarca. En cuyo municipio, por cierto, se están levantando las monumentales y espectaculares torres de Hércules. Una evolución parecida a la que puede haber tenido Arteixo, por ejemplo.

El pueblo de Los Barrios, muchos de sus vecinos, su corporación municipal y hasta su propio alcalde son bien conocidos de los vecinos de Muxía. A ambos municipios les unen unos entrañables vínculos no sólo de amistad sino de hermanamiento. Hermanamiento que se hizo oficial en sendos actos en Muxía y en Los Barrios con nutrida representación de delegaciones de regidores y vecinos de ambos municipios. Muxía y Los Barrios son oficialmente pueblos hermanos. Y entre vecinos de ambos pueblos han surgido estrechos vínculos afectivos. Pero ésta es una hermosa historia de amor merecedora de un nuevo comentario.

Si has sido paciente para llegar hasta aquí, lector, eres persona 2.0. En recompensa a tu paciencia, te propongo la participación en un juego interactivo. Existe un paralelismo entre esta monja lucense y otro personaje con trayectoria biográfica similar: este personaje también es lucense (de Villalba), eclesiástico, residente en España pero fuera de Galicia. Fin de las similitudes. A partir de aquí, trayectorias absolutamente dispares: este villalbés es obispo, cardenal, presidente de conferencia episcopal y ex-papable. ¿Lo cogen? El juego consiste en contestar estas dos preguntas: de estas dos personas ¿quién crees que ha prestigiado más a Galicia? ¿Y a la Iglesia Católica?

Mira la cara, cara, que es la tercera (¿y esa cómo era?)

jueves, abril 17th, 2008

Hola de nuevo.

Antes de nada quería agradecer los comentarios que me habéis dejado algunos. También dar gracias a mi amigo Santi-kun por sus elogios tan bonitos. Tendrás que llevarme a Muxía.

Cómo ya mencioné en mi mensaje anterior, he pasado una gran parte de mi vida en Andalucía, desde que llegue de los Estados Unidos con casi 4 años hasta los 18. Parece simple, pero la verdad que me sigo sorprendiendo de las diferencias que puede haber.

Obviamente el folclore influye mucho, sobretodo cuando la Feria de Abril, vas con todos tus compañeros de instituto y te das cuenta que este año te has vuelto a olvidar de como se bailaban las sevillanas porque la última vez que las bailaste fue la feria del año pasado. Gracias a Dios, la gente es comprensiva y te hacen un cursillo acelerado con él que puedes dar el pego por un ratito y luego se te vuelven a olvidar.

Cuando era pequeña no se notaba mucho el tema, porque muchos de mis vecinos también eran hijos de gallegos, y encima, como tenía el traje de gallega, cuando tocaba vestirse de pastorcitos para el espectáculo de Navidades, ¡ya tenía el traje!, aunque a los andaluces siempre les llamé la curiosidad. Fue cuando tocó ir al instituto, que todos estaban lejos de donde vivía que empecé a estar en contacto directo con los andaluces.

Primer día, te pregunta el profesor que de dónde eres y llegan a ti y sueltas “Mis padres son gallegos”, pero no se conforman, no, ¡quieren más! y es ahí cuando confiesas que naciste en los Estados Unidos, y en ese momento algunos ya tienen carnaza para todo B.U.P y C.O.U cuestionando la veracidad de tus orígenes y si eres gallega, americana, andaluza o nada de nada.

Por algún motivo, algunos siempre me andaban dando la vara con la leche de cabra por ser popular en Galicia como sus cabras (aún me pregunto de dónde se sacaron eso). Luego en las clases de lengua y literatura, si tocaba recitar un poema o algo así, Lucía siempre tenía que recitar Rosalía de Castro en gallego (“Follas Novas” para ser concretos), para gozo y disfrute del profesor. También recuerdo interrogatorios aleatorios de los compañeros exigiendo que dijese algo en gallego, aunque con la presión nunca lograba recordar nada más que “pataca” y algunos incluso me llamaban pija porque pronunciaba en ocasiones las eses cuando hablaba. Y por supuesto, en las fiestas donde todos tenían que traer comida, a mi siempre me tocaba traer empanada (la verdad es que mi madre las hace muy ricas).

Obviamente, no es que fuese así cada día de mi vida ahí, pero no eran cosas eventuales, desde luego muchos septiembres fueron así. Curiosamente, a la gente le parecía súper andaluza cuando iba de vacaciones a Galicia en verano.

Antes de acabar por hoy, a petición popular, voy a concretar la historia de mis zapatillas blues. Al poco de llegar a Andalucía, coincidió con la feria al lado de mi casa. Mi madre me compró unas zapatillas azules, que se ve que me gustaron mucho. Acto seguido fui a la casa de Custodia, nuestra vecina, y le solté la frasecita. La pobre mujer no entendió una. Por lo visto también decía muchas cosas al estilo “vestido de cortas mangas”.

Biquiños para tous.