La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Gran Bretaña’

Venezuela: Los nuevos rostros de la lucha civil. ¿Quién es aquí el fascista?

martes, febrero 18th, 2014

 

 

Han cambiado las caras de las protestas en Venezuela. Aquellos que vivían ilusionados escuchando su propia voz en la del Gobierno ya no pueden vivir de arengas. Entre otras cosas porque los discursos son ahora de imitación. Empiezo por aclarar que estoy lejos de saber y entender todo lo que ha pasado y está pasando en el país en el que nací, del que partí hace ya más de 16 años sin que mediara ningún problema, cuando mi amor por Venezuela y mi felicidad por vivir allí no tenían fisuras. Admito también no haberme preocupado mucho por mi país en todos estos años, más que todo por supervivencia, pero también por trivialidad, por esa sensación de que somos un caos eterno, sin que realmente nunca pase nada. Bueno, lo cierto es que sí pasa. Y aun en la distancia emocional construida por la distancia, Venezuela ahora me produce lo que nunca antes, tristeza, desolación, miedo. Si eres beligerante, no sigas leyendo. Este no es un mensaje chavista. Este no es un mensaje antichavista. Sí se puede estar al margen, que no en el medio. Yo soy una venezolana PRE-Chavismo.

Mientras escribo esto miles de personas están saliendo a la calle. Muchos amigos y familiares. Y siento verdadero terror de lo que pueda pasar. Y sí que pasan cosas, decía. He visto caras nuevas en las últimas manifestaciones contra el actual Gobierno, ha cambiado la actitud, el discurso, lo encuentro más real, más desgarrador, más desesperado, lo encuentro más auténtico, más venezolano, podría decir.

Ese cambio en los rasgos de la protesta lo noté por primera vez con toda su fuerza hace un par de semanas, en un programa que ni siquiera abordaba el conflicto social en Venezuela. La BBC elaboraba un reportaje sobre el mundo de las Mises y en eso sí que no nos gana nadie… La reportera se encuentra con una cola (fila de personas) delante de un humilde supermercado en algún pueblo de los Llanos venezolanos y mientras los que están en la cola explican que han llegado insumos y que se disponen a comprar porque casi nunca hay leche o harina Pan, llega un grupo a defender la patria que entendían estaba siendo dejada en mal lugar por sus paisanos de la cola. Cruce de insultos, ¡Chavista! ¡Oligarca!, entre venezolanos, todos pobres, todos indios, todos venezolanos de verdad según la consigna gubernamental, nada de blancos, nada de ricos, todos miserables, eso sí. Sobrecogedor. Pobre pueblo pobre matándose entre sí por la misma bandera… Insólito, profundamente triste. La sinrazón.

Desconozco esa Venezuela de odio, aunque siempre haya encabezado las listas como uno de los países con mayor tasa de criminalidad en el mundo, algo de lo que no se podría culpar al actual Gobierno sin más. Pero tampoco es admisible pretender que se acepten por cotidianos todos esos asesinatos, robos, abusos, agresiones que no sólo suceden cada día en el país, sino que además quedan impunes. Y no se puede mirar a otro lado simplemente porque la criminalidad se padece en todas las esferas de la sociedad venezolana. No se salva nadie: Ni Chavismo ni Oposición. ¡No se libra nadie!

Una voz venezolana desde Buenos Aires -enlace a YouTube-

Decía que esa Venezuela de odio es irreconocible para mí; porque ese país con elevado índice de marginalidad y pobreza estaba, sin embargo, entre los más felices del mundo. ¡Cómo no ser feliz en esa tierra maravillosa! Y entonces miro atrás y no puedo más que admitir que el odio empezó por ellos, por los que llevan ya 15 años en el poder. Una generación se ha criado ya en el Chavismo y aún así no han logrado ganarse el respeto de la otra mitad de sus ciudadanos, quizás más de la mitad, ¡que también son venezolanos! Entre los logros de estos últimos años se cuenta el precio del petróleo, la unión suramericana, las mejoras en sanidad, educación y algunas infraestructuras. En el otro lado de la balanza están la guerra de medios (o contra los medios), el abuso de poder, el poder absoluto, sin más, los despidos en el sector público, la escasez, las expropiaciones, la nula productividad, la pobreza, la criminalidad y el odio por sobre todas las cosas. Resulta indiscutible que el declive más importante del Chavismo y el cambio -o la suma- de caras en las protestas comenzaron con la desaparición del precursor, del héroe bolivariano que ilusionó a toda una generación, especialmente a los olvidados, eso es también indudable.

Es otra obviedad aquello de que no se puede contentar a todos. Dicho en venezolano, que nadie es monedita d’oro pa’gustarle a todo el mundo. Pero ¿de verdad ha sido necesario insultar, atacar, burlarse, reírse y hasta enjuiciar o mandar al exilio a una parte de su pueblo para mantenerse en el poder?

Resulta difícil observar sin que se te retuerza el estómago cómo se usa el término fascista. Sr. Presidente, si continúa llamando fascista a su pueblo lo convertirá en eso mismo, en puro odio fascista. ¡No lo permitáis, no dejéis que os conviertan en lo que no sois! Con la excusa de este viejo concepto veo extraordinarias similitudes en gobiernos tan supuestamente antagónicos como el de Rajoy en España y el de Maduro en Venezuela: Cuando cargan contra estudiantes que se manifiestan, cuando los ministros de uno y otro lado del charco recomiendan darse una ducha de 5 minutos y así ahorrar en el recibo del agua, cuando actúan de manera racista, cuando invocan a Dios, cuando ofenden a los que sufren sus políticas económicas y cuando le echan la culpa a otros de los males del país, los unos al PSOE o directamente a Zapatero, los otros –como no ha habido una verdadera oposición en años- al Imperio yanqui, a los supuestos opositores golpistas… Pero vamos a ver, si los tres poderes del  Estado están en manos del Gobierno, si además se han auto-otorgado un extra llamado Ley Habilitante, ¡cómo es posible que no puedan dar solución y traer paz al país! ¡Cómo es posible que no encuentren una forma de gobernar una nación que no esté basada en enfrentar a su pueblo en nombre del Libertador!  ¿A quién quieren que le reclamen, que le exijan soluciones? ¿A Estados Unidos? ¿A Capriles? ¿Quién gobierna el país? ¿Ellos os ustedes? Desarme a su pueblo, no dispare contra su pueblo Sr Presidente. Claro que es mucho más fácil lo segundo.

Menos patria y más Estado. Menos nuevos ricos y más reparto verdadero. Reparto del poder, de la riqueza, de las oportunidades, del transporte público -Sr Maduro, los supuestos oligarcas van en carro y quizás hasta con chofer y guardaespaldas, no en metrobús; bloqueando el transporte público sólo martiriza a SU Pueblo-. Menos expropiaciones -para luego tirar lo expropiado a la basura- y más producción, ¡que en Venezuela ya no producimos ni la harina Pan de nuestras arepas por favor! Menos héroes y más políticos de vocación y méritos. Menos violencia dialéctica y más solución a los problemas de la ciudadanía.

Cada vez creo menos en un sistema presidencialista que otorga poderes absolutos y deja mitos difíciles de reemplazar. Ese poder absoluto, nefasto, capaz de envilecernos a todos.

Creo en la democracia. Incluso creo en los votos que le han llevado al poder Sr. Presidente, pero esos votos eran de Hugo Chávez, gánese los suyos Sr. Nicolás Maduro. De momento,  y ya desde las últimas elecciones, va quedando bien demostrado que Ud., aun ganando, ha perdido. Una gran parte de su bastión Chavista ya no le cree más. ¡Normal! Quizás fue el mismo Chávez el que creó al monstruo, a esos ministros que se ríen de su pueblo en Twitter -¡vulgaridad insoportable!-, pero ése no es ya el problema. También se equivocaban los que pensaban que con la muerte de Chávez se acabarían, justamente, los problemas. Siempre lo intuí: ¡cuánto se equivocan! Como tampoco se acabarán los problemas simplemente porque Ud. se vaya.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No creo en héroes ni en maldiciones ni en rezos. Creo en el sentido de Estado -si es que queda algo de eso en algún lugar-, creo en la lucha pacífica, en la Justicia, en el reclamo  necesario de los derechos,  en la reconciliación del pueblo. Creo en eso, qué ilusa y qué poco patriótica y qué fascista y qué oligarca que soy. Mire Ud. qué paradoja, que para otros quizás sea una zurda, una roja y, vaya Ud. a saber, quizás hasta una chavista asquerosa. No me importa, yo sí sé quién soy. Una persona honesta, hija de emigrantes gallegos que aman a Venezuela. Emigrante yo también. Una persona honesta con unas raíces profundamente honestas heredadas de mi honesta y trabajadora familia, de mis ancestros emigrantes. Una persona honesta, optimista y positiva, con varias patrias y ninguna, que sufre y se alegra por todas ellas. Seguramente lo mejor de lo que hoy tengo y soy se lo debo a esa tierra generosa, próspera y cálida en la que crecí.

Sin embargo, insisto, para una gran parte de la población venezolana no sería yo nada más que una fascista, una golpista traidora. Simple. Pues déjeme que les diga: ¡No lo soy! Siempre he creído y aún creo en el poder de los votos, pero el poder de un puñado de votos no valida todas sus actuaciones Señores del Gobierno. No soy una persona de derechas, NO.  Y me avergüenzo de que ustedes sean la izquierda ideológica de mi país. Me avergüenzo de las cosas que se dicen y hacen en nombre de la izquierda, cosas que sólo benefician e incitan e invitan a la ultra derecha. Esta supuesta izquierda basada en el odio, en la ignorancia, con un lenguaje más propio de las posguerras europeas que de nuestra joven, vital, fuerte, hermosa e inmadura Venezuela. Menos arengas y más trabajo, ya no por la Revolución sino por su país, más trabajo por y para Venezuela. Conciliación, madurez, responsabilidad de Estado. Gobierno.

Claro que es mucho más fácil hablar que gobernar, sobre todo si los discursos son de imitación… Barata, por cierto.

Carnaval caribeño, en agosto y en Notting Hill

miércoles, septiembre 2nd, 2009
Restaurante Galicia en Portobello Road

Restaurante Galicia en Portobello Road

Con sus 45 años de trayectoria, el carnaval de Notting Hill, unos de los más grandes del mundo, no pierde adeptos; los más, los originarios de las colonias inglesas, de las antillas caribeñas, que cada año cierran el ya más que famoso barrio londinense a sus bailes, trajes, música, comidas y bebidas.

31082009672

Pero el Notting Hill Carnival es también el cierre del verano, la última fiesta, coincidiendo con el último festivo (no lo quiero ni pensar) antes de las navidades. Así que este año (como casi siempre, no se crean) acompañó el sol y el buen tiempo y, a pesar de las 750.000 almas que acudieron a la cita, no se registraron graves incidentes, o al menos éstos se vieron reducidos de manera considerable con respecto al año pasado.

31082009568

31082009706

31082009590

Mientras el gran desfile circunda un radio que abraza el barrio de Notting Hill, cientos de puestos ofrecen agua de coco, plátano frito, arroz, habas, guisos de carne y pollo, empanadillas… Y ahí están los olores y raíces africanas que conforman también la comida venezolana, mi tierra de nacimiento. Y ahí yo, blanca y con sangre gallega me siento también muy cercana a esas tradiciones, a esos bailes y pieles.

untitled1

 

 

 

 

 

 

 

31082009719

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No faltaron este año el despliegue policial ni los vecinos haciendo negocio, que bien vendían refrescos y dulces caseros que alquilaban los servicios de sus casas por hasta 2 libras la visita. Tampoco faltaron, no, las reivindicaciones. Ofertas para alistarse al Ejército y un gran Viva Fidel, las más llamativas.

Ladbroke Grove, una de las calles más populosas del carnaval

Ladbroke Grove, una de las calles más populosas del carnaval

Baños públicos, de todos los estilos y por doquier

Baños públicos, de todos los estilos y por doquier

Baños semi-públicos

Baños semi-públicos

 Para los comerciantes de la zona, la mayoría de ellos en Portobello Road, tensión. Puertas cerradas a cal y canto. Y reconversión. Así, el restaurante Galicia fue Jamaica y, por un día, su gerente, Bob Marley.

Fiestas paganas, pero no sin sacrificio...

Fiestas paganas, pero no sin sacrificio...

Obama in you we trust

jueves, mayo 14th, 2009

Tras algunos meses con Obama en el cargo, los optimistas seguimos teniendo fe en que este hombre flacucho, de nombre raro, sonrisa encantadora y con don de palabra será capaz de reformar un país debilitado que lucha por reinventarse. La expectación se encuentra donde yo me hallo ahora mismo: por las nubes.

Pero no estoy aquí sentada frente al ordenador para hablar de la reforma política, económica y social (de eso ya se encargan los diarios) sino de observaciones propias, de la vida diaria que puedo compartir con los lectores y autores de GG. Al fin y al cabo nosotros no somos periodistas sino reporteros de lo que observamos desde nuestro ángulo particular (siempre subjetivo) y puedo deciros que en el aire se respira la necesidad imperiosa de cambios de todo tipo, grandes y pequeños.

Hoy quiero hablaros de esas cosas que sin ser prioritarias, contribuyen a la imagen decadente y obsoleta de los Estados Unidos. Por ejemplo, de lo fastidiosos que son los parquímetros urbanos que no admiten más que un tipo de pago con un tipo de moneda, la de 25 centavos. Esto hace que al estrés de estacionar y a la falta de opciones de coste razonable se añada el estrés de tener que tener las moneditas de turno. Lo mismo ocurre con el pago de los peajes. O tienes suficientes moneditas de 25 centavos o la llevas clara porque te tocará bajarte del coche y mendigar que alguien te ayude porque aquí, en la cuna del individualismo, la ayuda en estos casos no se pide, se mendiga. Otra opción será saltarte el punto de pago y que inmediatamente salgan tres coches de policía a perseguirte como si acabases de atracar un banco para multarte desmesuradamente por tal fechoría. Así, sin quererlo e inocentemente te habrás convertido en un delincuente. Y es que estos peajes señores, a pesar de lo difícil que cuesta creerlo no admiten pago con tarjeta de crédito. Resulta irónico que puedas comprar un chicle o un plátano con una tarjeta y que nadie se sorprenda y que en cambio los peajes del país no estén preparados para aceptar tarjetas. Conclusión: Están obsoletos, todo el mundo se queja pero no hay cambio desde hace años. Obama in you we trust.

Otro tema es la escasez de papeleras y espacios públicos de calidad, cuando das con ellos la cantidad de reglas que uno encuentra antes de poder sentarse a descasar bajo un árbol no tendría lugar en vuestra imaginación. Ejemplo: Se permiten perros de menos de 10 kilos cuyo pelaje sea uniforme y siempre que se limiten a sentarse en el césped y no se tumben. Si usted viene con niños asegúrese de no cambiarle el pañal en público para no herir la sensibilidad de otros ciudadanos. Sea considerado. ¡Disfrute del parque!

De ahí nos vamos a las consultas obsoletas de médicos y dentistas, hablo del mobiliario de los años 70 y el empapelado floreado de las paredes, de la secretaria de la tercera edad que te recibe y tarda la vida en verso en atenderte y cuando lo hace, o no te oye bien o no te entiende porque tienes acento.

Cabe mencionar también la cantidad de establecimientos de tercera categoría. Personas que llegan a este país y deciden que comprando unas tijeras y alquilando un local ya son peluqueros. O personas que han tenido algún tipo de formación es ese campo y automáticamente se hacen llamar “salón de peluquería” cobrando el doble aunque no hayan reciclado su técnica desde los años 80 y no hayan oído nunca hablar de los productos Kerastase. Esto explica los cortes de pelo ochenteros que uno ve por la calle y las malas experiencias que una ha sufrido hasta darse cuenta de cómo funcionan este y otros temas.

Quiero denunciar también la tendencia al derroche. A los tamaños maxi, los galones, los packs de venta de ocho en ocho, los bajos precios de la comida basura y lo carísimo que resulta comer bien, no muy bien, bien. Haciendo que los pobres además de pobres y sin seguro médico tengan que estar gordos y mal nutridos y que los niños se lancen como locos a comprar bolsas gigantes de chucherías por un dólar, aumentando así el índice de obesidad infantil. ¿Cómo es posible que una barra de pan natural del día pueda costar más de cuatro dólares y que un paquete enorme de pan de molde industrial lleno de cosas raras cueste la mitad? Obama in you we trust.

No hace mucho el pueblo residencial donde vivía aprobó un plan de expansión para atraer ciertas cadenas de restaurantes y tiendas (todo franquicias nacionales desalmadas por supuesto) cuya presencia aumenta automáticamente la categoría socioeconómica del pueblo. El pueblo en cuestión es un pueblo histórico del estado de Pensilvania. Dicen que allí se produjo el punto de inflexión de la guerra de la independencia cuando George Washington burló a las tropas enemigas cruzando el río helado con todo su ejército la noche de Navidad de 1776.

Es por tanto un lugar histórico con casitas luciendo placas explicativas para que el visitante (casi no viene nadie la verdad) aprenda algo sobre tan importante hecho.

El nuevo complejo de restaurantes Cosis, Paneras y que sé yo se edificaría respetando la tradición arquitectónica del pueblo. Se trataba de una edificación en forma de semicírculo que apuntaba a dejar espacio para una plaza en el centro a la que según mis cálculos le daría el sol por la tarde.

La visión era perfecta.

En pocos minutos imaginé una plaza de espacio común a apunto de hacer su entrada en el pueblo donde sin duda colocarían una placa y una estatua conmemorativa del personaje histórico y donde la pizzería, las mesitas fuera, la farmacia y la heladería darían al alma del pueblo un lugar donde descansar.

Pues no.

En el espacio central destinado a nuestra plaza se crearon lugares de estacionamiento gigantes para que el americano con su monovolumen o su Hummer, siempre apresurado y de paso para llegar a su destino (vete tú a saber qué), no camine, no se pare, no se relacione, no se relaje, no piense, no lea la placa, no beba de la fuente, no pasee al niño, ni deje que el niño se detenga a contemplar la estatua mientras se le derrite el helado.

Obama in you we trust.

Mujeres y sus sueños secretos

domingo, mayo 3rd, 2009
anda_mg_3450_11
anda_mg_3475_1
Anda y su sueño hecho realidad: Tener una guitarra.

Riga, Letonia, 3 de Mayo 2009. Mucha gente tiene en su interior pasiones ocultas y la fotografía puede ser una de ellas. Hoy en día el fotoperiodismo va a menos y son muchas las razones y motivos que darían paso a un largo debate de discusión interminable. Pero creo en algo: la fotografía es Universal, para todos, y es el autor quién através del ojo de cristal (la lente) puede llegar a crear.  Cada día nace un fotógrafo, porque se lleva dentro, igual que la poesía u otra forma de expresión artística y eso es maravilloso. Me motiva aprender cada día y ver fotografías diferentes, buenas y malas, porque las hay, y todo depende de la educación visual de cada observador. Parto de la base de un buen libro que recomiendo: La Camára Lúcida de Roland Barthes.

También hay algo muy importante y que me ilusiona, compartir las imágenes propias y las de otros. Creo que para empezar debe existir una autocrítica intensa, y también en más o menos grado con los demás, por supuesto me refiero a la crítica constructiva que debe ser positiva para la corrección. Cuando observo mis fotos “digitales” me aburren. Tengo que imprimirlas y clavarlas en la pared. Las veo y las quiero o no. Es así como entiendo que una fotografía pueda decirme algo, porque es cierto que no creo imágenes para los demás, responden más a impulsos personales que técnicos o profesionales, necesito expresar esos sentimientos. En el fotoperiodismo del día a día es más difícil, tienes que hacer la foto de aquella pesada conferencia de prensa, y a por otra previsión (siempre hay algunas previsiones que son a la misma hora pero en sitios diferentes: fotógrafo avión-cohete-almadepizzero). A la muerte de mi padre en 2006 le siguió un lapsus de no querer fotografiar. Leí mucho sobre ello y me reconforté sabiendo que hay otros autores que han pasado por lo mismo y que después de un tiempo retomaron el estilo.

Es primavera en Riga. Árboles con hojas verdes, y los parques con cantidad de margaritas, que es lo que se suele decir, una explosión de colores!, después de un largo, obscuro y frío invierno.

Tiempo hace que Carlos Agulló me ofreció este espacio para dejar las pajas mentales al viento, y se lo agradezco, también mucho más a los que deseen leerlo. No escribo para animar a nadie, porque de bitácoras  y blogs está lleno el mundo pero quizá deseo al igual que mis compañeros-escritores de Global Galicia  dejar una crónica de como se vive fuera de Galicia, esa tierra tan amada y echada en falta cada día.

Uno de los proyectos que he puesto a funcionar hace escasos días es “Women and their secret dreams “(Mujeres y sus sueños secretos) un proyecto que nació de muchas conversaciones y emails entre gente durante este invierno y que en poco tiempo ellas mismas movieron la idea que se pudo hacer realidad hace unos días, a orillas del mar Báltico, en un día pleno de sol y viento fresco que nos tiraba el equipo de flashes al suelo.

“Mujeres y sus sueños secretos” en mi opinión, es una forma de rebeldía y de expresión en una sociedad machista y desigual. Hemos disfrutado por ambas partes del día, y sobre todo tanto el equipo de trabajo como yo nos quedamos sorprendidos de como algunas de las participantes elaboraron sus propios vestidos en tan poco tiempo para la única sesión fotográfica (subiré un link con el album de las participantes). Una madre con tres hijas que espera a su marido a la puerta de casa. La novia con su vestido nupcial que nunca ha tenido y que alguien le ha dejado, la militar que siempre deseó serlo, una cantante, una bailarina de ballet… son algunos ejemplos.

Recibí un email de un tipo diciéndome: “¿dónde están los sueños secretos de los hombres?. El sueño principal de las mujeres debería ser ese precisamente: aprender a ser mujer”.

Navego por internet todo lo que puedo buscando páginas que me enseñen nuevos autores. Hace unos días me llegó un email de Josep Fontí que me conquistó con su cándida visión de Marruecos . Josep me parece un artista visual en crecimiento con una dedicada intuición y sensibilidad.

Mañana salgo de viaje a Sao Paulo invitado por el Xacobeo y en representación de mis compañeros de proyecto sobre el Camino de Santiago (ya somos 14, repartidos entre seis gallegos y 8 señoritas de la vieja Europa). La exposición cruza el Atlántico pero en ésta ocasión con los seis autores originales. No me olvidaré del trabajo de ellas sin duda en la conferencia.

Actualizado: Album fotos del proyecto

Ciudad sitiada, 20 magníficos, un protagonista

miércoles, abril 1st, 2009

La City está tomada. Ya se empiezan a ver algunas conglomeraciones y disturbios, aunque las intenciones de los manifestantes son meramente pacifistas. Como en cada cumbre internacional, miles de personas se congregan para protestar contra la injusticia social, por un lado, y las medidas de seguridad se extreman… por todos lados.

 

La cumbre es mañana, pero desde el sábado se están celebrando protestas. Bastante tranquilas, muy organizadas, muy democráticas. Hoy han sido arrestadas diez personas por vestir uniformes de policía (sin serlo, claro).

 

Pero las dimensiones de esta ciudad hacen que las medidas extraordinarias que rodean el G20 compliquen la vida a relativamente pocos ciudadanos. El ambiente, en muchas zonas, es tranquilo, un día normal. Más policías de lo habitual transitan las calles, pero LA NOTICIA estará situada en puntos muy concretos de la capital.

 

Los presidentes y sus delegaciones comenzaron a llegar ayer. Recepciones en Palacio, reuniones en el 10 de Downing Street, helicópteros, barcos, coches oficiales, todo un despliegue policial y logístico para “lucirse” ante un mundo en crisis. Eso sí, Mr Presindent, Barack Obama, llegaría media hora antes a Buckingham Palace con el fin de entrevistarse personalmente con la Reina. Y es que se habla más de la Obama-manía de los británicos que de crisis financiera o cumbres de poder (frivolidades de los periódicos gratuitos, quizás).

 

Algunas anécdotas:

Inocente-Inocente: Celebran hoy los ingleses el April Fools’ Day (el equivalente a nuestro 28 de diciembre), así que, si los políticos se equivocan en sus valoraciones, podrán decir que se trataba de una simple inocentada.

 

Souvenirs: Entre los “recuerditos” para las distintas delegaciones, té inglés (of course).

 

(No) Se prohíbe fumar: Hace ya algunas semanas, una organización inglesa a favor de la libertad de los fumadores destacaba la noticia de que el recinto en el que se celebraría la Cumbre (Excel) contaría con salas para fumadores. En cualquier caso, la tan laureada política de igualdad inglesa se deja a un lado, esta vez.

 

Trabajadores de La City: No se admiten excusas para los trabajadores de la “zona caliente” de las protestas. Aunque se paralice el transporte público, las empresas ya han advertido a sus trabajadores de  que deben acudir al trabajo o se les descontará un día de sus vacaciones.

 

Con todo, casi nos olvidamos del objetivo principal del G20: salvar al mundo del descalabro financiero. ¿Quién se lo cree?

Freezing

martes, febrero 3rd, 2009

picture-001.jpg 

Congelados nos hemos quedado! Vuelta a la rutina, la nieve se ha ido al norte y Londres es ahora una pista de hielo. Son otros, un poco más acostumbrados, los que afrontan el temporal de nieve ahora.

picture-002.jpg

Las cifras de la capital: 800 vuelos cancelados; 1,2 billones en pérdidas; los 8.000 autobuses urbanos se quedaron en sus depósitos; diez de las once líneas de metro cerradas o con cortes en sus trayectos; problemas en toda la línea férrea; casi tres horas de atasco en la autopista. Miles de afectados. Lo peor, en los aeropuertos.

picture-003.jpg

Las palabras del alcalde: “Lo estamos llevando muy bien”. “El tipo de nieve es normal en esta época, lo que no es normal es la cantidad”. “No utilicemos esto como excusa para no ir al trabajo, también se puede trabajar desde casa” (¿?). Y además, según comentaristas de la BBC, Boris Johnson considera que no compensa hacer inversiones en maquinarias y soporte técnico para afrontar situaciones aisladas ,que suceden una vez cada diez años, como mucho (¿?).

picture-006.jpg

El espíritu de la ciudad (visto a través de mis ojos… y de los de la BBC): resignado, divertido, crítico pero no crispado (será cosa de la “flema” inglesa).

picture-005.jpg

Supongo que las críticas llegarán, y con fuerza. De momento, para algunos el caos ha sido propio de países tercermundistas; para otros, un inesperado día de vacaciones.

Lovely white London

lunes, febrero 2nd, 2009

Para alguien que ha tenido al suerte de crecer en el caribe esto de la nieve siempre resulta increíble, fascinante. Pero es que el fenómeno meteorológico aún despierta la emoción de aquellos que están más acostumbrados a su paisaje. Créanme, la ciudad es un caos, pero la gente camina emocionada por las calles. Los “londoners” se detienen a hacer fotos, hacen llamadas por el móvil para comentar la jugada y muchos se han quedado en sus casas y no han tenido que sufrir la incertidumbre y claustrofobia de una hora de interminables paradas under ground.

Sigue nevando, la city es un desierto blanco en pleno lunes. Da gusto!

Sólo espero que el inusual paisaje no me deje atrapada en este edificio de Holborn…   

El gran Shakespeare, el alma del Globe

lunes, octubre 6th, 2008

picture-011.jpg

Una tarde de domingo lluviosa, gris y casi congelada, de un mes de octubre que bien podría ser enero, podría definirse como deprimente. Pero si has hecho planes para pasar tres horas en un teatro sin techo empieza a convertirse en aventura.

El Shakespeare’s Globe, inaugurado en 1997 y reconstrucción del original The Globe Theatre construido en 1599 y casa de la compañía de teatro del archifamoso autor inglés, representaba ayer su última función de la temporada, The Merry Wives of Windsor (o lo que es lo mismo, Las esposas alegres de Windsor, o Las alegres comadres de Windsor).

picture-014.jpg         picture-012.jpg

A orillas del Támesis, aforo completo, muchos chubasqueros y caras alegres. Llama la atención que las acomodadoras parecen todas octogenarias, bonita cosa esta de los ingleses, no las mandan al “club” de ancianos, les ofrecen la oportunidad de hacer un trabajo útil, y de disfrutar de las obras que a diario se representan en el Globe entre los meses de abril y octubre. Mujeres y de la tercera edad (se despierta mi espíritu feminista!).

Nos reciben los músicos. Primera sorpresa, el sonido de una gaita, una caja, y una pandereta. Una muiñeira? Casi. La obra muestra la divertida historia de dos mujeres de mediana edad, amigas, casadas, que, seducidas por el mismo hombre, deciden darle una lección, a éste y al extremadamente celoso marido de una de ellas. Risas, música, escenarios cambiantes como una mágica casa de muñecas…

picture-023.jpg

En este teatro, en el que no hay telón, los actores, director y todo el personal artístico y técnico se despiden entre el público, siempre cercanos al público, lanzándonos rosas -ellos, que están acostumbrados a recibirlas- se despiden hasta la próxima primavera. Ahora sí que ha comenzado el invierno en Londres.

La “toma” de Trafalgar

lunes, junio 30th, 2008

Oé oé oé, qué viva España; Gibraltar Español; Trafalgar español; en Londres, hoy, se habla español; Nelson, saluda al campeón… El mejor equipo ha ganado. Aún parece increíble. La fiesta recorrió ayer las calles de Londres, “tomó” la plaza de Trafalgar y se empapó en su fuente. Gallegos de las cuatro provincias, españoles de las demás comunidades, ingleses, surafricanos, australianos, todos estábamos allí; incluso el catalanista que decía que no le interesaba para nada la Selección del país, pero, vaya, también estaba, rodeado de rojo y amarillo, de cánticos, palmas, gritos y alegría desbordada. La Policía -­los Bobbies londinenses- en la plaza, pero dejando celebrar.

Los comentaristas ingleses destacaron el control supremo de la Selección, hablaron de un partido fantástico: great team, great players, Fabulous! Y los diarios ingleses esta mañana titulan Spanish Fiesta, Una victoria merecida… y, sobre todo, asignan el triunfo a sus héroes del Arsenal, Cesc Fábregas, y del Liverpool, Fernando Torres, refiriéndose a este último con un gran titular: “Torres, coronado rey de España”.

Y entre todo este ruido de trompetas y ondear de banderas, muchos, casi todos, móvil en mano: Hola mamá, ganamos… Hola, me he acercado a Trafalgar y escucha…Bueno, papá, a celebrar, esto es la o… Estamos en Trafalgar, escucha… Y más cánticos y más trompetas y más gente aplaudiendo a la Selección de ensueño, de Luis Aragonés, nuestro entrenador de chándal frente al alemán de camisa y pantalón de corte impecable. Un equipazo, qué bonito juego, pero qué bonito. Aún nos paran por la calle y nos dicen: Spanish? Congratulations, the best team! Qué alegría nos han dado, qué fiesta nos hemos pegado, qué de SMS hemos enviado… 

Lovely Spanish football!

viernes, junio 27th, 2008

Y la Selección lo volvió a hacer. Vestidos de oro, con ansias de seguir rompiendo esquemas y “maleficios”, definitivamente el mejor equipo en décadas. Esta vez no hubo pub londinense, no hubo gritos ni cantos. En la tranquilidad de mi casa disfruté del partido y de la retrasmisión que los ingleses ­–cada vez más pro España– hicieron del partido. También esta vez estábamos en contacto y compartiendo ilusión Londres, Ginebra, Galicia, EEUU, Buenos Aires, Chile, Caracas… las Naciones Unidas del fútbol vamos! Consecuencia del “ir y venir” de los gallegos.

Y fue así cómo disfruté del griterío de la grada española en Viena (el audio me pareció excelente, por cierto) y de la narración de los expertos de la ITV británica. No se quedaron cortos en adjetivos: adorable/encantador fútbol español; un juego fuerte y elegante; y hablaban de la forma física de los rusos?, dónde?; noche de gloria para el fútbol español, lovely, lovely, lovely; y casi al final del partido; dejando ya de lado su imperturbable flema inglesa, ya casi gritaban: esta noche, tapas!

En un día (el de ayer) en el que los periódicos ingleses llegaron a dar por favorita a Rusia, por las condiciones climatológicas adversas y por la forma física de sus jugadores, la Selección demostró su buen estado de salud y que en España también llueve. Que nos lo pregunten a los gallegos si no.