La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘abuelos’

Abuelita dime tú

martes, marzo 18th, 2008

Bueno, bueno, ¡a ver cómo nos vuelves! Mira que me han dicho que el chico que fue antes que tu, ¡vino vestido con faldas!”

Las frases de las abuelas se quedan grabadas en lo más hondo de nuestras mentes y salen a relucir en los momentos más inesperados (sí, sí, igual que la morriña por sus croquetas y sus cocidos).

El otro día andando por el estado de Kerala esa frase se vino a mi cabeza mientras, sentada en una choza, un camarero indio nos servía con una sonrisa y unas cuantas palabras en hindi los zumos más extraños pero refrescantes que he visto en mi vida. Enfrente de nosotros un grupo de extranjeros vestidos con ropas (aún) occidentales tan sencillas como unos vaqueros y una camisa se colocaban las gafas de sol y se alarmaban poniendo caras de ¡¿cómo hago yo esto, me voy a manchar mis pantalones?! cuando descubrieron que en medio de la calle había un charco lleno de barro, plásticos, piedras, lagartijas, niños despeinados, moscas y Krishna sabe qué más. Pero lo hicieron, con más arte que nadie, y nosotros seguimos a lo nuestro probando nuevas especialidades como aquel ‘Kerala Earthquake Milkshake’ que pintaba bien.

Unos días después, tras demasiados batidos y experimentos, otro lugar nos esperaba: la capital del estado, así que allí acabamos, una noche en un restaurante europeo de estos en los que la música, los sofás, los cuadros y las mesas, además de la gente, hace que uno se sienta como en uno de los lugares más chic de Londres o Bruselas. ¿Y a quienes nos encontramos allí? Sí señores, han adivinado. Pero esta vez no entraron con  gafas de sol, camisas y zapatos, no, no, no. Como buenos exploradores de India se habían hecho con las blusas gigantes de estampados y los pantalones Alí Babá naranjas y verdes. ¡Menudo cambio! Los zapatos eran chancletas, el bolso una mochila y el teléfono móvil un libro que hablaba sobre cómo abrir los chakras mediante el yoga.

Ahora no me extraña que mi abuela me dijese eso. Si estas cosas pasan en una semana… ¡qué será de mi después de dos años!