La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘adios buenos aires’

Hasta luego y muchas gracias

martes, diciembre 16th, 2008

Ha terminado el curso y me encuentro en un Airbus A340-300 fila 27 asiento A, ventanilla. Es un vuelo Charter que me lleva desde Buenos Aires a Santiago de Compostela, sin escalas. Se acabó.

Entré en Global Galicia comentando una noticia por una quema de maleza masiva a las afueras de Buenos Aires que nos costó algunas dificultades respiratorias, picores en los ojos y dolores de cabeza a muchos de los que estábamos aquí. Ahora han pasado ya unos cuantos topics con mucha ilusión, y la verdad sea dicha,  me da mucha pena tener que despedirme de esto. He tenido la suerte de poder contar desde mi punto de vista lo que pasaba y como se vivía aquí, siempre manteniendo el hilo y el contexto, respetando las pautas sabiendo que esto no era mi blog personal, quizás por eso lamento no haber podido ser más participativo, ya que no todos los días nos pasan cosas extraordinarias que contar o el gobierno hace algún numerito. Quizás por eso he escrito más que otros, porque este gobierno monta más números que una serie de Euler.

Recapitulo un poco y me acuerdo de los otros, de los que están en Galicia de siempre, de los que están fuera y como yo vuelven por estas fechas, de los que me están esperando, de los que no me están esperando pero me verán igual y de los que se van a volver a ir. Pienso en los que están y siguen fuera, que son bastantes y en el boom generacional que hubo (a pesar de que los gallegos siempre nos fuimos, pero hablo de situaciones no forzosas…), la apertura de una generación que podría ser la mía, 1985 o quizás un par de ellas antes, los nacidos en el 84 y hasta el 83. Ya he soportado frases de todo tipo acerca de viajar y estudiar, ejemplos: “Te vas a Irlanda a estudiar inglés tu solo y sin conocer a nadie, estás loco, tan pequeño!!”

“Ahora a Polonia? Solo también? Pero allí no hablan muy raro? cómo vas a aprobar?” hablan rarísimo!”. Lo de aprobar como toda la vida me imagino, estudiando….

 “¿Qué se te pierde en Portugal en verano? Aquí también tenemos playas y muy bonitas y no hablamos tan raro…!” Será por lo raro que hablan entonces…

“Y ahora a Buenos Aires? Ay! Es que no paras eh…., como eres! Y a dónde te irás después?” Pues a donde me den trabajo me imagino, porque me parece que sobrar ahora mismo en España, no sobra.

Hay de todo, y más allá de mi experiencia personal quería hacer una pequeña reflexión sobre los que ahora no están, o no estamos, cuantos de nosotros hemos hechos intercambios y sentimos que una parte de nosotros se quedaba en algún sitio, cuantos de esos se han vuelto a por ella y lógicamente, no la han encontrado, cuantos de ellos no lo han podido superar sufriendo el conocido “síndrome post erasmus” y cuantos, siguen viajando compulsiva y ciegamente hacia nuevos destinos pensando encontrar una parte de sí mismos que no estaba en Galicia, no estaba en el destino erasmus aunque creyeron encontrarla y no estará en el siguiente destino al que vayan, aunque este sean las Islas Cook. Sin caerme de maduro, por suerte, me había dado cuenta antes.

 Después de un año no me puedo quejar y puedo estar satisfecho, que en 5 años de carrera, finalmente me ha salido todo al milímetro y una vez más, un año más, he conseguido todo lo que me había propuesto. Hace ya 10 meses, las metas eran: aprobar todas las materias con buena nota en Buenos Aires (conseguido con creces), viajar (he visto prácticamente todo el país), aprender rasgos de la cultura argentina, pasar desapercibido entre ellos sin ocultar mis valores, ver costumbres y, por supuesto, pasármelo bien, muy bien. Y ahora me voy, me voy de los asados los domingos, de la locura en la Bombonera, de los taxis para todo, de los atracos a mano armada, de tener cuidado de mis bolsillos, de la mentira, de la noche, de la mentira de la noche, de la locura del amanecer, de la alarma constante, de la cultura del afterhour, del regateo, de la suba de precios de un día para otro, de la escasez de monedas, de las subvenciones del gobierno, del verano en diciembre, de la navidad a 32ºC, del metro más caótico de Suramérica, del chamullo, del aparentar, del no ser, de la 9 de Julio y sus 24 carriles, de la Quilmes, de la contaminación y de los besos que se le dan a los chicos incluidos, cuando entras en un grupo.

Ahora me toca llegar a casa, volver a casa, con un título bajo el brazo a enfrentarme al mundo laboral, y la verdad, si me permiten una reflexión en alto, está jodida la cosa. O eso es lo que veo en las noticias todos los días. Colgar CVs para ir a prácticas, comprar más camisas, un par de trajes, zapatos y acumular palmadas en la espalda o como mucho un Larrismo “vuelva usted mañana”. Me imagino que es una etapa para la que no estaba preparado, miento, lo estaba para la etapa, no lo estaba para la circunstancia en donde todas las puertas a  mis primeros trabajos potenciales se han ido cerrando por la crisis, cosas que pasan.

Mientras sigo pensando en como enfrentarme a las colas y entrevistas, veo a una azafata que se mueve con una técnica perfecta por el pasillo del avión, las luces están apagadas y la mayoría de la gente duerme. Sigo sin saber en que fotograma estoy, en el de querer llegar, o en la de echar de menos volver. Lo que sé con certeza es que estoy sobre algún punto no determinado del Océano Atlántico ¡oh, vaya exactitud!. Viene la azafata, le pido un Jameson con dos hielos antes de dormir y tengo la sensación de llevarme, como tantas otras veces, un poco de este lugar  para Galicia. Galicia, allá voy, 13horas de vuelo, tres horas más en mi reloj, 10.004’8Km de distancia, 30ºC menos, Ferroliño, familia, amigos y tardes de Navidad en A Casa do Fol.

PD: Gracias a Carlos Agulló por la oportunidad de poder participar en este blog y enseñarme algunos trucos de wordpress, gracias a los que me habéis leído, a los que han comentado y con especial ilusión a los que un día me dijisteis que os gustaban mis historias. Besos y abrazos a todos. Os seguiré leyendo.