La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Irlanda’

El impulso aventurero

jueves, diciembre 6th, 2012

Ha sido el tema estrella de la pasada semana. Durante la presentación de un informe Marina del Corral,  Secretaria General de Inmigracion y Emigracion, expuso que la huida masiva de españoles hacia el extranjero se podía achacar a un “impulso aventurero” que se ha propagado entre la juventud. Como es lógico sus declaraciones sentaron fatal a muchos y fueron objecto de mofa y ataques en las redes sociales. Como parte “implicada” en cierto modo no me he podido resistir a dar mi punto de vista.

Para entrar en materia empiezo preguntándome qué entiende la secretaria Del Corral por impulso aventurero. El diccionario dice que un aventurero es una persona que busca o se embarca en empresas de resultado incierto o que presentan riesgos. Según esto es cierto que podríamos afirmar que los emigrantes españoles somos en cierta medida aventureros.

El problema es que bajo este paradigma tan genérico también caben muchísimos otros ejemplos, desde el turista suizo que se va a Indonesia a bucear hasta el subsahariano que se monta en una patera destino Algeciras. Esto evidentemente chirría y por eso toca buscar una definición más acorde a la visión popular del aventurero, que resulta más concreta. Si cerramos los ojos y pensamos en un aventurero se nos viene a la cabeza la imagen de personajes como Indiana Jones, Tintin, Simbad, Sandokan o el entrañable Willy Fog.  Distintas personalidades, distintas motivaciones, distintas épocas… pero todos ellos con algo en común: son personajes extraordinarios que protagonizan situaciones extraordinarias dignas de ser relatadas, generalmente en un marco de ficción.

¿Son como nosotros? Muy a nuestro pesar, no. Nosotros los emigrados no nos vamos con la intención de desenterrar tesoros perdidos o surcar los Siete Mares en un galeón pirata. No tenemos esos “impulsos” cuando un día decidimos colocar ropa en una maleta y comprar un billete de avión sin vuelta. Somos personas más bien ordinarias. Ingenieros en informática, traductores, licenciados en arte, abogados, matemáticos, arquitectos y un largo etcétera de jóvenes muy capaces que por falta de oportunidades laborales en España nos hemos largado por la puerta de atrás, sin hacer mucho ruido, para buscarnos las habichuelas donde nuestro criterio o suerte nos han llevado. Hace un tiempo Arturo Pérez Reverte hablaba en un artículo de Los que no salen en la foto.

No pongo en duda que exista gente que haya sido movida por cierto sentido de la aventura a la hora de emigrar. Especialmente entre los que se han marchado hace unos cuantos años. Sin embargo, ahora la situación que vive el país es bastante peor y exige el máximo cuidado y respeto a la hora de tratar estos temas, especialmente por los máximos dirigentes del Estado.

España no es Noruega, donde la tasa de paro es del 3% y hay un Estado de Bienestar con garantías. Si hubiese un crecimiento de la emigración en Noruega al tiempo que se mantiene ese bienestar la Del Corral noruega podría hablar sin tapujos de un espíritu aventurero noruego sin que nadie se le echase a la yugular. Pero en España el paro es del 25% y entre los jóvenes es superior al 50%. En el momento en que la generación más preparada en la historia de nuestro país se va a la desesperada “a donde sea” para trabajar “de lo que sea” (fregando platos, repartiando panfletos por la calle, haciendo de hombre-anuncio, cargando cajas en un puerto, …) no hay impulso aventurero alguno. Lo que hay son las mismas motivaciones que tienen los sudamericanos que vienen a España a cuidar ancianos por 4 duros o los marroquíes que trabajan en regimen de semiesclavitud recogiendo tomates en El Ejido.

Lo que está sucediendo es realmente grave y que la Secretaria de Emigración trate de ocultarlo con retórica retorcida sobre impulsos aventureros es confuso y muy irresponsable. Por eso considero que la señora Del Corral tiene que pedir disculpas por sus palabras, que no hacen sino echar más leña al fuego de una ciudadanía cada vez más hastiada y preocupada por su presente y su futuro, entre la que también nos hallamos muchos emigrantes.

La crisis en Irlanda (intento de explicación para dummies)

martes, noviembre 23rd, 2010

¿Cómo hemos llegado  a esto? ¿Qué pasará con nosotros ahora? ¿Qué nos deparará el futuro más adelante? Aunque parezcan las típicas preguntas metafísicas que todos nos hacemos en los momentos críticos de nuestra vida, en realidad estoy hablando del tema de moda en los periódicos de Europa adelante: La Bancarrota de Irlanda.

¡Qué duro es esto de ser un gallego emigrado a Dublín! Cuando estaba en la terriña los medios estatales y allende las fronteras sólo hablaban de Galicia si a un petrolero le daba por echar todos sus residuos en nuestras costas, si sufríamos algún vendaval o si se producía típico incendio provocado de todos los veranos. Ahora que estoy en Irlanda me toca seguir estando en el grupo de los underdogs, de los que nunca cuentan, de los que casi nunca ganan. Hemos tenido que ponernos gallitos votando “No a la U.E”. y ahora declararnos en quiebra para que nos hagan un poco de caso.

La gente me pregunta que cómo encuentro el panorama. A esto puedo decir que lo veo fastidiado-con-jota pero no mucho más que cuando me vine a principios del 2009. Por aquel entonces “the R word” (la Recesión) ya empezaba a aparecer en los medios y el otrora celtic tiger vivía su transformación en un lindo gatito. La primera vez que pisé Irlanda fue en Mayo de 2008 y el cambio con Enero de 2009 fue increíble. Esa fue la verdadera depresión. Todo lo que ha venido desde entonces ha sido mucho más paulatino. De ahí que, aunque los medios vertiesen de cuando en cuando noticias apocalípticas sobre el país, los que vivíamos en él no sintiésemos todo con tanto pesimismo (el daño ya estaba hecho).

Del blog de Eneko: http://blogs.20minutos.es/eneko/

Del blog de Eneko: http://blogs.20minutos.es/eneko/

¿Se veía venir? Yo pienso que sí. Ya en 2006 me parecía evidente que España tenía que entrar en crisis, que nuestro modelo económico era comida hoy y hambre mañana. El ladrillazo, la burbuja, como se le quiera llamar, no podía salir bien a largo plazo. Cuando llegué a Irlanda y me encontré con las inevitables contradicciones de un país que ha crecido tantísimo en tan poco tiempo veía claro que las cosas no podrían ser así siempre. Por desgracia, no me equivoqué. A toro pasado queda patente que el Gobierno de Irlanda no supo ser ni liberal ni social de la manera más correcta. Aunque se tomaron decisiones muy inteligentes que trajeron grandes inversiones extranjeras (principalmente americanas) no se supo canalizar todo el dinero que se movía en el país para ponerlo a jugar entre los grandes.

¿Quién tiene la culpa? Los de un lado dicen que la culpa es del Gobierno por ayudar a los bancos y los del otro dicen…lo mismo! Sí, por una vez derechas e izquierdas parece que se ponen de acuerdo en algo: Si los bancos se hunden el Gobierno debería pasar de todo. Por desgracia, cuando los bancos de toda Europa entraron en quiebra -o eso nos aseguraban- algunos desde Berlín, Nueva York y Londres opinaban que lo de ayudarles era buena cosa;  que, al fin y al cabo, arrieros somos. Y entre encíclicas que hablaban sobre tipos de interés, fondos de cohesión,  valores bursátiles y vente mil cosas más encriptadas que yo creo que no entiende ni dios, los gobiernos acabaron picando y los demás remando para que el barco no se hundiese. Ahora todos estos gurús mantienen silencio sepulcral o aplican la del “donde dije Diego” para tratar de explicar que lo que salió mal no fue nunca culpa de ellos. La culpa siempre la tiene otro. Por eso siempre es bueno leerse artículos concisos e inteligentes como este, encontrado en Materia Gris, que explica todo esto  bastante mejor que yo.

¿Y ahora qué? Como, mitad en serio mitad en broma, decía mi buen amigo Héctor, también inmigrante, “ahora nos freirán a impuestos, acabaremos hartos y nos largaremos a otro lado cuando no podamos más”. Aunque antes de abandonar la casa quizás estaría bien intentar hacer un poco de limpieza, pues la esperanza es siempre lo último que se pierde (salvo en Argentina, donde los han esquilmado tanto que ya ni gastan de eso). Por lo pronto, el actual gobierno ha anunciado que se disolverá en Enero y convocará elecciones anticipadas. Las comparaciones son odiosas pero es inevitable preguntarse si el Gobierno Español haría lo mismo en una situación similar. Y, siguiendo con las comparaciones, muchos se pregutan ahora si Irlanda acabará como Grecia. A pesar de que no soy economista ni conozco el caso griego al 100% yo desde aquí apuesto que no. Los problemas en ambos países son de distinta naturaleza (no descarto una segunda caída de Grecia) y también la situación económica de Europa ha cambiado. Recomiendo leer este artículo: Irlanda no es Grecia ni cuando se hunde.

Soy un futuro inmigrante, ¿debería venirme a Irlanda? Esta es la pregunta estrella y una de las más difíciles de contestar. Como había comentado anteriormente, todo depende de los objetivos que te hayas planteado. Irlanda no es el país de las maravillas. Quizás lo fue pero eso pasó hace ya muchos años. Actualmente las cosas son mucho más duras. Hay mayor competitividad y no hay tantos puestos de trabajo atractivos como en el pasado. Sin embargo, siguen habiendo grandes oportunidades en determinados sectores. Hay que tener en cuenta que gran parte del PIB Irlandés viene de las multinacionales, que son empresas que están por encima del bien y del mal. Además, los salarios suelen ser muy superiores a la media española y el ambiente laboral generalmente es mejor (aunque en mi caso me considero un afortunado pues he vivido grandes experiencias en ambos países). Sigo pensando que es un buen destino para emigrar pero no podría afirmar que actualmente sea el más idóneo. Evidentemente la elección final tendréis que sopesarla pensando en cuánto estáis dispuestos a arriesgar por conseguir vuestras metas.

La próxima semana tocará hablar de llenar el carrito de la compra. Un tema, a mi modo de ver, mucho más apasionante de la crisis.

Ropa para Irlanda

lunes, noviembre 8th, 2010

Hoy toca un antiguo post que publiqué en mi blog el año pasado y que he creído conveniente rescatar (añadiéndole ciertos detalles) pues qué ropa llevar es una de las preguntas que todo viajero necesita cuando emprende su camino:

Ropa en Irlanda: Cuestión de supervivencia

Quienes vivimos por estas tierras dublineras sabemos que para sobrevivir al voluble y muy puñetero duro clima irlandés no basta sólo con el optimismo y los paquetes de Paracetamol. Es necesario ir con la ropa apropiada para aguantar 3 seguidos sin resfriarte. En función de tu lugar de procedencia puedo ayudarte a determinar qué ropa necesitas:

  • Si eres irlandés basta con que lleves unos vaqueros y una camiseta de manga corta de tu equipo de rugby/futbol gaélico preferido.
  • Si eres un extranjero friolero y quejica como yo podría serte útil seguir mis consejos

1. El paraguas NO es tu amigo. Ni si quiera llega a “coleguilla de fin de semana”. Es un objeto débil, endeble, que dejará tirado a las primeras de cambio. El viento en Dublín puede llegar a ser brutal y la lluvia aparece desde los 4 puntos cardinales. Si quieres librarte de llegar a casa como un pobre pollito olvídate de traerte un paraguas.

North Face siempre está presente

2. Que North Face te acompañe. North Face es una de las marcas más populares por aquí, y uno de los pilares de la cultura irlandesa. Yo me dejé un pastón (casi 300€) en un abrigo de North Face que es plumón e impermeable todo-en-uno pero no me arrepiento en absoluto. Abriga muchísimo y además es que es bonito. Por eso lo llevo siempre. La ropa de North Face y marcas similares las puedes encontrar en tiendas dedicadas a deportes de Ski, SnowBoard y otros divertimentos para esa gente aficcionada a revolcarse por la nieve. En el Dundrum Town Center hay una que se llama Snow & Rock que está muy bien.

3. Ten en tu armario unos cuantos forros polares o, como decimos los que sabemos hablar inglés, “Polar fleece jacket”. Los hay de todos los precios. Al llegar a Dublín me fui al Mark & Spencer y me compré unos por 12€ la unidad. No tienen un diseño precioso ni abrigan una barbaridad pero de verdad se notan. Merece la pena tenerlos, especialmente para los crudos meses de Invierno (Noviembre a Febrero).

4. La bufanda o prendas similares para proteger el cuello. El primer año que estuve aquí tuve algunos problemas en la garganta y no me gusta tener que recurrir al Panadol cada dos por tres. Además de que tengo cierta propensión a que se me hinchen las amígdalas y aquí curarse un simple resfriado puede llevarte una semana. Por eso me vino muy bien comprarme unas bufandas. En tiendas como el Mark & Spencer (prometo que no me llevo comisión) las tienen muy bonitas y aprecios muy asequibles. Eso sí, recomiendo llevarlas únicamente durante el invierno pues si te acostumbras a llevarlas todo el año al final acaban perdiendo su efecto.

Otras sugerencias

1. Guantes: Si no quieres terminar con varios dedos amputados y gastando todos tus ahorros en la crema esa noruega para las manos necesitas un buen par de guantes. En las tiendas de Ski citadas anteriormente puedes conseguir algunos hechos de un tejido muy bueno. Yo por ahora estoy usando los que me traje y tiro bien, pero ahí días en los que incluso con guantes me duelen los dedos.

2. Camiseta interior de esas que te ponía tu mamá cuando eras pequeño (y que tú odiabas). Son perfectas para guardar el calor corporal. Tienen el problema de que tienen la manía de hacerlas blancas y si se ven queda feo.

Ay Manu Chao !

3. Gorrito: Para que no se te enfríen las ideas. Aquí se están poniendo de moda los gorritos tipo peruano (con colores muy vivos) y los que tienen como “coletas”. La gente, que es así de hortera

4. Leotardos de señor mayor: Las chicas tienen la ventaja de poder usar medias o panties, que no sólo abrigan sino que realzan y dan morbo. Pero los hombres tenemos que llevar siempre los mismos vaqueros durante los 12 meses. Por eso es bueno tener a mano unos leotardos. Los puedes comprar en el Mark & Spencer o en el Dunnes y abrigan una barbaridad. Al ponértelos te sentirás como Peter Pan (ridículo y algo afeminado). Intenta quitártelos rápido sin que tu chica se de cuenta o pensará que eres un rarito.

5. ¿Duchas de agua fría todo el año? Me dice mi nuevo compañero de piso, que se llama Etienne pero no es francés, sino berlinés, que lo que él hace para combatir el frío es disfrutar de una fría ducha mañanera antes de ir a trabajar. Me asegura que, si haces eso en verano, cuando llega el invierno estás más que preparado para luchar contra la humedad y las bajas temperaturas. Cosas de bárbaros. Yo, que siempre he sido de escaldarme bajo el grifo, todavía no me atrevo con algo así. Quizás este nuevo año que se asoma le de una oportunidad.

La próxima entrada tratará sobre hacer la compra diaria: Dónde ir, qué precios hay, ofertas, etc. Hasta entonces, mucho ánimo con vuestros preparativos.

Irlanda: Manual para emigrar (2)

jueves, octubre 28th, 2010

La semana pasada os dejé meditando sobre el objetivo de vuestro viaje a Irlanda. Ahora que la mayoría ya lo tendréis claro, toca enumerar esos objetos (items) que, a modo de aventureros, teneis que incluir en vuestro kit de viaje.

Voy a ponerlos en diferentes categorías según el momento en el que proceda usarlos:

Lo que necesitas antes de salir

El DNI y/o pasaporte en regla. En principio vale cualquiera de los dos (aunque los irlandeses no tienen su DNI propio, por lo que el pasaporte les suele parecer algo más formal). No obstante, es buena cosa llevar ambos porque en caso de perder uno siempre tienes la opción de usar el otro y poder volver a España. Mi DNI caduca en breve y creo que debería intentar renovarlo con el DNI electrónico. Nunca lo he solicitado antes pero si lo hago trataré de explicaros el proceso otro día.

El billete de avión, claro está. Dependiendo de dónde vengas te puede interesar una u otra compañía. La más barata es Ryanair pero teniendo en cuenta que presumiblemente te traerás maleta de mano así como un buen maletón con cantidad de ropa, Aer Lingus puede ser la mejor opción. Si al final te decides por Ryanair ten mucho cuidado con sus cláusulas porque no perdonan y te pueden hacer pagar sumas desproporcionadas de dinero por un pequeño incumplimiento.

¿Billete de barco? Hasta ahora no conozco a nadie que haya llegado a Irlanda por barco pero creo que existe una conexión con el puerto de Cork. Si alguien ha llegado a Irlanda por mar me encantaría que me contase cómo resultó la experiencia.

Tarjeta sanitaria europea. Es buena cosa por si te sucede algo. En Irlanda la sanidad es privada y el simple hecho de ir al médico por un catarro implica aflojar 50€.

Lo que necesitas para tu estancia

Dinero (también conocido como “colchón económico“). Dependiendo del tiempo que vayas a estar, los posibles gastos paralelos que puedas tener (por ejemplo, pagarte unas clases de inglés o un curso de otra cosa) y tus perspectivas reales de encontrar un trabajo a corto-medio plazo, deberás traerte cierta cantidad de dinero contigo y así evitar terminar mendigando junto a los nackers en el puente de O’Connel.

Como comenté anteriormente, Irlanda no es un país barato y su capital, Dublín, es una de las ciudades más caras de Europa en lo que a alquileres y servicios (transporte, ocio) se refiere. Una habitación (dependiendo del barrio, prestaciones, …) estará entre los 450€ y los 600€ fácilmente. Puedes llevar parte de tu dinero en metálico, en billetes de 50 o 100€. Algunos cajeros prefieren que les pagues en metálico, aunque por lo general pagamos en transferencia bancaria.

Con respecto a las tarjetas de crédito de entidades españolas (Caixa Galicia, La Caixa, Banco Santander, Caja Madrid, …) cada vez que sacas dinero de un cajero te endiñan 4% de comisión. Yo eso lo descubrí por la vía dolorosa. Saqué 600€ para pagarle a mi casero y me desangraron con 24€ en comisiones. Es un error bastante más común de lo que parece pero no por eso deja de doler. Así que te recomiendo que si vas a sacar dinero de tu tarjeta lo hagas yendo al banco, nunca desde un cajero automático.

También es bueno llevar algo de dinero en monedas y bajas cantidades por si tienes que pagar el bus, ya que en Irlanda los buses no suelen dar cambio.

Alojamiento. Para los primeros días en los que tienes que patearte la ciudad buscando el lugar para vivir que más te guste, existen albergues y B&B (Bed & Breakfast: Cama y Desayuno) donde poder dejar tus cosas. Además, son lugares muy buenos para conocer a otros extranjeros que estén en tu misma situación.

Tarjeta para teléfono móvil (SIM Card). Llamar por teléfono con un teléfono español es sinónimo de desangrarte con las facturas (y lo sé por propia experiencia). Además, si te llaman a tu móvil español en Irlanda estarás pagando también bastante dinero. Por todo esto, lo mejor es adquirir una SIM Card lo antes posible, para que tanto los de fuera como los de dentro de Irlanda puedan contactarte. Los operadores más populares son Vodafone, O2 y Meteor. Yo estoy con Vodafone con contrato prepago. Una de las ventajas que ofrece son los SMS gratis desde internet y también que por cada recarga de 20€ tienes un mes de mensajes gratis desde tu móvil. Además, las llamadas entre móviles Vodafone son gratis.

Esto es todo por esta semana. En la próxima me centraré más en Dublín, que es la ciudad que más conozco.

Irlanda: Manual para emigrar (1)

lunes, octubre 18th, 2010

¡Hola a todos! Después de estar un tiempo escribiendo en un blog personal, debuto en el Blog Global Galicia para emigrantes gallegos. Soy uno de tantos haciendo sus pinitos en el extranjero, en concreto en Dublín, capital de Irlanda. No soy un gran veterano en esto de emigrar, dado que llevo fuera unos dos años. No obstante, en el tiempo que he estado aquí he aprendido una serie de cosas que creo que pueden ayudar a quienes, como hice yo en su momento, se planteen venirse aquí buscando su oportunidad.

A pesar de que periódicamente los medios de comunicación de España alertan de que la situación de Irlanda está rozando lo apocalíptico, todavía quedan valientes y osados que se asoman por la isla. Y no me extraña en absoluto. Si bien Irlanda ya no está en las magníficas condiciones económicas que tuvo hasta mediados de esta década, y que la convirtieron en el modelo y envidia de media Europa, todavía sigue siendo un buen lugar donde conseguir un trabajo bien remunerado y valorado, especialmente en sectores como la Informática, que es mi campo.

Como muchos ya sabéis, hace unos años Irlanda vivía una bonanza tal que se necesitaban trabajadores sí o sí. El idioma en muchos casos era algo secundario. Si el trabajador tenía conocimiento y voluntad se le daba la oportunidad, ya mejoraría con el inglés más adelante. Me refiero principalmente a trabajos en la hostelería, en restaurantes, en comercios, como au-pairs (babysitter), que son de los más demandados.

Pancartas como estas se ven cada cierto tiempo, mostrando el descontento de la gente

Pancartas como estas se ven cada cierto tiempo, mostrando el descontento de la gente

Por desgracia, con la recesión que estamos viviendo y la crisis a nivel global, llegar y besar el santo ya no es tan sencillo como antes. Algunas personas tienen la habilidad de vencer estos contratiempos a base de ser aventureros y echarle muchas ganas. Para los que seáis más parecidos a mí y os guste tener las cosas bien organizadas, podría ser muy útil tener lo que yo llamo un manual del emigrante.

Cada manual es algo personal y se podría definir contestando a una serie de preguntas. La primera de ellas es la más importante:

¿Cuál es el objetivo que buscas emigrando a Irlanda? Aquí habrá muy diversas respuestas. Puede ser aprender inglés, tener una experiencia nueva en el extranjero, conseguir un trabajo mejor remunerado, huir de España, ligarse a una rubia irlandesa, … El objetivo que te plantees tendrá influencia directa en otras cuestiones como el alojamiento, el dinero que debes llevarte, la ropa, etc.

Yo recomiendo plantearse objetivos alcanzables y realistas. No tiene sentido pretender ser gerente en una empresa sin poder comunicarse fluidamente en inglés. Ni si quiera se puede ser camarero sin un mínimo de conocimiento en el idioma (ya no).

En mi caso, mi objetivo a largo plazo era conseguir un trabajo, y a corto plazo mejorar mi inglés hablado. Me propuse que estaría seis meses en Irlanda haciendo entrevistas y, de no salir nada, me volvería  para que la inversión de dinero no fuese muy grande (el coste de la vida en Dublín es bastante alto).

Una vez tengais decidido vuestro objetivo será el momento de preparar el equipaje con las cosas imprescindibles que llevar. Todo eso lo trataré de explicar en las próximas semanas. Hasta entonces os dejo meditando sobre vuestro futuro viaje.

O’Bama

martes, enero 20th, 2009

Irlanda é terra de emigrantes, ben o saben os americanos. Unha lenda urbana di que case todos eles teñen algo de sangue verde correndo polas veas. Ninguén diría que Barack Obama ten raíces irlandesas, pero escaravellando un pouco na súa xenealoxía alguén chegou, como non, a un humilde inmigrante irlandés, Falmouth Kearney (nacido en Moneygall, condado de Offaly), que chegou a Indiana fuxindo da Gran Fame que asolou Irlanda entre 1845 e 1852.

There is no one as Irish as Barack O’Bama, cantan en Moneygall. Non será para tanto, pero o caso é que o novo presidente americano xa se auto-convidou a tomar unha pinta da black stuff no pub da vila.

Na mesma época tamén chegaba aos Estados Unidos outro mozo irlandés chamado Patrick. As razóns de Patrick eran moi parecidas ás do seu paisano Falmouth. Demasiada xente vivindo nunha pequena granxa (o galpón que vedes na foto) da aldea de Dunganstown, moi perto de New Ross, no condado de Wexford. Patrick non tiña opción, xa que na Irlanda da época so herdaba o fillo primoxénito e el era o terceiro vástago de James e Maria. Se a iso lle sumamos o clima de posguerra (a rebelión contra os ingleses de 1798 que tinguiu de sangue o condado de Wexford aínda era moi recente) e a Gran Fame, podemos imaxinar que a Patrick, con 25 anos e sen futuro, non lle quedaba outra que subirse a un barco-cadaleito (coffin ship) en New Ross para emigrar a América en decembro de 1848.

A vida en Boston tampouco foi fácil, pero Patrick contaba co apoio do seu futuro cuñado, tamén chamado Patrick e tamén orixinario da mesma vila. Xuntos comezaron no negocio da fabricación e venda de cubas e bocois, oficio no que xa traballaran en Irlanda.

Patrick Kennedy acabou por casar con Bridget Murphy en Boston uns meses despois da chegada, pero morreu de cólera en 1858. O único fillo varón que lles sobreviviu á epidemia de cólera foi Patrick Joseph, que fixo fortuna no comercio de bebidas alcólicas e acabou metido en política. Patrick Joseph iniciou a saga política máis exitosa da historia dos Estados Unidos, a que todos vós coñecedes e que culminou coa chegada do neu neto John F. Kennedy á Presidencia do país en 1961.

Por certo, A ver canto tardan os irlandeses en restaurar o pendello de onde saíu o tal Falmouth Kearney para convertilo nunha especie de Barack Obama Homestead Heritage Centre (ou algo así) e cobrarlles uns euros a todos os gringos despistados que pasen por alí.

O tigre que miaña

martes, diciembre 9th, 2008

O Tigre Celta xa non é o que era. Agora non ruxe, miaña como un gatiño doente. Aquela economía que crecía a un ritmo nunca visto en Europa (7% nos anos 90) e era a envexa de medio mundo xa non dá máis de si e foi a primeira en sufrir as consecuencias desta crise mundial. Habería que ser economista para saber por que Irlanda foi un dos primeiros países do mundo en entrar en recesión, pero aquí van algúns datos.

Todas aquelas virtudes do suposto milagre irlandés foron caíndo como un castelo de naipes. No fin das contas, víuse que a industria do software (na súa maior parte americana) non era tan proveitosa e facía ao país demasiado influenciable polas fluctuacións da economía do amigo americano. Tamén se viu que, como en España, o principal sector productivo, a construcción, estaba hipotecando o país con prezos irreais e un crecemento económico virtual. E claro, tampouco se pode vivir toda a vida dos subsidios e a xenerosidade da UE.

Calquera que pase polos arredores de Dublín e os condados veciños, por poñer un exemplo, pode encontrarse con ducias de edificios de apartamentos, algúns vacíos e outros sen rematar. En Sandyford ou Dundrum, por exemplo, un apartamento de dous cuartos e os luxos xustos, pasaba do medio millón de euros un ano atrás. Agora moitos están baleiros e os donos vense negros para afrontar a hipoteca. E xa non digamos para vender…

Ademáis da crise inmobiliaria e os efectos deste desastre global iniciado nos Estados Unidos, o problema irlandés está agudizado polo descenso do consumo e os prezos desorbitados dos alimentos ou a gasolina. Porque é toda unha odisea facer a compra no Dunnes ou no Tesco… E o goberno non tivo mellor idea que subir o IVE ata un 21.5%. Esta medida, unida ao afundimento da libra (moeda en curso en Irlanda do Norte, onde ademáis o IVE é do 15%) fai que moitos residentes da República acudan en masa ás cidades fronteirizas do lado norirlandés para facer a compra, especialmente nos fins de semana, agudizando a crise do comercio local dos condados republicanos. En Newry (cidade norirlandesa a medio camiño entre Dublín e Belfast), podes pasar unhas cantas horas facendo cola no coche para entrar nos centros comerciais ateigados de irlandeses (do sur) facendo as compras do Nadal. E isto a pesar dos anuncios do goberno chamando ao patriotismo e ao consumo nas tendas e mercados do barrio de toda a vida.

Non fai falta dicir que esta crise no consumo vaise ver acentuada co aumento do paro (xa se ven colas nas oficinas do FÁS), e coa fuxida de boa parte da comunidade inmigrante (máis do 10% da poboación).

E cando parecía que as cousas non podían enguedellarse máis, chegou a crise da industria porcina, que ficou paralizada despois de que se encontrasen mostras de productos derivados de porco irlandés contaminadas con dioxinas, supostamente procedentes dos piensos. En total, 6000 empregos penden dun fío e varias industrias cárnicas comezaron a pechar as portas.

E hoxe mesmo parece que tamén encontraron as famosas dioxinas en mostras de carne de vaca… Definitivamente, este importante sector na economía local entrou en barrena.

Tan so unha boa noticia, parece ser que os publicans (os donos dos pubs) decidiron conxelar os prezos das pintas de cervexa e demáis beberaxes alcólicas para axudar aos cidadáns a esquecer os efectos da crise nos seus locais. Algo é algo.

Xa vedes, en todas partes cocen fabas.

Emigrantes de vacacións

domingo, agosto 10th, 2008

Estamos acostumados a ver aos emigrantes chegar ás nosas aldeas no verán. Veñen en coches alemáns, franceses, suizos… de todas partes. Tamén veñen esoutros máis velliños e aínda con máis morriña (con menos frecuencia), falando con un acento porteño ou venezolano que aínda está mesturado co galego. Son emigrantes que pasan as vacacións en Galicia, nas aldeas, nas casas familiares. E moitos que quedan alá, especialmente no otro lado do Atlántico porque non conseguen xuntar os cartos para o billete. 

No tempo dos meus pais, o da emigración a Europa, os galegos aforraban todo o que podían durante todo o ano para logo voltar a casa, dar algo para a familia, gardar algo para comprar unha casiña en Galicia algún día e pasar un mes o máis folgadamente posible na aldea. Preferiblemente, escollíase un período no que coincidisen as festas da parroquia propia e as veciñas, botar uns bailes cas mozas do lugar e uns viños cos amigos de sempre.

Así era antes. Os novos emigrantes (os que estudamos en Galicia e saímos por motivos profesionais) somos algo diferentes, é outra xeración con outra visión do mundo, pero tamén voltamos á casa no verán, visitamos os amigos e todo iso… Moitos destes novos emigrantes estamos fóra non por necesidade nin obriga, máis ben facer o que non podemos facer nos noso país, e tamén por viaxar, coñecer outros lugares e culturas… e ver mundo. Isto leva consigo un cambio nos hábitos vacacionais. Os novos emigrantes non gastan todos os seu días no seu lar, tamén gardan uns días ou semanas (depende das posibilidades de cada un) para viaxar un pouco máis, coñecer mellor o país de acollida ou otros máis lonxe. Eu, polo menos, aproveitei todo o que puiden.Esta reflexión vén a conto dunha viaxe que están facendo os meus pais por Suíza xunto a outros catro ex-emigrantes da nosa familia. O que non puideron facer nos seus anos de traballadores en Suíza si o poden facer agora: pasear, cear nun restaurante, durmir nun hotel, alugar un coche para viaxar de cidade en cidade sen perder detalle… Son luxos que poucos galegos se podían permitir naqueles anos 60-70 de moito traballo para aforrar uns francos.Polo menos, agora xa poden sacarse a espiña de non coñecer ben un país no que viviron tantos anos. E seguro que moitos emigrantes da sua xeración están na mesma situación.

Non ao Tratado de Lisboa

viernes, junio 13th, 2008

A política irlandesa évos unha cousa bastante complicada, e cada día a entendo menos. Onte foi o día no que os irlandeses se daban cita nas urnas para decidir se apoiaban ou non o famoso Tratado de Lisboa, para moitos unha especie de Constitución Europea disfrazada dunha cousa menor. O resto dos países da Unión Europea decidiron aprobar o Tratado nos seus respectivos parlamentos nacionais, algo moito máis seguro e limpo, un proceso rápido e indoloro no que se aforraban o difícil trance de preguntarlles aos cidadáns a sua opinión sobre un acordo, tratado, lei ou constitución (llamádelle como queirades) que ben podería cambiarlles a vida para sempre. Na República de Irlanda, case todo ten que pasar pola peneira dos cidadáns en forma de referendum… e así foi.

A pregunta era fácil: Si ou Non. Fai un mes, a resposta tamén era fácil.

Todos os partidos políticos do arco parlamentario (excepto o Sinn Féin) apoiaban o Si cun fervor inusitado. Millóns de euros en carteliños, anuncios na radio e na televisión, miles de voceciñas taladrando as nosas cabezas todos os días nos medios de comunicación, no transporte público, na rúa: Vote Yes, Vote Yes, Vote Yes… Era imposible permanecer alleo. Si, Vote Yes pero… por qué? Nin un penique para explicar aos irlandeses a razón do Yes. Nin un minuto entre tanta publicidade para explicar as medidas concretas que se ian tomar neste Tratado, os cambios, as restriccións, as novidades… so ideas abstractas, como É bo para Irlanda, Melloraremos, Foinos ben ata agora… cousas así que non convencían a ninguén. Por se acaso, durante a campaña electoral, varias medidas que se presumían perxudiciais para os intereses de Irlanda (en materia agrícola e gandeira), foron paralizadas na Unión Eropea por orde do propio José Manuel Barroso, non fose ser o demo que os irlandeses as apreciasen como consecuencias negativas da europeidade.

E o Non? Por que o Non? Se Irlanda é o que é e o Tigre Celta ruxiu con forza durante os últimos dez anos é gracias á manchea de eurocartos que chegaron dende Bruxelas. So o Sinn Fein, con moi mala imaxe para unha gran parte da poboación, e algunhas organización sociais e foros cidadáns nacidos precisamente para a ocasión, como Libertas, estaban pedindo o Non. A pesar do escaso orzamento da campaña do Non e da pasividade inicial dos irlandeses, os do Non conseguiron levar o debate á sociedade, con moito traballo e moitos voluntarios, falando de medidas concretas e cambios que parece que van a afectar á vida dos cidadáns despois da aplicación do Tratado. Conseguiron meterlles o medo no corpo aos irlandeses que non queren máis cambios dos que xa hai na sociedade nin perder a sua independencia con respecto ás decisións de Bruxelas. Porque ese foi precisamente o cabalo de batalla nesta campaña: a independencia.

O resultado: gañou o Non. Era visto, despois do acontecido nas últimas semanas. Os principais líderes políticos non foron quen de aportar ideas ao debate. Non axudaron as corruptelas do Fianna Fáil, o partido no poder, nin a pouca capacidade da oposición. Tampouco axudaron as famosas 65 horas semanais de traballo aprobadas nesta mesma semana en Europa, cando en Irlanda traballamos 35-40 horas. Os do Non conseguiron convencer a moitos cidadáns de que esta nova Europa que queren construir dende o tellado é pouco democrática, pouco participativa e demasiado orientada ao beneficio económico de certos sectores.

Xa Francia e os Países Baixos tiñan votado Non á Constitución Europea e a Comisión tivo que anular o proxecto, repensalo e forzar este Tratado de Lisboa. E non sei cales serán a consecuencias do Non irlandés. Pero é unha mensaxe. Que o único referendum sobre o Tratado teña un resultado negativo ten que facer reflexionar a máis de un. Seica os cidadáns non queren este modelo de Unión Europea. Seica os líderes políticos deberían de consultarnos máis sobre o que queremos que sexa Europa.

Unha de rugby

sábado, junio 7th, 2008

Hai un par de anos facíame eco no meu curruncho virtual da victoria do equipo de rugby de Munster na final da Heineken Cup, que vén sendo algo así como a Copa de Europa de rugby. Pois ben, estes irlandeses veñen de conseguir recentemente unha nova Heineken Cup, a segunda, desta vez despois de vencer na final aos franceses do Toulouse.

Cómpre lembrar que o Munster Rugby non é un clube. É un equipo que representa á antiga provincia de Munster (o sur da illa de Irlanda) e agrupa a 15 clubes da Liga Irlandesa. O mesmo fan nas outras antigas provincias: Munster, Ulster e Connacht. Estes equipos xogan, ademáis da Heineken Cup, a Celtic League, na que compiten cos viciños galeses e escoceses.

Munster xoga os seus partidos de local en dous campos, os de Cork e Limerick, para poder repartirse entre as cidades principais da rexión. Existe dende 1879, ainda que o primeiro éxito non chegaría ata 1979, cando conseguiron bater nada menos que aos mismísimos All Blacks. Pero a gloria definitiva so chegou nos últimos anos, cas finais europeas perdidas de 2000 e 2002 e os triunfos finais de 2006 e 2008, que convirten aos do Munster no mellor equipo europeo da actualidade.

A verdade é que eu, antes de chegar a Irlanda, non sabía moi ben o que era o rugby. Tiña algunha idea máis ou menos idealizada dun deporte de tipos regordechos e bonachóns, que despois de mallarse ben uns aos outros na lama, quedaban para tomarse unhas pintas a conta do equipo local no mítico terceiro tempo.

O feito de ser un deporte minoritario (incluso en Irlanda) e pouco preofesionalizado fai que haxa un ambiente especial nos partidos, onde rara vez se escoitan insultos ou se lembran da familia do árbitro. O bo ambiente tamén está favorecido pola actitude dos xogadores e dos medios de comunicación.  E é que o fútbol ben podería aprender moitas cousas do rugby… Este é un deporte no que priman outros valores, como o traballo en equipo (eres tan bo como o pior dos teus compañeiros) e a solidariedade. Na alta competición todo é posible, como nos demostraron os Pumas no último mundial, se os xogadores cumplen esas premisas e aproveitan a riqueza táctica do xogo para buscarlles as cóxegas aos rivais.

En Irlanda, o rugby non chega á popularidade dos deportes gaélicos, pero o país vólcase totalmente nas datas importantes, cando xoga a Selección do país ou algún dos equipos privinciais. Por certo, que cando digo país digo a illa enteira e porque este é o único deporte no que a República de Irlanda e Irlanda do Norte xogan xuntos na mesma seleccón, baixo as mesmas cores e os mesmos símbolos. E non pasa nada. E por iso o rugby é un deporte ainda un chisquiño máis especial na illa de Irlanda.