La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Add new tag’

Ecos del Chile post rescate y una joroba de añoranza

miércoles, octubre 20th, 2010

Mientras el Presidente de Chile, Sebastián Piñera, se pasea ufano y orgulloso por tierras europeas hablando a quien quiera escuchar de la  “manera chilena de hacer las cosas”, a partir del exitoso rescate de los treinta tres mineros que casi mueren sepultados en tierras nortinas, no resisto la tentación de comentar en este blog las impresiones del corresponsal del diario El País en Chile, un señor de curioso apellido Peregil, que visitó el país para recoger, en vivo y directo, el histórico salvamento.

En artículo titulado “Chile y la San José según corresponsal extranjero”, publicado recientemente en La Tercera, el periodista no disimula su sorpresa al constatar que, en un país tan religioso, se produce un número alto de mineros separados o conviviendo. Igualmente, observa contrastes tales como autoridades que hablan en perfecto inglés que coexisten con precarias estructuras para el desarrollo de conferencias de prensa en las que resulta una odisea encontrar un micrófono. También se maravilló al comprobar que muchos chilenos que iba conociendo trataban de mostrarle lo mejor de sí mismos y del país. Peregil señala textualmente: “La hospitalidad no me sorprendió tanto como el afán de ser mirados”. Para mi personal consternación, Peregil ha terminado por desarrollar una positiva imagen de los medios de comunicación chilenos y eso debe ser porque no tuvo tiempo de darse cuenta de que solamente existen dos grandes empresas, a los que llamamos el duopolio: El Mercurio y La Tercera. La diversidad periodística y con ello, la pluralidad informativa, se mantiene como una asignatura pendiente en el Chile que recuperó su democracia hace veinte años. También, y eso no me resulta particularmente llamativo porque tengo conciencia de la riqueza de la forma como se habla en Chile, nuestro corresponsal alucinó con lo que denomina “las maravillosas expresiones chilenas que nunca había oído y que tanta resonancia evocan en cualquier andaluz”, recogiendo algunas tales como regalón, polola, guagua, bueno para la talla, patúa, al tiro, buena vibra. Se impresionó con el uso de la palabra “compadre” y con la forma en que los chilenos colocan el artículo delante de los nombres propios. Yo vengo a ser, en Chile, “la María de los Angeles”, para que puedan darse una idea.

Mientras sigo pensando en que el Presidente Piñera está tendiendo peligrosamente a la hiperventilación al exponer, de manera menos que pudorosa, símbolos diversos del rescate recuerdo que el año pasado, el Contralor de la República, a raíz de unos escandalillos de corrupción, acuñó la expresión “la cultura del despelote” para recoger las irregularidades que, según él, se cristalizaban en una cultura. Como vemos, hay un mundo de diferencia semántico entre lo que llevó a la autoridad a emitir dicho juicio y el resultado del rescate, que ha llevado al ansia por proyectar un modo de ser, de resolver los problemas y hasta de vivir. Una suerte de “chilean way of life” que ahora se aprovecha de promover, como artículo de exportación.

Pasando a otro orden de cosas, no me resisto a comentarles que, mientras barruntaba esta entrada, puse la TVE y estaban dando un programa titulado “Latinoamericanos en España”. Por la pantalla, desfilaron muchos íconos de este continente, que conocí en mi infancia gallega: Analía Gagé, Boby Declané (a quien han llamado el mejor locutor en habla hispana), Raúl Matas, Kiko Legrand, Bigote Arrocet, Joe Rigolí, Facundo Cabral (con su canción “No soy de aquí ni soy de allá”, que tanto me interpreta), Elsa Baeza, Betty Missiego, Antonio Machín, Héctor Alternio, Nacha Guevara, Eduardo Rodrigo y Luis Aguilé, entre otros. Mostraron, igualmente, las visitas de Pinochet al funeral de Francisco Franco, en el Valle de los Caídos así como las de López Portillo, Collor de Melo, Alfonsín y, como olvidarla, la del mismísimo Fidel Castro, que fue hasta Galicia, acompañado de Manuel Fraga, para visitar la casa en la que había nacido su padre. Creo que era en algún lugar de Orense, si mal no recuerdo.

La evocación me invadió y no pude más que sentirme interpretada por una expresión de Alberto Cortés cuando habla de la “joroba de nostalgia”. Eso me pasó con este programa porque me retrotrajo a la infancia y me recordó los múltiples, invisibles e inacabables lazos que unen a España con las tierras de este lado del Atlántico y que hace que, cada vez que viajo por distintos países de América Latina, me sienta como en mi propia casa. Pronto iré a El Salvador, país que no conozco y, luego, a Brasil y me alegra anticipar que será eso lo que sentiré, en cada lugar, nada más pisar sus aeropuertos.

Cielos codiciados

viernes, marzo 26th, 2010

La experiencia de vida del terremoto persiste como comentario obligado de todas las tertulias. A cualquier lugar al que vayas, si prestas atención, escucharás a alguien que se está refiriendo a cómo vivió el megasismo del 27-F.  Sucede, incluso, que es posible descubrir en el mismo interlocutor, pasado casi un mes, relatos superpuestos que van añadiendo más detalles y especificaciones a la forma cómo vivió esa noche.

Uno de los aspectos que más ha llamado mi atención tiene que ver con la proyección del cielo en esa amarga madrugada. He escuchado decir,a varias personas, que cuando salieron despavoridas de sus casas, miraron hacia el cielo y pudieron percibir un extraño resplandor, tanto mientras temblaba como en los segundos posteriores, en que la tierra tendió a sosegarse. Motivada por esas referencias, he tratado de hacer introspección, mirar hacia adentro y tratar de recordar qué cosa ví yo en el cielo esa noche. Efectivamente, ví que entraba más luz por la ventana de mi habitación que de costumbre, mientras ésta se movía como un barco. Cuando logré salir y colocarme en el dintel de la puerta de entrada, también me pareció observar una luz más vívida de lo normal.

Como resultado, ahora acostumbro a mirar con más detalle hacia el cielo, sobre todo en las noches. Y es que los cielos chilenos tienen algo particular. Pude darme cuenta durante el fín de semana pasado, en que subí el cerro El Roble y en cuya cumbre funciona un observatorio pequeño, gestionado por la Universidad de Chile. Su historia se remonta a la presencia rusa previa a 1973. Los rusos vinieron a Chile en esos tiempos en que la colaboración política era muy propicia, entre otras cosas, atraídos por la calidad de su cielo.

Ese observatorio que pude merodear desde afuera, porque estaba cerrado, es pequeño y su arquitectura no deja de evocar algo de la Guerra Fría. Sin embargo, puestos a investigar, descubro que Chile es la sede de cinco importantes observatorios internacionales, pertenecientes a instituciones europeas y americanas. Estos observatorios se distribuyen entre las regiones de Antogasta, Atacama y Coquimbo, que son las que tienen cielos más límpidos y fértiles para la observación astronómica. Tienen nombres evocadores como Cerro Tololo, Cerro Pachón, Las Campanas o el Observatorio La Silla, por citar algunos.

Por la calidad de su cielo, Chile sigue concitando interés para la instalación de otros observatorios similares. En días pasados, hemos podido saber que, a pesar del desastre natural que supuso el terremoto, el Cerro Armazones, ubicado en la segunda región, se posiciona como la locación preferida para la instalación del telescopio gigante European Extremely Large Telescope (E-ELT). Su principal competidor sería la isla La Palma, ubicada en Canarias. Los evaluadores señalan que Chile “posee el mejor equilibrio de calidad del cielo en todos los aspectos y en ese lugar (el telescopio) puede ser operado de una manera integrada con el Observatorio de Paranal”.

Se espera mucho de este supertelescopio ya que servirá,entre otros aspectos, para analizar planetas alrededor de otras estrellas, los primeros objetos nacidos en el universo, agujeros negros súper masivos y la naturaleza y distribución de la materia y la energía oscura que dominan en el universo.

Cuando la tierra todavía no deja de temblar, en su proceso de liberación de energía sísmica, es un gran consuelo poder mirar hacia el cielo y buscar en él algo de refugio. Sobre todo, cuando es un cielo de tan reconocida calidad.

Vivir entre réplicas

jueves, marzo 18th, 2010

Han pasado más de quince días desde que tuviera lugar en Chile un terremoto grado 8,8 en escala de Richter, el quinto de mayor impacto en el mundo desde que existen registros.  Esta delgada franja de tierra, sabemos ahora, es sísmica por naturaleza. Caminamos sobre una falla.  Al parecer, el país contiene el 46% de sensibilidad sísmica del planeta y, esto, según se dice, nos asemeja a Japón. Estamos sabiendo mucho, por estos tiempos, sobre sismología y todos los fenómenos a ella relacionados, como tsunamis. Y no podría ser de otra forma: no sólo las consecuencias en vidas humanas y en destrozos materiales es inmensa sino que el terremoto, con sus secuelas llamadas réplicas, sigue hacièndose notar todos los días. Ayer, sin ir más lejos, en la región del Bío-Bìo, la réplica más alta estuvo en el orden de los 5,8 grados. El jueves pasado tuvimos que desalojar el edificio donde trabajo.

Poco a poco, los chilenos se van acostumbrando a la idea de que el suelo los seguirá meciendo, como una cuna traidora. Dicen que será por dos meses, aproximadamente. Este cataclismo de la naturaleza no sólo cambió la agenda política sino que alteró por completo nuestra vida cotidiana y, de paso, nos reveló que Chile es más modesto de lo que muchos creían. El ingreso a la OCDE, como buen alumno de la región latinoamericana al que había que premiar de alguna forma, ha pasado al olvido. Por ahora, la gente no habla más que del terremoto y se han multiplicado exponencialmente los casos de ansiedad y de consumo de antidepresivos. Un porcentaje significativo de chilenos está viviendo cuadros de estrés postraumático. Durante esta semana y providencialmente, porque estaba programado antes del terremoto, visita Chile Boris Cyrulnik, padre del concepto de “resiliencia” o capacidad de salir adelante frente a la adversidad. Nos viene como anillo al dedo la visita de un sobreviviente de campos de concentración como Cyrulnik. Se necesita a gritos voces de aconsejen, que consuelen, que otorguen perspectiva a los efectos ocasionados por este zarpazo de la naturaleza. Los medios de comunicación no cesan de mostras imágenes de los sobrevivientes, historias de dolor y de héroes anónimos lo que, de alguna forma, les permite seguir escarbando en la herida, bajo una apariencia de información que encierra un tanto de morbo. Por otra parte, la empresa privada se encuentra haciendo su Agosto y ha hecho del terremoto una oportunidad para la solidaridad, sí, la solidaridad como negocio.

El terremoto del 27-F en Chile reveló una parte del país que muchos no querían ver. Un Chile donde no son impensables los saqueos y los actos de vandalismo, descartando la idea de vínculos y de capital social; donde no existían protocolos y la institucionalidad para la emergencia era más que precaria; donde los inescrupulosos de siempre construían edificios burlando los controles antisísmicos y, así, suma y sigue. Este Chile que ostentaba récords en el combate contra la pobreza, habiéndola reducido de más del 30%, a principios de los años 90, a cerca del 13%, tendrá ahora que aceptar que se producirá un incremento de la misma, así como un empobrecimiento general de otros sectores, como la clase media. Es con relación a este sector que se habla del “terremoto mentiroso” porque, si bien no tuvo efectos tan dramáticos como se pudo observar en la zona del epicentro y en las costas, ha afectado de igual manera las viviendas de muchas personas que se ven ahora indefensas y sin recursos para arreglar tanto desperfecto. Este Chile seguirá conviviendo con el Chile “europeo”. Así nos ven muchos visitantes y tuve la comprobación hace poco tiempo, cuando nos visitó el Secretario General de la Xunta de Galicia. Esa era su percepción.

Otros, tratan de ver el vaso medio lleno y señalan que el país ha soportado mejor de lo esperado un impacto de más de 8 grados, poniendo como ejemplo el impacto devastador que tuvo sobre Haití un terremoto quinientas veces menor.

Como sea, ya nada podrá ser igual y se habla de la “generación del terremoto” como una forma de condensar el impacto que, sobre niños y jóvenes, tendrá este evento telúrico.

Por fin, la primavera

miércoles, abril 15th, 2009

sankenbach11
Decía el otro día que la Selva Negra está casi en flor y así es, el verde oscuro, el blanco y el color parduzco comienzan a ceder a la hierba y las florecillas. Es lo mejor de vivir en la montaña, el invierno es largo y duro, pero el cambio de estación es todo un espectáculo. Para los que venimos de un lugar de estaciones más bien monótonas es toda una sorpresa empezar a descubrir unas flores aquí, unos brotes en el árbol de más allá y, sobre todo, rayos de sol que se cuelan de pronto por todas las esquinas.
El fin de semana pasado estuve en el valle del Rin, donde la primavera ya había estallado hacía una semana: las colinas parecían nevadas de tanto árbol en flor, la ciudad plagada de colores y vida y la gente en chanclas. Según íbamos subiendo, volvían a dominar los colores oscuros hasta que ayer, tras llegar andando al antiguo glaciar, descubrimos los últimos restos de nieve. Junto a nosotros subían por el camino cientos de ranas y al bajar pudimos ver las primeras praderas cubiertas de margaritas. En el pueblo se dice que aún va a volver a nevar, pero la experiencia me dice que a la gente le gusta impresionar al extranjero con tales afirmaciones.
En fin, que la primavera invita a visitar la Selva Negra a quien le guste la naturaleza, la tranquilidad y el silencio. Yo de momento voy a seguir disfrutando de mis vacaciones corrigiendo exámenes, eso sí, esta vez, por fin, en la terraza. Saludos.

Berlusconi no tiene verguenza

martes, abril 7th, 2009

Esto de estar de vacaciones y tener tiempo para leeer el periodico me va a traer complicaciones. Acabo de leer que Berslusconi ha dicho que en lhttp://www.lavozdegalicia.es: «Si los Estados Unidos quieren dar un signo tangible de su proximidad con Italia podrían tomarse la responsabilidad de la reconstrucción de los bienes culturales y de la iglesia». Que poca verguenza tiene ese hombre.  En primer lugar, me imagino que los Estados Unidos ignoraran el cable.  En este momento tan tragico para Italia  el que salga el presidente de pais con esas chorradas, no debe ser nada alentador. Yo, por mi parte espero que la poblacion italina sea solidaria con sus paisanos y presten toda la ayuda posible.. porque parece que de su gobierno no pueden esperar gran cosa..